NEGOCIO REDONDITO…

abril 30, 2013

IMPACTANTE

SUSPENSORIO BLANCO

   …Siempre se lo hacen… y lo disfrutan.

   -¡Coño! ¡Déjense de vainas! Todos los días es lo mismo, ¿dónde está mi copa? –le grita exasperado a esos amigos que todas las tarde vienen a verle antes de las prácticas y que se quedan en su dormitorio mientras se viste, y que le esconden la concha (uno de ellos la tiene sobre su nariz). Ignora el chico que siempre encienden la cámara, le graban, suben y luego venden sus videos. Pero no lo hacen por malas gentes, están ahorrando para la fiesta de graduación y no quieren vender rifas.

¿UNA BROMITA INOCENTE?

Julio César.

NICOLAS MADURO… Y TODO LO QUE NO SE DEBE HACER SI EN TUS MANOS CAE EL PODER

abril 27, 2013

REVOLUCIÓN Y MARICONSONES

NICOLAS MADURO

   -¿Maquiavelo…? ¿No es un cantante ruso?

   Debo comenzar aclarando que seré desagradablemente directo: yo si creí que Nicolás Maduro ganaría, y con cierta holgura, las elecciones del pasado 14 de abril. Contaba para sobornar y comprar voluntades con los fabulosos recursos del Estado pillados por una parcialidad política en un gigantesco gesto de corrupción que no se vio ni cuando Carlos Andrés Pérez, que en paz descanse, dejó que pillaran sus allegados. El régimen de Hugo Chávez le dejó pequeño en corrupción e incompetencia administrativa, cosa que parecía difícil de lograr. Claro, no deseaba yo que ocurriera, hice todo lo que pude para que no fuera tal resultado electoral, pero no me sorprendería, ni me inquietaría un triunfo del ex sindicalista reposero (¿un sindicalista reposero?, todo el mundo sabe que se les escoge por pillos para luego quejarse de ellos, tonterías de la gente). Contaba con que, y como ya he expresado, si sobrevivimos a los catorce años de locuras e insanias a todos los niveles del régimen Chávez, también sobreviviríamos a este.

   La cosa era esperar a que los errores del periodo antecesor (¡culpa del gobierno anterior!), les alcanzaran. Pero esa misma noche la señora Tibisay Lucena, con rostro crispado, da unos resultados que impactan y encienden las alarmas, Maduro, según ella, ganaba por menos de un punto porcentual, Capriles Radonski los rechaza porque las actas le daban ganador por más de cuatrocientos mil votos y Nicolás Maduro acepta que ganó pero que está bien, que se abrirán las cajas y se contarán voto a voto para despejar dudas… hasta que al día siguiente recula violentamente, acusando a todo el mundo de golpista, desestabilizador y terrorista, ordenando detener violentamente a los estudiantes, agredir diputados en Barinas que intentaban impedir que los militares se llevaran las cajas con los votos y arremeter contra todo el mundo en general. Fue la orden llegada de La Habana. Lo que más encendió las alarmas de desconfianza fue que con tan pírrica diferencia, uno de los candidatos impugnando con actas en las manos, la ficha del chavismo dentro del CNE, Tibisay Lucena, se apresuró a proclamar ganador al señor Maduro, sin cuidar las formas o las apariencias. Como una militante obediente. ¡Así de mala debía estar la cosa! Cuando vi todo eso me dije, ah, carajo, perdió después de todo. Nicolás Maduro perdió las elecciones y se quiere robar los resultados a lo arrecho. Y eso que se hablaba en voz ni tan baja, fue denunciando hace pocas noches por Capriles Radonski, quien lo dijo por toda la calle del medio: se robaron las elecciones. Ya no es un rumor sordo en las oficinas públicas y los cuarteles.

   Y eso que pensé yo, al día siguiente del pronunciamiento de Capriles Radonski, cuando Nicolás Maduro aprovecha la cadena para insultar y amenazar a la mitad del país en lugar de decir qué haría para resolver el desastre que él y Hugo Chávez montaron en catorce años, lo pensó todo el mundo. El Gobierno nacía herido de muerte porque la denuncia de la Oposición, acompañada de cacerolas, afectaba su legalidad. Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Miguel Pérez Pirela y el ministro Molero pueden cantar, repetir sus cuentos, montar cadenas editadas de manera vergonzosa, pueden bailarlo de lado, pero se les sigue viendo el bojote del fraude electoral. Hablan, denuncian golpes, gritan conspiraciones… pero se les nota el fraude electoral en el aliento. Sumado a lo grave del hecho en sí, robarse los resultados comiciales, el alto gobierno comenzó a hacer agua, cada intervención más torpe que la otra; no entienden que la realidad cubana, una isla sometida a más de cincuenta años de una cruel dictadura, no se puede aplicar a un país que hasta ayer, por Radio Rochela, se burlaba de los desmanes de sus presidentes.

   Las torpezas comenzaron con Nicolás Maduro mismo, un hombre que no estaba preparado para la tarea, aunque tal vez por eso los Castro le nombraron sucesor. Cualquiera, con dos dedos de frente, habría sabido conjurar el problema llamando a respetar las leyes, que se guardara la calma y asegurando que cada irregularidad y denuncia sería investigada (así no se hiciera un carajo, la idea era bajar la marea, no de cara a lo interno sino a lo externo, ¿pero quién piensa allí?), llamados que no puedes hacer cuando ordenas detener violentamente a la gente por protestar porque piden que se cuenten los votos (no que tumben el Gobierno, ni que halla una intervención internacional, que se cuenten los votos), mientras otros agreden armados y uniformados de rojo sin que sean vistos ni por la patética Defensora del Pueblo ni la agobiada Fiscal General de la República, sepultada como está por los muertos que su ineficiencia ha arrojado en forma de violencia en las calles. ¿Es que no imaginaron o previeron que el mundo notaria la incongruencia? ¿Detienes gente que quiere saber qué pasó con los resultados porque sospechan que hiciste trampa, para que se cohíban y no salgan a las calles a protestar porque hiciste trampa? ¡Qué idiotez!, la actuación debió ser de cara al país y el mundo de mostrar que nada tenías que ocultar, era investigar, recontar… y contarlas tú mismo.

   En lugar de llamar a la moderación y la calma de quienes te odian, insultas; en lugar de convocar voluntades continuas la cantaleta inútil del golpismo y la conspiración, como si para dar un golpe de estado no hicieran falta aviones, tanquetas y rifles como cuando el difunto Hugo Chávez quiso derrocar el democráticamente electo gobierno de Carlos Andrés Pérez. ¿Encerrar estudiantes, someterles a las aberraciones del régimen represivo cubano y abrirle expedientes delictivos por exigir claridad electoral? ¿Arremeter violentamente contra opositores y acusarlos de conspirar y de llamar al odio cuando sólo exigen se cuenten los votos? ¿Desconocer a diputados que fueron electos voto a voto y sobre cuya legitimidad no hubo duda porque el Gobierno se niega a un reconteo de votos que un año antes si habían pedido, exigido y apoyado para un amigo político en México (pero ahora es malo porque se pide aquí)?

   El problema para el señor Maduro es que la matriz de opinión ya quedó sembrada en la mente de todos, hizo trampa y se robó las elecciones. El CNE llama tarde a declarar que se abrirá el otro 46 por ciento de las cajas, ¿por qué no decirlo el primer día y ahorrarse todo eso, dándoles tiempo a cuadrar algo mientras todos “esperaban” la transparencia? La realidad es que jamás han tenido la intensión de hacerlo porque Capriles Radonski, aparentemente, si les ganó. El anuncio se hace cuando Nicolás Maduro va a una reunión de UNASUR (el vergonzoso e inútil club de presidentes para cubrirse los culos unos a otros en contra de sus poblaciones), donde se sabía que Chile y Colombia, países de gente sería, y el Perú amigo de los venezolanos (a diferencia de los otros dos), iban a plantear el asunto. Picaron adelante con el anunció, pero era sólo un saludo grotesco a las galerías.

   El hecho mismo de tardarse un mes para contar menos de lo que se contó en un día envenena ya de por sí cualquier credibilidad, ¿quién en este país no sospecharía que las cifras serían cuadradas a las malas en todo ese tiempo? Muchos criticaron que el señor Capriles Radonski apareciera saludando la iniciativa, poco después le dio una patada a la mesa negándose a revisiones “chucutas”, pero aún sin esto, no habría salido ni tan mal parado de todo el asunto; la gente siempre podría decir que al final tuvo que aceptar para Nicolás Maduro bajo presión de los cubanos no desgatará la violencia en el país y mataran más personas de las que ya habían muerto. Como sostengo, el daño a la legitimidad ya estaba hecho. Pero la cuestión es más grave para el régimen, y debe estar quitándole el sueño a más de uno, Nicolás Maduro, Jorge Rodríguez, Tibisay Lucena y Diosdado Cabello habían perdido en mes y medio casi un millón de chavistas, cosa que les obligó a las trampas electorales… dijeron los mal pensados por la violenta negativa a contar los votos, como si se pidió se hiciera en México a favor de López Obrador.

   Sumado a esa complicación de origen, la perdida de seguidores y credibilidad, el régimen está cercado por los problemas que en catorce años no se han tocado: falta de producción interna, caída de la producción petrolera, quiebra y ruina de las empresas básicas, servios públicos colapsados, devaluación, inflación galopante, escasez extrema, desabastecimiento de lo más básico y la terrible inseguridad personal que toca a todos. Quien quiso creer que la misma gente que nos ha llevado a este desastre, iba a resolverlo, o es que quiere engañarse a sí mismo o tiene un problema de fuga en el cerebro. Lo bueno que el Gobierno puede hacer, en todos los terrenos, ya lleva catorce años haciéndolo. Es como aquellos locos que pensaban que un grupo violento como las narco FARC, con secuestros, bombas, collares explosivos y fusilamientos iban a crear un mundo mejor, más feliz y justo. Igual ocurre aquí. Se engaña quien quiere y así les irá. En todos los aspectos de la vida.

   Pero no fue que Nicolás Maduro mató su gobierno la primera semana solito, fue que nadie le ayudó a intentar salir de esas arenas que iban tragándoselo hora a hora, al contrario, le hundieron. Cuando denuncia que la Oposición está quemando los módulos de salud cubanos (que no le sirvieron a Hugo Chávez como no le sirven a ningún jerarca chavista), PROVEA, una organización defensora de los derechos humanos, la única resteada con víctimas de todos los gobiernos y que le tocó defender a los más ruines de este mismo régimen durante los suceso de abril de 2002, oye las denuncias y va a comprobar para asistir a los cubanos y se encuentra con que es mentira, demostrándose que todo era falso, por lo tanto hay que atacarles. No es que el presidente Maduro debe pedir disculpas por mentir (porque le mal informaron, no fue que quiso engañarnos a mansalva), o la Fiscal por denunciar un hecho falso, no, se debe investigar a la peligrosa ONG defensora de los derechos humanos por decir la verdad; pero a la gente uniformada de rojo que atacaron violentamente a grupos que protestaban, o intimidaban diarios y centros universitarios, a esos si no los tocan. La Fiscal General, Luisa Ortega Díaz (¿en qué estaría pensando?, ¿en tumbar a Maduro?), aparece en televisión diciendo que la violencia de la Oposición si se investigará, que la otra no. La mujer da nombres y direcciones, sólo de un lado, el otro no lo toca, y no es que eso sea usado de escusa para delinquir (si ellos lo hacen, yo también). Venezuela es un país sin ley y sin gobierno, y lo sabe la señora Fiscal porque pocos como ella ha trabajado para destruir el estado de derecho, no sólo ocultando ahora estas nuevas tropelías. La cosa viene de atrás, de cuando el entonces Fiscal Isaías Rodríguez, el presidente Chávez junto a ella, creaban testigos falsos para condenar gente, no retirando las persecuciones ni cuando se demostró que mentían de la manera más soez.

   Ella jamás investigó las muertes del 11 de abril (más allá de alejar la responsabilidad de Tiburón Uno), al contrario, aplaudió cuando los pistoleros fueron condecorados, ¿de verdad no entendía que estaba gritando maten impunemente que no hay ley (si ellos lo hacen, yo también)? ¿Cómo ella, que ha guiado la destrucción del aparato judicial de la mano, co responsable de los casi ciento cincuenta mil venezolanos muertos a manos de la violencia que no ha investigado, va a lanzar hoy acusaciones contra nadie y pretende que será escuchada o creída? La mira la tienen puesta en Capriles Radonski, suponen que si le amenazan o se calla o se irá del país. Vana idiotez, ya deberían conocerlo, el hombre tiene una tenacidad de resistencia que casi desespera, ¿qué pasará en este país cuando, dejando de lado las amenazas no investigadas a los empleados públicos que no pueden pensar, creer o decir lo que quieren sino lo que ordena Cuba y dejando hacer lo que les da la gana a los grupos violentos que atacan y matan gente, fotografiados y filmados, si se lleven detenido a Capriles Radonski por pedir que se cuenten y respeten los votos de los venezolanos? Es mucho pedir que esta gete mida el costo, de tener dos dedos de frente, al menos la Fiscal General, por lo menos la mitad de los delitos violentos de este país se habrían investigado para no quedar tan mal aún a la vista del país.

   Sumándose a ese carro quemado de insultar a la mitrad del país de fascista (aparentemente es otro término que el señor Maduro desconoce y no controla), el Presidente acusa a policías de Baruta y Chacao de estar uniformando a esa gente de rojo para decir que son chavistas violentos enviados por él, todo eso mientras pinta paredes llamando asesino a Capriles Radonski y envalentonan a la Fiscal, quien sonriendo ya se imagina encarcelándolo. Si eso ocurre, si esos delincuentes actúan frente a policías y guardias nacionales, ¿por qué no se les detuvo y se les presentó como lo que eran? Si no los detiene el Gobierno, sus cuerpos de seguridad y la guardia nacional cuando los ve violentos encapuchados, en motos y armados, ¿quién debe hacerlo, Obama? Porque esa gente está ahí, arremetiendo, con sus motos y armas matando gente, filmada, grabada, fotografiada… Y los cuerpos de seguridad no han podido identificar, ubicar o detener a nadie, nadie con nombre, apellido y cara filmada agrediendo manifestantes, diarios o universidades, ni son interrogados o investigados. Y con todo y eso, todavía pretenden que se les crea algo de lo que dicen jugando con la paciencia de la gente.

   Jorge Rodríguez, director de la campaña presidencial, y que se ufana de haber perdido casi un millón de votantes en un mes, alega que no entiende cuando se quejan del CNE y de las elecciones electrónicas cuando el presidente Obama también votó con una máquina de Smarmatic. En su mente simplona y necesitada de ayuda no cabe la idea que no se cuestiona la máquina en sí sino quién la controla, la programa, entrega el programa a otros y da resultados que no desea sean verificados contando papeletas (como ellos si pidieron que se hiciera en México). Uno imagina que Obama no vota en una máquina controlada unilateralmente por los demócratas, ni que estos se encierran para dar resultados y luego alegar que estos no se deben verificar y quien lo pida debe ir a una cárcel de Guantánamo por terrorista, sino por gente imparcial, un ente confirmado para eso y que no es dependiente obscenamente de un partido político.

   En esas tonterías, declarar necedades, caen porque siguen al pie de la letra las órdenes que llegan de Cuba: agradan, intimiden, detengan y maten si es necesario y la gente se someterá por el terror. Y ese fue otro error de Nicolás Maduro, como si le hubiera hecho falta. Tan sólo molestó más a la gente que no se cansa de gritarle ahora “te robaste las elecciones”. Es vacío el discurso del poder, es vano su intento ahora de llamar a las mayorías, hablar de defender dignidades, actuar con amor; todo estalla cuando Diosdado Cabello agrede a la representación popular del poder nacional en un intento por acallar las denuncias. Es patético el poder cuando intenta cubrir con el manto de la complicidad a funcionarios tan incompetentes como iris Varela, la gran culpable de las universidades de la violencia y la delincuencia tras los muros penitenciarios, alegando que a la mujer no se le ataca por incompetente y prepotente, por los centenares de muertos que ha dejado hasta hora su gestión. No, al país le dice que le atacan porque es mujer. La pobre Iris Varela, un alma atormentada que es incapaz de relacionar su estancia en un cargo para el que no estaba preparada con la pila de muertos juntándose hasta el techo de las prisiones, se permite amenazar a Capriles Radonski con la cárcel (y la verdad es que no dudo que él mismo se lo esté buscando para asentarse como líder único de este país, otro Mandela que gobernará hasta que se canse). ¿Qué valor o peso tiene la opinión de una señora que nos sirve para lo que se le paga pero ahí permanece aunque sabe que sus días en el cargo se cuentan con muertos en las cárceles o los delitos como secuestros y sicariato que allí planea una mafia a quien ella inaugura discotecas y protege de requisas para mantenerles tranquilos en sus reinos de terror? ¿Acaso estaba intoxicada con algo cuando pensó que podía hablar y ser escuchada? Señora, déjese de eso, busque ayuda.

   Aparentemente el régimen no entiende qué ocurre, no supieron reaccionar en las primeras horas con inteligencia o sentido común (usando la política y el cambio gatopardiano de moverse para quedar en el mismo lugar, prometiendo casas a los sin techo y bonos a los empleados públicos), sino que arremetieron en la esperanza de intimidar tanto que todos callarían; el hueco donde cayeron es profundo y no saben cómo responder porque eso pasaría por aceptar que fueron responsables de su propia ruina, cosa inadmisible. Seguro que la culpa es de otro. De los “otros”. Y así como el señor Maduro se engaña sobre las causas de los problemas, el cómo no ve que a su toma de posesión empañada por la sombra del fraude sólo vinieron los presidentes que chuleaban al difunto Chávez (dígame cuando vean que no tiene plata sino la que China preste en el remate barato del país), el resto del mundo le ignoró, como le ignoró en la ONU cuando régimen quiso amarrar la suerte de Venezuela a Siria y Corea del Norte (después de tantos dólares botados comprando aliados y lealtades, y que ahora nos hacen falta hasta para lo más indispensable), Nicolás maduro pierde su tiempo hablando, y mucho, sobre lo que cree que sucede y lo que espera qué hará, aunque no dice cómo, con quiénes o para cuándo. Así como se engaña, pretende engañar a un pueblo que no se distingue mucho por su sentido de la realidad, la verdad sea dicha. Por alguna razón, tal vez por fallas de la educación en la casa y las escuelas, los venezolanos parecemos creer que hablar es hacer, que promesas son obras y que las cosas no son como son sino como las imaginamos.

   Este es el gran problema de este Gobierno, Nicolás Maduro no quiere gobernar, tan sólo que se le dejen usar la silla mientras cubanos, chinos y rusos terminan de raspar la olla junto a la boli burguesía chavista. Las cadenas no son para decir qué se hará, los planes para enfrentar el hampa y la ruina de las industria, el reabastecimiento de hospitales y el acomodo de calles y avenidas, las facilidades para producir aquí revirtiendo el terrible daño causado por Elías Jaua y el presidente Chávez cuando Cuba les ordenó acabar con la producción para triangular negocios para vendernos hasta papel higiénico. No se ha detenido ni una sola noche para anunciar que trabajará con todos los alcaldes y gobernadores para atacar a los delincuentes con módulos y redes de respuesta rápida, dictando leyes que conviertan en cómplices a quienes disfrutan el uso de bienes provenientes del delito, con muchos años a pagar en cárceles (acabando con las conchas), mientras apartan a la señora Varela y se llama a gente que sepa de prisiones para desactivar la bomba de tiempo de esos centros de enseñanza del delito, desarmándoles, contándoles, obligándoseles a estudiar o trabajar y no a estar ociosos. No, las cadenas son un inútil intento de mantener viva la confrontación entre los venezolanos, gobernar amenazando a una parte del país con violencia ejercida por la otra mitad.

   Lo que dure este Gobierno, con sus tibisays lucenas, perezpirelas, las luisas ortegas y los otros, será sólo tiempo perdido. Más. Para el país, se entiende. Los pillos seguramente se harán un poco más ricos, como que Rusia y China quieren meterle manos a PDVSA, seguramente cuadrados ya con Estados Unidos en el reparto. ¿Imaginan esa imagen de horror? El Gobierno escapando con las maletas llenas, riendo después de entregarle la petrolera nacional a rusos y chinos, porque “no cayó en manos del imperio”, y ver al señor Bush hijo ser nombrado presidente de PDVSA. Porque el cachicamo, sobre todo si es incompetente y felón, siempre trabaja pa’ lapa.

MIRAFLORES Y LAS LOCURAS DE NERON

Julio César.

UN CHICO APRECIADO

abril 26, 2013

CASUAL

CHICO GUAY

   Jugaba hasta que lo sintió, todavía no grita pidiendo ayuda contra el grillo cuando ya dos amigos le meten mano…

EL COMERCIAL

Julio César.

NOTA: Tal vez no en ciudades grandes, como Caracas, pero si yo fuera alcalde de pueblitos costeros, incentivaría que la gente jugara al futbol ligera de ropas en las plazas. Juventud y salud son rasgos atractivos para todo tipo de público.

PRUEBAS DEL DESTINO, SEGUNDA PARTE… 4

abril 26, 2013

PRUEBAS DEL DESTINO, SEGUNDA PARTE                         … 3

Título: Pruebas del Destino 2.

Autor: Said Hernández

Esta vez los capítulos van acompañados de una canción.

http://www.youtube.com/watch?feature=playe…e&v=bRBCwATOM2o

DESTINO 2

Capítulo 3- parte 2

   -Jared, bájate. -Jensen habló arrepintiéndose un segundo después, las verdaderas palabras que quería decir eran: *Bésame.*

   Quería sentir esos dulces labios con los suyos de nuevo, esa lengua juguetona que lo llevaba al paraíso cuando se entrelazaba con la suya, eso era lo que en verdad quería en este momento, pero se aseguraría de que a Jared le costará ganárselo de nuevo, aunque fuera un verdadero martirio no estar todo el tiempo con el castaño. Volvió a respirar cuando el castaño, con un gran y hermoso puchero, se levantó y se acomodó el traje.

   Jared le ofreció una mano a Jensen, quien la tomó sonriendo, sintió una descarga eléctrica al contacto con la piel ajena, eso había sido divertido y ahora el rubio sabía divertirse.

   *Otro punto para Jared*, que le había enseñado muchas cosas en los escasos tres días de relación. Dio un gran respiro y también se acomodó la ropa que llevaba y que se había arrugado por la caída. El rubio miró el número de piso. *MIERDA* “piso número 97″, habían bajado solo tres mugres pisos y no sabía cuántos faltaban, así que empezó a pensar que había sido un gran error tratar de bajar por las escaleras.

   -Por suerte, solo nos faltan cinco pisos más. -el castaño interrumpió los pensamientos de Jensen, que estaba a punto de hablar.

   “Bueno, solo cinco pisos, eso no le hace daño a nadie.”, se pegó a la pared de las escaleras y sujetó la baranda comenzando a bajar nuevamente, sin mirar al castaño. Después de lo que había pasado, lo que ahora quería era lanzarse sobre el gran cuerpo de Jared y reclamarlo como suyo, pero no era el momento y además, Jared tenía que ganarse su amor nuevamente.

   “Un segundo, eso ya lo había pensado.”

   *Pues debes repetírtelo muchas veces, para poder lograrlo*, le recordó su subconsciente.

   Jared no sabía cómo explicar lo que había sentido al tener tan cerca a Jensen, estaba a punto de besar nuevamente esos labios carnosos cuando el rubio habló pidiendo que se bajara. Lo que más deseaba era sentir de nuevo como sus rodillas temblaban, su miembro comenzaba a reaccionar, las caricias del rubio recorriendo todo su cuerpo y sus grandes manos reconociendo lo que una vez fue suyo, pero que ahora había perdido.

   *Conquístalo*, habló el subconsciente de Jared.

   “¿Cómo conquistarlo?”, se preguntó a sí mismo.

   Ya no era nada extraño hacerle caso a la vocecita, que ahora estaba de su parte y le daba uno que otro consejo bueno.

   *Provócalo, seguro él también desea brincarte encima*, Jared no esperaba esa respuesta de su subconsciente, por eso su color de piel comenzó a cambiar sonrojándose demasiado, haciendo que sus ojos almendrados resaltaran más, cosa que a Jensen no pasó desapercibida y sonrió.

   Así le gustaba ver a su chico hermoso, al que tanto amaba, por el que había dejado su vida atrás para venir a buscarlo y por lo cual se decepcionó tanto al verlo recibiendo un masaje por esa chica, que no era nada fea.

   Además, se veía que ella quería algo con su jefe, y quién no, si era el hombre más hermoso en este planeta, por lo menos para él y también para la señorita *masajes gratis*, eso se notaba a leguas. Aunque había algo en esa chica que no le agradaba para nada, ahora debía concentrarse solo en su nuevo trabajo, del cual nuevamente no tenía ni remota idea de cómo hacerlo.

   La vista que tenía ahora era hermosa, le gustaba ver como Jared se sonrojaba, lo que no sabía era por qué se había sonrojado, si él era del tipo de hombre con más seguridad del mundo, además que era demasiado travieso *travesura*. Esa palabra que vino a la mente del rubio hizo que creyera saber la respuesta.

   Seguro Jared había hecho alguna travesura, él lo descubrió y por eso se sonrojaba. Jensen sonrió y entró al piso 92, donde muchas personas corrían por los enormes pasillos negros. El rubio tragó saliva y retrocedió un paso.

   “¿Cómo voy a hacer esto?”, retrocedió un paso más, topándose con el gran cuerpo de Jared, que le puso una mano en el hombro, en un toque que hizo que la electricidad recorriera ambos cuerpos.

   -Jensen… -habló con voz segura el vicepresidente de la empresa. -Esto es fácil, solo respira. -después de un segundo de escuchar la orden por el castaño, Jensen dio un gran respiro y comenzó a caminar hacia el interior del pasillo.- El piso de video es uno de los más modernos que tenemos en estas oficinas. -Jared comenzó a narrar el recorrido, con voz segura y esa sonrisa que hacía que Jensen se perdiera, así que trató de no mirarlo, pues quería poner atención a todo lo que dijera y explicará sobre su nuevo trabajo.- Este piso está divido en cuatro departamentos: El primero es la biblioteca de sonido, que son los que se encargan de escoger las canciones e incluso, a veces, crear la banda sonora del videojuego. Este departamento es muy importante, por eso tenemos a los mejores compositores e incluso les pagamos a los mejores cantantes para que hagan el tema principal del juego, pero eso casi nunca pasa, es más emocionante solo escuchar la música al fondo de cada escena del juego y así es más interesante para el público.

   -Ahora entiendo porqué eres vicepresidente. -Jensen cerró la boca rápidamente, estaba claro que había hablado de más, pero la verdad no pensó antes de hacerlo. Bajó la mirada y mordió su labio, pero recuperó rápido la postura y asintió en señal de que podía continuar.

   Jared al ver la típica reacción del rubio cuando se apenaba de algo o se arrepentía, solo sonrió más. Le encantaba verlo así de frágil, porque sentía que el rubio lo necesitaba, podría escucharse mal que a Jared le gustara verlo así, pero la verdad era que Jensen le gustaba de cualquier forma. Cuando lo vio asentir con la cabeza, el castaño se encogió de hombros y continúo hablando.

   -Junto al departamento de sonido se encuentran los creadores de contenido, si así se les puede llamar. Ellos se encargan de idear cómo será el tráiler del videojuego, ese trabajo parece sencillo, pero para poder hacerlo deben tomar en cuenta dos puntos: primero, establecer la primicia de la historia en medio, segundo, conducir la historia más allá y terminar con un clímax algo dramático.

   Jared abrió una puerta donde había varias personas en una clase de estudio de música. Unos trabajaban en una esquina con partituras y dentro de la cabina de grabación había un hombre tocando un piano, probablemente haciendo el siguiente soundtrack para algún juego, que seguro era el de Jared, o eso imaginaba el rubio que miró todo muy asombrado.

   Si alguien le pedía ayuda, en este lugar, el estaría completamente perdido, pues no sabía nada de música, solo se sabía las notas que le enseñaron en el coro de la escuela cuando iban a concursar. Lo único bueno de su mugre escuela era que aprendió a afinar la voz porque como taller el había escogido el coro, le gustaba cantar, pero de algo estaba seguro, aquí su voz no le serviría de mucho porque Jared había dicho que casi nunca contratan a algún cantante para hacer el tema principal del juego y Jensen no sabía ni tocar el tambor.

   *Vergonzoso*, si era muy vergonzoso.

   -Cómo puedes ver, Jensen, hay alguien grabando una canción para el siguiente juego del cual no sé nada, pero seguro es muy bueno, ya que el dueño, Zabala, lo aprobó para salir al mercado.

   *¿Zabala?* Oh, esto era una noticia nueva para el rubio, que no sabía que el dueño tenía que aprobar los videojuegos. Él pensó que solo se creaban y listo, salían al mercado, pero por lo visto no era así de fácil. Los juegos tenían que pasar por manos del frío dueño, quien a decir verdad, nunca le había dado buena espina al rubio. Ahora que estaría trabajando con él todo el tiempo, tenía que aguantarse y respetarlo, aunque no era difícil porque el dueño intimidaba por todos lados y a todo el mundo.

   -Bueno, continúo con mi recorrido. -dijo Jared con esa hermosa sonrisa aun en su rostro. El rubio salió del lugar y siguió al castaño por el pasillo.

   -No sé si pueda recordarlo todo.

   -Lo harás. A tu lado está la sala de juntas, aquí debes citar a todos a tu cargo para discutir el próximo tráiler que crearán. Mañana creo que podrás hacer eso, tienen un poco de trabajo acumulado por el otro dueño pero lo sacarás adelante, Jensen, eres bueno para el trabajo. -Jensen miró la mesa cuadrada donde había varias sillas negras.

   *Cielos*, no se había dado cuenta que todo allí también era negro, a excepción de la sala de grabación donde el piano era rojo, pero sus pensamientos chocaron unos contra otros al escuchar lo que el castaño decía.

   “Eres bueno para el trabajo”. Jared creía que era bueno para el trabajo, eso hizo que el rubio se sonrojara y asintiera emocionado, si el vicepresidente confiaba en él era por algo.

   Jared abrió otra puerta y pudo ver a cinco personas, dos de ellas estaban tras una pared cubierta por una pantalla, donde un hombre extraño corrió por un campo minado. Jensen imaginó que era una de las escenas ideadas para el siguiente tráiler, cosa que se veía estupenda, pero el pequeño video de 10 segundos tenía varias fallas. El hombre corría entre varias minas, que con tan solo ser tocadas explotaban, su rostro aun no estaba bien definido, pero no se veía nada mal, el problema era…

   -¿Por qué corre? -la grave y varonil voz de Jensen se escuchó en todo el cuarto y un chico de estatura mediana, cabello negro y ojos cafés le miró sonriendo. Su ropa era casual, no iba vestido como si trabajara en estas oficinas, tan solo llevaba una playera azul marino y un pantalón café que tenía cuatro bolsas en cada pierna.

   *Un pantalón muy juvenil para un trabajador*, pero sus pensamientos se interrumpieron por la respuesta del otro chico.

   -La historia cuenta de un hombre que es secuestrado y que logra escapar de sus captores. -el chico rubio y de ojos azules miró a Jensen examinándolo de arriba abajo.

   -¿Como escapa? -preguntó curioso.

   -Se supone que roba un arma, mata a uno de sus captores y sale del complejo donde se encuentra para descubrir que está en medio del desierto y que aparte el suelo está minado.

   -¿Cómo se entera de las minas? -volvió a escucharse la voz de Jensen mirando a los dos chicos directamente a los ojos, sin dejarse intimidar.

   -Cae por un barranco, mueve varias piedras y una cae en una mina. -contestó el chico del que Jensen no pensaba que trabajara para Jeret Enterteiment.

   -Eso no tiene sentido. -replicó rápidamente Jensen, mirando al castaño a su espalda que sonreía como siempre. Parecía relajado, sus ojos almendrados estaban relajados mirándolo.

   -¿Entonces qué podríamos hacer? -le retó el chico de camisa azul, mirando al vicepresidente que se tensó un poco, pero recuperó la postura rápidamente.

   -Podrían hacer algo como esto. -Jensen avanzó hacia las pantallas y repitió la secuencia, tocando la pantalla con un dedo, mirando como la secuencia comenzaba de nuevo.

   -Se dan cuenta que si es un campo minado sería tonto que solo se colocaran minas a los costados. Nadie, ni un principiante, cometería tal error, por lo tanto descarten las minas, son una mala idea y no creo que estén en el videojuego, ¿o sí?

   El castaño miró sorprendido a su chico rubio, que estaba demostrando que era el indicado y el correcto para el puesto, dio un gran respiro lleno de orgullo por él y tomó asiento en la esquina del cuarto, sin dejar de mirar a ese hermoso rubio que ahora estaba dando todo un espectáculo y estaba lleno de seguridad, algo que antes no tenía, o tal vez lo tenía, pero no lo demostraba.

   Jared también pudo ver como el chico de nombre Peter miraba boquiabierto a su rubio y contestaba con la cabeza un *no* a su pregunta.

   -¿Qué es lo que hay en el juego? -se escuchó nuevamente, quien hacía las preguntas era Jensen.

   -El juego se trata de este joven corriendo por el desierto en busca de su libertad, mientras es perseguido por sus captores y algunos animales salvajes.

   -Bien, entonces cuando salga de su rapto no pierde el arma, cae por el barranco, lo que causa ruido atrayendo a sus captores y el chico trata de escapar de los captores a toda velocidad dando uno que otro disparo. Los disparos atraen a un puma que lo persigue por el desierto, que el tráiler termine con el chico corriendo hacia la cámara y que aparezca el titulo del juego.

   Jared miró boquiabierto a Jensen, que había resumido en 30 segundos todo un tráiler de videojuego y sin siquiera saber el título de este. Se levantó de su silla y caminó hasta llegar junto al rubio.

   -Buena idea, ¿señor…? -el chico, Peter, preguntó a Jensen con una sonrisa, pero la verdad es que se veía bastante molesto por como Jensen había echado a perder su trabajo y simplemente resumió uno nuevo y sin ningún esfuerzo.

   -Ackles, soy Jensen Ackles. -contestó rápidamente, extendiendo una mano que los dos chicos, no de muy buenas ganas, tomaron estrechándola un poco con una falsa sonrisa.

   -Y es el nuevo jefe de este departamento. -añadió Jared con una enorme sonrisa llena de orgullo, mirando a los dos chicos que cambiaron esa sonrisa falsa por una cara llena de sorpresa y un poco de envidia. Jared miró a los chicos.

   *Ja, se las aplicó*, gritó su subconsciente que bailaba mambo mientras se burlaba de Peter y el chico de al lado, del cual no sabía ni su nombre.

   -Estupendo. -contestó el desconocido.- Ahora entiendo por qué eres el nuevo jefe. -la aclaración podía tomarse de una manera rara, casi como indirecta por la forma en que miraba a Jensen, pero no había que desconfiar de su personal, por algo habían sido contratados y Jared confiaba en que eran profesionales en todos los sentidos.

   -Mucho gusto en conocerlos. -exclamó Jensen, sorprendiendo a Jared, quien se preguntaba dónde estaba su tímido ex novio.

   *Ex por un corto tiempo*, aclaró el subconsciente de Jared y el castaño solo le dio la razón. Por supuesto que solo era por un corto tiempo porque el castaño estaba dispuesto a despertar el amor y la pasión que tenían cuando se conocieron. Esa que por alguna razón, en estos momentos, el rubio evadía, sin mirarlo, ni siquiera sonreírle directamente. *Es por el masaje.*, volvió a escuchar la voz en su cabeza.

   -El placer es nuestro, señor Ackles; nosotros somos Lucian y Peter. -el joven de camisa azul le sonrió de más a Jensen o eso fue lo que pensó Jared que tensó la mandíbula y miró fulminante a Peter.

   Tal vez, solo eran exageraciones suyas, ¿pero qué tal si no? No quería tener que golpear a Peter para que dejara en paz a su rubio, del cual estaba perdidamente enamorado, enamorado hasta de los huesos.

   *¿Golpear?*

   “Si, golpear; si no se aleja de Jensen lo voy a golpear hasta que se arrepienta por haberlo visto con deseo.”

   *Eso es tan tonto, Jared.*

   “No es tonto, es la realidad.”

   *Te comportas como un adolescente.*

   “Si y ahora cállate, quiero terminar el recorrido de Jensen”.

   -Bien, Lucian, Peter… -el último nombre Jared lo pronunció con un deje de amenaza en él.- Terminaré de darle el recorrido a Jensen, gracias por la bienvenida. -y salió del cuarto seguido por Jensen que sonreía.

   El rubio también estaba impresionado por lo que acaba de hacer, no podía creer que había redactado un comercial del que no sabía nada, solo lo que los chicos le acaban de decir, que no era mucho. Miró a Jared que se veía un poco molesto, pero tal vez solo estaba serio porque estaba con otras personas. La verdad nunca podría describir las expresiones del castaño, podía llegar a ser bipolar de vez en cuando, a veces se le veía sonriente y en otras mortalmente serio, como si estuviera molesto, como estaba ocurriendo justo en ese momento que no volteaba a verle.

   *Vaya, ¿ahora estás enojado?*, el subconsciente metiche de Jared habló rápidamente, mientras bajaba las maracas de su anterior baile por la victoria de Jensen.

   “No estoy enojado.”

   *Demuéstralo*, fue la última palabra del subconsciente entrometido antes de que desapareciera, dejando a Jared pensando a solas.

   -Bueno, ahora tenemos el departamento de diseño. -informó Jared mostrando nuevamente sus hoyuelos con una gran sonrisa. Abrió la puerta y entró rápidamente seguido por Jensen que miró las paredes negras llenas de pizarrones blancos, algunas computadoras, pero lo que más había en este pequeño cuarto alumbrado por el enorme ventanal eran dibujos, muchos, muchos dibujos de todo tipo.

   El que más le llamó la atención al rubio fue ese pequeño ninja vestido de rojo, abajo tenía dos firmas una que era una H en letra cursiva junto a una D, la cual Jensen reconoció como la firma de su amiga, y el dibujo era de ella y de Chad, claro era el personaje de Jared, el que el castaño había imaginado para su juego.

   -Este departamento se encarga de diseñar los escenarios del juego, crear al personaje o darle vida con dibujos, como a las caricaturas. Dependiendo del juego hay veces que los dibujos necesitan más detalles que otros, por eso se usan las computadoras para hacer los personajes en diferentes dimensiones. -Jared habló sacando al rubio de sus pensamientos, quien dejó de mirar el dibujo para poder ver al vicepresidente.

   -¿En qué dimensión estará tu juego? -preguntó Jensen mirando el gran cuerpo de Jared.

   -Caricatura, es mi principal idea, es decir, 4D, pero aun no sé, tal vez quede mucho mejor en 3D.

   -Quedará genial. -nuevamente Jensen habló sin pensar, pero esta vez no había dicho nada malo, de hecho había sido muy sincero pues pensaba que el juego de Jared tomaría un gran rumbo y sería uno de los mejores del mundo.

   Jared sonrió y ladeó la cabeza, mirando la expresión del rubio que era totalmente sincera. En ese momento deseaba preguntarle si le amaba, pero tal vez no era el lugar apropiado, así que solo se encogió de hombros y salió de la oficina de diseño una vez más seguido por Jensen. Caminaron por el ancho pasillo negro hasta que se encontraron con una gran puerta.

   -Por último tenemos el departamento de edición. Ellos se encargan de editar escena por escena cada segundo del video, es un trabajo duro. También se encargan de hacer la última versión del video antes de salir en las televisiones del mundo como el próximo tráiler del juego. Muchas empresas de videojuegos no hacen sus promociones con un comercial, para ellos es más fácil solo hacer el tráiler y subirlo a YouTube o ponerlo en las consolas para que los usuarios descarguen el video desde internet, pero para Jeret Enterteiment lo es mejor anunciar sus videojuegos de todas las formas posibles, por algo somos la más grande empresa de la costa Oeste.

   Jared abrió la última puerta donde el enorme interior estaba completamente plasmado por el logo de la empresa. Había tres cabinas donde varias personas, rodeadas por computadoras, trabajan reproduciendo, juntando video con música y sonido, dando los últimos toques de corrección a cada escena. Como dijo Jared, un trabajo muy duro, pero estupendo. Esta era la etapa final de cada uno de los videos promociónales para los videojuegos.

   -Y bien, ¿tienes alguna duda, Jensen? -Jared miró al otro ladeando la cabeza.

   -No, no tengo ninguna duda.

   -Y hasta ahora, ¿qué te parece el trabajo?

   -Jared, esto es… Es… estupendo, me encanta este trabajo. -Jensen no pudo ocultar su emoción, si ayer le hubieran dicho que sería el próximo jefe de todo esto nunca lo habría creído.

   Todo era tan estupendo, complicado, pero sencillo, ni siquiera sabía si esa combinación existía, pero esto era su nuevo trabajo y le gustaba demasiado, nadie podría imaginarse toda su emoción. Jared si conocía al rubio así que se daba cuenta de que estaba mortalmente emocionado y feliz, así que lo guió fuera de la oficina y abrió la puerta de otro despacho, en el cual había un pequeño auditorio que en el fondo tenía una gran pantalla blanca.

   -Te mostraré el primer tráiler de la empresa. -dijo Jared desde la puerta, luego la cerró y apagó las luces. Caminó hasta quedar junto a Jensen, quien se tensó, por la electricidad que le hizo sentir el contacto con el brazo de Jared.

   La pantalla mostró una cuenta regresiva como en las películas antiguas, 5… 4… 3…2…1… Seguidos por una parpadeante luz roja que comenzó a moverse por toda la pantalla, iluminando cada rincón de ella.

   Cuando la luz roja tocaba alguna parte de la pantalla, en ella aprecia un fondo de color diferente hasta que por fin se mostró un bosque. La bolita roja se esponjo como una pelusa, le aparecieron ojos y patas, comenzó a correr por el bosque mientras una musiquita pegajosa, de niños pequeños, se escuchaba acompañando cada movimiento de la bolita que saltaba por todos lados, recolectando gemas de diferentes colores.

   La bolita corría de un lado a otro, cuando de repente empezó a girar, el fondo cambió por unas ruinas en el desierto y otras bolitas de diferentes colores aparecieron. Corrían en busca de varitas, con las que golpeaban otras bolitas para recoger las gemas, pequeños corazones que eran las vidas y las famosas gemas que eran el objetivo de todos.

   De repente la bolita roja comenzó a girar de nuevo hasta que apareció mareada, sus ojos giraban de una forma muy graciosa y a sus espaldas apareció, en letras grandes y rojas, “PLOP”.

   -¿Ese fue el primer tráiler de la empresa? -Jensen no podía creer que Zabala hubiera hecho algo tan infantil y lindo, el juego se veía bastante entretenido.

   -Si, ese fue el primer tráiler, Zabala tenía 18 años.

   -¿18?

   -Si, estaba muy joven, nadie sabe de dónde sacó el dinero para comenzarlo todo, pero bueno, no le voy a preguntar yo.

   -Ese juego Plop, lo jugaba mucho cuando era pequeño.

   -También yo lo jugaba, me gustaba mucho.

   -Era divertido.

   -Sí, era muy divertido, me gustaba jugarlo con mis hermanos.

   -¿Tienes hermanos? -se desconcertó. Nunca le había hablado de ello.

   -Si, dos; después te contaré sobre eso, Jensen, ahora te mostraré tu oficina.

   “Mi oficina”, pensó Jensen sonriendo para sí mismo. “Tendré una oficina.”, respiró profundo y siguió fuera del auditorio a Jared que fue al fondo del pasillo y abrió la puerta que dio a un despacho cuyo interior no era muy grande, pero sí más agradable. Le gustó. La ventana, que estaba de espaldas a la silla de su escritorio, enseñaba una hermosa vista de la ciudad de Nueva York y a lo lejos podían verse las áreas verdes que conforman El Central Park.

   Jensen aún no sabía muy bien cómo ubicarse en la ciudad, pero recordaba que las oficinas de Jeret Enterteiment estaban en la quinta avenida o algo así, no recordaba muy bien. Observando su oficina más detalladamente, vio que en una pared había un gran mueble que tenía algunos libros y que una computadora estaba sobre el escritorio, de madera pulida y barnizada. No valía la pena decir color pues ya sabía que todo en esa oficina era de un solo color, a excepción del logo de la empresa que era gris y estaba pintando en la pared del otro extremo, donde había varios dibujos pegados, entre ellos un dibujo de *Plop*, el famoso primer juego de Zabala.

   -Bien, aquí termina el recorrido, ¿alguna duda? -Jared preguntó relajado observando como el rubio admiraba la ciudad desde ahí, ni siquiera había dado tres pasos, se quedó ahí parado mirando su oficina.

   -¿Cual es mi horario de trabajo? -preguntó a su vez sin mirar al castaño, aun estaba muy embobado por la vista.

   -Entras a las 8:00 am y sales a las 5:00, tu hora de almuerzo es a la 1:00, te sugiero que desayunes en casa.

   -Lo haré; gracias, Jared.

   El castaño tomó el hombro de Jensen, delicadamente hizo que girara y sus ojos se encontraron uno con el otro, mirada con mirada, verde con café.

   -Me alegra que estés aquí. -susurró acercándose lentamente a los labios del rubio, que cerró los ojos dejándose llevar por primera vez.

   La verdad, en ese momento no tenía ganas de hacerse el difícil, un ligero movimiento por parte del castaño y sus labios se encontraron con los del rubio, quien correspondió dulcemente al beso que tanto anhelaba. De nuevo las rodillas del castaño cedieron por el dulce contacto de los labios de Jensen, que abrió los ojos mirando los ojos cafés de Jared, el beso no duró mucho porque Jensen se hizo para atrás sonrojado.

   -¿Jensen? -preguntó Jared con un enorme puchero por la reacción del otro y porque dejar de besar a Jensen era todo un delirio.

   -Mañana te veo, adiós. -Jensen pasó junto al castaño y salió rápidamente por el pasillo, dejando al otro con ese enorme puchero y más confundido de lo que estaba al inicio.

   Jensen caminó rápidamente por el pasillo, pero como estaba seguro de que Jared saldría tras él, decidió entrar a una de las oficinas sin mirar cual era, encontrándose con Peter, que lo miraba con confusión.

   -¿Le ocurre algo, señor Ackles? -la rápida pregunta se dejó escuchar, una a la cual Jensen no quería contestar.

   -No, solo vine a verlo. –fue lo único que se le vino a la mente, lo que no esperaba era ver como los ojos azules del chico, brillaban como niño recibiendo un dulce.

   -¿En qué puedo ayudarlo? -Peter tartamudeó al inicio, cosa que Jensen no podía explicarse.

   -Quiero preguntarle sí ya tengo un asistente. -de nuevo Jensen habló rápidamente. Seguro primero tenía que hablar de esto con alguno de sus superiores, pero ya lo había dicho y no había vuelta atrás.

   -Que yo sepa no, señor.

   -Bien, preguntaré y si no tengo, quiero que sea usted. -de nuevo brillaron los ojos del chico.

   Jensen sonrió y salió del lugar girando los ojos, seguro lo miraba así por la ropa que le había obligado a usar Danneel. Miró los pasillos y caminó hacia el ascensor, que llegó rápidamente y solo había tres personas en él. Todas iban al lobby así que el viaje hacia abajo fue rápido, pero no demasiado pues bajar todos los pisos del gran edificio de Jeret Enterteiment seguro no era fácil y menos para un cubo metálico.

   *Estás pensando en un elevador*, se habló Jensen a sí mismo, ni siquiera se había dado cuenta de que pensaba en el elevador como si este fuera una persona. Mordió su labio para evitar soltar una carcajada.

   Cuando las puertas se abrieron en el lobby, Jensen salió rápidamente hacia las calles de Nueva York, dispuesto a perderse nuevamente y así ver un poco más de la ciudad que tanto había soñado conocer desde niño.

…….

   Jared salió detrás de Jensen, pero no lo encontró así que salió a las escaleras y subió a su oficina. Hizo caso omiso de lo que le decía Sandy y entró a su despacho, cerrando la persiana para tener un poco de privacidad. Descolgó el teléfono y desde su computadora marcó un número.

   -Recursos humanos. -se escuchó la voz al otro extremo de la línea telefónica.

   -Chris, soy Jared, quiero pedirte un favor…

   -Jared, ¿en qué puedo ayudarte?

   Lo más seguro es que Jared ya supiera que Jensen había ido a Nueva York; lo que no se explicaba Chris, era el por qué el castaño le llamaba.

   -Jensen está aquí, en la ciudad. -dijo Jared, casi como un reproche porque no le habían avisado.

   -Si, ya lo sé, ¿cómo le fue? -preguntó Chris preocupado, seguro le había pasado algo malo o no había ido bien presentable a su trabajo, pero mejor esperaría la respuesta de Jared antes de sacar conclusiones.

   -Le fue bien, al parecer es el mejor para el trabajo. -Jared recordó como Jensen había hecho un comercial en tan solo 30 segundos.

   -Me alegro, pero dime, ¿qué necesitas?

   Jared tenía un plan para comenzar su juego y hacer que Jensen cayera de nuevo en su seducción. El beso de hace un momento fue como un punto para él, tocó instintivamente su labio recordando el suave contacto.

   -Quiero que envíes el carro de Jensen aquí. -quería el carro para entregárselo a Jensen, después de todo era suyo, por eso se lo había dejado en Seattle. Lo que no había pensado, era que tal vez Jensen le había dejado el carro a Chris y por eso añadió rápidamente.

   -Sí no lo ocupas, claro está.

   -No, Jared, no lo ocupo de hecho Jensen me pidió que lo conservara, pero ya tengo un auto y me gusta.

   -Perfecto, ¿entonces puedes enviarlo?

   -Creo que sí, pero no será nada barato.

   -No te preocupes, pagaré lo que sea.

   -Siendo así creo que llegará pasado mañana.

   -Perfecto, gracias Chris, hablamos luego. -Jared colgó el teléfono con una sonrisa triunfante.

   Volvería a conquistar a Jensen aunque tuviera que jugar y seducirlo, pero lo lograría y tenía tiempo, lo haría en menos de dos días. Era bueno jugando, eso lo sabía muy bien, seguro no le costaría mucho acercarse a Jensen por detrás, decirle al oído algunas cosas, besar su cuello lentamente hasta sacar gemidos de placer por parte del rubio, desabrochar lentamente su camisa, recorrer con la mano todo su pecho y su abdomen hasta llegar al botón del pantalón, desabrocharlo dejándolo caer, mirando como el rubio comenzaba a reaccionar a sus caricias, recorriéndole nuevamente el pecho y el abdomen hasta llegar a tocar su erección por encima del bóxer, metiendo su mano, tocando ese trozo duro de carne, sacando un suspiro del rubio rojo de cara con los ojos cerrados y mordiendo su labio, la imagen más caliente de Jensen que podía invocar.

   *Exacto*, el subconsciente de Jared lo trajo a la realidad, donde estaba sentado en la silla de su gran oficina alumbrada por la ventana, se levantó y caminó a la ventana mirando la gran ciudad.

   No, todo saldría bien.

…….

   -¿Cómo te fue en el trabajo? -Danneel gritó desde la cocina del departamento al escuchar la puerta, seguro era Jensen.

   -Estuvo muy bien, me gusta lo que se supone debo hacer. -contestó Jensen, olisqueando lo que Danneel cocinaba. Olía a pollo y verduras, también en el aire flotaba el olor a arroz recién hecho, una rica comida o por lo menos eso olía.

   -¿A qué hora entras a trabajar?- de nuevo gritó Danneel.

   -A las 8.00 de la mañana. -Jensen se asomó por la puerta de la cocina, donde una chica pelirroja estaba en la estufa moviendo una cuchara de madera en una olla, mientras movía los pies al ritmo de la música que se escuchaba a un volumen bastante bajo. El rubio pudo reconocer la canción rápidamente “SHUT UP” de Black Eyed Peas.

   -Bueno, entonces comamos ya y luego nos vamos de compras, ahora necesitas tener muchos trajes.

   -Ok, muchas gracias, Danneel.

   -No agradezcas, rubio tonto, mejor dime cómo está el gorila.

   -El… está bien. -recordó cómo había encontrado al chico de su vida, recibiendo un masaje. Tal vez exageraba, pero la cara de placer que tenía Jared era como las que hacía cuando tenía un orgasmo y eso Jensen lo sabía muy bien.

   -Bueno, aunque debo decir que no te ves muy alegre. -Danneel miró a su amigo con un reproche casi como su mamá, solo que su mamá nunca se había preocupado por él.

   -Es solo, que aun sigo confundido.

   -¿Confundido por qué, Jensen?

   -Porque lo amo con todo mi corazón, pero no sé si él me corresponde.

   -Ay Jensen, entonces juega un ratito con él y compruébalo.

   -¿Jugar?

   -Si, jugar. Recuerda que es un gorila, solo hazte el difícil y te darás cuenta de lo que está dispuesto a hacer por ti.

   -Bien… suena bien, eso haré.

   -Eso es, me gusta que sigas mis consejos. -Danneel sonrió y sacó un plato del mueble de arriba.- Ahora a comer.

   -Si y mañana inicia mi nueva vida. -contestó Jensen, un poco nervioso por pensar en una nueva vida con un nuevo trabajo en una nueva ciudad.

   “Seguro Jared paso por esto cuando llegó a Seattle.”

CONTINÚA … 5

ESFUERZO

abril 26, 2013

LO SABE

CHICO Y TIO

   El trabajo del sargento nunca termina, fuera de probar a los nuevos reclutas debía cuidar que quedaran satisfechos.

COMUNICACION

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes, aún esta tan ingeniosa, han sido tomadas de portales gratuitos; que nadie se moleste, por favor.

PADRES QUE SE INVOLUCRAN

abril 26, 2013

EXISTENCIALISMO

PAPIXXX

   Todas las tarde practicaban…

   -Oh… Ohhh… -gemía el muchacho al tiempo que su progenitor le ayudaba a abrir más las piernas.

   Cuando Tinito le dijo a su padre, un ex atleta, que deseaba competir en el salto largo, este se interesó en su preparación involucrándose a fondo. Muy a fondo, como le gustaba al calentorrito que tenía por hijo. Claro, después de pillarle oliéndole los calzoncillos.

   -Muchacho, creo que voy a necesitar ayuda para continuar con tus entrenamientos, ¿y si llamo a tu padrino?

CIRCUNSTANCIAL

Julio César.

LLUVIA VEO CAER… CUIDADO CON LO QUE PIDES

abril 26, 2013

MAL OJO PARA PAREJAS

VELLUDO Y SEXY

   Quiero tu vida iluminar…

   Llevo días esperándolo, la lluvia, no al sujeto ese (es tan injusto que halla gente que se vea así), por el calor y el humo que flota sobre Caracas. Decían que llovía aquí y allá, pero por mi zona nada que ver. Hoy si llovió, por todo el Centro. Con fuerza. Y, claro, como los descreídos del cuento aquel que pedían al santo que lloviera pero ninguno llevaba un paraguas dudando que cumpliera, olvidé el mío. Aunque habría sido mejor llevar un impermeable y unas botas de hule. De las altas. Como a las dos y media, tres de la tarde, cayeron sendos latazos de agua, desde mi ventana era bonito verla… hasta que se llenó el estacionamiento y la calle de abajo. Fue cuando recordé que las ventanas de mi apartamento estaban abiertas. De par en par. Media hora más tarde seguía lloviendo y justo entrando en el ascensor, se fue la luz. Casi diez minutos. E iba yo con el Doctor, mi jefe. Quien me preguntó cómo me iba, qué estaba haciendo y si salía con alguien. Fue tan incómodo; también yo tuve que fingir interesarme en su vida. Pero era el preámbulo para “aconsejarme” que “debíamos” tener cuidado en la oficina con lo que habláramos, se enviara por mensajería de textos o correos electrónicos, y con lo que escribía. La cosa se hizo más incómoda todavía, ¿sabrá de mi blog? Al salir me tocó saltar sobre ríos y lagunas, y caminar un buen trecho para encontrar una camioneta. Los taxis no están hechos a prueba de agua y se esconden. Para llegar y encontrarme con que estalló un transformador y nos quedamos sin electricidad también allí y obviamente sin agua… por el chorro, porque todo estaba inundado por la que entró por el balcón y las ventanas. Sólo faltaron las langostas y la muerte de los primogénitos. Me tocó pasar un coleto. ¿Lo peor? Sigue haciendo calor.

NIDO DE SERPIENTES

Julio César.

NOTA: Esa vaina no me va a dejar dormir esta noche. Tengo ese estribillo dándome vueltas por la cabeza, “y si comienza a llover, quiero tu vida iluminar”; ¿de quién será? Seguro despierto a las tres de la mañana con un “¡ah, claro!”.

OCUPADOS

abril 26, 2013

EXTREMO

GAY COP

   Todo el día… todos los días.

   ¿Oyeron de ese pueblo donde el hampa reina a diestra y siniestra? ¿No? ¿Seguro? Hablan al mes de cientos de… Bueno, yo tampoco recuerdo el nombre. Pero ellos son de ahí. Lo que explica todo.

ANGUSTIA

Julio César.

ZAC VUELVE POR SUS FUEROS

abril 24, 2013

DAVID BECKHAM?

ZAC EFRON IN THONG

   -No dejaré que ese Bieber me desplace…

   …Dice a todo el que quiere escucharle, Zac Efron, quien asegura estar preparando presentaciones en vivo para un nuevo espectáculo que dejará a sus fans con las bocas abiertas. Y dando una demostración, moneando el tubo en hilo dental, tela bien metida y piernas cruzadas, colgó de cabeza sosteniéndose con los pies y deslizándose culo abajo por el tubo, hasta llegar a la mitad y extender brazos y piernas en una perfecta equis… ¡sostenido por el trasero contra el tubo! Al parecer lo tenía como debía para albergar y atrapar cosas cilíndricas, comentó un mal intencionado… que asistió a las cinco demostraciones.

Julio César.

NOTA: Sobra decir que es un montaje, ¿no? O eso creo…

LA ESCUELITA DE CAZADORES Y TAXI AL INFIERNO

abril 24, 2013

…DESGARRADOS Y RAIDOS

SAM Y DEAN GRITAN

   ¿Todavía de interludio?

   Había tardado bastante en comentar, ¿eh, A? Debo decir que me gustó este episodio, el 8×18 – Freaks and Geeks, aunque no fue uno de los mejores. Estuvo, y que me disculpe el autor, algo predecible. La primera pista sobre lo mal que estaba la cosa fue la desconfianza de Dean, porque cuando él dice que el río piedras trae…

KRISSY

   Realmente me sorprendí de ver a la pequeña Krissy metida en ese carro acompañando al típico gañan de secundaria que intenta meterle manos. Fue como el hombre del garfio en la primera temporada o el chico atacado por el hombre lobo en el pueblo de los monstruos en la cuarta temporada. Pensé que la chica habría salido en una cita, que algo los amenazaba y ella le daría una patada a lo que fuera, salvando de paso al chico que seguramente se asustaría. Sonreí cuando este sale para investigar un ruido. ¡Tan típico del género de horror! Verla salir, ser atacada y el muchacho decapitando al vampiro fue la otra sorpresa de la entrada. También él era un cazador.

KRISSY AND DEAN

   Por supuesto que Sam y Dean se enteran de lo que ocurre, alguien está decapitando gente (matando vampiros, y temí por Benny); hablando con el policía que investiga, reconocen y roban una grabación donde aparece Krissy. Los hermanos la encuentran cuando ella, el joven gañan y una amiga morena y alta, con el sorprende nombre de Josephine (ay, Supernatural), van de cacería. El vampiro les sorprende, los hermanos intervienen, el monstruo escapa corriendo hacia una vieja camioneta pero le capturan y Josephine le mata, está vengando la muerte de su familia. Es aquí donde Krissy les cuenta (a Dean) que ella y su padre se habían retirado, un vampiro les atacó y su papá murió. Creo que uno ya lo suponía desde el momento cuando la vemos cazando otra vez.

VICTOR

   Es cuando ella les habla del hombre que les está enseñando a ser cazadores, hospedándoles. Los hermanos van, para comprobar que todo esté bien (también porque les inquieta que un adulto esté arrojando chicos a la cacería), y es cuando Dean suelta aquello de la escuela del profesor X. En este punto es cuando de verdad se hace algo evidente la trama, el hombre, Víctor, se preocupa por ellos, quiere que estudien y que hagan sus tareas, tanto escolares como contra lo sobrenatural. Busca levantar una nueva clase de cazadores más sensatos, ilustrados, inteligentes y disciplinados. Aquí comenta el desastre de los cazadores del pasado, comenzando por Martin y terminando con Bobby, al que acusa de borracho provocando la ira de Dean que le hace callar. Como no pueden hacer nada para alejar a los chicos de su tarea y su mentor, deciden quedarse a investigar.

   A Sam la idea casi le parece bien, que intenten crecer en un ambiente más o menos normal mientras se preparan para la guerra. Es aquí cuando ocurre lo segundo que ha levantado ciertas ronchas dentro del fandom con este episodio, primero fue cuando Dean se alejó con Krissy para exigirle explicaciones, quedando relegado Sam. Aquí Dean dice que irá a hablar con la víctima del último vampiro porque algo no le huele bien y le dice a Sam que se quede, para que se recupere y averigüe todo lo que pueda sobre la escuelita. Hay quienes interpretan esto como un acto deliberado del programa para minimizar las actuaciones de Sam, cosa que parece obvia dicho así pero ilógica desde un punto de vista real. Es lo mismo que ocurre al final, cuando se están despidiendo Dean y la joven, Sam entiende que debe dejarles espacio, pero eso que para él es evidente, causa escozor dentro de los fans.

   Para hablar con una chica va el hombre que ya tiene una conexión previa con ella, en el anterior encuentro se crearon lazos entre Dean y Krissy que le ayudarían en ese momento el llegarle y saber qué está pasando, qué hace y quiénes son esas personas. Lo normal es que entre conocidos hablen dos que se entienden mejor, la presencia de Sam la habría abstraído. Claro, es un programa de televisión y podría suceder, que ella hablara delante de los dos, pero la naturaleza humana no es así. Eso funciona en plan policías con un extraño, no cuando todos se conocen y las cartas están sobre la mesa. Lo otro, Dean investigando y Sam quedándose, volvemos a lo mismo, ¿qué ocurre realmente con Sam y las pruebas?, ¿qué tan afectado está? Lo mejor es dejarle descansar.

SAM AND VICTOR

   Bien, por la chica prisionera del vampiro, Dean descubre que fue una trampa para el muchacho decapitado, y por extensión a todos los chicos de la escuelita. Sam lo descubre tarde. Viendo la camioneta que estuvo donde el vampiro anterior, sale con Víctor (¿no se llamaba así el agente del FBI que les seguía hasta la tercera temporada?) a investigar y no creo que halla habido alguien para ese momento que no supiera lo que ocurriría. Sam es derribado. Dean llega frente a los chicos y les detiene cuando están a punto de matar a la vampira que supuestamente mató al papá de Krissy, aunque debe enfrentar la resistencia del joven gañan y Josephine, no tanto la de Krissy, pero es ella la más difícil y la que más importa convencer de investigar y conocer la verdad. Me gustó notar que ella confía en él y le escucha.

LA LIGA DE CAZADORES

   Sam enfrenta al profesor y a su vampiro, y el viejo le explica que tiene que motivar a esos chicos, encauzarlos, que actúen con disciplina y entrega. Claro, se propone matar a Sam y culpar a los vampiros, pero Dean llega con los chicos, hay ese enfrentamiento, el vampiro es bastante idiota y les provoca contando cómo gritaron sus parientes cuando les mató.

MENTIROSOS

   El trío, junto a Dean, parece odiar más al profesor que el vampiro, a quien Krissy mata de un disparo antes de decapitarle. Con el profesor ocurre algo distinto, ese “no lo hagas o serás como él” se intenta imponer, aunque el viejo Víctor desea de manera alucinada que pretendan que nada pasó, que fue sólo una prueba, que deben seguir juntos. Casi parece retar a Krissy cuando esta dispara, sin balas, condenándole a quedarse solo porque todos sabrán lo que hizo. El hombre se derrumba patéticamente, su suicidio fue, también, predecible y poco emocionante.

   Como dije, fue un buen episodio aunque nada tuvo que ver con la trama central; la idea era buena, pero se quedó en el intento. Personalmente me agradan los cazadores, es verdad que los hermanos han tenido mala suerte con ellos, pero resultan interesantes (me quedé esperando la venganza de Dean contra esos dos que les mataron en la quinta temperada, en El Lado Oculto de la Luna). Pero en líneas generales han sido amenos, comenzando por el muy peligroso Gordon, incluso Martin que tantos dolores provocó en esta temporada. Bobby, Ellen, Jo, Rufus, Garth e incluso aquella Annie que no llegó a ser, me agradaron mucho. La idea de una camada de jóvenes cazadores que pueden acudir en cualquier momento a ayudar, me gustó. Es bueno saber que esos tres están por ahí, como Charlie o Isaac y su Golem.

DEAN Y KRISSY

   Ahora los chicos y el Krissy/Dean. Me agradaron los muchachos, Krissy es bella, pecosa y mortal. Ha matado a los dos monstruos que le ha tocado enfrentar. El gañan era pícaro y simpático, como un mini Dean, esa forma de echarle los perros a la pecosita y cuando propone como costumbre antes de salir a cazar que se besen, fue genial. Josephine también me gustó, tenía un papel difícil, el tercero del equipo, la otra chica, que estando Krissy que es tan carismática, costaría hacerla destacar; sin embargo lo hizo bien, su amenaza de patearle el trasero al gañan fue buena, así como su actuar contra su vampiro (aunque era inocente) y la manera en la cual contó su historia. Supo meterse en el papel. Se desperdiciaron algunas cosas, sobre todo el Krissy/Dean, y no insinúo nada extraño, pero no es la primera vez que una jovencita se siente fascinada por un tipo mayor, como lo demuestra Hollywood. Entre ambos hay una química que casi es explotada cuando el gañan le pregunta (debió ser algo celoso para que fuera bueno), todo malas caras, quién es él (era el joven león demarcando su territorio), ya veníamos de un comentario extra cuando Krissy para no comprometerse con él, le dice que ya tiene novio en Vancouver (¿una alusión a la serie en la vida real?). Habría quedado genial que pensara que Krissy sentía algo por Dean, pero no supieron hacerlo, cosa extraña en una trama algo floja.

   Cuando hablo de la conexión entre Dean y Krissy, hablo de ese momento cuando ella dice que se quedará con los otros dos por ahora, que hay cosas en esa vida que le gustan. Dean la mira y le pregunta si la razón por la que se queda y lo que le gusta, no usará unos viejos jeans, mirando al gañan. Eso por no hablar de este feliz de la vida cuando nota que Dean se va. Cuando este le llama para comunicarle algo, el joven insolente cree que le dirá que si toca a la chica él vendrá y le pateará el trasero, y Dean le aclara que tenga muy en cuenta que será ella quien le mataría. Todo eso fue rescatable, pero la verdad el capítulo no fue ninguna maravilla, tal vez sólo lo vería otras dos o tres veces. Todo el mundo hablaba del que llegaría la semana siguiente pero de eso nada sabía porque ahora que he dejado de leer fics, pocos atraen, ando bastante desconectado del fandom.

   Y sí que fue increíble este 8×19 – Taxi Driver.

BOBBY

   Como no vi ningún adelanto, ver aparecer a Bobby, al genial Bobby, fue toda una sorpresa maravillosa. También comprobar como los instintos de Dean jamás fallan, aún tratándose de criaturas sobrenaturales… y de como Sam se equivocó en grande. Pero vamos por parte.

KEVIN ATORMENTADO

   Kevin, este profeta que poco a poco ha ido ganándome, logra desentrañar la segunda prueba que Dios ideó para cerrar definitivamente las puertas del Infierno, pero ahora Crowley le ronda, le habla en su cabeza y le hace ver cosas. Él llama a los hermanos pero estos no quieren creerle que oye a Crowley o que algún peligro real le asecha, lo achacan a sus nervios, aunque no es para menos. Realmente le trataron en este aspecto con mucha ligereza. Pero lo importante es la segunda prueba, uno que convertirá a este en un capítulo donde los hermanos van por caminos separados, episodios que me gustan. Hay que ir al Infierno y rescatar un alma que esté encerrada injustamente. Nada más y nada menos.

AJAY

   Los hermanos atrapan a un demonio que les habla de un coyote, esa figura que en la extensa frontera de México con los Estados Unidos “ayuda” a cruzar la frontera. En este caso se trata de uno de los reapers, los que se llevan las almas cuando las personas mueren. Logran acorralarlo en su taxi y el sujeto, Ajay, era divertido, además les reconoce en seguida, como que fue él quien recogió el alma de Bobby y la llevó al Infierno aunque no le tocaba porque Crowley así lo deseaba. La cosa está decidida, Sam irá por él, pero el camino al Infierno pasa por el Purgatorio, algo que el reaper olvidó mencionar. Este llevará a Sam y los hermanos “le deberán una” (como resultaron las cosas, debió cobrar por adelantado). Un demonio ve esos tratos y le informa a Crowley.

   Mientras Sam va al Purgatorio (tan poético), Dean intenta cuidar de Kevin, quien anda algo frenético y paranoico encerrado en la habitación del pánico. Repito, Dean pareció algo insensible con sus temores, por locos que parecieran debieron investigar; temores que le hacen ocultar la tableta con la palabra de Dios, desconfiando del refugio y negándose a decirle a Dean dónde está. Esto lo complica todo porque la tableta, con la tercera prueba, puede desaparecer en cualquier momento. O ser robada.

HELLRAISER

   Sam ve lo horrible que es el Purgatorio, ¿qué habrá pensando? ¿Habrá imaginado a Dean todo un año allí encerrado, luchando a cada metro del camino y abandonado de todos, aún de él? Como sea, encuentra la entrada al Infierno y la verdad es que fue horrible. Más o menos así le imaginaba, como una eterna pesadilla de La Puerta al Infierno, sólo faltaba la gente con púas y vestida de cuero. Fue triste y escalofriante la gente atormentada pidiéndole ayuda, falsamente ilusionándose cuando pasa frente a sus puertas, esperando que sea la liberación, el final del castigo que saben es eterno. Realmente puso la carne de gallina los que fingían reconocerle como a un amigo o familiar que había tardado en ir a liberarles. El encuentro con Bobby fue genial, sólo Bobby es capaz de lanzarle un puñetazo a alguien en el Infierno, hasta que entiende que en realidad es Sam y que ha ido a liberarle. Ay, Bobby, ¡cómo se te extraña! eso de que es el centésimo “Sam” que viene a verle esa mañana me recordó un fic donde a Dean le atormentan con un Sam demoníaco que iba a torturarle cada día. La pareja sale, el Purgatorio es horrible, no está Ajay y no saben qué hacer. Mientras, también Bobby parece sorprenderse que durante un año no buscara a su hermano.

CROWLEY CABREADO

   El recolector ha sido abordado por Crowley, el cual está al tanto de sus pasos y le mata. Ahora Sam no tiene cómo salir del Purgatorio y Dean lo sabe cuando encuentra el cadáver de este en el taxi.

BENNY ACUDE AL LLAMADO

   Pero no sería Dean Winchester si no tuviera una idea, por horrible que fuera. Busca a Benny y le pide ayuda, y este, cansado de no ser ni hombre ni vampiro decide ayudarle. Fue emotiva la despedida, Dean sabiendo lo que le pedía, dejarse matar, volver a ese lugar y salir con Sam, con ese Sam que siempre le tuvo mala voluntad y que en buena medida ocasionó la separación del mayor con el vampiro. Creo que en ese abrazo todos adivinábamos que Benny no regresaría. Qué destino el de Dean Winchester, tener que decapitar al que tanto hizo por él.

SAM AND BENNY

   Es bueno ver a Sam sorprendido cando Benny aparece, igual que el desconcierto de Bobby por la alianza Dean/vampiro. Este les guía hacia la salida, Bobby es absorbido por Sam, Benny no porque en ese momento les atacan y él cubre la retirada. Pero era evidente que en verdad no deseaba regresar. La cara de Dean fue un poema cuando lo sabe. Liberan a Bobby pero este no puede ascender, Crowley no quiere, parecen a punto de luchar pero Naomi reaparece y frustra sus planes, casi obligando a Dean a estarle agradecido, sobre todo cuando le sonríe y dice que puede confiar en ella, que todos quieren lo mismo, cerrar el Infierno.

NAOMI AYUDA

   Es la segunda vez que se encuentran, la primera es cuando Kevin tiene un ataque irracional de pánico después de haber ocultado la tabla y ella dice niños, lindos cuando están pequeños “y luego de adolescentes…”, cuando Dean le mira receloso, ella tiende la mano y se presenta. Él la rechaza, sabe que forzó a Castiel a actuar contra su voluntad. Naomi (Amanda Tapping) es genial, es racional, empática y simpática cuando responde a sus cuestionamientos. Que les encontró porque no han protegido el lugar contra ángeles, ¿tal vez con la esperanza de que Castiel regrese? Se nota que le conoce (y este detalle es significativo, los sellos, me parece a mí). Ella, con su cara bien dura pero linda, sostiene que no le ordenó a Cass matarle sino hacer todo lo que debiera hacer para recuperar la tableta donde se dice como enfrentar a los ángeles, que debió hacerlo porque es peligroso y ella debe proteger el Cielo a toda costa. Medias verdades y medias mentiras que resultan creíbles, pero los instintos de Dean no le fallan y desconfía.

   Mientras regresan donde Kevin, después de caer Sam al cumplir la segunda tarea, este confiesa que pudo estar equivocado en lo tocante a Benny, a quien Dean sepultó pero no quemó, dejando abierta esa puerta. Llegan al refugio de Garth pero Kevin no está, este había sido atormentado feamente por Crowley, quien asegura haber matado a su madre, y la duda queda, ¿escapó o fue capturado?

   Como se nota, fue un capítulo intenso, que se remató demasiado rápido, esto debió dar para al menos dos episodios. Hablamos del Purgatorio, del Infierno, de Bobby, Benny, Crowley y Naomi. Lo del coyote y sus entradas secretas supo a broma. ¿Castiel gasta una enorme cantidad de tiempo intentando rescatar a Dean del Infierno, llegando tarde y no pudiendo impedir que se inicie el Apocalipsis cuando Dean derrama sangre inocente allá para que ahora sepamos de una puerta trasera? ¿El mayor de los cazadores se arrastra todo un año con Castiel y Benny en intenso y tenso trío por todo el Purgatorio buscando la salida mágica para que Sam, Bobby y Benny lleguen en un salto? ¿Sam en el Infierno, camina medio pasillo y encuentra a Bobby, sin caer en una trampa de piso ni un hacha le sorprenda de una pared intentando decapitarle, no enfrenta a un cabeza de clavos? Fue demasiado atropellado, como su estadía misma en el Purgatorio.

   Me gustó la cara de Dean cuando Naomi le habla de ese camino, el Purgatorio, ¿qué habrá pensado el mayor en ese momento? Y esta mujer, ¿es un ángel, un arcángel? ¿Es amiga o enemiga? Por proteger el Cielo puedo hasta entender que considerara sacrificar a los Winchester, después de todo ella no ama a ninguno de ellos como si hace Castiel. La verdad es que esos dos encuentros, Naomi/Dean, estuvieron muy buenos, y no sólo por la proverbial capacidad de Jensen Ackles de sacarle jugo a sus escenas con otros (con la mujer que tuvo el hijo de Prometeo si que no pudo), sino porque la otra es Amanda Tapping (me repito, si, pero es que la amo). La mujer fue cordial y encantadora, pero manipuladora, quién sabe qué secretos oculta realmente. No es fácil fiarse de ella. Y Dean no lo hace, detalle que no se debe olvidar.

   Ahora bien, Kevin. Es verdad que andaba frenético y no era extraño que alguien pensara que imaginaba cosas, pero Dean debió ser más receptivo, después de todo ellos mismos han sido atacados por enemigos que llegan a sus mentes. En la séptima temporada Sam era atormentado por Lucifer, en la cuarta Dean era llevado a la tierra de la nada por los ángeles. Suponer que el demonio no sabía su ubicación por los sellos contra demonios, es algo ingenuo. Hay una escena donde Crowley le reclama a alguien que no lo han encontrado, pues esa mujer tenía una pinta angelical. Y si era un ángel que trabaja con el rey del Infierno, por la razón que fuera, pudo saber dónde estaba el profeta por la misma razón que Naomi le encontró, no se cubrieron contra ángeles. ¿Se lo llevaron o escapó? Creo que escapó. Pero como sea, anda perdido. Imagino que lo hacen para subir la temperatura en el programa.

SAM AND DEAN

   Me gustó ver ese abrazo de reencuentro entre Dean y Sam, hizo falta en toda la temporada, ese que no se pudieron dar en el primer episodio porque Sam no le buscó.

BENNY AND DEAN

   Aunque, para disgusto de los fans más ortodoxos y talibánicos, debo decir que el abrazo con Benny tuvo más sentimientos. Me parecen tontas las razones que el programa utilizó para salir del vampiro, su no integración a este mundo. Ángel, el vampiro de la serie, hasta su agencia de detectives tenía, y él sólo aparecía de noche. Imagino que fue para finiquitar al tercero en discordia, que nos quedemos tranquilos o satisfechos; que, fuera de Castiel, nadie le arrebatara a Sam el interés de su hermano. Creo que el programa quiso terminar con ese peligroso experimento porque, aunque molestara a tanta gente, Dean le debía, esta temporada, más a Benny que a Sam. Sam todavía está probando que es merecedor. Y lo está haciendo bien.

   Ahora lo de los instintos…

   Sam confió en Ruby, Dean en Castiel. Sam le creyó al falso Adam de la cuarta temporada; Dean desconfío antes de verlo. Sam deseaba cortarle la cabeza a Benny, Dean le defendió a capa y espada (lo que tal vez influyó en la mala leche que Sam y sus fans le tenían). Benny terminó salvándole el culo en el Purgatorio y Sam concede que “tal vez” se equivocó con el vampiro. ¿Los instintos de quién son mejores? Lo de Benny, cuando Martin y Sam intentan matarle, parece más trágico a la luz de este capítulo, Dean siempre tuvo razón y nada habría ocurrido, la separación de ambos por la falsa llamada de Dean a nombre de Amelia, ni la muerte de Martin, si Sam hubiera confiado en su hermano mayor (lo sé, A, está Amy, pero sabes qué pienso, sus razones para matar, por justificadas que puedan parecer, me parecen irrelevantes si la víctima soy yo o alguien de los míos).

   Me gustó mucho el episodio aunque me supo a remate. Lo siento por Benny, no fue bueno que Dean llegara a confiar más en él que en Sam en un momento dado. El fandom no se lo perdonó. Ahora queda esperar por la tercera prueba… y por Cass. Me pregunto, ¿llegaran a luchar a brazo partido Dean y Naomi? ¿Le dará ella una paliza parecida a la que le dio Cass (las dos, en la quinta temporada también le golpeó)? ¿No sería genial cierto tipo de Deanomi? Bien, mañana termina el interludio, el jueves sabremos…

   Pero por ahora, ¿fue esta la última vez de Bobby? ¿A dónde fue John Winchester cuando escapó del Infierno en la segunda temporada? ¿Dónde está Mary que Ash no pudo ubicarla en el Cielo?

   Además, ¿están definitivamente muertos Meg, Alfie, Benny y el mismo Bobby? ¿Dónde están los leviatanes y los nazis nigromantes? ¿Y la amazona que le parió una hija a Dean? ¿Volveremos a encontrarnos con Muerte y Tessa? ¿Y el alfa vampiro?

   Queda tanto por ver.

DEAN ATRAPADO EN EL JUEGO

Julio César.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores