HABILIDAD Y OCASION

PILLADO Y RECOMPENSADO POR OSADO

   Contra ese tubo demostraba gran destreza…

   Baila, se mece al compás de la música, estira y exige su cuerpo al máximo y este le responde, reconoce con una sonrisa, oyendo los suspiros y la respiración pesada del público. Algo que siempre le agrada, tenerles al borde del asiento… y de mojarse los pantalones. Una vez le preguntaron por qué se había decidido por ese trabajo de medio tiempo mientras continuaba sus estudios de médico pediatra, y contestó que en un oscuro momento de los gastos universitarios, preguntándose en qué hamburguesería laboraría medio turno por cuatro centavos, un amigo le dio la solución.

   -¿Te habló del baile exótico? –preguntó el entrevistador del diario escolar, mirándole secarse después de una función.

   -No, tomaba una ducha y escuchando algo asomé la cabeza por la cortina, sorprendiéndole con mi calzoncillo contra la cara, uno como los que siempre uso, tipo bikini… Poniéndose rojo al verse pillado, me preguntó “¿cuánto si me dejas olerlo llevándolo todavía puesto?”. Eso me dio la idea, y para agradecérselo le dejo hacerlo de tarde en tarde. –respondió, sonriendo, saliendo de la diminuta prenda y arrojándosela al otro a la cara, el cual casi cae de la silla en su afán por atraparla y olfatearla.

EL ENCANTO DEL RECATO

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: