LA TRAMPA

EL INFIERNO DEL INDECISO

una-lengua-que-encanta

   Vieja como el tiempo…

   Mientras gime y se estremece, vuelto mantequilla incapaz de oponerse, sea a esa lengua, un dedo… o tres, como le ha hecho, sabe que fue engañado. Como machote lleno de testosterona, y curiosidad, no creyó pasara nada malo si se dejaba chupar. Lo que no esperaba es que esa boca, con esa larga y dúctil lengua, despertara nuevas dudas que necesitara despejar.

   -Oh, Dios, deja de jugar, lo tengo bien mojado, métemela ya. –se oye rogar… y no por la lengua o los dedos.

HOMBRES, MECANICA Y LA LLAVE NECESARIA

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: