SELLO

TRAUMAS

   Siempre hay algo estimulante en esto…

   Tiembla al salir del depósito, enfrentando las miradas sorprendidas, burlonas y de desprecio de sus colegas en la fábrica. Jadea, avergonzado, e inconscientemente se lame los labios de repente resecos, probando un poco más de la untada que el hijo del jefe, ese casi adolecente terrible, le derramó en la cara para marcar su territorio y que todos le supieran de su joven propiedad. Cruza entre ellos, rumbo a los baños, seguido por sus miradas, los susurros, las risitas. Y se excita…

JUEGO DE CACHORRITOS

Julio César.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: