FIEBRE OCIOSA

PARTICIPACION DE PRESUPUESTOS

   Pasa…

   Maldita sea, gimotea atragantado, conteniéndose para no emitir sonidos, oyendo al carajo ese gemir que sí, que no se detuviera, que por favor le diera más y más, que más duro y a fondo. Lo escucha todo erizado. Es un tío hétero al que los ademanes maricones molestaban, pero viendo al capataz de la obra, alejándose con el nuevo, después del almuerzo, algo imaginó y quiso pillarles. Fue raro mirarlos desnudos, caer abrazados y besarse, uno pidiendo una prueba de amor, el otro abriendo las piernas y… Todo eso lo puso mal. Así cómo escuchar las idas y venidas, los gruñidos de toma, toma, los gemidos de si, si, papi. No pudo irse, no pudo evitar calentarse, tocarse, sacarla y sobarla. No puede evitar preguntarse, ¿se sentiría tan bien como el tipito ese chillaba cuando el fornido jefe se la zampaba?

BAJO LA SEDE

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: