VERIFICACION

EL TRABAJO NO ACABA

caballeros-y-sexo

   Un cargo muy deseado.

   Para llegar a formar parte de aquel exclusivo club de caballeros, cada miembro debía pasar por un riguroso sistema de controles y verificaciones, no sólo de fortunas, abolengos y antecedentes, también físicos y mentales. Y uno de ellos era pasar con el examinador final, el cata nalgas, quien abría con sus manos y observaba, soplaba y… si, probaba. Si al lograr meter la punta de la lengua escuchaba gemidos, el socio formaría parte del grupo usado por los machos alfas. Y mientras cierra los ojos y saliva en su trabajo, el joven se felicita por haberle ganados a tantos para esa tarea tan deseada. Sonríe, sí, ese fue un emocionado jadeo, ahora podía hacerle la prueba con el dedo…

MENSAJES DE VIERNES POR LA NOCHE

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: