Archive for 29 mayo 2012

REVISANDO EL CUERPO

mayo 29, 2012

EN EL FUTBOL SIEMPRE PASA…

   Y si, algunos se ríen como si les hicieran cosquillas.

   Cuando el capitán estaba contento con la actuación de alguno de sus muchachos no es que lo nalgueara con una palmadita, no, le sobaba. Así ellos sabían que lo hacían bien. Y no había emoción más grande para uno de los chicos que saber que el capitán estaba contento con él… y le metía mano, lento y suavecito para probárselos. Eso era sonreír, o reír, y sacar un poquito más de culo. Cosas de hombres.

……

   Hay chicos a quienes estos juegos les encantan… y parecen disfrutarlo. Por cierto, ¿será que en todas partes hay alguien con una cámara?

DURO AL BATE

Julio César.

EGIPTO TRIUNFÓ

mayo 29, 2012

MARINES EN MICCION

   Qué cada hombre y mujer decida su destino.

   En medio de una nutrida participación se desarrollaron este miércoles 23 de mayo, las elecciones egipcias, históricas ya que son las primeras desde la caída de Hosni Mubarak, cuyo juicio está suspendido, dicen las malas lenguas que en espera de los resultados electorales. Cosa que ha motivado los primeros comentarios de los desadaptados de siempre.

   Fue tanta gente a sufragar que las mesas tuvieron que permanecer abiertas una hora más, y eso en relativa tranquilidad, cosa que sorprende en un país que todavía está pasando la resaca de los disturbios. Más ahora que ya nadie soporta a la fulana junta militar que gobierna. Los resultados fueron, si se quiere, sorpresivos y representativos. Recordarán quienes me lean con cierta regularidad que siempre rebatí la idea idiota de que tras las revueltas árabes se ocultara la mano de Occidente (para qué si estos sátrapas garantizaban petróleo y estabilidad en la zona), el que los llamados Hermanos Musulmanes, encabezados por Mohamed Mursi, hallan pasado a la segunda vuelta, con todo lo que representan, habla de la independencia en el parecer de los egipcios (que salga bien o mal es otra cosa, pero es su derecho buscar su propio camino para la felicidad así no guste en este lado del mundo). Pero también pasó Ahmed Shafiq, ex primer ministro del antiguo régimen. ¿Qué tal? Ni Occidente podía estar buscando el triunfo de los Hermanos ni el antiguo régimen parece tan terrible a una parte del país. Veremos qué ocurre (aparentemente ganaron los Hermanos Musulmanes).

   Ha pasado ya cierto tiempo desde que la primavera árabe comenzó, con la inmolación de Mohamed Bouazizi en Túnez, joven que protestaba contra un gobierno anclado en el poder que le había quitado lo poco que tenía para ganarse el sustento diario. Ben Alí y su avarienta mujer debieron abandonar el poder, no sin antes saquear lo poco que quedaba del erario nacional en oro. Eso prendió la mecha que hizo salir a jóvenes y pueblo llano a las calles de El Cairo, exigiendo (cosas impensables y revolucionarias) trabajo, oportunidades y libertad. El error del régimen fue matar gente en las calles para someter por el terror, error que también cometería Gaddafi en las calles de Trípoli, a pesar de saber ya a esas alturas lo que había ocurrido en Egipto. No contaban estos regímenes con que la gente saldría a protestar a pesar de las balas y muertes, y que eso encendería la indignación en Occidente, a través de las redes sociales, horrorizando a los jóvenes y gente llana de todo el mundo, quienes exigieron que sus países entraran en baza. Por ello no se entiende lo que ocurre en Siria, la cual, tarde o temprano, también caerá, aunque los sirios deban luchar y morir a solas.

   Egipto concurrió a las urnas electorales y el mundo no se acabó, todo el que tuviera la edad legal pudo ejercer el sufragio, mujeres incluidas (no es un  detalle menor, en Afganistán acaban de denunciar el alevoso ataque a una escuela de niñas porque según estos señores, las mujeres no tienen derecho a nada como no sea tener un dueño al que deben obedecer a ultranza, conducta muy extendida en el Medio Oriente). Egipto se dividió en dos posturas, gobernará la que saque mayor cantidad de votos… aunque no guste a algunos. El mismo día de las elecciones, una reportera entrevistaba a un hombre que decía que si ganaba alguien del antiguo régimen, la mecha se encendería otra vez en las calles. ¿Notan lo vicioso del razonamiento? O gana quién él disponga, aunque la mayoría esté en desacuerdo, o en Egipto estallará la misma violencia que azota a Afganistán e Irak. Un grupito, que no convence ni gana con votos, se siente con derecho a decidir sobre las mayorías o ejercerá el terror.

   A pesar de eso, suerte a los egipcios, y que el Dios de todos les ilumine para encontrar el mejor camino a seguir.

JEFE, QUIERO UN AUMENTO

Julio César.

LA CERTEZA

mayo 29, 2012

 AFICIONES

   -No es por echármela… -medio sonríe mientras el otro gime.- Pero todo el que se sube no quiere bajar. ¿No te animas a comprobarlo?

UNOS DE ESOS MOMENTOS MÁGICOS

Julio César.

EL SOBRADO

mayo 27, 2012

¿APESTA?

   -Vamos, ábrela grandota; sé que la quieres…

SORPRESA

Julio César.

NOTA: Ahora que tengo contacto con algunos de ustedes, se me hace difícil colocar porno tras tal o cual entrada, pierdo tiempo decidiendo el orden. Qué cosa tan extraña.

DEAN TERMINÓ EN EL PURGATORIO

mayo 27, 2012

¿…CEREBRO Y PINKY?                     RANCHO NO TAN GRANDE

   ¿No les encanta cuando estas cosas le pasan a nuestro Winchester preferido? Si, lo sé, Sam también es bueno, pero Dean es Dean; verle volverse vampiro, embrujado por la verdad, raptado por hadas, atado a la silla de un sicópata (varios si contamos la primera temporada). El tipo tiene ángel. Ah, qué final de temporada, a pesar de lo poco que se podía hacer con los leviatanes, villanos que no despertaban emociones y hacían temer una chaflanada de última hora; a pesar de ello este episodio estuvo a la altura. No épico como el fin de la primera, tercera, cuarta, quinta y sexta, pero… Hay tanto que quiero escribir que para no perderme me gustaría comentarlo siguiendo las pautas de una nota de Ally, una amiga de la casa. Ally Dice:

……

Y se acabó la temporadaaaa! OMG! Y qué final O.O!

*   Sí, qué final. Supernatural siempre lo hace, sorprende y deja con ganas de más. Justo ahora, en este capítulo final, cuando todo está por terminar (realmente creí que no ocurriría así), Kevin oye el plan de los monstruos, cómo crearán cavas, mataderos, criaderos. Sonaba escalofriante. Un plan mundial para atacar a la humanidad, reducirla a la condición de alimento, maniobra de la que nadie está consiente excepto nuestros héroes. En ese instante la tensión era grande, porque el plan ya estaba en marcha y era bueno. En ese momento fue como imaginaba yo a Dick en su plan de Damien Thorn, supremamente malvado y poderoso, el mundo en peligro. Realmente creí que sobreviviría a su encuentro con los Winchester. En este punto Ally acota…

Antes que se me olvide, la señora Gamble hizo lo justo y salió por la puerta grande. Nos dejó un final abierto que abre muchas posibilidades y que puede dar mucho juego de ahí en adelante. Tengo todas las esperanzas puestas en Carver! =)

*

   Tienes razón, ha sido el final más abierto de todos, no sólo Dean desaparece junto a Castiel, sino que Sam ve cómo su hermano se va, como Crowley se lleva al profeta (y eso que no sabe que Meg fue capturada por el Rey de los Infiernos), y que los leviatanes, aún sin su jefe y el plan maestro, andan por ahí. Es decir, al Winchester que quedó le odian los ángeles, los demonios, mostraos y leviatanes. ¡Y está solo! La perra de Meg y Crowley… les seré sincero, me agrada ella, pero espero que muera. Aunque imagino que de alguna manera regresará, a diferencia de la pobre Ruby. Ah, pero Dean, ¿qué pasó con Dean?… y aquí Ally pone el dedo en la herida abierta.

Puedes creer que yo juraba que sería Sam quien terminaría atrapado en el purgatorio???! Al final Cas y Dean quedaron en la peor circunstancia posible, atrapados allí, pero están juntos! Mi corazón destiel está que no puede más de la emoción y la ansiedad. (Obviemos la parte en que Cas se esfuma y Dean queda solo solito no me la compro! Estoy más que segura que no lo ha abandonado y que solo lo pusieron así para dar más suspenso…) A propósito leí que Jensen va a dirigir el primer capitulo de la 8 temporada. O.O!

*

   ¿Jensen dirigir el primero de la octava? Genial, cuando lo hace los episodios quedan muy buenos, como el fin de semana de Bobby, donde prácticamente estuvo únicamente con personajes secundarios, en una serie donde somos adictos a los hermanos, y quedó bastante bien. ¿Será que nuestro chico se dedicará a la dirección? Repito, lo hace bien, pero sería una pena perderle de vista. En fin, sí, Dean y Castiel terminan en el Purgatorio, porque el arma que mata a Dick les arrastra a ese lugar, como buena arma de Dios, cosa que sabía Crowley pero no Castiel. Ahora están atrapados en ese mundo oscuro, rodeados de cosas de ojos rojos que gruñen. Es posible que a muchos les moleste ese giro, pero a mí me gusta. Me gusta cuando Dean pasa por esos trances, y hay que estar claros, fuera de lo que contó maravillosamente bien en Cielo e Infierno (con palabras nos transportó al Infierno y a todo el horror que vivió), nos quedamos con las ganas de ver qué le hacían allí. Ahora está en el Purgatorio y aparentemente deberá luchar por salir. Pero, y como recuerdas Ally, Castiel está a su lado. Igual que tú, no me creo que Castiel le haya dejado solo; quién sabe qué fue a ver o buscar, dejándole allí tan solito únicamente para incrementar el suspenso. Sé que se necesitará su poder angelical, pero en verdad me gustaría ver a Dean y Castiel, escapando codo con codo, luchando únicamente con sus manos, cubriéndose uno al otro, sin poderes; ¿qué puedo decir?, también soy destielista y cuando Castiel cubre a Dean y Dean se pone en plan protector, quedan bien. Casi es un fic.

   Cómo dije por ahí, cuando en la serie Ángel todos partieron a ese mundo paralelo de caballeros y monstruos, donde Cordelia era reina, no me gustó. Ahora no me cuesta imaginar a Dean en el Purgatorio; ¿se encontrará con Madre? Quiero verlo, luchar y pasar trabajo mientras Sam se vuelve loco intentando encontrar la manera de salvarle y rescatar al profeta. No a Meg.

Sobre el cap. en sí, creo que lo que más me encantó a parte de la muerte de Dick (que si estaba muy feliz tal vez fuera porque aunque muriera, contaba con llevarse consigo a Dean y Cas… Crees que algo de eso lo haya planeado con Crowley o ya sería demasiado rebuscado?) Fue obviamente que Dean y Cas digamos que ya arreglaron sus cosas pendientes, y que Dean lo perdonó! Vaya porfin! Qué ya se estaba pasando de gilipollas. Y te diste cuenta del cambio automático que surge en Cas después de eso??? Fue épico. Extrañaba esos momentos destiel en el show.

Mi frase favorita:

Dick: ¿Estás seguro que sea yo, Dean?

Dean: No, pero él (Cas) sí.

*

   Es que fue lo mejor de la historia. El gran rencuentro Castiel/Dean. Desde finales de la pasada temporada andaba enfermo, por no hablar del episodio ese donde Castiel comienza a actuar como hippie alegre y Dean se comporta tan idiota. Pero aquí volvemos a lo que debe ser, Castiel viviendo para conseguir una mirada de aprobación de Dean y este confiando en que éste le salvará el trasero. El ángel no quiere luchar más, pero basta que Dean le diga que sólo le tiene a él para que se decida. Por no hablar de los sánguches sin contaminar que le lleva (bien, también a Sam, pero es evidente que intenta no parecer tan obvio). Es increíble la química que hay entre Jensen Ackles y Misha Collins, bueno, también de Jensen con Jared Padalecki, pero no puedo dejar de verles, al menos por televisión, como hermanos. Y si esa parte me gustó, hablar de la muerte de Dick me encanta. Coño, cómo odiaba ese personaje (pero no bien como a Alastair o Zacarías; le odiaba por desperdiciar el personaje); tal vez interpretado por otro habría estado mejor. Cómo ya dije, me agradaba el leviatán latino, Edgar. También aquella mujer loca de los bienes raíces, cuando Dean casi termina usando zapatillas de ballet. Esa mujer era malvada, peligrosa, intolerante… y genial. Me gustaba, lástima que tenía que morir. Y si, ahora Dean y Castiel están atrapados, únicamente los dos, en el Purgatorio. Y me repito, ¿te imaginas a Castiel sin poderes en semejante lugar, teniendo que confiar únicamente en Dean para sobrevivir y éste protegiéndole como a un “bebé con gabardina”? Me pregunto cuántos de los monstruos destruidos por el cazador ya no estarán por ahí, comenzando con Amy. En cuanto a que terminaran en el Purgatorio por idea de Crowley, no habría que descartarlo. El muy bicho hizo caída y mesa limpia al final. Lo único que no hizo fue matar a Sam.

El tema de que Sam se quedara solo, oh pobexitoooooooooooo! Se lo veía tan mal. Bueno el lado positivo que yo veo es que le vamos a ver reforzar la confianza y seguridad en sí mismo. Y Bobby! wow! felizmente al momento de quemar la petaca y consecuentemente a él no nos lo mostraron, eso sería demasiado cruel para los fans. A que el momento del impala estuvo genial?! Mi única queja va a que lo estrellaran así contra ese panel. Y Kevin! que Crowley lo tenga pinta muy mal.

Me encantaría comentar más y más ordenado pero esta sem. la tengo copada de exposiciones para la u U.U!! Espero tu comment! Nos leemos pronto

A

*

   Ah, el impala. Parte del equipo, la poderosa nena de Dean que lucha con furia a su lado. Me encantó verla correr, y esa música, Supernatural siempre logra buenos acordes entre música e imágenes. ¡Lástima que no sepa yo nada de rock! No me inquieta tanto el que Sam quede solo. A veces, cuando los hermanos no están juntos, desarrollan buenas historias. Sam siempre queda un tanto eclipsado cuando está con Dean, a pesar de la importancia que tenía desde el principio en la historia como el niño síquico que debía servir de receptáculo a Satanás. Además, tal vez podamos verle, esta vez, desesperado intentando regresar a Dean, todo muerto de angustia y mortificación, cosa que extrañé cuando el mayor estuvo en el Infierno (debes recordar lo bueno que fue en “Sé lo que hiciste el verano pasado”, cuando Ruby le rencontró; esperemos ver algo así). De lo de Bobby sólo me extraña que no fuera más dramático, que no hiciera algo peor (sé que soy horrible, pero verle estrangular a Dean, su preferido, habría quedado mucho más dramático y mejor).

   Si, me gustó el episodio, llenó mis expectativas, excepto por un detalle… La serie deja demasiado para un sólo capítulo. El plan maestro debimos conocerlo antes, para recordarlo cada vez que compráramos algo en el mercado, sonriendo, sabiendo que en ese momento los leviatanes envenenan los alimentos para usar a la gente como ganado. En el enfrentamiento final, Dick debió atrapar a Dean por el cuello, batuquearlo, sonreír diciendo a la cara lo mucho que disfrutaría destrozándole y devorándole; carajo, era su final, era un poderoso y terrible leviatán, y ni siquiera alzó las manos. Pero lo que queda es bueno, ¿se arrojarán esas cosas de ojos rojos en ese oscuro paraje sobre Dean? ¿Saltará Castiel en el último momento salvándole? Ya quiero que comience la octava temporada, y aquí debo discrepar un tanto contigo; me alegra que la señora Gamble deje la serie, bajo su dirección está aflojó un poco. Fuera de que era ella una de las anticastielistas del programa. Aunque duele esperar por la nueva temporada. Dicen que será la última. Sé que muchos opinan que la serie ha durado demasiado, pero en verdad no creo que a sus fanáticos (porque lo somos) nos afecte la duración del programa, como no sea porque no ocurre lo que si pasa en el fandom.

DE NOVIOS

Julio César.

NOTA: Espero que te halla ido bien en todas tus pruebas, A.

SU MAMÁ TENÍA RAZÓN…

mayo 27, 2012

 AFICIONES

    …Cuando le dijo que sí iba a la academia militar iba a gozar una bola y parte de la otra. ¡Y desde el primer día!

LA CERTEZA

Julio César.

JEFE COMPRENSIVO

mayo 27, 2012

ANGUSTIA PATERNA

SOLTEROS EN RESIDENCIAS DE RECIEN CASADOS

Julio César.

HENRIQUE CAPRILES RADONKI, ENCUESTAS Y PARTIDOS DE OPOSICIÓN… ¿O TODO SERÁ CULPA DE OSCAR SCHEMER?

mayo 27, 2012

PEREZ PIRELA… CUANDO NO SE SABE NADA DE NADA

   La verdad es que ya preocupa ciertas tendencias dentro de la Oposición, no porque uno les tenga personal aprecio, o cariño, sino porque su fracaso sumirá a Venezuela en una larga noche de atraso y represión, lo único que pueden mostrar después de muchos años de gobernar líderes como los de Cuba o Corea del Norte, por no hablar de la pobre, explotada y miserable África.

   Cuando el diputado adeco Alfonso Marquina gritó, en un lapsus mental, llamando a votar masivamente por Chávez, ganándose la burla de propios y extraños (la raya lo seguirá un buen rato), en verdad estaba delatando una peligrosa condición mental. Ni adecos ni copeyanos nombran a Henrique Capriles Radonski por su nombre como el candidato; si, están haciendo campaña, pero es por la alianza no por el hombre. Y una campaña así tiene plomo en el ala. No es sólo porque el viejo sistema esté intentando conservar posiciones de poder, algo que es más ilusorio que otra cosa, sino por el feroz sectarismo dentro de PRIMERO JUSTICIA. A pesar de la Mesa de la Unidad Democrática y de toda esa gente que intenta medio orientar al candidato, este sólo oye a su grupito, tendencia peligrosa por excluyente.

   A pesar de que se quiso teñir de muchas maneras, la decisión de no ir con una tarjeta única tan sólo deja a la vista las feas entrañas de la bestia. Adecos y copeyanos, intentando la idea de la tarjeta única, buscaban no contarse voto por voto, no después de que Henrique Capriles Radonski sacara casi un millón de votos más que los adecos por decirlo así. Cuentas que sacó Julio Borges, aunque  intenta justificar la contraproducente maniobra con un “es la única manera que todos trabajen por la campaña”. Posiblemente, pero al país que quiere y necesita salir de Chávez no le interesa el afán de Julio Borges por destruir finalmente al resto del espectro político opositor. Para eso tendrá tiempo después, cuando el chavismo enquistado en el poder ya no pueda continuar robando y destruyendo. Es por ello que la verdadera responsabilidad por la incómoda medida recae sobre PRIMERO JUSTICIA.

   La esperanza tras el comportamiento altanero y rufianesco, es la de teñir el mapa de amarillo; una cantidad tal de votos que saque a Chávez con sus colores les daría manga ancha a los “justicieros” para gobernar como quisieran, convirtiéndose si no en el primer partido del país por detrás del PSUV (el cual se acabaría al no poder meter las manos en el erario nacional). En aras de esa ambición personal y personalista del señor Julio Borges, esta gente lo arriesga todo, con excusas y razonamientos bastante pobres para ocultar tamaño despropósito (cuyo resultado al ser medido, les hace pelarle los dientes al señor Oscar Schemel). Muchos dirán, “qué tontería, PRIMERO JUSTICIA está por encima de esas necedades, también ellos saben lo que nos jugamos”. Si, debería ser evidente, pero el señor Borges no apareció de la nada para estas elecciones, ya lleva tiempo actuando en el país y en base a esa actuación puede calcularse hasta dónde es capaz de llegar y por qué. Cuando fuimos a las primarias en febrero, PRIMERO JUSTICIA rompió el pacto que había dentro de la MUD para respetar las nominaciones de Gerardo Blayde y Emilio Graterón en los municipios Baruta y Chacao respectivamente. El acuerdo se acabó cuando ambos mandatarios regionales decidieron apoyar la candidatura de Pablo Pérez. ¿Qué resulta irritante pero legal? Puede ser, pero las costuras de la maniobra son demasiado evidentes. Si, le salió bien, ahora esos candidatos serán de PRIMERO JUSTICIA; pero en ese altar se sacrificará a quién sea y lo que sea. ¿Es un hombre de fiar? Sólo para un imbécil. Y aclaro, Julio Borges y PRIMERO JUSTICIA tienen todo el derecho del mundo a hacer lo que quieran para alcanzar y acumular poder, pero deben aclarar: ¿es para ellos o para terminar con esta pesadilla?

   Este no es el momento para que los partidos políticos se cuenten, aunque no hay necesidad de llegar a ello, ¿a cuántos representan el MAS o COPEI? ¿Acaso ACCION DEMOCRATICA no salió con las tablas en la cabeza después de las primarias? Pero no es tiempo para que Julio Borges se dedique a degollar cada cacique político dentro de la alianza, repito, para eso hay tiempo. Uno cuando no se esté transfiriendo lo que queda del erario nacional a manos de terceros fuera de Venezuela y a cuentas del chavismo; cuando no se firmen contratos leoninos que nos amarran con gente que le da dinero a este Gobierno, uno que ya se robaron. Cuando no halla una Fiscalía y un Tribunal Supremo de Justicia vergonzoso y vergonzante capaz de meter presos a quienes disgusten al Presidente, ni secunden robos, rapiñas y narcotráfico. Más importante, cuando PRIMERO JUSTICIA demuestre capacidad para gobernar. Entonces, y solo entonces, el cascaron del viejo sistema caerá, porque será su momento. El enemigo no es Ramos Allup o José Vicente Rangel, ese viejo impúdico, es un sistema autócrata capaz de llegar a la violencia por sostenerse, aún importándola de afuera. Pero eso, a pesar de que fueron los partidos políticos los primeros en advertírnoslo, no lo tienen en cuenta mientras deliran por adelantado con sueños de gloria, de que ya llegaron… Posibilidad que parece no pasearse por la eventualidad de que Hugo Chávez gane, de verdad y que Venezuela deba joderse, por la gente que le sigue, por el miedo de los timoratos a que PRIMERO JUSTICIA “no tengan con qué” enfrentar olas de desordenes, por el olor a traición, soberbia y estupidez saliendo de la Oposición que pueda terminar alejando a sus seguidores.

   ¿Qué las encuestas todavía le dan ventaja a Chávez sobre la Oposición? ¿Qué son pagadas? ¿Acaso no dijeron eso mismo los adecos cuando, en noviembre del año pasado, DATANALISIS y su presidente, Luis Vicente León dijeron que Henrique Capriles Radonski le llevaba veinte puntos por encima a Pablo Pérez y a todos el mundo le resultaba “extraño y como demasiado”? ¿Cuál fue la diferencia final después de las primarias? Me pregunto si alguien se disculpó después de tachar a DATANALISIS de todo (por cierto, en VTV se habló de una encuesta de esa firma donde Chávez aparece con diecisiete puntos por encima de Capriles, habiendo bajado en tan sólo tres meses de casi cuarenta que tenía en enero según encuestas chavistas). Es posible que Chávez sí esté por encima de Capriles Radonski; espero de corazón, y DATANALISIS dice que así es, que no sea tanto, pero aún continúa arriba, ¿cómo, después de un gobierno tan horrible? Oscar Schemer, el enemigo de todo el mundo hoy en día, lleva años explicándolo pero nadie quiere oír, porque o se creen demasiado sobrados (y vamos para catorce años de Chávez, a pesar de su gobierno desastroso, ladrón e inepto, cosa que retrata a sus oponentes); o porque no pueden hacer nada para revertir el problema.

   No estamos frente a políticos y estadistas, sólo de personas que viven de elecciones en elecciones. De ambos lados. El problema sobre el cual el vilipendiado señor Schemer ha puesto la lupa, pero desde hace años, es la conexión emocional que mucha gente tiene con el presidente Chávez. ¿Qué tal cosa es una tontería? ¿No aman ciertos carajos a mujeres que le voltean como bistec a la vista de todo el mundo y allí siguen tras ellas? ¿No entrega casa, dinero y ahorros cierta gente a charlatanes que le ofrecen placebos para el alma? ¿No hay quienes se dejan controlar por otros dentro de bandas, grupos y sectas?

   Es una realidad semi mágica donde el sujeto queda atrapado emocionalmente; alguien pone toda su fe y esperanza en un objeto o persona indigno de tal fin, pero del cual no quiere o no puede prescindir porque se queda sin nada, tan sólo un vacío donde ni las ilusiones le quedan, lugar que es como el Purgatorio. Es el drama de los socialistas de corazón, los dogmáticos; esperaron toda la vida un gobierno de izquierda para encontrarse de pronto con toda esta porquería. Por ello deben repetirse todos los días que es que todavía no llegan, que esto es temporal mientras por el camino de las penurias las cargas se acomodan sobre el burro de la historia.

   Lo asombroso es ver a Capriles Radonski intentando promesas, ofreciendo cambios inmediatos, buscando desalojar a Chávez de ese altar en la mente de tantos, arriesgándose por un lado al voto anti Chávez cuando guabinea con los chavistas blandos, en la certeza arrogante y grosera de que le seguiremos aunque nos arreche porque del otro lado está Hugo Chávez. Y sin embargo no termina de cuajar porque nadie sabe qué es lo que se propone. Lo único que resalta, hasta ahora, son las ganas de consolidar a PRIMERO JUSTICIA como primer y único partido nacional de oposición, tal como Rafael Caldera degastó sus últimos años de gobierno. En lugar de iniciar los cambios sociales y políticos que tal vez habrían impedido la llegada de estos tiempos oscuros, se dedicó a crear CONVERGENCIA. Cosa que ocurrió ayer pero que PRIMERO JUSTICIA ya no recuerda. Lo más dramático, también de cara a sus potenciales votantes duros, los que sufragarán por quien sea mientras no sea Chávez, es que se atreve a atacar a quienes le critican dentro de las filas opositoras, con el calor que no pone contra el chavismo cuando le gritan de todo. La verdad fue que se vio malcriado y un tanto inmaduro al encarar los comentarios de Rafael Poleo, actitud donde no estuvo solo, porque no es sólo su culpa. Cualquiera se extravía si se rodea sólo de gente que le asegura dulcito y zalamero que todo va bien, que es el más mejor y que no necesita de nadie más para ganar. Sea verdad o no, y para muestra está Chávez. En este caso uno debe preguntarse ¿dónde está la familia? ¿No van al mercado? ¿No hablan con los vecinos y amigos? ¿O, tal vez, ya ni a ellos escucha?

   Señores de la Oposición, aunque ya no queda mucho tiempo me permito señalar dos caminos a tener en cuenta. El primero era crear un sisma dentro del mercado chavista, que apareciera alguien tan rojito y radical que causara problemas de debates dentro del PSUV. Claro, eso habría hecho, hace meses, una persona curtida y con experiencia; y parece que se intentó, con lo de los carteles de Diosdado Presidente (intento demasiado tímido). Lo segundo es atacar la base mágico religiosa de Chávez, y es fácil, sobre todo en un país milagrero y brujero como Venezuela, pero suficientemente lleno de gente que dice “Dios te ama”. Cuando Chávez llamó a mentir, robar, levantar falsos testimonios, perseguir, encarcelar y matar (cada vez que alguien murió por sus acciones directas o indirectas), se le pudo acusar de extraviar a la gente, de manchar al pueblo llevándole a hacer todo lo que es malo a los ojos de Dios (dije que era un ataque a su divinidad, ¿verdad?), para corromperlo, llegando a los extremos de perseguir a la Iglesia, atacar imágenes y curas en su afán de ser el único dios en los altares venezolanos. Qué su deseo de excluir a todo el que no usa su nombre ni su imagen, su afán por ser adorado en vulgar y aberrante idolatría, rodeado de seudo religiones de falsos pastores, era prueba más que suficiente de su naturaleza, puesto allí para perder a Venezuela alejándola de los caminos de Dios.

   Suena idiota, lo sé, pero es la lucha mágica que ese pobre hombre, Oscar Schemer, lleva años advirtiendo que debe darse. No ganarle en el corazón de nadie sino haberle odioso a esa gente. Porque más allá de que salga Chávez, el sentimiento chavista quedará, “lo quitaron para robarnos y arrebatarnos todo otra vez”; tal creencia debe ser combatida y anulada o siempre existirá el peligro de que esta horrible historia se repita y que nunca dejemos de ser el último país en América Latina, porque ni en Haití se ve tal grado de salvajada social. Y quién sabe, tal vez sea verdad. Si cada generación es juzgada por los pecados de su momento, debe ser por la forma que actuaron frente a la bestia de cada generación.

   Pero claro, ¿quién oye en este país de gente perfecta?

RAZONES POR LAS CUALES EL GOBIERNO NO PEGA UNA

Julio César.

NOTA: Por ahí hablan de viajes pagados al señor Schemer, como evidencia de su parcialidad (que tenga razón en lo que dice, sin embargo, no entra dentro del cálculo de los especialistas); no veo nada de malo en ello. Lleva años advirtiendo sobre los errores de una casta política necia y superficial, si no oyen ¿se le puede culpar cansarse de tratar con idiotas que siempre nos defraudan? Yo todavía espero escuchar lo que dirá con esa voz rasposa e insoportable el señor Luis Vicente León, quien tiende a tener razón en estas lides aunque todos le odien antes y después; en este caso en particular ha dejado lugar a la esperanza… Nada está dicho, el trabajo se puede hacer, las cifras no son irreversibles. Al final todo quedará en manos de los políticos (no alejar a todo el mundo). Así que… ¡Ay, Dios!

ENVICIADO

mayo 27, 2012

EL ENTRENADOR ADIESTRA

   Los chicos aman sus juguetes.

   Román sabía que era cuestión de tiempo. Desde que el gochito llegó de Mérida para estudiar Medicina y comenzaron a compartir habitación, supo que sería fácil tenerle gritando por atenciones. Había decidido emputecerle ya que él necesitaba de alguien que regularmente le diera sus buenas mamadas y le dejara correrse en un culo apretado. Como todo chico caliente y saludable con derecho al sexo. Cortejar chicas lleva tiempo y a veces no quieren. Ir de aventura en aventura no garantizaba un culito o una boca a media noche o por las mañanas bien temprano. Ahora sonríe cuando piensa las veces que ha despertado al gochito metiéndole el güevo en la boca.

   Por eso trabajó al tímido, recto y heterosexual muchacho, con películas porno donde las mujeres se metían cosas por el culo, por no hablar de vergas, y gritaban emocionadas. Las masturbadas individúales dieron paso a las conjuntas, y a experimentar. Medio chupar, que no le gusta mucho, daba oportunidad de lamer culo, que si, sabiendo bien lo increíble que era para un chico desprevenido cuando otro carajo se lo comía y le metía la lengua, para luego meter dedos, uno, dos y tres, hondo y hacerle gritar. Pasar a los juguetes fue un movimiento lógico. Oír al gochito suplicando por amor, mientras le saca y mete el vibrador, le daba el poder que deseaba para exigirle que le lavara la ropa interior, le buscara libros, le hiciera la tarea, cocinara y, sobre todo, le diera esas buenas mamadas deseando que le llenen luego el culo.

   En verdad no fue tan difícil para Román; como todo hombre dominante sabe, que un dedo, uno sólo dedo, bien movido logra que todo culo se afloje y todo chico se vuelva puto cuando se le susurra al oído con voz ronca de mando la mágica frase: “Y ahora, perra, quiero que pienses y sientas tu…”.

CULTIVANDO ASISTENTES PRIVADOS

Julio César.

NOTA: No se pueden revelar todos los secretos, ¿verdad?

MIGUEL PEREZ PIRELA ESPERABA SU CANASTA DE FRUTAS DESDE COLOMBIA POR RESOLVER EL CASO DEL ATENTADO…

mayo 27, 2012

ROBERT SERRA Y LA OBSESION POR LOS TESTICULOS

   …Y en cambio le dan una encerrona. Pero no con él.

   ¡No es justo! ¿Hasta cuándo el mundo continuará con su mezquindad y suciedad? Y no estoy hablando del chavismo. Esta vez. Es tan indignante que casi chirreo los dientes mientras escribo. Como recordarán, hace poco en Colombia hubo un atentado terrorista contra un exministro, el señor Londoño, que mató a gente cercana y le dejó medio sordo. Es la manera en la que la izquierda hace política en la búsqueda de un mundo mejor. Creo que ya están por coronar. El hombre, molesto por el nuevo aire de renovación de la narco guerrilla, le hizo duros señalamientos al presidente Santos. Indignado ante tanta maldad del uribismo, nuestro reportero nacional, un hombre con ética y muy versado en eso de noticia oportuna y verás, desentrañó la maraña. Miguel Pérez Pirela dijo: “El supuesto atentado al exministro Londoño de Colombia fue planificado por Uribe”. ¿Qué tal? Y ni siquiera tuvo que ir a Colombia.

   Lo que no sabe la policía colombiana, lo que no ha dicho el terrorista atrapado e interrogado, lo que no se atreve a señalar ni Manuel Santos… lo sabe Miguel Pérez Pirela en Caracas. Seguramente se lo dijeron Tuco y Tico, las urracas parlanchinas. Pero, ¿le agradece Colombia el haber resuelto en caso leyendo la borra del café o jurungándole la bola a Fidel (la de cristal)? ¿Le felicita la prensa internacional por el descubrimiento en medio de las soñolencias que producen las hojas de coca o por leer la caca de iguana? ¡No! No y mil veces no; lo único que logró el pobre reportero que sabe de periodismo lo que yo de mandarín, es que lo borren como si nunca hubiera ocurrido del portal de NOTICIAS24, que recogía su irresponsable disparate, perdón, la noticia desde medios de izquierda. ¿No es una villanía? ¿Qué tiene de raro que él sepa de Colombia lo que no saben los colombianos, aunque no sabía de los pranes y sus armas, de lo bellaco que era Eladio Aponte Aponte o de las maletas de dólares que se llevaron los bolibanqueros cómplices de la familia real venezolana aquí en Caracas? Yo no le veo nada de extraño. El hombre es de izquierda, les recuerdo.

YUL JABOUR… ¿CHAVEZ DEJA EL PELERO?

Julio César.

¿SÓLO TRABAJO?… 2

mayo 27, 2012

TRABAJO?

  -¡Oh, Dios! ¡Oh, Dios! –grita incapaz de contenerse mientras lo mete, lo agita y activa, ganándose los aplausos de los hombres que discuten negocios y le miran jugar con su agujero. Lo mete y aprieta ese botoncito mágico como si su vida dependiera de ello. Grita ronco, rojo de cara y con los ojos muy brillantes cuando su mejor amigo, Gabriel, se lo saca y quita.- ¡No! –gimotea sin ninguna vergüenzas ya… hasta que sonríe, algo babeado.

   Con un “metete este”, el muchacho abre mucho los ojos al recibir el elástico, grueso y largo juguete sexual, el cual toma con manos temblorosas, necesitado de metérselo y calmar ese picor, entre los aplausos de los comensales que le animan con un “Todo. Todo. Todo”.

TRABAJO?… 3

Julio César.

HAIMAN EL TROUDI SE CONFIEZA EN EL METRO

mayo 25, 2012

ROBERT SERRA Y LA OBSESION POR LOS TESTICULOS

   Qué agua tan fría.

   Después de los últimos problemas en el subterráneo, tiroteos y pánico incluidos la semana pasada (hablan de El vengador del Futuro), el hombre designado por Hugo Chávez (y ya por ahí se saca la maleta del embarque), para dirigir El Metro, Haiman El Troudi, habló al fin: “Reconocemos las fallas del Metro de Caracas” pero también que “hay sabotaje”. Ay si, Cristóbal colón. Que hay sabotaje ya lo sabíamos, ¿acaso no le nombraron presidente del Metro para destruirlo? Y uno se pregunta, después de la designación del incompetente funcionarillo y de los resultados, lógicos, de su gestión… ¿en qué carajo pensaba el presidente Chávez cuando lo nombró? ¿Ya estaba enfermo o quería hundir el Metro? El Troudi nada resuelve, nada arregla, sólo da excusas a cada rato (bueno, también amenaza a los que se quejan o critican). Cuando aparece en televisión ya no da risa como antes, cansó a la gente. ¿Qué tan incompetente e inútil puede ser un hombre y aún así aferrarse a un cargo para el que no sirve destruyendo un bien que utiliza todo un país? Esas cosas no se entienden. Unos dicen que es por pura vagabundería, otros que si sale dándole paso a alguien capaz, ¿dónde lo ponen (y razón no falta)? Yo creo que es más simple, trágico y peligroso: el tipo es de izquierda.

MIGUEL PEREZ PIRELA RESOLVIO EL CASO DEL ATENTADO…

Julio César.

ESOS CHICOS EN LOS VESTUARIOS DEPORTIVOS

mayo 24, 2012

DE MASAJES Y MASAJISTAS

   Tercera vez que intento subirlo, diría que es la última, pero soy obsesivo. Vamos a ver si no desaparece.

   Aunque no lo crean, una amiga de la casa me envió esta dirección, buscándola encontré el video (que es una nota), y paso a paso, casi como si tratara con un retrasado mental, MariWichi fue diciendo qué hacer para insertar el corto. Coño, de haber sabido que era tan fácil. Pero no, seguramente es este nada más. Por lo que he leído, el video no es pornografía, es un comercial. De ropa interior. Creo. Pues, qué ropas… ¡Y qué comercial! Lástima que mientras uno ve Supernatural, Criminal Minds o NCIS, no se vean propagandas así (¿imaginan bellas chicas en un restorán, para promocionare ropa interior, que vayan a un sanitario y comiencen a intercambiar tangas y cosas así?).

   Si les agrada, véanlo ahora, tengo entendido que este tipo de enlaces los cortan en seguida. Lo que será una pena.

DULCE AMISTAD

Julio César.

LUCHAS INTERNAS… 83

mayo 23, 2012

LUCHAS INTERNAS                         … 82

   La hora está cada vez más cerca…

……

   Se besan nuevamente, porque eso era un jamón en forma. Sus bocas se funden, sus lenguas se enroscan, sus salivas se mezclan y Frank, sin tapujos, la traga, degustándola. Su lengua invade la boca del otro, deseando tragárselo. Todo su cuerpo vibra y casi grita cuando siente que el brazo izquierdo del otro, cae sobre su hombro y la mano del chico atrapa su nuca. Dejándose llevar, deseando estar así, besándolo, tragándose su saliva en paz, la mano de Frank cae sobre su panza, que esta caliente como una plancha, y hundida. Esa manota soba, frota y acaricia, con deseo, con lujuria. Sube hacia el costado y aprieta.

   Nicolás, quien desde que entreabrió los labios sabiendo lo que vendría, había dejado de pensar, sólo deseando sentir y experimentar esa corriente poderosa de lujuria, de ansiedades desconocidas, de metas que se cumplían, tenerlo así, cerca, amistoso, no gritando, no acatándolo, no sentía dolor. La adrenalina, la misma que no lo ayudó durante el atraco, ahora manaba por todo su cuerpo. Era consiente de esa boca exigente, de esos labios crueles y hermosos, de esa lengua que parecía querer comérselo. Pero la mano en el costado si le hizo gritar. El dolor estalló de forma cortante y terrible. Gritó y su mano izquierda empujo violentamente al otro, alejándolo de sí.

   Y al romperse el contacto, una fea oleada de realidad los envolvió, ¿qué hacían? ¡Se besaban! No, no era sólo un beso. Era un jamón en toda la regla. Frank tenía una erección granítica, dolorosa y unas ganas terribles de meterse con él en ese camastrón, besándolo y lamiéndole hasta la última gota de sudor; pero ahora se estremece horrorizado y fascinado por eso. Nicolás también era consciente de su propio deseo, pero a diferencia de Frank, quien parecía aceptarlo, se debate.

   -Déjame… vete… -jadea ahogado, tocándose el costado, con el rostro crispado.

   -¿Qué tienes? ¿Te duele? -se alarma el otro. Sufría. Nicolás, su Nicolás, sufría. Y ahora eso era intolerable.

   -Tú, ¿qué crees? Esas malditas pastillas… -se toca el hombro derecho, que ni por un segundo durante el beso le había molestado, ahora palpitaba violentamente al recuperar el dolor el terreno perdido frente a la adrenalina.- El dolor no se me quita… -los ojos se le empañan y llenan de lágrimas e intenta volver el rostro, el colmo sería chillar como un muchachito (¡miren a la niñita!), frente al otro.

   -¿Por qué no fuiste a un hospital? ¿Cómo pasaste la noche así?

   -Déjame en paz. Sólo déjame dormir tranquilo… Con suerte… -calla el ‘con suerte me muero’. No quiere sonar melodramático o necio, pero es lo que sentía. ¿Cómo explicarle a alguien como Frank Caracciolo que era peligroso salir de la casa después de las seis de la tarde? ¿Entendería que al llegar al hospital había que salir a comprar, sin plata, inyectadoras, alcohol y medicamentos?

   -Vamos, ponte de pie… -le ordena, parándose él.

   -Vete, Frank. -gruñe.

   -Si no te paras, voy a cargarte como a un saco de papas sobre mi hombro y estoy seguro de que va a dolerte bastante. O te puedo llevar en brazos como a la mujer de Reto al Destino y después te entiendes con tus vecinos. -es brutal. Nicolás lo mira resentido, desde la cama.

   -No lo harías… -cuando el otro se tiende como para meter un brazo bajo su espalda y otro bajo sus rodillas, brama.- ¡No! -lo mira suplicante.- Déjame en paz, por favor…

   -¿No lo entiendes todavía, ratita? -lo mira intensamente, sentándose nuevamente a su lado.- No puedo alejarme de ti. No ahora. Y no es algo que yo quiera, pero es así. Entre tú y yo hay un asunto pendiente. -y levanta una mano que casi se posa sobre la mejilla izquierda del joven, pero se detiene al ver que él vuelve el rostro, con repudio en la mirada.- Párate… o te paro. -le ordena fríamente, dolido, molesto por el rechazo anterior… y deseoso de ver una mirada de ternura en esos ojos que le parecían adorables.

   Tal pensamiento de marica consumado le produce acidez….

   -Dios, eres tan molesto. –gruñe Nicolás, agotado, exasperado e impotente.

   -Claro, porque tú eres un terroncito de azúcar.

                                            ………………..

   El piso cinco del Hospital Universitario de Caracas fue el lugar final donde llegó William Bandre después de su larga y delicada cirugía. El pálido, ojeroso, barbudo y en general desaliñado hombre, yacía en una cama, en un pequeño cuarto que contaba tan sólo con dos. El residente de Cirugía Tres, el doctor Joel López, que lo atendió, se esmeró en salvarle aunque sus condiciones personales, algo de anemia y desgaste del cuerpo, lo dificultaron. ¿Quién sería?, era algo que se preguntaba, de pasada, como con todos los pacientes que eran llevados así de emergencia, sin familiares y en tan mal estado. Joel era un carajo alto, joven y atractivo, moreno de cabellos ensortijados, que había hecho su agosto entre coleguitas, chicas que dedicaban demasiado tiempo a sus carreras y no a sus vidas personales, por lo que caían en crisis una noche cualquiera al verse solas y ahí estaba él. También con enfermeras y una que otra técnico radiólogo, esas mujeres eran de armas tomar.

   Pues bien, el médico no se explica como un carajo joven, no mal parecido y con pinta de ser alguien, termina prácticamente como un indigente en un callejón, atacado por otros malvivientes, tal vez por una botella. Vio una prueba toxicología y comprobó los elevados niveles de alcohol del tipo, pero no de drogas. Su extrañeza aumentó cuando vio llegar al joven policía de La Metro, acompañado de una mujer catirita, menuda y bonita, con rostro de angustia. Lesbia de Bandre.

   La mujer recibió una fea sorpresa al escuchar sobre la condición de su marido. Respondió algunas preguntas del médico, quien la evaluó como una damita muy dada a empinar el codo y algo nerviosa; y que al final, después de dudar mucho, entró al cuartico. A la mujer le dolió verle así. No se sentía traicionada ni abandonada, ella estaba convencida de saber qué fue lo que espantó al hombre, obligándolo a desaparecer. Fue lo que pasó ese día, pero también… saber que ella le montaba los cachos. William se había enterado, y sumado a todo lo que ese día le pasó, vio y oyó, fue demasiado. La mirada se le empaña, de culpa, de angustia, de amor frustrado al mirarle tan macilento y consumido, con un tubo dentro de la boca, para drenarle las vías gástricas. Se veía increíblemente pálido y mal. Así se verá un día en su ataúd, no puede dejar de pensar con morbo la mujer, estremeciéndose. Lentamente le acaricia el rostro y silenciosas lágrimas de arrepentimiento corren por sus mejillas.

   Tras el cristal de la puerta, el agente Gutiérrez, los mira. Siente emociones encontradas, la mayor de todas es curiosidad, ¿quién le habría hecho eso al carajo?, pero también curiosidad de saber por qué un tipo como ese, un abogado joven y bien parecido, con buenas entradas de dinero, con una mujer bonita y con hijas pequeñas, vagaba por callejones tomando caña con hampones que luego se lo pegaban. Oye un ruido por el pasillo y se vuelve. Todo en ese ataque le parecía extraño, y quien sabe, tal vez alguien tuviera algo contra el borrachito y decidiera volver. Quienes vienen son dos tipos de traje, jóvenes y bien parecidos.

   -¿Cómo lo supo Sanabria? ¿Y por qué fue a buscarte para contártelo así? -le pregunta Sam a Eric, intrigado por lo que éste le contó. Y alarmado por William. Eso, el ataque del que fue víctima Eric y el incendio del taller de Jorge Ávalos, eran indicios de que se enfrentaban a gente capaz de todo para guardar sus secretos.

   -No lo sé muy bien. Él dice que tiene contactos dentro de La Metro. -arguye Eric, frunciendo el ceño ante el joven uniformado.- Buenas tarde, ¿es el cuarto dónde está William Bandre?

   -¿Son conocidos? -les pregunta con tono seco.

   -De hecho somos colegas y trabajamos… trabajábamos juntos. -tercia Sam, mirando hacia la puerta.- ¿Está Lesbia con él? -se sorprende, y no sabe de qué, ella era su mujer.- ¿Cómo está?

   -El médico dijo muchas cosas, pero lo esencial es que se encuentra estable, lo que significa que tanto puede salvarse como morir. -los tres miran por la puerta, cuando Lesbia se vuelve a mirar.

   -¿Han… sabido algo de su atacante? -pregunta Eric. Lesbia mira mucho a Sam.

   -¿Cómo sabe que fue sólo uno? -el uniformado lo mira con desconfianza.

   -Los abogados conocemos gente, oficial. En todas partes. -es brusco, mirándole fijamente, y una idea cruza su mente: parecía sentir un interés especial en William, ¿qué tanto lo conocería? Casi contiene una sonrisa, fuera de lugar en esos momentos, preguntándose sí estaría desarrollando eso que Sam llamaba, muy ofensivamente, el marica-radar.

   -Aún no se sabe nada. -termina el joven, cuando la puerta se abre y aparece Lesbia.

   -Eric… -jadea ella, llorosa, para luego ver a Sam.- Ay, Sam, ¿no dijiste esa noche que ibas a ayudarle? -le reclama abrazándose a él. Sam la rodea con sus brazos, protector y confortador.

   Eric nuevamente contiene una sonrisa incómoda: ¡era tan típico que todas buscaran consuelo en Sam!

   -No quiso dejarse, Lesbia…

   -Todo es por mi culpa… -solloza ahora.

   -No lo tomes así. William tiene más de dieciocho y cédula de identidad, sabe lo que hace.

   -Es que tú no sabes, yo… -Sam, nervioso, mira a Eric, quien comienza a toser como si se ahogara y el uniformado le da por la espalda. Sam la mira intensamente y le indica que calle, y ella asiente.

   -¿Está bien? -le pregunta el agente a Eric, quien asiente.

   -Si, yo… -y calla impactado al mirar hacia el pasillo. Sam lo imita.

   Cheo, de jeans y franela, se acerca, muy serio, muy pálido y grave, con el cabello amarillento aplastado en su nuca. A su lado viene Andrés, incómodo. ¡Dios mío!, piensa Sam para sus adentro, y también tiene que contener una sonrisa. Cheo mira de Eric a la mujer, luego a Sam.

   -¿Qué pasó? ¿Cómo está? Desde que me avistaste, no pude más que… -gime vehemente.

   -Está estable. Fue operado. Ella es Lesbia… su esposa. -el joven la mira y arruga algo la frente, como quien entiende que pudo haber metido la pata.- Lesbia, es Cheo… un amigo de pachangas de William. -presenta Sam.

   Cheo asiente con la cabeza, incómodo, y Lesbia clava su mirada, confusa y extrañada en él. ¿Quién será ese carajito?, se inquieta, con ese fino instinto de mujer. Pero el joven se vuelve hacia Eric.

   -Debo contarte algo. Algo de suma importancia.  -exclama con voz ronca, se asoma por la puerta.- Cuando tengas tiempo. -Eric mira al uniformado, que ve toda la escena confundido.

   -Luego.

……

   El Consorcio Clínico donde, cosas de la vida, labora Néstor Lobo, es el lugar a donde Frank lleva al muy reacio Nicolás. Todo ahí se veía caro, hasta los saludos. Y él no tenía plata, ni quería deberle nada al otro. Ahora que estaban en la calle, fuera del cuartico asfixiante y reducido de la pensión, sentía que todo lo que había pasado era una maldita locura. Fiebre, eso fue. Tuvo unas fiebres raras y por eso se dejó besar así por Frank. Pero traga saliva con esfuerzo, ahogándose de vergüenza y malestar al tener que recordar que fue él quien lo besó primero, el día anterior y  que luego respondió a entusiasta a sus caricias poco antes. Con pasión. Dios, se había sentido tan bien entre sus brazos, que se estremece.

   Frank no quiso escuchar sus protestas, en forma ruda e inflexible lo arrastró hasta su médico de confianza, lo presentó como un amigo y le contó más o menos lo ocurrido. Salió mientras lo revisaban, le tomaban tomografías y otras pruebas. Cosas muy caras. Pero eso no le importaba. Alto, atractivo, rico y poderoso se paseaba por el pasillo de un lado a otro, inquieto por la suerte de Nicolás; más que eso, angustiado. La sola idea que el joven tuviera algo mal… Botando aire se sorprende por la inmensidad del desagrado que tal pensamiento le producía. Pero también estaba inquieto por él. Lo que pasó en ese cuarto no podía olvidarlo o encubrirlo, no delante de sí mismo. No acostumbraba autoanalizarse, pero se conocía. Sabía que algo no andaba bien con él. Sentir ese agobiante deseo de tocar, besar, mimar y proteger a Nicolás no era normal. Era algo que nunca antes le había sucedido. Con nadie. Se deja caer de espaldas contra una pared y maldice para sus adentro, ¿cómo le pasó esto?

   De hecho no había sentido eso ni por las mujeres. Por Marina sentía algo más intenso, algo casi tierno, pero no era nada comparado con lo que ahora lo paralizaba, angustiaba y arrechaba, las ganas de meterse con Nicolás en su camastro, tocándole los costados, mordiéndole el cuello, frotando su tranca que sabe estaría dura contra la del muchacho. Se estremece ante la escena conjurada, y no sólo de deseos, también de repulsa y asco. No estaba bien, eso que sentía no era lógico, era como una maldita fiebre, algo que debía afrontar y curar.

   Quitándose el saco, atrayendo así la mirada de muchas féminas y uno que otro tipo, se deja caer sobre uno de los cómodos sofás del pasillo. Se supone que todos los hombres, mientras crecen, pasan por un periodo de confusiones, en el cual se sienten tanto atraídos por las chicas como por uno que otro amigo o conocido, alguien a quien siempre ven y que de alguna manera se fantasea con ello. Pero él nunca pasó por esa etapa, como tampoco esa donde se supone que a los niños les disgustan las niñas. No las odió nunca, ni las respetó. Desde que descubrió que podía ser más fuerte que ellas y obligarlas a obedecerlo, y más tarde las cositas ricas que guardaban entre sus piernas, nunca dejó de disfrutarlo. Y ahora, a sus años, le pasaba esta mierda.

   Pero lo enfrentaría y lo afrontaría como hizo con todas las cosas en su vida, aún con sus padres, cuando notó que no lo querían tanto como a los otros. En su mente es incapaz de entender que su naturaleza salvaje, egoísta y avasallante le ganaba más bien el temor y la antipatía de la gente; para él fue que sus padres no lo apreciaron en todo lo que valía. De forma vaga, e incómoda, recuerda que no ha llamado a Niza desde hace días. No era buena idea desatender eso. Pero mientras reflexiona sobre ello, aparece el médico, grave, serio y profesional. Frank no puede dejar de sentir un molesto nudo en el estómago, como temiendo que el hombre le diga que le encontraron un tumor en la cabeza al joven.

   El galeno, muy conciso, le dice que el paciente tiene una fractura costal algo desplazada, que en traumatología intentarán movilizarla un poco; que la clavícula derecha presentaba una fisura y para eso sólo el tiempo y algún sedante funciona. Que con lo que le dieron en el ambulatorio era raro que no se ahorcara durante la madrugada por culpa del dolor.

   -Esos ambulatorios no sirven para nada, son una mierda… -brama furioso Frank. Nicolás, su Nicolás, había sufrido durante toda la maldita noche por culpa de ellos.

   El médico lo reprende suavemente, que muchos trabajan con lo poco que tienen, que incluso al joven le regalaron las pastillas, cosas que no se puede hacer en todas partes. Le da un récipe con algunos antibióticos y analgésicos, y Frank lo toma y estudia. Cuando levanta la vista, Nicolás, muy pálido, con marcas de dolor que le bajan de la nariz a la boca se le acerca.

   -¿Te duele mucho? -Frank se inquieta. Sus ojos lo estudian con aprensión.

   -Fue por el nuevo vendaje. Dios, como me dolió; esa chica debería trabajar en el Palacio del Dolor. –jadea y medio bromea.- Aunque ahora respiro un poco mejor.

   -Necesita reposo, mucho descanso… Sería bueno que dentro de tres días, volviera. –el médico mira a Frank, quien asiente sin verlo ya que no puede despegar los ojos de Nicolás. El galeno se despide y aleja con el agradecimiento del chico.

   -¿Realmente te sientes mejor? –pregunta con cierto calor.

   -Seguro. –confirma sintiéndose estúpidamente nervioso.

   -¿Podemos irnos entonces?

   -Si, quiero mucho dormir. Descansar en mi camastrón. -balbucea, y justo en ese momento, su estómago traidor gruñe audiblemente. Enrojece violentamente. Frank sonríe irónico.

   -¿Y qué es eso? ¿Te ronca el clarinete? ¿Alguna fuga de aire?

   -No te hagas el gracioso, ni el amable, no te queda bien. Más bien asustas. -sonríe leve, apenado y muy rojo.- Iba a comer cuando llegaste. -miente.

   -Te estaban dejando morir de hambre, ¿no es así? -ruge.- Coño, pero, ¿qué gente es esa que no atiende a un maldito inválido? -se molesta. Nicolás pela los ojos, mirando todo el pasillo.

   -Baja la voz, gorilón. Y yo no soy ningún inválido. Yo… -se estremece cuando Frank lo aferra con cierta violencia por el brazo izquierdo.

   -Vamos a comer algo.

   -¡No! Ya hiciste bastante, y te lo agradezco mucho, en verdad, Frank. Pero…

   -¡Cállate! -casi lo hala del brazo por el pasillo, quitándole el sobre de placas y tomografías.- Odio cuando sólo me dicen ‘no’. –le sonríe, muy cerca.- Di sí, para variar, ratita. –y Nicolás tan sólo puede balbucear sin voz, mejillas rojas.

……

   En un bonito y discreto restorán en Sabana Grande, Frank, de traje y corbata, y Nicolás, de franela y jeans, uno muy grande, y con el rostro demacrado; están sentados ante una mesita. El abogado toma un whisky, que necesita (Dios, sus nervios), mientras el joven, sentado casi a su lado toma un gran vaso de leche, sintiéndose un idiota. La camarera, una bonita joven, trae el pedido, mirando a Frank con ojos de interés coqueto, al cual él responde con una sonrisa (y a Nicolás le extraña sentirse molesto). Ella sirve un buen trozo de carne de cochino al hombre, con ensalada y papas. Nicolás mira un pasticho singularmente aguado en su plato, con apariencia poco apetitoso. Lo prueba y a la molestia inicial de masticar, le siguen los gemidos al encontrarlo delicioso. La boca se le hace agua y tiene que hacer esfuerzos para disimular el chillido de su panza, pidiendo más de ese platillo.

   Frank prueba su carne, le encanta la carne, si hubiera que vivir a base de vegetales, él mataría gente. Mira al enrojecido, y tierno, Nicolás, quien intenta comer con disimulo, pero sabe que está hambriento y las ganas son difíciles de ocultar. No come, traga. Y mientras se lleva un suculento pedazo de carne a la boca su mirada se topa con la de Nicolás, y por un momento ve confusión en él; entiende que el joven le mira como alguien que admira a un hermoso tigre; le teme, teme su ataque, y de repente le ve acunando un gatito.

   El abogado traga la carne con dificultad por el nudo que se le forma en la garganta. Cuantos prejuicios y rencores sentía Nicolás contra él; y buena parte de la culpa era totalmente suya. Si hubiera intentado ser su amigo desde el primer momento, Nicolás, su Nicolás, no estaría comiendo como un famélico ese plato de nata aguada, por el hambre pasada. Intentando hacer conversación, Frank le cuenta cosas de su familia, que vinieron de Italia y que su madre les contaba que lloró al llegar a La Guaira, al estar tan lejos de su tierra y de su gente. Que lloró y quería volver; pero que en el terruño, las cosas estaban malas. No había trabajo…

   -Todo eso fue antes de la creación de la Comunidad Europea. La amalgama de países, de culturas, facilitó las cosas…

   Pero en esos años, hace casi cincuenta, la vida era dura. Su padre, un hombre preparado, trabajó como un animal, ayudado por la colonia italiana y por gente de la que fue ganándose el aprecio. Estudió por su cuenta, fue a La Universidad Central, y se graduó de abogado. Buscó a uno de sus mejores amigos, Germán Roche, y montaron un estudio. La cosa era comenzar por su cuenta. Nicolás lo mira con curiosidad ahora.

   -¿Tienes hermanos?

   -¿Ni siquiera eso sabes de mí? –se exaspera, lamiendo algo de salsa de su labio inferior, atrapando la mirada de un enrojecido Nicolás.

   -Tu vida nunca me importó. -grazna.

   Algo inquieto, responde que si, otros dos. A ninguno le gustó el derecho, sólo a él. Él creyó que su padre lo haría el sucesor dentro de la firma…

   -Pero no, prefirió al hijo de Roche. -suena molesto y desvía el rostro. Nicolás lo estudia.

   -¿Le guardas rencor? -él piensa en su madre y su segundo marido. Frank medita un rato.

   -No. No es eso. Es sólo que… -bota aire.- Debió entender que era yo quien quería seguir sus pasos, dándole más plata, prestigio y poder a la familia. Pero no, nada parecía importarle. Le gustan más las tonterías de mis hermanos. Ellos ni siquiera querían volver aquí. Se fueron a Italia y listo. Yo si volví. -enfatiza.

   Claro que no dice que vino a apoderarse de La Torre, acabar con los Roche, sobre todo con Eric, a liquidar toda la fortuna familiar e irse con la botija llena de dólares. El país que se hundiera, ¿acaso no apoyaba al Presidente? Iban a tener lo que merecían. Todos en Venezuela.

   -Pero, ¿los quieres, no? Digo, a tus padres y hermanos…

   -Claro que sí, ratita. -suena exasperado.- Le das mucha importancia a esas tonterías. Claro que nunca les haría daño. A mis padres, en su momento, los enviaré a un bonito asilo, tal vez en Suiza. Y los despediré con un beso a cada uno. Y hasta los iré a visitar de vez en cuando. -se encoge de hombros.- No les faltará nada, siempre estarán bien atendidos.

   -Ay, Dios, menos mal que no eres nada mío, pana. –censura, aunque eso hace estallar en carcajada al otro. Dejándose llevar por un momento de debilidad, Frank le atrapa, cálido, una mano, mirándole a los ojos.

   -De eso quiero hablarte, ratita… -alarmadísimo, Nicolás se suelta.

   -Déjame, ¿qué haces? ¿Te volviste loco, carajo? – apenado recorre el salón con la mirada, y choca con una joven que los mira algo burlona, como entendiendo lo que pasa allí. Nicolás casi no puede tragar de lo mucho que se le cierra la garganta. El contacto con Frank fue eléctrico.

   -Nicolás… -levanta la voz al notar el timbre de pánico del otro, quien enrojece por primera vez desde que le conoce, pero le sostiene la mirada, urgido.- …¿Te doy asco?

                                           ………………..

   En su casa de Tacarigua de la Laguna, a donde intentaba volver cada tarde, Eric, de franela y jeans, mira hacia el mar sentado en el porche de su casa, sintiéndose nuevamente deprimido por causas que se le escapaban. Por un lado estaba el hecho de que Irene seguía sin querer hablarle, que no había logrado avances significativos en su guerra contra la gente que amenazaba a su familia, y que tenía días en seco, desde la partida de Jorge. Y ahora lo de William, casi habían matado al pobre bastardo y sabía que era por todo eso que había pasado en abril, eso que lanzaba una sombra larga y fea sobre el bufete de la familia y su vida. Botando aire piensa en que debía prepararse algo de comer, o llegarse hasta la fonda de Alicia, porque la verdad era que no se sentía con ánimos para nada.

   -Una locha por tus pensamientos. -oye una voz a su lado, que le sorprende y sobresalta tanto que casi le hace gritar, parándole inmediatamente del porche de la casa.

   -¿Edward? -mira sorprendido al otro, quien sonríe en forma dura, con el cabello, sin la gomina, moviéndose al aire, con una camisa de cuadros rojas y un jeans. Se veía tan distinto.

   -Como ese plan de comer juntos siempre se frustra, traje la cena. -alza dos bolsas.- Pollo asado, lo más simple. Espero que te guste porque no hay nada más en el programa, a menos que tengas algo en mente. –se burla divertido.

CONTINUARÁ … 84

Julio César.

LOS ENREDOS DE MIGUEL PEREZ PIRELA

mayo 23, 2012

PEREZ PIRELA… CUANDO NO SE SABE NADA DE NADA

   Lo bueno es tener amigos en altos cargos…

   Uno sabe que está ahí únicamente porque es chavista, pero la verdad es que debería prepararse un poquito más antes de dirigir un programa de “información y opinión”, que opinar cualquiera dice lo que le da la gana (dando oportunidad a la réplica, de lo contrario estamos frente a un farsante), pero cuando se disfraza de informador, si debe cuidarse. No ha tenido buenos días, estos días. Comenzando el mes, y con toda Caracas convulsa por la situación del reten de La Planta, en lugar de preguntarse al aire, como se lo pregunta todo el mundo en sus casas, ¿por qué esos delincuentes todavía estaban armados?, andaba atacando al diario ÚLTIMAS NOTICIAS porque el crucigrama era “extraño”. No se sabe si era cierto, o tan sólo desvaríos de su mente frívola, pero según él, en el fulano crucigrama se develaba un plan macabro (tal vez masones y rosacruces) para asesinar al hermano del Presidente de la República, Adán Chávez. Cosa a tener en cuenta ahora que los tentáculos del narcotráfico se han develado en el país y ya van varios implicados “suicidados”. Cosa que si es cierta, y que Miraflores ordena se evite toda investigación. Ahora qué aparezca en el crucigrama… En el edificio al lado de mi casa hay una mancha de humedad que se ve curiosa, tal vez el señor Miguel Pérez Pirela quiera venir a verla.

   A los días, con sus close up que dan cierta repulsa, denunciaba que la Oposición estaba tratando de rescatar, nuevamente, El nombre de la Coordinadora Democrática para sustituir el Comando Venezuela. Claro, se preguntarán como yo, porqué si todavía no sabemos si el Presidente tiene una metástasis cerebral que le vuelva fácil presa del régimen cubano, ¿por qué tendría que inquietarle semejante tontería? Pero así es, necio hasta la pared del frente, sabiendo como sabe todo el país que cada vez que viene un evento comicial el Presidente se inventa nombres cada uno más tontos y cursis (Maisanta, Santa Inés, etc.), para caer, como cayó hace poco, nuevamente con lo del Polo Patriótico que él mismo mató a fuerza de traiciones, aunque como le agregó lo del Nuevo Polo Patriótico, tal vez al autoproclamado politólogo y filosofo político, superficial como él sólo, le pasó desapercibido el hecho. Y después critican las telenovelas donde la mujer engaña al marido y a los amigos colocándose una peluca y nadie la reconoce.

   Ante la Caracas convulsa y paralizada por los hechos de La Planta, el autoproclamado politólogo y filoso político no le quedó más remedio que comentar algo al respecto, pero tan vacío y extraviado de la realidad que más bien se lo hubiera ahorrado. Él culpa a los demás del fiasco, haciéndose eco de la pobre ministro Iris Varela (no tiene la culpa ella de ese desastre, lo incompetente lleva años demostrándolo, como eterna diputado de una fracción gobiernera que hasta las leyes deben dejársela a los cubanos para que las elaboren). Mirando a la cámara con ese airecillo necio de quien cree que se la come, Miguel Pérez Pirela acusó a los medios de comunicación (por no decir claramente GLOBOVISION) de azuzar la violencia en La Planta. En su mente simple y ramplona de quien no puede relacionar robo de tierras cultivables con la necesidad de una agricultura de puerto (de verdad no pueden relacionarlo, la mente no les da), supone que puede escurrir su responsabilidad en esos hechos de violencia y muertes con aspavientos.

   Como hombre de medios, opinador de oficio, el poco agradable sujeto no se pregunta por qué a casi un año del desastre de El Rodeo todavía hay pranes dentro de las cárceles, y peor, después de casi un año de Iris Varela hablando idioteces, todavía hay armas. Ya son catorce años mandando, casi tres periodos constitucionales de los de antes, ¿hasta cuándo culpan al gobierno anterior? ¿Acaso no detuvieron a los militares que traficaban con armas y drogas en El Rodeo y de allí a todas las cárceles? ¿Por qué a esos sujetos se les protege, aún desde Miraflores, cuando se bloquea toda investigación sobre los generales delincuentes? Es fácil para Pérez Pirela e Iris Varela salir a culpar a los demás de las cosas que no hicieron ni resolvieron, pero, caramba, da arrechera verle destilar tanto cinismo al autoproclamado politólogo y filosofo político. Aunque, y me temo, con esa mentalidad venial de gente infantiloide (mentalidad de izquierda), ni cuenta se darán del grado de responsabilidad que ambos, él e Iris, tienen en esa violencia y esas muertes.

…¿TODO SERÁ CULPA DE OSCAR SCHEMER?

Julio César.

NOTA: Los extremos se tocan, ¿qué tal? Jesús Torrealba y Miguel Salazar se lanzan con furia, conjuntamente, contra Rafael Poleo (¿una conspiración mirafloriana?). Aunque aprecio al señor Torrealba, sale mal parado en la disputa, pero eso lo comentaré después. La verdad me sorprendió su soberbia y sectarismo cuando dejó de leer EL NUEVO PAIS. También él nos supone idiotas, como en Miraflores, capaces de creer cualquier tontería si la vemos escrita o nos la cuentan. Malo, malo.