¿CÓMO EXPLICAR EL CORAZÓN?

LA LLAVE DEL FONTANERO

   No hay palabras.

   Mientras se agarra el brazo fracturado, sollozando como un niño a pesar de sus dieciséis años cumplidos, el joven aguarda con sus padres en la camilla de Emergencia a que le vea el especialista. Se ve afligido ante las preguntas. Su padre quiere saber qué andaba mirando tan ensimismado que le cuentan que casi se cae por las escaleras del Metro y luego resbaló en un andén vacío. A lo que únicamente responde que nada. Apesadumbrada su madre le pide que se calme, que ya todo pasó y que estará bien, enjugándole una lágrima.

   Ignoran tanto, el chico sabe que no le dejarán salir al otro día y no podrá seguir al tipo joven que trabaja en la farmacia en el turno nocturno, soñando con hablarle como hace cada mañana.

TRABAJANDO ESE CUERPO

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: