OPINION DE PANAS

PILLADO Y RECOMPENSADO POR OSADO

   Lo ponen a uno en esos aprietos.

   -Oye, vístete, coño.

   -Ya va, ¿qué piensas? ¿Me veo gordo? ¿Se me ve grande el trasero? –y lo exhibe.- Lo tengo durito; vamos, tócalo.

   -Te creo.

   -¿Piensas que habría algún problema si de ahora en adelante uso estas vainas en todas partes, comenzando con el gimnasio y con los muchachos del equipo de básquet? –y se exhibe con ganas.

   -No lo creo, pero…

   -¿Qué? –se alarma.- No te gusta, ¿verdad? –pregunta abatido, abriendo los brazos, dando media vuelta y echando hacia atrás el trasero.

   -No, no; si, claro que me gusta lo que enseñas, y mucho. Viéndote así me agradas como nunca antes lo habías hecho. –el otro ríe, algo rojo y coqueto.- Lo que pienso es… ¿no debería usar uno con la tirita más chica atrás? Y no sé, ¿tal vez blanca para cuando sudes en las prácticas? Eso sí que volverá loco a los muchachos. Que es lo que buscas, ¿no?

   -Oye, no sé de qué hablas. –enrojece totalmente.

   -Claro, claro; siempre quieres ser el primer chicharrón en las fiestas, el novio en cada boda, el muerto en cada velorio… la madrina del equipo en cada juego, y con eso puesto, y dos cervecitas para cada jugador, cada carajo te amará con todo, en varias rondas, en los vestuarios.

HABILIDAD Y OCASION

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: