Archive for the ‘CARAS RARAS…’ Category

MISION

enero 10, 2017

OBLIGACIONES

la-cara-del-pecado

   La satisfacción del trabajo realizado.

   Como consejero del curso prematrimonial de la parroquia, el guapo sacerdote sabía de las tentaciones y peligros que corrían los jóvenes y briosos chicos, así que, para salvar la honra de la noche de bodas y la virtud de las vaginales novias, se ofrecía a ayudarles a combatir el demonio de la carne, despojándoles de cada gota de ardiente y espesa diablura que les obligaría a intentar acercamientos pecaminosos con las damitas. Y a ese esfuerzo, con cada joven al que le ofrecía asistencia, no negándose ninguno, se aplicaba con una dedicación digna de reconocimientos.

   -Ahhh… ahhh… Gracias, padre, lo necesitaba. – gemía uno.

   -Si, padre, gracias… -jadeaba el otro.

   -De nada, hijos míos; manténganse buenos. Y ya saben, estoy dispuesto… siempre que lo necesiten.

   Y muchos de esos calenturientos gañanes lo necesitaban hasta dos veces al día. Por ello debía tratar, en ocasiones, a dos o tres de ellos a un tiempo.

RECONOCIMIENTO

Julio César.

VISTAS

diciembre 19, 2016

OBLIGACIONES

siempre-se-ve-bien-el-semen-en-la-cara

   Era más que algo, ¿no?

   Aunque acostumbrado a los comentarios insultantes de esos colegas de trabajo, descalificantes a veces, la cosa cambió después de verse rodeado por tres de ellos en el depósito, quienes fingiendo jugar querían que, de rodillas, les demostrara qué podía hacer con la boca. Parecieron muy entusiasmado, y eso le hizo olvidar por un rato lo mierda que eran, lo que al final pareció lograr cierto milagro de convivencia al escuchar a Jorge, el peor de todos, decir al terminar.

   -Ah, gracias, pana, nos hacía falta. –y sonriendo, entre sus amigos, agregó.- Coño, maricón, nunca te has visto mejor. ¿Nos… vemos mañana, mismo lugar misma hora? Tal vez venga también el supervisor.

MISION

Julio César.

OBLIGACIONES

noviembre 21, 2016

EL PAGO

un-chico-en-pantaleta-gana-tragando

   Era… lo justo.

   El chico boquea, ahogado, humillado, temeroso de que su secreto se sepa, ese que nació por la maña de su novia del colegio, de experimentar roles en la cama. Suplicante mira a ese carajo, que le pilló, aunque sabe que no habrá piedad.

   -Deja la cara de tragedia griega; si quieres usar las pantaletas de tu hermana Elena, me cumples como ella, cuñadito. Vamos, cúbrelo todo, lo estás haciendo bien. Te sale… natural.

VISTAS

Julio César.

LA CARA DE UN ANTOJITO…

noviembre 11, 2016

EL PAGO

engolosinado

   ¿Caliente y sabrosito?

   Cuando entra en el depósito, se congela al encontrar así a su mejor amigo de toda la vida, de rodillas y engolosinado con el carajo que lava los baños.

   -Pero bueno, compadre, ¿tú no y que eres vegetariano y no comes carne? –le toca ver cuando deja de tragar, en su barbilla colgando hilillos de espesa saliva.

   -Esto es mejor que comer ñame. –le responde y regresa a la merienda.

   -Bueno, ya que estás en esas…

OBLIGACIONES

Julio César.

PROMESA

septiembre 10, 2016

EL PAGO

la-sorpresa-de-la-leche-en-la-cara

   Una grata sorpresa.

   Jadeando, todavía sintiendo los cálidos chorros en su cara, el sabor sobre su lengua, mira sorprendido a su mejor amigo. ¿Cómo llegaron a eso si hablaban de futbol y de la nueva pinta de Ronaldo?

   -Se nota que te gustó, y que todavía estás picado. –le oye decir con malicia y no puede contener una leve sonrisa, todavía tragando.- Tranquilo, hay mucha más de donde salió esa. –asegura bajando y ofreciéndosela.- Y tenemos muchos otros amigos que estarían muy dispuestos para la ordeña.

LA CARA DE UN ANTOJITO…

Julio César.

DEL DICHO AL HECHO

agosto 17, 2016

EL PAGO

ATADO PERO GOZANDO

   Cosas que pasan, definitivamente.

   Cuando, de alguna manera, la foto de aquella reunión navideña en la oficina salió por ahí y comenzó a rodar en la red, llegándoles a conocidos, familiares y amigos, el pobre hombre gritó:

   -¡Estaba borracho! No sabía lo que hacía, fue horrible lo que me hizo ese mal amigo. –casi lloraba al contarlo.

   Hasta que apareció el video, uno donde se veía:

   -¡Hasta el fondo, papi, hasta el fondo como el otro día! ¡Si, así! –chillaba, se estremecía y gemía.

   ¿Moraleja?, la misma lección que han aprendido millones y millones de osadas parejas, si son traviesos en la intimidad cuiden donde dejan las pruebas.

PROMESA

Julio César.

OCIO, MADRE DE…

junio 8, 2016

EL PAGO

EL SEMEN EN LA CARA

   Cosas de hombres…

   Ese grupo de amigos y conocidos de la cuadra, heterosexuales funcionales, habían comenzando reuniéndose para ver juegos deportivos, luego películas de acción y más tarde porno. Aunque cortados al inicio, más adelante se desnudaban cuando comenzaron las masturbadas. Cada quien a lo suyo. Luego se iniciaron los juegos, alguien volvía el rostro porque le llamaban y la boca le chocaba de un tronco húmedo, y había risas. O se corrían sobre el bóxer de otro. Y ahora este juego, el de “cierra los ojos mientras te bañan”.

   -A ver, ¿de quién es? –le preguntaban entre risas.

   -¡De Martín! -respondía en ese momento pasando la lengua. Y las carcajadas se dejaban escuchar atronadoras. Si, muchos ya adivinaban.

   Lo dicho, cosas de machos.

DEL DICHO AL HECHO

Julio César.

GENUINA SORPRESA

mayo 11, 2016

EL PAGO

SORPRESA SORPRESA

   A veces la gente te deja pasmada.

   -Verga, primo… -exclama con ojos brillante de admiración, respiración jadeante y la cara bañada.- ¿Cuánta tenías? Lo dejaste lleno, le diste una bañada y yo bebí como medio litro…

   -Y si esperas dos segundos habrá mucha más. –le responde.

  -Tranquilo, de que aquí no me muevo.

OCIO, MADRE DE…

Julio César.

RETROALIMENTACION

abril 23, 2016

EL PAGO

ORGULLOSAMENTE EMBARRADO

   Algo en él atrae las miradas de los tipos…

   Cada vez que puede baja a Playa Escondida a disfrutar del momento. Saboreándolo como sólo un hombre sabe hacerlo. Cuando llegaba y saludaba a alguien, comentaba el clima y pedía de repente un buen trago caliente, le costaba convencer. Una vez que se sucedían, la cara bien embarrada, lo que llegaban eran las ofertas para que probara. Todos querían. Y mientras a más atendía, mejor le iba.

GENUINA SORPRESA

Julio César.

EL MOMENTO

febrero 23, 2016

EL PAGO

LO DICE TODO

   Ocurre en toda joven vida.

   Mientras se estremece sobre las sábanas tibias con las mejillas rojas, dejando escapar largos y agónicos gemidos de placer, luchado para no gritar por más, que le diera más fuerte y que no se detuviera, tiene que cerrar los  ojos. Podría decirse que lo hace para explorar como se deben todas aquellas increíbles sensaciones que parecen arrollarle al estar privado de la visión… pero la verdad es que no quiere verse reflejado en ese estado de absoluta putez en el espejo frente a la cama de su cuñado. No está listo para aceptar que era cierto lo que los chicos atletas le gritaban en los vestuarios del colegio… A quienes el lunes, a medio día, les haría mimos y carantoñas bajo las duchas.

RETROALIMENTACION

Julio César.

FESTEJOS DE HOMBRES

febrero 21, 2016

EL PAGO

ORGULLOSO DE LA LECHE EN SU CARA

   En algunas partes es casi tradición…

   Jadeando, todavía parece confuso y perdido cuando es obligado por su futuro cuñado a mirarse al espejo, el ex marine se pregunta por un segundo: ¿había disfrutado realmente del fulano regalo sorpresa dado en esa despedida de soltero organizada por amigos, conocidos, primos y amigos suyos y de su novia? Traga levantando la clara mirada hacia el carajo que mañana sería su cuñado.

   -¿Quién siegue o desea otra? –y abre la boca, siendo coreado por risas de satisfacción y aprobación de todo esos machos presentes.

EL MOMENTO

Julio César.

EL CEBO

noviembre 28, 2015

EL PAGO

CARA RARA

   Bien colocado, atrapaba para siempre.

   -¡Ahhh!, ¡me engañaste, hijo de perra! –acusa, boca muy abierta.

   -Nada de engaños, te dije que te mostraría cómo alcanzar el mejor orgasmo de tu vida con una masturbación… estimulándolo todo, claro. –le aclara el otro a su mejor amigo.- ¿No estás experimentando la mayor sensación? Y no mientas tú, mírate al espejo.

FESTEJOS DE HOMBRES

Julio César.

EL PAGO

noviembre 4, 2015

DESQUITE A LO CRIMINAL MIND

LA LECHADA EN LA CARA

   Jadea, como ido…

   Entra en la cocina, todavía alterado, ¿qué fue lo que pasó?, se pregunta, mientras su hermano saca unas cervezas de la nevera, dándole la espalda.

   -¿Ya resolviste tu asunto con Nelson? Nunca debiste hacer esa tonta apuesta, ¿cómo pagaste si no tienes plata? –se vuelve y se impacta.- ¡Coño, ¿te cobró en especias?! ¿Te sientes bien? –se molesta, después de todo era su hermanito menor, y Nelson un amigo que llevó para un juego de carta.

   -No lo sé… -tragó, mirándole suplicante.- ¿Estoy mal si quiero seguir apostando?

EL CEBO

Julio César.

DEBERES Y PLACERES

octubre 6, 2015

DESQUITE A LO CRIMINAL MIND

MARINES CALIENTES Y GAY

   Todo sargento debe ocuparse de sus hombres.

   Mientras gime, el hombre debería estarse preguntando si no habría sido un error el confesarle a sus hombres en las barracas lo que más le gustaba de ellos. Y cómo le gustaba, para colmo, con testigos presentes que aplaudieran y auparan el esfuerzo de guerra. Pero no pudo evitarlo, es un buen sargento, sabe lo que su tropa necesita en esos puntos alejados del desierto, lejos de sus esposas y novias. Por otra parte, todo era ganar y ganar, como lo indicabas esos rostros satisfechos y felices. Los tíos liberaban tensiones, con rudos golpes y en grandes chorreadas, manteniéndose fieles a sus mujeres que lo notaban (que no había otra), y el sargento cumplía con la suya, quien preocupada por sus valores sanguíneos, especialmente el ácido úrico, le cuidaba la dieta. Pero no era por la gran ingesta de proteínas que se sentía tan bien esos días, era porque le prohibieron las carnes rojas y que mejor probara toda la que quisiera de la blanca, y estaba cumpliendo. Y lo que le faltaba, esa tarde llegaban del frente, todos estresados, doce de los más rudos muchachos…

EL PAGO

Julio César.

LA MARCA

septiembre 25, 2015

DESQUITE A LO CRIMINAL MIND

EL SEMEN EN LA CARA

   El niño que es llorón…

   Su mujer se alegraba de que por fin encajara con otros y que tuviera amigos en la nueva cuadra. Ignora que una tarde, viendo por televisión las luchas libres con estos, encerrados en una cochera tomando cervezas, se empalmó viendo a dos carajos atados en la colchoneta del heptágono. Los otros le pillaron, le gritaron, rieron e insultaron. Quiso escapar, pero un empujón le hizo caer de rodillas y esa fue su perdición. Una a una, duras, aparecieron golpeando contra su cara y debió atenderlas. Todas, una a una, aunque muchas le frotaran mientras lo hacía. Le bañaron, abundante, caliente, espeso y oloroso, y le hicieron tragar. Se alejó, no quiso ir cuando a los tres días le llamaron para otro juego, pero su mujer le insistió en que no cerrara esa puerta, y como en verdad quería…

   -Mírenlo, se ve tan puto. –oye a uno de ellos, que ríe perverso.- Vamos a sacarlo, a tirarlo así a la calle para que vaya a su casa y le diga a su mujer que ahora entiende por qué a ellas les gusta tanto chupar.

   Temblando presa de emociones poderosas, de las cuales el temor era la menor, es rodeado, atrapado por manos que le alzan y le guían a la salida de la cochera, con la cara toda empegostada. Así fue como le vi yo, con mis panas.

DEBERES Y PLACERES

Julio César.