EFECTOS SECUNDARIOS

EL BARBERO EN SU SILLA

amigos-que-tocan-y-chupan-1

   Chicos, por muy amigos que sean, muy juguetones, mucha confianza que halla, curiosidad o hasta ganas (aunque no se hablen de ellas cuando comparten historias de hembras, deportes y vivencias, mirándose uno al otro a los ojos), resistan, porque ante una joven, armoniosa, cálida y viril musculatura, el que toca…

amigos-que-tocan-y-chupan-2

   …Prueba. Ya no basta pasar la mano, entre risas, bromas e indirectas de: “¿Te gusta tocar, maricón?, y los “¿te pone caliente que te toque un hombre?”. No, quien toca, quiere. Y toma bastante.

   Pero hay otro cambio, más sutil pero real, de pie, viéndole cubrir lo mas que puede con la boca, como obligado a demostrarse algo, el otro siempre piensa, conscientemente o no, de ese pana que era como él hasta unos minutos antes, todo normalito: Qué bueno, ya tengo a un mamón para los ratos aburridos.

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: