Archive for 29 marzo 2012

AL PASAR POR AHÍ

marzo 29, 2012

…DESPUÉS DE CLASES

   Uno gime cuando la lengua entra, sin saber de quién carajo es. El otro lengüetea saboreando, preguntándose quien será ese tío y que hace ahí desnudo.

COMPLICACIONES FAMILIARES

Julio César.

PLANEANDO EL DESCANSO

marzo 29, 2012

ALGUNOS SIGNIFICADOS

   ¿Ya tienen en mente lo que quieren?

   Fuera de las connotaciones religiosa de la fecha, que las tiene y de importancia capital, estos días son de descanso y meditación. O por lo menos de descanso. Eso es echarse y no hacer nada. Como no sea disfrutar de la buena compañía, saborear cafés o licores, buena comida y disfrutar del sueño. A menos que queramos experimentar la vía dolorosa de la expiación, que también es valido.

   Pero supongamos que vamos a descansar. Descansar es eso, nada de afán o trabajo extra (no son días de reposo si hay que pintar una sala, levantar un muro o decidirse al fin a revisar qué hay debajo del fregadero o en lo más alto del closet). Eso es llegarse a la casa de playa los que vayan (seguramente bajaré un rato), y tomar una cerveza fría, comer algo de cochino frito de ese que se vende en la vía y luego ponerse de acuerdo en cosas como qué cuarto ocuparán fulano y mengano, así como en las horas de ir al baño. Eso se trapear bajo camas y colchones (cuidado con arañas, alacranes o tuqueques, que aunque inofensivos cómo son de feos y nadie quiere despertar para encontrar uno compartiendo almohada, cabeza con cabeza). Igualmente el cuarto de baño debe quedar inmaculado, como trapearse deben los muebles de la sala y al menos pasar una escoba por donde pasaría el presidente si nos visitara de sorpresa (no el de aquí, fingiría no estar), por si logramos llevar invitados alegres en busca de nuevas amistades. También hay que ir de compras. Mucho azúcar y café, algunos enlatados, todo lo demás son bolsas de chucherías. Y cervezas frías, muchas.

   Lo demás es despertar tarde, con flojera, cerrar los ojos y tal vez dormir un poco más. Tomar café, comer algo y bajar a la playa. Sol, arena, brisa y agua. Echarse y ver gente bonita, que en la playa siempre es amistosa. Y a pasarla bien, conseguir buenos momentos y guardar buenos recuerdos para cuando se regrese a las minas de sal.

   -¿Quién coño se llevó mi hilo? –gritará la víctima de esa vieja y divertida broma entre panas.

A REFLEXIONAR

Julio César.

LA KODAK

marzo 29, 2012

 EJECUTIVO CALIENTE

   Todo no es más que un inocente juego… ¿verdad?

   Hay dos cosas que a Gabriel le gustan, ejercitarse en el gimnasio y chatear con sus amigos de todas partes del mundo que también gustan del ejercicio. Y hay unos cincuenta que esperan sus mensajes e imágenes. Gabriel nunca lo admitiría, ni frente a amigos reales, la novia o los compañeros de trabajo, pero eso le gusta. Enviando imágenes de su corpachón, le dio un calorcito leer todo lo buenote que se veía. Una sin camisa colapsó el buzón. Una sin camisa, agarrándose sobre el shorts la barra, dejó comentarios extraños, muy extraños, de carajos que querían caer de rodillas. Otra imagen, igual, pero con la misma barra ahora en toda su grandeza y dureza bajo las ropas, puso su entrada a millón. Y los cuentos, lo que todos deseaban que hiciera, o les hiciera con la barra. Otra parecida, la mano bajo el shorts, recibiendo correos inmediatos rogando que se lo bajara (no lo hizo), sacando luego esa mano con los dedos mojados con un claro líquido espeso que goteaba, le valieron invitaciones a conocer otras partes del mundo (y del país). Ahora, temblando a pesar de todo, comienza con el video, seguro de que ya su correo instantáneo está activo, pero sabe que no será nada a cuando se quite la franela, se agarre la barra, la ponga dura, meta la mano y saque los dedos embarrados… Y se baje el shorts. Porque hoy se lo baja. Debajo lleva un traje de baño que le regaló su jeva, una tanga a la medida de su cuerpo… una que no podrá contener ni cubrir todo su entusiasmo del momento. ¿Lo quieres ver tú?

EMOCIONADO

Julio César.

CHÁVEZ, VIOLENCIA Y OPOSICIÓN

marzo 29, 2012

CHAVEZ Y DIOSDADO ENREDADOS OTRA VEZ

   Quieren ver a los chicos así… de espaldas a la pared, cuidándose.

   La verdad es que el presidente Hugo Chávez no ha estado muy atinado con sus últimas declaraciones. Cosas del medicamento seguramente, el cual, por la forma disparatada que le hace actuar, debe estar funcionando bien para lo interno. Lo primero fue decir que Capriles Radonsky tenía que cuidarse no fueran a atentar contra su vida si continuaba haciendo campaña para disputarle la presidencia. Gente mal pensada, que la hay, como que vive Dios, pensó que le amenazaba de muerte si no se retiraba cuando en verdad sólo estaba preocupado por su bienestar en un país cundido por la violencia y la muerte ya que él y su Gobierno nada pueden resolver. ¿Ven? Sólo preocupación sincera de quien nada ha podido hacer para impedir los miles de muertes que van en su gestión. Puro corazón.

   Ahora declara esto, que la violencia sigue ala Oposición. Ynuevamente los mal pensados, que parecen gente del Gobierno (no hacen nada útil sino que pierden el tiempo en tonterías), lo toma como otra amenaza: Dondela Oposiciónvaya a hacer campaña les atacarán. Y la verdad es que eso no fue lo que quiso decir, y por una vez serviré de abogado del Diablo (por cierto, ese pacto hizo agua, jamás debió intentar ser adorado él como un dios, para eso ya estaba esperando su amo). Después de las primarias de febrero cuando hordas peligrosas y armadas se lanzaron en orgia de violencia a robarse lo que no era suyo en zonas controladas porla Oposición, no fue su culpa, dijo él, aunque es el Presidente dela República(aparentemente la culpa es de los invadidos, pero para entenderlo hay que saber de física quántica, así que olvídense). O cuando Capriles Radonsky fue atacado por gente armada empleada de la alcaldía de Jorge Rodríguez (quien no puede pisar Cotiza por la vaina de aguas negras que les echó), que dispararon contra los presentes, según él, no pueden achacarle la responsabilidad; la culpa fue de Capriles Radonsky por ser bien recibido allí y de la gente que se puso en el camino de las balas, como sostiene Diosdado Cabello, demostrando porqué es el genio de eficiencia que es. O cuando el grupo terroristaLa Piedrita(en el ojo) atacó a balazos amplias zonas del 23 de Enero y armas en manos se pasearon con unos cadáveres por toda Caracas (mientras el ministro del Interior y la fiscal general se ocultaba bajo la cama… cada uno bajo la suya, no quiero iniciar rumores), siendo atacados y robados periodistas en todos esos actos, y el Presidente declaró que nada puede hacer por evitarlo porque ya no hay Gobierno, tan sólo caos.

   Todo esto es lo que angustia al hombre cuando, jugando limpio, les advierte a la gente que asiste a los actos de Capriles Radonsky que se persignen para ver si no pasa nada malo, porque lo que es el Gobierno ya sólo quedó para raspar la olla terminando de llevarse las reservas de oro para Cuba y vendiendo PDVSA a los chinos (esos muchachos gastan demasiada plata, de Barinas a Europa no sale barato). Al pobre Presidente y al Gobierno no les queda tiempo ni fuerzas para más. Y hay que entenderlo, ¿quién puede preocuparse de algo como el hampa cuando se tiene la cabeza ocupada pensando dónde ocultar los reales súbitamente ganados? ¿Quién pude ponerse al mando del Estado cuando hay que cargar con las maletas llenas de dólares que pesan tanto?

   Como dice el Gobierno, que cada quien se salve como pueda.

MIGUEL ANGEL PEREZ PIRELA, QUÉ INSEGURIDAD

Julio César.

PREPARANDO TRAGOS

marzo 29, 2012

DISCREPANCIAS FRATERNALES

   Aunque llevaban rato, no se cansaban del sabor…

   Hombres ociosos. Cuando en un alto del trabajo decidieron competir por ver quién tenía la mejor idea para un nuevo trago, el tío sexy, que algo se olía, les propuso que tomaran las cervezas en su roca dura… Y a los pobres chicos les encantó tanto que ahora, aunque muy mareados, no pueden despegar los labios.

DEDICACIÓN

Julio César.

NOTA: No estoy seguro, pero esta imagen creo que ya la utilicé una vez. Pero es que ya llevo tanto tiempo escribiendo en este portal…

BENEDCITO XVI EN CUBA

marzo 27, 2012

 EL CARNICERO Y LIBIA

   Cosas de zorros viejos…

   Nuestro viejo Papa (se dice que está algo enfermo), Benedicto XVI, ya está en Cuba recorriendo sus calles. El amor a nuestra señorala VirgendeLa Caridaddel Cobre, así como la fe de los abuelos todavía se deja sentir en la isla y muchedumbres han seguido el papamóvil para, sonriendo, aclamar al guía espiritual. La pregunta a qué va el Papa a Cuba, como no sea para fortalecer al régimen de los Castro, se explica con un nuevo aniversario de la aparición de la imagen santa. La fe de los cubanos y la conmemoración ala Virgendebería ser suficiente para todos, y sin embargo no lo es. No es fácil la tarea del viejo pontífice, como no la es nunca para cualquier gran hombre o mujer que debe actuar siguiendo un código de largo alcance en sus realizaciones, en sacrificio de lo inmediato. Cultivar la paciencia para evitar la violencia o el desorden.

   Imagino que mucha gente aplaudiría al Papa si gritara desde el pupito “fuera los tiranos”, o encabezara una marcha junto a las Damas de Blanco y fuera a asaltar una prisión, cuan toma dela Bastilla, pero esa no es la tarea de un padre de la fe, como lo aclaró el mismo Jesús de Nazaret cuando aclaró que Él no venía a reinar sobrela Jerusalénfísica, sino la espiritual; motivo por el cual aún muchos dudan que fuera realmente el Mesías profetizado en el Antiguo Testamento. La gente esperaba a un rey político y guerrero, un hombre que frente al Sanedrín fuera coronado rey y encabeza la toma de la fortaleza Antonia, expulsando a los romanos de la ciudad. Muchos no entendieron aquello de “al césar lo que es del césar y a Dios lo que es de Dios”. Por eso, gente que disculpa a la señora Dilma Rousseff (el ir a hacerle la barba al viejo y sanguinario ex dictador y que ni se interesara en sus víctimas), sí se lo critica al Papa.

   Me gustaría creer en la interpretación que hace Rafael Poleo de su visita. Y miren que me falta fe. Poleo siempre ha dicho de qué se morirá este país y su población, y aunque moleste o parezca disparatado, termina sucediendo. Y aún así, uno duda. Sostiene el viejo reportero que Raúl Castro, quien tiene de sensato lo que su hermano de loco mesiánico, ha tendido lazos para que el Vaticano les ayude en la transición fuera del comunismo (esa dictadura personalista que ejercen pero a la cual llaman así). Y la lógica no le falta a la interpretación del señor Poleo.

   Bien sabe Raúl Castro que sin el dinero que logran sacarle a Hugo Chávez (manipulando sus traumas y complejos), hace rato que la revolución cubana habría devenido en las aberraciones de las FARC en Colombia (sostenerse con drogas y secuestros), en lo tocante a la trata de blanca. La isla, sometida a una absurda y demencial política económica de izquierda, es una nulidad. Un desastre. Y para comer, medio vestir, comprar aspirinas o una llave de tuerca que repare un viejo motor hace falta dinero, por ello se abren gradualmente a las empresas privadas (la búsqueda de petróleo quedó en manos no de la arruinada PDVSA, sino de los españoles). La gradualidad viene de un pedido hecho por Fidel, a que esperen a que muera para realizar el grueso de la tarea (y que el fracaso de su vida no le sea arrojado a la cara). En ese trabajo de apertura, Raúl Castro desea una alianza con la comunidad europea que le sirva de contrapeso a los intereses norteamericanos, y que el viejo continente les ayude a mantenerse vigentes con sus fortunas personales, libre de juicios y persecuciones, como ya se hizo con Putin y su banda a la caída del monstruoso régimen soviético, de donde pasó de agente dela KGBa rico y poderoso empresario.

   No es Raúl Castro, como digo, un enajenado como su hermano. De estallar revueltas enLa Habana, sabe (como lo sé yo y cualquiera con dos dedos de frente) que ordenar matanzas como en El Cairo, Trípoli y Damasco le haría terminar sus años en una celda pequeña, acusado de crímenes contra la humanidad, si no que colgando de los pies o del cuello. Y cuando la opción de la fuerza para impedir los cambios no funciona (como no funcionó en El Cairo, Trípoli, Damasco y no funcionará en Caracas), lo mejor es buscar una manera de desmontar la mina sin que estalle y vuele a unos cuantos. Aparentemente, según el señor Poleo, esa es la misión que lleva el Papa a Cuba, asegurarse el fin de las persecuciones y las prisiones sumarias (también mayor movilidad parala IglesiaCatólica), mientras ofrece tender puentes hacia la comunidad europea. Veremos cómo le va. O sí ocurre.

   Qué extraña es la relación que mantenemos con el papado los católicos del mundo entero, aún los no muy concurrentes al templo, como es mi caso. Recuerdo la segunda vez que el papa Juan Pablo II, que en paz descanse, vino a Venezuela. Mucha gente, comenzando por mi señora madre, criticaba el viaje por lo costoso, por la crisis que vivíamos en ese momento (elevada a límites de lo absurdo ahora), como suele criticarse en todas partes. Nada más bajar el Papa del avión, viejito, mamá lloró y no se despegó más de la televisión. A mí mismo me sorprendió la intensidad de la emoción que sentí cuando escuché que había muerto ese día sábado poco después de la una de la tarde.

   También está muy vivo en mi memoria todo lo que se dijo una vez muerto Juan Pablo II, un hombre muy conservador. Los intelectuales del mundo entero decían que la iglesia debía buscar un hombre más liberal y abierto a los nuevos tiempos (en eso de los nuevos tiempos sólo tengo dos acotaciones que me parecen necesarias: el sacerdocio de las mujeres y el fin del celibato, peligrosa arma del Diablo contra los curas no muy santos). Cuando fue electo el papa alemán, Josep Ratzinger (Benedicto XVI), esos intelectuales hablaron pestes… mientras la gente común y corriente corría a la plaza del Vaticano, aplaudiendo y ovacionando a su nuevo Papa, el padre de nuestra Iglesia enla Tierra.

   El papado siempre está bajo ataque, muchas veces de sus propios hijos. Y no pocas veces sin motivos. El quela Iglesia, asesorada por Mandinga, mantuviera y premiara dentro de sus filas a los curas pedófilos, permisando la práctica con la complicidad y el silencio, la colocó bajo este ataque mediático que aún perdura, uno muy justo y necesario. Como que es necesario salir de todo sujeto que guste de manosear y pervertir menores, para eso están esos paraísos socialistas donde la gente se está muriendo de hambre y necesitan unos cuantos dólares y euros. Al menos ahí es negocio, algo como más decente.

   Pero yo sigo siendo católico, y si está mal, cuando me llegue la hora de justificar mis actos, alegaré que era la fe de mis padres y que de ellos aprendí el contraste entre lo bueno y lo malo. Lo justo de lo injusto. La diferencia entre la luz y la oscuridad.

BRAVO POR PASTOR MALDONADO

Julio César.

¿SAM Y DEAN CONTRA CEREBRO Y PINKY?

marzo 26, 2012

CASS, EL NUEVO JEFE, CAE…                          …LA ÚLTIMA BODA

   Para leer sólo si estás al día con la séptima temporada en la red. Si no es así, y deseas sorprenderte (y lo harás), no continúes.

   Aumento… ¿de qué?

   Debo reconocer que la idea, los leviatanes reuniéndose y preguntándose uno al otro “¿Qué haremos mañana en la noche?”, “Lo que hacemos todas las noches, intentar conquistar el mundo”, vino de una amiga de la casa, Ally, quien disfruta de la serie igual que yo. Lo siento Ally, no hallo la continuación de Dean vs. Cass, pero encontré en un disco de archivo que grabé el año pasado un relato que tal vez te guste. Dean es un duro y rudo policía desencantado, Castiel es su nuevo compañero, uno que no se cansa de mirarle largamente, como cachorrito en busca de un amo cariñoso. Y nos hace tanta falta eso ahora a los destielistas, ¿verdad?

   Out With The Old. Debo comenzar diciendo que me encantó la entrada, la arrogante bailarina danzando hasta morir. Y qué manera. Los hermanos enfrentan objetos malditos, pero como abre boca de lo que luego llegaría nos enteramos de que Sam no está durmiendo nada, viéndose cansado y macilento. Extrañamente Dean parece tomarlo a la ligera, sobre todo cuando Sam le cuenta que Lucifer no le deja descansar porque canta a todo pulmón cierta melodía. Dean dice que es una bonita canción y Sam replica que no después de cincuenta veces. La verdad es que resultaba un tanto desconcertante ver al mayor tan despreocupado, pero creo que en cierta medida era una señal de respeto. Dean confiaba que Sam pudiera mantener bajo control a Lucifer. Pero volvamos al caso, objetos malditos.

   Las zapatillas son una trampa, quien las toca son perseguidos por ellas, incitándoles a usarlas hasta morir. Hay una casi niña que se las pone y Sam y Dean deben luchar para quitárselas. Dean las toca. Fue hilarante verle la cara cuando están en el auto y siente algo, las zapatillas están ahí, en el asiento posterior aunque las dejaron en la cajuela. Sam comenta que son como de la talla de Dean, y la cara de este era tan divertida cuando admite que si, que tiene ganas de ponérselas. Cuando enfrentan al chico que las vendió, cosas que su madre mantenía ocultas en una caja fuerte (una coleccionista de lo macabro o una cazadora, no me quedó claro por la traducción). Fue increíblemente divertido ver a Sam con la caja donde estuvieron ocultas en las manos y al alzar la mirada encuentra a Dean sosteniendo con añoranza las zapatillas. Me reí tanto cuando se las quitó. Gracias a Dios no lo pusieron a usarlas porque creo que no habría soportado verle, entre las risas y la mortificación (como cuando en fiebre amarilla, en la cuarta temporada, cuando grita al caer el gato; cómo odié ese momento).

   Mientras recaban lo maldito, encuentran que hay una mujer que está comprando todos los negocios de la cuadra y ha habido una o dos muertes extrañas de personas que se negaba a vender, luego vendía de un día para otro y sufría un accidente. No es hasta ver a la intolerante vendedora, acompañada de su tembloroso y no muy eficiente colaborador, enfrentando a un reacio comerciante, matándole como una Leviatán, que entendemos. Cosa que se enlaza con un informe que Frank Deveraux, con malos modos, dio a un Dean cabreado porque aún nada sabe de lo que se construirá en las coordenadas dadas por Bobby, o en qué anda Dick Román, fuera de que adquiere muchas propiedades en muchos lugares.

   El asistente descubre a Sam, le sigue y sabe que hablan con el chico de las cosas malditas, quien también era hijo de una víctima de los tratos. Por lo que a su jefa respecta, les investigan a ellos. La mujer obliga al chico a citarles y les hacen caer en una trampa. Con aire cordial, la mujer amenaza y Dean replica todo chulo, se enfrentan y casi se los comen, pero el otro les ayuda a vencerla. Lo hizo por su propio bien, la mujer le amenazaba. Dean quiere saber qué planean, para qué quieren el barrio, el otro responde que allí montaran el gran centro… para curar el cáncer. Eso les desconcierta, van a hablar con Frank y encuentran todo revuelto en su refugio, así como mucha sangre.

   ¿La verdad?, no creo que Frank esté muerto. Se veía listo. O eso espero, me agradaba. Su química con Dean era increíble, parecía otro Bobby aunque menos paternal. Ahora bien, los leviatanes, Pinky y Cerebro.

   Hace tiempo comenté sobre un suplemento que leía de muchacho, Posesión Diabólica, donde un joven cura perseguía a una mujer poseída por el demonio (Rita), que buscaba arrastrar a mucha gente al Infierno. Pero un buen día nos cambiaron la seña, ya no se trataba de cosas diabólicas sino de un grupo mentalista y cruel que desea dominar el mundo. Eso me pasa con los leviatanes. No les veo como a los demonios, fantasmas o monstruos, fuera de que cambian de forma y comen personas. Más parecen un grupo mafioso, cosa que sostengo todavía. Cuando vi la proyección del tal Dick Román en televisión, pensé en el Damien Thorn deLa Profecíatres.

   El que estén reuniendo tierras para construcciones misteriosas, y que ahora este hable de un centro para curar el cáncer, lo que convertiría a Dick en un ídolo, me hizo recordarLa Profecíados, cuando gente que servía a Damien iba colocando las piezas en el tablero para que este un día reclamara el trono del mundo como hijo del Diablo. Es así como veo a estos nuevos villanos, Dick Román y su gente decretando el fin de las enfermedades y la muerte, el fin de guerras y sufrimientos, siendo aclamado como un rey más o menos mundial. Engañando a todos… menos a los Winchester. Porque eso faltó en la quinta temporada de Supernatural, la conocida historia del Anticristo, auque en la serie se lo saltaron con el niño aquel que convertía sus pensamientos o deseos en realidades.

   ¿Imaginan a este monstruo aspirando y posiblemente llegando al poder como, que se yo, presidente de los Estados Unidos y los Winchester como sus únicos adversarios? No sé porqué la idea no se me hace tan descabellada (aunque esto no es más que un desvarío de recuerdos, quién sabe qué harán al final los productores de la serie).

   De The Born-Again Identity, hablaré poco. Fue un capítulo doloroso. Maravilloso y terrible. Realmente no quise leer comentarios previos, ni ver avances. Misha Collins volvía y no quería que nada enturbiara la sorpresa. Debí alertarme antes. Sam enloquece totalmente, agotado por la falta de sueño y alimentos (Lucifer le atormenta con ruidos y haciéndole creer que su comida está podrida), y lo encierran en un sanatorio. La verdad es que Mark Pellegrino se luce como Lucifer. Antes me simpatizaba, pero en este episodio fue realmente brutal y diabólico (Mark es un actor increíble, y su Lucifer quedó a la altura). Y sin embargo no pierde totalmente su encanto; cuando el doctor le dice a Sam que deben usar métodos quirúrgicos contra su mal, Lucifer, a sus espaldas, mirando a Sam, pregunta divertido “¿lobotomía?”. Y casi enseguida el médico calma a Sam con un no se preocupe, no será una lobotomía, y Lucifer exclama “maldición”, como si de un divertido juego se tratara. Se vio tan gracioso en medio del drama.

   Aquí Dean vuelve a ser el de antes, el hermano mayor que todo lo da por Sam (demasiado). A pesar del cabreo que agarró con Sam en la primera temporada porque este buscó a un curandero para salvarle y luego supo todo aquello de que otra persona murió para que él se curara, Dean sale en busca de uno (y ocurre el detalle del diario que cae, ¿el difunto Bobby ayudándole de nuevo?, aunque hablamos de Supernatural, tal vez resulte que es John Winchester). Me gustó que Sam le recordara que estaba destruido, tal como Castiel le dijo que quedaría si le regresaba su alma. Dean encuentra la pista de un curandero, los demonios también, y ahí, frente a él, esta Emmanuel, quien no es otro que Castiel sin memoria. Ah, la cara de Dean.

   La conversación en el auto fue buena, cuando Emmanuel-Castiel oye de un Cass que traicionó a Dean. También fue bueno ver el regreso de Meg (Rachel Miner, algo gordita; ah, ¿cuándo matarán a esa bicha?). Y si yo comentara subtexto, que lo hago pero no tanto, ver la cara que pone Dean mientras ella le sonríe a Castiel, uno podría jurar que no le gustó nada. Casi parecía celoso. Fue doloroso ver a Castiel recuperar sus recuerdos, luchando contra los demonios mientras revive en flashbacks sus encuentros con Dean, siempre con Dean, sintiendo nuevamente toda esa culpa por lo que hizo y por estar vivo. Lamentablemente no puede reparar a Sam y toma para sí el veneno del Infierno, dejando limpio al menor de los Winchester.

   Y cuando digo que Dean vuelve a ser el mismo es porque permite ese cambio de rehenes sin rechistar, que Castiel se joda mientras Sam regrese (y en todo momento hay que recordar que si Lucifer caminó sobrela Tierrafue porque Sam le liberó, en buena medida). Dean se va con Sam dejando a Castiel encerrado en el sanatorio, así cómo así; no le mira con ojos de dolor por lo que le ocurre (ni le agradece el sacrificio). Y para colmo, Meg se queda allí, quién sabe buscando qué, con ella nunca se sabe.

   No lo sé, me parece que Dean fue demasiado frío al final, después de la mirada cargada de emoción cuando le vio vivo, el deseo de protegerle de Meg y cuando le regresa el manchado impermeable; entiendo que las cosas que hizo Castiel estuvieron muy mal, (traicionar a Dean… ¡a Dean!), abriendo las puertas del Purgatorio, dejando entrar a los leviatanes, pero en especial, destruyendo la barrera que Muerte, el jinete amigo de Dean, había colocado en la mente del menor para protegerle de los recuerdos del Infierno y que esta no se quebrara como ocurrió en realidad (siempre me pregunté cómo harían para mostrar eso, pero lo lograron, Sam se veía realmente destrozado mentalmente). Creo que, al final, se impuso el Wincests.

   La verdad es que me ha gustado mucho esta temporada, todo lo que va de ella. No creo que haya habido un episodio que me molestara (a menos que sea por detalles dolorosos como la muerte de Bobby o esto de Castiel). Ha estado mucho mejor que la sexta, la cual, sin embargo también me agradó. Aunque creo que debo admitir que me gusta por los personajes, los Winchester son geniales, en especial Dean, el atractivo canalla que adora a las mujeres, el aguardiente, los autos y las buenas peleas al tiempo que es fiel como un perro al punto de llegar al sacrificio. Y si, deseo que la serie continúe porque cada semana (fuera de los malditos intermedios), sé que pasaré un buen rato. El programa no se pone cansón como ocurre por momentos con las CSI, los mismos Simpson o mi querida NCIS (por instantes). Hay quienes se quejan de que debieron cortarla al final de la quinta temporada, para que todo quedara como Erick Kripke quería. No estoy de acuerdo, por largo y tortuoso que ha sido el camino, Sam y Dean vuelven a ser ellos, dos hermanos que pelean contra las fuerzas oscuras, mientras esperamos que por fin les ocurran cosas buenas. Terminar la serie dejando a uno muerto y al otro destrozado porque su hermano falleció y se quema en el Infierno, mientras su ángel de la guarda le abandona, no me parecía un final digno ni justo. Ni para ellos ni para mí como seguidor. Como no fue justo para sus fans (yo), los finales de Xena o los de Mulder y Scully. Cómo los odié, dejaron una sensación de vacío. Sobre todo Xena, quien muere.

   Ojalá la serie dure mucho más, aunque sería bueno que Hollywood les brindara también oportunidades. Jensen Ackles es un gran actor, capaz de hacer reír o llorar aún en una serie tan fantasiosa, y ante Jared Padalecki, en este capítulo, hay que quitarse el sombrero. En la pantalla grande serían ganancia para el público.

   Para terminar, una de las partes que más me gustó. Imagen esta que NO ES MÍA.

 

MONSTRUOS Y FANTASMAS DE MAL GENIO

Julio César.

EL SUEGRO LO ENVICIA… 17

marzo 26, 2012

…LO ENVICIA                         … 16

   Este relato me lo envía por correo un conocido de la casa, LeRoy, y es bueno, aunque es una mala traducción que me tomará tiempo medio hilar. Este relato que NO ES MÍO, lo llevo más bien como una pequeña adaptación. Que el autor no se moleste, por favor. Bien, la trama: un chico muy joven sueña con ser físico culturista y se casa con la hija de un ex culturista, el cual termina convirtiéndole en el juguete sexual de todos los hombres. Disfrútenlo.

……

Título: Muscle Pussy

De: hgenyc9261@gmail.com

   Con todo y eso, lo que quiere son machos.

……

   Cada vez que Steve empuja la gruesa verga en su culo, la boca de Bobby parece cubrir todavía más la tranca de Troy, chupándola de forma entusiasta. Y mientras lo hace, mientra su boca y culo son rítmicamente cogidos por esos dos hombres grandes, el joven culturista sabe que todos esos chicos atléticos estaban admirados y excitados al comprobar lo increíblemente adicto que era a los güevos, subiendo y bajando sobre ellos su cuerpo musculoso, contrayendo sus poderosos pectorales de culturista mientra sus dos extremos son llenados de macho.

   La negra barra sale, lentamente, nervuda, halando los labios del afeitado coño, para luego entrar nuevamente, empujando, rozándole lo que sospecha es un clítoris en su culo, dándole en la próstata, y Bobby no puede pensar en nada que le emocione más, como no se sentir a un costado el roce de los glandes de Jorge, Vicent y Patrick.

   De repente se oye un golpeteo cuando alguien toca la puerta del cuarto de vapor y todos quedan sorprendidos.

   -Coño, pensé que te había dicho que aseguraras la puerta.-Troy recrimina a uno de los chicos.

   -¡No dijiste un carajo! –replica Patrick, susurrante.

   -Necesito un baño de vapor. –oyen decir a una voz afuera.

   -De ninguna manera, ya he sudado demasiado. Vamos todos por una cerveza fría. –le responde una nueva voz, siendo coreada por otras dos.

   Y mientras escuchan y esperan, todos están muy quietos dentro del cuarto, todos desnudos y erectos, con Bobby arrodillado, paralizado también, su boca imposiblemente abierta sobre la verga de Troy, la cual está pulsando contra su lengua, mientras su culo está totalmente penetrado por la de Steve, quien pega los pelos púbicos y las bolas de sus nalgas.

   Con el corazón bombeándole de manera alarmante, Bobby escucha a esa gente afuera hablar y reír nuevamente, preguntándose si al final habrían cambiado de opinión y entrarán al cuarto de vapor para encontrarse con él, musculoso y grande, siendo cogido por ambos extremos por dos hombres, estando otros tres esperando con sus güevos babeantes.

   Y la idea, por aterradora que sonara (ser descubierto y tachado para siempre de puta), también le excita a un nivel básico. Porque si, tenía que reconocerlo, desde que cayó en las grandes, callosas y fuertes manos de su suegro se había transformado en una puta deseosa de machos. Casi espera que esos otros tres o cuatro sujetos entren, le descubran y también deseen llenarle con sus güevos, derramando litros de leche en todos sus orificios.

   La idea le hace gemir aunque Troy sisea que calle, pero le cuesta, porque estremeciéndose, casi mordiendo la verga en su boca y apretando imposiblemente duro la que tiene entre sus nalgas, llenándole el culo… se está corriendo. Su culo ha alcanzado un orgasmo…

   ¡Y quiere más!

   Pero, finalmente, las voces se alejan y todos respiran aliviados.

   -¡Mierda! –se queja Jorge.- Eso estuvo realmente cerca.

   Bobby, todavía empalado por esos dos hombres, no puede menos que sentirse un tanto… decepcionado. Aparentemente al medio equipo de futbol americano que le usaba también le preocupaba ser pillado así, cinco duros atletas cogiéndose a un chico grande que practica el físicoculturismo.

   -Realmente estuvo cerca. Aseguren la puta puerta. –gruñe Troy.

   -Si, nadie debe entrar. De ninguna manera iba a permitir el compartir este culito caliente y rico con esos sujetos. Puede que otro grupo lo pille alguna otra vez y también se la claven duro y con fuerza, pero no esta noche. Por ahora este culo es nuestro. –enfatiza Jorge.

   A Bobby todo le da vueltas en la cabeza al comprender que tal vez no era el ser vistos en eso lo que le molestaba después de todo.

   -Vamos a reventarle eser coño a fuerza de güevos y leche. –ríe Vicent.

   Y el joven culturista gime, deseándolo, ordeñando esa verga en su boca con la garganta casi sin notarlo.

   -Este enorme y musculoso culo blanco es sólo para mi verga. –gruñe Steve mientras comienza a cogerle con fuerza otra vez, sacándola toda, mirando vicioso el agujerito que titila con hambre, antes de clavarla otra vez.- Apuesto que amas sentir una enorme verga negra en tu dulce culo de niño blanco, ¿no es así, Bobby? A las putitas rubias les encantan los güevos de los hermanos de color. –se burla mientras lo empala con velocidad.- Apuesto que deseas que Leo te lo reviente con su tolete de anormal. Se lo he visto en las duchas y le cuelga como al de un caballo. Aunque me pregunto si aún tú podrías con ese Güevo Monstruoso.

   De no haber sido halado nuevamente por Troy para que continúe mamándole el tolete, Bobby habría reído de aquellas palabras, recordando que menos de veinte minutos antes, Leo estuvo llenándole el culo con su verga realmente enorme y dura. Pero todo lo olvida mientras la punta de esa cosa grande en su culo le frota todo, despertando ecos de lujuria en todo su cuerpo de muchacho guapo y saludable que merecía ser bien atendido por los machos calientes. Por no hablar del grueso y suave glande de Troy tapándole la garganta y el venoso cuerpo pulsando cálido y vital sobre su lengua ávida. Los dos hombres parecen acompasar sus ritmos y lo penetran con gusto y ritmo; cuando la verga de uno llega a su garganta y la otra a su próstata, la dicha y excitación no caben en el joven pecho del rubio culturista, quien casi teme que dichas vergas se encuentren en su estómago.

   De repente Steve gruñe, la verga bien clavada en su culo parece dilatarse imposiblemente y Bobby tiene que gemir cuando siente algo hirviente, como lava, que cruza el cuerpo de esa pieza de carne, derramándose a la manera de disparos dentro de sus entrañas, mojándole de manera increíblemente placentera (algo que nunca habría imaginado, que recibir el semen de otro tipo en su culo fuera tan maravilloso). Sus entrañas y próstata enloquecen con ese semen que les baña de manera profunda.

   Pegando totalmente las caderas de las redondas y firmes nalgas blancas, Steve tiembla mientras se corre a chorros. Carga tras carga se añade a la leche que previamente ya ha salpicado las paredes del culo al muchacho. Saber que tiene toda esa esperma dentro de sí, provoca tal corriente de placer en Bobby que tiene que tensarse, flexionando los dedos de los pies para soportar tanto gusto. Y mientras todavía bombea un poco más, con chapoteantes plop plop, Steve sonríe mirando a Patrick, quien ríe agudo. Tal vez cada uno pensando en lo mismo, en sus leches mezclándose dentro del ansioso culo del fortachón muchacho. Tal vez. Los amigos podían compartir muchas cosas, ¿o no?

   Finalmente, con un profundo gruñido de satisfacción, Steve comienza a sacar su verga, lentamente, hasta que aparece la enorme cabeza de su miembro totalmente cubierto de semen, llenando más con el fuerte olor el cuarto de vapor, excitando a Bobby, quien olfatea a pesar de tener la nariz pegada al pubis de Troy, sabiendo que su culo mana algo de espesa esperma.

   -Okay, perra musculosa, es mi turno. Ya quiero meterte mi gorda verga en tu dulce coño bañado en dos leches. –gruñe el Vincent.- Ven, baby, date con todo.

   El futbolista toma asiento a su lado en el banco, muy abierto de piernas, atrapando con su mano enorme la base de su tranca, totalmente erecta y roja. Lamentando dejar de saborear la rica verga de Troy, pero con su culo totalmente ardiente y necesitado de más machos, Bobby se pone de piel, de frente al latino, subiendo a ambos lados de su cintura, bajando el musculoso trasero hasta que su hambriento y desesperado agujero choca de la suave, lisa, ardiente y enorme cabeza, deslizándosela.

   Y Bobby se muerde los labios para no gemir como una verdadera puta mientras va tomando centímetro a centímetro de la realmente gruesa verga, la cual le roza todo en su gloriosa entrada, poniéndole todavía más caliente de gusto y de ganas, hasta quedar totalmente sentado sobre el regazo del hombre, completamente empalado, cosa que desata risas de aprobación.

   -Joder, Vincent, este chico logró tomar con su culo ese brazo de bebé que tienes por verga. –ríe Patrick.

   -Oh, Dios… y cómo aprieta y chupa sin moverse. –gruñe el hombre, con una sonrisa depredadora.- Vamos, mi enorme baby, date con furia. Sube y baja sobre ella como sé que tanto quieres. Esta verga te va a dejar satisfecha. –le conmina.

   Bobby enrojece totalmente, entendiendo que ahora no era simplemente penetrado, ese macho fuerte que le mantenía bien clavada su verga deseaba que se cogiera a sí mismo, demostrando qué tanto le gustaba aquello. Era la mayor prueba de su putería que podía dar. Pero… ese falo grueso, duro y caliente estaba pulsando dentro de sus entrañas y era una sensación tan poderosa que no podía pensar en otra cosa como no fuera en ordeñarla también, deseándola metiéndose, saliendo y más tarde bañándole también con su semen. Afincando los pies, sube lentamente, dejando al descubierto la gruesa mole que sale de su culo. Sube hasta el glande, apretándolo de manera desesperada y logrando que Vincent jadee con fuerza. El joven culturista vuelve la mirada, recorriendo a todos esos hombres que observan fijamente mientras se enculaba, ojos lujuriosos, vergas duras, aún las de Patrick y Steve, todos calientes por el espectáculo que estaba dándoles con su culo abierto y lleno de güevo.

   -Gózala, Bobby. –gruñe Troy.- No pienses en nada y sólo déjate llevar, disfrutando lo que eres, una perra caliente que ama los güevos.

   Baja, metiéndosela, apretando con su esfínter y paredes mientras lo hace, con fuerza, y Vincent gime de gusto, sus enormes manos cobrizas atrapándole las blancas caderas. Las lampiñas, musculosas y redondas nalgas rojizas, muy abiertas, permiten ver como el redondo agujero aprieta la enorme, gruesa y nervuda tranca del macho cuando sube gimiendo y cuando baja. Cuando se la mete, sintiendo cómo se desliza en su interior, Bobby gime puramente de placer, eso despertaba oleadas de cálido deseo en cada centímetro de su cuerpo, y cuando la punta golpea su próstata casi se desmaya. Con ella muy adentro, meneando sus caderas de adelante atrás, sintiéndole moverse adentro, frotándole la pepa del culo, siente que se muere. Ahora lo sabe, lo que más desea en este mundo son las vergas de los hombres llenando su culo ahora vicioso.

   Mientras sube y baja, y Vincent atrapándole por las caderas le ayuda agitándole con fuerza, Bobby sabe que está bien jodido, en todos los sentidos. Ahora entiende que eso es lo que quiere, no lo que Alice puede ofrecerle. No, desea lo que su vicioso suegro le enseñó, el placer de su culo y su boca siendo utilizados por los hombres de verdad, llenándolos, cogiéndolos, dejándole su semen en cada orificio. Dios, y el semen sabía tan bien… Salta y grita imaginándose ya untando nuevamente de leche, saboreándola sobre su lengua en algún momento. Y sus ojos cerrados, sus mejillas rojas y cara de profundo deseo, hacen gemir a los hombres que se acercan más para verle caer una y otra vez sobre la cobriza y gruesa tranca del amigo. Era tan excitante ver a ese joven carajo gemir y estremecerse sobre el güevo de uno de ellos que casi temen corrersele encima, bañando el bello cuerpo todo de leche.

   Tan mareado de gusto está, que Bobby tiene que sostenerse de los hombros del latino para no caer.

   -Miren eso, ese culo va a arrancarle la verga. –Jorge gruñe ronco, notando el esfínter que va y viene sobre ese tolete mientras algo de la leche de Patrick y Steve aún mana.- Yo también quiero de eso y no puedo esperar mi turno. –y camina hacia la pareja, empujando por la espalda a Bobby hasta conseguir que su torso choque con el de Vicent.

   Agarrando su duro y grueso tolete, el latino lo presiona contra el hinchado y ocupado agujero del rubio culturista, gruñendo mientras lo empuja. Bobby abre mucho los ojos y la boca cuando siente que va metiéndosele. Vicent sonríe libidinoso, tensándose cuando siente la presión de la verga de su mejor amigo contra la propia, ambas palpitando de emoción. Jorge va metiéndola, apretando los dientes en una mueca sonriente, y mientras la desliza, Bobby tiembla de lujuria extrema. Con un graznido, el latino termina de metérsela, muy hondo, sus bolas cayendo sobre las de Vicent, y se queda quieto por un segundo, jadeando pesada y ruidosamente.

   Las dos gruesas, ardientes y palpitantes vergas llenan totalmente las entrañas de aquel joven que  apenas semanas antes se creía heterosexual hasta que su propio suegro le enseñó que era una puta. Ahora, dentro de su afeitado coño de hombre que ama las vergas, rozan entre sí, sin salir del todo, una viniendo y la otra retirándose, las dos trancas de aquellos musculosos y atléticos machos.

   -Mierda… se ve tan bien así, entre dos hombres, con dos güevos en su culo… -jadea Patrick.

   Si, y aquel culo era de fábula, piensan los dos cogedores, ya que aprieta y hala de manera enloquecedora. Era una sensación, cogerle así, que ninguno había experimentado antes y que costaba trabajo explicar a otros, como sabe todo aquel que ha logrado encontrar a un chico que acepte dos buenos güevos en su interior a un tiempo, siendo la otra la de un buen amigo de parrandas.

   -Compadre, tu verga se siente tan caliente junto a la mía. –Jorge se queja, ahogadamente con su amigo, el cual se echa a reír.

   -¿Te gusta? ¡Qué bien!, date por enterado que la próxima vez que viajemos con el equipo y compartamos cuarto y duermas con el culo al aire voy a probarlo.

    Ríen, pero a Bobby, aún mareado como está por las atenciones de los dos machos aprisionándole entre sus cuerpos, no escapa la chispa de lujuria en los ojos de Vicent, tal vez sopesando en verdad la idea. Pero no tiene tiempo para pensarlo, Jorge saca casi toda su verga mientras el otro se la clava, luego las deslizan, Jorge entra y Vicent sale, con golpes fuertes, rozándole todo, golpeándole una y otra vez su punto P, de puta. Uno va, el otro viene, y los dos gruesos toletes tienen abierto al límite su rojo, lampiño y redondo culo que se abre para aceptarlos. Ese agujero palpita sobre las vergas, halándolas, chupándolas, y los hombres sólo pueden gemir mientras le cogen. Las manos de Vicent aprisionan las mejillas abiertas de sus nalgas, recibiendo también los embates de las caderas de Jorge, el cual aferra al culturista bajo los brazos, atrapándole los poderosos pectorales.

   Ese culo estaba volviéndoles locos de placer.

   En un momento dado, Jorge se le encima, arrojándole totalmente sobre Vicent, sus rostros quedando a tan sólo centímetros, las respiraciones agitadas, los alientos mezclándose. Bobby, totalmente desatado ya, echa su culo de adelante atrás al tiempo que aprieta, siendo recompensando por más vigorosas embestidas, por golpes más certeros sobre su próstata. Las dos vergas compitiendo por poseerle y darle placer.

   Mareado, Bobby repara en los labios gruesos de Vicent, quien con los ojos cerrados continúa enculándole, provocando un verdadero punto caliente allí donde su verga rozaba con la de Jorge. Por un breve momento, Bobby piensa en besarle, en meter su lengua en aquella boca para ver cómo sería besar a un hombre que le hacía el amor, pero tal vez no era una buena idea, o el mejor momento. En lugar de eso, medio echándose atrás, recorre con las grandes manos el musculoso y veludo torso, atrapándole los pezones muy erectos, pellizcándolos y halándolos.

   -Tú si sabes tratar a los hombres, Bobby. –oye a Troy a su lado, lujurioso.- Te gusta, ¿verdad? Te encanta satisfacer a los hombres. Anda, dilo… libérate… Grita para nosotros que tan sólo eres una enorme y musculosa puta que ama los güevos.

CONTINÚA … 18

Julio César.

CONFIRMACIÓN

marzo 26, 2012

…DESPUÉS DE CLASES

   -Bien… -jadea mientras el curioso amigo la agarra.- Ya sabes que lo que dice Nelly es verdad, es grande y dura… ¿vas a comprobar lo que dice del sabor?

AL PASAR POR AHÍ

Julio César.

KRIS HUMPHRIES Y LO GAY

marzo 24, 2012

FANTASÍAS CON GERARD PIQUÉ

   Definitivamente hay gente a la que le ocurre: escupen para arriba y la pellá les cae en la cara. Eso le pasó al alto y atractivo Kris Humphries (digan lo que digan, guapo es), el basquetbolista que estuvo casado con esa bonita muchacha, Kim Kardashian, que uno no sabe qué carrizo es. No es actriz, no es cantante, no es modelo, pero cuan Paris Hilton, siempre suena. Pero volvamos con el Kris.

   Aparentemente el muchachón se puso por ahí a hacer comentarios que fueron tildados de homófobos contra un amigo dela Kim. Según, se refirió a él como el “gay ese”, y el hombre jura que él no lo es y que su reputación quedó en entredicho (creo que hasta lo demandó). Cuando comenté esto en la oficina, donde escuché la noticia de boca de gente que aparentemente tiene tiempo para ver el canal E! (aunque nada saben del recién nacido hijo de Jared Padalecki), muchos opinaron que el amigo dela Kim, “difamado”, exageraba. No lo sé. Recuerdo yo que cuando se estaba en el colegio, y se iba creciendo, que le lanzaran un “marica” a la cara era motivo de pesadillas y de peleas. Sin ir muy lejos, ya lo señalé por ahí, el año pasado un muchacho de trece años se quitó la vida cuando en Facebook apareció una página tachándole de homosexual.

   Lo divertido del asunto, es que ahora en pleno divorcio, uno muy agrio y violento, Kim Kardashian ha acusado a Kris Humphries de gay, ¿qué tal? Ha recibido una cucharada de su propia medicina, porque ahora la pasa mal cuando intenta desmentir los rumores. Uno no sabe nada al respecto, pero eso no evita que se hagan comentarios divertidos (además, no parece el muchachón ser alguien muy agradable). Pero eso si, tiene buena pinta, ¿verdad?

   En los vestuarios se tiene que quitar a los chicos de encima a fuerza de repartir pelotas.

   Un hombre que se ve feliz.

   Una fiesta que disfrutó…

   …Y después la recordaba emocionado.

ALEX MARTE, EL PAQUETE COMPLETO

Julio César.

PREDICAMENTO

marzo 23, 2012

…DESPUÉS DE CLASES

   Riendo, Jacinto llega al vestuario con un juguetito de su mujer y se lo enseña a Víctor. Ocurre un accidente y ahora sólo quieren… ¿sacárselo?

CONFIRMACIÓN

Julio César.

DEPORTES SABATINOS

marzo 23, 2012

 EJECUTIVO CALIENT

   Espera… y desespera.

   La semana de trabajo fue estresante. El partido con los panas fue intenso. Perdieron por un error suyo. Gritó, molesto. Ahora espera en los vestuarios su desahogo. Caliente, todo mojado cuando toca con un dedo. Para volver a su vida, mujer y empleo, necesita sacarse todo lo que lleva adentro, liberarse, quedar vacío… Y ocurrirá cuando los panitas y los chicos del otro equipo entren. En los vestuarios y en su vida. Sudados, rudos, rientes y groseros con él. Le ofenderán, le llamaran cosas mientras lo llenan completamente, y por todos lados, de duros… epítetos. Y ya se muere de impaciencia.

LA KODAK

Julio César.

MIGUEL PEREZ PIRELA: LO SUCIO NO ES EL AGUA SINO LAS INTENSIONES

marzo 23, 2012

CHAVEZ Y DIOSDADO ENREDADOS OTRA VEZ

   ¿No será mejor bañarse en sudor?

   Si, también me lo pregunto… Y ese, ¿quién carajo es? El auto proclamado politólogo Miguel Pérez Pirela acaba de declarar en televisión que: “Decir que el agua que beben los venezolanos está contaminada es guerra sucia”. Decirlo es guerra sucia, una villanía, una maldad inenarrable; eso es lo malo, no el agua turbia que parece lodo y huele a podrido que sale del chorro… A pesar de que el mismo Gobierno (¿intoxicado con esa agua u hojas de coca?) fue quien declaró que había permitido que, por ejemplo, en Valencia el agua sucia del lago entrara el reservorio de agua de beber. Cosa que el autoproclamado politólogo sostiene nada tiene que ver; no, claro, ¿quién puede suponer que arrojar algo sucio sobre lo limpio lo corrompe? Sólo los necios que no creen en las maravillas del socialismo. Y debemos creerlo al autoproclamado politólogo, porque no es como que fue a Venezolana de Televisión a hablar paja; no, estaba frente al Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, papel en mano. Ah, no, estoy confundido, parece que sí fue  hablar paja a Venezolana de Televisión sin ningún respaldo técnico… A menos que halla analizado el agua en el baño de su casa, lugar donde, casualmente, todos le dicen que es un tremendo politólogo.

   Pero no seamos malos. Tal vez si le cree al Gobierno, no por pirata y vagabundo, sino porque es un hombre decente que cree en pendejadas y en socialismo (esa recua hundió a Chávez, tal vez sin gente como Miguel Pérez Pirela el hombre hubiera hecho un gobierno no bueno pero al menos no nefasto). Y al Gobierno hay que creerle, es el mismo que dijo que era mentira que había comida pudriéndose en contenedores triangulados con cubanos, que no había gripe porcina ni era cierto que hubo derrames petroleros en ningún río. A gente tan seria, coño, hay que hacerle caso, como hace el politólogo autoproclamado Miguel Pérez Pirela.

   Fuera de juegos, la verdad es que el hombre le hace un muy flaco favor al presidente Chávez (como siempre, ¿de dónde saldrían tantos inútiles?); oyéndole hablar paja para figurar y que medio lo tomen en cuenta, hace sonar las alarmas, porque ¿qué tanto puede costar llamar a las universidades y analizar el agua para matarle el piojo en la cabeza a los que arrugan la nariz ante lo turbio del líquido? ¿O es que acaso la vaina es peor de lo que suponemos y a fuerza de gente que declara paja como Miguel Pérez Pirela intentan desviar la atención?

   Sus declaraciones fueron bien infelices… Ese airecito de soberbia al declarar y pontificar, de saber lo que habla, le queda bien sólo a gente capaz.

CHÁVEZ, VIOLENCIA Y OPOSICIÓN

Julio César.

JARED HACE CAER A JENSEN… 8

marzo 23, 2012

JARED HACE CAER A JENSEN                         … 7

   La siguiente historia es un Padackles. Un chico deja muchas cosas atrás en pos de un sueño y luego entiende que no había necesidad de sacrificar nada. Me gustan esos mensajes desde Brokeback Mountain. Si puedo, termino los otros. Por cierto, este relato NO ES MÍO. Tiene partes subidas de tono.

……

Titulo: I found, baby

Autor: River_sun

   -¡Es su culpa!

……

   Jensen vivía buenos tiempos, alegre, sonriente, relajado (no notando las miradas entre Danneel y Steve), aunque al quedar solo, se inquietaba. Porque tenía que inventarse disculpas y excusas para llamar al castaño. La verdad era que no podía saciarse de él. Le encantaba estar entre sus brazos, devorándole la boca mientras el más alto amasaba su cuerpo con fuerza, mordiéndole y pellizcándole desde las tetillas a las nalgas. Jared era insaciable y parecía tan caliente como él, como esa tarde que le metió mano en aquel ascensor mientras iban al teatro, o cuando cayó de rodillas más tarde en ese baño, comiéndole la verga.

   Era un frenesí de sexo que tenía al rubio delirantemente saciado pero también expectante. Al correrse, entre gemidos, pensaba que ya, que había terminado, para ser lamida su garganta al segundo siguiente y todas las ganas despertaran de nuevo. Y bien, ¿por qué no? ¿Qué Jared se quedaba demasiadas noches en su casa?, ¿qué prácticamente desayunaban, almorzaban y cenaban juntos?, ¿qué no podía volver la mirada sin encontrarle? Bien, podía manejarlo. Era una aventura bajo control, algo que no había hecho ningún tipo de mella en su determinación. Podía dejarla cuando deseara.

   Eso se decía hasta que…

   -¿Viene hoy por ti Jared otra vez? –le pregunta Danni, sonriente, apareciendo frente a su oficina, con Steve, quien no le dio tiempo a responder.

   -Oh no, si viene me largo. Odio ver lo meloso que te pones con tu novio. –sentencia el hombre.

   -¡¿Qué?! ¡Jared no es…! –y se corta, ahogándose. Joder, ¿qué estaba haciendo?- Oh, Dios, no…

   -Hey, ¿y esa cara? No pasa nada malo, Jensen. -Danni le observa desconcertada, compartiendo una mirada confusa con Steve, quien parece indicarle con una mueca “ya sabes cómo es Jensen”.

   -Si pasa. Joder, ¿cómo pude complicarlo todo? –hiperventila.

   Él tenía los límites muy claramente señalados (no tenía tiempo para una relación, y si la buscara no sería con un eterno gitano como Jared), y de tarde en tarde se los recordaba al castaño, quien rodaba los ojos y suspiraba exasperado diciéndole que lo sabía. Aunque a decir verdad, Jared siempre parecía un poco menos feliz después de una de esas charlas. Pero era necesario, se dice el rubio, mirando el mensaje con una carita feliz que le llega al móvil. Jared, diciéndole que ya desea verle porque le tenía una sorpresa. Y así como no puede ocultarse que su corazón palpita más de prisa, tampoco el que Jared parecía estarse tomando las cosas de otra manera.

   Porque no era cosa de un amigo con derechos eso de llamarle para preguntarle cómo estaba, o contarle lo mucho que le extrañó en las raras ocasiones cuando no amanecían juntos. Era llamarle (y no puede negarse que ahora también él le llama con más frecuencia) y detectar la infinita alegría en la vez de Jared, emocionado por el gesto, que fuera Jensen quien diera el paso. Y los regalos, ¿de dónde sacaba Jared para pagar almuerzos, llevarle rosas y dulces, u ordenar cenas por teléfono? Más de una vez le vio fruncir el ceño cuando le cuestionó que gastara tanto, cuando él, Jensen, bien podía pagar. Cómo ahora, decía tenerle una sorpresa y casi teme una extravagancia del hombre alto. Pero no era eso todo…

   Era la forma de observarle del otro lado de la mesa, cómo sino pudiera dejar de mirarle (hasta hacerle enrojecer tontamente como una colegiala), aunque coquetas o apuestos camareros intentaran llamar su atención. Era la mano en su baja espalda mientras cruzaban una habitación, seguidos por sonrisas de mujeres que parecían aprobar su galantería. Otra de las costumbres del Jared del pasado, exacerbadas ahora: el tocarle a cada segundo. El tomar su mano al caminar, rodearle los hombros cuando esperaban en algún lugar, el reclinarse contra él, o la memorable escena ayer cuando, riendo en aquel ascensor, Jensen le contaba de una vez que llegó tan ebrio a su apartamento que tardó veinte minutos, cabreado, intentando abrir una puerta que no era la suya. Jared rió, le rodeó los hombros, atrajo y besó su coronilla, frente a unos incómodos hombres y unas sonreídas mujeres.

   Para discutirle al segundo siguiente, alarmado al caer en cuenta, que se embriagara a tales extremos sin considerar todos lo peligros que podía correr. Y a Jensen se le llenó la frente de arrugas, aclarándole que no era una tímida señorita a merced de hombres malvados que deseaban robar su virtud. O su cartera.

   Joder, ¡Jared pensaba que sostenían una relación!

   -¡Mierda! –exclama dejando caer la cabeza de golpe contra su escritorio.

   -Cuidado. Aún estamos pagando este mobiliario. –señala Danni.- Y deja de híperventilar. Jared te gusta, él te adora, ¿qué puede estar mal?

   -Es exactamente el mismo punto donde estuvimos atascados años atrás. Joder, es cómo si mi vida no hubiera avanzado nada.

   -Jen…

   -Okay, okay, dejemos el drama, señoritas, saben que debemos reunirnos con Samantha Ferris en la sede de Surprise en media hora. –les recuerda Steve, mirando su reloj.- Y ya deberíamos ir saliendo.

   -Dios, estoy tan nerviosa. –susurra Danneel, mejillas rojas.

   Sonriendo leve, Jensen concuerda. Se jugaban mucho con esa entrevista.

   Comparten un taxi, era preferible a buscar donde estacionar en Manhattan. Danni y Steve intentan una charla ligera, tal vez para calmar los nervios (la cita era importante), o para distraer a Jensen, pero este no interviene en la conversación. Tan sólo mira por la ventanilla el cielo algo nublado, los altos rascacielos, y por un segundo muy corto se siente asfixiado, añorando los espacios abiertos e infinitos de su Texas natal, su cielo azul despiadado, el calor que calentaba los huesos, la brisa cálida cuando corría en su bicicleta a un lado de Jared. Cierra los ojos y bota aire.

   Jared.

   Debía estar deprimiéndose, realmente, si extrañaba Texas.

……

   El salón de juntas parece más bien una salita acogedora. A Jensen le agrada de entrada Samantha Ferris, franca, hermosa, directa. Casada con un fabricante de mobiliario para oficinas, al enviudar se decidió por la hotelería, comenzando modestamente en Arkansas y extendiéndose a varios estados. Danni y ella parecen hacer buenas migas. Steve se ve algo retraído, como siempre. Y en un momento dado, mientra Jensen y Danni explican el concepto de las localidades campiranas para el conjunto de apartamentos, el rubio nota una mirada atenta de Steve sobre Samantha.

   Eso intriga a Jensen, quien decide prestar más atención a la mujer, aunque no creía equivocarse en su primera apreciación. Samantha es, como le pareció al principio, inteligente y hábil, pero ahora el rubio nota que la mujer le mira con cierta calidez desconcertante. Casi con curiosidad… ¿y aprobación? Oh, joder, espera que no sea…

   -Eres de Texas, ¿verdad, Jensen? –pregunta ella al fin, riendo suave.- Imagino que pensar en todo este concepto country no te fue difícil.

   -Fue una idea compartida. – evade.- Y si, soy de allá.

   -Casi no tienes acento.

   -Llevo tiempo afuera. También Steve.

   -A él se le nota más. –la mujer parece fruncir el ceño.- Imagino que mantiene más lazos que tú. –eso desconcierta a Jensen, pero la mujer ya toma otra carpeta con diseños y maquetas.- ¿Hay que ir con botas y camisas de cuadro a estos bares? –el humor en el tono no está lejos.

   Pero ahora Jensen es conciente de que está siendo observado y evaluado. Y no se siente muy cómodo.

……

   Una vez que salen de la sala, intercambiando despedidas afables con Samantha, quien regresa al interior, los tres ríen y se palmean las espaldas.

   -¡Le encantó! –gruñe Danni.- Sabe que la idea es buena. Casi se le veían los signos del dólar en sus ojos.

   -¿Tú crees? –Jensen, rojo de cara, intenta no engañarse, pero también el sonríe. La mujer hizo las preguntas adecuadas, entendiendo las cifras, los tiempos estipulados, el uso de materiales.

   -Creo que le agradamos. –concede, sonriendo, Steve, intercambiando una mirada con Danni.- Unos más que otros, aparentemente.

   -Idiota. –gruñe, sonriendo. Y ríe finalmente con los otros.

   -Señores, vamos camino a la cima. Un contrato como este, para una cadena hotelera a nivel del Medio Oeste… -Danni rodea sus hombros mientras rebosa excitación, seguramente imaginando un cuarto lleno de dólares y ella sumergiéndose en ellos como el tío rico del pato Donald.

   -No sólo en dinero, en prestigio. Un buen trabajo atraerá otros. No tendremos que seguir anunciándonos con ese loco que se baja los pantalones enla Quinta.–admite Steve.

   -¿Qué? ¿Le pagábamos para eso? creí que lo hacía uno de nuestros competidores para perjudicarnos. –Jensen abre mucho los ojos.

   -Te dije que no debías dejar a Steve encargarse de las promociones. –se burla Danni mientras se retiran.

   Cruzan el pasillo en alegre charla, llevan años trabajando juntos, sudando, llorando, pasando trabajo, casi cerrando y abandonando en tiempos malos, pero al final, la perseverancia daba sus frutos. Por eso caminan entre nubes y no reparan en la mirada de Samantha, quien les sigue a través del ventanal de cristal. La mujer sonríe leve.

   Si, Jensen era agradable. Eso le satisface.

……

   Jared enloqueció a los trece años.

   Después de esos primeros besos sobre su cama con Jensen, ya no pudo pensar en nada más. Tan sólo podía volver una y otra vez a esos mágicos instantes, recordándolo. A la hora de la cena (no notando la mirada de su madre), mientras miraba televisión o intentaba (sólo lo intentó) hacer la tarea. Todo se le iba en suspiros, mejillas rojas, enormes sonrisas de felicidad. No, no podía concentrarse en nada como no fuera en el recuerdo de esa boca de labios suaves y rojos que se amoldaban tan bien a los suyos y que sabían a fresca.

   Temblando casi de fiebre bajo sus mantas, con una feroz erección juvenil (bien, tan sólo tenía trece años), Jared pasó la noche casi en vela, reviviendo una y otra vez esos besos, la sensación de tener a Jensen a veces bajo su cuerpo, otras arriba, pesado y caliente como él mismo. Durmió tarde y sonreía de oreja a oreja, pero nada comparado a lo que sonreía al otro día. Esa mañana vería a Jensen, y la sola idea le mareaba de excitación y felicidad.

   Mientras iba para el colegio, extrañado de no encontrar a Jensen en la esquina como siempre para hacer el viaje juntos, casi logró convencerse de que estaba exagerando, que aquellos besos no pudieron ser tan increíbles como los recordaba. Tenía que verle y saborearlos nuevamente.

   Nada más encontrarle en el pasillo, todo incómodo, asustado y nervioso, el muchacho supo que no todo iba bien. Jensen evitó mirarle, todo rojo de cara, avergonzado. Y Jared se asustó, pero intentó poner buena cara.

   -Hey, Jen. –exclamó a pesar de todo, sonriendo, necesitando tocarle, escucharle o algo, cualquier cosa que les conectara. Algo que terminara con la sensación de frío que le llegaba del rubio.

   -Jay. –fue casi un jadeo, sin mirarle.

   -¿Llegaste antes? ¡No me esperaste!

   -Tenía prisa, tengo que… -se ahogó y mochila al hombro intentó alejarse, confundiéndole más.

   -Jen, ¿qué ocurre? ¿Estás bien? –le cortó el paso.

   -De maravilla. –fue la casi exasperada respuesta, retrocediendo y escapando.

   El joven castaño intentó decirse que tal vez Jensen si tenía que estar en otro lugar, pero una vez que le evadió en el comedor y luego en la chancha de básquet, Jared perdió la paciencia con el rubio y le cazó el resto del día, sonriendo casi satisfecho al verle entrar a los sanitarios. Le siguió y agradeció al cielo que estuvieran desiertos porque él necesitaba respuestas e iba a conseguirlas así fuera a gritos. Y más valía que fueran buenas o Jensen lo lamentaría.

   Le vio ir del urinario de pared a los lavamanos y allí le abordó, atrapándole un hombro y obligándole a volverse, casi logrando que se le cayeran las gafas que ya usaba desde tercer grado.

   -Jen, ¿qué pasa? ¿Por qué estás molesto conmigo? ¿Hice algo malo? –lloriqueó, con un enorme puchero en su rostro franco de muchacho alegre de vivir. Okay, tenía trece años, bien podía mendigar afecto.

   -No, Jay… -jadeó el rubio, con rostro de sorpresa, mordiéndose el labio inferior con indecisión, tal vez ignorando que tal gesto disparaba llamaradas líquidas de hormonas dentro del otro muchacho.- Es que… -bajó el rostro, totalmente colorado y avergonzado.- Lamento lo que ocurrió. Lo siento mucho, Jay. No puedo ni comenzar a decirte lo muy arrepentido que estoy.

   -¡¿Qué?! –Jared dio un paso atrás, su pecho subiendo y bajando agitado, con un dolor que le atravesaba de una manera horrible.

   ¡Jensen lamentaba haberle besado! Se arrepentía de todo cuando… cuando para él había sido el momento más hermoso y perfecto de su joven vida.

   Y sus ojos cuajados de lágrimas evidenciaban todo el dolor de su alma haciéndose pedazos.

CONTINÚA … 9

Julio César.

NOTA: Apenas hace dos días vi el último episodio de Supernatural, Out With The Old, gracias a Ally por el aviso. Realmente creí que este intermedio todavía duraba. Y miren que duró. Y me gustó, mucho; los objetos malditos, Dean nuevamente hechizado, la villana y la inesperada ayuda que reciben los hermanos. Más adelante diré algo sobre la referencia del leviatán a la cura del cáncer. Y no me creo lo de la muerte de Frank. Pero ya espero el de este viernes. Con ansiedad. Misha Collins vuelve a la vida de Dean, así como Lucifer a la de Sam, ¿no es lindo?

TRABAJO DESPUÉS DE CLASES

marzo 22, 2012

…EN FRIO

   -Lo pillé animando fiestas de viejos meneando el culo y ahora tiene que pagar por mi silencio. Con el culo, claro.

PREDICAMENTO

Julio César.