GRACIAS AL CIEGO AZAR

CULPA DE SU MUJER

PUSSYBOY EN SU NOCHE DE BODA

   Fue mala suerte que el tipo se enamorara…

   Danilo, ahora Diddy, había sido un chico heterosexual como tantos, con una larga relación que terminó cuando se cansó de ella y comenzó a salir con otra… la cual andaba también con el vecino, un tipo joven algo corto de estatura, barrigón, barbudo y un tanto desaseado que le gritó muchas vainas cuando fue a reclamarle a su puerta, aunque mirándole fijamente le dijo al final que era “bonita”. Nunca entendería Daniel, o Diddy, cómo ese sujeto se le fue encima, tocando y besando, llamándola nena, haciendo responder su cuerpo hasta alcanzar la gloria sobre su regazo, una y otra vez, cada mañana, tarde y noche, mientras le ordenaba depilaciones, el uso de cremas suavizantes, que se dejara crecer el cabello y comenzara con las inyecciones que sensibilizaban hasta la locura sus pezones, pero que a ciencia cierta… Bien, esa vaina reducía las dimensiones de su miembro y hacía crecer sus tetas. Se alarmó, quiso detenerle, pero sus exigencias, sus sonrisas, besos y caricias le robaban la determinación y las fuerzas. Ahora viven juntos y con esfuerzo le carga hasta el dormitorio para comenzar el resto de sus vidas como marido y mujer; temblando de lujuria le ve entrar lamiéndose los dedos del sánguche de chorizo que saboreaba.

   -Eres tan hermosa, Diddy… -le sonrió, amoroso.- Ahora, nena, levanta para papi tu dulce coño.

UN CHICO CON DOS NOVIAS

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: