CABARET

PSICÓPATA AMERICANO

   La vida es un ca…ba…ret…

 

   Esta película la vi hace años, muchos, muchos años atrás, cuando RCTV, canal cerrado actualmente en señal libre por persecuciones políticas en Venezuela, tenía un ciclo diario de cintas de calidad, después de las diez y media de la noche: SEÑOR CINE. Era grato, porque había una temática para cada día. Los martes eran de horror, los jueves musicales, los viernes eran de acción, lo sábados eran atrevidos. Era un espacio bien hecho, con gusto y clase. Había un narrador que iba anunciando el título de los seis días siguientes, con escenas, protagonistas y temática argumental. A mí me encantaba. Siempre fui noctámbulo. Recuerdo que un jueves vi por primera vez en mi vida, CABARET, debía contar con unos once años de edad. Me gustaban las canciones, y la temática del joven que intentaba cazar a una mujer rica, pero esta resultaba judía en un país que iba siendo cercado por los nazis, era la Alemania de los años 30, me interesó. Pero fue cuando se planteó el trío entre Sally Bowles (Liza Minnelli) y Bryan Roberts (Michael York) con el conde ario, Maximilian (Helmut Griem), cuando todo se reveló a mis ojos. Roberts la amaba a ella, y era un estudiante ingles joven, impresionable y tiernón; ella, cantando en el Kit Kat Club, quería dinero, posición, pero también era ingenua, se creía una vampiriza pero todos la adivinaban. El conde era altivo, mundano, seguro de sí, guapo y podía permitirse una amante… y ser atento con el que sabe el otro amado de su chica.

 

   No entendí aún a qué iba la cosa, pero me desconcertaba e intrigaba como ese catire bien parecido era atento con Bryan Roberts, que lo resentía. Cuando le regaló la pitillera, o le prestó el suéter azul que ‘haría juego con sus ojos’, pensé: qué raro. Más tarde estuvieron aquellas miradas, ese anhelo y la encerrona. Y se separaron como todo cortados uno del otro. Luego Roberts discute con Sally por sus pretensiones tonta de ser una caza fortuna y ella le grita que hará lo que sea para surgir, y que fue amante de Maximilian, un hombre casado. Él la mira y exclama: yo también. Me dije: ¡vaya! Era yo un muchacho de un país pacato en su televisión y ese me pareció un gran momento de impacto y escándalo. Con el tiempo pensé mucho en esa cinta. Las miradas, la tensión, el deseo contenido, y ahora me parece, salvando las distancias, que era algo parecido a lo que años después se vio en esa maravillosa cinta, BROKEBACK MOUNTAIN. Yo imaginaba a Bryan, tenso, hipnotizado por la mirada de ese carajo tan apuesto, intentando retroceder, salir de esa habitación y huir de algún miedo secreto; y el otro, Maximilian, reteniéndolo al montar una mano en su rostro. No resulta difícil imaginar un acercamiento medio rudo, como lo era en esa época cuando un carajo deseaba besar a una mujer. Tras esa puerta debieron darse sus buenos jamones, y el que encarnó a Bryan (Michael York) tiene una boca de labios grandes que seguramente se humedecen fácilmente. Más tarde estuvo genial como Juan el Bautista, en  el Jesús de Nazareth, de Franco Zefirelli, pero siempre lo he recordado por CABARET.

 

   Ese recuerdo, de lo que vi, y lo que imaginé después, siempre lo he tenido presente. Me gusta todavía ver CABARET, de hecho la tengo en mi colección. Me la trajeron de Bogotá hace tiempo. La miro y siempre tejo toda una trama de pasión, una donde el conde ario, todo boca y manos, no se despega de los labios del otro, lenguas calientes de por medio, mientras lo recorre de arriba abajo, de afuera a dentro, clavando sus dedos en las carnes del otro, como quien busca una navaja en una redada. La película es vieja (clásica), pero siempre me ha parecido buena, ¿o no lo creen? Finalmente, si alguien, que no creo, no la ha visto, que lo haga. Que sea vieja no quiere decir que sea mala o aburrida. Recreen ustedes mismos una de mis primeras nociones sobre lo que era el deseo homosexual latente en el cine.

 

TRAILER PARK OF TERROR

 

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: