EL ABUELO CALIENTE

LOS VIEJOS BUENOS TIEMPOS

el-abuelito-y-sus-amiguitos

   Dijo que se pasó ese verano en bañador…

   Tinito se inquieta el encontrar la fotografía del abuelo de Mario, posando con su buen amigo Max, en los años noventa, cuando con la abuela y la familia bajaba a la playa. Siempre había admirado a ese hombre de cabello cano, rostro serio y apuesto, que a veces se le quedaba mirando como intrigado cuando le pillaba admirándole. Siempre se estremecía cuando el papá de Mario, para burlarse del abuelo, contaba que en los ochenta usaba diminutas tangas, antes de casarse con la abuela. Ahora, viendo aquella fotografía que encuentra en un libro titulado Hermosos Recuerdos de Años Idos, se pregunta si el abuelo acariciaría el bonito cuerpo de su amigo, si este gemiría bajo sus manos, subiendo más, a su regazo, donde se refregaría. ¿Se pondría el abuelo duro si metía la mano dentro del ajeno bañador? Tiembla sólo de imaginarlo. Febril, lo revisa todo, buscando más de aquellas fotografías de años pasados, acalorado por pensar en las cosas que habría hecho d estar en el lugar de Max, en el regazo del abuelito de Mario en aquellos tiempos. Casi grita cuando…

   -¿Quieres algo, Tinito? –le pregunta con voz baja y ronca el recio hombre, llegando a sus espaldas, rodeándole la cintura con las grandes manos y pegándole el regazo de las nalgas.- Tal vez yo pueda dártelo. –ofrece empujando.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: