ACABADO… EL ASUNTO DE LAS MAMAS; 03×12

COSAS DE FAMILIAS: 21×11

   Mamis al ataque…

   Por fin se ha despejado la gran incógnita, ¿qué había sido de Mary Winchester después de su muerte? Estaba en el Cielo, aunque Ash no pudo encontrarla, como le dijo a los hermanos en la quinta temporada; y es a partir de esa revelación, casi finalizando el episodio, cuando las cosas ganan sentido y un tanto en emoción en el tercer episodio de esta doceava temporada de Supernatural. Y antes de seguir, viendo la intro, me queda una duda, esas escenas del nuevo Lucifer con una hermana, ¿ocurrieron? Vi dos veces el capítulo pasado no lo encuentro nada de eso.

   Bien, ha sido este otro episodio increíblemente lento, superficial y poco satisfactorio, y miren que me cuesta decirlo. Sam y Dean volvieron a pasados esquema, que son muy ellos, para encarar un problema, y eso siempre gusta, pero lo volvieron la tónica de todo el programa. Siempre hay una cuestión entre ellos, que se plantea al inicio, ocupa una escena a la mitad y cuenta con una resolución al final; el programa fue todo sobre ese planteamiento y no hubo dinamismo. Tanto es así que la única notable, fuera de Mary contando su verdad, es Rowena cuando encara a Lucifer y vuelve a ser ella, la criatura traidora de toda la vida.

el-horror-del-feo-muneco-en-la-cuna

   El enemigo es un fantasma parecido al que investigaba Bobby siendo fantasma, y la escena comenzó bien con la joven que entra en una fea y destartalada casa de donde parte el llanto de un niño. La escena de la fea muñeca en la cuna fue inquietante pero pudo ser peor (o mejor, desde un punto de vista de suspenso), lamentablemente al retirar la escena escuchándose únicamente los gritos de ella y su pareja (para preservar la sorpresa sobre el tipo de caso que es, aunque ya sabíamos por la intro que iba de fantasmas), le restó impacto. Me gustan esas escenas crudas y sanguinarias que nos presentan a veces. Y el tema en general era bueno, daba para mucho drama, y miedo, pero las escenas fueron tocadas por encimita, las tomas parecían decorados de telenovela, donde mueven los platos de aquí para allá. Y los cortes de las escenas de acción fueron desesperantes. Fuera de eso, desperdiciaron a los niños fantasmas atrapados.

sam-y-dean-los-viejos-papeles

   Como sea, Sam quiere hablar con Dean sobre el problema que hay con Mary, y Dean no ve problemas, no hay nada qué hablar, sólo debe ajustarse. Los viejos patrones. Y eso era irritante, ese disgusto, el no estar cómodos entre ellos, ¿qué les pasaba a estos con ella y a está con los hijos? Parecía un drama tonto (sólo lo parecía), planteándose aquello de que no está lista para cazar, y que la sobreprotegen. Me gusto el corte de cabello de Mary, su gusto por el tocino, y su cara de chasco cuando no la dejan ir a cazar sola, o cuando ve cómo se hacen ahora las investigaciones sin preguntarle a la gente implicada (un error de nuestra era). Su encuentro con el niño fue esencial, ella sintió que este no quería hacerle daño, por lo tanto era una víctima; podía estar engañándose o confundida, pero que Sam y Dean la creyeran totalmente equivocada, como si no supiera lo que hace siendo que cazaba con su padre muchos antes de que ellos nacieran (y hay que recordar que Mary no lleva treinta años dormida, despertó en el segundo siguiente después de su muerte, con todos sus recuerdos y facultades), era irritante.

un-fastasma-furioso

   Mientras Sam y Dean queman cadáveres, algo de lo que jamás nos cansamos, Mary vuelve a la casa, sabe que algo retiene a los niños, un verdadero fantasma adulto, que la atrapa. Los chicos llegan, Dean lucha, Sam encuentra el buffy-la-cazavampiroscadáver tras la pared y lo quema, el fantasma desaparece y los niños parten al Cielo. Fue el único punto interesante del caso, como el por qué ese sujeto llegó a eso, un fantasma celoso y furioso de la dicha de otros, y lo desperdiciaron en tres minutos. Llegamos a la confesión de Mary, de cuál es el problema: extraña a John y a sus hijos. Hasta que despertó en ese paraje, traída por Amara como un regalo a Dean, ella estaba en el Cielo con el hombre al que amaba, con su pequeño Dean de cuatro años y Sam, su bebé. Y la sacaron de allí, donde vivía una burbuja eterna de felicidad, que creía real, y ahora está sola, John muerto y de sus bebés no quedan sino esos dos hombres a los que poco conoce. Me recordó esa escena de Buffy, la caza vampiros, cuando muere al final de una temporada, sacrificándose por la hermana que le apareció de manera mágica, y Willow la regresa a la vida, y allí andaba, todos dándole la bienvenida, y ella confiándole al vampiro de pelo blanco que estaba en un sitio de luz y calidez, cobijada, feliz y en paz, sin luchar ni preocuparse, y ahora está allí, y que quiere regresar a ese lugar de donde la arrebataron. Fue un gran momento de la caza vampiros, como lo fue este de Mary.

mary-se-despide-de-sam

dean-y-mary

   Así esta Mary, se siente triste, de duelo por lo perdido. Los ama pero no puede compaginar tan fácilmente las dos realidades. Según como son, cuando ella expresa el deseo de apartarse por un rato, Sam entiende aunque está triste y corresponde a su abrazo, Dean no, casi se aparta, lastimándola. Son los viejos caracteres, el Dean que siempre quiso reunir a la familia costara lo que costara, y aunque los demonios usaran esa necesidad para lastimarle. Mary abandona la baticueva, y era bueno, por un lado. Viendo los primeros veinticinco minutos del episodio, temí que se volviera tan fastidiosa como Rowena cuando estaba con Crowley e intentaba influirle (capítulos letárgicos). Por otro lado… bien, esperaba verlos sentados en un bar, Dean coqueteando con una chica, que ella llegara y la otra se apartara; o las caras de sorpresa cuando ella le reclamara algo y este respondiera “si, mamá”, rodando los ojos; incluso que ella, como parte del subtexto, se interesara en sus vidas románticas, preguntando por Castiel. Hubo muchas cosas ligeras que pudieron hacerse, pero los escritores no han parecido poder con la trama. Pero, en fin, hay tiempo… Mary Winchester está viva y anda por ahí.

los-agentes-castiel-y-crowley

   ¿Crowley formando pareja con Castiel para buscar a Lucifer, como unos Sam y Dean cualquiera? Era ridículo, pero también divertido, me gustó; hay química entre ellos. La cara de Crowley cuando Castiel cuestiona que busca a Lucifer no por temor a su Reino sino para rescatara Rowena, no tuvo precio. Pero es esta la que se roba el show.

rowena-y-lucifer

   La poderosa bruja vive bajo el temor de ser asesinada y que esta vez sí se quede muerta, y para evitarlo le ofrece a Lucifer endurecer el recipiente que usa y que ya se cuartea. Lo hace, pero es una maldición para terminar de destruir ese cuerpo y enviarlo lejos. La mujer corrió peligro, y mucho, pero fue más lista y al final logró burlar al demonio mayor.

rowena-tima-a-lucifer

   No imaginan cuánto me gusto esa escena, Lucifer furioso, gritando impotente, derrotado. Era la Rowena de siempre, la misma que engañó a Crowley, a Sam, Dean, Castiel, y ahora a Lucifer (y no entiendo, siendo un ángel ¿no se le puede alejar con el símbolo ese?). Ella fue, sin dudar, lo mejor del episodio.

   Bien, también ella se separa de Crowley, no formará parte de la patrulla ángel-demonio para buscar a Lucifer, pero si lo encuentran ella regresará a ayudar, ya que también está en la picota. Las madres se apartan (y que Rowena todavía viva es casi increíble). Y esto abre muchas preguntas, ¿continuarían Crowley y Castiel juntos? ¿Qué dirá Dean al respecto (los novios juntándosele)? Pero lo interesante es Lucifer, sigue por allí, sin su recipiente, reaparecerá, lo sabemos, ¿idearán una gran trama al respecto o le desperdiciaran como hicieron con aquellas facciones de ángeles que luchaban al caer del Cielo, o los leviatanes, o los nazi nigromantes, o la familia de Frankenstein que mataron a Charlie? ¿Ya no puede reiniciar el Apocalipsis o algo que se le parezca? ¿Qué nuevo recipiente tomará? Esperemos que sea un actor tan carismático como Mark Pellegrino. ¿Imaginan un Lucifer mujer? Hubo una serie, la vi en AXN, sobre un reaper así, que antes de que se venciera el tiempo de la gente que hizo pactos con el Diablo, intentaba que se arrepintieran y se salvarán (casi nunca lo logró), y en una escena decembrina va por una calle y una bonita patinadora viene, sonriéndole, le abraza y besa. El sonríe hasta que los ojos se le ponen rojos a la chica y sabe que es el Diablo. Dios, cómo me reí de la cara que puso y el grito que pegó. También ahí jugaban con cierto bromance.

   Bien, veamos qué pasa ahora con nuestros chicos…

SAM, DEAN Y LA PESADILLA AMERICANA; 04×12

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: