Archive for 27 febrero 2016

HEY, AMIGOS…

febrero 27, 2016

A LA ORILLA DEL MAR

   Fiesta…

   Me voy de fin de semana aniversario. Nos leemos el domingo… o el lunes. Dios, y ya llega marzo. Casi estamos en diciembre otra vez. Por suerte algunas cosas distraen un rato, ¿verdad?

A LA MINA, OTRA VEZ

Julio César.

HONESTIDAD

febrero 26, 2016

PILLO

MADURO Y SEXY EN HILO DENTAL ROSA

   Le gusta lucirlas y enviarles las imágenes a sus amigos machos, ¿acaso tiene algo de malo?

ENFRENTADO

Julio César.

ASOMANDOSE AL INSTANTE

febrero 26, 2016

TRABAJOS FACILES

   Maldad ya había, ¿quién anda metiéndose así?

   Pasar, asomarse y mirar… ¿una inocente conjunción de eventos que termina en sexo? ¿Una descarada invitación de quien disimula pero arde de deseos? ¿Un llamado ancestral al joven macho para que pruebe el platillo llamativamente expuesto a su paladar? Como sea, ¿imaginan pasar y mirarle así? Este joven amigo parece creer que la oportunidad no se debe perder. De esos instantes de decisión están conformadas las experiencias. Pueden salir bien, o mal, ser un acierto o un costoso error, pero ¿cómo saberlo en el momento?

   Si quieren ver el video completo, que bien vale la pena, vayan a: CASA ABIERTA 

EL ENCANTO DE LA PRENDA

Julio César.

MAMARRA DE OLA

febrero 26, 2016

¿NO PROVOCA?

OLAS EN NAZARE - PORTUGAL

   Y uno con la casa cerca de la orilla.

   Cada vez que vamos a la playa, y aunque el agua no le pasa a uno de las rodillas por mucho que se adentre, amigos y hermanos se quejan de las olas. Por los niños. Imagínense con una como esta en Nazare, Portugal, capaz de derribar a una estrella australiana cabalgadora de olas, que allá a eso se dedican en esa inmensa y aparentemente infinita franja costera, como lo es Jarryd Foster. Eso es como demasiado para quien apenas flota como yo. Pero qué espectáculo debe ser, ¿verdad? Estar allí y ver elevarse esas montañas de agua, rugiendo furiosas, poderosas, y a hombres y mujeres enfrentándolas, retándolas y dominándolas. Un día soleado, claro y tibio, la arena bajo los pies, las olas y sus jinetes. Si, vale la pena llegarse y vivirlo; fantasear que es uno quien se sostiene sobre la cresta. Una cosa así, una playa tal, es algo que todos deberíamos experimentar y visitar al menos una vez. Nazare, Portugal.

LOS DE 500 Y LOS DE MIL

Julio César.

UNA PELEA A DENTELLADAS

febrero 24, 2016

LA AMISTAD CAMBIA

UN LACTANTE CALIENTE

   ¿Te imaginas estar allí?

   La pelea entre esos dos en el circuito clandestino de lucha extrema había sido esperada ansiosamente por multitud de sujetos ávidos de violencia y sangre, ya que se odiaban; un campeón enfrentando a un retador emergente que le había gritado ante todos que terminaría jodiendo “al tetón” ese. Aunque la verdad es que la cosa no había pasado a mucho en un primer asalto donde el retador, mirándole de manera intensa, le derribó y se ataron con brazos y piernas sobre la colchoneta. En el descanso, ese sujeto no podía apartar los ojos de los sudorosos y enormes pectorales del todavía desafiante campeón, esos pezones grandes le trastornaban. Cuando la campana sonó fue hacia él y con un movimiento rápido tomó a todos por sorpresa, comenzando por el campeón. Su mano derecha, grande, fue al pectoral izquierdo del otro, mientras le cubrió la tetilla derecha con la boca. Todos lanzaron un gemido de sorpresa. El campeón se paralizó y cuando quiso actuar esa boca succionó de manera intensa y la lengua aleteó eróticamente sobre su enorme pezón… y perdió. El campeón cerró los ojos y gimió mientras el retador mamaba de su pecho. El retador lengüeteó y mordió suave la sensible tetilla, todos vieron sus dientes, todos oyeron al campeón gemir y echar su pecho hacia adelante. Cuando las pitas, carcajadas y comentarios soeces por fin penetraron en su mente, el campeón quiso alejarse, pero dos fuertes manos entraron dentro de su pantaloneta, atrapándole los glúteos expuesto por el suspensorio, todos mirando. Aún así quiso apartarse empujándole sin fuerzas, gimiendo por las succiones de ese carajo a su pezón… cuando el árbitro atrapó el otro con su boca caliente, chupando también. Si, estaba jodido… O lo estaría dentro de unos minutos a manos, entre otras cosas, de esos dos hombres. Y frente a su público.

LA DIARIA REQUISA

Julio César.

NOTA: Quedó largo, lo siento. Intento escribir corto pero las ideas salen como les da la gana.

NOTA 2: Hay una historia que llevaba, continuada, que muere por falta de interés. Ya notarán cuál. O no.

LOS CONTROLADORES… 23

febrero 24, 2016

LOS CONTROLADORES                         … 22

GUAPO Y CEÑUDO

   -¿No me quieres aquí?

……

   No, no debía. No podía. Eso estaba mal por tantos motivos qué… Recorrido por una fuerte sensación, la piel hormigueándole, Onésimo se acerca más a la pareja llevándose una mano a la dura erección que ya tiene bajo el pantalón, con dos ideas sucias llenando su mente; desea clavársela por el culo a ese carajo y hacerle gritar por maricón, como dice su hijo. La otra… que el muchacho vea que también él la tiene inmensa. Es su padre, tenía que haber respeto, carajo. Todo otro pensamiento racional parece desaparecer mientras mira las velludas nalgas, el hilo dental apartado, el culo manando el chorrito claro de la esperma de su hijo, y el tolete de este, fuera del bermudas, endureciéndose otra vez, todavía chorreando algo de de su propio semen que depositó y regó con nuevas embestidas dentro del agujero vicioso del maricón. Un agujero vicioso de maricón que pedía a gritos güevo…

   Con manos febriles se abre el pantalón, sacándoselo, duro, tieso, ojos clavados en ese culo, no podía apartarlos o resistirse a meterlo allí ahora que lo había mostrado. Una voz que no logra tomar el control en su cabeza le grita que se detenga, pero no puede. No cuando… agarrándose el güevo, el cual le late de gusto como no recuerda haber sentido hace tiempo en su vida de sexo seguro en casa, azota esa peluda nalga de hombre, duro, estremeciéndose cuando le ve tensar los músculos de aquel trasero, oyéndole respirar más bajo y caliente.

   -Papa… -la voz de Jóvito le trae a la realidad, le mira los ojos cubiertos de un velo de lujuria, con una mano halando la nalga izquierda, separándola igual que el hilo, cruzando el brazos sobre la baja espalda del sujeto ese, Wilmer algo, atrapándole la nalga derecha, halando fuera también, separándolas más.- Vamos, papá, este coño va a estallar en candela si no lo coges.

   -Jóvito… -tiembla intentando algún tipo de control. ¿Qué estaba haciendo? No podía cogerle si su muchacho tenía las manos ahí y…

   No sabe en qué momento echa sus cadera hacia adelante, el glande rozando el culo tembloroso, abierto y enlechado, y penetra. Contiene un grito cuando lo siente, el peludo esfínter, el sedoso y ardiente camino, el semen de Jóvito que sale más al ocupar el espacio. Se lo clava todo, rudamente, un real güevo de hombre, de macho, una mierda gruesa y nervuda. Y Wilmer se agita, alza el torso y el rostro, y grita sintiéndolo muy adentro, llenándole, latiéndole contra las paredes del recto, percibiendo un placer infinito que casi arranca lágrimas de gratitud de sus ojos mientras amasa la adorada pieza masculina enterrada en lo más profundo de sus entrañas.

   -Rómpele el culo al maricón, papa… -ríe, ronco y bajito, en tono totalmente depredador, Jóvito. Y los otros dos se estremecen.

   En aquel instante a Onésimo se le olvida que es un heterosexual que tolera a los gay, pero no tanto como para tenerlos de amigos verdaderos; que es el padre del chico que está ahí, al lado, con su verga también fuera de las ropas; y que es un hombre casado medianamente feliz. Todo pasa a otro plano mientras encula con golpes rudo a ese carajo que grita, se estremece y arquea el cuerpo en señal de gozo mientras lo cabalga. Una idea poderosa, grata a todo carajo, que alguien goza de su güevo. A eso se suma que Jóvito, su muchacho, sonríe de manera depredadora, con cierto desprecio hacia el puto, pero admirándole la pieza cuando la saca y mete del extrañamente apretado, sedoso y ardiente agujero que le daba las apretadas de su vida. Sacarla era sentirla apretada, retenida, meterla era casi correrse, piensa sorprendido. ¿Se sentía eso siempre al coger a un pato? ¡De haberlo sabido…!

   Wilmer, aferrándose con las manos a la capota, lleva y trae su culo contra esa pelvis, contra ese güevo que se abre camino en su alma, ofreciéndose de manera total. Las sensaciones que lo recorrían mientras era cogido, una y otra vez por aquel sujeto rudo que bufaba, le tienen al borde. Una mano de Onésimo, sobre la espalda, le derriba como poco antes hizo su hijo.

   -Tómalo todo, puto de mierda. Es como te gusta, ¿verdad?, duro y a fondo, saciándote ese coño maluco que tienes por culo. –le ruge, sonriendo cuando Jóvito ríe divertido.

   -Rómpele el culo, papá. Que grite, que llore.

   Escucharle hace que Wilmer sonría en la gloria, gimoteando y cerrando los ojos, babeando sobre la capota al incrementar Onésimo el ritmo de sus cogidas, su culo era cepillado de manera rápida y ruda por aquella tranca dilatada, gruesa y surcada de venas, esas bolas le golpeaban duro. El hombre, por su parte, a la par de excitado por ese agujero que estaba dándole las haladas, apretadas y ordeñadas que todo carajo sueña para su tolete, parece picarse con las palabras de su hijo y clavándole los dedos en las caderas, lo jode con violencia, casi con rabia, pero gozando sintiéndose poderoso. La risita algo alocada de Jóvito le hace mirarle, su muchacho mira ese culo con ganas. Dios, ¡su hijo quería darle otra cogida al maricón ese! Le había encontrado el gusto, se dijo casi orgulloso. Y la idea, dejarlo lleno de esperma y que Jóvito la metiera, le enferma de lo caliente que es. Los gemidos de Wilmer, de gozo entregado que parece agonía pero se sabe es placer, se incrementan, se la mete toda y se queda allí, enchufado a ese culo, agitándole contra el vehículo.

   -Si, así, grita y gime, a los hombres nos gusta cuando las putas lo hacen sobre nuestros güevos. –le ruge, sacándoselo.- ¡Quítate ese pantalón! –le ordena.

   Turbado al quedar sin verga en su culo y sin las manos de Jóvito, Wilmer se endereza, se vuelve, y cuando el dueño de la gasolinera le grita que se desnude de una puta vez, obedece rápidamente, quitándose las botas, sabiendo que esos machos no han terminado aún con él. Pronto, con su camisa, medias y tanga, cae de espaldas sobre la capota, sus piernas son atrapadas por los tobillos, alzadas y separadas, y después de apartarle un tanto el hilo dental del culo, tocándole ya sin reparos (Onésimo sentía que le iba a estallar y no de placer si no se la enterraba ya), el hombre vuelve a encularlo, de golpe, duro, gozando el verle estremecerse, arquear la espalda sobre la capota y lanzar un alarido. Todo eso hacía su verga al hundirse en el culo de otro tío, se decía maravillado. Y una idea extraña le dominó en ese momento mientras deslizaba su gordo tolete dentro del peludo culo de ese carajo, el cual se lo apretaba sabroso: se sentía muy bien hacer eso, junto a su hijo, coger al marica, allí, en su negocio, al aire libre, bajo el cielo inmenso y la brisa cálida. Si, era perfecto.

   -Préñalo, papá, móntale una barriga. –reía y aupaba Jóvito a su lado, dominado por su propia lujuria. Se miran.

   -Lo preñaremos juntos, hijo. Tú y yo.

   Y Wilmer, quien había alzado la cabeza, les mira, les escucha y sonríe cuando la echa hacia atrás, nuca sobre el metal, al sentir una fuerte estocada que le hace trinar de placer. Era lo que deseaba. Vivía para eso, ahora, para ser usado por los hombres de verdad. Y esa aceptación le hace gemir de placer, tanto que aprieta el esfínter sobre esa verga de una manera que Onésimo le agradece con un bufido y una leve nalgada. La gloria…

……

   -¿Seguro que te sientes bien? Te ves algo pálido. –Tony Moncada escucha lo que su madre dice mientras cruza la sala, mochila escolar al hombro.

   -Ya estoy bien, mamá. Debe ser… alguna virosis que va a darme. –intenta una sonrisa pero le cuesta; se sentía algo mal desde que sufriera esa… debilidad, o lo que fuera, mientras se duchaba, presintiendo que algo le tocaba. Había perdido la mañana, pero no podía con la tarde. Se acercaban los exámenes.

   -¿Crees que estás enfermo y te parece bien ir y contagiar a tus compañeros?

   -Vaya, no lo había pensando, pero eso lo hace más atractivo; gracias, mamá. –se medio burla y sale.

   Lentamente, aunque no sabe que va a paso de tortuga, comienza a cubrir el camino, diciéndose tangencialmente que era una vergüenza no vivir lo suficientemente lejos del colegio como para haberle hecho imprescindible el molestar a su madre para que consiguieran un carro. Tal vez ahora que iría a la universidad… Suspira, no lo cree, ya bastantes cuentas tenían a pagar. Su frente se frunce regresando al punto que le intriga. ¿Qué le pasaba? ¿Tendría algo que ver con lo que Liam Bartok le hizo? Había sentido los cambios, también padecido como cuando enfrentó a su madre, incapaz de controlar su ira y patanería, pero no esperaba sentir cosas tan… desagradables. Una cálida brisa agita las ramas de un árbol sobre su cabeza, alza la vista y el día le parece luminoso, acogedor. Hermoso. Y sin embargo… había algo inquietante. Un escalofrío desagradable lo recorre, un frío extraño. Se parecía a esa “hambre” que a veces le daba y que solamente saciaba con la boca sobre un güevo duro y caliente a punto de estallar en  leche, el tolete de algún chico o sujeto a quien previamente ya llenó con su propia esperma. Ese frío era parecido en lo molesto, en lo obsesionante ahora que había reparado en él. Una vez fuera de la sombra del árbol, con el sol de Caracas sobre su cabeza, sigue sintiéndolo.

   No le gusta, era… Se detiene en seco y todo su cuerpo responde automáticamente de una manera alerta. Si fuera una serpiente, alguien diría que se armó. Delante de él va un chico de espalda ancha, culo firme bajo un ajustado jeans, y su boca saliva. Quiere eso, erra lo que necesitaba, lo sabe. Sonríe alzando un tanto su rostro, su pecho subiendo y bajando como si exhalara aire, uno que dirige hacia el otro caminante. Este se detiene, rígido, notando algo que le alcanza, lo rodea y detiene. Se vuelve.

    Rubén Santana. Su juguete.

CONTINÚA … 24

Julio César.

DE CAZADORES, NAZIS Y SACRIFICIOS: 14×11

febrero 24, 2016

DEAN VULNERABLE… 11×11

CASTIEL-LUCIFER RESCATA A DEAN

   Debió ser “la escena”. Hay mucho Cass, al menos.

   Aunque me gustó mucho el episodio de la semana pasada de Supernatural, 11×14 – El Buque, ¡y qué adelanta está ya la temporada!, debo confesar que quedó un tanto por debajo de mis expectativas en una de sus escenas.

SUPERNATURAL - EL BUQUE

   Tal vez porque fue un capítulo complejo en cuanto a narrativa; todas esas emociones claustrofóbicas en un submarino condenado a muerte (o imaginamos, porque esto es Supernatural), merecían tiempo. Estaban todos, o casi todos los que debieron aparecer, faltó Amara, no así Castiel/Lucifer y Crowley. ¿Qué me gustó?, el viaje en el tiempo así como las frases y la interpretación de este Castiel/Lucifer. ¿Qué no me agradó tanto?, las reacciones a ese Castiel/Lucifer. Los hermano, buscando un arma contra Amara, ignorando todavía que Lucifer camina sobre la tierra, mirarán hacia los años de la Segunda Guerra Mundial para encontrar un modo. Y si faltara algo, lo que, repito, espesó la hora como para mostrar más, reaparecen los nigromantes.

EL REGRESO DE LOS NAZIS NIGROMANTES

   Si, vuelven los villanos por excelencia, los sucios nazis (todavía parece increíble que semejante locura recorriera una vez al viejo continente, o que todavía asome la cabeza de vez en cuando), y estos eran de los peores, unos enemigos que esperaba que regresaran, igual que el Golen y su guardián, los nazis nigromantes. Inicia el episodio en el año 43 del siglo pasado, en plena Segunda Guerra Mundial, en Francia. Un jefe nazi, después de asegurar que enviará algo a Alemania, que parece muy valioso, recibe a una hermosa joven que le hace carantoñas. Esta se vale de sus atractivos para matarle y robar esa cosa que Hitler quería, y la verdad es que pensé “pobre tipo, siempre caemos”; luego resulta ser un bicho de pezuña en rabo. Lo que si me pareció extraño fue que en el programa el supuesto nazi utilizara, para con la mujer, sonriendo, la frase “mi querida francesa colaboracionista”, dicho como si fuera un piropo o algo sentimental, siendo que ese todavía es un tema delicado en aquel país.

   Hace tiempo, en un portal de noticias venezolano, se mostraron una imágenes de la manera como fueron tratados los colaboracionistas franceses a la caída del régimen de Vichy (una vergüenza donde las hubiera, algo así padecemos aquí, los Castro son amos rapaces y poco piadosos), y aparecían unas mujeres con las cabezas rapadas y esvásticas pintadas en sus frentes siendo obligadas a marchar entre la gente (una vieja pena de vergüenza a ciertas damas, está en la historia europea y hasta en Juego de Tronos). Aquí se hicieron comentarios ligeros sobre la poca hombría de los franceses por hacerles eso a esas señoras. Y si, pareció cruel, pero la verdad es que leyendo sobre esos días uno se queda de piedra. Hubo franceses que cometieron actos imperdonables durante la ocupación, sencillamente infames que aún hoy llenan de vergüenza a sus descendientes. Francia fue ocupada, está bien, era eso o ver quemarse a toda la nación como ardió Varsovia hasta ser reducida a escombros; uno puede resistirse en secreto, o mirarles con disgusto y un “ah, bueno, qué se le hace, ojala se mueran todos esos cerdos nazis”; pero, repito, hubo gente que hizo cosas terribles que cuestan creerlas; y “la Francia de Vichy” y el término “colaboracionista”, son cosas de las que aún hoy es difícil hablar en ese país. Por eso me extrañó que el programa utilizara el término, aunque una serie que habla de Dios como lo hace esta, es irreverente de por sí.

   Bien, en el presente, en la baticueva, después de discutir con Sam que no duerme y se toma todo el café, Dean y este siguen buscando una manera de enfrentar a Amara, y en los diarios de Los Hombres de Letras el menor encuentra una referencia a una poderosa arma que fue recuperada de los nazis en Francia. Deducen el nombre de la agente, una Mujer de Letras, que pereció y el arma se perdió cuando el submarino donde viajaba fue atacado. A Dean le sorprendió lo de la Mujer de Letras en una organización tan chauvinista, pero hay que recordar que la joven que estaba con Henry Winchester la noche que Abaddon se dio a conocer y acabó con todos, estaba por convertirse en una. ¿Y Dorothy? Además, todas las referencias sobre la Segunda Guerra Mundial indican que las mujeres debieron dejar sus casas para dedicarse, de una manera u otra, a la guerra. Norteamericanas (la famosa foto de la mujer con la pañoleta en la cabeza y una llave de tuercas), soviéticas y más tarde alemanas y japonesas debieron sostener sus países, y la producción bélica y de alimento, mientras los hombres peleaban y quemaban el mundo. Y estaban las agentes de la guerra secreta, las espías. Que una de ellas pasará a formar parte de Los Hombres de Letras cuando, en la serie, los nazis llevaban otra guerra, la sobrenatural, no tiene nada de extraño. A Sam le parece una pena no poder llegar a esa fulana arma, un objeto tocado directamente por Dios, antes de que se perdiera. Dean dice que tal vez hay un modo…

CASTIEL-LUCIFER Y EL CAUTIVO REY DEL INFIERNO

   La acción pasa al Infierno donde Lucifer/Castiel, no puede aburrirse más con los demonios y sus tonterías. Hay que recordar que este ángel caído siempre les odió y planeaba acabar con ellos, razón por la que Crowley se alió con los Winchester en la quinta temporada. Allí vemos al ex Rey del Infierno en una jaula atado con cadenas, brazos y cuello, hasta con una mordaza, y no podía parecer más algo sexual del tipo bondage. La idea es torturarle, se veía herido, pero también humillarle y mantenerle allí, para que sufriera, ese era el castigo de Lucifer. Pero este sabe, y uno lo imaginaba, que Crowley aunque se decía derrotado, no lo estaba. Aún espera su momento de contraatacar, que es lo que más o menos responde cuando Lucifer le interroga, que no le ha matado porque aun no es lo suficientemente fuerte para ir contra Amara. El Rey espera el momento cuando la marea cambie, es su estilo, y Lucifer lo sabe. Es cuando Dean llama…

   En la baticueva escucha lo del arma secreta, un objeto tocado por Dios. Lucifer dice que sí, que son objetos poderosos aunque creyó todos se habían destruido en el Diluvio o durante el siglo XX. ¿Cosas tocadas por Dios y que tienen poder? ¿Existirán? En la cultura popular, si. Está el Manto de Turín, los clavos, los pedazos de la cruz, las grutas donde hay manifestaciones marianas. Recuerdo una gente que vendía una reliquia de no recuerdo qué cosa, que dentro contenía, según ellos, tierra de Jerusalén, agua del Jordán y creo que un pedazo de la cruz. Una reliquia armada, pues. Como sea, Lucifer dice que puede resultar y se impone, por lo tanto, un viaje por el tiempo.

EXASPERADO DEL WINCHESTS

   Fue gracioso ver la cara de Castiel/Lucifer, entre burlón y exasperado mientras los hermanos discuten sobre quién irá (la imagen no es de ese momento exacto, pero se parecía aunque había más sonrisas socarronas). A Sam no le hace ninguna gracia que Dean salga con el argumento que es mejor que el otro se quede, que si algo le pasa, Sam tendría que enfrentar a Amara, que él no sabe si podrá hacerlo. Lucifer no perdió detalle.

   Me gustan mucho estos capítulos de viajes por el tiempo, desde la quinta temporada cuando Dean conocía a sus padres, de jóvenes, encontrando sexy a su mamá; quién no recuerda su cara en ese momento cuando se dice que por tal pensamiento terminará en el Infierno… otra vez. ¿Y viajando con Sam al Oeste para recolectar las cenizas del fénix en la sexta temporada, con lo bien que le sentaba el traje? Fuera del homenaje a Volver al Futuro, en este caso la tercera entrega, fue un vacilón verles de vaqueros. Pero uno de los viajes que más me gustó fue el de la séptima temporada, cuando Cronos se lleva a Dean a 1944, haciendo llave, con mucha química, con el intocable Eliot Ness. Aquí, nuestro intrépido cazador viaja nuevamente, otra vez a los años de la guerra.

MUJER DE LETRAS

   Dean aparece en el submarino, solo, Lucifer vuelve con Sam chorreando agua por una protección que no le dejó entrar, diciéndole que no podrá sacar a Dean de esa navío que será hundido. Era grave pero fue gracioso verle escurrir agua. El pecoso se las arreglas para conseguir ropas y llegar con la mujer, a quien se presenta por quién es. Y ella lo acepta, de Hombre de Letras a Hombre de Letras. La tripulación no le cree y es cuando Dean les dice lo que ocurrirá y ya un barco está siguiéndoles. Es ese nazi, un nigromante, quien les propone que le entreguen a la chica y su carga y les dejará ir. Ella rompe los sellos, el último está en su interior y para borrarlo Dean tendría que matarla, pero el cazador no puede. Fueron momentos de gran tensión, escenas bien montadas.

EL AMAR DE DIOS

   Cuando todo parece perdido, el capitán aclara que no la entregarán, las órdenes son defenderla y la carga. Ella usa la piedra, luego se la entrega a Dean, y justo en ese momento Lucifer se lo lleva.

   Y llega la gran escena. Sam busca una manera de romper el sello desde afuera, pero sólo un arcángel puede. Como Castiel sólo es u ángel, lo descarta. Pero Lucifer lo intenta, Sam le encuentra, le propone que tome fuerza de su alma como hizo Bobby en el pasado.

LUCIFER NO LO PUEDE CREER

   Cuando le ofrece su alma, Lucifer no aguanta más, la ironía es demasiado grande y se revela en toda su grandeza. Y la frase que usó contra Sam, que está molesto con él por ser la chica que se negó a acompañarle al baile de graduación, fue genial.

CASTIEL-LUCIFER VS SAM

   Le va a matar porque quien le importa ahora es Dean (siempre es así), por Amara. Porque ya sabe que puede usar al cazador contra la hermana desequilibrada de Dios. Va a matarle pero Castiel aparece y toma el control. Sam le pide que luche y le expuse, pero el tonto ángel le aclara que lo hizo voluntariamente para detener a la mujer.

EL GATO SE HA ESCAPADO

   Cuando ya cree que va a morir en ese submarino, Dean reaparece en la baticueva, con Castiel/Lucifer todavía atrapándole por un hombro. Sam, caído y adolorido le grita que no es Castiel sino Lucifer (y ese debió ser un gran momento, que no fue), y si la mirada de Dean cuando se vuelve y le enfoca es increíble, la frase de Lucifer fue mejor: el gato se ha escapado. Me reí una barbaridad. El gran villano le quita la piedra pero esta no funciona, aparentemente sólo era de un disparo. Golpea a los hermanos pero Sam, con el símbolo de sangre, le echa. ¿Sorpresivo que la fulana piedra sólo trabajara una vez? Era lógico que no funcionara o que su poder fuera inferior al de Amara; no era creíble que faltando todavía varios capítulos para el final de temporada contaran ya con semejante arma y que funcionara contra la mujer. Es como cuando intentaron matar a Lucifer, en la quinta temporada, con la Colt.

WINCHESTER, PUERTOS Y NAVIOS PERDIDOS

   Llega ese Dean contemplativo sentado en un muelle, del submarino nada se supo, de la nave nazi si, algo la atravesó de parte a parte. Hablan de Lucifer, Dean dice que le buscarán, salvarán a Cass y enviarán al demonio a su jaula. Tal cual. Pero la verdad me inquietó ese Dean tan abrumado en ese muelle.

DEAN CONTEMPLATIVO

   ¿Sentía pesar por aquellos a quienes conoció por un rato y que murieron en aquella lata de sardinas perdidos para siempre? ¿O cavilaba en el valor de una gente que por la misión que les tocó se sacrificaron sin dudarlo cuando el momento llegó? ¿Lo habría estado comparando con lo que hicieron Sam y él cuando dejaron libre a la Oscuridad para salvarle de la Marca? Lo que me preocupa son las muchas temporadas que ya lleva el programa y que estén planeando un final que nos haga gritar de rabia, que esto es Supernatural, que los colectores dicen que ya no regresarán de la muerte si algo les ocurre, ¿acaso está Dean contemplando la posibilidad de morir en un último ataque suicida contra Amara o Lucifer? Me inquieta…

   Y no me gustó ese momento de epifanía, Dean mirando el rostro de su enemigo, Lucifer, vistiendo a Castiel. Faltó, como siempre expreso, ese Castiel atrapándole por el cuello y alzándole, como si hizo con Sam, el pecoso pidiéndole que reacciones y el verdadero Castiel haciéndolo. Por amor… a la humanidad, claro. Veremos qué pasa mañana.

LUCHAS, CAYADOS Y DEMONIOS: 15×11

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes fueron tomadas, agradeciéndolo en el alma, de la página: http://sassywiinchesters.tumblr.com/tagged/11×14/page/3

PROBAR

febrero 24, 2016

DE TURISMO AL HOSTAL

VIENDO PROBOCA

   La tentación fue demasiada…

   Trabajando en conjunto el FBI y las policías locales para encontrar, controlar y a veces combatir los grupos de supremacías de esto y aquello, estos dos agentes terminan encontrado a aquel tipo que corre. Se separaron y fueron derribados. Despertaron y… El agente del FBI sólo tiene ojos para el musculoso y vigoroso agente policial, esposado a un gancho entre sus piernas, desnudo, gimiendo aunque no quiere mientras aquel juguete le llena. Cuando el captor le pregunta “¿te gusta, puta?”, el catire ruge que no, pero se muerde el labio para contener un jadeo. Y el tipo del FBI no puede apartar los ojos del juguete, del agujero donde desaparece, del rostro enrojecido del carajote al recibirlo. “Si, te gusta, puta; es lo que quieres y necesitas en tu vida reprimida como falso heterosexual”,    sonríe el calvo cruel, notando la mirada del agente federal en el otro. “No, no me gusta”, insistía aunque ya gemía, su pecho subiendo y bajando, echando la cabeza hacia atrás, abriéndose y atrapándolo con avidez. “¿Te parece que le disgusta?”, el tío del FBI se sobresalta al escucharle y mirarle, se estremece cuando le ve sonreír, “sabes qué quiere y necesita, ¿verdad?”, le retó. Y el tipo del FBI tembló todo, mirando al catire, boca abierta, ojos mórbidos, atado y penetrado. “Si, se le nota qué espera; y quiero ser yo el primero. Desátame y déjame metérsela toda”, responde ronco de lujuria. Y entre los dos bastante que le darían. Nacerían un orgulloso e impositivo macho alfa, y otro atlético y musculosos sumiso sería bien atendido.

LA DURA MANO DEL MENTOR

Julio César.

NOTA: El chico que quiere. La cautividad del otro. Aunque no exactamente así, de eso trata un muy buen video que encontré, de la genial casa comercial MEN.com, donde un tipo es prisionero de otro, logrando escapar. Siendo perseguido, luchan y su captor toma lo que quiso desde que le vio por primera vez… Y lo toma mientras se nota que lo goza. Es un video que recomendaría si me ganara la vida así. Si les interesa, vayan a: PRISIONERO… XXX

RENACER

febrero 24, 2016

RECHUPETE

EL CHICO RICARDA Y SU MACHO 1

   ¡Pasan cada cosa después de una noche de copas!

EL CHICO RICARDA Y SU MACHO 2

   “Sabes que lo quieres, nena, lo tienes mojado”, le oye la voz, burlona, pero no puede evitar estremecerse ante la vista y contacto de la tiesa pieza que apunta a su culo, uno que palpita con anticipación. Eso era lo último que podía esperar Ricardo Contreras después de su divorcio, pero desde que todo fuera cuesta abajo en su vida, su matrimonio, la pérdida de su trabajo, el alejamiento de su familia, sabía que ya no tenía el control. Ahora lo tenía ese hombre al que conoció una noche en un bar, estando barbudo, agobiado y destrozado, tomando caña y oyendo música de despecho (su mujer no sólo le dejó sino que la encontró en la cama con otro), hasta que ese sujeto negro, alto, apuesto y confiado se le acercó para saber qué tenía, y brindarle tragos que le marearon mientras el otro le escuchaba, le consolaba y masajeaba la espalda. ¡Le quiso tanto en ese momento!

EL CHICO RICARDA Y SU MACHO 3

EL CHICO RICARDA Y SU MACHO 4

   La pieza entra y se tensa, sus tetas temblando, su largo cabello cubriéndole el rostro y la expresión de gozo en su rostro imposible de ocultar; su culo, o coño como le decía su hombre, estremeciéndose sobre esa verga, abriéndose, cerrándose, apretando, mojado y muy caliente. Afectado a otro nivel, siente orgullo cuando le oye gruñir de gusto. Siempre lo hacía así, desde la primera vez que le llevó al apartamento, esa vez sin ningún plan en mente, estaba ebrio y el otro le cayó encima, besándole, llamándola niña linda; se defendió pero la verdad es que se sentía tan mal que necesitaba consuelo y esas manos grandes tocándole, esa boca de labios gruesos besándole y chupándola, estar sobre ese regazo, acunado, con la de pieza grande debajo de su trasero…

EL CHICO RICARDA Y SU MACHO 5

   Mientras lo coge llamándole caliente putita y lo llena incansable con su verga, dándole duro una y otra vez, sintiéndose sometido por el recio macho, suavemente aprisionado por las femeninas medias y prendas, sus pies en aquellos tacones, su cabello largo y lacio halado, Ricardo no puede esconder que goza, que siente una deseo, una lujuria y un placer como nunca antes había experimentado. Ese hombre que entró una noche en su apartamento y que pensó se iría, no salió; al otro día le hizo mamar y darle el culo en la cama, en la ducha, en la sala, sobre la mesa de la cocina. Se quedó y le dijo que se veía feillo con tantos pelos y fuera de las depiladas aparecieron patillas que retrasaban la salida nuevamente; que tenía la piel seca, que ciertas cremas le ayudarían a suavizarla y la sensibilizarían; como reto le llevó pantaletas y medias; que le quedaba bien el pelo largo; que le gustaría verle con más tetas…

EL CHICO RICARDA Y SU MACHO 6

   No supo qué pensar de todo aquello… mientras se lo hacía. Si, ese hombre nunca se fue, ahora era el hombre de la casa, le había tomado, cogido, feminizado y ahora le usaba cuando le daba la gana. Lo que le encantaba. Ahora no debía preocuparse por nada, para eso estaba su marido. Nada más esa tarde había notado el primero de sus voluntarios pasos de aceptación mental, al responder el teléfono dijo, “si, habla con Ricarda”; y ahora, allí sobre su hombre…

EL CHICO RICARDA Y SU MACHO 7

   Sólo con su verga bien adentro en su coño podía alcanzar sus orgasmos. Y eran muchos. Por eso lo amaba tanto.

LEJOS DE LA GRANJA

Julio César.

NICOLAS MADURO, ANTONIO LEDEZMA, LEOPOLDO LOPEZ, YOHNNY BOLIVAR Y LAS INSTITUCIONES AGONICAS

febrero 24, 2016

EL NUEVO PARLAMENTO

ANTONIO LEDEZMA

   Hasta los buhoneros, en Caracas, votaron por él.

   Acaba de cumplirse, la semana pasada, un año de la detención arbitraria e ilegal del alcalde metropolitano Antonio Ledezma, por el terrible delito de haber derrotado electoralmente dos veces a un gobierno autocrático y abusador, siendo que la segunda vez sacó aún más votos que la primera. Y eso que pasó el primer periodo luchando con el robo de las asignaciones de su despacho. La revolución es insanamente voraz y rapaz. Ese delito, derrotarles cuando todavía creían que podían y debían continuar ganando elecciones, se lo cobró caro Nicolás Maduro Moros en complicidad con la Fiscal General, el Defensor de su Puesto y el Tribunal Supremo elegido a dedo por Diosdado Cabello. Es un caso que les hace sangrar por todas partes del mundo, y al cual responden atacando a la familia del alcalde detenido en su casa. Contra él pide una fiscalía envilecida, por derrotar electoramente dos veces al Gobierno, de catorce a veinti tantos años de cárcel en un juicio privado y cerrado del que nadie debe saber nada. Un juicio de izquierda, pues.

LEOPOLDO LOPEZ

   También se cumplieron dos años de la detención, juicio amañado y condena penal de Leopoldo López, por el delito de ser escuchado por gente que ya desprecia a un régimen agonizante por ladrón e incompetente (se le habría perdonado una u otra cosa, pero un exceso de las dos “virtudes” revolucionarias fue como demasiado). Se le quiso culpar por los actos de violencia y muertos que sacudieron al país en el 2014, después de que Vielma Mora mandara a cárceles de máxima seguridad a unos estudiantes que le reclamaban que no hacía nada para detener la inseguridad en las universidades como no fuera llevar grupos paramilitares armados desde Caracas. Aunque todo el país vio, porque lo hicieron por televisión, radio, prensa y redes sociales como ocurriría en Carabobo, a quiénes ordenaban arremeter a sangre y fuego contra los manifestantes (jóvenes y estudiantes, como los que antes salían a protestarle a Carlos Andrés Pérez, a Jaime Lusinchi y antes a Luis Herrera Campins, héroes en esos momentos de las luchas sociales, hoy tachados de guarimberos por esos socialistas de marras), los muertos se le quisieron achacar a Leopoldo López, en un juicio donde no se probó absolutamente nada pero que como había sido ordenado por Nicolás Maduro Moros y Diosdado Cabello, la Fiscal General, el Defensor de su Puesto y el Tribunal Supremo nombrado a dedo por Diosdado Cabello le dieron visos de legalidad.

   Le condenaron a más de trece años porque a ellos “les pareció que si tenía culpa”. Les pareció, y en España los socialistas alegaban que tal cosa debía ser suficiente para encarcelar a cualquiera. Que meses después un jefe paramilitar de los llamados colectivos, le recordara al Gobierno que cuando los llamaron para arremeter con violencia contra los manifestantes, los tildaban de camaradas, pero que luego, cuando un ministro del Interior les persiguió y quiso desarmarles, los tacharon de delincuentes, no significó nada para un entramado legal de izquierda. Una confesión pública, fuera de las públicas llamadas a la violencia que se hizo desde los medios controlados por el G2 cubano, nada significó. Que el fiscal que llevó el caso denunciara la vagabundería, que la juez de tan insólita sentencia, exigiendo lo que se le ofreció, el cargo de la Defensoría Pública General (¡ella, por Dios!), fuera recompensada a la vista de todo el país no hace mella en la demencia de tales sujetos que todavía tachan de asesino a Leopoldo López, el día de hoy, y que insultan a Antonio Ledezma, a quienes han privado de todo derecho a la defensa. Aparentemente ordenar asesinatos, y cometerlos, no hace a un asesino, es lo que dice una sentencia negociada, según el tenebroso grupo español PODEMOS.

COMENDANTE YOHNNY BOLIVAR - HEROE DE LA REVOLUCION

   Bien, mientras esto pasaba y lo evocábamos esta semana que pasó, uno recuerda cuando llegó al país el señor Yohnny Bolívar, el Comandante Bolívar, extraditado de Colombia. El hombre, con un enorme prontuario delictivo era jefe de un colectivo, esos grupos paramilitares armados por el Gobierno, y atacando supuestamente una concentración de protesta en el 2014, con armas de guerra, asesinó a una joven profesional embarazada, ocho meses, que ni siquiera estaba en la protesta. Eso ocurrió en el estado Carabobo después de que su gobernador amenazara por las redes sociales con acabar con quien saliera a quejarse de algo (democracia a lo socialista, que le llaman). Al asesino lo vieron, lo detuvieron, este sale sin que se investigue más, acusando a su hermano del crimen (a este tipo de joyitas se entregó un régimen delictivo). Comienza el calvario de la madre de las víctimas, le mató a la hija y al nieto no nacido, y el sujeto tuvo el descaro de amenazarla de muerte. Cuando una periodista comienza seguir el caso, también la amenaza de muerte.

   La cosa se pone tan oscura que el sujeto sale del país, a pesar de las fronteras supuestamente controladas por el ejército (aparentemente es responsabilidad de colombianos y guyaneses cuidar esa vaina). Al tipo le capturan en Colombia, lo regresan a Venezuela… y después de todo eso, de dos homicidios, de amenazar la vida de otras dos personas, de salir del país como quien va a Maicao a comprar perolitos, le capturan por allá (no fe que regresó a dar la cara), el entramado judicial degradado desde el poder le condena a diecisiete años de cárcel para, si se medio cumple la regla, dentro de siete u ocho años esté afuera. Si no antes si se aplica la justicia de izquierda. Así es el aparato judicial en naciones africanizadas que van rodando al quinto mundo.

   Recuerdo haber visto, en la red, por twitter, la imagen de arriba, del señor Bolívar regresando, y que alguien preguntará: ¿Cómo?, ¿no le van a dar 30 años por un doble homicidio? ¡Sobrino de quién será!

TELESUR EN EL SUR Y DON LULA EN LA PICOTA

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 10

febrero 24, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 9

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 19

   ¿Qué decir de un chico que descubre lo que le gusta y lo busca? Que ejerce su albedrío, con algunos años más aprenderá moderación, precaución, y que no siempre un toque significa algo más que un momento. Pero ahora, guiado por entrenadores calentorros que saben lo rico que son los muchachos aprendiendo, explota en una nova de sexo y lujuria. Abriendo la boca a todo lo que se le acerca, subiéndose a todo palo que se le ofrece, cabalgándolo como brioso cowboy al atardecer. Era bueno, para él, que existiera un lugar donde chicos y hombres se encontraban, se miraban, se insinuaban cosas con los ojos y follaban. Tener la boca llena mientras tocaba a un macho era mejor cuando escuchaba más allá a otro chico gemir.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 20

   La cosa es que… Bien, el perro que prueba gallina ya no quiere perrarina, ni hora fija para la comida. Y eso le pasa a muchos jóvenes que enfrentados de repente a lo que sienten de una manera tal que les urge, encuentran la posibilidad de satisfacerlo en mil hombres dispuestos a atenderles. Lo quieren todo de todos; y sin embargo algo se aprende, como que existen lazos que se forman con el primero que le enseña. Este, sonriendo, experto, puede verles llegar, cacheticos rojos, ojos nublados, mirándole el entrepiernas y sabe que debe ofrecerles desahogo. Sabe que a esa edad no se cansan sino por momentos, que sólo quieren estallar en cósmicos orgasmos. Ocurre en el pequeño pueblo, la gran ciudad, la apartada granja o bajo un mismo techo entre primos, vecinitos o con un joven tío. Era… si, el verano en la piel de cada muchacho americano, su sueño, estallar mientras está clavado en presencia de un buen macho.

CONTINÚA … 11

Julio César.

LA JUSTA MEDIDA

febrero 24, 2016

MOMENTOS Y OCASIONES

CHUPI

SOBREENTENDIDOS

Julio César.

DIABETES Y MATRIMONIO

febrero 24, 2016

FEBRERO EN VENEZUELA

06/01/07. Heredia, San Joaquin. Matrimonio de Alvaro Saborio con Nancy Soto. Foto: Alexander Otarola

   Debe ser que comienza con la luna de miel.

   Fuera de juego, qué enfermedad tan terrible es la diabetes; la forma en que va degenerando órganos como los riñones, o causando pérdida de la vista o atrofia muscular, por no hablar de la siempre presente y horrible posibilidad de heridas ulceradas; todo eso es suficiente como para que se le tenga muy en cuenta. Especialmente la gente saludable que come y vive normalmente, sin padecer de nada en concreto, después de los treinta y cinco. De hecho, después de los treinta y cinco, debemos estar pendiente de un montón de problemas que nos asechan, y no sólo la próstata, como pensamos de forma tan visceral y con un estremecimiento, los hombres. No, de la diabetes también hay que cuidarse.

   Aparentemente, según algunos estudios (algunos muy evidentes, otros no muy claros en cuanto a su metodología), el matrimonio comienza a considerarse una causa probable de ‘contagio’ de muchos desarreglos de salud. Pensaba yo que no se hablaba de una transmisión como la del papiloma humano (durante el acto sexual), sino de algo más sutil, según algunos estudios. Tratados clínicos han encontrado correlación en caso de obesidad, cuando uno de los cónyuges tiende a ello, el otro lo ‘acompaña’, ¿recuerdan aquella serie cómica de televisión, Roseanne? Ella y el marido parecían dos neveras abiertas. Pero no es la gordura el único mal a tener en cuenta. Problemas cardiovasculares, generalmente asociados a una tensión arterial alta, exceso de colesterol y aún algunos tipos de ulceras gástricas se presentan de manera frecuente en muchas parejas de dilatada vida juntos. ¡Qué tal!

   En lo referente a la desagradable diabetes, patología con claras raíces genéticas pero más asociada a ciertos estilos de vida (los inmortales, los que creen que vivirán para siempre coman lo que coman y en las cantidades que quieran), se ha observado una transmisión entre la pareja, por extraño que resulte de entender. Estemos claro, muchos institutos a nivel mundial comienzan a hablar de esto, pero es difícil aceptar que un problema sanguíneo-hormonal, como generalmente consideramos que es la diabetes, por no hablar de un mal funcionamiento del hígado, pueda ‘contagiarse’ a la pareja. Un instituto mexicano está practicando un protocolo de estudio al respecto, y lo que leí someramente no me aclaró cómo precisamente medían esos datos, o de qué manera se ‘transmitía’ el problema.

   El estudio habla de un 70% de mexicanos entre 30 y 70 años de edad que presentan sobrepeso, indicio de algún problema metabólico (¿o de gula?), convirtiéndose en la principal causa de mortalidad en la edad adulta, por delante de otros padecimientos como los cardiovasculares o el cáncer. No especificaron cuales, cosa que también me intriga. Los cuadros sanitarios de Venezuela colocan los problemas coronarios en particular, y los cardiovasculares en general, como principal causa de muerte natural, seguida no muy lejos del cáncer, con otros problemas algo más alejados (no hablo de los asesinados por el hampa, aunque tarde o temprano tendremos que considerarlos “causas naturales”, al menos en Venezuela).

   En fin, dicho instituto presentó un trabajo donde un grupo de voluntarios se dividían en dos equipos, 87 convivían con parejas que compartían (qué tiernos) diabetes del tipo 2, y los 87 restante con personas que no habían desarrollado alteraciones en el metabolismo de la glucosa (y qué manera de decirlo, no que estaban con personas sanas sino con gente que ‘todavía’ no presentaba la enfermedad). Controlando variantes de diferentes tipos como el nivel de colesterol en sangre, la hipertensión arterial, obesidad, sexo, edad, si practicaban ejercicios físicos o no, tipo de dietas consumidas, los autores aseguran que: “En la población mexicana los conyugues convivientes con pacientes con diabetes tipo 2 tienen un riesgo mayor de desarrollar alteraciones del metabolismo de la glucosa que los esposos de personas sin ese problema”.

   Con estos resultados, que aclaran no alcanzan un gran muestrario, se quiere llamar la atención sobre el problema mediante información y educación. Sé que se trata de un estudio serio, pero deja muchas dudas, al menos a mí. ¿Por qué desarrolla diabetes, o tendencia a ella, alguien que convive con un diabético? ¿Hay intercambio de fluidos específicos, o emanaciones extrañas o algo así? Seguramente es cierto, nadie va a publicar un trabajo así sin estar seguro, o al menos tener una base científica, pero la falta de tablas de datos sobre las hipótesis trabajadas y los objetivos buscados nos deja en la estancada. Que se diga que convivir con alguien que tiende al consumo de azucares en todo, con alimentos muy ricos en almidón, te lo creo, pero sin embargo… aquí faltan datos, ¿no? Lo trato con ligereza, pero bien vale la pena indagar un poco más. Uno ya imagina a las chicas en una discoteca, o al chico, al conocer a alguien: “¿Tiendes a la diabetes?, ponte tu condón”.

   Bien, dicen que con la edad los casados terminan pareciendo hermanos, tal vez hay un factor osmótico en todo ello.

ESTADOS UNIDOS Y LOS EXTRAÑOS CANDIDATOS

Julio César.

EL MOMENTO

febrero 23, 2016

EL PAGO

LO DICE TODO

   Ocurre en toda joven vida.

   Mientras se estremece sobre las sábanas tibias con las mejillas rojas, dejando escapar largos y agónicos gemidos de placer, luchado para no gritar por más, que le diera más fuerte y que no se detuviera, tiene que cerrar los  ojos. Podría decirse que lo hace para explorar como se deben todas aquellas increíbles sensaciones que parecen arrollarle al estar privado de la visión… pero la verdad es que no quiere verse reflejado en ese estado de absoluta putez en el espejo frente a la cama de su cuñado. No está listo para aceptar que era cierto lo que los chicos atletas le gritaban en los vestuarios del colegio… A quienes el lunes, a medio día, les haría mimos y carantoñas bajo las duchas.

RETROALIMENTACION

Julio César.

TWAALFDE

febrero 21, 2016

TIENDE

LATINO EN HILO DENTAL

   -Pasa, primo, sé que te gusta compartir cuarto conmigo.

EN HILO EN LA COCINA

   En el negocio de asear casas de solteros, tenía su estrategia…

CHICO CALIENTE EN EL PARQUE

   Nada más estimulante que una caminata por el parque.

MUSCULOSO EN TANGA NEGRA

   ¿En serio estará pidiendo nalgadas?, se pregunta cruzando entre jueces, público y colegas.

DERTIENDE

Julio César.