Archive for 31 marzo 2009

COMUNICACIÓN INTERACTIVA

marzo 31, 2009

 ¿SOÑANDO?

hombre-guapo1

   Le encantaba cumplirle a los amigos.

 

   Ernesto, sonriendo leve, toma la foto mientras trasmite vía cámara web la imagen a sus amigos en la red. Todos quieren una imagen suya, por buena gente, amistoso e inteligentes… mientras suben y bajan sus manos sobres sus juguetes erectos al mirarlo. Ernesto comenzó escribiéndose, chateando, conferenciando en cámara… y poco a poco había comenzado a bailar suave, luego quitándose la camisa, después el pantalón. Y sus amigos, que tanto lo quieren, no terminarían de halagarlo e insistirle hasta que saboreara algo en vivo, o que ese viguito rico fuera atendido. Sí, Ernesto disfruta enviando su amistad… ¿no la quieres tú?

 

CON INVITACIÓN PARA ENTRAR

 

Julio César.

DESPERTAR ENTRE AMIGOS

marzo 31, 2009

DE ARMAS TOMAR

amigosxxx

   Era su amigo y lo quería… demasiado.

 

   -¡Roberto, flojo del carajo! –gritó molesto Germán, entrando en la pieza del pana y encontrándolo dormidito, en calzón, boca abajo, con esas nalguitas redondas, jóvenes y firmes hacia arriba. Se ablando ante él, y se puso duro, cayendo sentado a su lado, la vista clavada.- ¡Despierta! –dice bajito, susurrado, mirándole las nalgas, montando su mano allí, medio apretandito; como no despierta abre más la palma y las recorre, firme.- Roberto… -llama, ronco, sobando lento y duro, metiendo tela entre las mejillas.- ¡Despierta, coño! –gruñe pasando saliva, metiendo la mano bajo el calzón, quemándose la mano ante ese calorcito de diabluras.

 

   -¿Hummm? –despierta, enrojecidos los pómulos, lleno de sueño… meneando las nalgas mientras sus cachetes son abiertos por una mano juguetona.- ¿Qué haces? –jadea confuso, levantando su culito, invitador.

 

   -Cómo duermes, maricón. ¿Necesitas un besito para despertar? –pregunta sonriendo, bajando el rostro y dándole un beso de lengua, uno lamido, chupado y ensalivado, haciendo gritar a Roberto, despabilándolo totalmente, tenso, curiosos y expectante para cuando llega el primer dedo.

 

SIEMPRE, CADA MAÑANA IGUAL

 

Julio César.

DULCE AMENAZA

marzo 31, 2009

 ¿SOÑANDO?

bebe-jugueton

   Todos querían dejarlo desnudo.

 

   -¡Idiotas! –gritó entre molesto y riente, mirando a los panas fuera de la piscina, quienes, extrañamente, le tenían la mirada clavada.- Siempre están con sus juegos tontos, ¿qué placer sienten en bajarme el bañador? La próxima vez que lo hagan me las van a pagar. Los voy a poner de rodillas y a darle trabajo duro a esas lenguas gafas. –amenazó, y un estremecimiento recorrió a sus amigos.

 

COMUNICACIÓN INTERACTIVA

 

Julio César.

GENTE CON LA QUE NUNCA ES SUFICIENTE

marzo 31, 2009

 

GALLY

 

   Hace años salía yo con una joven de nombre Margarita. Me gustaba, era bonita, aunque nunca entendí por qué comenzó a salir conmigo en primer lugar. Parecía que nada en mí le parecía bien o satisfacía. No importara que tanto hiciera yo por tenerla contenta (era hasta amable en esos días), ella nunca estaba contenta. No era feliz. Ahora, más viejo y sabio (digan lo que digan mis amigos), entiendo un poco mejor; hay personas que no están contentas jamás, que nunca son felices, porque disfrutan estando molestas, incómodas e infelices. Ahora lo sé. Esto viene al cuento por algo que me enviaron por correo, como imagino que se los enviaron a todos, es algo conocido, uno casi lo adivina antes de llegar al final, pero eso no lo hace menos verídico:

……


El CAN

canelo

   Un carnicero estaba apunto de cerrar su negocio cuando vio entrar un perro. Trato de espantarlo, pero el perro volvió. Nuevamente intento espantarlo, pero entonces se dio cuenta que el animal traía un sobre en el hocico.


   Curioso, el carnicero abrió el sobre y en su interior encontró un billete de 500 pesos y una nota que decía: ¿Podría mandarme con el perro 1kg de carne molida de res y 1/2kg de pierna de cerdo?


   Asombrado, el carnicero tomo el dinero, coloco la carne molida y la pierna de cerdo en una bolsa y la puso junto al perro, pero olvido darle el cambio.
El perro empezó a gruñir y a mostrarle los colmillos.


   Al darse cuenta de su error, el carnicero puso el cambio del billete en la bolsa; el perro se calmó, cogió la bolsa con el hocico y salió del establecimiento. El carnicero, impresionado, decidió seguir al can y cerró a toda prisa su negocio.


   El animal bajo por la calle hasta el primer semáforo, donde se sentó en la acera y aguardo para poder cruzar. Luego atravesó la calle y camino hasta una parada de autobús, con el carnicero siguiéndole de cerca.
En la parada cuando vio que era el autobús correcto, subió seguido por el carnicero.


   El carnicero, boquiabierto, observo que el can erguido sobre las patas traseras, toco el timbre para descender, siempre con la bolsa en el hocico.


   Perro y carnicero caminaron por la calle hasta que el animal se detuvo en una casa, donde puso las compras junto a la puerta y, retirándose un poco, se lanzo contra esta, golpeándola fuerte.
Repitió la acción varias veces, pero nadie respondió en la casa.


   En el colmo del asombro, el carnicero vio al perro tomar la bolsa con el hocico, rodear la casa, saltar una cerca y dirigirse a una ventana.
Una vez allí, tocó con las patas en el vidrio varias veces sin soltar su carga; luego regreso a la puerta.

 

   En ese momento, un hombre abrió la puerta… ¡y comenzó a golpear al perro! El carnicero corrió hasta el hombre para impedirlo, diciéndole: Por Dios, amigo ¿Qué es lo que esta haciendo? ¡Su perro es un genio!… ¡Es único!


   El hombre, evidentemente molesto, respondió: ¡Qué genio ni que la chingada! Esta es la segunda vez en esta semana que al muy estúpido se le olvidan las llaves…. y yo en el baño.


MORALEJA:

   Por más que te esfuerces y cumplas más allá de tu deber en el trabajo, a los ojos de un jefe siempre estarás por debajo de lo que él quiere.


Reenvía esta moraleja a quien creas que trabaje como PERRO.

……

 

   Es tragicómico, ¿verdad? Pero muy cierto.

 

FOTOS DE GENTE EN BAÑADORES…

 

Julio César.

CUIDANDO A LA HIJA

marzo 31, 2009

EL PROFESOR ENSEÑA…

suegros-y-yernos-xxx

   -¡Ay! No, por favor… -chilló revolviéndose en sus piernas.

 

   -Mire, yerno, le dije que se portara bien con mi hija o le daría una tunda. Cada vez que me la trate mal, le doy lo suyo. Esto me duele más a mí que a usted, muchacho, cuando termine te pondré una cremita, ¿eh? Aguante… -y le da otra.

 

ES POR SU BIEN…

 

Julio César.

¿TENSO Y APRETADO? ¡A MASAJE DAR!

marzo 31, 2009

VECINOS!!!

hot-gay1

EL VECINO ATENTO…

 

Julio César.

ES POR TI, MUCHACHO

marzo 26, 2009

ENNIS DEL MAR

jack-twist

   -A veces te extraño tanto que…

 

   No, muchacho, no es que el amanecer sea oscuro o que el sol ya no brillé sobre la humanidad. El cielo no llora de desdicha ni las flores de los campos han perdido sus hermosos colores. No han terminado las alegrías ni las esperanzas, los sueños no han muerto… Te lo parece porque tu alma sufre, porque cuando aún no tenías veinte años encontraste el amor, el que era para ti, y una tarde, con tan sólo un adiós, para siempre, lo viste partir.

 

NUNCA LO HA DICHO, PERO…

 

Julio César.

DANDO EXPLICACIONES

marzo 26, 2009

VECINOS!!!

metido-en-el-juego

¿TENSO Y APRETADO? ¡A MASAJE DAR!  

 

Julio César.

¿QUÉ DICE?

marzo 26, 2009

¿QUÉ?

comics-gay-hot

   Eso pasa: un jovencito conoce a dos carajos enormes, sensuales, muy masculinos, y se siente débil, tanto que estos lo someten, lo alzan en peso, raptándolo a un lugar solitario donde lo desvisten y proceden a llenarlo todo de… cariños; cariños duros, vigorosos, que van y vienen de forma rítmica y dura, llenando al muchacho de gusto al saberse amigo de esos dos. Ah, los jóvenes siempre querían crecer de prisa, y las vainas que crecían dentro de ellos, también.

 

comics-gay-duro

   Y siguen y siguen, dándole una y otra vez, duro, hasta el fondo, inundándolo con sus… atenciones, y todos gozan, comparten. No es raro que ese carajote estalle en cálida y abundante felicidad ante el joven que atiende sus… cuentos, quien se lo traga todo, ávido y hasta algo ahogado, sin sospechar que su actitud abierta y amistosa ya atrae a otros que también quieren darle cariño del duro.

 

 ¿QUÉ DICE?

 

Julio César.

NOTICIAS24, NELSON BOCARANDA, CRISTINA K EN FOTOS CON FIDEL, Y MANUEL: EL PELLEJO SENSIBLE DE LA IZQUIERDA

marzo 26, 2009

 

SE FUERON TRES

 

   Del periódico El Universal, una de las columnas que más leo es la de Nelson Bocaranda, infatigable periodista dueño de un estilo irreverente que levanta ronchas en mucha gente. Sobretodo en aquellos que tantos motivos dan para que se hable de ellos. Durante los días finales de enero, estaba yo algo predispuesto contra él, porque no se ilusionaba con el resultado del referéndum ordenado por Chávez al CNE para remendar la Constitución sin que se supiera exactamente en qué o cómo. Finalmente resultó tener razón. Eso lo hace más detestable. Pues bien, releyéndolo como a veces hago, encontré esta sección de su columna RUNRUNES, hablando sobre las peripecias de una mujer resabiada y gansteril, doña Cristina Fernández de Kirchner. Lo traigo a colación no por ella, todo el mundo la sabe oportunista y desvergonzada, sino por un comentario respuesta a la columna. Veamos:

……

 

RUNRUNES

Por Nelson Bocaranda.

fidy-y-cristy1

ALTO

¿CUÁNTO HAY PA’ ESO? El pasado viernes 23 durante mi programa Runrunes por Onda 107.9 FM -en tres ocasiones entre las 5 y 8 p.m.- pude dar cuenta y detallar, gracias a informaciones que me pasaron desde La Habana, la verdadera historia de la fotografía de “Cristina con Fidel”. Pasada una semana se han ido confirmando los detalles cuando un funcionario de la Cancillería argentina se confesó indignado diciendo en privado: “Una cosa es inventar un encuentro entre mandatarios, pero otra diferente es falsificar una fotografía como lo han hecho”.

 

Todo comenzó cuando al caudillo venezolano se le fue la lengua diciéndole al mundo que Fidel ya no aparecería más. Confesando así el estado terminal del octogenario dictador y provocando enorme malestar entre la dirigencia cubana, principalmente al presidente Raúl Castro, pues esa información era secreta y no estaban preparados para manejarla en forma pública dentro de su país. Peor aun en medio de la transición presidencial estadounidense y cuando Raúl tenía previsto para esta semana ausentarse del país en viaje oficial a Rusia. Las quejas cubanas no se hicieron esperar.

Por eso Chávez trató de remendar el capote con inusual insistencia diciendo que Fidel estaba vivo, que le había escrito una carta y que además seguía con sus reflexiones. Viendo que nada echaba para atrás su lenguarada acordó con Cristina Kirchner para que ésta se prestara -de acuerdo con los cubanos- para una “entrevista fotográfica con Fidel” en su viaje oficial a Cuba.

 

El nieto del Presidente y jefe de su guardia personal, Raúl Eduardo Castro, con altura similar a su tío Fidel, se puso un mono de gimnasia, de color distinto a los anteriores, y posó con la argentina. Gracias a la tecnología del Photoshop le pegaron la cara y una mano de Fidel tomada en una foto meses atrás. ¿Si era tan sencillo el acto por qué no ingresó el fotógrafo de la delegación argentina? ¿Si la foto era digital por qué no se la entregaron de inmediato a los argentinos en vez de tener que viajar a Caracas -en un avión de los pagados por Pdvsa- el vicecanciller cubano Alejandro González Galeano y en medio de una cena de ella con Chávez entregarle la foto “que Fidel quería que usted tuviera en sus manos” para ser entregada a la prensa desde Buenos Aires?

 

El análisis posterior hecho por http://www.periódicotribuna.com.ar despejó las pocas incógnitas que quedaban: diferencias de tamaño de los dos personajes y de los pixelados de las caras y el menor deterioro de Castro en comparación con las últimas fotos “verdaderas”. Añádase que la foto no ha sido publicada en Granma. Por todo esto la proxeneta argentina tendrá su premio venezolano: una moratoria de la deuda que su país tiene con Venezuela y el pago de $1.300 millones al grupo Techint por sus acciones de Sidor&.

 

LA RESPUESTA FUE:

 

  1. Manuel lo dijo el 29 de Enero de 2009 a las 8:33 am

8

Que típico es por parte de la gente de oposición el faltarle el respeto a los ciudadanos vengan del país de donde vengan! ¿”PROXENETA”? No les dá la única neurona que tienen para expresarse de forma “profesional” cuando se refieren a alguna persona que esté a favor de el proceso!! PALANGRISTAS!!!

……

 

   Y lo dice alguien que vive bajo el reinado de Hugo Chávez, boca de caño. Cuando el Presidente de la República (no Perico de los Palotes) llama esto y aquello a embajadores y representantes extranjeros, o cuando dice que el pueblo de Venezuela es un pueblo de m…, o que el Tribunal Supremo de Justicia es una plasta, ¿estamos en presencia de don Andrés Bello? ¿De un hombres respetuoso? ¿O, según Manuel, de un unineurónico? Mira, Manuel, está bien que jales mecate, después de todo el portal NOTICIAS24 te da esa facilidad, APORREA cuando insulta, calumnia e inventa, no da ese chance; pero, mijo, al menos usa argumentos que no se caigan por su propio peso. Si Chávez se trae a la lacra (sí, la lacra esa) de Daniel Ortega para que insulte a los estudiantes venezolanos, ¿por qué se debe tratar con pétalos de rosa a una joyita como la Cristina K? Siempre me ha asombrado esa conducta infantil de la izquierda: “Yo puedo hacer, decir o actuar como convenga a mi interés… pero los demás que se atengan a las reglas”. Claro, sí cuando Chávez se ha puesto escatológico en la pantalla de televisión lo has criticado también, te pido disculpas y muéstrame la entrada para publicarla aquí también.

 

   Por otro lado, proxeneta no es un insulto, es la denominación de alguien que organiza un ‘trabajo’, ofreciéndolo y ofreciéndose, cobrándolo. Generalmente tiene que ver con ilícitos, trata de blanca, venta de favores, intercambio sexual por una tajada de billetes… ¿dónde está el insulto para con la dama? ¿Acaso una rosa no es una rosa así le cambien el nombre?

 

VEA LO QUE “VEA” VIO: ¡EL DIABLO EN CARACAS!

 

Julio César.

ARROPADOS DE PATRIOTISMO

marzo 26, 2009

DE ARMAS TOMAR

ternura-de-hombres

   Sólo sería una vez, pero Mark bajaba la mano por más…

 

   Era un alto en la guerra. Steve y Mark se las habían visto canutas en el conflicto. Hubo un momento de miedo cuando pensaron, acorralados por los irregulares, que todo terminaría allí. Y Mark le susurró que tenía miedo de morir lejos de todo. Y Steve lo abrazó, por ese temor que brillaba en sus ojos, por su propio miedo. Pensaba que consolándolo, que borrando esa mirada de sus ojos, calmaría su inquietud. Y al atraparlo entendió cuándo lo quería, a ese tipo que siempre cuidaba de sus espaldas. Su hermano de armas. Salieron del sofocón, pero Steve no podía estar tranquilo; y cuando Mark lo invitó a llegarse al pueblo a tomar algo en esa habitación, algo le dijo que discutirían sobre mucho más. No hablaron, eran marines, tan sólo hubo lucha cuerpo a cuerpo, y disparos. Muchos disparos. Disparos abundantes, calientes y desesperados de dos guerreros que habían sentido su propia mortalidad. Fue una locura, algo que no se repetiría, cada uno lo sabía, pero…

 

   -Deja. Mark… -intenta, sin esforzarse, detenerlo.

 

   -Mañana volvemos al frente. –fue la respuesta; y el apretón. Y las ganas de luchar despertaron de nuevo.

 

DESPERTAR ENTRE AMIGOS

 

Julio César.

MIRA EL CARRITO

marzo 26, 2009

GALLY

alfa-8c-competizione

   Viviría gruñéndole a todos: ¡no lo toquen…!

 

   Hace poco una amiga compró un carro nuevo, o coche, como le dicen ellos (me pregunto, carreteras ¿no viene de carros?, ¿o será al revés?, pero en fin), y me dio curiosidad por ver algunos modelos. En una página de carritos ‘balurdos, encontré esta belleza, el Alfa Romeo 8c Competizione. Imagínense, un carro con nombre, apellido y número de identificación, seguro tiene partida de nacimiento registrada, ¿cuánto costará tanto lujo? Pero no se trata únicamente de que sea armonioso visualmente, el aparato es una verdadera bestia de potencia. Es capaz, al menos teóricamente, de alcanzar los doscientos ochenta y dos kilómetros por hora en tan sólo cuatro punto cinco segundos, ¿no es increíble? A todo el mundo le gusta eso en un carro, velocidad y potencia, pero, honestamente, tanto es como para inquietarse. Dígame si lo maneja un loco como mi hermano Miguel, que conduce montándose en la línea media de la vía, que habla y voltea a responderte, que se pega de otros carros por detrás y corre como un demente. Jame Bond debe usar uno como este, y conducir así también.

 

   Pues, esta belleza también viene en un modelo descapotable, el 8c Spider, considerado uno de los más lujosos y potente del mundo, con un motor V8. No manejo muy bien, por cuestiones largas de explicar, pero ya me imagino llegando a Tacarigua de la Laguna (poblado no muy bonito y algo mísero; no hay problema, nadie allí me lee), rugiendo el motor (es imaginado, dicen es silencioso), con mis lentes oscuros, el cabello al viento (se me notarían las entradas), con cara de suficiencia, la vía despejada a mis espaldas, con los otros carros muy atrás, y el cielo azul cobalto sobre mí, con el sol haciéndolo brillar… Ah, qué éxito sería. Claro, tendría que llevar mi propio policía en la maletera, como el Transportador, o de ahí salgo llorando en la parte trasera de un camión de cargas, preguntándome quien se lo llevó, mientras aparto a los cochinos que quieren hacerme confidencias de mataderos.

 

   No, fuera de juego, ¿no es una hermosa pieza por lo que vale la pena trabajar, soñando con poseerla? O al menos tener plata para esos gusticos. Sólo tal vez… no en este color.

 

GENTE CON LA QUE NUNCA ES SUFICIENTE

 

Julio César.

LUCHAS INTERNAS… (14)

marzo 26, 2009

LUCHAS INTERNAS                         … (13)

nada-como-un-profesional

   El urólogo se divertía más…

……

 

   Al entrar en el elegante salón, Eric la vio en seguida. La mujer destacaba como una hermosa flor en medio de un desierto. Elegantemente trajeada de negro, Marsella Salas tomaba una copa sentada a la barra, rodeada de cuatro o cinco hombres, jóvenes todos, que rivalizaban por contarle la anécdota más divertida, la historia más inteligente. Todos querían llamar su atención. Ella ríe leve, con su tono ronco tan particular. Sus increíbles ojos parecen chispear, pícaros, inteligente y totalmente irreverentes. Se sabe una reina rodeada de zánganos, aunque zánganos muy atractivos. Eric cruza el salón y va hacia ella, saludándola, disculpándose por llegar tarde. La mujer lo evalúa, sin muchos reparos, según nota él. Es atractivo, se dice la mujer, pero no para alguien como ella. Una mujer de su calibre es capaz de clasificar y separar el trigo de la paja en un segundo, por lo que Eric quedó automáticamente descartado como zángano; aunque tal vez… sirviera para algo más, se dice Marsella, divertida para sus adentro.

 

   Con un aire indolente, la mujer se despide de su corte y precede al abogado hacia una mesa. Muchas personas se vuelven a mirarla, y de paso a él, preguntándose quién sería ese hombrecito que acompañaba a Marsella Salas, debía ser alguien, aunque no lo parecía. El joven sabía algo de la mujer, quien era una leyenda fabricada por ella misma. Y en vida. Cuando en los medios de comunicación venezolanos era tabú hablar de sexo, ella lo habló. Cuando Carlos Arturo Téllez se encontraba en pleno apogeo durante su primera presidencia, todo poderoso, todo crueldad y tortuosidad; ella lo encaró con aire ligero, desmintiendo que el hombre fuera un monstruos sexual, o de cualquier otra índole como no lo fuera por su falta de escrúpulos e inmoralidad.

 

   Inteligente, bella y esnobista, la mujer creía ciertamente que había gente mejor que otra. La prueba estaba en todas partes. Había tanto ranchos con parabólicas, tanta casas de cartón, llenas de muchachos sin estudios, rodeadas de basura, pero con mujeres viendo televisión y con celulares en la cintura, que era una firme creyente de que esa gente tenía nada más y nada menos que lo que merecía; y que no valía la pena preocuparse por ellas; que se podía sacar a alguien de un rancho, pero no al rancho de esa persona. Odiaba la vulgaridad, la grosería y la simplonería, por ello era una férrea enemiga de la gente del régimen. Para ella no eran más que delincuentes recién vestidos, gente de mal gusto, de mal talante e incapaz de aprender. Siempre serían basura inútil, independientemente de donde estuvieran o lo que robaran.

 

   Dada su personalidad chispeante, por un tiempo se dedicó a la política. Por afinidad se unió a los socialdemócratas, pero pronto se decepcionó de esa gente. Entró en el mundo de la televisión, pero le tenían miedo, por polémica, por insolente, por dura. Finalmente gravitó hacia la radio, donde desde hace años conduce un espacio ligero, pero feroz. Era una mujer de batallas, y las daba cuando sus enemigos eran poderosos, de tú a tú, sin miedo. Fue una de las primeras, además del viejo periodista Rafael Poletto (un hombre que tenía dos malas costumbres, tener razón siempre, y decirle a todo el mundo del mal que iban a morir), en enfrentar a la miss que un pueblo irresponsable casi hace presidente, acusándola de tonta con pretensiones de señora. Fue dura. Y fue atacada por eso. Desde el principio se opuso al régimen y al Presidente actual, a quien entendió loco, simple y llanamente. No necesitaba saber que era irresponsable, delictivo, corrupto, y malo, sobretodo eso, maligno; o que se atreviera a entregar el país a otra potencia, Cuba. Nada de eso era necesario para ella que vio su demencia mucho antes, y decidió enfrentarlo.

 

   Cuando el régimen era poderoso, ella denunció al otrora hombre fuerte, a don Luis Maquís, con el asunto del Colegio Nacional Electoral, y los guisos y desmanes de su hija dentro del organismo, con los que se perpetró el fraude de las elecciones del noventa y nueve. Fue atacada nuevamente, pero nada de eso la paraba. Al igual que las otras, Ercilia Poletto, Ibis Pachán y la Colombina, era dura como el diamante; y en un país donde las instituciones habían sido atadas de forma desvergonzada y criminal al régimen, ellas se convirtieron en la voz de un pueblo asfixiado. Los medios de comunicación, y en especial algunos periodistas, se vieron lanzados al ruedo, a la arena de batalla, por todo un pueblo que se sabía desarmado y abandonado por los Poderes Públicos. Pero no era una guerra fácil.

 

   Mientras toman asiento y piden algo de beber, Eric piensa en todo lo que esa mujer sabe, y siente un ligero temor. La mujer toma su copa, que llega con notable presteza, y lo mira fijamente.

 

   -Debo decirte que tenía mucho interés en conocerte. -su voz ronronea. Él sonríe confuso.

 

   -¡Oh!

 

   -No es un halago. Tenía interés por conocer al hombre que dirige La Torre. Pero debo decirte que por ustedes, sólo siento desprecio. Conocí las maneras del viejo Caracciolo, y las de tu padre. Son gente abominable. -lo desconcierta.

 

   -Supongo que todos los abogados tienen sus… cosas.   -la mujer lo mira fijamente.

 

   -Ay, cariño, me parece que de ti no voy a sacar nada. Tú no sabes nada de lo que allí pasa, ¿verdad? Creo que pierdo mi tiempo. -es fría.

 

   -Yo dirijo La Torre. -dice a la defensiva.

 

   -Tal vez Aníbal López y Ricardo Gotta te lo dejan creer; pero ¿será cierto? A ver, ¿qué sabes de la agenda Tiburón? -lo impacta. Él había oído hablar de eso, pero de forma oblicua, nunca nada claro. Y nadie comentaba nada de eso con él.

 

   -Sé que se trata de clientes especiales.

 

   -Es curioso. Tu padre no te dijo nada al dejarte la compañía. -es una afirmación.- ¿En verdad diriges la firma? Por ahí dicen que el detestable Franklin Caracciolo es quien manda. Es un hombre muy guapo, ¿verdad? -lo mira con ojos chispeantes, sonriendo al ver que el hombre se pone a la defensiva.- Oh, vamos, tienes que admitir que ese grandísimo hijo de puta es un hombre bello y hasta sensual. -lo dice exquisita, casi haciéndolo sonar bien.

 

   -He sido… algo relegado. -desvía el tema.

 

   -No te sientas mal. Sí tu padre no te contó nada de la agenda Tiburón, es mucho lo que te ocultaban. No podías triunfar, amor. No contra eso. -bebe y lo mira.- Es raro que te hallan apartado. -abre los ojos con burla y sorpresa.- ¡Por Dios, eres un idealista…! -suena como si descubriera en él algo muy tonto, un feo defecto.

 

   -Sé que existe lo que es correcto y lo que es incorrecto. Si eso me hace idealista…

 

   -¡Dios mío! -ríe en forma leve, mirándolo.- Cariño, que candor. -sus ojos se endurecen.- Es lógico que te apartaran. La agenda Tiburón representa lo más sucio y ruin del régimen. Enlaza a todo el que ha hecho su negocito con el proceso. Y mira que necesitan de protección legal. Son gente chapucera, ruin y torpe. Eso no sería grave, venezu3ela siempre ha estado a la merced de funcionarios ladrones e inútiles, si no fueran unos delincuentes peligrosos. -es tajante.- No se detienen ni ante una pila de muertos.

 

   -Eso suena duro.

 

   -Lo es cuando matas gente para defender tu status quo. Le han tomado el gusto a la plata y al poder, y se aferran como perros rabiosos a él. Y lastiman, hieren y matan… para conservarlo. Y no se van a detener por su cuenta, ni ante nada, así tengan que rematar el país a otros para que les asegure que sigan en sus puestos. ¡Son tan ridículos! -Eric siente miedo. Ella lo mira feroz.- ¿Qué querías preguntarme?

 

   -Yo… -se aclara la garganta y bebe.- …quería saber del diputado Guzmán Rojas y del general Bittar. -una sombra de profundo asco y desprecio cruza el bello rostro de la mujer.

 

   -Son el más acabado ejemplo de lo que te hablo. De lo ruin del régimen… y de los clientes de La Torre. El diputado es un viejo traficante de armas, aunque no tan viejo como indica su cabello blanco, sino las arrugas de vicio y disolución en su cara, que le vende a todo el mundo, incluyendo al hampa, y hay sospechas de que a la narcoguerrilla también; uno no lo diría viéndole el tamañito, el cabello canoso y los lentecitos, con su aire de doctor, siendo un militar retirado, pero es toda una basura. Hace unos mese un gobernador de la oposición reunió una plata y compró armas para las policías del estado. Pagó y pidió los permisos, pero el embarque fue confiscado en la aduana. Las armas fueron sustraídas y más de trescientas Glock desaparecieron… y terminaron en Fuerte Tuna, donde eran adiestrados delincuentes comunes como defensores del proceso, por asesores de la narcoguerrilla colombiana, la misma que mata militares y civiles en nuestras fronteras. Y el operador político, fue él.

 

   -¿Y los militares no lo saben?

 

   -Si, cariño, pero debes entender que los testículos ya no son como los de antes. El Fuerte Maricotas… -lo mira levemente incómoda por la frase.- Bien, lo digo en la acepción de… -medio ríe confusa.

 

   -…de poca hombría. -termina él, sombrío por lo que oye. A varios niveles.  Ella asiente.

 

   -Eso fue denunciado, muy bien sustentado, pero todo se trancó a nivel de La Fiscalía y la Policía Científica, por la gente que controla aún la poderosa tribu de La Torre. -parece acusarlo.- Todas esas armas están por ahí, en menos de quién sabe quien. En cuanto a esa basura de Arcadio Bittar… -toma de su copa, como queriendo eliminar un mal sabor de boca.- …es simple y llanamente un delincuente. No de ahora. Siempre ha vivido de la fama de su difunto hermano, un hombre honesto, pero eso como que no viene en los genes. Su fuerte son las aduanas, de donde desaparece desde containers con piezas de carros, hasta cargamentos de cocaína, que aparece transformada, por obra y gracias del general Arcadio Bittar, en sosa cáustica.

 

   -Pero… ¿cómo puede estar tan segura? Si hubiera pruebas…

 

   -Las hay. Soldados que ven y a los que mandan al quinto infierno. Gente que es asustada por abogados y policías… Gente que muere en extrañas circunstancias. Debes entender que estos chacales no son corruptos o ineptos. Son delincuentes. Hampa organizada. Y su gran corte de los milagros, es La Torre. Mira tú, ese cargamento de armas… cada vez que hay un atentado a la oposición, aparecen los mismos seriales. Las mismas armas. Hasta la misma gente implicada en cada caso. Todo a la vista, pero sin temor, porque la justicia está amarrada al Proceso.

 

   Eric calla, pálido. La mujer se intriga. Lo que le contó era feo, pero no para que pusiera esa cara. Tal vez al joven sí pudiera sacársele algo más. Tal vez sí sirviera para algo, se dice. Sus ojos, que brillan de forma elocuente, lo evalúan lentamente. Ahora son fríos. Calculadores. Se lo enviaría a… su enemigo, alguien que la contactó, y quien la preocupa.

 

   -Si quieres saber algo más, puedo ponerte en contacto con alguien. A mí… no me diría nada, pero tal vez a ti sí. Está resentido y tiene cuentas por cobrar. Recibí una llamada suya, pero sé que es una trampa. -dice molesta.- Quién sabe qué trama; pero si vas tú… tal vez se pueda sacar algo en limpio… -es evasiva y misteriosa.

 

   Él asiente, pero sintiéndose mal. Siente como sí el piso se moviera. Le parece oír pequeñas piezas metálicas que van cayendo en su lugar. Cada una parece encajar en la otra. Y el rostro de su madre, parece verse difuso, al fondo, como flotando sobre un pantano.

……

 

   En La Torre, por el piso quince, José se desplaza a toda carrera hacia una de las oficinas. No fue hasta terminar la sesión caliente de sexo con Jerry y Nelson que el hombre reparó en su pantalla. El Jefe quería verlo. Y desde hacía bastante rato. Debía estar furioso. Siendo un empleado de Seguridad y Vigilancia, José tenía muchos jefes; pero éste en especial, era el mayor. Era a él a quien se reportaba. Y para quien trabajaba. Para él espiaba y hacía cosas como las que hizo con Cecilio Linares y Eric Roche. Se mira en uno de los espejos de cuerpo entero y se acomoda los faldones de la camisa. Esperaba no oler mucho a sexo. La cosa fue bien caliente con esos dos. Se estremece. Toca y entra.

 

   -Lo siento, doctor. No vi su mensaje. Estaba de ronda y… -comienza a disculparse.

 

   -Déjate de cuentos, Serrano. -lo corta la fría voz de Aníbal López, quien lo mira con disgusto.- Ante tú tardanza fui a Vigilancia. Oí tu te a te con Jerry. La verdad es que ese muchacho salió atolondrado. -se dice molesto.- Pobre comadre Teresa. -lo mira duro.- Y tú deberías ocupar tu tiempo aquí, en lo que te pagan para hacer.

 

   -Pero es usted quien me manda a… -Aníbal cierra los ojos y el joven calla bruscamente.

 

   Aníbal era un hombre tortuoso, falto de escrupulosos y de miramientos en cuanto a lo moral. Que José, Jerry y Eric fueran patos y les gustara dar el culo, a él lo tenía sin cuidado. Los despreciaba en la medida en que odiaba a la gente débil; y ceder así a los impulsos era una muestra de debilidad en su mente fría. Pero José había sido un gran descubrimiento. El joven era… emprendedor. Había descubierto a Cecilio y lo acosó hasta hacerlo su amante. Ahora no sólo lo cogía cuando quería (se estremece de repudio al pensarlo), sino que también le sacaba información mientras le aporreaba el culo. Gracias a eso sabía que William Bandre había desaparecido después de los eventos de abril pasado. Y de algunos detalles de sus clientes, Guzmán Rojas y el general Bittar. También fue José quien le reveló algo que sospechaba, que Eric sentía debilidad por los hombres. Eso lo ayudó a entrarle a Frank. Sonríe al pensar en la apuesta que hay sobre la cabeza de Frank, para dominarlo y destruirlo finalmente. Seguramente el catire ignoraba sobre los enemigos que tramaban también contra él, así como contra Eric. El hombre aún tenía sus dudas sobre sí eso sería posible, pero cosas más extrañas habían sucedido ya…

 

   -¿Quería verme? -dice José, como llamándolo desde lejos.

 

   -Por supuesto, no pensarás que me quedé hasta esta hora para sentir el olor a culo que exhalas desde lejos. -es sereno, pero sonríe satisfecho al ver que el otro se encoge.- Ha llegado la hora de eliminar a Eric Roche… ya no lo quiero más aquí. -es frío, taimado. Sonríe en forma plena. José parece impresionado. ¿Acabar con Eric Roche?

……

 

   Ignorante de las fuerzas que se ponían en marcha para sacarlo de la firma familiar, llevándolo a otras tierras, donde amaría y sufriría, Eric se dirige hacia su apartamento. Cruza a velocidad más que considerable las esquinas y avenidas. Casi no repara en lo que hace. Sólo tiene una cosa en la mente: el rostro duro de Norma, exigiéndole esa mañana de abril que no se le ocurriera ir a la marcha que debía terminar en el Este, pero que continuó hasta el Centro, casi en Miraflores, el palacio presidencial, y que fue emboscada por asesinos que dispararon sobre la muchedumbre. El hombre pasa saliva, inquieto, asustado. Le parece ver a los pistoleros en las azoteas, ver a la gente que grita sorprendida, que corre desesperada, que pide ayuda a La Guardia Nacional, sólo para recibir los disparos de ésta, ordenado por el general Balandrí, y por Buñuel, el de Maracay. Le parece ver a la gente que sangra en las calles y las aceras, y que muere en medio del dolor, la desesperación y la angustia. Y en una de esas azoteas, le parece ver la figura de su madre, de Norma Cabrera de Roche.

 

   -No quiero que Irene o tú vayan a esa marcha. Y punto… -vuelve a oírla.

 

   Dura. Seca. Autoritaria. Tajante. Como sí supiera de antemano, que sería una emboscada, que la gente que marcharía sería asesinada. Se hablaba de una conspiración de la derecha para tomar el poder a la caída del Presidente. Esos días de abril se dijeron y cometieron tantas pifias jurídicas, que nadie las imaginó posible en gente que supuestamente era tan preparada. Pero el centro de la cuestión era la prohibición de su madre a que Irene o él fueran a la marcha, siendo que a todas asistían, y Norma lo sabía. ¿Cómo pensó ella que perderían esa, que ya en el amanecer de ese día, fue un día claro, soleado, bonito, parecía presagiar un suceso épico, algo justo y necesario? Pero la mujer se negaba a que fueran, don dureza

 

   -No quiero que Irene o tú vayan a esa marcha. Y punto…

 

   Eso fue lo que dijo, con su voz de mando. ¿Era acaso la voz de su madre, la voz de una asesina…?

                                                         ………………..

 

                                              – 2

 

   San Bernardino era el área de clínicas y consultorios por excelencia. Muchos buenos y afamados centros médicos quedaban por allí. En uno de ellos, el Consorcio Clínico, que según las malas lenguas pertenecía al expresidente Téllez, tenía su consulta Néstor Lobo, quien era el urólogo de moda. El hombre tenía tino, suerte, aire profesional y buen ojo. Todo eso unido a un impresionante curriculum que lo acreditaba como internista, cirujano con pasantía en el Hospital Militar; y un postgrado en un urológico de fama, le aseguraron el éxito. Estaba haciendo dinero. Pero quería más, como todo el mundo. Siguiendo una costumbre fija, fuera de ser tacaño como todos los médicos, invertía en todo, desde equipos médicos que le vendieran bajo cuerda, casi siempre metidos de contrabando al país en una maleta o una caja (nunca algo que supiera que era robado y menos de un hospital público), hasta especular con dólares. Por ello se asoció con el grupo, y aunque a veces se molestaba con Lucas Rondón por la forma en que dirigía la constructora, sabía que las cosas marchaban por esos lados lentas pero seguras. Aunque más rápido y con más ganancia sería mejor.

 

   El problema era el país. Como todo profesional al que le costó una bola y parte de la otra estudiar y formarse viniendo de una familia de clase media modesta, miraba con rabia como el Gobierno los atacaba, acusándolos de todos los males provocados por su propia imbecilidad. Había una política no explícita de salir de todos los profesionales y técnicos de Venezuela; de todo el que supiera sumar dos más dos. En las alturas del poder, alguien soñaba con un país de gente que temiera al rayo y al trueno, que contara con estampitas de santos como medida de protección contra atracadores o enfermedades, y que creyera a pie juntillas que el Gobierno no avanzaba porque le habían echado una brujería. Un país de ignorantes y  ciegos donde los tuertos mentales, reinarían. Él sospechaba que todo ese atraso medieval provenía del viejo dizque comunista Garcés Porta. Lo sabía arcaico, pero sobretodo, malo como todos los socialistas resentidos; un hombre llegado a la senectud sin lograr nada de valor, sin poder mostrar algo que dijera: miren, esto lo hice yo y resultó en un bien para todos. No, ese señor se pasó la vida buscando el poder sin encontrarlo, y ahora, viejo y degenerado mentalmente, se las ingeniaba para causar daños y maldades. Era típico de esos viejos que militaban en el comunismo, y en la Izquierda toda; inútiles que nunca aportaron nada bueno, pero que estaban prestos a causar males. Y eso aquí, en el resto de Latinoamérica o en Europa. No había lugar donde no la cagaran.

 

   Mientras se pone los guantes sentado tras su escritorio, mira al joven militar quitarse la ropa. No tiene un biombo, lo eliminó hace tiempo para su propia diversión. Le encantaba, deleitaba una vena maligna y perversa en él, ver a los carajos que  iban allí buscar donde desnudarse, sintiéndose pequeños e indefensos ante él al tener que hacerlo en su presencia; sobretodo si no esperaban el examen físico el mismo día de la primera consulta, siempre daba a entender que era una entrevista preliminar y los exámenes vendrían después. Pero era falso, sólo buscaba… sorprender.

 

   El médico medita en esos momentos en las muchas veces que él mismo ha pensado en irse del país. Con movimientos lentos calza cada dedo dentro del guante, preguntándose por qué no lo ha hecho ya. Con cierto sarcasmo se dice que todos los días se aprende algo de la gente, y de uno mismo. Él era un hombre cínico, hasta malintencionado como decían sus enemigos (y uno que otro amigo), pero cuidaba de los suyos, de la gente a la que quería o apreciaba; por eso en la última borrachera que agarró con el grupo les propuso que sí un día todo se ponía muy difícil, sí el país se volvía invivible para la gente decente y trabajadora, emigraran todos, con sus reales, sus peroles, sus familias y se fueran a Miami, por ejemplo. Todos juntos, como vecinos y amigos. Los… apreciaba, coño, y pensar en escapar de esa ratonera, dejándolos atrás, lo perturbaba.

 

   La idea no caló. Todos parecían dispuestos a quedarse y afrontar lo que viniera. Pero en fin, él los previno. Era un treintón exitoso, casado y bien situado en el ranking médico nacional. Y sin embargo… había cosas que ni eso remediaba. Sentía una desazón extraña, un sentimiento de futilidad con su vida, con su trabajo, con lo que era Caracas en esos momentos; sabía que era un malestar de pesimismo por el futuro. Mira al joven fornido que tiene en frente. El cadete duda, es alto, musculoso y de un tono de piel canela atractiva, se dice el hombre, sin que eso lo afecte en mayor manera. Le mira los desarrollados pectorales donde la cadena con las placas de identificación se balancea, y la cintura es estrecha. El joven lo mira, indeciso.

 

   -Pensé que la primera consulta era… sólo para abrir la ficha. -sonríe apenado.

 

   -Lo primero es lo primero. Para mí: el examen médico. -le sonríe profesional, tranquilizador.

 

   Ahora sabía que se llevaría una sorpresa cuando al final el ajustado pantalón verde oliva cayera. El joven dudaba mucho en quitárselo. Algunas veces se llevaba esas sorpresas. Tipos que iban sin saber del examen y vestían prendas íntimas de lo más curiosas. Y esa era una de las cosas que lo sorprendían de él, y que no comentaría con el grupo; ahora… le gustaba ver qué había bajos los pantalones. El cosquilleo malvado que sentía en el maldito tolete, que se le movía un poco al ver las tetillas, también era una sorpresa algo resiente. Y no muy grata.

 

   El joven duda aún, toma aire y abre el pantalón. Los ojos del médico van al pequeño triángulo invertido del cierre abierto. Hay una prenda suave, elástica, de color blanca allí, algo baja, dejando ver unos pelos púbicos revueltos. El pantalón baja y el carajo de piel canela, enrojece un poco. Lleva una mínima tanga blanca, con tiritas delgadas que suben por sus caderas. El tolete le abulta, colgando en reposo. Apenado se medio vuelve a dejar el pantalón sobre un sillón y Néstor, con una sonrisa, entiende el por qué de su vergüenza. La prenda íntima y sensual es un hilo dental que desaparece entre las nalgas firmes y musculosas. Hummm, piensa como relamiéndose el galeno, sonriendo en forma torcida, otro más. Esto sería interesante.

 

   -Es algo que… me regalaron en una fiesta. Una broma, ya sabe… -dice apenado el muchacho, metiendo los dedos en las tiritas de la tanga. 

 

CONTINÚA … (15)

 

 Julio César.

AH, LA SOLEDAD… UN APORTE DE LA GITANA…

marzo 26, 2009

MUJERES, ¿POR QUÉ TARDAN TANTO EN EL BAÑO?

el-recuerdo-de-jack-twist

   “Cuando pienso en ti, aún en medio de la nada, no me siento solo…”.

……

 

   Recuerdo ese bolero, triste, de Rolando La Serie, o al menos es a él quien mejor se la he escuchado, que reza: “Hola, soledad, no me extraña tu presencia, hace rato te esperaba…”. Al parecer ella era parte de su vida. La soledad es extraña, muchas veces la buscamos como quien aspira a la paz, a estar en silencio, tranquilos… y otras veces pesa, agobia. Deprime. ¿Por qué es tan dual? Tal vez la soledad es como la gente, compleja. Veamos algo que mi amiga Marga, la gitana rubia con asuntos pendientes en Ibiza, y quien jamás ha bailado al taconeo sobre una mesa, reseñó en su página:

……

 

SOLEDAD

 

   La soledad me permite saber quién soy, sólo después puedo tener una verdadera relación.

 

   Se puede interpretar la soledad de dos maneras: estar solo o sentirse solo. Estar solo es un hecho común para todos. No siempre estamos acompañados. Esta experiencia de soledad se puede disfrutar mucho y suele ser muy constructiva. Cuando estamos solos podemos no hacer nada y sentirnos bien, descansar, disfrutar de la naturaleza, tomar sol, caminar, meditar o simplemente hacer lo que nos gusta sin interferencias de otras personas.

 

   Sentirse solos es diferente, porque uno se puede sentir solo también en compañía. El sentimiento de soledad está relacionado con el aislamiento, la noción de no formar parte de algo, la idea de no estar incluido en ningún proyecto y entender que a nadie le importamos lo suficiente como para pertenecer a su mundo. El sentimiento de no pertenencia nos lleva a la depresión, cuando además nos sentimos culpables de nuestra propia soledad.

 

   Es una ilusión creer estar acompañado porque en realidad la mayoría está sola.

No muchos saben lo que es una verdadera relación y crean vínculos que no lo son. Sólo una persona madura puede tener una relación verdadera, porque se ha liberado de las dependencias. La madurez es la capacidad de vivir la vida sin muletas ocasionales, es aprender a hacerse cargo de los propios problemas, reflexionando antes de actuar y haciéndose responsable de las consecuencias de las acciones, sin proyectar los errores en los demás. La relación no implica tener a alguien para eventualmente apoyarse, sino por el contrario significa interesarse por el otro y comprenderlo tratando de olvidarse de uno mismo.

 

   La dependencia crea vínculos dependientes con personas omnipotentes, intentando recrear la simbiosis madre-hijo, y ese tipo de relación patológica, que tiene carácter sadomasoquista, está destinada al fracaso. Recién cuando nos liberamos de las dependencias y nos olvidamos de nosotros mismos aprendemos a vivir, a no tener miedo y a ser libres, accediendo a la posibilidad de una verdadera relación. Si no hay desarrollo personal tampoco puede haber una relación duradera, porque el estancamiento produce aburrimiento.

 

   La intención vale más que el hecho en si mismo, porque no se trata de resultados sino de orientarse hacia el camino de la propia senda. Únicamente cuando estamos solos podemos ponernos en contacto con nosotros mismos. Esa oportunidad nos permite vernos y evaluar si realmente somos como queremos ser y si estamos haciendo lo que deseamos hacer; y si esa imagen no estuviera de acuerdo con nuestras expectativas, es el momento de preguntarnos, que es lo que estamos haciendo ahora para lograrlo.

 

   Transitar el propio camino es lo más importante y el principal propósito de nuestra vida y todo el universo conspirará para lograrlo.

 

http://psicologia.laguia2000.com

 

27/09/2008 19:37 | Agregar un comentario | Enviar un mensaje | Vínculo permanente | Ver vínculos de referencia (0) | Agregar al blog

……

 

   Buen, se puede concluir que la fuerza para continuar, para ser, está dentro de cada uno, así que cada quien debe hacerse cargo del peso de su vida, aunque suena feo dicho así. De verdad no entiendo bien el estar solo cuando no se desea. Sé de personas inteligentes, agradables, solventes y buena gente, que están solos, y hablo de la soledad de adentro, a quienes se les nota la angustia porque ‘no hay nadie en sus vidas’, y es algo que no comprendo, ¿cómo puede ocurrir? Está bien, algunos somos egoístas y jamás terminamos de tender el puente que permita a otros entrar en nuestros… no sé cómo decirlo, corazones, instalándose, siendo uno con nosotros; no lo hacemos porque da trabajo, o no se quiere perder lo que se tiene, o no se ama lo suficiente. Cada alternativa es triste en sí. ¿Pero no encontrar a nadie?

 

   Es increíble, pero hay quienes no parecen capaces de lograr una mirada de interés, una sonrisa de simpatía en otros. En algunos casos entiendo que la ansiedad lo estropea, hay hombres muy ansiosos por ‘poseer’ sentimentalmente a otras personas; hay mujeres que se hacen “amantes-dependientes”, que nos siguen, que callan, que exigen y sufren mirándonos como preguntando “¿De dónde sacas fuerzas para lastimarme tanto?”; y eso asusta. ¿Qué ocurre con tanta gente? Creo, como dice el artículo traído gentilmente por Marga a nuestra consideración, que la respuesta está en aprender eso, que la fuerza está en nosotros, que somos personas, seres, que existimos independientemente de dónde, o cómo, o con quién. Hay que aprender a conocerse, a reconocer los puntos oscuros; hay que intentar cambiar, por difícil que resulte… o por molesto que nos parezca.

 

NCIS… ¿REGRESARÁ?

 

Julio César.

AL SOL ES PEOR…

marzo 20, 2009

JAKE

gente-con-suerte

   Dulces privilegios…

 

   La hermosa mujer, en su atrevido traje de baño, pensaba que su acompañante aún se veía muy pálido. Él parecía distante, notando a un grupito que los mira.

 

   -Estúpidos muchachos, desearía que dejaran de mirarte de esa forma. Es obsceno. –suena el malestar en su voz.- Están devorándote con los ojos.

 

   -No te alteres, no están molestándome.

 

   -¡A mí sí! Seguro que están deseando que un rayo me fulminara y ocupar cada uno de ellos mi lugar junto a ti.

 

   -No exageres. Seguro te miran es a ti. Parecen algo… excitados.

 

   -¡No! Es a ti a quien miran así esos muchachos babosos, Jake. Tú lo sabes, aquí, en la piscina, en el restaurante. –recalca ella, exasperada.

 

BROKEBACK MOUNTAIN EN SEÑAL ABIERTA…

 

Julio César.