TRABAJANDO ESE CUERPO

LA LLAVE DEL FONTANERO

   Juventud y ganas.

   Guapo, popular, capitán del equipo de natación; como a las nenas del instituto le gustaban tenía todo el paquete… como se le notaba al salir de la piscina o se le mojaba el bañador. Pero allí estaba, como cada tarde, atormentando al compañero de habitación, un tonto nerd que recogía toallas para el equipo. Cada vez que el otro chico le lanza una furtiva, avergonzada y a la vez esperanzada mirada, sonríe complacido, vanidoso, sobándose mientras el agua chorrea por su cuerpo como deseándole también. Si, lo ha trabajado bien, se dice complacido. Pronto tendría lo que deseaba. El campeón del colegio ya soñaba con llegar esa noche a la habitación, encontrarle sobre su cama y montarse, a culo pelado, sobre ese bulto que al flaquito se le notaba, voluminoso, cuando le miraba.

EL PRIMER TRABAJO DE LOLITO

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: