ENCUBIERTO

PROBAR

   Algo siempre los delata…

   Los dos hombres miran mientras el muchacho farfulla, ojos llenos de ira, forzando sus amarres al tiempo que les exige, con gestos, que le liberen o se arrepentirán por algo que no saben. El sujeto al que abordó en la cantina de motorizados, con la chaqueta de cuero, tatuajes y feo bigote, se le cerca.

   -Quieto, cachorrito, sé que eres importante. ¿Acaso crees que no sabía en cuanto entraste que eras un agente de la DEA que deseaba infiltrarnos? –se burla, congelándole.- Si, lo sabía; en el orden natural te habríamos dado un golpiza o cortado las bolas, pero le debemos dinero a este sujeto… -señala al tipo dos pasos más atrás, muy pálido, de cara muerta.- Y tienes algo que sabemos le gusta: un dulce territorio virgen a ser explorado. Dos, contando tu boquita bonita. –y ríe de su angustia.- Oh, no te asustes, ya te dije que tenías lo justo. En cuanto hablamos, mientras intentabas hacerte un duro, supe que eras un marica sumiso latente, aunque tú mismo no lo sabía. –el muchacho se revuelve, furioso.- Oh, sí, lo eres, no lo sabes, pero lo eres. Con este amigo encontrarás tu lugar en la vida, ser un desnudo, degradado y sometido juguete sexual; pronto conocerás la alegría del amor anal que sólo un hombre puede proporcionarte. Prepárate, esta noche parten juntos, y su casa está muy lejos y muy apartada en una fría montaña. No es bueno estar tan solo en esos largos días de invierno. Nadie sabrá dónde terminaste, o dónde buscarte. Nunca volveremos a vernos, así que adiós, muchacho; disfruta tu nueva vida, ya no tendrás que ocultar tu mariconeidad. –riendo se aleja mientras el chico se revuelve más, congelándose, casi reptando en la cama, alejándose, cuando el otro se le acerca.

   -Bienvenido a tu nueva vida, pequeño marica. No será fácil, te lo advierto, pero al final te gustará todo lo que te haga, y olvidarás lo demás, hasta tu nombre. Seremos tan felices… –alza algo en sus manos.- ¿Alguna vez habías visto un tapón anal? Es algo grueso, pero…

CONOCIENDOSE

Julio Cesar.

NOTA: Sólo son cuentos, ¿eh?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: