Archive for 30 junio 2017

UN DURO MOMENTO

junio 30, 2017

LA POSICION DE SIEMPRE

   De decisión.

   Jadea y se quiere morir, rojo de cara, escuchando las carcajadas del público, su colegio y sus amigos, cuando se dan cuenta de lo que ha ocurrido mientras ese tipo insoportable, engreído y grosero le controló en la lucha, se burló, lo llamó mamita, le retuvo y dominó: se había excitado, le había gustado. Y mientras todos ríen del incidente, el sujeto le gruñe que le espera en las duchas en media hora para que comience a servirle, de rodillas o en cuatro patas.

   -Como sabes, muy en el fondo, que quieres.

Julio César.

APURRUÑOS

junio 30, 2017

BANAS ILUSIONES

   Hacía algo de frío…

   Abriendo un soñoliento ojo, le descubre mirándole como indeciso. Seguro ya llevaba rato en eso. Era tan tímido. Suspira cansino.

   -Joder, ¿te peleaste otra vez con mi hermana? Okay, súbete y pasa la noche. Pero sin ponerte todo recostón como las otras veces. Te confundes fácilmente… -bosteza, viéndole sonreír y casi saltar a la cama, donde él mismo se acomoda mejor. Meciéndolo arriba y abajo un poco.

IMPACTADO

Julio César.

EL PEPAZO… 73

junio 30, 2017

EL PEPAZO                         … 72

De K.

   Era distinto… antes.

……

   Hambre que se le notaba; si se guiaba por las risitas de White y Smith, profundas, levemente burlonas pero excitadas. ¡Era por su culo!, entiende de pronto. La excitación que su agujero anal sentía bajo el paso de la lengua de Taylor, quien lanzaba bajos “hummm”, al lamérselo, parecía haberle llegado a la boca. Su lengua y garganta parecían quererlo todo. Y ya no pudo más, sacando la lengua, la punta de esta es lo primero que frota del liso, oscuro, ardiente y húmedo glande del marine sentado. El roce es eléctrico, poderoso; cuando sus labios se cierran un poco, dándole un besito, lanza un profundo gemido de gusto al recoger un poco de esas gotas que chorrean tronco abajo, armándose una fiesta sobre su lengua. Lo hacía sin entenderlo ni cuestionárselo mucho, lo poco viril que era que un chico heterosexual sintiera esas gana, ese placer. Estaba ebrio, ¿no? Los marines le habían emborrachado para aprovecharse de él; la idea era atractiva. Y cómoda. Era mejor no pensar, así no se reprochaba nada. Tan sólo dejarse llevar.

   -Oh, boy… -la voz de White es tan oscura como su piel al recibir los besitos cortos y lentos del fornido joven a quien su camarada de armas estaba lamiéndole el culo ruidosamente, por cierto. Sube sus caderas, buscando más contacto, viéndose recompensado por la separación de aquellos labios; esa boca y lengua caliente toman más de su verga, notando el sutil roce de los dientes.- Come on, suck… -le ordena; y la mano de Smith presiona más la nuca del joven, empujándole.

   Erizándose, por las palabras, lo que hace, por el control sobre él, Jacinto hace un esfuerzo titánico para separar sus mandíbulas y lentamente va atrapando toda esa negra mole de carne dura, cubriéndola con sus labios, enrojeciendo de cara, frunciendo la frente, siendo empujando sobre ella más y más por el marine a su lado, cuya propia verga ve de refilón. Parecía temblar por sí misma mientras dejaba escapar un delgado hilillo de líquidos. Un fino licor que quiere tomar.

   Va atrapando aquel tolete de macho con sus labios y mejillas, sondeándolo con la lengua, buscando sus pulsadas, su calor, las gotas que manaban del ojete, algo que sabía a néctar sobre sus papilas gustativas, y en todo ese momento es perfectamente consciente, a pesar del vacío que producía el alcohol, de los labios de Taylor cerrados alrededor de su agujero, de esa lengua joven que entraba entre los hinchados labios de su culo, metiéndosele con habilidad, penetrándole. Una lengua que le cogía con movimientos reptantes, de adelante atrás. Un joven norteamericano que seguramente había mamado suficientes coños de amigas… y los culos de todos los panitas, si se le descuidaban. La sensación, aunque ya vivida, era también nueva, reconoce el forzudo joven, frente muy arrugada, con un tercio del grueso tolete negro en su boca, subiendo para buscar aire, succionando los líquidos pre eycaculares. Lo que Taylor le hacia atrás no era lamer o chupar, le estaba cogiendo con su lengua, y su cuerpo comenzó a temblar, aquello era más de lo que podía procesar a nivel de sensaciones físicas. La lengua, ruidosa, muy móvil, va y viene, sube y baja, se enrolla y penetra. Oh, santo Dios, ¡su culo estaba tan mojado y caliente! Era tanto que no pudo evitar el largo y profundo gemido de placer que suelta mientras baja otra vez sobre la deliciosa barra de aquel hombre, buscando más de esa miel. Sobre él, las risitas se repiten.

   -Hacerlo good… bien. –Smith se vuelve hacia su amigo Taylor, felicitándole por su manera de comer “coños”; no era al primer chico grande que veía partirse cuan galleta bajo las caricias de la lengua del joven marine pelirrojo.- ¿Saber bien?

   Los labios del uniformado abandonan el agujero, la lengua sale lentamente de ese culo que queda tembloroso, abierto, húmedo de saliva, y Jacinto gimotea de abandono, salivando a su vez sobre la barra de White.

   -Sweet… dulce coño. –ríe este, con ese tonito de roedor, labios y mejillas brillantes de su propia saliva. Si, era un buen coño dulce, suave y musculoso. Uno de los mejores que ha saboreado el algún tiempo. Tan bueno que…

   -Hummm… -el ronroneo escapa de la boca ocupada de Jacinto, quien baja lentamente sobre el tolete de White, casi atrapando ya dos tercios, aunque parecía imposible que bajara más. Gime y ronronea cuando esa boca regresa a su agujero, esa lengua caliente y reptante se le mete otra vez, despertando toda esa rica gama de sensaciones nuevas. Aún el abogado, Andrades, tendría algo que aprender de ese chico, se dice, estremeciéndose por la sombra de barba viril de Taylor al rasparle las nalgas mientras bucea entre ellas. Y, aprovechándose del momento, del gemido interior, el marine negro, riendo, le empuja más de su tolete en la boca.

   -¡Suck, bitch! –le ordena, mandón, Smith, retirándole de la verga de White, encarándole con la suya, pulsante, goteante por las ganas de una boca chupándosela. Tan apetitosa…

……

   -¿Se divierte? –la señora Irma, el paso ligeramente vacilante (aunque llegara hace poco ya se ha puesto al día con las amigas en cuanto a los tragos), le sonríe al serio guardaespaldas.

   -Si, señora. –es la respuesta mecánica de este, una que logra que ella ruede los ojos.

   -Por Dios, Bravo, esto está lleno de gente de seguridad, y de marines, nada más y nada menos; relájese un poco, tome algo y coma. Vaya por Jacinto y siga su ejemplo. –ríe divertida.- Seguro que ese muchachote bello ya tiene las manos montada sobre alguna jovencita. Es todo un avión. Vaya, búsquelo y tome algo con él. –le ordena, inflexible.

   -Si, señora. Creo que está en los jardines.

CONTINÚA … 74

Julio César.

NOTA: Lo siento, K, debí quitar algunos modismos que usaste, los fonéticos, el corrector no me dejaba en paz.

SAN PEDRO… BAJO LA LLUVIA

junio 30, 2017

¿TALENTO OCULTO?

   Patrimonio cultural de la humanidad…

   En Guatire, este 29 de junio, la gente cumplió con su parranda de San Pedro. Como tenía que ser, fue en esta zona donde naciera la tradición, basada en una vieja necesidad humana, el temor a perder un ser querido. Ahora compartimos la festividad con Guarenas; cosa rara, hasta hace muy poco “dos cosas tenía Guatire que no tenía otro pueblo”. Ante el dolor y enfermedad de su hija, imposibilitada de curarle por medios naturales, una negra esclava le pidió al santo de sus amos, unido en sincretismo a los suyos, que la ayudaran; y que ella, en gratitud, bailaría y celebraría el día cada año. Ha llovido una barbaridad estos dos últimos días en la zona, pero la gente salió hoy, bien temprano, a cumplir con la promesa hecha por María Ignacia, en la cercana hacienda San Pedro, entre las dos poblaciones. Este año la gente también pidió paz para nuestro pueblo. Me gustó este video, realizado por un conocido, es una pena que espacios así reciban tan poco apoyo y difusión. Y sigue lloviendo afuera.

CHILE, ¿FUTBOL Y ANTIAMERICANISMO?

Julio César.

RETO

junio 30, 2017

PUSSYMAN

   -Si, otra vez estoy así sobre tu sillón, ¿y qué?, ¿me vas a nalguear… otra vez?

ELECCION

Julio César.

LA ARMADA, LA MARINA DE FANTASIA

junio 30, 2017

CHICAS, QUÉ NO DECIRLES A SUS HOMBRES

   ¿Gente que sabe vivir?

   No me queda claro si el video es una banda o una larga propaganda de uno de esos lugares de recreo vacacionales. Uno muy animado, por lo que parece. Queda pendiente ya que hay que ir planificando la salida de agosto, ¿no? Bien, hace poco veía una comedia algo vieja, donde una pareja gay discutían el futuro matrimonio de la hija que adoptaron, y que estaba por casarse con el hijo de un rudo irlandés que no era para nada pro homosexual, fue buena. En una escena en particular, la pareja discutía y el más guapo de los dos le preguntaba al otro, “¿sabes cuál era mi día favorito del año?”. A lo que este respondió “¿el día que la armada desembarcaba para el Mardi Gras?”. Fue tan gracioso, me reí un rato. El hombre hablaba de una época de vacaciones cuando ambos coincidían en el mismo lugar, pero el otro, celoso, le salía con eso. Y es cierto, hay la mar de cuentos sobre marineros llegando en tropel a un puerto, en ciudades en fiesta, donde “se divierte todo el mundo”, especialmente si estos andan algo calenturientos y ebrios. Al menos en la fantasía popular.

   De hecho, dentro de los potarles de relajos subidos de tono, de temática gay, la entrada de uniformados y marinos, es muy popular. Imagino que a la par de policías y bomberos. No faltan cuentos de marineros que deben compartir cuarto y cama con otros viajeros en tales festividades, y la cercanía, el calor, el alcohol, estos medios dormidos…

   Pero bueno, si hasta en Los Simpson se planteó el asunto, la relación entre la armada y el fetiche gay, en ese episodio donde Homero se enrola y casi causa la Tercera Guerra Mundial, aún los pingüinos le perseguían. Cuando el submarino va a sumergirse, el capitán habla de una vieja tradición de marinos, y se oye la canción de los Village Peoples, con el señor Smithers allí, bailando con ellos.

   Cosa que no es juego, en 1975 dicho video se hizo. Quién sabe en qué se estaba pensando cuando lo planificaron. Pero quedó chusco. Es un buen tema. Aunque faltaron más marineros bailando. Me pregunto, ¿qué habrá pensado el alto mando de la flota soviética al verlo?

   Marineros apiñados en un camarote, barcos en largos viajes, submarinos donde la gente pasa de refilón tras los otros en los pasillos. Y fantasías. Aunque he escrito sobre uniformados (Luchas Internas), nunca he escrito al respecto. Curioso.

LA MODELO OSADA Y LOS POLICIAS PASADOS

Julio César.

PROMESAS Y SORPRESAS

junio 30, 2017

MEN GAY

   Son esas SORPRESA PROPIA

ALGUNAS SALIDAS… ¿O ENTRADAS?

Julio César.

DE SUPERNATURAL Y OTROS PORTALES

junio 30, 2017

PREPARANDONOS PARA LO QUE VIENE

   Creo que nunca dejaré de envidiar a Dean Winchester…

   Definitivamente debo estar bajo un ataque viral. Lo sé, suena paranoico, pero no encuentro otra explicación. Aunque el antivirus dice que todo funciona perfectamente, el internet me desconecta. No puedo bajar un video mediano, mucho menos uno largo, sin que se congele el equipo y no halla manera de reiniciar la descarga. No pude con uno de apenas doce minutos, sobre el Gran Atractor, no digamos ya con la mejor serie de todas, Supernatural. Una amiga me está haciendo el favor, veré los últimos seis episodios como me gustan, tipo maratón. Y miren que he intentado no saber nada, no leer nada al respecto. Quiero llevarme mi sorpresa, que el programa, en mayor o menor medida, siempre lo logra.

   Con tantos problemas para asegurar mis alimentos  y los de la familia, tanto cinismo por radio y televisión de una casta que acusa a todos de esto y aquello mientras reprime a la gente, sin poder entrar a Facebook o Youtube, por lo menos podré ver Supernatural, un rayo de luz dentro de tanta oscuridad. Algo es algo.

AYER SE LE DIJO “NO” A LA CONSTITUYENTE FASCISTA

Julio César.

UN RECIBIMIENTO ORDINARIO…

junio 28, 2017

   Un lugar muy especial…

   Con pasos inseguros, aún no procesa del todo lo ocurrido bajo ese cielo azul intenso, sobre esa arena tan blanca y frente a ese brioso mar revuelto, el hombre camina sin rumbo. Al bajar con su esposa del crucero vacacional, fueron recibidos por nativos sonriente, seis o siete chicos jóvenes, grandes y fornidos de pieles cobrizas, torsos desnudos, pectorales grandes, tetillas duras, brazos de músculos redondos, que les dieron a ambos unas frías y deliciosas bebidas azuladas con reminiscencias de ron, mientras felicitaban a su mujer por tener un marido tan bonito y caliente. Riendo, ella aseguró que así era, que tenía la piel suavecita y olía rico. Esos tipos comenzaron a meterle mano, frente a ella, olisqueándole, comprobando lo que la mujer decía. Y, por Dios, no supo qué hacer, sino estremecerse cuando esos sujetos le alzaron en peso, despojándole de todas sus ropas, sobre una larga toalla en la arena, mientras otros viajeros y nativos, mirándoles, sonreían y cada unos seguía a lo suyo.

   Sobre esa tolla, mientras su mujer miraba y sonreía, tomándose otro vaso de aquella bebida, fue follado por esos recios y briosos hombres por todos sus agujeros, mientras él mismo gemía y se estremecía; avergonzado y caliente, su boca atrapando un buen tolete, oía a su mujer decirle que se veía sexy chupando verga. Sonriendo más, con su móvil, le tomó fotos mientras estaba a hojarascas sobre uno de los nativos, con otro atrás, los dos llenando su culo a dúo, uno entraba y el otro salía, y otro dos le llenaban la boca, al tiempo que él gemía, apretando con todo, pidiendo más en cuanto su boca quedaba libre, totalmente cachondo bajo ese sol tropical, viéndose bañado una y otra vez de cálida esperma. Lo más excitante era, lo admite, escuchar a su mujer diciendo que nunca lo había visto tan vivo, tan excitado disfrutando así del sexo. A los nativos, que reían y gruñían mientras se turnaban penetrando sus huecos, la mujer les indicaba que no dejaran de follarle ni por un sólo momento, que no pararan hasta que admitiera que era una puta caliente y que quería todos esos güevos.

   Consternado y todavía jadeando por el recuerdo, lo vivido y experimentado, el guapo hombre enrojece al recordar a su mujer, más tarde y sobre la toalla en la playa, metiéndole la lengua hondo por el culo recogiendo toda aquella esperma, gimoteando como una gatita golosa mientras la saboreaba. ¡Y ahora no quería irse! La mujer había decidido, con una autoridad nueva que no pudo enfrentar por alguna extraña razón, que se quedarían a vivir en ese paraíso y que él ya no necesitaría usar pantalón.

BUSCANDO LO VITAL

Julio César.

NOTA: Si, hay muchas etiquetas ya, pero es que las imágenes sugieren la idea. Y como ando pensando en la Mujer Maravilla y la isla de las amazonas guerreras…

CHICOS Y FOTOGRAFIAS

junio 28, 2017

DADDY

   ¿El viejo cuento de “quieres ser famoso”?

   ¿Será el caso, el hombre maduro que juega con las ilusiones de un lindo chico, hijo de una vecina a la que fingía echarle los perros para estar cerca del jovencito?

   ¿Promesas que este debe pagar en especias?, ¿acaso el camino a la fama comienza por sobarle la gruesa tranca?

   ¡No! El chiquillo es mañoso y puede con todo, lleva años “jugando” con su agujero y no tiene ningún problema de encargarse también de un hombre. Le gustaba el posible novio de su mamá y decidió seducirlo, pidiéndole ayuda con aquellas fotos para su currículo como modelo. Y no se puede culpar al amigo, ¿quién se resistiría a tan rico manjar, así, tan ansiosamente ofrecido?

……

   El video tiene ese encanto, el tío maduro con sombra de barba y todo, y el chiquillo bonito y entusiasta. ¿Una propuesta indecente de un tío hecho y derecho para “aprovecharse” de un muchacho que acepta? No lo parece. El trabajo es bueno, los dos tipos retratan muy bien, el chiquillo tiene cara de ratica viciosita, sin embargo, como gran defecto, es poco dado a producir sonidos (gemidos, jadeos o gritos), eso le limita. Se ve fantástico, pero falla eso. La escena cuando el sujeto toma el nada corto o delgado juguete, metiéndoselo, o la cara de este cuando la toma la poncha de frente, es bastante caliente. Si no fuera por su silencio, una donde se le monta de frente, sentado este, y cabalga, habría sido genial. O cuando el otro se pone de pie, alzándole en peso sin detenerse. Fueron buenas tomas, pero sin sonidos… los que si llegan luego, en un agradable giro. Por si fuera poco (aunque el sexo debería ser siempre seguro), son escenas a pelos con chorreadas internas y todo. Y eso siempre es morboso. Por otro lado, ¿será esta la fantasía secreta de esos sujetos que salen con mujeres que tienen hijos guapillos, traviesillos y deseosos de aprender sobre el sexo? Si no lo han visto, vayan a: DULCE IMPACIENCIA

SUEÑOS DE UNA MAÑANA DE VERANO

 

Julio César.

SISSYBOY… 14

junio 28, 2017

SISSYBOY                         … 13

Titulo: Todd’s Bitch

Autor: Victoria <missvictoria6969@yahoo.com>

Traducción: K

   Un sissyboy disfruta atendiendo a su señor…

……

   Con premura, Brian se dirige al cuarto de baño en la casa de su mejor amigo, aún confuso por el cambio en la relación con este. El chico de color actuaba decididamente extraño, ordenándole cosas como si tuviera algún derecho, cosa que nunca hizo antes. Supone, enrojeciendo de cachetes, que en verdad siempre ha sido un segundón, un seguidor, nunca un líder, y actuar como una chica para Todd lo había jodido todo. Su imagen, la naturaleza de la relación. Pero, no por eso debía tratarle así, ¿cierto? Como si fuera una chica; peor, una perra estúpida de esas que rodeaban a los atletas en la escuela. Menos un sirviente o algo de ese estilo. Bien, si debía ser totalmente sincero, tal vez algo de razón le asistía si había tragado su verga un par de veces, saboreando su esperma caliente, y le folló con ella. Cosa que imagina porque no lo recuerda.

   Nada más entrar al baño se despoja de las sedosas pantaletas azul marino y toma la maquinilla de afeitar de Todd, tendida sobre el lavamanos. Él y su hermana compartían ese cuarto y estaba bastante desordenado, a decir verdad. Dudando tan sólo un segundo, mirándose al espejo, procede a rasurar cuidadosamente toda su cara, que no era que necesitara mucho afeitado, en realidad; su cara, su piel era suave, “como de bebé”, aseguraba su madre. El resto de su cuerpo era parecido, poco velludo. Y mientras lo hace, y se mira, se cuestiona el por qué obedece de esa manera. ¿Temor a Todd? ¿Qué había cambiado? Bien, lo cierto era que había hecho cosas, con su boca y su culo (sin recordar esa parte), que ningún otro chico haría, al menos uno heterosexual.

   Se detiene por un momento, había desayunado, pero aún le parecía sentir en la boca el sabor del semen de Todd, salino, espeso, caliente, una frase y una imagen le llegan amortiguadas, como un recuerdo. Él tragando verga, una brillante de saliva y goteante de líquidos, la cual abarcaba con sus labios pintados color de rosa, esa voz sobre su cabeza. Todd.

   -Eso es, perra, los chicos como tú nacieron para chupar vergas… Vamos, trágatela toda, sácame la leche, quiero verte tragándote cada gota. Chupa, chupa, perra.

   Estremeciéndose, y parpadeando, baja la temblorosa mano, mirando su rostro liso. Buscando en el gabinete encuentra otras maquinillas de afeitar, así como una crema,  lentamente y a conciencia comienza a rasurar su torso flaco, como le ordenara Todd, enrojeciendo al hacerlo, al pasar las hojillas, apartando la suave pelusa castaña clara y descubriendo sus pectorales. ¡Pectorales!, la idea le hace sonreír con amargura. No tenía pectorales, era estrecho, lo que si tenía eran unos pezones algo grandes, rosáceos, y unas tetillas ligeramente abultadas, su madre decía que era por los cambios de la adolescencia (a veces le dolían). Al finalizar, pasándose una toalla humedecida con agua caliente, se pregunta qué hacer a continuación.

   Todd había dicho que todo… y la verdad era que le asustaba un poco la perspectiva de tener que enfrentar su disgusto si no lo hacía. Era horrible admitirlo pero así era. Así que toma la maquinilla eléctrica y procede a eliminar la mayor cantidad posible de vello de su pubis, aplicándose luego la crema de afeitar antes de pasar la desechable y eliminar lo que quedara arriba y alrededor de sus bolas. ¿Lo extraño?, le había excitado hacerlo. Su diminuto pene estaba erecto. Después de varios minutos, pasando la mano, comprueba que sus bolas están rasuradas. Se sentías raras sin pelos, y le dio algunos pellizcos, pero la verdad era que… se sentían bien. Su pequeña verga casi parecía más grande sin pelos, y él mismo… se veía más joven y menos masculino.

   Sentándose en la tapa del inodoro revisó sus piernas, si, estaban cubiertas con una suave pelambre clara. Con paciencia cubrió una de ellas con la crema y la afeitó, lentamente. Repitiendo la operación en la otra y entrando finalmente a la ducha.

   Bajo la regadera se lava el cabello y se aplica un acondicionador, algo que Mía dejara en el Stall, de aroma a flores, y luego toma el jabón para limpiar a conciencia su agujero. Su culo todavía estaba bastante abierto al tacto, levemente adolorido, e imagina que es natural si Todd le folló con ese monstruo que tiene por verga. Le lleva unos minutos darse cuenta que… acariciaba su culo, perdido en sensaciones.

   Un nuevo ramalazo de recuerdos le llega, él sobre la cama de los padres de Todd, el rostro contra la almohada, apoyado en codos y rodillas mientras su amigo se cernía sobre él, a sus espaldas, montado, enterrándole algo en las entrañas, haciéndole chillar agudamente, todo perdido de placer…

   -Toma, ¡tómala toda, puta! –le gritaba entre dientes Todd.

   Con brusquedad aparta la mano y termina el baño. Sale de la ducha y se seca, deteniéndose, dudando frente al Stall, tomando un pote de talco perfumado, de Mía. Olía bien, como a flores. Se lo aplica con la suave mota al torso, el bajo abdomen y sobre su pubis. Mirándose al espejo encuentra un adolecente de cabellos húmedos y revueltos, castaños por el agua, bajito, delgado, de tetillas algo abultadas, sin nada de pelos en su pecho o entrepiernas. Y se estremece, imaginando, o sospechando, lo femenino que debería parecerle a un hombre real, por joven que fuera, como Todd. ¿Le vería… bonito?

   Tomando el secador de los hermanos, lo aplica a su cabello suave y de desordenados risos rubios oscuros. Decide dejarlos así, sin gel, limpio y seco. Mirándose otra vez, vuelve a tragar. Sale del cuarto de baño y se dirige a la habitación de Mía, buscando algo qué usar, con el corazón martillándole en el pecho.

   ¡Estaba a punto de vestirse como una chica! Si, había usado ropa interior femenina antes, pero nunca… Sabía lo que Todd esperaba que usara… y la verdad es que una parte de él también lo deseaba. Encontrar y usar algo bonito y muy femenino que le hiciera lucir hermoso. Hermoso para Todd… quien le esperaba, todo cachondo, en la cama de sus padres.

CONTINÚA … 15

Julio César (no es mía).

VENEZOLANOS, GO TO HOME

junio 28, 2017

¿TALENTO OCULTO?

   Casi un chiste cruel.

   Hace añales, después de uno de esos feos desastre naturales que los azotan, partió un barco lleno de haitianos que nadie quería recibir; una caricatura mostró a un negrito tocando un globo terráqueo enorme, diciendo “ábrame, soy haitiano”. Hoy, después del desastre total que resultó este gobierno de izquierda, los venezolanos enfrentan la diáspora y el cerco de muchos que no los quieren en sus tierras. Y se entiende. Como pasó al comienzo en la Alemania nazi, la Rusia soviética y la Cuba revolucionaria, todo el que sabía leer y sumar supo que eso terminaría en lo que aquí llamamos un cogeculo, y se fueron; los que se quedaron vivieron para lamentarlo e intentar escapar como fuera. Al inicio de esta locura, todo el que sabía algo y tenía una profesión se fue, los médicos primero, ahora 18 años más tarde (ni los antiguos chavistas se calán el hambre), emigra el “hombre nuevo”, llevando atracos, raptos, prostitución y narcotráfico a donde llega. Y eso no se esconde o cambia con palabras, aunque provoque.

SAN PEDRO… BAJO LA LLUVIA

Julio César.

NOTA: A todo el que quiera irse, con las ideas, mañas y “empresas” del hombre nuevo levantado por el Socialismo del Siglo XXI, le propongo que ubique los países amigos que apoyan al régimen en su brutal represión y partan a sus costas. Allá, uno imagina, si serán bien recibidos, y sus pobladores podrán agradecérselo a una dirigencia imbécil y excesivamente cabrona. Muy justo es que todos “disfrutemos” de lo que hacen uno y otros, ¿verdad? De nada.

POSES EN LA VIDA

junio 28, 2017

BAJO LAS CAPAS

   Es como una regla…

   Sonriendo pomposo y no exento de vanidad, enrojece un poco mientras sale de la piscina, casi “obligado” por los ruegos de los dos chicos flaquitos de aire mariconeado, que vistiendo tanguitas, quieren una foto para sus “clases” de arte. Sí, claro, se dice imaginando lo que harán con ellas encerrados en sus cuartos usando algún curioso juguetito muy secreto de la vista de sus madres. Sin embargo le gustan los halagos, la admiración, saber que su cuerpo les hace sudar; su novia estaba con sus amigas así que tenía tiempo, por lo tanto posa, incluso bajando un tanto la liga de su bañador apretado, tan mojado y adherido a sus encantos.

   Eso no extraña a los chicos, que siguen fotografiándole, chillandito y riendo sobre lo bien que queda retratado, que todos sus amigos se morirán de envidia cuando lo vean. Saben que al hombre le gusta y excita de cierta manera afectarlos así, entender que los dos lo encuentran caliente. Por lo tanto, cuando Lolito le proponga subir a la pieza y probarse otros bañadores algo más atrevidos y osados, después de que ría, se niegue pero sin alejarse, cada vez más rojo y el bañador parezca quedarle más y más apretado, subirá y posará. Y si hay suerte, mucha suerte, tocarán… para empezar.

EMOCION Y DESAZON

Julio César.

CUMPLIDOR

junio 28, 2017

SABIONDO

PATRON QUE INTERPRETA A SU TRABAJADOR

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 18

junio 28, 2017

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 17

   Lloriqueando sabe que haría lo que ese hombre le ordenara o pidiera, ser su perrita o su novia si lo quisiera. El placer que le brindaba con sus hábiles caricias, sus expertas maneras cultivadas a lo largo de años de follar y seducir, aplicadas a un joven e inocente muchacho que apenas abría los ojos a la vida, tenía esos efectos. No era el primer chico que caía tan totalmente en su despertar sexual, claro, y en su momento lo superaría, lograría razonar con un poco de calma y mesura, todos pasamos por ello, pero por ahora no podía planear cenas con la familia, salir con los amigos, leer un disco, escuchar música en su cuarto, practicar en la piscina o ayudar a su padre con el motor del auto, porque en lo único que podía pensar era en el placer que sentía cuando su hombre le llamaba y le besaba, la barba raspándole un poco, y le alimentaba de su masculinidad dura o le llenaba de sexo pero también de hábil ternura.

   Un sujeto más maduro y experimentado, como un hermano mayor que hubiera pasado por eso en su momento con un apuesto profesor de Filosofía, y ahora casado, o su propio padre si lo hablarán y el chiquillo no viviera escondiéndose y escapando furtivamente para encontrarse con su maduro amante, podría haberle aclarado que eso que sentía y le hacía suspirar, susurrar el nombre del hombre, que le provocaba ensañamientos despierto no era realmente amor. Un primer enamoramiento si, esa ilusión de la primavera en la vida de todo chico, pero no algo total y profundo. Eso que parecía completo, luego descubriría que era pasajero, había muchos amores destinados a una persona en esta existencia. Pero, por ahora, vivía su historia, aunque era difícil mantenerla oculta en un pueblo tan chico del medio oeste, a mediado de los ochenta, donde todos le conocían, a su hermano o a sus padres; pero aún así se las ingeniaba para llegar a ese temporal refugio del mundo y rendirse a su joven fiebre de amar. Como nos ha pasado a todos.

CONTINÚA…

Julio César.