PILLADO Y RECOMPENSADO POR OSADO

PRIMEROS TRABAJOS

   Les pasa a los machos seguros de sí.

   La risa profunda, grave y varonil estalla en el cuarto de baño.

   -¿Otra vez, muchacho? Siempre entras “accidentalmente” cuando estoy por desnudarme para ducharme. ¿Te gusta esta vainita que llevo? Se la quieté a tu suegra. –se burla.- Mi hija tiene razón, vives hambriento de “eso”. –se vuelve y separa con sus manos.- Bien, no he tocado el agua, así que lo encontrarás salado y sudado, sáciate la lengua…

EL REY DEL ARROZ CON POLLO

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: