EL PEPAZO… 13

EL PEPAZO                         … 12

De K.

tanga-hot

   -No sé lo que siento.

……

   -¿Qué haces, maricón? ¡Suéltame! –grita alarmado, atrapándole la muñeca con mano de hierro, no iba a caer en eso otra veza, se dice dispuesto a alejársela, pero el otro, desagradable, sonríe más todavía, agitando los dedos una y otra vez, sutil pero con rapidez, contra sus bolas, los dedos alcanzando la raja conde la tela se pierde.- ¡Ahhh! –no puede evitar el jadeo.- ¿Qué mierda de tela…?

   -Es tecnología de Fuckuyama, señor cliente, siempre pensando en brindar emociones intensas. –le recita el tipo, sonriéndole casi al rostro, bañándole con un aliento que le apesta ligeramente.- ¿No es esta una nueva y grata experiencia? –le reta burlón, apretándole las bolas con suavidad, un dedo, el medio, arando sobre la tira que va a la raja y a su culo.

   Aunque intenta resistirse, alejarse, Jacinto sabe que está en problemas, en muchos problemas, no sólo cuando separa las piernas para que ese hombre lo toque con más facilidad allí, así, apretándole, rascándole las bolas sobre la tanga, sino cuando esta parece calentarse y estimular de alguna manera su verga y culo. Es como si realmente una mano se hubiera metido entre sus nalgas y unos dedos que no puede ver estuvieran ya no sólo tocándole y sobándole, sino rascándole sobre el ojete con ganas de meterse. Es una sensación eléctrica que le debilita las piernas y hace pulsar su erecto tolete bajo la suave y elástica tela que lo contiene sin que nada escape. Era como si fuera pintura sobre su miembro, detallando la cabezota en forma de nabo y cada vena y rugosidad.

   -Fuckuyama, querido cliente, tiene una vasta gama de productos que pueden hacer más excitante su vida. Más… satisfactoria. –le dice ese sujeto a la cara, sonriendo torvo, controlándole con aquella mano. Con la otra…

   Jacinto, incapaz de moverse o presentar algún tipo de resistencia, como no sea únicamente jadear y abrir y cerras espasmódicamente su culo por las poderosas sensaciones que lo recorren, mira horrorizado, sin embargo, como el tipo abre su ajustada camisa de cuadros, mostrando un pecho blanco, de tetas algo caídas, visibles a pesar del vello negro que lo cubre, que brilla con… oh, Dios, sudor. La panza, redonda, está igual. ¿Por qué hacía esa vaina?, se pregunta alarmado y con asco, uno visible en su bonito rostro masculino de machito fortachón. El sujeto parece adivinarle.

   Y ocurre, ese tipo mete la mano aún más entre sus piernas, rozándole las bolas sobre la tanga con la muñeca, haciendo que ambas se contraigan en su saco, que su tolete escupa unas pocas gotas contra la tanga. La mano baja más, y un dedo acaricia lentamente, muy lentamente, la raja de su culo, su ojete sobre esa tela calentita. Todo gira alrededor del hermoso adonis cuando la caricia despierta ecos en todo su cuerpo, tiene la piel erizada, los vellos de la nuca parados, sus tetillas marrones imposiblemente duras. Su culo tiembla apreciablemente, lo siente como si frunciera su propia boca frente a un espejo, bajo la tela y ese dedo que va y viene. Un calor intenso estalla en sus entrañas, algo pulsa internamente contra su próstata, y siente que se le moja. Es algo que baja, desconcertándole.

   -Ahhh… -casi llora, cerrando los ojos, boca muy abierta cuando ese sujeto horrible y burlón, bordeando la tira del hilo dental mete media falange en su culo que se abre y lo deja entrar con facilidad, cerrándose violentamente sobre él, sufriendo espasmos como… halándolo.- Ahhh… -no puede decir o hacer nada más. Todo su cuerpo es una dura masa de lujuria, su mente se apaga y tan sólo se activan los centros de placer.

   Es tanto que, aunque intenta impedirlo, le hace temblar las piernas y cae contra ese tipo, que lo sostiene con su otro brazo fofo. A Jacinto le parece horrible pegar de ese cuerpo blando y peludo, contra esa barriga prominente que parece latir con su propio ritmo cuando el otro toma aire y sus viseras trabajan. Y el sudor, el que estaba sobre su piel, el que brillaba entre los pelos, y el aroma viejo que le llega de frente y le marea todavía más. No, no, debe separarse, apoya sus fuertes manos en esos hombros de blanda musculatura, notando indefenso la sonrisa burlona del otro, que comienza a sacarle y meterle esa media falange del culo. Aquello provoca un nuevo estallido de lujuria, también de debilidad. Controlándole.

   -Vamos a tu cuarto para que hablemos de un bono para los mejores clientes. –le dice.

   Los miedos de Jacinto se intensifican, pero nada puede hacer, no sintiéndose tan debilitado, su piel mojándose con el pegajoso sudor del otro, ese dedo que no abandonaba su culo. Si se sentía así con media falange… Entran y el tipo, después de mirarlo todo, cae sentado en la cama, de frente al espejo, arrastrándole con él.

   -Te ves increíble con ese hilo dental puesto. –le dice mirándole al espejo, obligándole a verse. Joven, fornido, casi desnudo con un hilo.- Eres afortunado, muchos desean llevarlos y pocos los lucen como tú. –esas palabras, de alguna manera halagan al fortachón, si tan sólo fuera una tía y no es tipo desagradable que…

   -¡Hummm! –aprieta los labios y contiene un jadeo de sorpresa, ese dedo entra por completo en su culo, quedándose quieto pero desatando una vorágine en sus entrañas que se cierran sobre él y lo halan, y cada apretada era pura lujuria y placer.

   -Puedo ayudarte con eso que sientes, para que puedas controlarlo. Es un regalito a los clientes especiales, pero tienes que merecerlo. –le dice el otro, abriéndose la bragueta y sacando un güevo medio tieso.- Gánatelo.

CONTINÚA … 14

Julio César.

6 comentarios to “EL PEPAZO… 13”

  1. Alejandro Says:

    Siempre nos dejas en ascuas campeón, espero pronto el gordo lo tenga sobre la cama, bajo su cuerpo peludo y el gordo dentro de él … jejejeje que morboso soy.

  2. marcos Says:

    Oye JC, la verdad no sé que decir… este capitulo fué… interesante jejejej
    no lo sé… como que… aish, no encuentro las palabras…
    Este cap… fué… fué…
    Ammm un cambio totalmente radical a lo que estaba acostumbrado a leer.
    Y nose… como que tengo sentimientos encontrados jajajaja
    Sorry…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: