Archive for 29 julio 2018

UN MAL EMPLEADO

julio 29, 2018

DESTAPANDO EL ESCAPE

   Aunque, hay atenuantes…

   ¿Han escuchado del dicho lo regañaron porque lo mandaron a terminar con la fiesta y se quedó bailando con todo y pareja? Pues, al chico del gym su jefa lo había enviado a decirle a ese carajo que debía abandonar las instalaciones ya que escandalizaba a las clientas… por andar sin camisa, y este no sólo no le dijo nada sino que pasó su buena media hora viéndole saltar, junto al resto de los chicos del local. Y se entiende, a la jefa, ¿toda una media hora en esa paja?

MEMORIAS ESCOLARES

Julio César.

METAMORFOSIS… 17

julio 28, 2018

METAMORFOSIS                         … 16

   Relato maldito no muy largo, versionado de una idea QUE NO ES MÍA. Es divertido y erótico, nada complicado.

   Un dulce chico que merece tanto amor…

   Stan sabía que era cierto, pero se negaba a dejar de chupar ese tronco que soltaba toda esa miel sobre su lengua, por lo que riendo, montándole la mano en la frente, Noah tuvo que apartarle y pronto los tres le siguieron dentro de la casa.

   -Bonito culo, pequeño mamagüevo. –agrega tras él, Jason.

   Este, sonrojándose por el halago, se volvió y cayó de rodillas, atrapando nuevamente con mano y boca la tranca de Noah, estallando el resto en risas.

   -No puedes aguantarte, ¿eh? –le pregunta este, sonriendo feliz como todo tío al que se la chupan, meciendo sus caderas de adelante atrás, cogiéndole la garganta con profundas embestidas acompañadas de succiones ruidosas.

   -Aparentemente no. –comenta Steve, ojos brillantes de ganas, atrapándose con el puño el tolete erecto bajo la pantaloneta.- Es bueno que la gente de la salud no se llevara todo lo lindo de por aquí. Esa boca parece de campeonato. –agrega viendo los rojos labios del chico ir y venir con ansiedad, succionando y masajeando aquella barra afortunada.

   -También tiene un bonito culo gordo. –insiste Jason, medio rodeándole, fijándose en su joven y esbelto cuerpo.

   Por un segundo, entre mamada y mamada, Stan se pregunta por qué ese tipo le prestaba tanta atención a su trasero, que, era cierto, notaba que le había crecido un poquito; pero no preguntó, no dijo nada, porque no quería sacarse la pulsante y babeante verga de Noah de la boca ni siquiera por un instante. Todos esos jugos sobre su lengua le hacían delirar y volar, como si de una exquisita droga alucinógena se tratara. Y sabía… sabía a yogur de frutas…

   -Tiene razón, compañero, es un culo que vale la pena mirar. –acepta Steve, rodeándole también, quedando como Jason a sus espaldas, ambos pares de ojos clavados como dardos en las turgentes nalgas algo enrojecidas por la emoción de la atención.- Déjame verlas mejor, pequeño mamagüevo.

   ¿Degradante, ofensivo, humillante? No, nada de eso cruza por la mente del hambriento Stan mientras se apoya sobre manos y rodillas, a cuatro patas, sin dejar de chupar ni por un segundo ese tolete que lo alimenta. Los rojizos y algo gorditos labios se retiran adhiriéndose, dejando la pieza cobriza clara cubierta de una película espesa de saliva y jugos, para luego cubrirla toda, pegando la nariz del peludo pubis masculino. Y mientras lo hace, perdido en la gloria de mamar un güevo, no está muy seguro de lo que Steve hace, pero comienza a recibir suaves palmaditas en sus nalgas. Se tensó, pero el impacto de la palma parecía despertar ecos en toda su piel, que eran tan agradables que chupó con especial glotonería por unos momentos, acompasando las succionadas a las firmes nalgadas. Luego esas manos, las dos, comienzan a tocar de manera acariciante su carne redondeada, clavándole los fuertes y cálidos dedos, repasándole todo, incluso la raja, y a Stan le parecía que se sentía del carajo.

   -Si, es un buen culito de mejillas redondas y firmes este que tiene aquí. –oye que dice el hombre con intensión.- Un culito que provoca, que excita mucho, pequeño mamagüevo.

   Como sus intereses eran muy específicos, Stan intenta ignorar hasta donde puedes esas manos grandes que exploran su trasero, que recorren su piel, esos dedos que de canto suben y bajan por su raja, y concentrarse únicamente en la deliciosa verga de Noah, en la lluvia de jugos que le suelta en la lengua, pero luego siente que uno de los dedos de Steve juega con la entrada de su culo, halando los pliegues de la sonrojada carne sin pelos, para luego ir penetrándole, lentamente, falange a falange.

   El joven rubio siente como si un rayo lo alcanzara atravesando todo su cuerpo. La verga que tenía completamente tragada escapa de sus labios cuando se ve obligado a lanzar un sonoro gemido que parecía un maullido; y así queda parpadeando, gimiendo, incapaz de concentrarse en nada excepto en las poderosas sensaciones que le provocaba el dedo de Steve explorándole el culo lentamente, entrando y saliendo un poco, medio flexionándose en su interior. El joven quería gritarle que se detuviera, que meterle un dedo por el culo ya era demasiado, pero lo que estaba sintiendo minaba rápidamente sus fuerzas y su resolución. Las palabras no salían de sus labios mientras notaba claramente como el largo dedo entraba nuevamente, el cómo Steve rotaba la mano, pero sus gemidos y jadeos si escapaban involuntariamente. Sonrojado de mortificación, repara en cómo sus pensamientos, sus ideas, se hacen más confusas.

   No estaba seguro de lo que estaba ocurriéndole, pero una parte de él estaba asustada. Estaba paralizado, en cuatro patas, incapaz de mover un músculo. O siquiera el pronunciar una palabra articulada. Pero si gemía.

   -Si, el pequeño mamagüevo tiene un buen agujerito estrecho aquí. –informa Steve con un gruñido lujurioso en su voz y una mueca predadora en la cara, mirando fascinado su propio dedo índice entrar y salir un poco de ese ojete cerrado violentamente sobre él.

   -Y parece que está amando la atención que recibe. –señala Jason, mirando también esa entrada, las redondas y lampiñas nalgas enrojecidas, el esfínter temblando alrededor del dedo.

   -Parece, ¿verdad? –apunta Steve, retirando su dedo índice, uniendo el medio a este y penetrando a Stan con los dos dedos, abriéndole un poco más la aún virgen entrada.- Aunque, no sé, creo que ha estado jugando con su hoyito…  mis dedos siente la presión, pero también está como… mojado, como el coño de una chica que comienza a lubricar a la vista de una buena verga.

   Stan, paralizado, con la boca abierta, no entiende nada de lo que ocurre u oye, aunque sí es muy consciente del recorrido de los nudosos dedos. ¿De qué estaba hablando ese sujeto? ¿Jugar con su culo? ¿Tenerlo lubricado? No entendía nada, pero tampoco podía protestar ni decir algo. Tan sólo podía estar allí, tensándose, erizándose, mientras los dedos de Steve entraban y salían, al tiempo que él gemía y jadeaba ruidosamente.

   -¿Es cierto eso, pequeño Stanley? –se intriga Noah, mirándole a la cara, su verga abandonada estaba tiesa, húmeda de saliva, goteante de jugos.- ¿No sólo te gusta chupar pollas, también te gusta que te follen esas pollas? ¿El culo lubricado, amigo? ¿En serio? ¿Acaso te preparabas para recibirme y rogarme que te follara después de que me la chuparas como la zorrita golosa que eres? Joder, amigo, sí que eres puta, tanto que calentarías a cualquiera. –ríe.

   Stan, parpadeando como atrapado en una ratonera de placeres, le mira, sus labios rojizos, húmedos y brillantes parece que van a decir algo. Tal vez aclarar el asunto, pero Steve retira lentamente los dedos de su culo, centímetros a centímetros, separándolos un poco antes de salir, pero pronto los regresa, acompañados de un tercero. ¡Ese hijo de perra le estaba metiendo tres dedos por el culo! ¿Y él qué hacía? Se estremecía y gemía todavía más, parpadeando con la boca muy abierta, recorrido por sensaciones aún más intensas.

   -Joder, ¡mírate! Probablemente estás pensando ahora mismo en esta verga metida por tu culo goloso, ¿no? –le pregunta Noah, riendo como un chiquillo travieso e inocente, agitando aquella barra con una mano frente al rostro de Stan.- ¿La quieres bien clavada en tu interior, pequeño Stanley? ¿Quieres sentirla llenando y alimentando tu coño apretado y mojado?

CONTINÚA … 18

Julio César.

CAMBIO Y REALIZACION

julio 28, 2018

LUGAR DESIGNADO

   Otro marica que pensaba que era un alfa…

   Gimotea y medio solloza mientras el rastrillado va y viene, llenándolo, latiéndole, dándole duro en ese botón que lo transforma, que lo cambia. Lechazo a lechazo lo había hecho, el nuevo compañero de trabajo. Quien, la mañana que se presentara en la oficina, se le quedó viendo mucho y le dijo que siempre donde llegaba se conseguía un buen culito para que lo desahogara. Nunca esperó aquello, ni lo imaginó, no comprometido con una buena chica en su vida seria y ordenada; pero el otro no aceptaba un no como respuesta, y cogiéndolo duro le demostró varios puntos. Esa tranca parecía crecer más mientras más se le enterraba hasta en el alma, más gruesa, más larga… al tiempo que la suya disminuía y ya ni se erectaba, aunque el placer de sus llegadas fuera incluso más intenso que antes, cuando se la halaba. Y lo siente, a veces, en la ducha, sonriendo ensimismado, se lo toca, el cambio mayor, el de su concha, que se abría golosa en espera de mimos, una que succionaba lo que fuera, que luchaba siempre, de manera descarada, por quedarse con la carga aunque terminara soltándola… Teniendo que recogerla luego con su lengua porque a él, su hombre, no le gustaba que se desperdiciara. Ahora era otro. El entusiasta puto de ese rudo sujeto que una tarde, sonriéndole teniéndole de rodillas, le dijo que abriera la boca como hizo con el culo, a las nuevas experiencias.

……

   Sí, hay sujetos que tienen un gran poder de CONVENCIMIENTO

NO HAY CASO…

Julio César.

SECRETOS DE DORMITORIOS

julio 27, 2018

ALIGERANDO EL VIAJE

   ¿Afecto o sólo deseo?

   Chilla y chilla mientras la cama cruje y traquetea, tanto que sonriendo cuando cruzan frente a la puerta, los otros chicos del piso imaginan que está con alguna de las porristas. Si, es un joven exitoso, un atleta ganador, el galán de todas las nenas del campus, pero de noche es la apasionada perra de su compañero de cuarto, un gordito vulgar y algo desaseado que se la pasaba rascándose el ombligo y sacándose cosas de los oídos, pero que le daba junto donde le dolía… cuando no la tenía metida. Joder, y lo que ese carajo le decía mientras le apretaba la cintura o le azotaba una nalga, dándole machete en el chiquito, era pura poesía que le enamoraba y derretía: “Oh, sí, me encanta cuando chillas así, puta sucia; cuando mojas toda tus pantaletas de atleta. Quiero que las empapes, que recojas todo lo que sueltes y parte de lo que resbale de tu ojete…”, le indica clavándosela a fondo; “y que uses esto mañana, todo el día, en tus clases, en las prácticas, cuando te reúnas con alguna de tus chicas. Quiero que todos huelan y te pregunten qué es, y que les digas que es la esencia de tu lujuriosa concha bien atendida”.

VIAJE AL CAMPO

Julio César.

REGLA

julio 27, 2018

ATENCION

   -Sin gritar, conocías la norma: ¡nada de chicas durante los meses de juegos! Si necesitas algo vienes conmigo o con estos chicos, tus compañeros de equipo.

VIDA SANA

Julio César.

OTRA TORTA

julio 27, 2018

UN PEDACITO DEL INFIERNO EN LA TIERRA…

   Y no, no soy ofensivo, es el título del tema…

   …Más o menos. Cazwell, un cantante rapero y gay, bastante conocido por el norte (y de quien ya subí uno de sus temas en ¿GALLETA DISCRIMINATORIA?), lanzó por youtube un video, “Cakes”; el cual promociona como una canción de amor country ambientada en el oeste, la tierra de los cowboys, siempre tan icónica y tan difícil para la cultura gay, como lo fue y se señaló en Brokeback Mountain en su momento… Sin embargo, diga lo que diga el señor Cazwell, el trabajo se destaca es por otras cosas. Tal vez la letra hable sobre sentimientos, quien quita, no le entiendo, pero las tomas están destinadas a destacar las “tortas” que adornan a cada sujeto que aparece. O eso me parece. Y miren que la moda no favorece a todos. ¿Alguien entiende la letra y sabe de qué habla? Pero porque lo entienda, y lo sienta, no porque leyó una fría reseña.

PRESO POR SILBAR A UNA MUJER!

Julio César.

EL PEPAZO… 96

julio 26, 2018

EL PEPAZO                        … 95

   De K. El cual no aparece ni responde correos.

   ¿Listo para más?

……

   No puede pensar, no con esos labios cubriendo sus dedos negros, no con esos dientes presionando suavemente, esa lengua enrollándose sobre uno u otro y chupando ávidamente, al tiempo que el tolete de goma le entra y sale abriéndole el culo, metiéndole los labios, cogiéndole, refregándole en su ir y venir, adentro y afuera, una y otra vez, mientras todo el juguete vibraba con un leve zumbido. Rigoberto tiene que encimársele más, haciendo cosas que nunca imaginó, como bajar el rostro y pegar la nariz de aquel suave cabello corto de tío, en esa nuca transpirada caliente como una plancha, como estaba todo el fornido chico mientras ronronea, ojos cerrados, pegándole la curva de las nalgas del tolete real, que pulsaba bajo sus ropas con desesperación, queriendo… Si, deseando ese culo, metérselo todo por el sedoso y apretado estuche que conociera la noche anterior. Cuando también estaban todos esos otros  carajos… recuerda con un ramalazo de disgusto que no quiere imaginar sean celos.

   Pero eso, no sabe si celos, le hacen actuar. Suelta el consolador, dejándoselo bien clavado, vibrando en esas entrañas que sabe hambrientas, y con su pelvis, con la gruesa barra dura y latiéndole bajo el pantalón sigue empujándoselo por el culo, mientras los cuerpos se unen totalmente; uno contra el otro se mueven acompasados, como si hicieran el amor. Jacinto gime y lloriquea en todo momento, sintiéndose atendido, pero también tomado, disfrutando ese latido rítmico en sus entrañas, contra su próstata, pero también del cuerpo de ese hombre grande, joven y fuerte, de esa mano de dedos largos que entra bajo los faldones de su camisa y saco, recorriéndole el duro abdomen forrado de músculos, uno de ellos jugando con su ombligo, subiendo y subiendo. Roce que le eriza y hace gemir.

   -Ahhh, ahhh, Linares… -ronronea, incapaz de agregar algo coherente.

   -Dime, ¿qué quieres? ¿Qué te gusta? ¿Esto? –y lo embiste con más fuerza con las caderas, casi arrojándolo contra el locker.- ¿O esto? –le libera la boca y esas manos suben por su cuerpo, acariciándole, deleitándose en el toque, más como un tierno amante que como un simple tipo calentorro, atrapando en cada palma bajo la camisa, a duras penas por el poco espacio que hay, un pectoral musculoso, pronunciado, cerrando los dedos sobre los pezones grandes, que al sólo roce parecen hacer tensar el joven fornido, obligándole a empujar el culo totalmente atrás.- ¿Te gusta, te gusta? –caliente, sin pensar claramente, le susurra vehemente contra una oreja, quemándole con el aliento, lamiéndole el lóbulo, atrapándoselo con los dientes.- ¿Te gusta, te gusta lo que te hago? –insiste, soltándole una tetilla, costándole, había algo en tocársela, acariciársela y apretarle el pezón a un carajo que era increíblemente erótico, tanto que sabe que está mojando copiosamente su bóxer y pantalón contra aquellas nalgas duras y redondas.- ¿O quieres esto? –y temblando de calenturas hace algo que nunca hubiera soñado, bajando la mano libre por ese cuerpo sólido de dios sexual, encuentra los contornos de la tanga y, estremeciéndose él mismo, baja más sobre la suave tela elástica, sobre la silueta babeante de la dura barra, que acaricia con las uñas de sus dedos. Arriba y abajo, arriba y abajo, llegando a las bolas sobre la tela, rascando entre ellas.

   -Oh, Dios… -grita Jacinto, ojos fuertemente cerrados, incapaz de asimilare tantas estimulaciones, tanto placer y a un tiempo tanto deseo; siente que se muere pegándose contra ese cuerpo. En esos momentos haría lo que Rigoberto quisiera que hiciera. Tiembla y jadea, sus pómulos muy rojos, mientras esos dedos, rascándole suevamente sobre la sedosa tela que parece intensificar el roce, van y vienen.- ¡Ahhh! –chilla incontrolable mientras el tolete le tiembla y vomita su carga dentro de la tanga, a pesar de la mano negra que se cierra con fuerza a su alrededor. Grita tanto que, soltándole la otra tetilla, Rigoberto nuevamente le cubre la boca con fuerza, temblando el mismo. ¡Corriéndose también bajo sus ropas!

   Los cuerpos quedan uno contra el otro, jadeantes, exhalando calor, mojados de esperma. Jacinto aún sintiendo el vibrador latir en su culo. Y es él, tragando en seco, quien primero reacciona.

   -Linares… -comienza ahogadamente contra esa mano en su boca, agitándose como para soltarse, el hombre negro aún aferrándole el tembloroso tolete sobre la tela. Se lo había apretado cuando comenzaba a correrse y no lo había soltado, ni porque se había mojado de otra leche.

   -Jacinto, yo… -gruñe este, sintiéndose de pronto muy avergonzado de todo. No de lo hecho, realmente, sino de la manera.- Lo siento si te sorprendí, yo no esperaba…

   -Si, si, tenía esta vaina en mi culo. –el joven se pone a la defensiva, apartándose, sacándose el vibrador, sintiéndose ridículo al hacerlo, arrojándolo al locker. Evitando mirar al otro mientras se alza, con dificultad, los pantalones. Sus muslos parecen aún más anchos y fornidos.

   -Traer esa cosa fue… -comienza Linares, riendo nervioso, sacándose un pañuelo e intentado limpiar la macha sobre su mano y ropas.- …Una locura, amigo. Fue una suerte que aseara yo la camioneta y lo encontrara.

   -Si, soy un idiota, lo sé, ¿okay? -Jacinto se siente estúpido. Y tiene ganas de discutir, frustrado.

   -No dije eso.

   -¿No te parece una idiotez que trajera esa vaina aquí, donde podrían descubrirme y pasarla mal? –le encara, los ojos centelleantes, mejillas rojas.

   -Bueno, sí, pero…

   -¿Lo ves? Soy un idiota. Gracias por aclarármelo. Y por guardarme la mierda esa.

   -Para, para… -gruñe un frustrado Rigoberto.- No quiero discutir, no te estoy llamando idiota. –toma aire.- Y tenemos que hablar, de lo de anoche. De lo que pasó… entre nosotros.

CONTINÚA … 97

Julio César.

ATENCION

julio 26, 2018

DIETA

  -Amigo, las cosas que hago por ti. No puedo creer que en verdad necesites esto. Pero bueno, lame, lame así, y apúrate que ya viene mi mujer.

REGLA

Julio César.

METAMORFOSIS… 16

julio 26, 2018

METAMORFOSIS                         … 15

   Relato maldito no muy largo, versionado de una idea QUE NO ES MÍA. Es divertido y erótico, nada complicado.

   Un dulce chico que merece tanto amor…

   Como ya sabían tanto, y era más fácil hablar que intentar pensar en la manera de “endulzar” el cuento, Stan comienza a contarlo todo, desde la fiesta esa noche cuando cayeron los meteoritos, su malestar al otro día y cómo un batido que Colt le preparara, jugando, con esperma, había desatado una ansiedad en él. Lo relató todo, incluido el encuentro en el gimnasio de la escuela. Mientras habla y recuerda, su verga endurece, alzándose en su pelvis, desnudo como está frente a esos dos sujetos. Hombres a los que les gustaría ver no tan vestidos. Rojo de cara, sonriendo abiertamente, sabe que quiere eso: darles unas buenas mamadas. Eso era lo que anhelaba desde que despertó: chupar vergas.

   Estos proceden a preguntarle si había tenido contacto sexual con alguna de las chicas del grupo después de la lluvia de meteoritos. Megan, la puta, estaba en la lista que le muestran. Eso le asustó, ¿realmente había un problema, una infección de algún tipo? Si Megan tenía algo, de transición sexual, pudo contagiar a Colt, y este a él cuando le dio a beber su esperma. Seguro que Noah, también lo estaba, porque era de los que perseguía a chicas como Megan. Sí, eso podría ser grave si… Pero al asociar los nombres de Colt y Noah, piensa en ellos, grandes, jóvenes, masculinos, vergas afuera dándole de comer y comienza a relajarse. Y se aferra a ello, a esa idea, alejando la angustia. Era preferible pensar en su boca sobre esos güevos babeantes, algo que le alegra y le calma… pero también lo excita.

   -¿No quieren que se las chupe? –rojo de cara, pícaro, le pregunta a los dos jóvenes hombres.

   Respondiendo que no, estos intercambian una mirada entre ellos. Asegurándole que alguien le contactaría para darle mayor información, que estuviera pendiente de su correo electrónico, se despiden. A decir verdad parecieron tener bastante prisa por salir de allí, aunque Andrew se tomó su tiempo para cortarle el cabello, dejándoselo muy bien.

   Una vez que salieron de su casa, el joven volvió a preocuparse, y mirando el teléfono, piensa en llamar a su madre, pero unos golpes a la puerta le distraen. Abre y chilla algo tontamente feliz cuando encuentra a Noah allí, vistiendo otra pantaloneta corta y sus zapatos de goma, nada más.

   -Hey, puta, ¿cómo estás? –le sonríe amistosamente.- Vine a ver si querías otra ronda de leche ordeñada de mi salchicha asiática. Por lo general, cuando una chica la prueba, no puede parar de buscar más y más. Quería ver si con un tipo es igual.

   -Amigo, he estado deseando que ese pene regrese a mi boca desde que me desperté. –jadea Stan, enrojeciendo de pura e inocente emoción. Y bajando sobre sus rodillas, desnudo como está, frente a la puerta de la calle, le baja la pantaloneta al otro, mirándole con una sonrisa pícara.- Me alegra que todas las chicas hayan desaparecido, porque así no tengo que esperar en la fila. –Noah ríe.

   -Me encanta cuando hablas toda cachonda, puta. –le gruñe y gime cuando su verga tiesa, rojiza canela, babeante en su ojete, desaparece profundamente en la boca del rubio, que ronronea goloso mientras la abarca. La atrapa casi toda y comienza a succionarla con labios, lengua y garganta, sacándole otro gemido al chico asiático.- Y me gustas más cuando actúas toda cachonda, pequeña puta. ¡oh, sí, sí, chápala, pequeño Stanley! Chúpame la verga como la perra que eres.

  Totalmente desnudo, cuerpo erecto, meciéndose de adelante atrás, Stan chupa con entusiasmo de aquella verga, cubriéndola succionándola, dejándola salir halándola con sus mejillas. Y era un espectáculo increíble, especialmente al estar en la puerta de la calle de su casa. Como también ver el velludo culo de Noah, desnudo, que va y viene mientras le coge la boca. En un momento dado, Stan le lame la barra, adorándola, luego las bolas, porque sabe cuánto le gustaba eso a Colt, mientras se acaricia su propio tolete, aunque no era lo primordial. Cualquier preocupación que tuviera, incluida la visita de Dale y Andrew, han salido de sus pensamientos. Todo lo que le importa, y cuenta, era el pene de Noah y su voz, ordenándole chupar más y mejor.

   -Joder, si, tu boca es tan buena como la de Megan. Tienes habilidades naturales de puta, pequeño Stanley. –le dice gimiendo, con rostro de tortura por lo bien que se sienten esos labios presionándole, esa lengua lamiéndole, esas majillas masajeándole mientras el otro chupa y se bebe todo lo que sus bolas producen.- No sé por qué has estado ocultando por tanto tiempo que eres tremendo mamagüevo, amigo. Fue egoísta de tu parte. Debiste gritarlo a los cuatro vientos, te habrías dado un millón de festines cuando salíamos a jugar en otras ciudades, alimentándote de todas las vergas que quisieras en el autobús, o en los vestuarios; habríamos invitado a los chicos de los equipos contrarios para que también te dieran sus barras y toda la esperma caliente que quisieras. –le dice y sonríe al verle brillar los ojos, como si soñara con todo aquello.- Quieres más vergas, ¿verdad pequeño mamagüevo?

   Gimiendo, con la verga botándole líquidos de anticipación, Stan tan sólo le mira y sonríe, de manera talentosa al tener la boca llena de güevo. Soñando con todo aquello cuando…

   Dos nuevos hombres aparecen a los lados de Noah, desconcertándole por un segundo. No sabe quiénes eran, pero la sonrisa de Noah, mientras sigue dándole a su boca, metiéndole le grueso y largo tolete hasta su garganta, le indican que aquello no era casual. O accidental.

   -Te presento a dos conocidos. –le explica este, atrapándole la nuca con una mano gigante, dirigiéndole ahora sobre su barra, no porque hiciera falta sino porque todo hombre disfrutaba controlando así, de cierta manera, a todo chico cuando se lo hacía.- Son amigos de mi hermano, el que está con los marines en Siria; ellos pasaban  unos días aquí y… Bien, oyeron hablar de ti. –todo lo dice sonriendo como si tal cosa, ahora mira de uno al otro.- Steve, Jason, conozcan al pequeño Stanley, un gran mamagüevo.

   Obviamente Stan no pudo responder a la presentación, no con la boca todavía envuelta alrededor de la pulsante verga del chico, “obligado” a tragarla hasta los pelos por aquella mano mientras sigue succionando que da gusto con su garganta. Aún así miró a los tíos jóvenes. Steve tenía el cabello rojizo, con una barbita recortada y una gran cantidad de pelos rojizos y negros alrededor de sus muslos y brazos fornidos. Le miraba succionar hambrientamente y le estaba sonriendo, lo que provocó un estallido cálido en el muchacho rubio y levemente pecoso.

   Jason parecía un poco mayor, de cabello muy negro y lustroso que recogía en un descuidado moño. Y, como Steve, estaba acariciándose una gruesa verga que era muy evidente a través de los pantalones cortos de gimnasio. Ambos iban sin camisas o franelas, en zapatillas de goma. Y olían… fuerte. Masculinos. Y esos aromas, tan cercanos al estar a ambos lados de Noah, le tenían mal.

   -Mierda, parece que el pequeño Stanley es muy capaz de chuparse dos vergas al mismo tiempo, ¿eh? –comenta excitado, tocándose también, Steve. Noah ríe.

   -No lo sé, pero seguro que le gustaría intentarlo. Es tan puta para las vergas…

   -Hummm, nunca he jodido a un maricón antes, pero esto promete ser divertido. –gruñe con voz ronca, Jason.- ¿Por qué no entramos y nos demuestras de lo que eres capaz, chico marica?

CONTINÚA … 17

Julio César.

LA ENCRUCIJADA

julio 26, 2018

   La pucha, no la conseguí en español…

   Hace tiempo, navegando por youtube, encontré un video que me hizo sonreír, aunque no era alegre. Como saben, hay cualquier tipo de trabajos en esa red que son francamente absurdos unos, buscando sensacionalismo y espectadores, y hay otros más preocupantes todavía, aquellos que parecen firmemente convencidos de un punto por loco que resulte, insensateces que no soportan un examen somero (y que me obligarían a alejar de mi cercanía a cualquiera que conozca y creyera tales tonterías, por miedo; son esos que terminan escuchando voces que salen de las radios y les dicen hagan esto y aquello, generalmente con una pistola en las manos). Es asombroso como cualquier video de quince minutos, media hora, convence a muchos de una cosa, luego de la otra, y más tarde de algo nuevo. Y no hablo de personas muy jóvenes, sin tiempo de formarse un criterio o tener las suficientes experiencias personales, a veces son personas mayores de treinta.

   En fin, el dichoso video aseguraba, sobre un puñado de cruces, que la NASA, creo, o algún otro radiorreceptor de renombre, había captado un desolador mensaje que había llegado del futuro. Ni más ni menos, como en aquella película de Dennis Quaid donde es un bombero que muere en un accidente pero logra contactar con su sombrío y triste hijo en el futuro mediante una radio de onda corta. Una muy buena película, por cierto. En el mensaje recibido, jurado así sobre otra pila de cruces (debe hacerse cada vez), una voz afligida, como cansada, pedía ayuda porque estaban muriendo en un refugio subterráneo, había habido una devastadora guerra mundial, usándose armas atómicas, en la lucha por los pocos recursos que habían quedado por el consumo incesante de los siglos XX y XXI (que es un hecho cierto). Relataba cosas tristes, de los pocos que eran, de cómo la radiación y los tóxicos los rodeaban por todas partes, como iban quedándose sin alimentos y oxígeno. Era un pedido de ayuda por si alguien escuchaba, ya que no era de suponer que esa persona imaginara que contactaría con otra época, pero al llegar el eco al pasado (nunca se explicó cómo, seguramente un vórtice de tiempo, algo muy común y de lo que hay que cuidarse si uno pasa de un cuarto a otro demasiado rápido y sin fijarse, si nos guiamos porque suele pasar a cada raro en la saga televisiva de Viaje a las Estrellas), más bien parecía una advertencia a nuestra generación. Ya saben, del Cuento de Navidad, si se cambian estos hechos, ¿no variarán aquellas sombras?

   Pues bien, actualmente uno de los canales de televisión que más sigo, AXN, anuncia una serie que comienza igual de interesante e inquietante. Al menos para mí que amo la ciencia ficción y todas esas especulaciones. La Encrucijada. Un hombre llega a una playa y encuentra a una niña arrojada por la marea fuera del agua, logrando revivirla, para descubrir que todo el litoral está cubierto de cuerpos. Lo que en sí causa escalofrío, tan sólo en la promoción. Cuando la niña dice que escapaban, que lo hacían de la guerra, y cuando el hombre le explica que no hay ninguna guerra, y ella agrega “pero la habrá”, yo ya estaba fascinado y ganado para ver el programa. Como la única serie que sigo por la red es Supernatural, esperaré el día del estreno por dicho canal, esperando encontrar un trabajo bueno. Hay algo de atrapante en la idea de un hecho terrible que se acerca y que no se puede evitar, cambiar o impedir que acontezca muchas veces; como el día final en Terminator, o la llegada de los caminantes blancos en Juego de Tronos, que sabemos será terrible, que vemos la lucha por impedirlo, pero que este continúa inexorable su marcha. Así espero encontrarme con una joya al respecto.

   Y eso que AXN me las ha hecho antes con otros programas prometedores. Voces Ocultas fue increíblemente interesante, pero cuando un hecho como del que trataba intentas alargarlo demasiado, pierde impacto. Helix fue fatal, pero ya desde el segundo episodio de la primera temporada. Resurrección comenzó muy muy bien, un chico regresaba a su casa, como un niño, treinta años después de su muerte, pero lo diluyeron con incansables resurrecciones y alargándola más de lo esperado cuando el nudo era saber por qué regresó y cómo, y si no respondes a eso en una temporada pierdes al público. Secretos de Familia, la del muchacho que era raptado de niño y regresaba después como un joven, tema increíblemente interesante, lo ahogaron en mil subtramas, pero el error capital fue haber hecho a la familia a la cual regresaba, gente totalmente despreciable. Esperemos que La Encrucijada logre enfocarse en lo importante, porque el tema y la presentación que han mostrado han sido excelentes. ¿Vienen del futuro? ¿Es una advertencia? ¿Cómo llegaron hasta aquí?

ANTONHY TEXEIRA Y EL PENSAMIENTO POSITIVO

Julio César.

INTENSIONES

julio 26, 2018

TRABAJO

   -Esperen, ¿qué hacen? ¿Me atracan, me hacen quitarme la ropa y ahora ustedes dos, par de bichos, también se la quitan? ¿Qué más quieren?

TEDIO

Julio César.

SOBRE METAMORFOSIS… 3

julio 26, 2018

SOBRE METAMORFOSIS                         … 2

   Este relato, que no es mío, pertenece a esa categoría de control, cambio y esas cosas, es sensual más que sexual, por lo que al ir traduciéndola, más bien la versiono. Un poco. El autor no lo sabe, así que silencio. Lo encontré en la red y lo archivé en un disco, distinto a los que imprimí, hace tiempo, en papel. Si quieren, léanlo, lo subiré todo aunque no de una sola, es algo extenso; notarán que lo cambié un poco. Disfrútenlo:

Probióticos

De: Baralai

“Hola puta”, dijo Noah con una sonrisa amistosa. “Vine a ver si querías otra ronda de mi salchicha asiática”. Por lo general, cuando las mujeres prueban, no pueden parar. Quería ver si los tipos eran lo mismo. “

“Oh, hombre, he estado deseando que ese pene volviera a mi boca desde que me desperté, “dijo Thomas emocionado. Se puso de rodillas y bajó los pantalones cortos de Noah. “Me alegro de que todas las mujeres se hayan ido, porque ahora no tengo que esperar en la fila”.

“Me encanta cuando hablas con toda la cachonda”, Noah gimió cuando su pene estaba profundamente cubierto por Thomas. “Mejor aún cuando actúas como una cachonda, Tommy. ¡Oh, sí, Slutty Tommy! “

Thomas lamió las bolas de Noah y acarició su propia polla. Los pensamientos sobre los hombres de los CDC que lo visitaban se salieron de sus pensamientos. Todo lo que importaba era el pene y la voz de Noah.

“Sí, tu boca es casi tan buena como la de Julie. Tienes algunas habilidades naturales de puta, Slutty Tommy, “Noah gimió. “No sé por qué has estado ocultando tu slutty slide por tanto tiempo. Deberías abrazarlo. Que todos sepan lo cachonda que eres y viste la parte. De esa forma, te darás un festín con más pollas. Y quieres más vergas, ¿no es así, Tommy Slutty? “

Thomas solo gimió con una sonrisa en su rostro. Él quería más pollas.

———————

Y luego tenemos la cepa femenina de la infección. Sé que deberíamos cambiar el etiquetado, ya que eres hombre y tienes la variedad femenina, pero es más fácil de entender.

Cuando una mujer está infectada, su impulso sexual parece hacerse cargo, incluso más que la cepa masculina. La infección masculina solo necesita exponerse una vez y parece alterar las testosteronas con bastante rapidez. Pero la hembra necesita consumir la cepa de bacterias para reponerla. Pero lo hace mediante el consumo de semen infectado masculino. No estamos seguros de por qué, creemos que se necesita más energía para realizar los cambios en la infección femenina, pero también se basa principalmente en microbiomas.

La mujer infectada sufrirá síntomas de abstinencia cuando no consume lo suficiente. Y luego una respuesta de recompensa agradable cuando consumen la esperma infectada. Pronto las recompensas comienzan a tomar el control con el aumento del deseo sexual y se convierte en un impulso esencial para ellas. Pero la seman infectada se convierte en la fuente de alimentos. Estas hembras pueden quedarse sin comida durante semanas si han tenido suficiente semen infectado.

Otro efecto, parece tener es que los rasgos recesivos comienzan a aparecer. Algunos de los cambios son bastante notables. Si una mujer tuviera un rasgo genético para los ojos violetas, que son bastante raros, comenzaría a mostrar ese rasgo en lugar del rasgo genético dominante, como los ojos marrones. Nunca antes habíamos visto algo que descartara los principios de Mendel como este. Entonces tal vez los nerds tienen razón y es extraño. Pero otras cosas que puede haber notado son un mentón y mejillas menos definidos, cambio de color de cabello, pérdida de vello corporal, daltonismo o pérdida de pecas. A menudo se vuelven más delgados, pero sus caderas, senos y culo parecen agrandarse.

Además, las hembras se vuelven más susceptibles a las feromonas que emiten los machos infectados. Extrañamente, esto se vuelve aún más efectivo cuando hay más hombres presentes. Se vuelven más sugestionables para los hombres. Se vuelven más pasivos y sus personalidades más maleables. Las mujeres comienzan a querer complacer a los hombres más y asumen las sugerencias.

Cada uno de los machos porta una cepa algo diferente de la bacteria; Una mezcla de las bacterias y su propia genética. Una vez que la hembra está expuesta a múltiples machos infectados, comienzan a actuar de manera más promiscua. Intentan dormir incluso con hombres no infectados. De nuevo, la infección quiere propagarse a través de su anfitrión.

Pero después de un tiempo su cuerpo comienza a acomodar la infección microbioma aún más. Recuerda que dije que tomó mucha energía, bueno, esta podría ser la razón. Ahora los órganos sexuales femeninos se vuelven locos. Sus fluidos vaginales comienzan a producir la versión masculina de la infección, pero la seman infectada que entró en ellos también parece fomentar aún más las bacterias intestinales. ¿Cómo? No tenemos idea. También pueden tomarlo analmente.

—————–

Otros dos hombres entraron a la habitación de Thomas. Thomas no sabía quiénes eran, pero Noah los había enviado por mensaje de texto para que fueran a su apartamento.

“Estos muchachos son de mi piso”, explicó Noah. “Steve, Jason conoce a Slutty Tommy”.

Thomas no pudo decir hola ya que su boca todavía estaba envuelta alrededor de la polla de Noah. Él los revisó. Steve tenía pelo de sal y pimienta, barba recortada y una gran cantidad de pelo gris en su musculoso cuerpo. Estaba sonriendo a Thomas, lo que hizo que Thomas se emocionara.

Jason también parecía un poco mayor, pero tenía un cabello duro y rico que retrocedía ligeramente. También estaba acariciando una polla gruesa que era muy evidente a través de sus pantalones cortos de gimnasio. “Hmm nunca se jodió un marica antes, esto debería ser divertido”, dijo Jason.

“Lo hice”, dijo Steve. “Pero es agradable ver que la gente del gobierno no se robó todo el botín”.

“Y él también tiene un culo tan bueno y gordo”, dijo Jason.

Thomas se preguntaba por qué estaban prestando atención a su trasero, pero no preguntó en voz alta ya que no quería quitarle la polla a Noah de su boca.

“Sí, vamos a ver más de cerca aquí”, dijo Steve mirando el culo de Thomas. “Sí, dame una buena vista aquí, chico.”

Thomas se puso a cuatro patas mientras seguía chupando a Noah. No estaba seguro de lo que Steve estaba haciendo, pero comenzó a darle palmaditas en el trasero. Sus manos comenzaron a tocar la carne redondeada, que Thomas comenzó a disfrutar.

“Sí, un buen trasero de burbuja en este”, dijo Steve astutamente.

Thomas intentó ignorar las manos de Steve y concentrarse en la polla y la llovizna de Noah, pero luego sintió que uno de los dedos de Steve entraba en su agujero.

Sintió como un rayo cayendo a través de su cuerpo. El pene se le escapó de la boca y Thomas gimió incapaz de ponerse a tierra ni de concentrarse en nada, excepto el dedo de Steve. Quería decirle que se detuviera, pero lo que estaba pasando estaba minando su fuerza. Las palabras no podían salir de sus labios, pero más gemidos y gemidos se deslizaban involuntariamente. Thomas sintió que se sonrojaba y sus pensamientos se volvieron más confusos.

No estaba seguro de lo que le estaba pasando, pero parte de él estaba asustado. Él no podía mover sus propios músculos. No pudo pronunciar las palabras.

“Sí, tiene un buen agujero estrecho en él”, dijo Steve con un gruñido lujurioso en su voz.

“Parece que está amando la atención”, dijo Jason.

“Sí”, dijo Steve metiendo un segundo dedo y sacando más volumen de Thomas. “Ha estado jugando ahí. Está lubricado como un coño mojado.

Thomas no entendió lo que estaba pasando. De qué hablaba este tipo? Y no pudo protestar ni decir nada. Solo dejó que Steve lo dedo mientras gemía y jadeaba.

“¿Es cierto Slutty Tommy?” Intervino Noah. “No solo te gusta chupar la polla, sino que también te gusta follar con la polla. ¿Te preparaste para que me suplicaras que te follara después de chuparme? Hombre, eres una zorra y hace tanto calor.

Steve estiró el agujero con tres dígitos y profundizó, creando sensaciones más intensas para Thomas.

“Probablemente estés pensando en esta verga en tu culo ahora mismo, ¿no?” Dijo Noah agitando sus cosas frente a la cara de Thomas.

Thomas miró la gruesa polla delante de sus ojos y pensó en los dedos de Steve siendo reemplazados por la polla de Noah. Empujando dentro y fuera de él. No podía pensar en otra cosa.

“Eres como las pollas en cualquier extremo, ¿no?”, Dijo Jason a Thomas, que tenía la boca abierta. “Noah dijo que eras una puta divertida”. “

Hombre, ¿por qué no hablaste amigo?”, Le preguntó Noah sonriéndole a Thomas. “No sabía que lo querías por el culo. ¡Oh espera! ¿Estabas preocupado si tuvieras mi polla te volverías adicto a ella? Conozco a muchas mujeres que han montado mi dong asiático y siguen volviendo por más. No te culpo. Probablemente te vuelvas adicto a esta polla después de que la tengas en ti “.

Noah se movió detrás de Thomas y apartó las manos de Steve del camino. “Pero te diré qué. Como eres una buena zorra, te haré una promesa. Si te vuelves adicto a mi verga, te follaré cuando quieras. Solo házmelo saber. Incluso si todas las mujeres regresan, me aseguraré de cuidar de ti. “

“Oooh pusiste mucho lubricante allí amigo “, dijo Noah. Gracias a los gritos de Steve, Thomas no sintió mucho dolor cuando Noah entró en él. La abrumadora sensación lo golpeó de nuevo. “Agradable, apretado y húmedo, como un coño”.

Thomas no tuvo que pensar en la verga de Noah en él. Estaba en él ahora completamente. Y ahora él estaba empujando dentro y fuera de él más y más rápido.

Internamente él sabía que lo estaban jodiendo ahora. Noah lo estaba follando y no podía detenerlo. ¿Pero él quería detenerlo? Las sensaciones fueron abrumadoras, pero se sintieron bien. Cuanto más duro era Noé, más Thomas veía estrellas. Noah había mencionado algo sobre hacerse adicto a esto, y Thomas pensó que podría estar en lo cierto. No quería que Noah se detuviera. Él no quería este final.

Pronto Thomas sintió que el empuje de Noah comenzaba a disminuir y algo dentro de él estaba ansioso y lleno de anticipación por lo que estaba a punto de suceder. Entonces lo sintió. Noah se corrió dentro de él. Una sensación de dicha lo golpeó, como si acabara de tragar una carga de semen. Bueno, técnicamente solo tomó una carga de semen. Thomas se rió de ese pensamiento, y luego se dio cuenta de que podía moverse nuevamente.

“Joder”, dijo Thomas. Mientras lo decía, se dio cuenta de que podía pronunciar las palabras de nuevo. “Eso fue increíble”, jadeó todavía sintiendo una pérdida de palabras. Sus ojos estaban vidriosos. Su garganta estaba dolorida por sus fuertes gemidos. Vio que había un charco de su propio semen en el piso, pero no estaba seguro de cuándo se había corrido. La puta era como tener un orgasmo todo el tiempo.

“Stew dijo que eras malo para hablar sobre tus necesidades. Debes ser mucho menos tímida sobre querer ser follada por Slutty Tommy “, dijo Noah golpeando el culo de Thomas.

“Sí”, dijo Thomas con los ojos vidriosos. Rodó sobre su espalda y levantó sus piernas. “Quiero ser follada. Necesito que ese pene vuelva a mí. “

“¿Qué pasa con mi pene? “, Preguntó Jason. “Quieres volverte adicto a este pene también”. Quiero sentir cómo se siente el coño masculino “.

“Sí”, gimió Thomas. “Hazme adicto a tu polla”.

Pronto, las piernas de Thomas se cubrieron con los hombros de Jason, mientras que el otro hombre lo follaba brutalmente. Los abrumadores sentimientos golpearon a Thomas otra vez y lo dejaron sin palabras. Esta vez se sintió menos afectado por la experiencia y más ansioso por ello.

“El hombre que conoce el coño hombre podría sentirse tan bien”, gimió Jason.

Thomas no pudo estar más de acuerdo. El pene empujando dentro de él lo hizo sentir increíble. Esperaba que Steve también quisiera un turno.

—————–

Las hembras infectadas comienzan a producir algo similar a los fluidos vaginales en el recto y la cavidad anal. Comienzan a producirlo cuando se excitan sexualmente. Esto hace que sea más fácil para el sexo anal y dado que está muy cerca del tracto intestinal, también se agrega a su microbioma.

Dado que a los machos les gusta tener sexo con varios machos presentes, es más fácil si puede proporcionar sexo a través de múltiples pasajes. Esa es nuestra teoría de trabajo de por qué esto es. De nuevo, existe una buena posibilidad de que esta infección microbiana haya sido causada por el hombre. … O algo hecho.

La cavidad anal entera de la hembra se vuelve similar al clítoris. Cuando se estimulen sexualmente, producirán los fluidos y se volverán extremadamente sensibles al tacto. A menudo es abrumador para ellos, pero finalmente se adaptan. El clítoris en sí mismo también se vuelve más sensible y las mujeres comienzan a desear sexo constantemente. También comienzan a disfrutar de tener múltiples parejas a la vez.

Pero al descubrir que la infección femenina también puede inducirse a los hombres, es decir, desarrolla terminaciones nerviosas intensas y estimula la carne. Ahora, obviamente, usted no tiene vagina, pero los cambios en su cavidad anal ocurrirán. Si te estimulas sexualmente después de este cambio, comenzarás a producir fluidos sexuales. Los orgasmos no son lo mismo para ellos. Estos hombres, infectados con la infección femenina, todavía se correrán, pero generalmente sienten un orgasmo más intenso en las ondas, similar a la forma en que una mujer experimenta un orgasmo, aunque más extrema.

Todos los demás síntomas parecen ocurrir en los hombres infectados con la cepa femenina. En esencia, los convierte en homosexuales y constantemente en busca de sexo con hombres. Los infectados con la versión masculina de la bacteria parecen volverse bisexuales y dormirán con o infectarán a hombres o mujeres.

Si vas a preguntar, exponerte a la infección masculina no te cambiará para ser como los otros hombres. Nadie pregunta esto … bueno, nadie infectado con la infección femenina pregunta esto, pero lo hemos intentado y parece que la primera exposición es la que se adhiere. Ha habido excepciones cuando dejamos solo a los hombres infectados juntos que uno o dos de ellos pueden comenzar a mostrar signos de ser susceptibles a la infección femenina. Sin embargo, esos cambios nunca parecen querer encontrar una cura o volver a la tensión masculina.

————

Thomas había despertado Horney como el infierno. Pensó en la orgía que tuvo con Steve, Noah y Jason. Siguió pensando en lo bien que se había sentido e insertó un dedo en su “coño de hombre” como Jason lo había llamado.

El coño de su hombre todavía estaba mojado y parecía estar aún más húmedo cuanto más caliente se ponía. Por supuesto, tener su agujero estimulado lo hacía sentir más caliente y ahora estaba húmedo de deseo. Pero tan placentero como esto era, no lo desalentó. Fue mejor cuando otro chico hizo esto. Era mejor con una verga en él.

Él se levantó y tomó una ducha rápida. Él se miró en el espejo. La imagen que lo miraba ahora era muy diferente. En lugar del tipo pelirrojo y pelo oscuro promedio que teníamos, ahora parecía más flaco, más joven, sin pelo y muy rubio. Su culo también sobresalía más, pero al ver su gran culo solo hizo que quisiera ser follada de nuevo.

Thomas trató de ponerse la ropa interior, pero fueron diseñados para un culo más pequeño, y siguió empujando hacia abajo para que el culo quedara completamente expuesto. Thomas pensó que eso lo hacía parecer cachondo. El concepto lo hizo pensar. Si se veía cachondo, los chicos sabrían que queríamos verga. ¿No es eso lo que él quería? Noah y Stew no dejaban de decirle lo caliente que estábamos cuando él era cachondo. Y cuando se encienden, lo llenan de polla.

Con esta racionalización en su cabeza, Thomas trató de encontrar ropa cachonda en su habitación, pero todo estaba hecho para su viejo cuerpo y no encajaba bien. Bueno, al menos no de una manera cachonda. Deseó poder salir y recoger algunas ropas nuevas, pero los cuarentenarios no lo dejarían salir.

Sin embargo, todos estos pensamientos sobre la ropa se alejaban de su objetivo principal. Thomas tomó unos pantalones cortos de gimnasia y una camiseta y se fue al departamento de Noah, después de todo, había prometido follar a Thomas si se volvía adicto y Thomas estaba bastante seguro de que estaba enganchado ahora. Pero luego se dio cuenta de que no estaba muy seguro de dónde estaba su habitación. Pero Stew podría saber. Y Stew podría dejarlo dar una mamada.

Llegó a casa de Stew, pero como la suerte habría golpeado, Stew estaba en su puerta hablando con Noah.

“Hola pequeño amigo”, dijo Stew con una sonrisa amistosa.

“¡Slutty Tommy!”, Dijo Noah enérgicamente. “¿Vienes a buscar que te folle? Sabía que te volverías adicto a mi polla. “

“Noah solo me estaba diciendo que suplicabas a sus amigos que te follaran tontamente, “dijo Stew riendo. “No sabía que lo tomaste por el culo”.

“No lo hice antes de que Noah me follara”, dijo Tommy. “Pero Noah me hizo adicto a eso. He estado deseando follar de nuevo desde que te fuiste. ¿Puedes hacerlo conmigo, Noah? ¿Puedo recuperar tu dong asiático en mí? Lo necesito mucho “.

“Mira lo que te dije “, le dijo Noah a Stew. “Mi polla es tan buena que puede convertir a un tipo hetero como el viejo Thomas en la polla que ansía a Slutty Tommy”.

Stew se rió. “Oye, fueron mis licuados semen lo que lo enganchó en chupar la polla. Mis batidos traen a todos los chicos heterosexuales al patio. “

“Chicos, solo quiero sus dicks adictivos dentro de mí “, dijo Tommy. Se bajó los pantalones cortos y se arrodilló en el pasillo. “¿Cuál de ustedes quiere follarme? Puedo chupar el otro. “

“Ahora que es mi Slutty Tommy, “Noah vitoreó.

“Sí, me gusta cuando estás necesitado de mi polla”, dijo Stew, “¿Quieres que te folle incluso aquí en el pasillo donde todos nos pueden ver?”

“Sí, no puedo esperar”, gimió el vidrioso Tommy de ojos . Estaba a cuatro patas presentando su culo para que uno de los chicos lo follara. “Si alguien ve, entonces pueden follarme también”.

Stew se rió mientras clavaba su polla en el ansioso agujero de Tommy. Tommy arrulló como las sensaciones abrumadoras. Tommy sintió la polla de Noah presionando sobre su boca. Se enfoca en abrir la boca para dejarla entrar. Después de eso, la memoria muscular se apodera de él y se pierde en un delicioso asado. Slutty Tommy no podría estar más feliz. Bueno, eso no era cierto, él estaba más feliz después de que los tres se dirigieron al gimnasio donde varios hombres ofrecieron sus pollas para llenar a Tommy.

—————

Así que hemos tenido que eliminar a todas las mujeres del área. También eliminamos a todos los niños, ya que … bueno, realmente no queríamos arriesgarlos a que vieran cosas. Todas las infecciones parecen ser … muy adecuadas para la edad … al menos de consentimiento legal. Quien inventó esta infección tenía algún tipo de moralidad.

Pero los hombres infectados con el virus femenino no parecen diseminar la infección. Los hombres con la infección masculina pueden propagarlo, por lo que debemos contenerlos. Idealmente, contendríamos a los hombres y mujeres infectados y los dejaríamos retozar hasta el final de los tiempos, pero existe el riesgo de que las mujeres queden embarazadas. Nadie quiere lidiar con eso. Así que hemos estado separando a los hombres y las mujeres infectadas.

Esto ha llevado a más hombres a infectarse con la cepa femenina. Esto también alivia muchas de nuestras preocupaciones, ya que les da a los chicos infectados un enfoque para sus necesidades sexuales. También parece que a los hombres les gusta usar lo menos posible, pero les hemos pedido que se pongan unos pantalones cortos que nos ayuden a rastrearlos para ver con quién se han comprometido sexualmente. Nuestros epidemiólogos y sociólogos esperan obtener algunos datos al respecto. A los hombres no parece importarles, ya que los pantalones cortos de gimnasia son fáciles de quitar.

Lamento decir que tuvimos que tomar una docena de mujeres que estaban infectadas y que han infectado a la mayoría de los hombres en el edificio. Afortunadamente, su impulso sexual lo hace para que busquen sexo en la proximidad más cercana, pero parece que usted fue uno de los 7 hombres que no han estado expuestos a ellos.

Y aquí es donde se vuelve más incómodo. Entonces … um … uno de mis compañeros de trabajo puede haberle sugerido a tu amigo que le ponga el semen en la bebida. Este individuo esperaba presenciar algunos de los cambios y las líneas de tiempo de los machos infectados con los microbios femeninos. Ha habido otros 6 hombres en su edificio que podrían haber tenido exposiciones similares … erm. Nos disculpamos por esto.

Como disculpa, le hemos proporcionado ropa nueva que solicitó para su nuevo tipo de cuerpo. Tendremos dispositivos de rastreo allí, al igual que hacemos para los demás, pero no los notará. Le pedimos que trate de mantenerlo con usted en todo momento. Para hacer esto más fácil, incluimos algunos suspensorios y briefs abiertos. Lo alentamos a que los use, ya que esto ayudará a los demás a conocerle … .umum que … está infectado con la cepa femenina de los microbios.

“Dulce”, dijo Tommy recogiendo la correa que decía ‘Building Slut’ en la cintura. “¿Estás seguro de que no quieres tener sexo conmigo?”, Le preguntó al traje amarillo envuelto. “Estuviste hablando tanto tiempo que empecé a tener dolor de cabeza”. “

Probablemente sea por la retirada de … semen”, dijo el funcionario del CDC.

“¿Estás ofreciendo algo?”, Preguntó Tommy. “Me dijeron que tengo una buena boca”. “

¿Por qué no encuentras a uno de los otros residentes?”, Dijo el funcionario del CDC. Él realmente estaba listo para abandonar el edificio una vez que interrogó a los 7 hombres.

“Está bien”, dijo Tommy. Él se había despojado de su ropa y solo había mantenido el suspensorio. Pensó que encontraría a Noah, pero aún no había descubierto qué habitación era la suya. Llamó a una de las puertas de los apartamentos con la esperanza de que esta vez fuera de Noah.

“Yo”, llegó un tipo que no había conocido antes.

“Um hola, soy Slutty Tommy”, dijo Tommy mirando al hombre negro y musculoso frente a él. Él se ruborizó y sintió mariposas emocionadas en su estómago. “Me preguntaba si podría pedir prestado … un poco de licuado”. “

¿Smoothie?”, Preguntó el hombre.

Tommy miró el área de la entrepierna del hombre. Él no había estado usando ropa, entonces su polla con fugas estaba en exhibición.

“¡Oh, un batido!”, Dijo el hombre haciendo la conexión. “Creo que puedo ahorrar un poco”, dijo agarrando su pene.

“No ser demasiado codicioso”, dijo Tommy astutamente, “pero podría querer más de una porción”.

“Oh, chico, nadie quería una sola porción de mi batido”. Una vez que pruebes, no podrás evitar comer más.

Tommy sabía que esto era cierto.

Un día encontraría el lugar de Noah, pero hasta entonces estaba conociendo a otros vecinos.

¿The End?

Julio César.

NOTA: Nada más con lo del virus podría hacerse toda una novela. De hecho me recuerda un poco un trabajo propio, Los Controladores, aunque por otros medios.

ENFERMERAS, PARO GREMIAL Y PARO GENERAL

julio 26, 2018

¿VOTAR O NO VOTAR?… UNA ABSURDA CUESTION

   Cuidado con pescadores de ríos revueltos…

   Mañana las universidades de Venezuela van a un paro de veinticuatro horas en apoyo a las enfermeras, y su lucha gremial, que abarca igualmente a todo el sector salud. Que la cosa el Gobierno comienza calibrarlo en toda su extensión se nota en el dinero que ha soltado espasmódicamente, sin que se sepa a qué corresponde, esperando que la entrega de unos cuantos reales funcionara como cuando en barriadas sumidas en la miseria y el hambre la presión baja con la llegada de las cajas. Jugando con la miseria que sembraron. Pero esto no se arregla tan fácilmente, no se discuten por cuatro lochas, se pelea por la posibilidad de sobrevivir. Con la espantosa crisis económica que Venezuela vive, en medio de la ruina del país y del estado, que se robó hasta el último centavo, o se resuelve el cómo comer hoy, mañana y pasado, o cualquier cosa que se consiga sólo será un pañito de agua caliente sobre una herida grave en la cabeza. Tratamiento que, irónicamente, es el que se aplica actualmente porque en los centros de salud sólo hay buenos deseos, mucha rabia y moscas, para colmo.

   La lucha de las enfermeras, agrupando al sector salud, ha sido significativa por coordinada, por sensata y valiente (quieren que les resuelvan el problema de fondo, que les aseguren que sin mendigar ni velar lo que cae de la mesa de un jerarca, podrán comer ellos y sus familias, e intentar vivir como lo hace la gente en todas partes del mundo, o no se abandonará la protesta), que el régimen ha intentado paliarlo con reuniones con sindicalistas que no representan a nadie, persiguiendo a los líderes reales del movimiento, agrediéndolos a las puertas de los hospitales con las bandas paramilitares que el mismo régimen armó para someter por miedo a la población, lo típico del fascismo. Han hecho de todo para impedir el triunfo de esta protesta, por pararla; pero esta sigue y sigue porque los convocantes saben que o resisten o dentro de un mes estarán si no igual, peor. La irresponsable, y estéril, política de quitarle tres ceros a la moneda ante la brutal inflación, hay que pararla porque antes de que saliera el nuevo cono monetario ya este estaba más devaluado y ahora se habla de quitarle seis ceros a la moneda.

   La estrategia del régimen de contentar a los militares dándoles aumentos salariales muy por encima del resto de la población, para sobornarles pero también para que el resto del país se alejara de estos acusándolos de vendidos, atacándoles en lugar de sumarlos a la causa de liberar a Venezuela, le dio pie y peso a esta protesta. Si unos militares que no pueden detener a la narco guerrilla en la frontera, que no pueden parar a los zares de las drogas, que perdieron la Zona en Reclamación y guardaron silencio a diferencia de cuando insultan al pueblo de Venezuela cuando se quejan necesitan de doscientos millones de bolívares mensuales en adelante para medio vivir, los que menos ganan ahora, ¿por qué el resto tiene que conformarse con menos si la crisis que el régimen provocó la padecemos todos? Esta vez el tiro les salió por las culatas ante la rabia del gremio de las enfermeras.

   El problema para el Gobierno con este paro es que logró darle cuerpo al descontento del sector salud todo, otros gremios, comenzando por el médico, se sumaron a la protesta, por sueldos justos, pero también denunciando la terrible situación hospitalaria. Allí no hay nada, y por toda respuesta se le dice al pueblo de Venezuela que hay un bloqueo. Tesis que repiten hasta el cansancio los más sinvergüenzas. Hace varios años atrás, Hugo Chávez debió salir de Venezuela buscando un tratamiento de radioterapia, estando como estaba Caracas en ese momento sin equipos funcionales, comenzando por el del Hospital Militar, ¡el Hospital Militar de un régimen militarista no le servía ni a Hugo Chávez!, imaginarán la situación actual, a pesar de las excusas baratas que intentan darle a la crisis del sector. Es en este contexto donde el paro en apoyo, de las universidades, suena tan peligroso, porque la gente de CANTV, los de la electricidad y los maestros también entraron en conflicto, cada quien por su lado; la gente del Metro lo piensa, como los del CNE y como finalmente tendrá que hacer el irresponsable gremio de choferes de autobuses y carritos por puestos (los muertos de hambre como saben ellos que todo el mundo los llama), o dejan de contentarse con un aumento de pasaje y pisan tierra o las unidades se les quedarán oxidándoseles al sol. Y si toda esa gente se lanza a la calle, y todos suman sus exigencias en bloque, el régimen no estará enfrentando a las enfermeras, a los maestros o a los empleados públicos, sino a todo el país.

   Dentro de esa ligereza de los irresponsables, hay quienes exigen saber por qué no se decreta un paro general indefinido. La razón es obvia, lo que habla de la necedad de los proponentes. El país está literalmente detenido, aunque los trabajadores se movilicen como sea para ir a sus puestos de labores. Los que consiguen llegar. Cada lucha gremial, “esto es por esto y por esto”, es una lucha de sectores, de un grupo de la sociedad civil que se organizó, que llamó a todos sus afiliados y estos respondieron, coincidiendo todos en las metas y con las exigencias de este otro sector y el de más allá también. Un llamado a paro indefinido suena a política barata de gente que no hace más que “opinar” cuando no persiguen o satanizan a este o aquel. No digo que no sea gente preocupada, que su angustia no sea real, pero el daño que hacen es peor que si estuvieran trabajando abiertamente a favor del régimen porque confunden, molestan, dividen y debilitan la lucha opositora.

   Si alguien quiere llamar a un paro general que explique quién es, a quiénes representa, qué decidieron cuando hablaron todos y cuándo se pronuncian abiertamente exigiendo sus reivindicaciones para que Venezuela les vea asumir un compromiso y un riesgo, y cuándo irán a conflicto demostrando que efectivamente existen, que tienen voz y que representan a alguien. Quien quiera dirigir el esfuerzo de otro, quien quiera liderizar esta protesta o aquella tiene que demostrar antes que realmente está haciendo algo para organizarse con otros y responder como cuadros, no solo hablar por hablar. Y si no ha hecho otra cosa que no sea hablar por hablar, siendo incapaz hasta de ponerse de acuerdo con la gente de su barrio o en su trabajo, ¿por qué imagina que lo que diga tienen peso? Peor, que las cosas tienen que hacerse como cree, o entonces no se debe hacer nada.

   Los gremios se organizan, han alzado la voz, están claros en lo que buscan, y mejor, están de acuerdo en esas metas que han aceptado como propias cada uno de ellos, saben lo que tienen que hacer, aún los riegos que corren, y no cejarán. Eso se llama organización desde la base, lo que un día representó la UNIDAD en este país cuando en cuadros fue y le quitó el parlamento al régimen, antes de que los sin pesos decidieran que como no figuraban había que salir de esta.

   Suerte mañana a las enfermeras, al sector salud y a los profesores universitarios, se espera por el resto.

¿APOCALIPSIS NOW EN VENEZUELA?

Julio César.

UN RATO ENTRE SEMANAS

julio 26, 2018

DECISIONES

   ¿No les gustaría un secretito sucio solo suyos?

   Nada más llegando al edificio, reían, imaginando el excitante y caliente momento que vivirían, ellos, tres gañanes heterosexuales que en momento de sequia de parte de sus chicas, o por pura ociosidad de tíos calentorros, visitaban al joven agente de policía. Los tres sabían lo que la vista de sus cuerpos y de sus barras largas producía en ese joven que una noche, en un callejón, los conoció y toda su vida cambió. No fue, estrictamente hablando, un ataque o un asalto. El muchacho, enfundado en su ajustado traje azul había sido una tentación demasiado grande, pero fue verle ese aire indeciso en el rostro, esa mirada algo extraviada lo que llevó a Yamal a entender que era un joven que no se conocía, que ignoraba que buscaba y anhelaba machos, y sus trancas, para sentirse vivo, para experimentar con ganas. Y en ese callejón se lo demostraron, forcejeando, riendo desvistiéndole, este oponiéndose asustado, para escucharle gritar, momentos después, por más… Subió entusiasta sobre cada uno, alimentándose golosamente de los otros dos. Al final le quitaron la plata, el arma y hasta la chapa; burlándose, copiaron su dirección y esperaron. No los denunció, no los buscaron con compañeros; cuando tocaron y abrió, sorprendiéndose al verlos, no gritó ni luchó. Entraron y pronto estuvo ensartado por sus extremos, gimiendo de gusto sobre su cama, con una foto de la novia en la mesita de al lado. Cada uno sonríe, porque ya lo han comprobado, cuando esos chicos blancos o latinos probaban una buena pieza negra nunca deseaban bajarse, nunca parecían obtener suficiente de ellas. Y harían lo que fuera para conseguirlas y asegurárselas siempre.

……

   A veces, todo lo que hace falta es sentirse lo bastante HOMBRE… 

PELIGROSA FANTASIA

Julio César.

BIENVENIDOS A RIO GRANDE… 35

julio 26, 2018

BIENVENIDOS A RÍO GRANDE                         … 34

   Allí está, esperando en un recodo del camino…

   -Alguien golpeó la ventanilla. Coño, ¡la rompió! –era todo en lo que podía pensar el joven; abriendo la portezuela y saliendo la cierra con un golpe de rabia que, irónicamente, le hace rechinar los dientes, doliéndole más a él mismo. ¡Su carrito! La noche es tibia pero ventosa, lo que provoca el violento susurro sonoro de las ramas de los cujíes algo lejanos.

   Todo mal encarado, la sangre vuelta morcilla en sus venas por la rabia, recorre los alrededores con la mirada, pero fuera del valle algo plano, de yerbajos bajos, la laguna frente al vehículo, a unos cincuenta metros, y la silueta más apartada de los arboles no se observa nada más. A nadie. Tragando arrechera se tiende sobre la cajuela y toca la rotura del vidrio. No lo imaginaba, estaba allí. Y la piedra. Sobre la cajuela. Un susurrar de hierbas a sus espaldas le pone alerta, volviéndose. Ahora la ve. En el límite de los árboles, una figura destacada contra el resto; más definida, más… oscura. Tan sólo una silueta inconfundiblemente humana. Quieta. Que parece esperar algo.

   -¿Quién coño anda por ahí? –grita a nadie, girando finalmente sobre sí. Molesto.

   -Entra, Pablo. –oye a la joven y siente más rabia.

   Va a decirle a Astrid exactamente lo que piensa en esos momentos, cuando se desconcierta. Acercándose desde los arboles, altas sombra borrosas que se agitan contra un cielo nublado, emerge una que va acercándose y ganando en contornos.

   -¡Entra, coño! –oye el grito de la joven, quien también mira la silueta.

   -¿Quién…? –comienza Pablo, forzando la vista, mirando luego hacia Astrid.- Parece una niña. –reconoce cuando esta se detiene, pequeña, grácil, sosteniendo algo en sus manos; la chica en el carro se sobresalta recordando su mal sueño .- ¿Quién eres? ¿Qué haces por aquí? ¿Estás con alguien? ¿Fue esa persona la que arrojó la piedra? –es el punto que le interesa.

   Las nubes cubren casi totalmente la silueta de la luna, las sombras se intensifican llenándolo todo, y el viento, más fuerte, parece traer los ecos de una voz. “Hazlo ya”. Eso parece escucharse.

   ¡Es ella! ¡Es ella! ¡Es ella!, grita una irracional voz en la cabeza de Astrid, cuyos ojos parecen que van a salirse de sus órbitas, muy comprensiblemente alarmada. Asustada. Mirando desde el interior de ese vehículo que por ninguna razón del mundo piensa abandonar. Ni ahora ni en un futuro inmediato, digamos cincuenta años a partir de ese instante.

   -Oye, ¿quién coño eres? ¿Estás hablando conmigo? –perdiendo la paciencia, Pablo da un paso hacia ella, alejándose otro poco del viejo Ford.

   No nota que debajo del carro algo se agita, de su lado, en esas sombras que el vehículo mismo produce contra la hierba ahora que la luna se medio asoma entre las nubes, traviesa, como deseando iluminar tenuemente el dantesco drama que se desarrollará, siendo testigo fría, distante. Inhumana. Ese algo, esa cosa que ha escuchado la voz en el viento, la de la luna, la de la niña, va perfilándose. Una figura alargada, estrecha, aplanada, con un curioso brillo plateado se deja ver. La larga hoja metálica terminada en punta acanalada, como una semi oz, es aferrada por la negra empuñadura por una mano cubierta por un guante marrón, ancho, de los usados en talleres mecánicos a la hora de soldar.

   Justo cuando Pablo va a repetir sus preguntas, dando otro paso hacia la niña, ya exasperado de toda esa mierda, y aún más molesto por lo de su vidrio posterior, esa mano se agita en rápido movimiento, hacia adelante y atrás, en ángulo ascendente, dirigiéndose a la pantorrilla derecha del chico. La hoja, brillante, impacta y desgarra la tela del jean y la piel, en su ida, cuando desciende con igual fuerza, hiere y abre los musculosos del chico, en tajo, impactando el hueso. El estallido de dolor es instantáneo e intenso. Pablo que no sabe qué ha ocurrido, lo registra como un golpe directo a sus bolas, sus ojos humedeciéndose, la nariz mojándosele también, mientras la horrible sensación de dolor le alcanza de una manera caliente y palpitante.

   Grita un segundo más tarde. De manera fea mientras se vuelve hacia su pierna lastimada, que falla, que ya no le sostiene mientras mana a borbotones una sangre caliente que baña la grama, manchándola oscuramente, y que moja el ruedo de su pantalón y toda la pierna. Pero es el dolor lo que le obliga a medio caer inclinado. Y al hacerlo, repara en el machete. La idea, demencial penetra finalmente su mente. De manera rápida y brutal, mientras su corazón late dolorosamente y la garganta se le seca. Lo del vidrio fue para obligarle a salir, y allí, debajo del carro estaba alguien que le hirió con ese machete nuevo, brillante aunque manchado de sangre, que ahora se asomaba más y más, mientras quien lo portaba, la persona que le hirió, se disponía a salir. Frente a él. Armado. ¿Qué era aquello? ¿Una broma?, se pregunta incapaz de racionalizar todo el asunto. Doblarse un poco más, sobre la herida y el hueso, le hace gritar nuevamente, y entender que todo aquello era muy real y muy serio.

   Cuando el pitido en sus oídos mitiga un poco, es plenamente consciente de los gritos de Astrid, quien le pregunta qué tiene, qué le pasa. Y apretando los dientes, mirando asomarse más y más de debajo del carro a esa persona cuyas facciones no puede distinguir, Pablo intenta ponerse de pie, para alejarse de esa figura armada, provocándose un nuevo estallido de puro dolor. Sus gritos son tanto de miedo como de rabia y sufrimiento.

   -¡Me hirió! Coño, ¡me cortó con un machete! –grita con voz algo histérica, apoyando una mano ensangrentada de la maleta del auto, luchando por pararse. Porque ahora sabe que debe alejarse de la figura que se alza, larga, alta, delgada, cubierta con un mono de talleres mecánicos, pero también con un suéter con capucha, una que oculta su cara. Tan sólo queda su delgada figura bajo la luna, machete en mano, amenazante.

   Reparando al fin en ella, Astrid boquea, incapaz de entender.

   ¡Vamos a jugar, vamos a jugar, vamos a jugar!… no se oye claramente, pero el susurro entre los árboles, sobre los yerbajos, parece producir ese canto infantil. Pablo lo escucha, igualmente Astrid, que se encoge sobre el asiento. También esa figura que medio le cortaba el paso al muchacho hacia el vehículo. Bajo esa luz fantasmal, este parece ladear el rostro, como prestando oídos a la niña, alzando el machete de manera lenta, deliberada. Para jugar…

   -No, no, no, amigo, no lo hagas… -Pablo grazna con voz fallosa y suplicante, alzando las manos. Medio retrocediendo un paso, lanzando otro grito contenido de dolor, la pierna le estaba matando. Bien, no, pero ese tipo sí que podría si le dejaba.- No lo hagas, por favor…

   El sujeto nada dice. Visiblemente vuelve la atención de la niña a él, dando un paso al frente, sin prisa, sin agitarse, jugando y alzando el machete.

   -¡No!, ¡no lo hagas! –le grita.

   -Déjalo, ¡déjalo en paz! –ruge Astrid, sintiéndose mortalmente asustada e impotente. La figura no se vuelve hacia ella, tan sólo alza más la hoja manchada.

   -No, no lo ha… -grita el joven, dando otro medio paso atrás, mordiéndose los labios para no gemir de agonía, casi tropezándose.

   Astrid sería testigo de todo, del machete subiendo, quedándose un momento en alto, deliberadamente para aumentar la angustia y agonía mientras Pablo le grita que no lo haga, que no haga aquello y ella misma solloza abiertamente, toda lágrimas y algo de mocos. La hoja baja rápida. Y ella quiere cerrar los ojos, quiere hacerlo en verdad, pero no puede. Estaba como paralizada…. Horriblemente fascinada. La hoja describe un medio arco ladeado, y cayendo corta la carne del muslo izquierdo del joven, clavándose con fuerza, abriendo músculos y golpeando el hueso, desatando una pesadilla en los nervios.

   Pablo grita otra vez, las piernas le sangran, le bailan, casi imposibilitadas de sostenerle, pero da otro pasito atrás, intentando alejarse del horror. La mano sube, el machete brilla, baja con otro ángulo y la herida en su pantorrilla derecha deja de tener importancia para el joven cuando la hoja se impacta, cortando en dos su correa de cuero, sobre su cadera derecha, sobre el hueso pélvico, hundiéndose en él. El dolor está más allá de cualquier consideración y el chico cae de espaldas, lo que obliga el deslizamiento del hueso fuera de la cruel hoja metálica clavada, causándole todavía más dolor. Temblando en shock, queda sobre la grama. Y por un segundo, mirando ese cielo extrañamente oscuro en las pocas porciones donde no hay nubes, no siente nada. Por un segundo puede imaginar que todo pasó y no ha sido tan grave. Luego los puntos heridos comienzan a latir, a reclamar atención, a gritar por el suplicio y los temblores de su cuerpo aumentan mientras solloza quedamente y gime sus ay, ay,ay, no, no.

   Sus temblorosas manos van a las heridas, la primera es la de la cadera derecha, y el sólo roce duele horriblemente. Extraviado en su agonía parece olvidar al tipo que le hiriera, hasta que le ve, alto, de pie, erguiéndose sobre él, sin manera de verle el rostro, el machete en la mano, uno que alza, horizontalizándolo, como mostrándoselo. Y llora, abiertamente, de dolor y de miedo, orinándose encima, el caliente liquido empapándole de manera desagradable, mientras se le escapa un bajito “mamá”. No se quiere morir. No allí, no así.

   -No, no lo hagas, por favor. –farfulla.

   Esa figura se congela, ¿duda acaso?, se pregunta, llorando abiertamente, hipando, doliéndole hasta respirar.

   -Vamos a jugar, vamos a jugar, vamos a jugar… -canturrea una voz de niña, espantosamente feliz al reír.- Juega con él, enséñame cómo lo harás. Cómo jugarás con todos los otros dentro del pueblo. –parece ordenar. Y ese ser, que parecía mirar más allá de él, baja el rostro que no puede ver, enfocándole.- Juega con él, juega con él, juega con él… -canturrea la niña, riendo aún más.

   -¡No! ¡No, por favor!

CONTINÚA … 36

Julio César.