Archive for 30 septiembre 2012

A LOVING COACH

septiembre 30, 2012

CUMPLIENDO

   Amaba a su equipo, esos muchachos le llenaban de orgullo y de otro tipo de duros sentimientos, y no temía demostrarlo en los vestuarios.

PERRO LISTO

Julio César.

ESE WATERPOLO

septiembre 30, 2012

EQUIPO GANADOR

   Debajo del agua… todo lo bueno.

   Llegan las dos hileras de tíos alto y fornidos que se desvisten lentamente, las tomas de televisión recorren hombros anchos, recios brazos, torsos musculosos y caderas, aunque en rápidos pases, aunque se sospecha que desean recrearse más en ellos. Las tomas van a los muslos, a veces a los altaneros traseros enfundados tras las elásticas y sensuales trusas. Entran al agua, nadan, luchan, se agitan, empujan y rozan. Eso es lo que se ve; lo que no, es mejor, las cepillas cuando uno pasa tras el otro, las manos que van y aprietan, los pillos que decididos atrapan la trusa y halan, amenazando con desnudar si el otro se eleva del agua y cubre. Y las anotaciones… que hacen que los compañeros fuera de la alberca, sentados con sus piernas muy abiertas, se levanten todo emocionados y abultados…

   Si, el waterpolo, aunque parece aburrido en sí, tiene su encanto.

CONTROLES DEPORTIVOS

Julio César.

NOTA: El deporte y los deportistas siempre brindan estos momentos que divierten. Hace poco subí a otro espacio una corta escena donde vemos a un consentido de la casa, Cristiano Ronaldo, ejercitándose con unos compañeros, cuando nota algo extraño en uno de ellos, viéndose como confuso (¿incómodo por molesto, o interesado?). Como sea, fue divertido. Está en: CONTRA LA DEPRE

Y MAÑANA TODOS A LA AVENIDA BOLIVAR

septiembre 30, 2012

DESTITUIDO FERNANDO LUGO

   Qué la de Lara y el  Zulia queden cortas.

   Mañana es el cierre de campaña de Henrique Capriles Radonski, el hombre que decidimos sería nuestro representante en la justa electoral contra Hugo Chávez, cuyo largo gobierno, con todo y lo corrupto e incompetente que ha sido, aún aspira a continuar en el poder. Una posibilidad y pesadilla que debe quitarle el sueño a la gente decente y sensata por las noches, a esos que no necesitan que alguien les diga que ahora viven mejor porque sus propias cabezas les permiten hacer la comparación entre lo que había antes, con sus imperfecciones aunque permitía la alternabilidad, con este desastre que aspira ser eterno como castigo en el Infierno.

   Mañana hay que llenar la avenida Bolívar, el Centro de la ciudad y sus alrededores. Debe haber una verdadera marea humana, una que haga palidecer las de abril de 2002 cuando todo el país estaba movilizado. Si éramos tantos antes, imaginen ahora que hasta los jóvenes y trabajadores han entendido que con Hugo Chávez no hay futuro. Mañana es la oportunidad que tenemos de reencontrarnos todos, de repetirnos que ahora si terminará este desastre, que esta gente indigna e ignomiosa será dejada de lado; tolerados, como tiene que ser, la gente que creyó de buena fe, apartado los que tanto daño hicieron con la inexcusable incompetencia manifiesta, señalados aquellos cuyas acciones directas, por obra u omisión, causaron injusticia, dolor y muerte. Pero eso comienza con llenar la Bolívar; tenemos que ir todos, ser una verdadera multitud de voces alzadas. Que nuestro número, gritos, consignas, alegría y determinación deje a todos con las bocas abierta. Que la Fuerza Armada Nacional, el Concejo Nacional Electoral y el Gobierno mismo sepan que estamos allí, que votaremos y nos quedaremos, que no aceptaremos resultados a las tres de la mañana si nuestros líderes, después de cotejar actas y papeletas, no lo validan.

   Hay que ir sin miedos y cumplir. Sin exageración, Venezuela nunca había estado tan mal y corrido tanto peligro; aún la Corona sabía que debíamos funcionar para continuar explotándonos, los viejos dictadores eran por encima de todo nacionalistas; estos son ladrones y entreguistas, la evidente destrucción física del país no les dice nada, no les llama a reflexión o enmienda, tan sólo desean continuar despedazándola y vendiéndola al mejor  postor. Los chavistas de corazón, aquellos que siguen más una fe, la apostasía hacia un hombrecito que les grita que roben y mientan, que le llamen dios, pueden darse el lujo de quedarse en sus casas. El resto no. Mañana será la primera gran demostración pública frente a las guaridas de los pillos enquistados en las instituciones y poderes públicos, y debe ser contundente, la toma de la Gran Caracas. Mañana diremos que deseamos un cambio de régimen porque nos parece que este ya no da para más, pacífico como se dieron todos en Venezuela, aún la del presidente Chávez, quien ahora nos amenaza con la violencia si sale derrotado. Mañana será el grito, en Caracas, de que rompemos con el pasado, basta del caudillismo mesiánico y autoritario, la más vieja y rancia herencia de la era Colonial; queremos a un gerente que no se crea el dueño del país, que halla demostrado logros, que enfrente a los violentos con razón y serenidad haciéndoles desesperar más. Qué no esté loco ni sirva a intereses foráneos.

   Los otros, los que no están ni con Dios ni con el Diablo esperando ver qué ocurre para medrar, esos a quienes identifico con la canción Morir en Choroní, con la gente VENEVISION, que se llaman indiferentes, que dicen no sentirse representados por nadie (máscaras con la que cubren la codicia y cobardía de almas tibias, por suerte pocos), no estorben y tampoco hagan daño. Qué ningún pusilánime repita jamás, en voz alta, “es que yo tengo que ganarme la arepa”, y menos delante de sus hijos o cualquier niño, que estos no crezcan para repetir el credo que fabrica miseria y sirvientes: cobardía y acomodo a lo que sea.

   Que mañana se selle el fin de este sistema vergonzoso y vergonzante que el régimen de Hugo Chávez quiso imponer en Venezuela; la del atraso, la del conuco, el vale y el trueque mientras sus cúpulas podridas viven en el más mórbido de los festines. Que se acabe la Venezuela donde el robo, la codicia de lo ajeno y la mentira son el credo del nuevo diosecito.

   Todos mañana a la avenida Bolívar. Revalidemos aquello de “Seguid el ejemplo que Caracas dio”.

LLEGÓ NOVIEMBRE, A UN PASO DEL FIN DE AÑO

Julio César.

SU MEJOR AMIGO

septiembre 30, 2012

DISPENSA

   Despierta agotado pero relajado. Y grita: ¡¿Otra vez, perro desgraciado?! No finjas. ¡Yo no tenía la trusa así!

MIRA MIS OJOS

Julio César.

TRES HOMBRES Y UN DESTINO… SERVIR

septiembre 30, 2012

   Aunque llevo varias narraciones inconclusas, quiero comenzar esta. La del suegro está algo estancada, falta que Bobby comience a modelar repartiendo más culo, y que su suegro plenee más fiestas a su costa, que los ex compañeros de clases le sorprendan así como otros participantes en las exhibiciones de culturismo, pero me aburrí. La de macho a esclavo es más difícil, aunque digo que la traduzco, en verdad he tenido que cambiarla y el material no da para mucho. No pienso abandonarlas, pero… Comienzo con esta, un hombre cruel e infernal está sentenciado a muerte en una cárcel y decide divertirse antes de que llegue el final… Tomará a tres sujetos y los convertirá en sus putas. Uno será su hembra, otro será usado por sus compañeros de trabajo, el tercero descubrirá un fetiche que le hará delirar. De Cierta manera, y aunque es un relato maldito, este no parece tan feo a la larga. Disfrútenlo.

……

the convicted’s whores

by Lexicode

   No podía imaginar lo que se le vendría encima…

……

   Dentro de su celda, con su mejor traje de calle, Robert Read peina hacia atrás sus cabellos negros y canos, gruesos, con un exceso de gel para darle forma. Lo hace con la lentitud de un maniático. Es bueno en eso, casi no escucha los alegres gritos que vienen de otras celdas donde aseguran que ahora si le llegó la hora y que bailará en la silla.

   Se le dificulta un poco el peinarse por las esposas que unen sus muñecas. Se mira, y ni siquiera se toma la molestia de fingir un aire diferente. Es un hombre enorme de casi dos metros, musculoso y con algo de grasa, sus brazos tatuados, y fornidos quedan cubiertos con el traje. Su cuello parece el de un toro. Su frente, que debería mostrar algunas arrugas, es lisa, sus cejas son prominentes por la forma del arco ocular. Sus ojos están muy separados y son pequeños, redondos, resultarían graciosos o enternecedores de la manera “miren a ese pobre chico con aire de tonto”, si no hubiera algo rapaz en él. Cruel. Una gruesa barba y bigote, negra sin lo cano del cráneo, enmarcan el rostro de un matón violento y peligroso. Como lo era. Sus dedos, tatuados, velludos y largos son los de un asesino particularmente fetichista, claro que las autoridades, aunque lo sospechaban, nada sabían de cierto al respecto. Mejor así. El hombre está buscando una apelación a su condena. Que se conmute por cadena perpetua en lugar de pena de muerte. El tiempo corría en su contra. Lo sabe. La ira, frustración y algo de temor le hacían impaciente, más cruel. Y sumamente peligroso.

   Oye los pasos que se acercan. Slater y su séquito de vigilantes y perros que venían por él. Para llevarle al tribunal. Le agradaba Slater, un sujeto cruel a su manera, tan oscuro de alma como de cuerpo. Pero no se engaña, sabe que no cuenta con él. Los perros podrían ayudarle, los entrena en el patio cuando está a solas, como ocurre siempre por lo “peligroso” que era. Ama a esos perros, no puede evitar una sonrisa cruel.

   -Es la hora, Read. –oye la voz gruesa del hombre. James Slater es casi tan alto como Read, fornido y panzón también, pero de piel negra lustrosa. De calva brillante, un grueso bigote algo cano, sobre sus labios carnosos. No parece alegre. Ni triste. Pero el criminal sabe que el jefe de los vigilantes lo está disfrutando. Seguramente le divertía ver a la gente retorciéndose y ardiendo en la silla eléctrica. Y olerles el miedo mientras cruzan el pasillo de la muerte. Y a quién no. Grita para que abran las rejas.- Conoces el procedimiento, muestra las manos. –le ordena mientras viene saliendo de la celda.

   Lo hace, reparando en el cruel pelirrojo a la derecha del hombre, casi tan alto como ellos. También está un sujeto de perenne sonrisa de grandísimo hijo de puta. Ese disfrutaba las ejecuciones y no se molestaba en disimularlo. Seguramente ya pensaba qué calzoncillos usaría el día de su ejecución. Era un tío obeso, cara redonda, algo blando de cuerpo. El cuarto sujeto…

   -Muévete, novato, ¿o esperas una orden escrita y notariada?

   Bien, el novato era un tío más joven que los otros, de rostro delgado, cabello muy negro y cara muy blanca, algo pecoso, labios rojos, ojos enormes y oscuros, muy a propósito para suplicar o llorar. Es esbelto y parece intimidado, Nolan Curtis, cree recordar.

   Con un jadeo contenido, el muchacho engancha una cadena de las esposas, mirando fugazmente a Robert, desviándola ante sus ojos amarillentos, atentos y crueles. Se agacha y mete la cadena de la argolla que sobresale de la gruesa correa que rodea su cintura. Finalmente, de rodillas, ata la cadena de los grilletes que retienen sus pies.

   -Te ves bien así, muchacho, de rodillas frente a un hombre. –se burla, no puede evitarlo, disfrutando del enrojecimiento del muchacho o de la mirada asustada que le lanza.- A esa altura puedes oler el embriagador aroma del coño de una mujer… o comerte una buena verga que moje tu lengua. ¿Qué idea te gusta más, virgen? ¿Meter tu lengua en un coño mojado, o la nariz en la bragueta de un sujeto? Dime, virgen, ¿qué sueñas en tu cama por las noches?

   Nolan jadea, incapaz de contestar, sabiendo que está siendo evaluado y que sale reprobado por dejar al convicto hablarle así, por no replicar con un golpe o gritos, pero no puede, nunca le habían dicho algo así delante de otros, y que Lomis, el pelirrojo, y Adams, el obeso, se rieran divertidos de la vida, no ayudaba.

   -¡Basta! –corta Slater.- De pie, muchacho, a menos que quieras dar mamadas realmente. –es hosco y sombrío en sus bromas, sonriendo del sonrojo de Nolan y de su puesta de pie a toda carrera. Cruza una mirada con Read, preguntándose qué ha visto en su hombre ese sujeto cruel que una vez fue gerente de una fábrica de encurtidos, la cual controlaba como un déspota.- El autobús espera.

   Con Slater al frente, Lomis y Adams a los lados, los perros juntos a estos, Read en el centro camina entrecortadamente por cadenas y grilletes. Curtis cierra el cortejo. Los otros reclusos le gritan al odiado hombre importante que ahora si le llega su turno. Era extraño que se burlaran de él, sabiendo lo peligroso que era. Seguramente le creen perdido ya. Read siente la ira creciendo en sus entrañas y medio chasquea la lengua. Uno de los doberman levanta la cabeza y se detiene, un nuevo chasqueo y el perro va hacia Curtis, elevando y metiéndole el hocico entre las nalgas. El muchacho grita, todos se vuelven y miran, asombrados porque el muchacho intenta alejar al perro después de la sorpresa inicial, pero este sigue pegado a su culo, olfateando ruidosamente, casi frotándole con la nariz. Todos ríen, menos Slater que mira a Read, quien se ve lejano y sereno.

   -¡Quieto, Nerón! –ladra y el perro se detiene.

   -¿Qué le pasa a ese perro? –un muy enrojecido Curtis jadea.

   -Creo que olió a una perra. –estalla Lomis entre carcajadas. Y Read sonríe, ya está, alguien lo dijo y la idea comenzaría a afincarse en las mentes de todos. Si tuviera tiempo para jugar ese muchacho estaría perdido…

   -¡Basta! –vuelve a graznar Slater y todos callan, mientras reinician la marcha.

   Read era un monstruo, Slater lo sabe. A veces, de noche, después de cenar con toda la familia y hacer la sobremesa con su mujer, o después del sexo, se lo decía. Ella no lo entendía. Pero si, Robert Read era un monstruo y el mundo estaría mucho mejor si muriera finalmente. Aunque también sería menos interesante.

……

   Daniel Pierce, tembloroso dentro de su costoso traje escucha la sentencia… cinco años por malversación dolosa en la bolsa, ayudar en el robo de ahorristas y accionistas, y la no colaboración para encontrar los fondos o a sus jefes inmediatos. El hombre se ve derrotado, como si no pudiera entenderlo todavía. A nadie condenaban a prisión por eso, ¿verdad? Intenta balbucear, se vuelve hacia su abogada pero esta no le corresponde. Mira al jurado y sólo encuentra hostilidad. Traga saliva y lucha por contener el llanto. Su esposa si llora a lágrimas viva, cosa que no destruye el efecto de modelo de revista, pelirroja, voluptuosa y sensual de ojos verdes intensos. Ella le abraza sobre la baranda, sin poder decir nada, compitiendo con sus padres y dos hermanos, quienes aún desaprobando su relax moral, le acompañaron y apoyaron.

   Cuando el comisario de la corte le atrapa por un brazo, halando de él, retirándole de las esperanzas en el juicio y del amor de su familia, Daniel se congela y resiste levemente, como lo hace todo hombre o mujer enfrentado a ese momento, pero finalmente cede mientras va saliendo de la sala. No sabe ese hombre no llegado a los treinta, alto y esbelto, cabellos amarillos y ojos grises que su vida iba a dar un cambio terrible una vez que entrara al sistema penitenciario. Por corredores de violencia sexual, abusos físicos y mentales, terminaría encontrando otra naturaleza. Tal vez los dados del azar habrían estado a su favor de no ocurrir en otra sala un desastre para un monstruo.

……

   -Negada el cambio de sentencia. Se le confirma la pena de muerte, sentencia que será ejecutada en el menor tiempo posible. –lee el juez, implacable.

   De pie, Robert Read no puede comprenderlo. ¿Morir? ¿Fracasó la apelación para el cambio de sentencia? No, él no podía morir; eso estaba bien para otros. Con furia se vuelve hacia su obeso y rubicundo abogado y le grita que no es más que una enorme pila de mierda. Casi se le va encima pero los comisarios de la corte, asistidos por Slater, le retienen. Es tanta su ira que no escucha bien al aterrorizado abogado cuando este le repite, a gritos, una y otra vez, que apelaran dicha confirmación, que no todo estaba perdido, que tenían unos ocho meses para luchar todavía.

   -¡Vete a la mierda! Si vuelvo a verte, te mataré yo mismo. –le grazna, Read, haciéndole temblar.

   Dale, el abogado, sabe que está acabado, en el bufete no aceptarían esa derrota, no perder la apelación sino perder a ese monstruo como cliente. Alguien poderoso estaba pagando su defensa, y su nombre daba “prestigio” a la firma, una que comenzaba, era ambiciosa y poco escrupulosa. Por eso le grita una y otra vez que todavía no están vencidos, pero saliendo entre sus celadores, Robert no le oye, rumiando de ira, una que es basta y terrible.

   Bien, si así lo quieren así será, se acabó el buen Robert Read, se dice el presidiario. Será una mierda. Malo como el mismísimo diablo. Sus ojos se vuelven hacia Nolan Curtis, quien camina a su lado. El muchacho se tensa y asusta un poco. Intenta ocultarlo, pero el enorme sujeto lo sabe y le gusta. Luego mira a Slater.

   -Quiero hablar con el Alcaide… Él me debe una.

……

   Jeffrey Spencer llega levemente agitado al bufete en el feo edificio de tiendas por departamentos. Su suegro, y jefe, le había llamado airadamente a su casa, y en el tono detectó ese leve aire de histeria que siempre le hacía desagradable. Se había tardado un poco más de la cuenta en salir, intentando hablar con Anna. La mujer estaba furiosa porque no podrían ir de vacaciones a Vancouver, parecía no entender que los tiempos no estaban como para derroches al tener que pagar una hipoteca. Le sentó mal sus reclamos, el que le mirara con decepción y hasta desprecio. En verdad lo había intentado, todo, incluso no ayudar a su padre este mes con las reparaciones de su propia casa, pero ni así. Quiso explicárselo, que le entendiera, pero la mujer le ignoró olímpicamente, con rostro inexpresivo… hasta que le llamó su compañero de trabajo en la galería (¿quién llamaba a las siete de la mañana en el día de descanso de la mujer?), momento cuando se alejó, sonrisa en el rostro, a hablar en tono bajo y festivo. A Jeffrey se le hizo un ligero nudo de aprensión en el estómago, que se crecentó con la llamada del suegro.

   Sabe que el hombre no está contento con él. Como no parece estarlo la misma Anna. El bufete era algo… escandaloso en sus casos, y chanchullero. Él no tenía ningún reparo en defender a quien fuera, toda persona merecía ser defendido y que su abogado hiciera lo mejor por él, pero de ahí a apoyar compañías contra empleados despedidos injustamente o comunidades afectadas por prácticas comerciales ilegales, atacándoles de manera personal, en el honor, era difícil de digerir. Jeffrey era un joven idealista que se desvivía por complacer, por ser bueno y ayudar, aunque a la gente no le importara; de cabellos castaños abundantes, rostro pecoso y ojos color miel clara, era guapetón, pero a Anna no parecía impresionarla. A los vecinos si, un poco, tal vez por eso resentían lo que sabían la mujer les hacía cuando se iba a trabajar. Por lo demás, Jeffrey era un hombre relativamente bajo, de hombros anchos y una sutil tendencia a la panza, la cual combatía por las miradas desaprobadoras que su mujer le lanzaba al salir del cuarto de baño envuelto en una toalla.

   -Buenos días, señor, yo…

   -¡Al fin llegas, Spencer! –brama el hombre canoso, delgado y alto tras su escritorio, poniéndose de pie.- ¡Dale es un inútil! Aún más que tú. Negaron el cambio de sentencia de Read. Le van a ejecutar. –ladra casi con furia.

   Jeffrey amarra su rostro. La noticia no le alegra, pero le brinda un cierto alivio. El hombre no era sólo un criminal, era un enfermo. Un peligroso psicópata.

   -Imagino que no está contento.

   -¡Claro que no! Y no comiences con frases huecas. Read nos despidió como bufete defensor, ¡justo cuando le ratifican la sentencia!, el peor momento posible. –endurece el rostro.- Irás a hablar con él y le convencerás, como sea, que continué con nosotros. Júrale que le salvaremos el pescuezo como sea.

   -¿Qué? ¿Yo? –traga con esfuerzo.- No creo estar capacitado para semejante empresa, señor.

   -Claro que no, lo sé, eres tan inútil como Dale, a quien ya despedí; pero eres mi yerno, uno que no sirve para nada pero tienes cara de perro apaleado, úsalo con él. Y sí fallas en eso, querido yerno, te despido. –sentencia cruel, dejándose caer en su sillón, sonriendo por primera vez.- Si triunfas, Read sigue con nosotros y eso está bien. Si fallas te largas y mi hija sabrá que no es por mi culpa sino por tu incompetencia. Como sea, gano o gano.

   -Pero suegro… -jadea, traga imaginándose sin empleo otra vez, pidiéndole ayuda a la familia, soportando los reclamos de Anna.- Ese hombre en un pedazo de mierda, ¿para qué le quiere como cliente?

   -Un pedazo de mierda no, es una mierda completa. Pero es famoso… entre cierto público, y si a una basura como esa logramos salvarle el cuello, este bufete se llenará de clientes desesperados, de gente que pagará lo que sea.

   -Pero…

   -¡Ve y habla con él o te largas como el fracasado que eres! –ladra, haciéndole estremecerse bajo el saco barato. Dios, ¿en qué pensaba su hija cuando se casó con ese inútil? Tal vez ahora pudiera librarse de él. Aunque desea a Read de cliente, sospecha que no habrá manera de resolver este desastre.

   Casi con las orejas gachas, Jeffrey asiente y consiente en ir a ver a Read… iniciando un viaje que le llevará muy lejos.

……

   Dos días más tarde, Daniel Pierce sintió que se moría cuando la enorme mole de la entrada de la prisión se cerró a sus espaldas, tras el autobús que cruza el estacionamiento donde se detiene y les deja a él y a los otros hombres, unos de rostros patibularios, otros tan asustados como él pretendía no estar. Todos silenciosos. Trata de mostrarse firme mientras baja, medio encorvado por las esposas que amarran sus muñecas, cintura y tobillos, su rostro armonioso y bonito destaca, tal vez por ello le silban y le llama nena el resto de los prisioneros en las canchas mientras cruza frente a ellos. Está aterrado. Ha escuchado de violaciones, abusos, de heridas, lesiones graves, mutilaciones. Sida y drogas. Traga con esfuerzo, mucho, conteniendo un llanto de miedo y desesperanza, ¿cómo podía pasarle eso a él? Todos los demás habían escapado con el dinero de ahorristas e inversionistas, ¿el único tonto fue él?

   Las duchas comunales le llenaron de pánico, aunque la presencia de ese vigilante, un hombre negro, alto y fornido, mal encarado, le brindó cierta tranquilidad. Fue por su uniforme naranja intenso, colocándoselo sobre el bóxer blanco, algo chico aunque notó que otros eran más largos. Eso y los calcetines de tela áspera eran ahora sus únicas prendas de vestir.

   Recibió toalla, mantas para la cama y algunos consejos indiferentes del sujeto que le hacia las entregas (no buscar peleas, no mirar a nadie a los ojos, no llorar o demostrar debilidad), después de lanzarle cierta mirada, algo así como de un interés científico, el hombre que atrapa un chimpancé para experimentar, tal vez sintiéndolo un poco por el pobre animal, pero no tanto como para palmearle la cabeza y mucho menos detener el proceso. A Daniel se lo pareció así y la inquietud creció aún más en su corazón.

   El largo pasillo del nivel tres, segundo pabellón, fue largo de cruzar. Todos pedían a los nuevos para darle la bienvenida esa noche. Daniel casi tropieza con sus pies en un par de ocasiones.

   -¡Puertas! –grita el vigilante negro, Slater, una vez que los prisioneros van llegando a tal o cual celda.

   Daniel tiene que esperar que se repita la operación doce veces más (aparentemente había sido ese un día muy prolijo en la entrega de prisioneros en la creciente empresa penal, pensó temblando aunque no exento de humor). Se estremece cuando la puerta se abre frente a él, duda y casi es empujado. Se vuelve, todo ojos, pálido y tragando, viéndose muy joven y vulnerable, notando en ese hombre otra extrañada mirada de conmiseración. No hará nada por él, por ayudarle, pero era como si lamentara…

   -Bien, bien… ¿qué tenemos aquí?

   Casi grita cuando se vuelve al escuchar la voz, al tiempo que la reja se cierra y el cortejo sigue su camino. De la cama de arriba de la litera salta un hombre enorme, velludo, ojos increíblemente crueles… al que reconoce.

   -¡¿Qué?! ¡¿Robert Read?! –su corazón bombea de manera alarmante.- ¡No puede ser! ¿Cómo… como estoy contigo si eres un sentenciado a muerte? –grazna todo agudo, temblando visiblemente cuando el otro sonríe, acercándosele y recorriéndole de arriba abajo.

   -Me conoces, qué honor. -se burla, a centímetros, obligándole a mirar hacia arriba.- Tengo… ciertos privilegios en esta prisión. Y si, voy a morir, por eso quise darme un gusto, tener a mi lado a una hermosa puta que me haga feliz mientras llega el fin. –le atrapa la barbilla.- Y, felicidades, tú eres… o serás esa puta.

   -¡No! –estalla dando un paso atrás, tragando.- Yo no soy marica. ¡No seré el marica de nadie! –es categórico. Read le mira feamente, alzándose en todo su tamaño.

   -Creo que olvida quién soy. La manera en la que maté y despedacé, y no siempre en ese orden, a esas personas… -le recuerda, voz baja, sonriendo al verle jadear, su pecho subiendo y bajando rápido, luchando a pesar del miedo. Le cuesta contenerse y no saltar ya sobre él y tomar lo que le pertenece. Pero debe calmarse, las cosas deben darse a su ritmo, por mucho que su verga erecta palpite ya de emoción.

   -No. No seré tu puta… -repite, tragando más. Y jadea cuando el otro de un rápido paso llega a su lado.

   -Esta misma noche me rogarás que sea tu macho, el hombre en tu vida. –le profesita, ojos centelleantes y crueles, divertido.     Y Daniel siente aún más miedo.

CONTINUARÁ … 2

Julio César.

MARTA COLOMINA A HUGO CHAVEZ… CUANDO EL AMOR SE VA

septiembre 30, 2012

CHAVEZ: CORRUPCION E INCOMPETENCIA…

   Valiente…

   Todavía estoy esperando que la querida profesora regrese, a la televisión o a la radio. Sin embargo aún es posible disfrutarse de sus apreciaciones los domingos en el diario El Universal. Hace poco se refirió en su columna a la pérdida de pueblo de un hombre en quien, en su momento, se pusieron todas las esperanzas del país. El fracaso de Hugo Chávez, y del chavismo, no tiene una explicación lógica como no sea la insania mental. En su victoria del 98 todo el país le dio carta blanca de buena intensión. Aunque no cumplía, controlaba la botija, las instituciones y los otros poderes, hizo lo que le dio la gana con reservas y riquezas, robó lo de otros por puro resentimiento, cambió la hora, la moneda, los símbolos patrios, persiguió y encarceló a sus enemigos… pero trabajar por los problemas del país sí no pudo. “No lo dejaron”, es la pobre escusa de los incompetentes. Y el tiempo se acabó, lo que iba a hacer el comandante presidente, lo que todavía promete, ya lleva catorce años haciéndolo.

   Veamos qué aseguró la profesora Colomina al respecto:

……

Chávez: “esto es lo que hay”

MARTA COLOMINA |  EL UNIVERSAL

Titulares de prensa y la difusión del reclamo de Nicolás Maduro a Izarra grabado por Univisión sobre el fracaso de la caravana-concentración de Catia -otrora bastión del chavismo- son muestra de la decadencia de quien era considerado invencible: “Chávez suspendió discurso por apatía en militantes de Catia” y “la poca asistencia de catienses al encuentro del mandatario” (El Nacional 18-09-12). Nicolás Maduro reclama duramente a Izarra “la cag…” (sic) de tan escasa asistencia y éste contesta: “Esto es lo que hay” (es decir, aquí están todos los que pudimos conseguir). Bocado de cardenal que, tomado de Univisión y difundido por las redes sociales, se convierte en prueba del ocaso de Chávez y del lapidario reconocimiento que de ese naufragio hacen sus más estrechos colaboradores: “esto es lo que hay”. A este fracaso se unen los de El Valle, Petare, Caricuao y el abrupto corte de la cadena en Caruachi, a causa de la protesta de cientos de trabajadores considerados “chavistas”.

“Chavismo lucha para que el amor en Catia no se acabe” expresa vicepresidenta del PSUV, Antonia Muñoz (EN 19-9-12). Tarde pió el pájaro rojo. Los catienses pasan factura por el acoso del que han sido víctimas humildes comerciantes y residentes de la zona con la obsesión destructora del “exprópiese”; Catia tiene justos reclamos en materia educativa: 11 años sin construir allí plantel alguno. La populosa zona necesita 12 liceos técnicos” (El Universal 19-09-12). Catia se une al grito del país por la sordera del régimen ante la furia criminal del hampa que no ha mostrado interés en combatir (“mataron a prospecto del beisbol en avenida Sucre de Catia” (El Nacional 19-09-12). ¿Dónde está la misión “A toda Vida” que ni siquiera ha creado un registro de víctimas de la violencia?, ¿y aquella promesa de poner uno o dos militares o policías en cada transporte público en los que matan a cientos de personas? (53 venezolanos pierden la vida a diario). La violencia y corrupción en las cárceles se incrementa y los “pranes” surgen hasta en los refugios de damnificados, como en el de La Rinconada” (El Universal 16-09-12), abandonados a su suerte, sin que aparezcan las viviendas prometidas. Nuestros policías no tienen radiopatrullas (el CICPC pide colitas) y Chávez regala millones de dólares a Bolivia en patrullas y equipos para su policía.

Chávez va de fracaso en fracaso. En el acto del Poliedro con jóvenes “socialistas” transportados en cientos de autobuses desde todo el país, a sabiendas de que el voto de 7,5 millones de jóvenes decidirá las elecciones del 7-O (en su gran mayoría a favor de Capriles) Chávez bailó y saltó, intentando demostrar que no estaría enfermo (a pesar del llanto y su “no puedo caminar” de Apure) y que tampoco sería el viejo de la contienda. Pero aquellos jóvenes no estaban por la labor de escuchar la desgastada perorata del candidato oficial, ni las mentiras de que ha dedicado 10% del PIB a la enseñanza, cuando apenas usó el 2,8%. Chávez se vio obligado a “cortar la arenga en el Poliedro por el desgano de los jóvenes” narra Lugo Galicia (El Nacional 18-09-12). El ministro de Deportes, Héctor Rodríguez, al ver las aburridas caras, “recomendó a Chávez no extenderse”. En ese acto faltaban -recuerda el genial Cayito Aponte en la red- “los más de 50 mil jóvenes que murieron a manos del hampa durante el gobierno de Chávez”. Ni una palabra que mostrase preocupación por el asesinato de miles de jóvenes venezolanos: “solo quedamos las hembras porque a los 3 varones los mataron” declaran las 3 mujeres que quedaron de la familia Chacín (El Universal 18-09-12). Chávez viola la Lopna utilizando a menores a los que ofrece almuerzo, cuando en todo el país el Plan de Alimentación Escolar brilla por su ausencia y la mayoría de las escuelas están en ruinas.

Esto es lo que nos dejas, Chávez: un país destruido (refinerías se incendian por falta de mantenimiento), endeudado, desabastecido (escasean harina, café, leche, azúcar, carne, medicinas, repuestos, etc.) y acosado por el hampa común y tu hampa política. Acabaste con la agricultura, la industria y hasta con la alegría de los venezolanos. Tu magistrado estrella, al que le ordenabas legalizar tus fechorías (como sentenciar a 30 años de prisión a los comisarios inocentes para evadir tu responsabilidad en la autoría de los crímenes de abril), ahora te delata y acudes a encender tu delictivo ventilador para inculpar a Capriles (con la grabación a J.C. Caldera).

Te salió el tiro por la culata. Gritas que romperás el techo del 65% el 7-O, pero sabes que eso no ocurrirá. Los indecisos son funcionarios y gente de los barrios decididos a votar por Capriles. Esto es lo que hay Chávez: tú derrota el 7-0 y el triunfo de Henrique Capriles que dará a Venezuela la paz y el progreso que merecemos todos.

mcolomina@gmail.com

……

   Cuando uno termina de leer la exposición de la profesora Colomina, entiende dos cosas; una el por qué la acusan y atacan los chavistas por la figura y la edad en las redes sociales, es difícil responderle con razones y argumentos que reviertan lo que dice. Lo segundo es que el amor no se acaba o se va… la gente lo mata día a día con sus actos. Aunque después nunca parezca entender qué pasó.

DE FERNANDO SOTO ROJAS Y OTROS

Julio César.

PROPIEDAD

septiembre 30, 2012

OLIENDAS

   ¿No es incómodo cuando te pasa?

   -Bueno, si, es mío y qué. ¡Qué nadie le ponga una mano encima! –reta el carajo cuando los panas entran en el vestuario de la fábrica y lo pillan con la mano sobre la masa que ya comenzaba a ponerse dura.

REPAROS DE HOMBRE

Julio César.

¿PURO CUENTO?

septiembre 30, 2012

EL POLICIA

   -Vamos, muchacho, ven y te echo el cuento del gallo pelado…

   Nada como un excitante cuento sobre un conejo pícaro para interesar a los chicos, eso lo sabe el hombre que le describe al muchacho las cosas que ese conejo diabólico, Tío Conejo, obliga a Tío Tigre a hacerle. No es como si Tío Tigre deseara montársele, duro, pero ese dulce, calentito y suave conejito se lo pedía desesperadamente. El chico, sonriendo, le pregunta qué tanto puede gustarle eso a un conejo…

   Grave error, porque el sujeto sabe cómo despertar un conejito dormido, con tal intensidad que le hace gritar pidiendo que no se detenga…

CONTINÚA…

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO

Julio César.

NOTA: Hay algo en estos comics que pisan un terreno resbaloso, ¿verdad?

ROSITA Y KARLA, LAS NENAS DE LA MAFIA

septiembre 30, 2012

   ¿No son el diablo esos reporteros amarillitas de sucesos?

   Actualmente la farándula venezolana se halla sacudida por dos escándalos, cada uno tan grave como el otro. Ya no se habla de “presuntos” hechos, los dan como tales, aunque al referirse a uno de ellos, el señor Tarek el Aissami, ministro del Interior y Justicia, fue cuidadoso ya que “se hablaba de la reputación de una persona”. Fuera de esa delicadeza, el resto del país se ha lanzado a comentar el escándalo con ganas. Yo no. No sabía qué ocurría… ni de quienes hablaban.

   A veces en el trabajo me siento confuso cuando hablan de realitys shows sobre misses compitiendo para entrar en un concurso, gordos que rebajan, gente que baila. Hace tiempo que no veo la televisión nacional, a excepción de GLOBOVISION, razón por la cual pagó el cable, que no es barato. Una vez que el gobierno de Hugo Chávez cerró RCTV, por retaliación y capricho de autócrata, no quedó nada por ver; ya antes se habían prohibido las gaitas de protestas, que se comentara con humor lo que el Gobierno hacia, que se hablara de la salud mental del Presidente, se persiguió los programas de opinión y a sus periodistas. Cerrar el canal del Centro era el paso lógico. VENEVISION quedó para dar pena; en su claudicación, TELEVEN mostró más elegancia (y un día hablaremos de información veraz y equilibrada, truco que usan para justificarse en noticieros como el de TELEVEN, VENEVISION y Unión Radio Noticias Bolivarianas). Por lo tanto ya no sé quienes animan, quienes protagonizan novelas, ni sé de programas cómicos. Yo veía RADIO ROCHELA, al desaparecer (por ahora) RCTV, lo perdí. También veía CHEVERISIMO en VENEVISION, que era gracioso, tal vez porque mucha gente de la ROCHELA estaba allí: Nelly Pujols, Irma Palmierei, Betty Hass, Jorge Tuero (qué en paz descanse), Américo Navarro y otros. Cuando CHEVERISIMO desaparece ya no vi nada más. Para eso estaban las series del cable.

   Por eso me costó saber a quienes se referían con eso de las denominadas “muñecas de la mafia”, como las ha llamado cierta prensa para tomar ventaja del título del libro y la popular novela. Dos bellezas venezolanas, dos llamadas bombas sexy están en problemas. Una de ellas es Jimena Araya Navarro, mejor conocida en el país como “Rosita”, una sexy sirvienta que aparece en un espacio humorístico de VENEVISION, “A qué te ríes” (Dios, qué título; ya se les acabó todo). A la hermosa mujer se le vincula con la fuga de la prisión de Tocorón del peligroso pran, o capo, que lo controlaba, José Guerrero Flores, alias “Niño Guerrero”, con varios de sus cómplices. No me queda claro cómo fue la cosa, todos aseguran que facilitó vehículos y refugios para los fugados. Pero es que la niña, ahora se sabe, cuenta con cierta fama en la zona donde vive, en Maracay, estado Aragua.

   Según, la joven ofrecía servicios de masajistas (qué aquí, como en todo el mundo, tiene su fama), facilitando datos para que los clientes fueran secuestrados. Fue en esos menesteres donde la niña Rosita y el Niño Guerrero se conocieron, y como Dios crea y el Diablo junta, se hicieron amigos desde entonces, comprobándose que ella se mantenía en frecuente contacto telefónico con el mozo mientras estuvo preso en Tocorón. ¿Qué tal? Ahora la bella anda fugada, uno la imagina corriendo cuando sabe que todo se descubrió, lentes oscuros, una pañoleta en la cabeza, algo temblorosa mientras se dispone a abordar un avión para escapar. Se supone que está en el Perú, tierra amiga que ha brindado consuelo y refugio a los venezolanos perseguidos por el gobierno de Hugo Chávez (a diferencia de El Salvador, donde no ayudan ni dejan seguir,  pero si entregan, ¿verdad, señor Tony Saca?). Pero no creo que, de ser ubicada allí, el gobierno peruano haga mucho por protegerla. Los delitos de la moza no tienen nada que ver con derechos humanos. De ser cierto lo que se dice, es tremenda pilla. ¿Saben?, es ruin, lo sé, pero me hizo sonreír cuando escuché que a VENEVISION llegaron brigadas policiales registrándolo todo.

   La otra pillada casi in fraganti con cocaína, aparentemente, es la modelo (ya la llaman narcomodelo), Karla Osuna, una muchachona de apenas 21 años de edad. A la joven se le acusa de cosas que suenan realmente graves (y feas), por la comisión de delitos de tráfico  de sustancias estupefacientes y psicotrópicas en la modalidad de ocultamiento, aprovechamiento de cosa proveniente del delito y asociación para delinquir. Se le asocia con una camioneta encontrada en Higuerote, estado Miranda, con 201 panelas de cocaína en su interior. Pero la cosa es extraña. A la casa llegan funcionarios de la Policía Científica por una llamada que avisó que mantenían a una persona secuestrada allí. Y agrada saber que fueron a investigar, es un cambio grande; el que muchas personas denunciaran la presencia de los hermanitos Faddoul y su chofer, el señor Rivas, en Charallave (creo recordar) antes de que fueran asesinados y nadie se dignó a verificarlo causó indignación. Esto demuestra, al menos, que ahora no está presente la misma indolencia criminal de antes. En la casa de Higuerote, un hombre de apellido  Blanco le dice a la Policía Científica que no tiene la llave de la vivienda, llamando al supuesto dueño, un señor con un nombre notable, Emiliano Zapata, quien llega acompañado de la modelo. El hombre procede a abrir las puertas y la policía registra, no encontrando rastros de ningún secuestrado… sin embargo en el estacionamiento se topan con tres vehículos, uno de ellos solicitado por el delito de robo y la fulana camioneta con las 201 panelas.

   La verdad es que no entiendo qué fue a hacer la señorita Karla Osuna a ese lugar, o era inocente de todo, o una demente. Creo que tan confiados estamos en aquello de que la policía nada investiga, que tal vez no creyeron que revisarían. Qué broma… ahora la chica se encuentra detenida en el INOF (Instituto Nacional de Orientación Femenina; nombre largo para una cárcel de mujeres), y los dos hombre en El Rodeo, uno de esos infernos que el destino ha colocado sobre este mundo para castigo de justos y pecadores.

Julio César.

SOSPECHA

septiembre 30, 2012

TRATAMIENTO   

   Era un tío inocente… ¿pero tanto?

   Román sonríe, no puede evitarlo mientras la lengua le entra en el culo y la boca chupa casi haciéndole ver estrellas. ¿Acaso pecó de inocente? Marcial le había dicho que quería mamarle el güevo, que sabía hacerlo rico y sacaba la leche del cerebro, y a él hacía tiempo que no se lo mamaban. Y cuando comenzó, esa boca caliente cubriéndole y succionándolo, creyó a pie juntilla lo que Marcial decía, tuvo la leche varia veces a punto, pero el otro no le dejaba. Tan caliente estaba que casi no recuerda cómo le convenció de mamarle el culo, quitarle las ropas y tenderle ahí. Pero sabe que algo ocurre, porque Marcial no sólo le mete esa lengua ardiente que le coge, sino que también un dedo, mientras se desviste él también y se soba su propio güevo untándolo de algo… ¿qué estaría planeando realmente?

COSAS DE TEMPERATURA

Julio César.

PRUEBAS DEL DESTINO

septiembre 28, 2012

…¿FOREVER?                         JARED HACE CAER A JENSEN 

   Los amigos Damián y Eduardo han cumplido. Ya en Facebook y en el Supernatural Foro ha aparecido el primer capítulo del fic que escribieron sobre Jensen Ackles y Jared Padalecki. No podían comenzar mejor, el Supernatural Foro les dará acceso a un grupo ya no tan numeroso como antes, pero si muy activos de fans de la serie, personajes y actores. Será una relación provechosa, el Foro necesita sangre nueva y ellos obtendrán confianza y consejos sobre cómo escribir con soltura. 

   Este relato, claro, no es mío, pero como no es una traducción no le variaré nada. O casi nada. Lo siento, muchachos, no pude resistirme bajo la imagen. Algo faltaba y la palabra destino lo hizo fácil. También moví una que otra coma. Será esta la única vez que presente este encabezado, pero quería darles la bienvenida. Bueno May, Ally, a ver cuándo se animan y nos regalan un cuento. Disfrutemos del primer episodio, luego comentemos.

……

Titulo: Pruebas del Destino.

Autores: Said Hernández y Eduardo.

Genero: RPS

Resumen: Jared es ascendido al cargo de vicepresidente en una gran empresa, con un trabajo tan importante, en una ciudad diferente y alejado de su familia, podrá su nuevo secretario ayudarlo a organizar su vida?

   No te conocía… pero sabía que llegarías.

……

Capítulo 1: El Nuevo Vicepresidente.

   Jared respiró profundamente y caminó hacia el interior del edificio. Nuevo trabajo, nuevo puesto, nuevo lugar, el no conocer a nadie lo hacía sentirse nervioso e impedía que su sonrisa deslumbrara a todos como siempre, pero Jared se sentía seguro pues por algo lo nombraron vicepresidente de la empresa Jeret Entertainment, la cual no es ni mas ni menos que la mas grande empresa de videojuegos de la costa oeste. Y es que todo juego de video de acción y ciencia ficción que estén jugando ahora tanto niños como adultos, fue creado por la empresa Jeret Entertainment. Volvió a tomar aire y se dirigió a la recepción. Era un hermoso lugar con un escritorio y varios sillones color café que hacían juego con las paredes blancas. Una chica rubia y bastante hermosa le atendió y le dio las indicaciones para llegar a su oficina que se encontraba en el último piso del gran edificio.

   -Por fin. -exclamó al llegar a su oficina. Ya podía decir que lo tenía todo, era el vicepresidente de una importante empresa, tenía un gran sueldo, un hermoso departamento en una nueva ciudad y allí podría ser el lugar donde encuentre a la persona indicada, pues la relación con Sandy no había funcionado nada bien.

   Pero aunque ya creía tenerlo todo no se sentía completo todavía. Últimamente comía menos y sonreía menos, y aunque la promoción le alegro mucho, ahora que la emoción pasó se dio cuenta que sólo es un trabajo mas y que ahora está mas alejado de su familia por lo cual no puede compartir casi nunca con su hermana menor, Megan, y llamar a su familia todos los días no era suficiente consuelo para lo solo y un poco vacío que se sentía.

   Estaba sentado en su escritorio, pensando en qué podría hacer para levantarse el ánimo y pensó que tal vez su buen amigo, Chad, podría contarle algunas de sus locuras y hacerle reír como hacía siempre en la universidad. Marcó el número en su celular y escuchó la típica respuesta.

   -¡JT!

   -¿Qué hay de nuevo? -es lo primero que se le viene a la mente, ya que no quiere sacar el tema inmediatamente, pues tampoco es que Chad sea muy bueno con eso de los sentimientos y hacer sentir mejor a los demás.

   -Por aquí todo bien, mis pinturas se venden como pan caliente. -responde contento, su negocio de artista individual estaba prosperando.

   -Me alegra que todo esté bien, sólo estaba organizando mi oficina y pensé en llamarte, posiblemente voy a necesitar tu don artístico para decorarla. -dice sin mucho ánimo ya que no sabe cómo contarle a Chad que a pesar de haber recibido un asenso y tener todo lo que siempre ha querido, todavía no se siente feliz.

   -Lo de mi don artístico es muy cierto, pero déjate de rodeos y cuenta qué es lo que te pasa, porque para estar rodeado de video juegos y haber recibido un asenso no parece que la estés pasando muy bien. -exclama exasperado porque conoce lo suficiente a su amigo como para saber que algo le molesta.

   Jared giró sobre su silla-es cierto me conoces Chad y la verdad…-pensó en mentirle pero Chad se daría cuenta, tarde o temprano-

   -Me siento solo, Chad. -suelta Jared con un suspiro.

   -JT, eso tiene solución, una noche de pasión con una chica sexy y listo. -dice Chad riendo un poco y Jared sólo se endereza sobre su nueva silla.

   -Si, tal vez tengas razón en eso pero por ahora no quiero nada con chicas. -admite pues su anterior relación había sido toda una catástrofe y no quería que se repitiera nunca más.

   -Bueno Jared, eso también tiene solución. -añade Chad.

   -¿Ah sí? -pregunta Jared tremendamente curioso por saber qué cosa se le habrá ocurrido a su loco amigo, mientras observa lo vacía que se encuentra su oficina. La cual no estaba completamente vacía, sin embargo, había un escritorio, un mueble para libros y esa silla en la que se encontraba sentado.

   -Consíguete un chico guapo y sexy, que deje que le des. -dice Chad mientras ríe a carcajadas, y Jared ríe con él por lo dañado que está su amigo.

   -Tal vez, tengas razón. -contesta Jared un poco incómodo.

   -Siempre tengo razón. -vuelve a reír Chad.

   -Como digas, gracias por el consejo, adiós -se despide rápido y cuelga el móvil, aspira profundo y se encamina a la sala de juntas.

   Entró a la sala y miró a todos los presentes. El dueño de la enorme compañía estaba sentado en la cabecera de la mesa de cristal, en una silla más grande y por lo que se veía mucho más cómoda que las demás. Junto a él estaba el presidente y del otro lado una silla vacía que era donde debía sentarse el vicepresidente. Caminó hacia ella sintiendo algo de nervios pero con paso firme y tranquilo pues sabía muy bien como disimular los nervios.

   La junta para conocer su propósito como vicepresidente de la empresa no había salido nada mal y tenía muy claro lo que debía hacer, “crear un nuevo videojuego que les gustara a todos”, pero antes debía poner todo en orden y para eso necesitaba ayuda. Se las ingenió para encontrar la oficina del jefe, llamo a la puerta y esperó hasta que la voz del presidente Zabala le indico que podía entrar.

   -Pase. -fue la amable respuesta.– Oh, joven Padalecki, ¿qué lo trae a mi oficina?

   Jared contestó con una enorme sonrisa. –Veré, en este lugar soy nuevo y me vendría muy bien tener una secretaria que me ayude.

   -Por supuesto, elija usted a la persona que quiera del personal que tenemos disponible.

   -¿De qué personal lo elijo?

   -Del personal que prueba los juegos antes de ser lanzados al mercado. Pide cualquier información que necesites en el departamento de recursos humanos.

   -De acuerdo, eso haré, muchas gracias. -contestó Jared con una gran sonrisa mostrando sus hoyuelos, salió de la oficina y se percató de la mirada de una chica rubia que posiblemente era la secretaria del señor Zabala, continuó pidiendo indicaciones para llegar a la oficina de recursos humanos donde un tal Chris lo recibió cordialmente y le entregó los currículos del personal disponible para el cargo.

   Llegó a su oficina, se tumbó en su silla y miró el montón de currículos que debía leer. “¿Cómo voy a escoger  una secretaria que sea buena en su trabajo y además que sea bonita?”, pensó e inmediatamente su conciencia le reclamó, “¿En serio le harás caso a Chad?!”*- fue la respuesta. En realidad Chad le había dicho que se acostara con alguien y él no piensa hacerlo. 

   -Definitivamente voy olvidarme de los malos consejos de Chad y contrataré un secretario. -sí iba a crear un gran videojuego, tendría que escoger al que supiera mucho de ellos.

   Después de revisar tres veces los currículos llamó a Chris desde el teléfono de su oficina.

   -Ya revisé los currículos y quiero entrevistar a siete personas. -dijo esperando poder entrevistarlos lo antes posible.

 

   -Bien señor Padalecki, dígame los nombres y les avisaré para que vayan a entrevistarse con usted. -Chris sonó relajado pero impaciente.

   -¡Excelente! Llámeme cuando lleguen. -colgó después de facilitar los nombres y se puso a pensar en lo realmente vacía que se veía su oficina.

   Mirándola detalladamente, pensó- “Debo hacer una lista con las cosas que necesita este lugar, a ver, voy a necesitar…” una computadora -dijo en voz alta – mas sillas, una impresora, hojas, un archivero y por supuesto un secretario o secretaria que sea muy sexy-  “Si, creo que con eso estará bien por ahora, luego pensaré que mas hace falta”. Escucha el teléfono sonar.

   -Señor Padalecki, soy Chris de recursos humanos…

   -Si. En qué puedo ayudarte-

   -Las personas que desea entrevistar están esperándole. -dijo apresuradamente.

   -Gracias, voy enseguida. -salió disparado hacia el asesor y bajó hasta el piso donde se realizarían las entrevistas.

   Entró a una sala donde siete hombres que probablemente no pasaban de los 25 años, se encontraban esperando para que les dieran un nuevo juego y así poder dar su crítica.

   -Hola, mi nombre es Jared Padalecki y soy el nuevo vicepresidente de esta empresa. -comenzó a hablar Jared relajado y sonriente examinando a cada uno de los postulantes, todos eran hombres y ninguno llenaba sus expectativas así que no buscó mas entre este grupo.- Bueno, en un momento se les entregará el juego que deben evaluar. -terminó diciendo para que no sospecharan que en realidad los estaba examinando, vio entrar a una chica y le pidió los juegos que tenían escrito un nombre demasiado extraño.

   -Les entregaré el juego y se pueden ir. -aclaró Jared por si alguno de ellos era nuevo en esto. Los hombres se levantaron y recibieron cada uno un juego. Cuando vio al último se dijo “Un segundo, no había visto a este chico, es… hermoso” – Increíble-

Continúa … 2

MIRADAS

septiembre 28, 2012

DISPENSA

   No creía en eso de “miradas que parecen acarician”… hasta que ese tipo lo vio.

SU MEJOR AMIGO

Julio César.

GENTE NECIA

septiembre 27, 2012

OLIENDAS

   Entre divertido e irritado.

   -¡Claro que no! Me he tatuado muchas cosas, pero no las nalgas; no iba a dejar que nadie me las tocara, sobara, enterrara los dedos, me respirara sobre ellas o me diera una lamida. ¡Miren! –se defiende, como tiene que hacer cada dos días aquel pobre mozo de cuadras.

   -No nos convences. –le responde uno de los mirones, desconfiado.- Me dijeron que hiciste que le pintaran un marco de púas a la entrada. Agáchate, abre y enseña…

PROPIEDAD

Julio César.

POLITICA VENEZOLANA Y HUMOR NEGRO

septiembre 27, 2012

CHAVEZ: CORRUPCION E INCOMPETENCIA…

   Cocinado en el Infierno… ¿o en El Palito?

   Después de la explosión en la refinería de Amuay, vino el incendio en la de El Palito (y pretenden pagarnos a los empleados públicos con bonos de semejante negocio). Rafael Ramírez, presidente de PDVSA y ministro de Petróleo (cargo desde donde debe vigilársele como presidente de PDVSA), corrió a aclarar que él no tenía ninguna responsabilidad en el nuevo siniestro. Ni en el otro. Después de todo no tiene la culpa de que le nombraran ministro, ¿verdad? Cuando todavía se veían las llamas, la gente malvada de este país hizo correr por las redes sociales un: Pobre Rafael Ramírez, se le quemó el palito.

   Pero es que el incendio de El palito, el cual estalla por la caída de un rayo, dio para todo. Cuando el Gobierno dijo que se iniciaría una investigación tan exhaustiva como la de Amuay, o sobre la comida piche de PUDREVAL, o la maleta llena de dólares en Argentina o las credenciales del magistrado aquel a quien se le dice de todo pero sus sentencias no han sido tumbadas, la gente en seguida se hizo eco: El Gobierno ya tiene en la mira a Thor, dios del rayo, que andaba peleando por ahí con Loki; aunque también se investigaba, por si las dudas, a Tormenta, la de los X-Men, ya que todos son agentes del Imperio (no el ruso o el chino, el otro).

   Aunque creo que la cosa más horrible que se ha dicho en este país tiene que ver con un viaje reciente del presidente Chávez al estado Guárico. Mientras el malvado de Capriles Radonski va a Sabaneta de Barinas, nada más y nada menos que a Sabaneta (tierra natal del presidente Chávez donde se asegura que hay un cartel grandote aclarando que ellos no tienen la culpa de nada), el presidente Chávez sólo va a los estados donde sabe que todavía cuenta con seguidores. Fue en ese estado en el cual pocos años antes murió su gobernador, William Lara, en un accidente vial al ir para Caracas en medio de una tormenta, de noche, cayendo en un hueco y perdiéndose el control del vehículo donde iba (que en paz descanse, en la medida que puedan quienes hacen lo que hacen en contra de otros), donde el presidente Chávez sostuvo que el verbo de William Lara todavía se dejaba escuchar.

   Lo trágico es que en su momento, poco después del accidente que le costó la vida, mucha gente comentó que si en lugar de perder el tiempo haciendo bulto en mítines e insultando gente, hubiera tapado los huecos, no habría muerto. De hecho se dijo que para el momento del accidente un acompañante gritó “maldita sea esta gente que no arreglan las vías”, olvidándose que iba con el gobernador. Pues bien, después de que el Presidente dijo lo del verbo todavía presente de este señor, la gente, malvada como ella sola, dijo que si, que el difunto aparecía en esa vía, flotando como una nube, manos en las mejillas como el cuadro El Grito, ululando al aire “taaaaapen el hueeeeeco. ¿Cuándo van a tapar el hueeeeeco?”.

   Humor negro, la única defensa contra los poderosos que a veces le queda a un pueblo cercado.

MARTA COLOMINA A CHAVEZ… CUANDO EL AMOR SE VA

Julio César.

NOTA: Señor, falta tan poco para las presidenciales. Ese día todo el mundo a votar, este desastre de vida sólo podemos resolverlo nosotros responsabilizándonos por lo que hacemos. Confiando en Dios, pero sin dejarle todo el trabajo. Recordemos siempre “Ayúdate que yo te ayudaré”.

CUMPLIENDO

septiembre 27, 2012

UN JEFE EXIGENTE

   Como lo del Guasón con lo del lápiz que desaparece en un truco de magia, este sujeto tiene que encargarse de ese juguete y todos sus amigos se quedaron para ver sí podía.

A LOVING COACH

Julio César.