LA NENA DE PAPA… 20

LA NENA DE PAPA                         … 19

De Arthur, no el seductor.

sexy-boy-thong

   -¿Te quieres divertir mucho, mucho?

……

   Le avergüenza y se odia por la ola de calor que le envuelve de manera sensual, una intensidad tal que casi agita sus piernas, siendo plenamente consciente del roce de la tira del hilo dental contra su culo. Los pasos estaban cerca, muy cerca… y luego se alejan por el pasillo. Evidentemente no se trataba de Cole Hanson, y el muchacho debe luchar contra un sentimiento insatisfactorio que le golpea y que no quiere analizar.

   Vuelve a picar algo de lo que Cole le dejó para cenar, lee sus lecciones pero le cuesta concentrarse. Enciende la televisión, envía algunos mensajes, pero últimamente, desde que salía con Nelly, había desatendido mucho a muchos y no contaba con un amplio repertorio de amistades en las redes. Estaban los otros chicos de la pensión pero… No, ahora no eran una opción. Muchos mostraban curiosidad, poca o mucha, sobre qué le ocurría y el por qué ahora andaba tan furtivo, tan… inaccesible. Nunca abría su puerta a nadie, y recorriendo aquel cuarto de nena hormonal, sabe que nunca podría dejarles. De hecho le extrañaba que nadie le hubiera preguntado, directamente, quién era ese señor que a veces le visitaba.

   La espera se le hace larga. Mucho. Y muy molesta. Casi a las diez de la noche entiende que el otro no asistirá. Debió imaginarlo a las siete, ocho o nueve, pero… No se había cambiado, no atreviéndose por si llegaba de sorpresa; luego… Cae en su cama, despojándose de la camisetica…  no así de las medias altas, sedosas, suaves y acariciantes, ni la tanga… o el maquillaje.

   Estar sobre aquella sábanas de satén, que parecían acariciar su piel, desnuda o cubierta, al roce, le tenía algo mal. No quiere pensar en ello, pero estaba duro dentro de la pantaletica. Excitado, frustrado y molesto. Lo que era irracional. Dios, ¿qué le pasaba? ¿Realmente esperaba a ese hombre grande y fuerte para que le tomara como si fuera una nena, poseyéndole, llenándole con su verga y haciéndole gritar como…? La idea era horrible. Mucho. Apaga las luces y enciende la televisión, necesita imágenes, la sola música le permitiría pensar en cualquier cosa. Y encuentra una película extraña, de Channing Tatum, aquella donde se gana la vida bailando ligero de ropas para mujeres. Acalorado quiere quitarla, apartarse, pero sintiéndose horriblemente culpable la mira, lanzando un rápido vistazo a uno de los posters en su pared, donde el guapo hombre, en una versión algo antigua, más muchacho, posa sin camisa, con el botón del pantalón abierto.

   Traga en seco y se agita sobre la cama, el satén le roza, acaricia, le caliente y desespera. Intenta serenarse, pero cerrando los ojos se revuelve sobre la cama, agita y menea su trasero firme y musculoso, prácticamente desnudo, de la inquietante tela. Se ladea y se frota, se echa de panza y se revuelve, los ojos en la pantalla donde el guapo hombre besa y comienza a amar a una mujer afortunada; la muy puta, piensa algo molesto. E irracional.

   Intenta por todos los medios dormirse, y por un segundo lo parece, cae en ese sopor que puede llevar a él o regresar a la víctima con fuerza al mundo de los vivos que le despoja de toda ganas de dormir. Parpadea mientras Channing baila, caliente, aunque no como un strippers real, se le notaba lo actor en el acto. Pero no lo suficiente como para romper la ilusión. Con un jadeo bufido es arrojado de frente contra la cerca metálica de las canchas donde practica cada día, respiración pesada, sudoroso después de correr por la pista, con el ajustado traje de látex comprado por Cole.

   -Quieto ahí, basura. –le ruge casi contra una oreja, desde atrás, Channing Tatum vestido de policía, uno agresivo y malo.- Así que te gusta vender marihuana, ¿eh?

   -No, no, yo no hago eso. –suplica, pero calla con un jadeo cuando las manos grandes en sus hombros le aplastan contra la reja.

   -Quieta, princesa. –insiste el actor vestido de policía, con su quepis y todo.

   Y, horrorizado, Brandon nota que ya no viste su mono de látex, lleva una blusa corta y una falda de porristas, con su trasero alzando la tela por detrás. No necesita mirarse a un espejo para saber que va pintarrajeado, o que su cabello es más largo de la cuenta.

   -No, no… -gimotea rojo de vergüenza, ¿cómo había salido así a la calle? Lo peor es que nota como sus compañeros de equipo, todos los que comparten la pista de carrera, sus profesores y compañeros de la pensión le mira desde el otro lado de la cerca, en las gradas. Saben que es él, detenido por un policía… vistiendo un traje de porrista.

   -Así que eres una putica que vende marihuana, voy a ver dónde la escondes. –le repite el enorme, musculoso y sensual hombre, aplastándole ahora contra la reja usando su cuerpo sólido. Así lo piensa.

   Gime un no, ahogado, ronco, cuando las grandes y cálidas manos caen en su abdomen plano, por debajo de la blusa y por encima de la falda, los dedos agitándose en su piel, acariciantes. Y cuando vuelve la vista al frente allí estaban todos, observándoles, con Mark Aston de primero, mirada sorprendida y censuradora al encontrarlo vestido de nena.

   Lo que era poco a lo que luego llegaría.

……

   Mientras Brandon Moses se consume en sus jugos y calor, ¿naturaleza o condicionamiento?, sería difícil decirlo a estas alturas, el hombre que le llevó a descubrir todo ese mundo que le aterrorizaba y excitaba se encuentra ocupado. O lo intenta. No, no iría a ese apartamento. No esa noche. Ni vería al chico… por un tiempo.

   Sentado en aquella mesita baja en la tasca, bebiendo con otros tres amigos y colegas, hombres como él, cuarentones y cincuentones exitosos, agresivamente lanzados a los negocios, amistades y vida, saborea un buen whisky, sin poder quitarse de encima la erección bajo su traje, que una bonita joven ligera de ropas, con un buen par de tetas, mira con ojos amistosos. Seguramente imaginando que estaba así por ella. Su verga se había acostumbrado a las mamadas que el bonito muchacho en pantaletas, Brenda, le daba cada tarde-noche. Pero era necesario algo de abstinencia. Lo entendió bien cuando su colega, Morgan, se lo dijo. Bebe, habla, ríe, intercambia cuentos de negocios, chismes (quien engaña a quien con cual), deportes y mujeres, pero se le siente pensativo. Los conoces. Uno de ellos, rubio como un sol, algo desdeñosos con latinos y gente morena, le encantaba salir con negras de tetas grandes y flácidas, que se le montaba a hojarasca durante el sexo y casi le asfixiaban con sus senos. Otro, un pulcro industrial de ascendencia asiática, gustaba de pagar por dos o tres lindas jovencitas que reían por la manera desenfrenada que se lanzaba al sexo, uno que no practicaba con su esposa. Y Morgan…

   Mira con disimulo al robusto y recio ex marine, veterano de alguna de las últimas e impopulares guerras, admirablemente adaptado a su vida civil. Avasallador, fuerte como un toro, le gustaba el tenis y el rugby, deportes donde pocos podían contenerle… Y que contrataba como asistentes a lindos chicos andróginos que cuando llegaban a su lado no sabían lo que sentían o querían de la vida, y pronto a fuerza de atenciones y presiones los tenía sirviéndole en su harén. Fue él quien le habló la primera vez de ese ejército de chicos que andaban por el mundo, perdidos e insatisfechos, deseando encontrar a un papi que los llenara. En todos los sentidos. A él le habló de Brandon, el novio de su hija, el chico de culo grande, sintiéndose sucio al contarlo.

   -Seguro que eso fue lo que más te excitó, ¿verdad? Hacérselo al chico que gusta de tu hija, un mariconcito de culo lindo que chupa y aprieta tu verga caliente. No te sientas mal, seguramente el lo necesita, a tu hija no le conviene… y tú te diviertes. Tal vez todo carajo sueñe con coger y preñar al chico que sale por primera vez con su nena. –le palmeó la espalda a expresárselo.- Goza tu aventura, eso sí, no te compliques.

   Ahora, bebiendo, saboreando su whisky, el tolete ardiéndole, cruza una mirada con Morgan, el cual le ve con ojos penetrantes, tal vez adivinándole. Sonríe correspondiéndole. Si, ¿por qué sentirse culpable? La vida era corta y el sexo sabroso.

……

   -¡Mira qué puta! –exclama uno de los chicos del equipo de relevos.

   -¡Una puta total! –secunda uno de sus profesores.

   -Ya lo imaginaba. –agrega, sentencioso, Mark.

   -No, yo no… -jadea defendiéndose, odiando su voz mórbida de nena, los gemidos que escapan de sus labios color rosa mientras las manos del falso policía recorren su abdomen desnudo, y el cuerpo de este le plasta más contra la reja, pegándole la pelvis del culo, casi contra toda la gente que conoce.

   -Por Dios, deja de hacer eso y ve a vestirte como un hombree. –le grita Mark.

   Y quiere hacerlo, alejarse de ese sujeto que baja el rostro y le clava la cara en el cuello, resollándole, olfateándole, tocándole con boca y nariz, lamiéndole procaz al tiempo que mueve sus manos, una subiendo y metiéndose bajo la blusa, la otra bajando y en su regreso metiéndose por debajo de la faldita. Una de sus casi inexistentes tetillas es atrapada por los fuertes dedos, sobre la suave pantaletica, de roce increíble contra su piel, la otra enorme mano le atrapa, y sabe que tiene el pene corto, muy duro, y vuelto hacia abajo. El hombre toma lo que quiere, sus manos no se detienen, le manosea a placer, le susurra que es una putica traficante y que le sacará la marihuana del coño a fuerza de cogidas. Mientras todos miran.

   Debe controlarse, coño, se dice, la gente que le conoce está riéndose, burlándose. Ese tipo,  ese policía de fantasías que es el actor Channing Tatum, obligándole a volverse, le encara. Va a decirle algo, que le suelte, se lo exigirá. Pero el hombre le rodea la cintura con los fuertes brazos, estrechándole contra su cuerpo y prácticamente alzándole del suelo, invadiendo su boca y besándole lengüeteado. Todos ríen y aúllan al verle sometido así, al escucharle gemir, y verle corresponder hambrientamente al beso mordelón. Y todavía no todo está hecho, aún sosteniéndole de aquella manera, el hombre le alza la falda para que todos vean el hilo dental femenino que lleva. Las risas, las voces que distingue, las de sus conocidos, llenan y atormentan la mente de Brandon, lágrimas ardientes surcan su cara. Llora con desconsuelo, porque está así de mal no por vergüenza…

   -¡Cógeme! –le pide, desesperado, al semental en un momento que esté abandona su boca. Todos gritando lo puta que es.

   En su cama, retorciéndose de un lado a otro sobre la satinada superficie, Brandon quiere controlarse, apagar su mente. Acabar con esa fantasía absurda que no parecía suya, pero que le tenía ardiendo.  Boca abajo restriega sus caderas de la sábana, erizado, mojándola con sus líquidos pre eyaculares.

   -Ahhh… ahhh… -grita a todo pulmón, con lágrimas nuevamente en sus mejillas, el maquillaje corrido, los ojos cerrados y la boca muy abierta, aferrándose con las manos a la tela metálica que se agita y suena, con ese hombre guapo y sexy cogiéndole, de pie tras él, frente a todos los del otro lado de la cerca.

   Su falta está alzada, el hilo de la tanga apartada, y un grueso tolete cilíndrico que emerge de una bragueta abierta sale y entra de su culo lampiño, cogiéndole hasta los cimientos. Le da con fuerza. Cuando esa mole dura y pulsante de carne caliente le golpea allí, en ese punto donde Cole Hanson le hizo descubrir que había algo, babea, gime y su pequeño pene gotea dentro de la pantaleta, muy mojada ya. Las manos del macho se cierran sobre su delgada cintura, aferrándole, fijándole a su sitio mientras continúa macheteándole el culito, adentro y afuera, sacándoselo casi hasta la roja cabecita para luego clavárselo hasta el estómago por allá atrás. Y cada embestida era otro grito de gozo indescriptible que escapaba de los labios del muchacho.

   -Vamos, puta, demuéstranos de qué eres capaz. ¿Qué más quieres, fuera de una buena culeada? –le reta el hombre que le penetra, que le hace delirar y perder el sentido.

   -¡También quiero mamar un güevo! –grita a todo pulmón, casi llorando de pasión. Los presentes aplaudiéndole.

CONTINÚA … 21

Julio César (no es mía la historia).

6 comentarios to “LA NENA DE PAPA… 20”

  1. Valar Says:

    Creo que como cualquiera que lee una historia trata de ponerle una cara conocida a algún personaje y no se me había ocurrido quién pueda ser Brandon, hasta que se mencionó a Channing Tatum y me acordé de uno de sus co-protagonistas en otra película…

    • jcqt1213 Says:

      Épale, no hay nada más difícil que describir un personaje, lo sé. Oye, ¿qué película es esa? Este Tatum me hace reír porque hace años discutiendo por qué uno hacía esto o aquello, una amiga dijo que claro, que los hombres compraban revistar porno por los artículos que a veces traían, así como ella veía películas de Channing Tatum porque hacían pensar. Sabrás que nunca he visto Magic Mike.

  2. Valar Says:

    Cierto que Magic Mike no es una gran película, pero hay una que otra escena rescatable, como cuando el hermano de la protagonista olvida una caja con tangas en la sala, y ella las encuentra preguntándole si es gay… o como cuando a ella le toca ir a ver el show de su hermano, viéndose incómoda al hacerlo… pero lo bueno de la cinta lo encuentras en varios gifs de internet…

    • jcqt1213 Says:

      Generalmente veo buenas películas por pura casualidad, como con Sueños de Fuga, o Invictus, que me enamoró, porque por lo general sólo busco, a propósito, películas de terror, monstruos o zombis. Al muchachón lo vi en GI Joe, que fue mala, y en Comando Especial, que comparada con la serie fue mala también. Siempre he pensado en verla pero no se da la ocasión.

  3. marcos Says:

    Oh que hermoso cap!!! Me encantó!!! Me enamoré!!!
    Fué genial!!!
    Quiero más!!!
    Y Cole abandonando a Brandon/Brenda…
    Quiero que Brandon se quede con su amigo… los quiero juntos y que Cole desaparezca…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: