Archive for the ‘BUTTY’ Category

ANIMO

diciembre 6, 2017

HACIENDO LA DIFERENCIA

   Si, parecía algo goloso…

   La verdad no le gustaban mucho esas prendas, por mucho que sus amigos le dijeran que se veía del carajo en ellas (cosa que si le gustaba, reconoce con todos sus cachetes rojos y calientes), pero eran… imprácticas, incómodas y molestas. Aún allí, sentado, medio se agita como para acomodarla. Empero, a ellos les gustaba vérselas puestas, así que les complacía. Imagina que algo de fetichismo hay en ello. Ignora lo que si saben todos esos amigos “con derechos” en esa vida soltera sin compromisos y grata; ellos lo han notado: diez minutos metidos en una y el roce como que le emocionaba y le ponía maluco. Nunca decía que no una vez en el hotel de turno mientras vestía una y sobre el colchón alzaba ofreciendo generosa y abiertamente su muy redondo culo.

Julio César.

INEVITABLE

noviembre 21, 2017

HACIENDO LA DIFERENCIA

Hay necesidades…

   Cuando salió con los chicos para llevar el ganado más allá de las tierras apaches, su novia le previno que no llevara su ropa interior de suripanta, cosa que a ambos les gustaba en la intimidad de la cantina; su jefe también le previno, que no se descuidara en esas tierras. No escuchó a ninguno de los dos, se fue con la prenda y se durmió profundamente, tan sólo ocupado de sus botas por si debía correr y el sombrero a la mano por si se perdía en el desierto. Y los pieles rojas atacaron esa la noche; cada quien huyó como pudo pero a él, el feroz y vigoroso jefe Verga Grande, le había echado el ojo. El chico le gritó que se alejara, que no le viera así, que no se sobara, se arrastró al intentar subir un risco, pero nada le salvaría. Inevitablemente sería tomado por Verga Grande, y en su choza, sobre las mullidas mantas, sonriendo, sintiendo el roce de la breve tela y recordando lo que el otro le hizo durante toda la noche, entiende al fin el encanto de la vida de las suripantas y por qué siempre sonríen felices.

……

   Traseros así se lo andan buscando, ¿verdad? Todos lo saben, lo mejor es que se preparan, y como MUESTRA

ANIMO

Julio César.

COMPROBANDO

noviembre 9, 2017

HACIENDO LA DIFERENCIA

   ¿Hasta cuándo, carajo?

   -¡Oye! –grita cuando uno de sus amigos, riendo, estando acompañado de otro pana y dos sujetos más a los que nunca ha visto, le baja el mono y todos estallan en carcajadas, señalándole y gruñendo miren eso.- ¡Deja! –chilla y lucha por subírselo pero la fuerte mano sigue manteniéndolo abajo mientras comentan que eso si está gordo, y que lo tienes bonito y cosas así.

   No lo entiende, ¿hasta cuando le bajan la ropa para ver qué lleva o si lleva algo de eso? Todos ya saben que le gustan las tangas hilos dentales desde que su novia le inició en ello para que luciera sus encantos (el trasero, ya que por delante…), pero sus amigos, primos, conocidos, los chicos de la pandilla y hasta los novios de sus hermanas (y el de su mamá), le bajan los monos para comprobar si es cierto. Y ahora se presentaban con amigos para que vieran también, cosa que no sería tan mala si no fuera porque algunos meten mano para tantearle lo suave que es… la breve tela.

   ¿Acaso no saben ya todos que las usa por… comodidad?

INEVITABLE

Julio César.

LA NATURALEZA DE LAS COSAS

octubre 20, 2017

HACIENDO LA DIFERENCIA

   Aunque inquietante, a veces pasa.

   -Eso es, viejo ruin, mueve tu trasero puto para que mis amigos vean por la red, lo gordo y vicioso que lo tienes. –indica, ronco de lujuria y burla, el joven filmando al sujeto sobre su cama matrimonial.- Vamos, zorra, deja la pereza, menéalo como lo haces cuando gozas sobre mi regazo, arriba y abajo. Apriétalo como haces cuando me lo halas. –le gruñe, riendo de lo mucho que lo degrada frente a la cámara y sus amigos, notando como el hombre se calienta más y más por el trato. Un pitido indica que un mensaje llega al ordenador y el chico lo lee.

   “Amigo, ¿en verdad ese tío putón es tu papá?” -enfocando nuevamente al tipo, el chico ríe agudo, cruel.

   -¿Por qué crees que lo dejó mi mamá? ¿Quieren ver cómo lo hago chillar? –los cientos de pitidos que se oyen en respuesta, hacen al hombre, de gozo anticipado,  jadear.

COMPROBANDO

Julio César.

SECRETOS DE MACHOS

octubre 17, 2017

HACIENDO LA DIFERENCIA

   Las caras secretas…

   Maduro, apuesto, musculoso y triunfador… en presencia de otros hombres, que ríen burlándose, exhibe y ofrece sus encantos dentro de pequeños empaques. No era su culpa, de muchacho, delgado y tímido, había sido tomado por los sementales de la escuela que necesitaban divertirse un rato en tardes aburridas, también descargar la tensión por los estudios que parecía juntárseles en las bolas llenas y adoloridas. Las cosas que le decían y hacían, años de empujones e insultos, de humillaciones en duchas, vestuarios y canchas del colegio fueron frecuentes, alterándole, haciéndole llorar, hasta que comprendió que todo aquello había sido por su bien. Ahora, tembloroso y agitado, notando las miradas sorprendidas y burlonas de esos dos nuevos empleados fijas en su terso y enorme trasero, emocionándose ambos bajo sus ropas, admite que nunca cambiaría lo que era: un tremendo agujero tragón.

LA NATURALEZA DE LAS COSAS

Julio César.

HACIENDO LA DIFERENCIA

septiembre 15, 2017

BANAS ILUSIONES

   Marcando tendencias…

   Estaba decidido a excitar el interés de los chicos de la cuadra por los ejercicios físicos que los mantuvieran lejos de los problemas, de drogas y pandillas… Pero, aunque el lugar se veía bueno, como ese parquecito caliente bajo los rayos del sol, todo estaba solitario porque por allí operaba una pandilla de gañanes que iban en grupo, vandalizando, fumando, bebiendo, drogándose, llamados los gozones. Y los gozones llegaron, los encontraron, no lo dejaron ir y le dieron una dura y larga, muy larga lección, cada uno de ellos y eran como siete u ocho. Cosa que, irónicamente, le encantó. Abandonando sus rutinas de vida sana ahora los sigue donde quiera que vayan, les lleva cigarros y caña, antes de caer, ansioso como siempre, sobre rodillas y manos.

SECRETOS DE MACHOS

Julio César.

HOT!

agosto 26, 2017

BANAS ILUSIONES

   Y el vecinito no perdía detalle…

   Al tipo no le molesta, para nada, que  el novio de su hermana llegue cuando quiera, aunque esta no esté, y recibirle, saludarle y atenderle cuando este quiere  llevar sol, un rato, en el patio de la casa. Sonriendo, el enorme mocetón dice que le gusta sentir el calor en su piel, también la brisa que recibe en ese bello jardín con árboles. Cosa que se entiende, viviendo como vive, en un pequeño apartamento. Era llegar y sonreír como un chiquillo para pedirle permiso e ir a echarse de panza en la terraza, a lo que, enternecido, el otro accedía. A veces, cuando este se quejaba del sol, también le aplicaba bronceador, lentamente, por hombros, brazos, espalda y piernas, por largos, largos, muy largos minutos mientras este reía y se estremecía alabando el trabajo de sus fuertes manos. Manos que en cada visita bajaban más, y más rápido, al firme y parado trasero que…

   ¿Imaginan vivir en la casa de al lado del tipo que usa semejante vaina para tenderse en las tardes? Nada más que esté allí ya hace subir el valor de la cuadra.

HACIENDO LA DIFERENCIA

Julio César.

PROPOSITO

agosto 24, 2017

BANAS ILUSIONES

   Su mamá se pregunta qué tanto hace en su cuarto…

   Es un chico aplicado, serio, conoce su tarea, su deber, que, irónicamente, es su mayor placer. Entrenarlo para su profesor de Educación Física, el viejo, velludo y rudo oso que una tarde, en los vestuarios del colegio le preguntó si era putito y que en tal caso debía mostrar más ese enorme trasero, regalándole la primera de aquellas atrevidas, apretaditas y sedosas prendas. Todo comenzó así. Pensar en él, mirar la tanga, lo ponía caliente, por lo que le dio el consentimiento que el otro buscaba con tan sólo dos palabras: si, papi. Ahora, en cada momento que tiene, se despoja de sus ropas menos de lo que conviene, y lo ejercita, totalmente excitado, nadando en hormonas, casi corriéndose… sin tocar nada por delante. Ya no le hace falta.

HOT!

Julio César.

EL NUEVO AMERICA

agosto 13, 2017

BANAS ILUSIONES

   Resistía llevar bastante palo…

   El nuevo héroe había llegado de Texas, para deleite de los jóvenes rangers, marines desmovilizados que llegaban a descansar y pasarla bien, y de los chicos de fraternidades universitarias que le ayudaban con la parte de informática. El nuevo superhéroe era incansable, e insaciable. Podía pasarse el día combatiendo a los malos, cayendo sobre ellos, montándolos y no dejándoles hasta que estallaban, quedando secos y sin fuerzas, sin ganas para luchar o hacer maldades. Y estos, aún cundo eran encarcelados, mirando como sus cremas le goteaban, todavía le preguntaban ¿me visitarás en prisión, perra? A lo que se comprometía, y cumplí porque es un superhéroe. Eso era de día, de noche, el superhéroe visita a los chicos de bien, para que nadie creyera que sólo los malos recibían el tratamiento completo. Y con estos, siempre entre varios, pasaba sus muy buenos momentos. ¿Qué en qué consistía su poder, su emblema, eso que le hacía único? En esa trusa tipo hilo que se secaba y quedaba como nueva, en segundos, a pesar de mil chorreadas.

PROPOSITO

Julio César.

ASESORIA

julio 24, 2017

BANAS ILUSIONES

   A veces, agradecido, se lo baila en la cara…

   En toda vida existe un profesor o maestro que marcó un sendero, y para este chico fue su profesor de Educación Física, el rudo sujeto que les vigilaba en las prácticas de futbol. “Siempre asegúrense de explotar sus puntos fuertes, sus dones y ventajas; les será algo natural y dominarán fácilmente cualquier situación”. Y era cierto, con un trasero como el suyo, usándolo bien, el dinero le entraba a raudales en la alcancía. Muchos carajos se morían por meter más que los demás. Por ello, dos años antes, buscó al hombre para agradecérselo y brindarle un bailecito; ahora es uno de sus clientes habituales, gastándose en ello la quincena que su mujer, en casa, espera para cancelar desde la comida al alquiler.

EL NUEVO AMERICA

Julio César.

¿ERROR?

julio 19, 2017

BANAS ILUSIONES

   ¿Descuido, destino… intensión?, la cosa es que pasa…

   Dos jóvenes y alegres hombres, amigos, entran en una tasca algo vulgar, en busca de aguardientes y señoritas de malas reputación, recibiendo miradas hoscas de estas y de los hombres presentes; pero como brindan, y pagan, los aceptan. Hasta que uno de ellos, algo mareado ya, necesita vaciar la vejiga, descuidándose al abrir su pantalón en el baño. “Hey, ¿qué es eso?, ¿llevas pantaletas?”, le preguntó un tipo delgado, fibroso y maduro al que no había notado. Mareado dijo que no, que eran prendas masculinas atrevidas que… Del empujón que recibió terminó de rodillas, dos zarpazos le desnudaron casi todo, los rugidos roncos de si viste de puticas así te trato, le calentaron, sin saber por qué, en ese piso sucio, de cara a las puertas, en cuatro patas, abriéndose automáticamente mientras el otro, a sus espaldas, se bajaba el cierre de la bragueta del pantalón. Experimentando lo nuevo, a fondo, siendo manoseado, llamado y tratado como si en verdad de una perrita calentorra se tratara, se sentía al borde del orgasmo desde hace rato. Mucho rato, debió suponerlo, cuando un carraspeo le hizo alzar la mirada y encontró al amigo, que fue a ver qué le había ocurrido, sonriendo en la puerta, llevando tiempo allí observándole, sobándose.

   -¿Puedo tener una tajada? –le preguntó al sujeto, mirándole a él.

   -No veo el problema, le dio un espasmo. –rió el otro.- Seguro que lo quiere probar hace rato.

ASESORIA

Julio César.

LA RECOMPENSA

julio 12, 2017

BANAS ILUSIONES

   Nada como usar la miel…

   Entrando en el cuarto de Armando, Beto se queda con la boca abierta al encontrarle sí, jadeando y medio sudado, flexionando las caderas y tocándose los dedos de los pies. Ejercitándose como cada vez que tiene tiempo.

   -Joder, primo, cómo se ve que te han resultado esas rutinas… -le clava los ojos.- Te ves del carajo. –y se le pega, sutilmente, en un momento dado, cuando el otro está flexionado. ¡Lo tenía tan firme, redondito y duro!

   -Gracias, primo. –le sonríe el otro, la alegría brillando en sus pupilas de chico una vez gordito, obsesionado ahora con su cuerpo. Muy necesitado de escuchar aquello.- Hago lo que puedo. –y baja, echándolo para atrás, refregándosele duro.

   Ay, mama, piensa Beto, boca abierta, sin moverse ni un centímetro, sintiéndolo subir y bajar, una y otra vez, sirviéndole de tubo.

¿ERROR?

Julio César.

IMPACTADO

julio 10, 2017

BANAS ILUSIONES

   Siempre pasa, ¿casualidad?

   La sorpresa no le deja reaccionar por un segundo, habiendo entrado sin llamar y descubriendo a su primo usando unas pantaletas de Elena, mientras se pasaba un dedo y gemía. Este se impacta al verle.

   -Martín, no es lo que parece… -ruge rojo de cachetes, angustiado, pero con algo oscuro brillando en sus ojos, como algo buscado.

   -Pues creo que se te ven bien las pantaletas de mi novia, pero a toda chica que usa una de esas es porque le hace falta una de estas… -le responde burlón, abriéndose la bragueta del pantalón.

   -Oh, por Dios… ¡es tan grande!

   -Y es toda para ti, prepárate…

LA RECOMPENSA

Julio César.

APURRUÑOS

junio 30, 2017

BANAS ILUSIONES

   Hacía algo de frío…

   Abriendo un soñoliento ojo, le descubre mirándole como indeciso. Seguro ya llevaba rato en eso. Era tan tímido. Suspira cansino.

   -Joder, ¿te peleaste otra vez con mi hermana? Okay, súbete y pasa la noche. Pero sin ponerte todo recostón como las otras veces. Te confundes fácilmente… -bosteza, viéndole sonreír y casi saltar a la cama, donde él mismo se acomoda mejor. Meciéndolo arriba y abajo un poco.

IMPACTADO

Julio César.

VENTAJA

junio 21, 2017

BANAS ILUSIONES

   Nacidos para mostrar sus NATURALEZAS

   ¿Sobre la confusa niñez y la escuela?, el recuerdo de las crueles bromas de los chicos más grandes sobre su “trasero de jeva”. Eso le hacía llorar; desconsolado se confió a un primo uno dos años mayor, y este le dijo que no se hiciera problema. Que era blando, llorón, culón y medio maricón, que nunca enamoraría mujeres, que exhibiera con orgullo su trasero, que enloqueciera a los chicos con eso. Que esos que se burlaban luego lo buscarían. Y, claro, en el cuarto que compartían cuando visitaba a la tía, entre risitas y nervios, le enseñó cómo usarlo, haciéndole gemir y pedir más aunque el ex virgen no se lo esperara. Y vaya que le gustó. Casi tanto como cuando, en su cumpleaños siguiente, este le regalara la primera de sus sexy tangas.

APURRUÑOS

Julio César.