Archive for the ‘CASOS DE LA VIDA REAL’ Category

EL TRABAJO DEL ESPARRING

mayo 31, 2017

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

   Fuera de entrenarle, debía proteger al campeón de toda maledicencia, que no saliera y se metiera en problemas; y a ello se aplicaba, diariamente, con pasión, porque todo hombre, desde el lugar que ocupe, sabe que tiene que cumplir con su DEBER

Julio César.

GUISANDOLE EL CONEJITO AL YERNO

marzo 2, 2017

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

suegro-y-yerno-gay-1

suegro-y-yerno-gay-2

suegro-y-yerno-gay-3

EL TRABAJO DEL ESPARRING

Julio César.

NOTA: Lo sé, llevaba la del policía, pero no encuentro las dichosas imágenes. Sigo buscando.

UNA DIVA

diciembre 28, 2016

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

   Cuando detuvo a ese hombre en el callejón cerca del Centro Cívico, los colegas, que le sabían serio y responsable, le dijeron que tuviera cuidado cuando le interrogara, porque esos tipos eran mañosos, y peligrosos, como parecía ser cierto… Si, cosas que le pasan a un buen policía.

el-choro-y-el-poligay-1

el-choro-y-el-poligay-2

el-choro-y-el-poligay-3

el-choro-y-el-poligay-4

el-choro-y-el-poligay-5

CONTINÚA…

GUISANDOLE EL CONEJITO AL YERNO

Julio César.

EL ACABA AMIGOS

agosto 3, 2016

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

   Hay cierta clase de hombres que cargan una cruz, que viven su propio calvario. Aunque luchan contra ello, contra su destino, fatalistamente saben que fracasarán. Tal vez porque les ha ocurrido, antes, muchas veces. Es el caso de nuestro héroe, el cual no puede mantener amistades con otros tíos, con quienes tomar cervezas, hablar de mujeres, deportes o política. Su martirio era tener entre sus piernas un enorme martillo.

UNA ENORME Y NEGRA SORPRESA 1

   “¡Pero déjame verlo!”. “No, no es conveniente”, preocupado rehúye la exigencia de aquel vecino y amigo suyo, un carajo al que estimaba y respetaba, heterosexual como pocos. “Coño, déjame ver si es tan grande como todos dicen; déjate de mariconerías”, reclama molesto. “Okay, pendejo”, es la seca respuesta, sacándosela y agitándola sobre su cabeza al estar de pie. “¡Santa Mierda, mira que que grande!, es el grito asombrado, la mirada trastornada; “se ve tan…”. “No, aleja la mano”, se inquieta. “Déjame tocarla para ver si es firme o una vaina suave. Oh, Dios es tan dura, y no puedo abarcarla con los dedos”, es el gemido ahogado que sale de su boca mientras se lame el labio; “¿una mujer puede cubrirla con sus labios?”. “No creo que debamos hablar de eso, además…”. Pero el otro ni le para, “voy a ver…”.

UNA ENORME Y NEGRA SORPRESA 2

   “¡¿Qué haces?!, se agita al sentir el aliento y la boca acercarse, intentando alejarle, pero el otro, todo acalorado, le gana en velocidad, parecía necesitarlo. “Uggg… Uggg”, es lo único que sale de sus labios, aunque se empeña en abarcarla toda. “No, no, déjalo así”, insiste, pero ya ese amigo parece indetenible, y continúa abarcando más, con esfuerzo y entre gruñidos. Mirándole, la deja con un jadeo; “debes ser virgen, es imposible que un coño la acepte, pobrecita de la vecina”. “Claro que puede con ella, ¿acaso eres tonto? Tenemos ocho muchachos. Obviamente por el culo no, pero…”, aclara inocente, inquietándose al verle brillar los ojos, sabe lo que viene. “¿No puedes dar por el culo?, qué malo”, asegura llevándose las manos a la bragueta. “¡No!, eso no, ni se te ocurra. No se puede”. “¿Sabes?, yo creo que podría”. “No, déjalo de ese tamaño. Oye, no te escupas en los dedos, no hagas eso, no te abras así”.

UNA ENORME Y NEGRA SORPRESA 3

   “Ahhh, ahhh”, se escuchan los lloriqueos de un chico que nace de nuevo. Ese tonto no sabía lo que había hecho, se dice el otro, embistiendo como haría todo macho, ahora no podía detenerse, no ante el desafío de la puertica abierta. Empuja y empuja, pero apenas la puntica, viéndole estremecerse, gimiendo sus agónicos “oh, Dios mío…”.

UNA ENORME Y NEGRA SORPRESA 4

   “Vamos, la quiero toda”, vuelve a exigir, como un poseso. “Joder, te puedes lastimar”, le indica preocupado, siendo arrojado de culo en el sofá. Cara arrugada, apretando los dientes, este le replica, “yo puedo con ella”. Mierda, piensa el otro, una vez de haberla visto, todos siempre se empeñaban en eso.

UNA ENORME Y NEGRA SORPRESA 5

   “Hummm, hummm”, jadea y ríe, bailoteando y disfrutando, echando la cabeza hacia atrás al caer totalmente sentado y todavía refregándose. “No lo sé, amigo, tal vez deberíamos parar, aún estás a tiempo de salvar tu heterosexualidad”. “No, no, papi, dámelo todo, usa mi coño”, suplica; “ahora sé qué es lo que quiero para mí, esto que me depara tanto gozo”.

   El sujeto debajo le escucha y lo lamenta. Una amistad que se perdía, una igualdad y camarería difícil de encontrar. Por sordo, por inconsciente. Ya no era un hombre, ahora, en su harem, el ex pana era tan sólo otro de sus muchos putos calientes.

UNA DIVA

Julio César.

NOTA: Había una razón válida para censurar algo las imágenes… Ahora, por maniático, no puedo dejar de hacerlo. Lo siento.

UNA DE PRIMERA VEZ CON LOS EXPLORADORES

abril 27, 2016

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

   Si los chicos son vírgenes y prefieren jugar a Calabozos y Dragones en lugar de practicar el futbol o salir con chicas, los padres los envían a campamentos para que aprendan. Las madres piensan que conocerán gente y dejaran de jugar únicamente con videos. Los padres esperan que aprendan de los grandes cómo buscar sexo con chicas. Y pasa… más o menos.

BOY SCOUTS GAY (1)

BOY SCOUTS GAY (2)

BOY SCOUTS GAY (3)

BOY SCOUTS GAY (4)

BOY SCOUTS GAY (5)

BOY SCOUTS GAY (6)

EL ACABA AMIGOS

Julio César.

…TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS… 2

agosto 18, 2015

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 5

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 7

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 6

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 8

   Obvio que así les pilla el sujeto, usando sus cosas. La azotaina que les dará será dura. Y cómo la gozarán ese par de maricas, que sin saber muy bien cómo o por qué tuvieron la suerte de terminar sirviendo a un rudo y dominante macho que les dio sentido a sus vidas.

UNA DE PRIMERA VEZ CON LOS EXPLORADORES

Julio César.

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

agosto 4, 2015

LO QUE CALLAN LOS HOMBRES

   Como lo muestran las series Hannibal y Criminal Minds, el mudo está lleno de dementes. Y la gente puede quedar atrapada en situaciones que a otros pueden parecer imposibles de creer, como la de este amigo que, llevado por la crisis económica, la falta de trabajo y la incertidumbre sobre el futuro de su esposa e hijas, comenzó a trabajar en ese taller donde el jefe le advirtió, desde antes de comenzar a laborar, que esperaba mucho más de sus empleados. Y debió quedarse, sintiéndose ofendido en su hombría, humillado en su orgullo al responder a esas exigencias. Y sin embargo…

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 1

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 2

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 3

UN TIO Y EL SEÑOR PUÑO 4

…TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS… 2

Julio César.

PERSONALIDAD NECESITADA

julio 10, 2015

LO QUE CALLAN LOS HOMBRES

   Hay gente que es buena en su trabajo porque en cuanto ven a otros, en seguida los catalogan en su justa y exacta medida. Las personas muchas veces dicen una cosa, desean que sea así, pero por otro lado les urge algo totalmente diferente. Así era el profesor Jiménez, quien reconocía de una mirada, el primer día de clases, quienes joderían, cuál estudiaría, los que intentarían hacer trampas. Y reconoce a los bocones como Vicente Requena, que jode, molesta, interrumpe y coquetea con todas en el salón de clases. Claro que no le engañaba. Corrigiéndole mal un examen, cuando fue a reclamarle después de clases, el hombre pudo gritarle, llamarle fastidioso y tenderle sobre el escritorio al desnudarle. Listo para darle una lección.

EL PROFE Y EL CHICO QUE QUIERE APRENDER 1

EL PROFE Y EL CHICO QUE QUIERE APRENDER 2

EL PROFE Y EL CHICO QUE QUIERE APRENDER 3

EL PROFE Y EL CHICO QUE QUIERE APRENDER 4

UN SIMPLE TIO EN MANOS DE UNO DE LOS AMOS

Julio César.

LO QUE CALLAN LOS HOMBRES

febrero 23, 2014

EL MECANICO REPARA

   Dada la crisis económica, Jorge se había quedado sin empleo, por lo que fue a visitar a su mejor amigo, compadre de parrandas con mujeres, compinche de mil aventuras, para pedirle un trabajo en su fábrica. Este le dijo que no tenía nada dispuesto, y le tocó llorar y suplicar, estaban a punto de arrojarle a la calle, su mujer le reclamaba, sus hijos lloraban de miedo, su madre ciega y su papá inválido necesitaban medicinas y cuidados. Sonriendo, el sujeto le dijo que si quería trabajo… que pelara ese rabo.

UN HOMBRE SUFRIDO (1)

   Era tan indignante, pero ¿qué le quedaba? Lo peor era sentirse traicionado, ese era su mejor amigo, uno que ahora se aprovechaba y le asfixiaba…

UN HOMBRE SUFRIDO (2)

   Le ahogó con el tamaño y la cantidad de las jugosas exigencias…

UN HOMBRE SUFRIDO (3)

   Riendo, gozaba frotándole la herida con sal, pero seguramente disfrutaba más humillándole al tenerle así…

UN HOMBRE SUFRIDO (4)

   Oh, Dios, ¿cómo?, ¿cómo podía hacerle eso… en esa posición?, ¿cómo se sostenía y aguantaba?, se preguntaba jadeando…

UN HOMBRE SUFRIDO (5)

   Grita, tiene que hacerlo, mientras su “amigo”, riendo, le dice “felicidades, tiene el empleo, ahora podrás mantener a tu familia”. Y lloró, lágrimas surcaron su rostro, ¿alivio por su gente? Tal vez, o posiblemente era por el intenso orgasmo alcanzado…

PERSONALIDAD NECESITADA

Julio César.

NOTA: Por cierto, me señalan que eso de “rabo”, como lo aplicamos aquí en Venezuela, para culo, sobre todo en las mujeres, parece significar algo distinto en otras partes. Aquí lo uso como eso, otra palabra para posaderas.

 

CUANDO SE JUNTAN LOS MOCHOS…

junio 9, 2013

EL MECANICO REPARA

   Cuando se reúnen dos amigos de toda la vida, heterosexuales, casados, exitosos en sus trabajos, pero uno de ellos pasando por una sequía ya que su esposa no quiere mucho sexo por esos días con su segundo embarazo, y el otro con una inquietud, una que se le va acentuando al tiempo que sus dos ex mujeres exigen más pensiones y que de sus cuatro hijos ninguno quiere pasar mucho tiempo con él, afloran los problemas al hablarlos o insinuarlos (¿qué hombre “abre” su corazón totalmente?). Para resolver su problema particular, piensa el inquieto, lo mejor es invitar al amigo a unas copas después del juego, en esa caimanera que tienen cada fin de semana, y ver algo de porno caliente, con tías de tetas grandes que gritan rico cuando las atienden esos sementales…

AMIGOS CON BENEFICIOS

AMIGOS CON BENEFICIOS 2

AMIGOS CON BENEFICIOS 3

AMIGOS CON BENEFICIOS 4

AMIGOS CON BENEFICIOS 5

AMIGOS CON BENEFICIOS 6

CONTINÚA…

LO QUE CALLAN LOS HOMBRES

Julio César.

BEISBOL: UN AMPAYER SEVERO

octubre 11, 2012

EL MECANICO REPARA

   ¿No odian esos juegos donde público y atletas comienzan a discutir por cualquier tontería y retrasan todo? No pocas veces se ha visto a los árbitros tomar decisiones tajantes, muchas veces cómo exageradas cuando esto ocurre. Claro, no como este ampayer que penalizó a dos jugadores que comenzaron a pelear en la goma, cuando uno acusó al otro de darle con el bate a propósito. Cabreado como estaba ya, el ampayer decidió tomar la justicia por sus manos. Y, aunque la gente lo dude fuera del mundo deportivo, les aplicó la sanción de costumbre.

   Primero los nalgueó una y otra vez llamándoles chicos malos, dándoles duro y haciéndoles gemir, todavía acusándose uno al otro mientras apretaban los dientes y jadeaban un segundo antes de las sucesivas palmadas. El ampayer, molesto por oírles discutir todavía, decide ser más agresivo…

   …E intentando meter algo de cordura en sus cabezas, los trabajó a conciencia. Le sorprendieron tres cosas; lo mucho que les cabía, entraban suavecito… las ideas; lo bien que respondían al tratamiento oral… de reprimendas; y por último lo decididos que parecían a cambiar por lo que le suplicaban que no se detuviera y siguiera metiéndoles… sentido común.

   -Qué va, ustedes necesitan mucho para ser llenados de cordura y espíritu deportivo. Pero no se preocupen… -les sonríe agitando los largos y gruesos argumentos.- …Los voy a llenar. Van a quedar a reventar. –promete entre risitas de júbilo y anticipación de los chicos, que en el fondo son buenos muchachos…

   …Deseosos de aprender a comportarse como el hombre espera de ellos. Ser “sus chicos” obedientes. Y aprenden rápido mientras gruñen su aprobación a la manera como el veterano, experimentado y más sabio ampayer llena sus vidas con gratas palabras y argumentos que introduce lentamente, casi acariciantes, exigiéndoles que las expriman mientras él las rota.

CONTINÚA…

CUANDO SE JUNTAN LOS MOCHOS…

Julio César.

POR UN MOMENTO DE CALENTURA

septiembre 13, 2012

EL MECANICO REPARA       

   ¿Quién no ha sentido la tentación una tarde aburrida en la oficina de darse una mano para pasar un buen rato?

   El problema viene si te descubren, graban y amenazan cuando eres un prometedor ejecutivo que espera un ascenso y un buen aumento de sueldo para casarte con la novia de toda la vida.

   ¿Quién no accede a lo que sea para salvar el culo? Aunque en verdad muchos lo pierden, aunque entre jadeos y gruñidos. ¿Todo resuelto? No, porque todo el mundo sabe que cuando se está haciendo algo “malo”, siempre alguien se da cuenta…

   …O varios, y toca repartir atenciones para mantener a todos callados. Y para lograrlo hay que ser bueno por todos lados. Porque parte del pago es ese, brindar lo que quieren de ti…

   …De tal manera que todos quieran más y no hablen. Aunque toque pagar toda la vida. Cosa que a muchos, no les molesta.

BEISBOL: UN AMPAYER SEVERO

Julio César.

RADAR… 2

julio 17, 2012

 EL MECANICO REPARA                         RADAR…

   Sigue la historia del tío todo musculoso y masculino a quien otro retó en un sanitario público para saber si era marica dadas sus poses de excesivo machismo…

   El tío sabe que no debe dejarse hacer esas cosas, porque sospecha que ese tipo quiere hacerle el trabajito completo, pero es que mientras le come con gula, también le sorbe los sesos.

   Y se lo hace. Lo cuadra, que si dobla, abre, relaja; aunque intenta quejarse, pero ambos saben que es sólo pose porque el otro lo puso mal, caliente y mojado.

   Y lo usa, en ese baño público donde cualquiera podría entrar y ver lo que le hacen; recordando vagamente historias de amigos borrachos que entraron así en sanitarios y pillaron a un sujeto usando la boca y lo pusieron en cuatro entre varios.

   No es raro que esos tíos terminen revolcándose en el sucio suelo de un sanitario, con un macho atrás, pidiendo que le den con todo al descubrir de repente tanto placer. Y, claro, le pillan pidiendo…

POR UN MOMENTO DE CALENTURA

Julio César.

RADAR…

junio 5, 2012

EL MECANICO REPARA

   ¿Será por sobrecompensación? No se sabe, pero hay carajos en este mundo, grandes y rudos, gritones y violentos, que al verles lo primero que viene a la mente es: seguro es marica y quiere un macho. Y, a veces, alguien decide comprobarlo…

   Cuando ese carajo se le queda viendo así, preguntándole prácticamente si es marica, la sorpresa le congela, como les ocurre a muchos. Y hay quienes toman el silencio por aprobación.

   El endurecer rápido y el temblar por todos lados, era evidencia más que suficiente para el buen observador.

   Le había encontrado el sabor a ese nuevo bocado, cosa que enloquece al pobre tío.

   No quiere pensar en sí es juzgado o no. Ni le importa en esos momentos, enfrentado como está a su verdad.

CONTINÚA … 2

Julio César.

LA TRAMPA DE OLER MACHOS…

enero 20, 2012

EL MECANICO REPARA

   Nadie quiere hablar de ello. No los hombres, mucho menos sus mujeres, pero todos lo saben. Esos deportes de sábados por las tardes, la competencia, las cervezas, las bromas y camarerías ponen mal a más de uno, que en los vestuarios termina viendo a los otros quitarse todo y luego agarra, casi sin querer, un suspensorio húmedo de transpiración y orina, olfateándolo, mareándose con el olor a bolas. Hasta allí es más o menos común, algo inocente, un carajo oliendo los suspensorios de otros, y así continuaría a menos que un camarada le pille en pleno éxtasis…

   No es difícil para el sujeto saber que ese tipo mareado lo que necesita es tener la materia prima, la que moja suspensorios, contra la nariz… o la boca. Pero ¿y si todo no es más que una trampa para el inocente que ofrece el bocado al hambriento?

   Y ocurren esos grandes descubrimientos sobre la propia naturaleza (lo que da calenturas).

   Lo otro mejor que podría hacer un amigo de verdad sería contarles a todos los demás para que le ayuden a calmar semejante comezón en el otro. Y como digo, eso siempre pasa, chicas.

RADAR…

Julio César.