JUSTO ESE MOMENTO…

TRAUMAS

   Cuando todo tiene sentido.

   Mientras gruñe bajito, por la rastrillada, parpadea emocionado. Era, se podría decir, la parte que más le gustaba de esos encuentros, cuando se miraba de frente en el espejo mientras era cepillado una y otra vez por su mejor amigo de años y años. Notaba su propia mirada ofuscada, concupiscente al tiempo que el hombre le daba, las gordas manos de este sobre sus caderas, reteniéndole, guiándole, la panza cayéndole en la baja espalda cuando le enchufaba por completo, los golpes que agitaban sus propias lonjas, mirándole la sonrisa de satisfacción. Porque era el momento cuando, a pesar de todo el tiempo trascurrido, comprobaba que el otro aún le consideraba tan sexy y caliente como cuando tenían quince años, y ochenta kilos menos en el colegio, y le pidió, una noche, que lo amara así al otro día volviera con su novia, la que luego sería su esposa. Pasó, y desde ese entonces ha sido así, ellos dos, cada lunes por la noche.

SELLO

Julio César.

2 comentarios to “JUSTO ESE MOMENTO…”

  1. Valar Says:

    Este se me hizo muy tierno…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: