PRUEBAS DEL DESTINO, SEGUNDA PARTE… 7

mayo 23, 2013

PRUEBAS DEL DESTINO, SEGUNDA PARTE                         … 6

Título: Pruebas del Destino 2.

Autor: Said Hernández

Esta vez los capítulos van acompañados de una canción.

http://www.youtube.com/watch?feature=playe…e&v=bRBCwATOM2o

Capítulo 4- Parte 3.

DESTINO 2

   -¡Primer día de trabajo! -le despertó Danneel, abriendo las cortinas de la ventana, dejando entrar los primeros rayos de sol.

   -¿Qué hora es? -balbuceó Jensen tallándose los ojos.

   -Las 6 de la mañana, ya levántate, flojo.

   -¿LAS SEIS? -gritó Jensen, mirando el reloj junto a su cama.

   -Si, las seis y contando; ya es tarde, apúrate.

   -Nunca me había despertado a las seis, es horrible. -el rubio hizo un intento por dormir un poco más de tiempo tapándose hasta la cabeza, pero Danneel le quitó las cobijas tirándolas al suelo.

   -Toma una ducha y luego arréglate, tienes mucha ropa nueva de donde elegir. -la pelirroja salió del cuarto, ella llevaba un pantalón morado con una camisa rosa y un sombrero de lana morado.

   Jensen se levantó maldiciendo todo objeto que se encontraba…

   -Maldita ducha. -dijo quitándose por completo la ropa, abrió la llave del agua caliente y entró en la ducha aun somnoliento, recorrió con la esponja lentamente su cuerpo pecoso, mirándose recordando el suave y delicado recorrido que su novio solía hacer, repitiéndolo lentamente recorrió con la esponja su cuello recordando los dulces besos del otro chico, para ir bajando por su pecho lentamente, escuchando en su mente como el castaño contaba su pecas hasta llegar a su abdomen, donde el chico posaba sus manos y comenzaba a recorrer nuevamente su cuerpo hasta que llegaba a su miembro que ahora estaba erecto y sin saber cómo ya estaba tocándose el mismo, haciendo un masaje lento que comenzó a cambiar de intensidad como lo hacían sus pensamientos.

   Salió de la ducha y escogió el bendito traje color gris, se vistió rápidamente mirándose al espejo.

   *Cielos* No podía creer lo que veía en el espejo, había un chico rubio metido en un traje color gris, la camisa negra y corbata plateada, le gustaba lo que veía. Tocó su chaleco gris y sonrió para sí mismo saliendo del cuarto.

   -Wow!!! Ya quiero ver la cara del gorila.

   -Entonces, ¿me veo bien? -a pesar de todo parecía inseguro, la verdad no sabía cómo verse hermoso o por lo menos guapo.

   -Te ves perfecto, Jen.

   -¿Estas segura? Porque puedo ir a cambiarme.

   -Te ves increíblemente violable; anda, ya vámonos.

   Jensen siguió a su amiga fuera del edificio. Eran las 7:00 pm y no tenía que llegar tarde. *Rayos *, no recordaba a qué hora tenía que llegar.

   *8:00*, cierto tenía que llegar a las 8:00 de la mañana y con Danneel seguro harían como 30 minutos en llegar a su oficina.

   -¿Por qué salimos tan temprano? -preguntó después de un rato, bastante confundido, pues no entendía el porqué del apuro.

   -Porque iremos a desayunar. -contestó su amiga, caminando por las calles relajada sin hacer caso a los tantos chicos que volteaban a verla.

……

   -Cuando llegue Jensen, mándalo a la sala de juntas, le presentaré a todos los demás jefes de la compañía.

   -De acuerdo, ¿alguna otra cosa, señor? -preguntó Peter sin evitar sonrojarse. Nunca le había llamado el vicepresidente, sólo una vez y fue para decirle en que se había atrasado, lo cual era casi un regaño, pero no era éste vicepresidente, de hecho Jared le caía bien, incluso le gustaba.

   -Eso es todo, gracias, puedes irte. -Jared habló con seriedad, mirando la pantalla de su computador, ordenando todo para que la celebración este lista. JE cumplía 20 años y tenía que hacer una enorme celebración tanto para el personal como para el público en general.

   Jared se recargó en su silla mirando el techo donde el logo de la empresa estaba marcado. Mientras hacía girar la silla, como un niño pequeño, la hizo deslizarse por el suelo y riendo a carcajadas llegó hasta la ventana donde se recargó en el vidrio, mirando hacia abajo, una enorme distancia hasta el suelo. Se perdió en sus pensamientos hasta que esa figura plateada bajó del taxi, acompañado de una chica hermosa, era Jensen junto a Danneel.

   -¿Porque está con ella? -preguntó en voz alta, poniéndose de pie y saliendo de su oficina. Evadiendo las preguntas de su secretaria, bajó por las escaleras hasta el piso de vídeos donde se encontró con Peter y Lucian, que hablaban del nuevo jefe. Lo que a Jared no le gustó fue escuchar un *Es muy guapo*, por supuesto que Jensen era guapo, pero era suyo o por lo menos lo sería de nuevo, de eso estaba muy seguro.

   Se abrieron las puertas del elevador y un Jensen vestido de traje salió de él, mirando a Jared que estaba parado fuera de la oficina y se veía impaciente.

   -Buenos días, Jen.

   *Jen*. Te dijo “Jen”. Ese hermoso sobrenombre con el que solo lo llamaban Danneel y él.

   -Buenos días, Jared. -el rubio notó que Jared se puso un poco triste al escuchar su nombre, eso se le notaba a distancia, y Jensen lo que más quería era lanzarse a sus brazos y decirle que todo estaría bien, pero primero lo primero.

   -Te necesito en la sala de juntas en 5 minutos. -fue lo último que dijo el castaño y salió rápidamente hacia las escaleras.

   -Buenos días, jefe. -antes de que Jensen entrara a su oficina escuchó la voz de Peter, que se dirigía rápidamente hacia él, con un vaso de café en la mano.

   -Buenos días, Peter. -le respondió de manera amable aunque bastante incómodo.

   -Le traje café, es capuchino, espero le guste. -el subconsciente de Jensen se tiró al suelo riendo a carcajadas.

   -Perfecto, Peter, muchas gracias. -tomó el vaso de café y se metió rápidamente a su oficina, huyendo del bombardeo de preguntas que suponía le esperaban.

   Miró su oficina con una mueca, el negro no le gustaba, bueno si le gustaba, pero no en exceso como aquí que todo era de ese tétrico color. Puso el café sobre el escritorio y miró a su alrededor.

   -Bien, tengo 5 minutos para arreglar esta oficina.

   Tomó el café y dio un gran sorbo, reprimiendo una mueca, definitivamente prefería el café negro, con poca azúcar. Colocó el vaso en el mueble para libros, con un gran respiro y con todas sus fuerzas jaló el escritorio para llevarlo junto a la ventana, así sí tenía que trabajar en algo creativo usaría la vista para inspirarse.

   Miró los dibujos que había en la pared y los acomodó de una forma que a él le gustaba, miró todo el papeleo que estaba en una esquina de su oficina y tomó su café, saliendo directo a la sala de juntas.

   -Peter, ¿en dónde está la sala de juntas de los jefes? -era el único empleado que conocía allí, bueno también a Lucian, pero Peter le caía bien, por eso confiaba más en el chico.

   -Es fácil llegar, verá, suba al último piso y junto a la oficina del dueño está la gran sala de juntas, no podrás perderte.

   -Gracias, te veo al salir. -Jensen le sonrió, cosa que hizo que el chico se sonrojara intensamente y saliera casi corriendo hacia Lucian, que estaba mirándolos desde el otro extremo del pasillo.

   El rubio salió a las escaleras y subió rápidamente pues no sabía cuánto tiempo tenía y no quería llegar tarde a su primera junta. Salió de las escaleras en el último piso y miró a todos lados, caminó por el pasillo hasta que se encontró con su amiga.

   -Jen, corazón, debemos esperar a que nos llamen para la junta.

   -¿Nos llamen?

   -Si, yo también estaré en ella.

   “¿Danneel en la junta de los jefes?” Esto era una gran sorpresa. Ahora entendía el por qué tanto dinero, seguro era jefa de los dibujantes o algo por el estilo, por eso la lujosa suite en el edificio y por eso tantas compras, ahora todo se le aclaraba.

   -¿Quien está adentro? -preguntó el rubio mirando a un chico que iba vestido de ropa casual, él cual los miraba a él y a Danneel como si les hubiera descubierto en algo malo.

   -Está el presidente, del cual no me acuerdo del nombre, y el gorila. -Danneel lo tomó de la mano hasta que estuvieron casi junto al otro chico, desde donde se podía ver a Jared hablando tranquilo con el presidente de la compañía.

   El presidente no era muy diferente a los demás hombres, estatura normal o por lo menos así se veía. Su cabello café oscuro y vestido de un traje totalmente negro, nada comparado con Jared, quien en su traje color negro resaltaba y humillaba a todos. Incluso Jensen podía ver sus intensos y hermosos ojos que tanto le hipnotizaban.

   -Deja de comerte con la mirada al vicepresidente. -le susurró Danneel al oído.

   -Pasen. -les llamó Jared, sonriéndole especialmente al chico rubio que estaba con Danneel, de la cual no entendía por qué estaba en esa junta, ya que ella no era jefa de nada.

   Jensen se sentó junto al vicepresidente, quien se acercó un poco a él causándole que se sonrojara.

   La sala de juntas iba llenándose poco a poco, mientras que los jefes se sentaban saludando a los que tenían alrededor. Jensen por primera vez se sintió perdido, pero no podía pensar en eso porque Jared le estaba tocando la pierna con un dedo, recorriéndola lentamente acercándose hacia su miembro. Miró a su amiga que estaba frente a él, hablando con el chico que tenía a su lado.

   *¿Pero qué es lo que hace?* Se preguntó a sí mismo, mirando a Jared que miraba al frente como si nada.

   *Claro, él es el maloso* Habló en su interior Jensen, sonrojándose mientras trataba de relajarse un poco, cosa que era imposible porque Jared movía sus dedos justo en el lugar exacto, causándole al rubio intensas cosquillas en todos lados de su cuerpo, se acercó un poco a Jared y le susurró.

   -¿Qué haces?

   -Jensen, te necesito. -Jared fue sincero, como la última vez, viendo la reacción de Jensen.

   -Aquí no. -contestó el rubio alejándose nuevamente del vicepresidente, que no se rendía, seguía tocando la pierna del rubio con un dedo, recorriendo de la rodilla al muslo, llegando a su pelvis viajando un poco más al centro.

   Jensen se petrificó al sentir un dedo de Jared sobre su miembro que comenzaba a palpitar poniéndose duro, le miró sin poder decir ni hacer nada, trago saliva, esto iba a ser complicado, pero se resistiría y saldría victorioso.

   Su cabeza lo traicionó cuando sin querer miro la entrepierna del castaño, donde se le formaba un exquisito bulto en los pantalones, incluso en el interior del pantalón se veía enorme su erección.

   *Dios mío*

   Jensen tendría que comenzar a rezar para poder salir de ese lugar si ser follado, frente a todo el mundo, mordió su labio con fuerza sintiendo una gota de sudor bajar por su sien.

   Jared estaba a punto de acercarse nuevamente a Jensen, pero el dueño de la compañía entró.

   -Buenos días a todos. -le sonrió a todos, menos al rubio de ojos verdes, de hecho lo miraba extrañamente como si debiera morir.

   *¿Por qué mira así a Jensen?*

Continúa … 8

……

NOTA: Creo que voy a copiar la manera de escribir del amigo Damián, unas pocas páginas por vez. Pierde uno el interés si debe traducir mucho en cada entrada.

Julio César.

EL COMODIN

mayo 23, 2013

COMUNICACION

AGUA QUE SE QUEMA

   ¡Dios, quemaba tanto!, piensa agitándolo dentro del agua. Si eso no funcionaba tendría que llamar a un amigo.

¿QUÉ LE PASA A MI AMIGO?

Julio César.

MARIO SILVA CAYÓ EN LA HOJILLA

mayo 23, 2013

ELIAS JAUA CONTRA DIOSDADO CABELLO

MUSCLE GAY

   -¡Susto! creí que lo diría todo.

   Pobre hombre. Después de creerse el más poderoso de este país porque podía injuriar, insultar y calumniar a placer, hoy le someten al escarnio. ¿Lo más infamante, lo que más debe estar doliéndole?, que fue empalado con una cuña del palo que le gusta tanto. No es justo, ¿dónde está la Fiscal General que antes le reía los delitos?, ¿dónde sus amigos en los tribunales que alentaban sus crímenes? Hoy le dejan solo, como el gordo desagradable que pinta visto desde este lado del televisor. Parece que después de fumarse una lumpia en mal estado, le dio diarrea verbal (la comida china no es para todo el mundo), y comenzó a expulsar cosas extrañas dejando a todos mal parados dentro del PSUV, comenzando por él. Lo sé, ¿cuál es la novedad, cada vez que abría la letrina que tenía por boca quedaba mal?, pero esta vez fue peor. Se autoproclamó agente de Cuba en contra de Venezuela, delató a quien le dio ilegalmente armas de guerra y se jactaba de no se sabe a quien mató (difícilmente se sabrá por alguna averiguación de la Fiscalía General, el Tribunal Supremo o el Parlamento, deberemos leer a los Poleo).

   De Diosdado Cabello y su fabulosa fortuna que ha levantado a la sombra del erario nacional, qué no dijo. Cosas que todo el mundo sabe pero no despepitado por alguien del régimen. De Cilia Flores dijo algo como que la vieja esa era más apretada que el gordo, y así se fue. Lanzándole puñados a todos. Debió quedar debilitado después de tanto excretar (y fue cuando le robaron la grabación), aunque el hombre tiene práctica, si lo hacía al aire cada noche. Pero ese no es el punto, la cosa terrible es que alguien, seguramente un malandrín, tomó su grabación y la puso al aire. ¿Cómo pudieron hacerlo sin pedirle autorización? ¡Qué marrrdad! Eso debería ser ilegal, que una conversación particular sea expuesta así… Ahora el gordo desagradable está fuera del aire y el chavismo pierde lo más excelso en información que tenía, la cloaca abierta de La Hojilla. Imagino que Ernesto Villegas se encargará, sólo debe leer la cartilla que les dictan los cubanos.

   Quién sabe que pasaba por la mente del indecente sujeto cuando salpicó a tantos en un informe secreto que presentaba a sus amos cubanos, seguramente años de protección del difunto presidente Chávez le hizo creerse invulnerable… o aspiró algo y la señora Iris Varela, a quien le preocupa tanto lo que fuma o se inyectan otros, no lo notó. Pobre…

JOSE VICENTE RANGEL… ¿EL ALMANAQUE?

Julio César.

RECOMPENSA AL MÉRITO

mayo 23, 2013

…METABOLISMO

TIOS CALIENTES

DE PRUEBAS Y MALENTENDIDOS

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; que nadie se moleste, por favor…

FUTBOL Y GRIPE

mayo 22, 2013

ARRIBA LA SUB 17

LA PORCINA

   -Toseré y toseré…

   No entiendo si estas cosas son así en todas partes, o si merece la pena tenerlo en cuenta. A la calladita (ahora la prensa debe tener mucho cuidado con lo que dice por si a un caudillo local del Gobierno no le parece que está desestabilizando), se habla de un brote de la gripe A1H1N1 en la hermosa tierra merideña. Ya van tres muertos. Y es allí donde la Vinotinto de futbol tiene esta noche un amistoso con la selección de El Salvador. ¿A toda esa gente se les advirtió de la gripe de antemano? Si los salvadoreños vienen, se mezclan, ¿se les permite regresar así como así? ¿No deben quedar en una cuarentena antes de pisar El Salvador para estar seguro que no transportan la enfermedad? Ojo, no digo que se deba hacer, o que todo sea tan grave, pero la fulana gripe, mal tratada, puede ser mortal y muy eficiente transmitiéndose de persona a persona. Cuando se desató en México, todo el que partía de allí era monitoreado por sus respectivos gobiernos, lo sensato, ¿ocurre aquí lo mismo?

PROTESTAS AL DESNUDO

Julio César.

ANGUSTIA

mayo 22, 2013

EXTREMO

CON LOS CHICOS

   Va de uno a otro con frenesí…

   Pobre Renato, desde aquella salida con los amigos a tomar cervezas y hablar de mujeres, cuando se quedó lelo mirándosela al negro Antonio bajo el pantalón, y este se la presentó de vista y luego en sabor, todo había ido cuesta abajo. Él lo sabía mejor que nadie. Antonio se la daba, a cada rato, a cada hora, no se cansaba de que se la degustara, pero luego trajo a Fermín y después a Germán. Ahora tiene que atenderles a todos y no paraban hasta dejarle bañado, pero ahora el negro acostumbra a tenderse sobre él y acariciarle y pellizcarle los cachetes, les da palmaditas y con el dedo toca suavemente los temblorosos labios. Eso aterra a Renato; si comiendo se desesperaba porque nunca tenía suficientes, no se saciaba aunque a todos secaba, ¿qué pasaría si en su otra boca también despertaba esa hambre feroz? Tendrá que salir a repartir cariño en callejones cercanos a bares para marineros y obreros de la construcción… Porque cuando le pidiera, le pediría.

LA SUERTE DEL JEFE

Julio César.

TRABAJO DE ALTURA

mayo 22, 2013

LA PORCINA

EN LAS NUBES

   ¿Se imaginan si sopla un ventarrón?

   Cuando te ofrezcan un trabajo al aire libre, con buena vista, sin supervisión directa ni constante, ten cuidado que no sea para cambiar pararrayos (o sacarles brillo). Esos detalles siempre se les escapan cuando colocan los avisos. Dios, yo no podría ni moverme; si ya me cuesta subir una escalera y para bajarla debo agarrarme con fuerza, mordiéndome los labios para no pedir ayuda.

LA MUERTE DEL RATON

Julio César.

TERCO

mayo 22, 2013

CASUAL

CON LA TANGA ROJA

   En los vestuarios, insiste en que se trata de ropa unisex… y nadie le contradice.

SIN DISCUSIÓN

Julio César.

NOTA: Es un poco más explícita de lo que acostumbro, pero de alguna manera parecía mal censurarla.

OFENDIDO

mayo 22, 2013

COMUNICACION

SUDADITO

   -¡No! -le grita a su entrenador.- No se me moja sólo con verte.

EL COMODIN

Julio César.

EL GENERAL EN SU CASA

mayo 22, 2013

ARRIBA LA SUB 17

GENERAL ANTONIO RIVERO

   No hicieron falta aquellos a quienes ayudó.

   Creo que una de las noticias que más alegró comenzando el fin de semana pasado fue la puesta en libertad del general retirado Antonio Rivero. A quienes les conté todos respondieron: Gracias a Dios. Agregando que era bueno porque ahora no podrían hacerle lo que le hicieron al general Baduel. No sé si han escuchado esa especie perversa de que Hugo Chávez, junto a los cubanos, le administró algo que le hizo enloquecer. Sea cierto o no (de la brutal represión cubana todo hay que creerlo), la gente lo dice. Pero ahora el general Rivero está con su familia, con su mamá. Está bajo régimen de presentación, ese limbo jurídico monstruoso que impera en los sistemas autocráticos. A pesar de que Nicolás Maduro le quería preso por “conspirar” (su primer preso político), el tribunal no encontró pruebas; no pudo condenársele pero tampoco se le dejó en libertad (allí está la juez Afiuni). Pero como sea, el General está en su casa.

FUTBOL Y GRIPE

Julio César.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 45 seguidores