TRATO

febrero 21, 2017

PRACTICA

muchachotes-en-la-escuelita-del-relajo

   -Okay, señor Vergatti, el entrenador no nos dejará seguir en el equipo si no aprobamos Física, así que vamos a proponerle un trato…

Julio César.

TIO SIMON, A OTRO AÑO DEL ADIOS

febrero 21, 2017

DEL AMOR… Y LA AMISTAD

   Una de sus principales querencia, su tierra…

   El tiempo pasa tan rápido que a veces cuesta seguirle el ritmo, por ello casi se me pasa por alto que un día como ayer se cumplieron tres años de la muerte de Simón Díaz, el tío Simón, el querido Caballo Viejo, el cantautor venezolano que creó poesía de amor, sencilla y cotidiana, de la tierra venezolana. Físicamente no veremos otra vez su sonrisa, ni a él mismo con sus liquiliquis, su sombrero y su cuatro, ni escucharemos su hablar llano, pero siempre se le recuerda, y recordará, con afecto. Un saludo a todos a quienes todavía les duele un poco su partida, pero nada acaba, nadie es olvidado mientras alguien lo recuerde y enseñe a otros a conocerlo y quererlo también. Y Simón lo merece.

   El homenaje que le ofreciera hace tiempo otro gran venezolano, Alí Primera. Merecedor de mejor destino. Su figura, robada por gente inescrupulosa, como José Martí lo fue en Cuba por una dictadura brutal y falaz, es mirada con ojeriza muchas veces. Y eso que Alí siempre le cantó a lo mejor de la venezolanidad.

Julio César.

LOS VIEJOS JUEGOS

febrero 21, 2017

COMPARTIENDO EL MOMENTO

lindos-chicos-jugando-al-amor

   Ah, los tradicionales…

   Reían apapachados en el mueble cuando entra el papá del catire que abraza al chico del traje rojo.

   -Pero… ¿qué diablos hacen? –se alarma al verles así, tan cómodos y felices en su cercanía. Ni siquiera se aparataron al verle.

   -Estamos jugando, papá. -sonríe su muchacho, pasando unos dedos por la barriguita del otro, que sonríe y se estremece con cosquillas.- A la casita, a donde llegué después  un duro día de trabajo esperando atenciones.

Julio César.

LA LLAMADA DE LA SELVA

febrero 21, 2017

MENSAJES DE VIERNES POR LA NOCHE

tios-en-hilo-dental-espera-accion-en-un-callejon

   No podía desoírla.

   Se había jurado que nunca más, que la última vez había sido eso, la última. Como las otras seis últimas veces, reconoce temblando, erizado de piel, la garganta cerca, esperando con el pantaloncillo abajo, la raja inquieta. Quería ser bueno, un buen marido, pero cuando le daba ese calorón necesitaba airearlo, y para calmarlo nada como el callejón de los sádicos gozones, como llamaban a aquel grupo de  muchachos cabezas rapadas que vandalizaban la zona. Espera sabiendo que ya le han visto, que se ríen de su urgencia, que al llegar le dirán cosas feas, pero eso sólo logra que le lata más. Ese era su lugar, reconocía siempre en este punto, apartándose de los caminos conocidos y transitados por la mayoría para sumergirse en los callejones de los culicalientes, de esos tíos arrastrado por fuerzas más grandes que sus voluntades, que los sacan de sus casas, de sus cuartos después de una vigilia de horas, de la vida que pretenden tener y les hace gatear en cuatro patas, frente a los chicos que ríen, como buenas zorras.

Julio César.

COMPENSACION

febrero 21, 2017

PROBAR

atrapado-por-los-hombres-malos

   Trabajo social…

   Mientras ríen y le dicen que grite como una nena, los hombres, después de atarle y desnudarle, pellizcan, dan manotazos y meten dedos, dominados por la lógica de la horda, había llegado el momento de gozar con la venganza, y eso los tenía duros, la idea de ser varios tomándola. El tipo gritaba que los mataría, que llamaría a la policía, que lo pagarían, pero la desesperación, y el miedo en el tono de su voz y la mirada, era toda la droga que necesitaban para descontrolarse más. Harían justicia, ese carajo se había acostado con las novias y esposas de varios de ellos dentro del edificio, y no contento con eso, que lo habrían entendido aunque molestara, se vanagloriaba de ello contándoselo a todo el mundo. Por ello, cuando regresaba de madrugada de otra escapada mancillando la virtud de otro matrimonio, le atraparon y arrastraron al sótano. No se habían puesto de acuerdo en qué le harían, hasta que uno de ellos alegó que si había usado a sus mujeres, que le usaran y fuera la perra de todos.

   Y entre risas, jadeos de gozo y rabia, calientes como nunca, lo tomaron, por turnos y en grupo, y no parecían quitárseles las ganas, porque en cuanto uno acababa, viendo a los otros, se emocionaba de nuevo. Todos estaban sorprendidos de lo rico que aquello era, especialmente cuando el tío comenzó a gemir y apretar y tragar golosamente con sus agujeros, comprobando algo que imaginaba el de la idea, que ese tipo se preocupaba mucho por su pinta de terror de las mujeres. Compensando que seguramente era un gran marica de armario, como tantos atormentados carajos que por ahí andaban, torturados por la inconsciente falta de machos. Posiblemente habían muchos por ahí, en ese momento, deseando encontrarse en el lugar de este carajo. Bien, ahora sería la putita de los chicos de la cuadra, se dijo, sonriendo, atrapándole la cintura y ocupando, por tercera vez, su lugar, imaginando la próxima “cita”, cuando entre risitas y silbidos le quiten alguna bonita pantaletica.

Julio César.

CRUELES POR LA RED

febrero 21, 2017

INCOMODO DENTRO DE SUS ROPAS

EHHH!

   Mensajes que se le ocurren a la gente. Me llegaron tres y reí bastante.

   Un hombre, molesto, se reúne con unos amigos en una tasca y exclama:

   -Mi hermana se ha casado con un completo imbécil. Uno total y completo, casi perfecto. Trabajaba en la bóveda de un banco, donde guardaban bolívares, dólares, euros y oro, y lo atraparon robándose unos lapiceros de los baratos.

   El hombre llega a su casa y se alarma al escuchar los gritos de su mujer, que llora horrorizada mirando un paquetico sobre la mesita de la sala.

   -¿Qué ocurre?

   -¡Secuestraron a mamá! Y están pidiendo una fortuna por su liberación, pero si no pagamos le harán daño; ¡mira lo que enviaron como prueba de sus malas intensiones! –berreó, mostrando un dedo dentro de la cajita.

   En seguida el teléfono timbra, responde, son los secuestradores. Escucha.

   -No, lo siento, pero no me convencen; voy a necesitar más pruebas.

   El hombre, lloroso y ebrio, bebe en una mesa apartada, siendo la viva imagen del cuadro del hombre aquel que vendió a crédito. No era para menos, había quedado completamente arruinado.

   -¿Qué le pasó? Recuerdo que antes les brindaba caña a todos. –le pregunta un comensal al cantinero.

   -Si, cuando las cosas le iban bien. Sabrás que tenía una tienda donde vendía alarmas contra robos, de las caras porque decía que eran de las buenas. Pues unos ladrones entraron y se llevaron todo en el negocio, hasta los floreros, y ni una sola sonó. Y todo el mundo se enteró.

Julio César.

DE PAREJAS COMPLICADAS

febrero 21, 2017

EN LA DEFENSA DE SU MARIDO

una-mujer-entregada-a-su-hombre

   Toda chica sueña con su príncipe particular…

   -Tu hermano, que es mi mejor amigo, me dijo que eras tremenda puta, ¿es eso cierto? –le preguntó la primera vez que le conoció, delante de sus amigas y sus prometidos, en un viaje a la playa, alto y sonriente dentro de un bermudas holgado.- Espero que lo seas, y de las bien sucias, porque necesito de tu boquita en estos momentos. –agregó, sobándose sobre el moteado traje de baño.

   A Silvia, las palabras, la dejaron en shock, todos riendo, ella molesta, agitada y alterada por tanta grosería. Qué tipo tan insolente. Pero la verdad es que no la sorprendió mucho cuando ese gañan, poco después, mientras iba por agua fresca, la atrapó por una muñeca halándola al baño de hombres, oscuro y maloliente a meados, pegándole la cara de una pared, frotándosele desde la espalda, recordándole que no le había respondido la vez pasada, “¿eres tremenda puta como piensa tu hermano?”, y las rudas palabra, en ese sitio horrible, las refregadas de algo duro y caliente contra su trasero, sobre el bikini, la puso mal. No pudo responder, admitirlo o negarlo, de su boquita sólo salían jadeos cuando las manos de este se metieron dentro del sostén de su traje, atrapándole los pezones, momento cuando, sin darse cuenta comenzó a refregar sus nalgas de ese carajo, siendo pillada así cuando otros dos sujetos entraron, riendo asombrados del cuadro. Terriblemente avergonzada quiso escapar, pedirle que parara, pero para ese entonces ese sucio ya le tenía las duras tetas al aire y dos dedos metidos dentro del bikini, jugando con su coño caliente y mojado. Verse descubierta la hizo gritar más, las risas, esas miradas, que la tacharan de puta, que esos sujetos llamaran a sus amigos para que la vieran, al grito de “vengan a ver a esta puta”, que entraran incluso dos de los tíos que eran novios de sus amigas, fue demasiado. En ese momento tuvo el primer gran orgasmo de su vida.

   Más tarde se casaron, quienes no sabían lo otro la felicitaban por ese apuesto  partido, un piloto de guerra, quien la llevaba de tarde en tarde a la base y la obligaba a rebajarse, la humillaba, la excitaba y paraba, esperando por ella, hasta que llorosa y frustrada gritaba que era una gran puta, provocando las risas de los sujetos que siempre terminaban mirando. Atormentada, llorosa, obedeciéndole, sabía que no podía escapar. Ningún orgasmo era tan intenso como aquellos cuando era más exhibida, degradada y ofendida. A veces, y cierra los ojos, sabiendo que él se daría cuenta en ese momento del espasmo de su coño mojado, este dejaba que probara los jugos de uno que otro mientras le hacía, delante de los mirones, el amor.

   Confusa, Silvia no entendía cómo termino casándose con la misma clase de hombre que su mamá.

Julio Cesar.

NOTA: Sin ánimos de ofender, ¿eh?, ni juzgar o dar malas ideas. Sólo es un relato de ficción.

EL PEPAZO… 52

febrero 19, 2017

EL PEPAZO                         … 51

De K.tio-caliente-en-tanga-atigrada

   Y ahora, ¿qué viene?

……

   Como un poseso se la saca del culo, aunque el otro parece alarmado, y como puede medio gatea sobre su cuerpo, rugiendo al escupir su verga otro chorro espeso, baboso, blanco, oloroso y caliente de leche, cruzándole la cara de la barbilla a la ceja derecha. Y si, coño, se veía del carajo.

   -Abre la boca, puto, ¡vas a probar mis espermatozoides! –le grita, rugiendo de calenturas, atrapando su pene y apuntando.

   -Yo… yo…

   -¡Ábrela, zorra! –grita con fuerza.

……

   Lissete, con un vaso de agua en sus manos, regresa de la cocina de Corina, la cual le parece magnifica (odiando un poquito más a Efraín, quien no le dejó hacer unas remodelaciones parecidas, alegando altos costos, siendo que pagaría ella ya que el vago ese nunca tenía nada), cuando la ve ceñuda, mirando hacia una pared. Le tiende el vaso.

   -¿Ocurre algo? –¿habría regresado Andrades?

   -No lo sé, mana, pero creo que escuché un grito, fuerte. Que vino de tu apartamento.

……

   Aquello… aquello era… Todo lo que Jacinto pudiera estar pensando sobre recibir esperma recién ordeñada en su boca, queda anulado por el intenso frenesí sexual que está padeciendo, que tiene cada célula de su cuerpo agitada y vibrante de excitación, ganas y gozo. Así que jadeando, obedece, abriendo grande, su boca de labios rojizos y húmedos es una gran o, y hacia ella enfila Efraín la cabeza de ese tolete que vomita una tercera y cuarta carga de leche, que le baña nuevamente el mentón, los labios, parte de la nariz y la lengua, que también ha salido, expectante.

   Esa cara ansiosa, ya cubierta previamente de semen, encanta y emociona a Efraín cuando dispara sus cargas finales. Oh, Dios, ver su propia leche bañando y cubriendo la rojiza lengua del otro hombre era… era hermoso. La cara de otro sujeto bañada con su néctar. Siente que su verga sufre nuevos espasmos. Quiere más. Quiere enterrársela en la boca para sentir la caricia de los labios, mejillas y la lengua cubierta de su propia esperma. Quiere… cogerlo otra vez. Desea sentir nuevamente la sensación del apretado y sedoso culo goloso de ese forzudo carajo, el cual le mira con ojos brillantes mientras degusta el espeso líquido blanquecino.

   No, no, esto no estaba bien, gritaba una parte de la mente de Jacinto cuando se erizó al recibir sobre su lengua el chorro de espeso y caliente semen, que hizo estallar cada una de sus papilas gustativas. La calentura que le da es tanta que degusta lentamente, paladeándola, tragándola. Sintiéndola sabrosa, muy… Su pecho sube y baja, pesadamente, con esfuerzo, calentándose todo él: ¡era delicioso! Tiembla violentamente, reconociéndolo, ¡el semen sabía rico! Y chasquea con la lengua, lamiéndose los labios, buscando más. Y sonríe, porque eso hace brillar los ojos del otro, dándole un aire de cazador.

   -Dios, eres tan puto… -le acusa y hace algo que es horrible desde su propio punto de vista, pero no soporta la visión del hermoso y musculoso joven bañado con su esperma, baja y une sus labios con este, aunque cada parte de sí se resiste a ello. Vacilación que sólo dura un segundo, porque en cuanto su boca hace contacto con la del otro, y las lenguas se encuentran, luchan y atan, chasqueando, compartiendo alientos, salivas y rastros de semen, al hombre se le vuelan los tapones y se revuelve sobre él, besándole con todo. Se oyen chupadas y succiones mientras los dos cuerpos se refriegan sobre el elegante sofá de Lissete Osuna. Necesitados de oxígeno dejan de besarse, mirándose a los ojos, respiraciones espesas, pupilas oscuras, y mientras va cayendo otra vez, Efraín sabe que saca la lengua, y cuando los dientes de Jacinto rastrillan en ella, se agita y gime, uniéndose nuevamente en un beso mordelón y chupado. Apasionado. El beso de un amante.

   Efraín siente el calor del otro cuerpo duro, el olor a sudor del chico, también el sabor de su propio semen, y gime ronco, dentro de la boca del otro, clavándole la lengua hasta las amígdalas cuando las manos de Jacinto caen en su baja espalda, calientes y grandes, fuertes, acariciándole. Se tensa y… disfruta, cuando esas manos recorren y acarician sus peludas nalgas, cuando esos dedos se clavan. Tener a otro sujeto tocándole el trasero era… Los gemidos y jadeos, así como las frotadas se intensifican. Y Efraín siente como su verga, que se frota de la del otro, oculta bajo la tanga empapada en leche, endurece otra vez. ¡Quiere más culo!

……

   Ceñuda, Lissete abandona el apartamento de Corina, prometiéndole pasar más tarde. La verdad era que la mujer estaba pasando por algo bastante difícil, y necesitaba de compañía. Pero la razón de su frente fruncida se debía a lo dicho por esta, lo de los gritos que creyó escuchar y que parecían salir de su apartamento. ¿Estaría Efraín jugándole alguna mala pasada mientras ella iba a trabajar? Lo ocurrido a Corina era un alerta (aunque su marido sí que nunca haría algo así, si de algo estaba segura –y orgullosa- era de la sexualidad del vago ese); aunque bien podría estar metiendo putas bajo tu techo mientras ella trabajaba para mantenerle. Con sigilo se detiene frente a la puerta y escucha, oye voces bajas.

   Con cuidado abre la puerta y se asoma; el disgusto le llega a niveles históricos y de histeria.

   -Efraín, ¿qué carajo estás haciendo? ¡En mi sofá! –ruge.

CONTINÚA…

Julio César.

SÉ MI AMIGO, JEN… 16

febrero 19, 2017

SÉ MI AMIGO, JEN                         … 15

Titulo: Do not leave Me

Autor: River_sun

JENSEN ACKLES BEAUTIFUL

   -¿Me quieres a mí?

   Tan ocupado está en disfrutar del desconcierto del pecoso, que no repara en la mirada sorprendida de Alexis, quien ve de uno al otro. Jensen se pone rojo, y se le nota confuso y aturdido, quedando seguramente con la mente en blanco para responder o analizar el comentario, pero a ella no le ocurre nada. Como no sea sufrir cierta sorpresa.

   -Yo si quiero oírlo, ¿soñaste con Jensen? –interviene, divirtiéndole, y asombrándole, que Jared la mirara desconcertado, como si hubiera olvidado totalmente que estaba allí. Y seguía tocando al rubio, también nota.

   -Si, este… -enrojece, mirándole avergonzado, adorable a todas vistas. Y a la joven no se le pasa que Jensen le observa y que parece ablandarse con ese rubor.- Buenos días, Alex. –la saluda.

   -Hasta que notas que estoy aquí, claro, como no tengo ojos verdes ni pecas… -no puede evitar el decirlo, disfrutando un mundo el intenso rubor de Jensen y la risita divertida de Jared, quien finalmente aparta la mano de la baja espalda del otro. Aunque, piensa ella, que se tarda bastante y que pareciera costarle el hacerlo.- ¿Y no estaban peleados? Ayer todo era drama y separación, ¿qué pasó? –clava los ojos en el castaño, leyéndose en ellos que no olvida lo del sueño.

   -Nos reconciliamos anoche. –suelta este, divirtiéndose ahora, pisando esa delgada línea que sabe que Alexis jamás tensará. Lo hace porque simplemente no puede contener el cálido fuego de diversión que provoca en su interior el avergonzar así a Jensen, sin malicia.

   -Oh… -entona la joven con un mohín, ojos fulgurantes.- Quiero escuchar los escabrosos detalles, ¿o sólo Dios puede y debe ser testigo de lo ocurrido? –la risa de Jared es extrañamente ronca.

   -Fue a mi apartamento, se disculpó y me rogó que no me fuera. –intercala Jensen, la cara ardiéndole de vergüenza, mortificado con el castaño. La conversación, el tono, las miradas de Alexis, la presencia de Jared, todo le había provocado un nudo en la garganta, y un erizar de piel. Maldita sea, aún podía sentir un rastro de calor allí donde Jared le tocó por encima de las ropas.

   -Hum hug, claro, claro; sólo eso. -la joven se permite expresar que lo duda, mucho, mirando a Jared.- ¿Es por eso que hoy estás bañado en colonia?

   -¿Llevo mucha? –finge sorpresa, defendiéndose así del leve rubor que le domina porque sabe que el otro entendería que lo hizo por él. Aunque no era consciente de haberlo hecho.

   -Tanto que estoy algo anestesiada. –con la cabeza hecha un lío de ideas, la joven toma su bolso.- Voy un momento a la cafetería a ordenar algo, dejé mi desayuno.

   -Y yo voy a buscar al relojero que… -comienza rápidamente Jensen, deseando escapar, carpeta en la mano, soltando aire, y tensándose, cuando la mano de Jared cae en su hombro.

   -Deja la prisa pajarito, quiero tu culo en mi oficina, ahora. –dice lo primero que le viene a la cabeza, y parpadea, enrojeciendo otra vez, aunque no tanto como Jensen, cuyos ojos le lanzan mortales rayos de verdes láseres. Eso le hace sonreír.

   -Por Dios, Jared, aquí no. –gruñe Alexis, divertida, sintiéndose de pronto mucho mejor que en lo que va de semana. Un Jared contento era un Jared que no hacia pesada ni infeliz la vida de los demás. Y Jensen parecía ponerle alegre*.

   -Pero… -intercala el pecoso al mismo tiempo, intentando soltarse y retroceder. Con el humor que el otro cargaba en esos momentos, imaginaba el infierno que padecería en la oficina.

   -A mi oficina, rubio. Te necesito. –es tajante y  no le deja opción, no cuando le suelta el hombro, le atrapa la muñeca y prácticamente la hala.

   Alexis, ojos redondos, les mira aún, con la boca ligeramente abierta. Si aquello no era coquetear, ella no era mujer.

……

   Todavía tomándole de la muñeca, Jared entra en su oficina, sonriendo de manera intensa, y malvada, del enrojecido Jensen, cuyos ojos relucen peligrosamente ahora.

   -¿Estás loco? ¿Qué fue todo eso frente a tu asistente, la de verdad? –le reclama, soltándose. El otro se vuelve, mirándole con burla, cruzando los brazos y sentándose frente sobre el escritorio.

   -No habría tenido que hacer nada de eso si no hubieras parecido tan ansiosos de escapar de la oficina para evitarme. Sólo te recordé que debíamos hablar, de lo de anoche.

   -¿Anoche? –se atraganta, toma aire y frunce el ceño.- Bien, si, hablamos, comimos…

   -…Me besaste. –le recuerda, todo burla, la sonrisa luchando por no aparecer. Disfrutando de la vergüenza del otro.

   -¿Te besé? ¿Hubo un beso? –se ve que hierve de incomodidad.- No lo sé, bebí algo y…

   -Hubo un beso, efectivamente, ¿has olvidado esa parte? Qué raro, porque yo no. No sé si estoy chapado a la antigua, pero no suelo besar, para despedirme, a mis amigos y conocidos hombres. En la boca. Con cierto abandono, un poco de lengua y…

   -¡No te besé de lengua! –ruge horrorizado, cubriéndose la boca con una mano y mirando hacia afuera, Alexis no está. Todo mortificado por la risa del castaño.

   -Ah, lo recuerdas. –ruge triunfal.

   -Okay, okay, pero déjalo ya. –ruge a la defensiva el rubio, intentando parecer molesto, pero tan sólo se veía azorado.- Fue… fue…

   -¿Un momento de debilidad? ¿Estaba soñoliento, algo ebrio, me veías allí, frente a ti, tan alto, fuerte, moreno, guapo, exudando sensualidad, y tus hormonas…

   -Deja de decir tonterías. –ruge, ojos fulgurantes, nuevamente. El rubio teme estallar en llamas en cualquier momento dado lo caliente de su cara.- No fue… nada, ¿okay? Me dejé llevar… -boquea, sin palabras.- …No lo sé, algo me sentó mal y me mareó, ¿tal vez algún ingrediente malo en las hamburguesas? Tal vez las cervezas estaban pasadas.

   -Guao, tú sí que sabes hacer sentir especial a alguien. –se burla, aunque hay un poquito de picor en el tono.- Pero te recuerdo que ingerí lo mismo que tú y… -sonríe todo chulo, parpadeando cuando el rubio le clava una mirada evaluadora.

   -Y dime, ¿no sentiste, en algún momento, deseos de besarme? –le reta, y por un segundo, Jared se congela hasta que el rubio ríe, restándole importancia.- En serio, Jared, no fue nada. No sé qué pasó, pero jamás volverá ocurrir, vive Dios que así será. –promete alzando una mano como si jurara sobre la Biblia.- ¿Qué? –le extraña el gesto serio del otro.

   -Joder, convertirte el pasado momento en algo casi ofensivo e hiriente. Y no me gusta; no me agrada que alguien me dé cosas que no desea, así que… -se pone de pie- Voy a regresarte tu beso y quedamos en paz. –los ojos de Jensen se abren desmesuradamente, alarmado.

   -¡Claro que no! –da un paso atrás cuando Jared da uno al frente.

   -Si no querías darme el beso, tampoco lo quiero, así que te lo regreso.

   -Deja de decir tonterías. –dan otro paso.

   -Ah, ¿entonces tú puedes ir por el mundo repartiendo besos alegremente, a diestra y siniestra, cuando tienes una cerveza encima pero yo no puedo?

   -Yo no… -la mente le queda en blanco, atrapado en la irrealidad y las tonterías que el castaño dice. ¿Acaso hablaba en serio sobre besarle? Erizado, no quiere sopesar las posibilidades, o lo que pudiera estar sintiendo ante la propuesta. Está pensando seriamente en salir corriendo cuando nota el brillo burlón en las pupilas multicolores.- Idiota. –la risa de Jared es abierta, franca, tanto que debe reír también. Se miran y ríen más, casi doblándose.

   -Te asusté. Y eso vuelve a ser ofensivo. ¿Sabes que mucha gente muere por besarme?

   -No puedo ni imaginar el por qué? –le reta sabiendo que cometió un error cuando le ve sonreír, al tiempo que se echa hacia atrás y vuelve a sentarse en el escritorio.

   -¿En serio? Recuérdamelo, ¿no fuiste tú quien, anoche…?

   -Oh, por Dios, ¡déjame en paz! –gimotea, acercándosele, reduciendo la distancia entre ambos, aparentemente sin ser consciente de ello, y el otro ríe de nuevo, contagiándole. Rojos de cachetes y ojos algo húmedos, se detienen pasado un rato, sin dejar de mirarse, y debería ser incómodo, extraño, pero no lo era. No tanto.- Bien, debo ocuparme de sus mandados. Estas… -alza la carpeta.- …Son algunas ideas que tengo para lo de la fiesta de tu hermana, y como sé que vas para casas de tus padres, y que ella está allí, tal vez puedas entregárselas. O la llamo yo y…

   -No, yo me ocupo. –le corta con presteza, incomodándole la idea del rubio reuniéndose con la burbujeante Megan Padalecki, la cual le encuentra muy atractivo.- O mejor… -dice llevado por una súbita idea.- Acompáñame a casa de mis padres. –casi pide, infantil, sintiéndose pequeño de pronto. Notando cuánto le ha desconcertado y sorprendido.

   -¿Quieres que conozca a tus padres? –balbucea, cayendo en los juegos.- ¿Sin haberme llevado a una cita antes? ¿Les has hablado de mí, siquiera? –se le escapa, enrojeciendo otra vez, temiendo haberse excedido.

CONTINÚA…

Julio César.

* NOTA: En el original aparecía la palabra gay por feliz.

BUSQUEDA

febrero 19, 2017

EGOISTA

sexy-tanga-rosa

   Lo que anhelaban que le dieran, en los vestuarios lo encontraría rapidito una vez que enviara la foto con la invitación a la fiesta.

Julio César.

ECUADOR A VOTAR

febrero 19, 2017

DEL AMOR… Y LA AMISTAD

lenin-moreno-guillermo-lasso

   Que cada ciudadano decida su futuro y el de los suyos.

   Mañana el Ecuador va a elecciones presidenciales y legislativas. Es bueno elegir todo el mismo día para que el nuevo gobierno comience sabiendo dónde está parado. No negaré mi interés en el proceso, como que se juega la suerte otro de esos países que tan activamente estuvo en contra de Venezuela, negando en cuanto foro internacional hubo que se discutiera la pérdida de nuestros derechos democráticos. Pero, en fin, será un asunto ecuatoriano, presentado en los términos de todos estos mandatos autoritaritas, “yo y mi gente, lo demás son el enemigo”, unas elecciones entre la izquierda (o socialismo) y la derecha, entre continuismo y cambio. El candidato oficialista parte con ventaja, pero dado el complejo sistema electoral, muchos prevén una segunda vuelta, lo que no siempre juega a favor del primer ganador (le pasó, en Perú, a Keiko Fujimori), excepto cuando las cifras ya crean tendencias irreversibles (Juan Manuel Santos, en Colombia, la vez pasada). Qué todo transcurra en santa paz. Suerte, amigos.

TIO SIMON, A OTRO AÑO DEL ADIOS

Julio César.

TANDA COMPLETA

febrero 19, 2017

LA NUEVA DE DRAGON BALL… XXX

el-tio-en-el-sanitario-de-las-mil-leches

   Un pequeño desahogo a media tarde…

   Después del trabajo, luego de ejercitarse un rato en el gym, y antes de volver a casa con la familia, con el cuerpo todavía caliente, sudoroso y lleno de adrenalina, este tío se retira a los peculiares sanitarios del local para encontrarse con esas viejas amistades que ha venido fomentando desde que, sorprendido en su vida de apuesto y exitoso hombre serio y casado, un tieso palo apareció por un hueco del extraño baño. Obteniendo el relajo que tanto, sin saberlo, había anhelado.

Julio César.

NOTA: Es una pena cubrir partes de la imagen, tonta regla autoimpuesta desde el principio de la que ahora no puedo escapar.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 16

febrero 19, 2017

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 15

a-comics-gay-chico-caliente-31

   ¿Qué chico con sangre caliente y muy roja en las venas no quiere ver a un amigo, el joven con quien ha compartido cosas, arrojado sobre una vieja y sucia colchoneta, siendo abierto y llenado por un recio y velludo hombre hecho y derecho, acercándose mucho para ver cómo le entra y sale del agujero? ¿Qué chico de esa edad, muriéndose por vivir y experimentar, no se excita con los gemidos que escapan de la otra joven boca mientras es sistemáticamente trabajado, seducido y transformado en toda una nena bajo el instrumento de un macho? Ni un sólo muchacho podría dejar de estremecerse al escuchar a ese sujeto preguntándole al amigo cómo se siente al recibirla toda; para verificar con sus propios ojos que con tan sólo unos cuantos golpes ya este se sentía cómodo alojándolo en lo más hondo, mientras el sujeto sonríe gruñéndole “eso es, relaja tu pequeño coño”.

a-comics-gay-chico-caliente-32

   Cuando el hombre ruge y explota llenando al chico, que también estalla en éxtasis, nuestro joven héroe tan sólo puede pensar en una cosa: que ahora es su turno. Y que lo necesita. Sentir la dura y ardiente presión de esa masculinidad contra su entrada. Sin pensar en nada, sin considerar las cosas que hace, tan sólo deseando, en esos momentos, sentirse vivo. Y lo estaría cuando le abriera y llenara, sintiéndole recorrerle el alma. No era extraño que en tales momentos, alcanzados de tal frenesí, en brazos de su hombre, llore de gozo un joven así.

CONTINÚA…

Julio César.

SOBRE DEAN; 11×12

febrero 17, 2017

SAM, DEAN Y LA CRUZ GAMADA; 05×12

   ¿Otra vez, Dean?

   Del episodio once de esta temporada de Supernatural, se puede decir que va de lo que aparentemente será ligero, tonto y divertido, a lo dramático. Y miren que lo fue, más por las caras y gestos de los Winchester, que por la trama en sí, que era algo… loca. Estuvieron en su punto Jared Padalecki, transmitiendo mucho; también Ruth Connell, Rowena, con sus eternos complejos, temores e inseguridades, mostrando mucha química en sus escenas íntimas con Dean. Y Jensen Ackles estuvo genial, la gesticulación frente al espejo, cuando va olvidando pero al mismo tiempo dándose cuenta de que olvida, fue impresionante.

dean-hechizado-otra-vez

   ¿El caso?, el regreso de los brujos, enemigos de poderes que ya han enfrentado. Los hermanos persiguen al o asesinos de un hombre cuyo estómago aparece lleno de dinero. Encuentran una bolsa de hechizos y van tras los implicados. Dean pilla a uno, le hiere, le sigue y este lo hechiza.

sam-le-recuerda-a-dean-que-ya-no-es-un-nino

   Cuando Sam le encuentra al otro día, todo extraviado, ambos piensan que andaba de parranda, una épica, pero el mayor no recuerda nada, ni siquiera a la bonita chica que le abofetea. Cuando reanudan el caso, y saben que enfrentan brujería, y que los olvidos que va padeciendo el pecoso pueden deberse a un hechizo, van tras sus pasos. Lo último que recuerda Dean es que fue a cenar hamburguesas, y así llegan a ese bar donde está la chica.

dean-y-las-camareras

   Hasta ese punto, con lo de ir recorriendo los pasos del cazador, pensé en la película “Y qué pasó ayer?”. Con aquello de que fue drogado y la chica disculpándose. Tuvieron un acostón y a ella le molestó que la olvidada. Sus palabras, que Dean montó al toro mecánico de manera magistral, y que estuvo bien en la cama, alegran al pecoso. ¡Y la cara de Sam! Me hizo reír Dean, exasperado, gruñendo que genial, que por fin se acostaba con una chica después de tanto tiempo y la olvida. Dean y las camareras, ¿no fue algo grato?

   Fuera del bar siguen el rastro de sangre, encuentran el cuerpo, y a Sam le sienta raro tener que explicarle a ese Dean, que va olvidando y olvidando, qué es lo que hacen. El rugido de somos héroes, del mayor, me encantó. Sam detalla el hechizo trazado en un árbol, no lo conocen y no entienden por qué el hechicero no le mató o por qué usó ese hechizo en particular. Obviamente el brujo quería proteger a su familia, si no escapaba, ni mataba al cazador, al menos que le olvidara y que no fuera tras los otros. Fue casi abnegado. Familia que le encuentra, sabe que fueron los cazadores, y mientras uno quiere que escapen, culpando a su compañera por atraer la atención con la muerte del hombre con el dinero en el estómago, la mujer desea revivir a su hermano y vengarse de sus asesinos.

dean-y-rowena-amigos

   Como hay brujería implicada y no encuentra como revertir lo que le ocurre a su hermano, Sam llama a Rowena, la cual le pregunta si ahora le tiene en su marcado de contactos. La mujer está usando la magia para hacer trampas en juegos de cartas. Y esto siempre me había extrañado, que una bruja con su poder tuviera que hacer eso, o intentar enganchar a un marido rico, para solucionarse la vida. En este episodio se le entiende mejor. Aunque temí, desde la intro, que este fuera el capitulo donde finalmente la matan para sacarla de la trama. Supernatural tiene ese mañana. Ella, después de un gracioso intercambio con Dean…

dean-winchester-olvida-su-vida-1

dean-winchester-olvida-su-vida-2

dean-winchester-olvida-su-vida-3

   …Reconoce el hechizo, es brujería de la vieja tierra, de una familia poderosa que, como algunos, escapó a la persecución de los Hombres de Letras ingleses, y que contaba con un gran libro de hechizos (se notaba que el recuerdo le dolía, era gente de su propio pasado), y es quien da la medida de lo grave del embrujo que ataca al feliz Dean: olvidará a todos y todo, su nombre, cómo sentir, hasta cómo respirar. Sam se lo explica a su hermano y es cuando viene la escena de Dean frente al espejo. ¿No fue lindo que mencionara a Castiel? Repito, su gestualidad, desespero y vulnerabilidad fueron intensos. Qué falta le hacía su ángel de la guarda en esos momentos. Sam, que no confía en ella va solo por los brujos para obligarles a darle el conjuro exacto para curar a Dean. Es aquí cuando se da una buena charla entre Dean y Rowena, que vino a explicar muchas cosas sobre su nueva actitud. Cuando se les hace evidente que capturan al menor, la bruja parte con Dean a la batalla.

   Aquí viene una escena extraña, se supone que el poder de Rowena es inmenso dado el Libro de los Condenados, además fue ella quien abrió la jaula de Lucifer, la que pudo escapar de él una vez, y eso que a Lucifer sólo Amara le había presentado cara (dioses antiguos, Gabriel, ángeles y demonios variados, nadie le aguantó una pelea directa), y que ayudó para detenerle finalmente, pero aquí cae fácilmente frente a esa mujer que la menosprecia como la poca cosa que siempre fue. Claro, llega un despistado Dean, quien no ha olvidado aún el significado de las palabras, y salva la situación de carambolas. El resto es la despedida, ella intentando llevarse el nuevo libro de hechizos, Sam quitándoselo y agradeciéndole la ayuda, es lo de siempre; la mujer volviendo a su papel, Sam al suyo. Me gustó Dean no recordando nada de lo que hablaron y aclarando que si la paz pasa por olvidarlo todo, aún lo que se ama, no vale la pena. Y me pregunto, ¿olvidó toda la charla con la bruja realmente?

  Pero todavía el programa nos regaló una hermosa canción country, que como muchas de ellas hablaba de sentimientos medio melancólicos; en esta se aúpa a un niño feliz a jugar y gozar de ser un vaquerito, a disfrutar del momento porque luego crecerá y la vida le aplastará. El country tiene lo suyo… si se entiende la letra. Me gustó que lo tradujeran, esto no se ve cando transmiten el programa por la Warner. Fue un capítulo intenso en cuanto a lo interno de los hermanos, ver la angustia de Sam por un destino tan cruel para su hermano; y constatar la vulnerabilidad de Dean, como le ocurre cada vez que le hechizan, que aunque parece algo divertido se transforma pronto en un asunto terrible, como cuando sufrió la fiebre fantasma que le causaba temor, o cuando la diosa de la verdad obligaba a la gente a su alrededor a decir lo que en verdad pensaba. Los wincentistas gritaron cuando un Dean que parecía haberlo olvidado todo, cuando oye a Sam gritar, ruge su nombre. Ni el hechizo pudo con eso.

   Ahora bien, Rowena. Esta supuestamente poderosa bruja que hace trampas en las cartas y busca un marido rico, se ve tan chapucera y tracalera, de las baratas, como el mismo Crowley, a quien el título de Rey del Infierno a veces le queda grande. Pareciera que intentan aparentar ser más de lo que son. Pero la razón de esto, tal vez, lo explica el programa, con lo de sus problemas del pasado, ella embarazada y rechazada por todos, pasando hambre y ocultándose de los cazadores, teniendo que adular y arrimarse a la caridad de quienes la despreciaban. El mismo Crowley abandonado de todos, entregando su alma por una tontería que alimentaba su ego pueril. No extraña que sean tan ramplones. Lo otro notable es el cambio de la bruja, ayudando a los hermanos, me preguntaba el por qué. Uno imaginaba que era una trampa del programa para dejarla allí después de todo lo que hizo, pero la bruja lo explica al estar con Dean, a quien señala que es un asesino pero que las cosas que hizo fue por ayudar a otros, que ella sólo quería el poder para sí, esperando siempre que eso le brindara satisfacción… hasta que vio a Dios y a su hermana, los seres más poderosos del universo, trancados en una amarga pelea de resentimientos. Eso le dio una perspectiva nueva. Ahora quedan los hombres de Letras Ingleses, a los cuales ya ha conocido en su larga vida… ¿Saldrá la bruja pelirroja del programa así? ¿Se enfrentará a Toni, Mick y Ketch y le asesinarán? El programa suele hacernos cosas así, y a Rowena ya no se le odia. Bien, nunca lo hice, me parecieron fastidiosas sus tramas con Crowley en el Infierno, pero no ella. Con esta bruja me pasa casi como con Ruby, a quien la amaba aunque sabía que separaba a los hermanos, y llevaba a Sam a hacer lo malo.

   Me pregunto, ¿qué vendrá ahora?

Julio César.

LA SORPRESA

febrero 17, 2017

PRACTICA

la-fiesta-de-blacki

   -Hey, chicos, ¿qué hacen? –pregunta riendo, confundido, después de que los amigos del trabajo le brindaron cervezas y le desnudaron.

TRATO

Julio César.