QUE NERVIOS, QUE ANGUSTIA, QUE DESESPERACIÓN…

la-espera.jpg

   Cuando la cadena de radio y televisión del CNE arrancó pasada la una de la madrugada del día lunes, la gente ya esperaba la trastada, la desgracia. La trampa. Y sin embargo nos resistíamos a aceptarla íntimamente: NO, Dios; que digan que NO…

 el-anuncio.jpg

   Tibisay Lucena, presidenta del organismo electoral, comenzó con voz grave una larga introducción, casi se temió tener que oír sobre todas las modificaciones que de hecho hacían de esta una nueva constitución. No escuchábamos bien, el corazón hacia demasiado ruido, la sangre en los oídos zumbaba demasiado. Los que caminaban de aquí para allá distraían. Dio una cifra: el “NO”, cuatro millones… Pero nadie oyó bien hasta que dijo: para un total del cincuenta, coma y tanto… Y el comando se vino abajo entre aplausos y gritos de ganamos…

 llanto-de-alegria.jpg

   Yo saltaba, otros reían y gritaban abrazándose. El grito de ES-TU-DIAN-TES, se dejaba oír, mientras otros simplemente lloraron. Lógico. Estuvimos muy cerca del horror de legalizar y permisar una dictadura a la cubana.

 celebrando-en-las-trincheras.jpg

   Y hubo que salir a las calles, a gritar, a reír, a cantar el himno nacional, a ondear las banderas. Tal vez pocos en comparación con el número total de venezolanos, pero con sus cuerpos, exponiéndose a las iras del poder, esos pocos habían logrado detener el carretón del autoritarismo, la muerte de los derechos y la confiscación de las libertades ciudadanas e individuales. Muchos les deberían todo a pocos. Cada uno de ellos, en años venideros, contará sobre la jornada, y sus ojos brillaran y los muchachos oirán sorprendidos, incapaces de entender ellos que viven en seguridad: ¿hubo que hacer todo eso para proteger la libertad? Otros, los que en sus casas se quedaron por convicciones o egoísmos, tal vez cambien sus historias y digan que también estuvieron allí, en la plaza, en el comando, avergonzados en sus fueros internos por dejar en la estudiante con frenos en los dientes, el muchacho del liceo demasiado grande para sus pocos años y en la doñita que había preparado la cena de los hijos antes de ir a las trincheras, la defensa del país.

 te-dije-que-no.jpg

   -NO es NO, carajo…

 viva-venezuela-mi-patria-querida.jpg

   A los venezolanos de nacimiento, y a los de corazón, los que llegaron después y se enamoraron de esta tierra, no nos quedó más remedio que celebrar esa noche que ya no distaba mucho del día, dejando atrás, simbólicamente, la oscuridad…   

   NO… NO… NO es NO… 

CRISTINA DE KIRCHNER TROPEZÓ CON LA VALIJA

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: