Archive for the ‘CRUDO…’ Category

NON SANTO

abril 18, 2017

CUALQUIER DÍA DE ASUETO

   “Déjense de vainas, muchachos”, jadea y medio ríe, avergonzado, nervioso, pero con algo caliente que corre por sus venas y que ataca su agujero al ver a los mocetones tocarse sobre los largos bañadores. “Oh, vamos, eres de esos papis que sueñan con estar sobre los regazos de chicos como nosotros, ¿no?; se nota por tu tanga y la manera fija de mirarnos desde que llegamos. Vamos, acompáñanos”, urge uno, sonriendo travieso y atractivo. “Tenemos dos grandes razones que te convencerán al final de lo bien que lo hiciste escuchándonos”, asegura el otro, riendo también. Y el hombre se revuelva en la toalla, mirando en todas direcciones, ¿para dónde agarraría su mujer con los niños? Intercambiando una mirada entre ellos, lo mocetones le interpretan. “¿Vas a presentárnosla? Por nosotros no te molestes… a mi pana y a mí nos gustan otro tipo de apretaditos coños tomados sobre la arena”.

   “Pues, si, dos al precio de uno, mi amigo”, ofrece el carajo de la tanga negra; “sabemos que estás con tu novia y tus amigos, pero este negocio te conviene”, ofrece; “cuando estas bocas entran en acción…”, y rueda los ojos. El otro ríe, “imagina lo qué sentirías con las dos, al mismo tiempo, sobre tu humanidad. Lamemos de tal manera que hasta tatuajes borramos”. El sorprendido hombre, echado en la toalla les escucha y mira, sonriendo torvo y poniéndose de pie. “Está bien, pero les aclaro esto: soy de los que gusta de rellenar cada recoveco”, aclara, cediendo así de fácil a los dos sujetos. Era un macho joven y cuando quería, independientemente del lugar o momento, sabía que era bueno.

   “Hey, hey, muchacho, deja de decirme vainas sobre mi físico, los pelos de mi cuerpo, del bañador o esto, todo morcillón todavía, que lo llena así. No, no, deja de repetir lo mucho que te gustaría verme usando una vaina más pequeña, como un bikini”, advierte al amanerado, delgado y bonitico sobrino de su mujer, echándose hacia adelante, para prevenirlo del verdadero peligro: “mira que la vieja cabrea de tu tía hace rato que no me da nada y ando tan cachondo que tal vez te preñe por accidente”. Al otro se le iluminan los ojos y responde rápido: “corro el riesgo”. Eso le hace reír, ahora más que morcillón dentro del bañador; “bien, te lo advertí. Vamos para un lugar más privado; primero quiero que me convenzas con esa boquita y después, separando las nalguitas, vas a…”.

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

PREPARATIVOS PARA GOZAR DEL ASUETO

febrero 25, 2017

CUALQUIER DÍA DE ASUETO

un-tio-lleva-sol-en-minitanga-rosa

   Para conseguir esa diminuta marca de bronceado que enloquece a quienes la ven, el sujeto se pasea, exhibicionista y pomposo disfrutando de lo escandalosamente chica de su tanga, sabiendo perfectamente cuánto ovulan los jóvenes cachorritos alrededor en espera de una mano dura. Sonríe al casi sentir las miradas de aquellos dos jóvenes que están sentados en la arena, devorándole con los ojos, impactados de encontrarse de pronto, en vivo y en directo, al objeto con el cual sueñan por las noches en sus camas. Todo echón, se volverá y medio ladeará la cara, indicándole a uno u otro, o ambos, que lo sigan a un lugar apartado, donde uno u otro, o ambos, conocerán, al fin, lo que es tener un hombre en sus nuevas, apretaditas y virginales vaginas, convirtiéndose en dulces y apasionadas nenas. Si, la vida era buena, se dice sonriendo, ensanchando el pecho, orgulloso y feliz de que la vida tenga al menos momentos como esos, cuando todos se despojaban de disfraces en la arena.

trio-culicalientes-en-thong

   Riendo y hablando bajito entre ellos, los tres hombres tiemblan a mostrarse así, con sus hilos bien metidos en sus culitos bajo las tibias aguas. Saben que hay quienes los miran y ríen con cierta burla, por “esas mariconerías”, o preguntándose por qué se exponían a que los miraran feos. La verdad es que, en sus realidades, saben muy bien lo que hacen. Hablan entre ellos escandalosamente, batiendo pestañas; se lanzan agua mientras fingen luchar y gritar; nadan abriendo mucho sus piernas, siempre mostrando sus traseros; y ríen, fuertemente, como desafío o invitación hasta que los chicos de cuerpos increíbles, en bermudas a medias piernas, que vienen a tomar caña a la playa y dejarse ver por las chicas en sus gloriosas juventudes insolentes, ya medio ebrios, quieran uno rapidito y sucio para aliviar las ganas, sin importar de donde llegue, y se arrojen a la alberca, rodeándoles y palmeándoles nalgas, preguntándoles y diciéndoles cosas, entre ofensas, burlas e invitaciones a bucear entre sus piernas, a donde llevan las manos de estos para que toquen la mercancía ofrecida. A lo que accederían después de un falso disgusto, o unas aún más falsas negativas. Todo ese juego largo, todo ese coqueteo intenso era el preámbulo para que el trío experimente de los más increíbles orgasmos.

sexy-boy

   Ríe nervioso, viéndose lindo y coqueto, mientras el recio y maduro hombre le sigue, manoseándole la espalda con la palma grande y callosa, diciéndole que ese bañador le quedaba bello, pero que debió llevar la tanga atigrada que le había regalado. “Es que se me mete por el culo, señor”, intenta explicarse, mas rojo y riente, apenado cuando la mano llega a su trasero y cierra los dedos, momento cuando, para salvar las apariencias le daba un poco con su dorso como si quisiera alejarlo, pero no pareciendo muy decidido. “Con este traserito redondo habría sido un regalo para la vista de todos los hombres en la playa, yerno”, replicó ronco, la mano subiendo y los dedos entrando en los bordes del traje sobre la piel firme y caliente; “imagina cuando volvamos a bajar el martes de carnaval y tengas la nueva que te voy a dar… un hilo dental blanco que está de infarto”. “No, seguro que parecerá una pantaletica”, gimotea, más rojo, riendo, sintiendo los dedos bajando y bajando, allí donde muchos ya los miran, consciente de que el otro está caliente y que pronto se pondría demandante y autoritario, despojándole de toda iniciativa, voz o voto. Y si, terminaría usando la vainita blanca para que todos lo miraran al salir de las aguas. No podría impedirlo, no enfrentando a un hombre recio tan fuerte de carácter como su suegro. Este sabía cuando tomaba demasiado vuelo en su mente, actuando desafiante, así que, de tarde en tarde, lo abordaba, tomaba y reducía a la condición de “su otra nena” caliente.

NON SANTO

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

NOTA 2: No, en serio, ¿el blog se ha vuelto puros cuentos de control?

URGENCIAS DESPUES DE LAS FIESTAS

enero 9, 2017

CUALQUIER DÍA DE ASUETO

tio-abierto-a-lo-nuevo

   Todos le llaman viejo zorro exhibicionista por usar esas tangas en agotados domingos depuse de las fiestas. Para ser visto por las chicas. Pero la verdad es que le gustaba ver los bultos de los tíos llenándose, levantándose al mirarlo, cuando dos o tres, de pie, le veían y se reían, comentando cosas entre ellos. Tal vez lo zorra caliente que parecía y seguramente era. O al menos eso imaginaba, agitado por dentro. Sin que los amigos y sus parejas, o su novia lo notaran, si alguno de esos chicos le guiñaba un ojo y le indicaba con un gesto que les siguiera, a un lugar apartado, se iba con una excusa. Temblando de anticipación, la tirita del hilo excitándole el hueco, listo para caer en cuatro patas y se llenado por todos lados mientras le gritaban, entre risas despectivas, lo puta que era.

tios-buscando-amigos-calientes

   “Hey, chicos”, sonríe uno de los dos amigos, ambos profesores de Filosofía, Ética y Moral, en colegios católicos privados, que debían conservar un perfil serio y bajo en la ciudad, dándose esas escapaditas para continuar, disfrutar y perfeccionar sus habilidades amatorias, cosa que sólo se lograba, mediante la práctica frecuente, montados o debajo de un brioso macho. Tenían amigos del armario, aún entre el profesorado, y uno que otro padre y representante, pero no era suficiente, no para el grado necesitado por esos dos hombres solteros y discretos en sus entornos. Por ello, esas escapadas para mirar chicos y tíos, esperando que alguno quisiera ver cómo era eso de estar con un par de maricas algo relamidos; dos de ellos, de rodillas, atendiendo un palo, por el precio de uno; o estando con un amigo, o dos o tres, tenerlos rodeados para hacerles lo que, evidentemente, quieren. Y no hay mejores días, como después de las fiestas, para esas aventurillas.

el-tio-con-la-tanga-en-el-rio

   Claro, están los que prefieren de llegarse a lugares más discretos porque eso los hace más adecuados. Como esos ríos apartados donde ciertos carajos, para pasar las rascas y ratones de las festividades, tomando más caña, se iban con sus amigos a pescar bagres. Siempre lo veían igual al llegar, todos riéndose de sus tangas, burlándose, gritándole cosas, hasta que, mirándoles con una sonrisita pícara se sumergía en el agua, nadando, dándoles la espalda con el hilo metido en el culo, dejándoles sin habla. Saliendo a la rocosa orilla, cayendo sobre una toalla a secarse al sol, se tomaba su tiempo en cuatro patas, mirándoles sobre un hombro, mientras lo meneaba. No hacía falta más, ni palabras, porque los hombres, generalmente en manadas, sabían identificar muy bien el aroma de una perra en celo. Era un mandato en el ADN masculino que debía ser satisfecho.

PREPARATIVOS PARA GOZAR DEL ASUETO

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

NOTA 2: No, en serio, ¿el blog se ha vuelto puros cuentos de control?

CUALQUIER DÍA DE ASUETO

octubre 13, 2016

RATÓN… AL SOL

con-la-bandera-entre-las-nalgas

   Invierte largas horas en el gimnasio haciendo sentadillas frente a sus amigos; horas montado sobre el acanalado asiento de una bicicleta fija, arriba y abajo, transpirando, jadeando, ganándose las oscuras miradas de los presentes… Todo ese esfuerzo para esos días de playa, en fechas largas o en días de asueto como el de la raza. Con una camiseta abierta y un pequeño bikini a rayas sobre su enorme facha es seguido por los ojos de las féminas y las bocas abiertas de los muchachos, reacciones pálidas a cuando se lo quita quedándose en una de sus atrevidas tangas hilos dentales. Entrando a las olas, mojándoselo, lo calma un poco antes de ir a los baños, guiñándoles el ojo a esos jovenzuelos calentorros, esperando que lo sigan, como ocurre, y sentir todas esas manos tocando, recorriendo, acariciando y adorando su trasero. Era la rutina, como también salir un buen rato después y lavarse el reguero depositado por los muchachos y que le escurría piernas abajo.

catirito-en-speedos-chiquito

   Agitado el chico intenta apartarse. “No, señor, déjeme en paz, usted podría ser mi padre”. “Pero no lo soy, aunque puedo ser tu papito si quieres, y llevarte de caballito, sentarte en mi regazo a contarte cuentos o darte unas palmadas si has sido un niño malo. Vamos, ven conmigo al estacionamiento”. No, no, señor, no me gusta eso”, jadea rojo de cachetes. “¿Y no dejas de mirar cómo se me para mientras te veo?”. “Estoy con mi novia”, se oye acosado, caminando, pero no lo suficientemente rápido para dejarle atrás, cosa que el maduro, velludo y recio zorro comprende. “Entiendo, te gustan los juegos entre niñas”, se burla, acercándosele, agitándole, asustándole pero haciéndole arder la piel; “vamos, y descubrirás el verdadero placer sexual en tu joven vida montado sobre un macho”.”Señor…”, gimotea, débil, no pudiendo soltarse cuando este la atrapa una muñeca y le lleva hacia su camioneta.

pussyboy-thong

   Con gesto serio sigue con la mirada a su cuñado sobre la arena, alto y guapo, acuerpado, en un bañador a media pierna, coqueteando con unas chicas y diciéndole algo, malintencionado, a unos mocetones a su lado mientras le señala y se burla de su tanga. Del maridito de su hermana que parecía tremenda loca. Era su juego, uno cruel desde que le pillara usando, en la intimidad de su casa, una pantaletica de Leticia mientras esta no estaba. Con fotos le obligó a ir al gimnasio con él, llevando alguna oscura y mínima prenda bajo sus ropas blancas, que al transpirar quedaban en evidencia. Siempre era seguido a los vestuarios, como al descuido, por los otros socios que se reían y burlaban pero que en verdad admiraban su cuerpo joven y terso, y más tarde tocaban porque su cuñado les dejaba. El cual fue dándoles más y más libertades, atendiendo a varios en cuatro patas. Le divertía verle sumergirse más y más en esa nueva sexualidad. Allí estaba ahora, y sabe lo que trama. Pasarán la noche en la orilla y le hará acampar dentro de una carpa con esos mocetones, que para ese entonces estarán ebrios y calientes, vistiendo únicamente esa tanga. Traga en seco, imaginándolo, pensándolo, endureciendo contra la arena y el culo medio meciéndolo.

URGENCIAS DESPUES DE LAS FIESTAS

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

NOTA 2: Ando pelando bola, necesito un aumento, ganar más plata, pero en el trabajo nada que ver, parecen creer que debo darme con una piedra en los dientes por tener una entrada fija. ¿Cómo hace la gente para ganar dinero con un blog sin tener que cobrarle a quien entre? No este, claro, pero el tema me interesa. Si alguien sabe, que me aconseje.

MOMENTOS CALIENTES UN DOMINGO AL SOL

junio 19, 2016

RATÓN… AL SOL

HOMBRES, BIKINIS Y TELEFONOS

   -Estoy angustiado, doctor, creo que fue mala idea probar con el bikini. Ya no son ideas mías, no estoy paranoico, ¡los hombres me miran con maldad! Especialmente los mocetones con pintas de deportistas universitarios llenos de testosteronas. Mientras iba del vestuario a la playa se detuvo a mi lado un jeep lleno de chicos así, con apenas veinte años cada uno. Me silbaron y dijeron “eso si está rico”. Querían que subiera con ellos, uno se palmeaba los muslos para que me sentara sobre su regazo, para llevarme a un lugarcito apartado donde me harían pasar un buen rato, gozando bastante. Los otros me miraban y se las sobaban sobre los bermudas, empalmados. Y… y… quería sentarme sobre ese chico e irme con ellos, doctor. ¿Eso no es como medio gay?

TIOS EN HILOS DENTALES BUSCANDO AMIGOS

   “Hey, bellezas”, dice la alegre y juvenil voz masculina de uno de los chicos, recorriéndolos, como los otros dos, con la mirada; “mis camaradas y yo nos preguntábamos si no querrían que les aplicáramos más bronceador. Tenemos las manos grandes”, informa y todos medio ríen. “De hecho lo tenemos todo muy grande, princesas”, interviene otro. Los dos tíos ríen, halagados de los piropos de los muy jóvenes y uniformados marineritos. “¿No creen más bien que ya tenemos demasiado aceite aplicado?”, responde uno todo amanerado. El otro los mira tras sus anteojos, “si, nos pusimos demasiado. Tenemos los culos lubricados… tanto que donde nos sentemos cualquier cosa se nos resbalaría dentro fácilmente”, termina y ríen a dúo. Los tres chicos se miran entre sí, el del centro se agarra una vaina dura y larga que le destaca en el pantalón, “me parece que sólo son palabras, nenas, vamos tras los vestuarios para ver qué pasa”.

BRONCEADO, SEXY Y CALIENTE

   El atractivo hombre, después de causar revuelo llegando con su tamaño, su pinta y su bronceado con una muy diminuta sunga, se dedicó a leer su libro, ignorando las miradas de un tipo gordito, de barba y bigote, con pinta de descuidado, que le miraba y miraba. Ignora nuestro apuesto chico que cuando iba a sentarse, un osado pillo de la playa, el ladrón de tangas, le había dejado sin nada. No lo notó, y cuando se sentaba, las nalgas abriéndose, casi mataron de un infarto al gordito feillo, que desde ese momento le clavó los ojos. Más tarde, cuando se puso de pie, atrayendo muchas miradas de sorpresa, con espanto notó que estaba desnudo. Gritó, agitado de vergüenza, tropezando y cayendo de frente sobre el gordito, quien le abrazó. “Qué vaina amigo, yo le ayudó”, dijo este, emocionado, sintiendo el miembro suave del tipo contra su pecho, y con una mano se lo cubrió, “así que le gustan los hilos dentales, veamos qué puedo hacer”, le dijo antes de llevar la otra mano a su firme trasero, hundiendo tres dedos en la raja. Empujando y empujando. Efectivamente ayudando.

CUALQUIER DÍA DE ASUETO

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

…AL SOL SIN ARREPENTIMIENTOS

marzo 27, 2016

RATÓN… AL SOL

FORNIDO EN TANGA CHICA

   Todos le decían, tontamente, que debía hidratarse mucho dada su costumbre de llevar tanto sol, por todo lo que lo ama sobre su cuerpo de carajo hecho y derecho, y por lo cual usa aquellas diminutas tangas que le hacen tan llamativo, especialmente para los muchachos. Sonríe irónico, tomándose aquella cerveza; si, se las iba a tomar, luego se pararía, entraría al agua y saldría todo mojado. Con la tanga dentro del culo se paseará por la arena, con los ojos de los muchachos calenturientos mirándoles el trasero deseando usar las trancas. Caería junto a este y aquel, y aquel otro después, y otros dos más tarde, preguntándoles bajito, y mórbido, siempre lo mismo: “¿Te gusta que te la mamen? Adoro dar buenas mamadas”. Bastante que tomaría… y se hidrataría.

OFRECIENDO EL CULO DEL AMIGO

   “¿Quién quiere culo sabroso? Se lo meten y les saca las leches hasta de las muelas”, grita alzando el pulgar hacia el resto de los compañeros de la fábrica en aquel viaje al resort. Todos ríen mientras el otro, riendo también, lo baila de adelante atrás, como invitación a un salón de fiesta de puertas abiertas. Algunos sospechan que ese refugio secreto ya ha tenido al otro de huésped. Varias veces. ¿Y qué piensa el que lo enseña? La verdad es que antes se escandalizaba, y hasta se resistía a ese trato, pero el amigo era tan masculino, impositivo, y guapo, que lo dejaba hacer. Le gustaba que se jugara así con él, también le inquietaba, como cuando, pasándose, no sólo metía un dedo sino dos. Era juego, claro, de esos de carajos amigos que bromean entre ellos… ¿o no?

EL HILO DENTAL EN LA PLAYA

   Temblando acomoda su larga manta, muy a propósito para que quepan varios. El sol calienta su piel expuesta, la tanga hilo dental va quedándole más pequeña por segundos presionando adelante y atrás. Nota las cabezas alertas, los ojos que examinan; los hombres, maduros, y jóvenes, buscando sobre la arena. Pronto lo encontrarán, se dice, y su hilo dental se siente cada vez más chico. Necesita acostarse de una vez, de panza, ocultando su erección, alzando sus nalgas redondas, abriendo las piernas… será cuando los hombres presentes, a pesar del viento, los diferentes alimentos que algunos consumen o de la sal de la mar, percibirán su inconfundible olor a perra en celo. Sabe que ocurrirá, que lo notarán, aspirando, mirándole, yendo hacía él, para “saludar y hablar”, cayendo sobre la manta, ofreciendo el colocarle bronceador, tocándole, amasándole, una mano metiéndose dentro del triangulo del hilo y un dedo en su culo, comprobando, el que llegue, o lleguen, que necesita macho. Y algo apenados, por las erecciones, irán a algún lugar privado donde puedan atenderle como una reina merece.

MOMENTOS CALIENTES UN DOMINGO AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

CAZANDO AL SOL DE LOS CARNAVALES

febrero 8, 2016

RATÓN… AL SOL

SEXY MADURO EN TANGA

   Lo siente, la mirada del muchacho, siempre había uno. Aunque jóvenes y bonitos, esos chicos no podían resistir la visión de un carajo más maduro, velludo, en bikini luciendo un buen bulto. Lo sabe. Los mira, abre las piernas, los deja que se pierdan entre ellas, se soba un poco y luego se pone de pie, mirando fijamente al elegido, deteniéndose a un lado de donde sentado con otra gente finge no notarle, y le dice “ven”, simplemente, alejándose. Sonriendo, en los estacionamientos, sabe que será obedecido por el enrojecido, avergonzando y tímido chiquillo, el cual comerá lomito del bueno, de rodillas primero y luego en cuatro patas, siempre con el temor afrodisiaco de ser pillados. A eso bajaba a la playa en temporada.

UN CHICO EN SU TANGA ROSA

   Sobre su joven y casi adolecente cuerpo el sol parece una caricia sensual, grata, que le eriza un tanto y endurece sus tetillas. No puede dejar de mirar hacia el local. Viene solo, en fechas de gran afluencia, por eso. Ha escuchado los cuentos en la escuela, de otros chicos. En esos vestuarios, con una tanguita como la que usa, si va a los urinarios y se queda unos segundos de más, pronto será abordado por uno, dos o tres carajos que quieren pasar el rato tirando. Uno le contó de dos marineritos muy jóvenes y borrachos, braguetas abiertas y piezas creciéndoles, a quienes les tragó lo que quisieron darle. Tembloroso sabe que quiere eso, una vez al menos. Entrar, dejarse ver por los rudos machos, ser rodeado, muchas manos tocándole, excitados por su bonita figura, siendo dejado en cuatro y atendiéndoles. Todos diciéndole cosas, llamando a otros. Todos viéndoles ser tomado pero suplicando por más. Debe agitar las piernas, tembloroso, joder, ¡cómo le picaba ya sentado sobre la toalla!

CHICO EN HILO BUSCA AMIGOS

   Su cumpleaños los celebra siempre igual, una tremenda pachanga en la arena. Por eso, desde los quince años, con sus amiguitos del colegio, y los que fue conociendo luego, baja a la playa a celebrarlo… muy abierto de piernas, caliente, con sus coquetos hilos dentales. Todos llegaban fingiendo que era uno de esos viajes a la playa normales; allí le veían desnudarse, nadar en las aguas, chorrear gotas sobre su cuerpo y la traslucida tanga, caminar así por la playa, jugar rugby con todos ellos sobre la arena… Todos esperando el momento cuando abriendo las piernas pidiera sus regalos. Y los amigos se los daban, duro y bastante. Algunos llevaban a un amigo también, a veces se sumaban chicos en la playa o de la poblada y la cosa terminaba en toda una muy comentada parranda.

…AL SOL SIN ARREPENTIMIENTOS

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

EL PUENTE DEL 24 AL SOL

julio 24, 2015

RATÓN… AL SOL

LA TANGA BLANCA

   ¿Tiene que tenderse un momento, alejado de todos, buscando calmarse? Es posible, el sol, las muchas cervezas, la tanga mojada, todo conspira para excitarle más de la cuenta, pero no está allí por eso. Es por los dos marineritos que le vieron hace poco y le guiñaron un ojo, y uno de ellos, con carita de viciosito, le dijo bajito que si se apartaba de sus amigos y de la novia, le encontrarían y le harían tragar, por todas partes, dos buenas y gruesas pollas.

TIOS EN HILOS DENTALES

   Aunque fueron a cazar hombres y donde llegaban nunca dejaban pieza viva, nada se les ha acercado. Pero están tranquilos, era temprano. Aunque no los más guapos de la playa, saben que dentro de poco comenzarán a exhalar lo que una amiga de ambos llama el aroma a putas, que sería captado por todos alrededor, especialmente después de unos cuantos tragos. Ya les buscarían, les dirían cosas, palmearían sus nalgas, les preguntarían, groseros e insultantes, si tenían maridos por ahí, y ya las tendrían bien duras dentro de los bañadores cuando les propusieran, como si la cosa fuera nueva, que se metieran los cinco en los baños de la tienda.

MACHO VELLUDO EN HILO DENTAL

   “Pero vamos”, le gimotea el mocetón, bastante joven pero acuerpado. “Déjame en paz, muchacho maricón, ya te dije que no. Y vete o llamo a la policía”, le mira feo el hombre. Ya le tenía verde, le había seguido desde los vestuarios donde ambos, quitándose las ropas, coincidieron, el mocetón en un bañador más abajo de las rodillas, él en su hilo dental nuevo. Desde allí había insistido en que se pondría de rodillas y con la boca se lo trabajaría hasta que estuviera suplicando más. Al principio, sorprendido, casi dice que si automáticamente, las mamadas eran mamadas después de todo y nunca se rechazaban, pero fue cuando el chico aclaró: “Vamos, déjeme hacerlo, un culo como ese merece que se le meta una lengua de vez en cuando”. Pues no, no quería nada metiéndosele por ahí, ¿y si le gustaba?

CAZANDO AL SOL DE LOS CARNAVALES

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

Nota 2: ¡Me voy para la playa! Nos leemos el domingo. O el lunes. Descansen.

GOZANDO LOS PUENTES AL SOL

mayo 6, 2015

RATÓN… AL SOL

MOJADO Y CALIENTE EN TANGA

   Regresando de la playa, donde bromeó con todos esos chicos calientes en sus bermudas, riéndose y mirándole por la tanga, todos agarrándose los bojotes preguntándole si no quería darles una probada, el hombre en la ducha del hotel, sacándose la sal para ir a cenar con su familia, termina tocándose, acariciándose todo. Soñando con que efectivamente caía de rodillas sobre la arena entre los agresivos, viriles y excitados chicos ante el maduro putón, todos azotándoles el rostro con sus duras masculinidades, luchando cada uno por enterrarla en su boca. Una a una las lamerías, chuparía y sorbería, hasta que gritando que necesitan de más huecos, le pusieran en cuatro y… En ese punto, como siempre desde que bajó del hotel a la playa y vio por primera vez a ese grupito de chicos, estalla.

TIO EN SUPER TANGA

    El tipo era un tramposo, siempre en días de fiestas y minitecas, cuando sabe que los chicos que desembarcan se rascan y andan caliente por sexo por toda la arena, se llega solo hasta la playa con sus minitangas. Algo que provocaba a esos marineritos insolentes, que se burlaban. Cuando les decía que cosas grande son contenidas en prendas chicas, siempre terminaba con un “como un culito de marinerito”. Algo le encendía para comprobar que no era cierto, pero sí, en cuanto la piecita bajaba y el instumentote subía, terminaban esos chicos descubriendo las verdades de la vida. Entre gemidos, rostros atormentados, con una mano sosteniéndose las gorras, con sus culos ocupados.

TIO ARMADO CON HILO DENTAL

   Hubo un tiempo cuando le avergonzaba el gusto por las tangas e hilos dentales, el placer de usarlas bajo sus ropas cuando iba a trabajar era un placer culpable. Su timidez le hacía sufrir, quería exhibirse, que todo lo vieran pero no se atrevía… Hasta que llegó a la oficina su nuevo jefe, quien nada más conocerle y darle la mano le dijo que tenía cara de putito. De las manos de ese hombre fuerte, dominante, controlador, comenzó a cambiar, llevaba pantalones de telas algo transparentes, usando tangas de colores fuertes debajo, o hilos dentales en las piscinas cuando salían en grupo. Todos comentándolo, los tipos, con dos cervecitas encima, admirándole el culo. Ahora se pasea por esas soledades, con su tanga. Su hombre mira. Quiere que seduzca a algún chico ofreciéndole una rápida mamada. Y quiere hacerlo. Le gusta obedecer porque coincidía con lo que antes anhelaba y necesitaba.

EL PUENTE DEL 24 AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

FRENESI DE ASUELTOS AL SOL

abril 6, 2015

RATÓN… AL SOL

UN CHICO EN HILO DENTAL

   ¡Maldita sea!, pensó, eso estaba lleno hasta el techo y no le queda otra que tenderse boca abajo, incapaz de seguir a su novia o los panas al agua, tembloroso, recordando cuando en los vestuarios, quitándose el pantalón y quedándose en hilo dental, aquellos dos militarcitos medio borrachos comenzaron a llamarle puto y le metieron manos, lo tocaron, lo acariciaron, le sobaron las nalgas, calentándole raro, el culo titilándole, un dedo medio metiéndosele. Escapó cuando uno se sacó su vara tiesa y la froto de su cintura. Pero ahora lo recuerda y… Dios, no puede pararse sin dar un espectáculo. U otro, pues es muy consciente del tipo sentado detrás, mirándole entre las piernas, casi tocándole con los ojos.

SUPERTIO EN HILO DENTAL BLANCO

   Allí estaba. Le ve buscando al próximo. Le encanta ver al hermano de su novia en esas zonas apartadas de Playa Parguito, con su hilo dental bien metido por el culo, uno que baila y lo agita, sonriéndole a algún tipo que pasa y le clava los ojos como dardos en ese cuerpote bronceado, en esas nalgas redondas, ese hilito medio cubriendo. Sonríe, vaya, otra vez, ese tipo mirando para todos lados, cayendo de rodillas, tocándole con ganas, haciéndole reír y gemir bajos sus manos, una tabla tiesa dentro del bañador, una que sacaba al tiempo que le apartaba un poco la tanga y se la mete duro. Qué puto era el cuñado, que gemía, se estremecía, lo bajaba y lo subía, buscándolo. Por la cara del tipo imagina que notó lo que lleva toda la tarde disfrutando del asueto, y que es el tercero que se lo ensarta.

MACHO RUDO EN BIKINI

   Mirando a todos esos chicos calientes, tan necesitados de ser mirados y tocados, el hombretón sonríe dentro de su bikini súper ajustado, uno que sobre su cuerpo atrae chicos como abejas la miel. Sabe lo que quieren. Lo que buscan desesperados. Lo real, aunque ya hayan experimentado un poco en la arena o los vestuarios. Necesitaban que él los echara de espaldas en una de esas sillas, les montara los tobillos en sus hombros y los llenara con su virilidad, haciéndoles gritar de emoción ante la llegada de un hombre de verdad. En cuanto su mujer se descuide, sigue…

GOZANDO LOS PUENTES AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

CALIENTES CARNAVALES AL SOL

febrero 16, 2015

RATÓN… AL SOL

LA TANGUITA AZUL

   -Hay dos cosas de esta playa que me encantan, que un tío puede pasearse con sus tangas, y aunque te miren algo burlones nada dicen, y que vengan tantos militarcitos a beber caña en el Bar de Perico. Uno entra, camino al sanitario, y dos o tres, borrachitos de metra, se te pegan atrás, meando a tu lado, todos enseñando sus toletes medio rojizos, medios parados. Todos queriendo una rápida mamada, de esas donde primero ves la que le dan a tu amigo y quieres la tuya en esa boca llena de su esperma.

OSO EN HILO DENTAL

   -Esta mierda de tirita ya me tiene irritado el culo. ¡Me pica! El próximo carajito que pase con cara de hambre lo pongo a comérmelo para aliviarlo y después se la entierro… por puro agradecimiento. Joder, justo allí viene mi ahijado, con esa cara de putito buscando guerra que no la brinca un venado. Bueno, la comadre no está por todo esto…

CHICOS EN HILOS DENTALES CALIENTES

   -Si, esta está bien y hay poca gente, pero la alberca que te digo está llena. Creo que son participantes de una competencia de rugby de playa, son unos tíos mamarrudos. Te juro que cuando entré me apretujaron entre varios, como si no lo estuvieran haciendo, pero lo hacían; estaba casi alzado en peso entre dos de esos osos velludos, y mientras reían, bebían y bromeaban como si nada, uno me metió dos dedos. Allí estaba yo, entre esos gigantones, casi montado sobre la barriga de uno, que me frotaba por delante, y el otro con sus dedos explorándome el culo. Me corrí. Creo que todavía están allí, pero más borrachos y cachondos.

FRENESI DE ASUELTOS AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

REPONIENDOSE… AL SOL

enero 5, 2015

RATÓN… AL SOL

ARENA, SOL, UN TIO Y SU HILO DENTAL

   -Vine solo. Mi novia odia bajar a la playa conmigo, todos miran mi trasero más que al de ella. La pobre se descuida, o yo, y siempre cae un carajo de rodillas en la arena y sin mediar palabra me aplica bronceador, las dos manotas metiéndose dentro de mis nalgas, los dedos recorriéndome la raja. Y ella sospecha, y es cierto, que medio borracho todavía de las fiestas, se me calienta. Y esos tipos lo saben, miden la temperatura metiendo un dedo. Siempre se ofrecen a bajarme la calentura como quien cura un ardor de estómago, con bastante leche… Y a veces me dejo.

MUSCULOSO, RELLENITO Y SEXY

   -También bajo solo a principios de año. Todos me llaman gordito en el trabajo y me tocan la panza para señalármelo, pero aquí, entre el sol, el calor y los vapores de medio borracheras, todos esos chicos se me quedan viendo y deseando todo esto. Vienen y se me montan sobre las piernas, refregando en mi tranca esos culitos en tangas, queriendo sus abracitos de oso. ¿No quieres probar?

TIOS EN TANGUITAS

   -Te lo dije, chamo, a nadie les molesta que estemos en tangas. ¿Notaste cómo nos miraron esos marineritos borrachos y sin camisas? ¡Todavía nos ven! Vamos a moverlos, a mecer los culos, iremos de aquí para allá y les pasaremos por el frente. Son todo salidos, alguno nos brindará un trago, nos pedirán sentarnos, nos preguntaran si mamamos y damos culo, los sobamos un poco y seguro que nos llevan tras los vestuarios y nos preñan. Eso sí, dos para ti y los otros tres para mí.

CALIENTES CARNAVALES AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

MAS JUEGOS… AL SOL

octubre 25, 2014

RATÓN… AL SOL

MUSCULOSO EN TANGA AMARILLA

   Grande, musculoso, sexy y en tanga… mojarse en la playa y pasearse cubierto de gotitas de agua era una locura, así como sentir sobre sí todas las miradas… era lo que ese chico que conoció dos mese atrás en los vestuarios le exigía, mostrarse, ser visto, antes de ir, todo caliente, la verga casi afuera, a darle una manada tras una empalizada. Y la tragaba toda aunque el chico la tenía larga.

PAPI CON HILO DENTAL AZUL

   Ese maldito hilo dental que le compró su mujer le alborotaba el huequito (no tan chico, dicen entre risas, todos sus amigos); por suerte su joven hijastro, y los amiguitos de este, se lo calmaban metiéndole a veces hasta tres dedos. En plena orilla de la playa.

TIO CON HILO DENTAL AMARILLO

   Vicente es un hijo de perra obstinado, está decidido, colocando la pequeña y discreta cámara en su sitio, a demostrarles a las mujeres de los carajos de su equipo de futbol, que a estos les gustaban las cosas de maricos y se la metían a cualquiera por el culo cuando estaban bebidos. Claro, es bruto, con esa vaina puesta y la oferta de trabajárselas con su hueco, todas entenderían que no se resistieran. Eran hombres después de todo… y las putas los enloquecían. Y si, todos se la meterían allí mismo.

REPONIENDOSE… AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

JUEGOS… AL SOL

marzo 27, 2014

RATÓN… AL SOL

CHICO SEXY AL SOL

   -Me encanta la playa porque los amigos, y hasta los extraños, se ponen cariñosos, tú abres las piernas y quieren meterse a untarte de bronceador por todos lados, durante largos minutos… -sonríe.- Y si te emocionas porque te pasan la mano una y otra vez, te ofrecen hasta una mamada; bromeando, claro está…

MADURO Y VELLUDO EN TANGA

   -Sé que es algo chica, muchos sujetos me lo dicen mientras me miran y miran, pero me gustan así, ¿qué puedo hacer? Mis yernos viven haciéndome bromas y contándome chistes groseros para afectarme, y no paran hasta que se me sale, es cuando dándoles la vuelta para que se agarren de la baranda, se los froto de los traseros hasta que se me alivia… Ya saben, juegos en familia.

MOJADO

   -¡Idiotas! –ríe y acusa a su amigo, mecido por las olas, joven y sexy, volviéndose hacia un mirón ocasional.- Lo sé, es curioso, pero no significa nada ni tiene algo de malo… ¿No sabes que todo el mundo orina dentro del agua? Ellos, mis panitas y mi cuñado, jugando, me apuntan y me bañan con sus chorros calientes… pero es eso, un juego… -aclara, pasándose una mano por el abdomen, regando la última carga.

MAS JUEGOS… AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?

RATÓN… AL SOL

enero 3, 2014

…AL SOL

   ¿Lo recuerdan? Parrandear el 31 de diciembre desde horas de la mañana, pasarla con la familia a partir de las diez y media de la noche hasta las dos o tres, luego salir a recorrer fiestas amigas para enfilar hacia la playa a las cinco de la mañana. Sol, agua… echarse en la arena y ver pasar el mundo… Ahora solo quiero dormir. Y en mi cama. Ah, pero la playa tiene sus encantos…

TIO EN TANGA

   Mareado todavía, los panitas lo dejan en hilo dental y a solas, va dando tras pies, te caen encima sobre la silla plegable y las piernas abiertas, grande, joven, medio riente de borracho, no puede pararse, lo intenta, piel caliente por el sol, frotándose; tú intentando darle una mano para ayudarle, los dos resbalando una y otra vez, tu mano que se mete inocente después de recorrer…

VELLUDO EN BIKINI

   El osote en su conservador bikini negro… que se vuelve una trampa caza-miradas de muchachos calentorros, que no pueden dejar de ver la recia espalda, los muslos velludos, las grandes nalgas, luchando muchos de ellos contra lo que sienten, cuestionándose, olvidándolo todo cuando el sujeto se agacha a buscar…

CHICO EN HILO DENTAL EN LA PLAYA

   Sabe lo que quiere, no le quita los ojos de encima (al oso que busca algo todo doblado), y cuando este le pilla, le sonríe leve mirándole el paquete, y un hombre, todo hombre, sabe cuando le miran el paquete, pesándoselo y tocándolo con los ojos. Sabe que el muchacho quiere… y no necesita verle alzar el culo y abrir un tanto las piernas cuando pasa tras él. Son hombres… y saben.

JUEGOS… AL SOL

Julio César.

NOTA: Todas las imágenes han sido tomadas de portales gratuitos; me aseguran que estás también (no las encontré yo). Me dicen, y cuesta creer que la gente sea tan… osada, que muchas están en Facebook. Qué nadie se moleste, por favor. Aunque con esas pintas… seguro que esos carajos se divierten bastante, ¿no?