CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 13

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 12

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 25

   ¿Qué chico de sangre caliente en las venas no seguiría a otros para ver si los cuentos eran ciertos, el conserje de los implementos deportivos fallándose a los jóvenes atletas? ¿Quién no gusta de ver gente tirando? Sofocado, ardiendo entre los celos y las ganas de entrar y participar, nuestro héroe espía. Pero, ¿cómo no notar el fluido espeso y oloroso bajando por la recia pierna velluda del macho, imaginando como escurre también del chico, el cual se habría bañado a sí mismo mientras gritaba más emocionado? Pero nada comparado a descubrir que no se trata del fulano chico sino de un señor, unos de los padres de un conocido, que participaba en las pruebas deportivas. Eso lo puso maluco. Debe tenerse en cuenta dos realidades, todo chico, una vez superado el miedo al rechazo o al shock de la primera vez, que ha alcanzado la cima del goce mientras todavía esta clavado en la estaca con la que subía, después de ello sólo piensa en eso; y es joven, puede ser celoso, posesivo, pero ante la idea de entrar a un cuarto y encontrar a una pareja, uno tragándose a otro, no dudará mucho en caer también de rodillas y participar. Es lo bueno del sexo, todos quieren… Y a esta edad es a cada rato. Buscar al macho, mirar, tocar y sentir la dura virilidad.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 26

   Ese chico está perdido, ardiendo de celos y calenturas al saber de los devaneos del “amante”, pero también atrapado en su lujuria, ¿qué podía ser más fácil, y hasta esperado, que ser abordado por ese recio hombre a quien vio de rodillas, la cara chorreadas y otros fluidos escapando de sus agujeros? ¿Cómo resistir cuando un sujeto de su figura le aborda, le toca y aplasta contra una pared, metiéndole manos? ¿Acaso no soñaba cada noche con eso? Nuestro chico, en su ardiente verano de juventud, es mantequilla que se derrite frente a una barra dura y muy caliente. Tembloroso tiene que abrazarse, sostenerse, cuando el hombre de experiencia le enseña cosas nuevas, caricias que no conocía, estimulantes tocadas que no había practicado. El secreto es que el hombre de experiencia sabe dónde tocar, cómo besar y lamer, qué movimientos de manos hacer. El chico, siendo besado de aquella manera, siendo frotado junto a la masculinidad del otro, ¿qué podía pensar como no fuera en lo mucho que estaba gozando?

CONTINÚA … 14

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: