EL METRO TRAVIESO

EL PRIMER TRABAJO DE LOLITO

   Parecía no darse cuenta de lo que hacía…

   -¿Qué?, ¿te “inquieta” verme haciendo esto? Pero siempre entras a mi cuarto cuando lo hago. Después del baño me gusta hidratar mi piel, ¿crees que no lo vale? –sonríe, luego abre mucho los ojos, como si se le ocurriera algo de repente.- ¿No quieres ayudarme?

   -¿Qué? –grazna el compadre, voz ronca.

   -Claro, si entras cada vez que lo hago, y te quedas mientras recorro todo mi cuerpo con las manos, pasándote la lengua por los labios, imagino que sería más provechoso que me ayudaras; así hidratarme la espalda, muslos y piernas sería más fácil. –ríe pícaro.- Y si lo haces bien, realmente bien, puede que te llene la cara con mi crema especial para que te la untes, esa que vuelve galleta a todo macho que le chorrea. Aunque luego se la beban, todavía caliente y espesa. ¿No te interesa?

ESOS BORRACHOS EN LAS TASCAS DE CARACAS

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: