EL REFERENDUM INTERRUPTUS DE TIBISAY LUCENA

EL TSJ Y LOS DIPUTADOS DE AMAZONAS

corto-y-profundo-rafael-poleo

   Declararse forajidos, ¿qué otra les quedaba?

   La verdad es que se me está haciendo un poco difícil opinar como pienso, me vuelvo algo grosero (me dicen), pero creo que tendré que serlo, muy claro para que se entienda cierto punto particular de vista. Que no supongo sea la verdad, pero es el mío y si lo adorno no se comprende. Comienzo diciendo que estoy en Oposición a este Gobierno desde antes que estuviera de moda estarlo, cuando el difunto Hugo Rafael Chávez Frías juró sobre “la moribunda”, allí pensé que era un hablador de tonterías, cosa que nunca es buena; cuando la tragedia de Vargas, en diciembre del 99, rechazó la ayuda internacional entendí que no estaba en sus cabales. Que era peligrosamente irresponsable y caprichoso. Igualmente dejo muy en claro que estoy con la Mesa de la Unidad Democrática, como lo estuve con Carlos Ortega, para lo que salga. Lo que digan, me incomode o no, lo entenderé… siempre y cuando la voz que lo exprese sea la de Jesús Torrealba. A los otros los escucharé con la vieja desconfianza que se guarda para con los políticos de oficio. Por ello imaginarán el placer que siento al saber que un periodista por quien espero, leo y disfruto, Rafael Poleo, se pone del lado de la unidad por encima de todas las cosas, como hacen a su vez, irónicamente para con quienes menos arriesgan, las esposas, madres, hermanos y padres de los presos políticos.

   El día de ayer le saqué la piedra a un poco de gente porque en verdad no las entiendo, ¿en serio les sorprendió lo que el Gobierno le ordenó hacer a sus fichas al frente del ente comicial, el CNE, para dificultar el referéndum revocatorio? ¿Acaso no están secuestrados los poderes y subyugados bajo la bota de La Habana? Carajo, una gente parasitaria e inútil desea mantenerse en el poder aunque el país no los quiera, que votó contra ellos en diciembre, saben que si hay comicios de lo que sea salen con las tablas en la cabeza por mucha paja que hable PODEMOS en España, Rafael Correa en Ecuador o Evo Morales en Bolivia, es una realidad que toda la paja del mundo no cambia, ¡claro que tienen que intentar impedir como sea la realización del referéndum revocatorio! Era su tarea, para eso nombraron a esas señoras, no por cualidades o preparación; a Las Comadres como les dice Rafael Poleo al irregular cuarteto, se les tiene allí para eso. Para cambiar las reglas según les convenga aunque sea un delito, a obligar a exigir cantidades por estados, a colocar los centros alejados y con un reducido número de máquinas. Así trabaja el fascismo.

   De eso siempre se habla en las redes sociales, en cuanta reunión hay, pero parece que nunca esperamos que respondan como se les ordena. Por alguna razón que se me escapa, esperan que, Las Comadres, por ejemplo, actúen como gente decente (?). ¿En qué universo paralelo un facineroso facilita las condiciones de su captura cuando cree que está en la cresta de la ola? Lo que si me sorprendió, y desagradablemente, fue que la Mesa de la Unidad Democrática “se declarara en sesión permanente para dar una respuesta”. ¿Cómo no la tenían ya? ¿Nunca nadie previó ese escenario? Sorprende en un hombre tan capaz como Jesús “Chúo” Torrealba, del resto no mucho; esos politiquillos a quienes Hugo Chávez manejaba a su antojo, sólo ven que “llegó” la hora y que “el presidente tengo que ser yo; yo y mi partido, mi partido y yo”, y que ahora mismo muchos ayudan al régimen a destruir la unidad. No todos, es bueno decirlo, hemos madurado a los golpes, algunos han crecido más allá de sus propias apetencias y egos.

   La única explicación que encuentro para el proceder del señor Torrealba, es que entre tantas vanidades y habladeras de pajas para ver quién era más alzado que los demás, y que no nos arrastraran a un cisma, le fuera imposible plantear en su momento, o expresar a viva voz, semejante escenarios y qué hacer. Seguro que no pudo decir “bien, ahora que si con las largas y largas quieren que lleguemos al año que viene, o se llega, lo que se hará será esto y esto”. Seguro que ni siquiera pudo plantearlo en voz alta para no ver a los miembros del sanedrín halándose las barbas y las túnicas al grito de “traidor, traidor crucifíquenlo”. Es la única conclusión a la que puedo llegar. Conociendo al rival, sabiendo de sus tracalerías, era fácil imaginar escenarios, pero plantearlos ya era “entregar”, “transigir”, “negociar” (prepararse para el golpe, carrizo), y así se llegó a lo de ayer. A una arbitrariedad, un delito cometido por Las Comadres, no tuvo una respuesta automática. Hay que reunirse para ver. Nada más ayer era patético leer muchos portales de noticias, donde el enemigo no era el régimen y Las Comadres, lo importante era atacar a la unidad y ver cómo descabezar al señor Torrealba. Bochinche, bochinche, a eso se refería el generalísimo Miranda cuando se perdió la Primera República. Y ahí seguimos.

   Las tensiones, y ambiciones de grupos internos, están lesionando y erosionando la monolítica cobertura que permitió el triunfo en diciembre, fue la boleta de la Unidad la más votada, no es extraño que el Gobierno y pescadores en río revuelto deseen destruirla o apropiársela. Aún ahora hay quienes hablan de “salir a las calles” cómo si eso de verdad ha logrado algo de 2002 para acá, pero es la cartilla que les dan a repetir sin salirse de las tres palabreas. Muchos se comportan como lo hacían cuando la extinta Coordinadora Democrática, como los del carmonazo; para ellos no existió el sacrificio del paro cívico, ver como Venezuela se detenía ante la indiferencia de una gente que esperaba continuar medrando en las ruinas, o quienes ordenaban a los círculos violentos enfrentar a sangre y juego a los jóvenes que protestaban en 2014, donde todo quedó así. Son estos insensatos que no ven que el día se le va a la gente buscando algo de comer para esa noche. Gritan “a las calles”, pero sin salir a llevar sol para ver si el país apoya en esa estrategia o no.

   Lo que molesta es que no asuman ningún riesgo, aparecer en televisión (el Gobiernos les daría la facilidad de una cadena, pero muertos de felicidad) para llamar abiertamente a desconocer a la Mesa de la Unidad y sus dirigentes, a acusarlos de algo concreto y que llamen al país a salir todos a las calles, pero convocando de verdad, una cara, una voz por los medios, no esa paja de twists y comentarios en las páginas sociales. Pero no lo hacen abiertamente porque eso les podría costar demasiado y sólo saben sacar cuentas de encuestas: ¿Y si la gente no sale, o les dice que ellos no los representan o que no están de acuerdo con esa estrategia? Por lo tanto se quedan adentro fingiéndose afuera, para ver si confunden a la mayor cantidad de personas posible, tan sólo joden y molestan sin aportar ni arriesgar nada.

   ¿Qué pienso personalmente de esta estratagema de Las Comadres? Lo dejo para mañana, o pasado (si, el blog se volverá más político todavía), pero eso sí, aclaro que mi opinión no dejará a nadie contento. Debo dejar de preocuparme por cómo digo las cosas. Si, aunque parezca extraño, me mido demasiado.

   Lo que si adelanto de entrada es que el Gobierno, empujado por el desprecio nacional, ha cometido el mismo error que en diciembre les llevó a esa catástrofe histórica y existencialista de la que todavía no se recuperan, y ya no tienen manera, el país los ha identificado como “el problema”. Para las Parlamentarias, la elección de los diputados, Nicolás Maduro Moros metió la cuchara y convirtió aquello en un plebiscito a su persona, su gobierno, el PSUV y hasta el legado, saliendo con las tablas en la cabeza. Hace dos días la señora Tibisay Lucena y su camarilla transformaron la consulta sobre la permanencia de un funcionario público en su cargo o no, de un solo funcionario, en un juicio sobre cada representante de instituto o jefe de poder público. A ella y sus cómplices como cabeza del CNE, pero también a la Contraloría, la Fiscalía y el Tribunal Supremo de Justicia. Lo que era contra el jefe del poder ejecutivo, ella dio pie a que se transforme en un juicio nacional, de los votantes, al resto de los poderes y de todo el gobierno mismo. Yo, como la MUD, ya estaría en la campaña para el veinte por ciento por estado con el eslogan de “todos a votar contra esta enfermedad que nos está matando, todos para fuera, que tu firma y tu voto (la fecha que sea) se haga contra Maduro, la Lucena y…”, y un largo etcétera. Ella dio pie a ello al responder a la angustia de un país que se cae a pedazos con esta burla grotesca.

ARISTOBULO, ¿QUE CUIDE LA PUERTA…?

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: