Archive for the ‘DE TAREA’ Category

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 19

noviembre 18, 2017

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 18

   Fuera del amor romántico que nace entre dos chicos que se miran a través de un salón de clases, ese algo que les empuja uno hacia el otro, pocas cosas son más intensas que la relación que comienza, y se complementa, entre el hombre de experiencia y el chico que descubre el poder y la intensidad de su sexualidad. Cuando, lanzando al viento su virginidad, se estremece de pasión y lujuria entre los fuertes brazos de un peludo macho que lo llena, le hace gritar, suplicar, estallar… Y que al mismo tiempo agota y sacia a ese hombre con el inagotable ardor de su joven naturaleza. No hay límites sobre cuánto quiere y qué tanto dará de sí el muchacho cuando encuentra, por fin, aquello que tanto anhelaba sin saberlo, cuando, avergonzado y excitado robaba con disimulo las revistas de moda de su madre cada verano, deseando ver a los guapos modelos en sus chicos trajes de baño. Las primeras pajas. Soñando con…

   Qué tortura no es para el muchacho cachondo que, sabiendo cuánto puede gozar de su calenturienta naturaleza satisfaciéndola con el regalo que los hombres guardan entre sus piernas, cuando por alguna razón no puede estar cerca de su amor. Un castigo cruel para el impaciente amante, aunque viva hermosos y largos días soleados, cálidos, de cielos intensamente azules, que llaman a llenar piscinas, ríos y orillas de la playa con los amigos, lejos de la escuela. Todo eso le distraería, generalmente, pero no justo el verano cuando descubre los placeres de la carne, cuando tiene que inventarse cómo buscarle y verle, cómo montársele, arriesgándose a veces de manera tonta a ser descubierto, pero aún eso sintiéndose excitante. Por su parte, para disfrutar del cariño de un chico, un hombre ni siquiera tiene que buscarle, llamarle, acosarle… este siempre le espera, le sueña. Le desea en interminables noches y tardes de descubrimientos y vivencias nuevas, si es un amante generoso y atento de sus necesidades.

CONTINÚA…

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 18

junio 28, 2017

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 17

   Lloriqueando sabe que haría lo que ese hombre le ordenara o pidiera, ser su perrita o su novia si lo quisiera. El placer que le brindaba con sus hábiles caricias, sus expertas maneras cultivadas a lo largo de años de follar y seducir, aplicadas a un joven e inocente muchacho que apenas abría los ojos a la vida, tenía esos efectos. No era el primer chico que caía tan totalmente en su despertar sexual, claro, y en su momento lo superaría, lograría razonar con un poco de calma y mesura, todos pasamos por ello, pero por ahora no podía planear cenas con la familia, salir con los amigos, leer un disco, escuchar música en su cuarto, practicar en la piscina o ayudar a su padre con el motor del auto, porque en lo único que podía pensar era en el placer que sentía cuando su hombre le llamaba y le besaba, la barba raspándole un poco, y le alimentaba de su masculinidad dura o le llenaba de sexo pero también de hábil ternura.

   Un sujeto más maduro y experimentado, como un hermano mayor que hubiera pasado por eso en su momento con un apuesto profesor de Filosofía, y ahora casado, o su propio padre si lo hablarán y el chiquillo no viviera escondiéndose y escapando furtivamente para encontrarse con su maduro amante, podría haberle aclarado que eso que sentía y le hacía suspirar, susurrar el nombre del hombre, que le provocaba ensañamientos despierto no era realmente amor. Un primer enamoramiento si, esa ilusión de la primavera en la vida de todo chico, pero no algo total y profundo. Eso que parecía completo, luego descubriría que era pasajero, había muchos amores destinados a una persona en esta existencia. Pero, por ahora, vivía su historia, aunque era difícil mantenerla oculta en un pueblo tan chico del medio oeste, a mediado de los ochenta, donde todos le conocían, a su hermano o a sus padres; pero aún así se las ingeniaba para llegar a ese temporal refugio del mundo y rendirse a su joven fiebre de amar. Como nos ha pasado a todos.

CONTINÚA … 19

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 17

abril 6, 2017

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 16

   Entre ronroneos y gemidos, el muchacho ya no piensa, tan sólo responde a los mil estímulos sexuales que cubren cada centímetro de su cuerpo con un calor y una urgencia nueva. Siempre se discute la excesiva prodigalidad del hombre en cuanto al sexo, su deseo de hacerlo, de ejercerlo, las ganas de sentirse atrapado, halado o chupado; pero es poco a lo que esa misma lujuria provoca en un chico joven y ardiente, saludable y voluntarioso que comienza a vivir y se entrega a experimentar el placer. La vida es para él un bufete del cual quiere servirse más y más, con gula, insaciable. Y someterse a las demandas del macho llena su mente de calenturientas fantasías donde es usado frente a todos, donde sea, y que a todos les parezca bien… y quieren con él. En esos momentos, cuando todo comienza y el fuego del verano arde en esas venas, el hombre de experiencia maneja con mano firme al joven marica, porque lo es en ese momento, dominado por la urgencia de satisfacer sus necesidades. Ese hombre lo sabe muy bien: que un joven y caliente marica disfruta ser tomado de esa manera.

   Pero no todo era entregarse, también dominar, controlar. El chico aprende, a hojarasca sobre el regazo del macho, subiendo y bajando, halando y apretando, que tiene poder. Lo comprende al oírle gruñir ronco y bajo, temblando de lujuria por lo que el joven pupilo le  hace. ¿Qué chico no enloquece así?, comprendiendo que esos tipos grandes y fuertes, velludos y masculinos (como los amigos de su papá, o sus propios tíos), son mantequilla en sus manos mientras los trabaja, controlándolos por un rato. Aunque él mismo no podía escapar a ese mismo encanto, no sintiendo cada grueso centímetro abriéndole, las hinchadas y cálidas venas frotándole al llenarle, recorriéndole, notando cada latido de ese otro corazón emocionado por el encuentro. Es por ello que sus chillidos superan los gruñidos del sujeto; la señal clara, pública y mundialmente aceptada de un joven mariconcito que ha tenido suerte en las duchas de la escuela, en lo más apartado de la biblioteca, dentro del auto de su mejor amigo en el autocinema, o sobre las piernas del capitán del equipo de futbol de la escuela.

CONTINÚA … 18

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 16

febrero 19, 2017

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 15

a-comics-gay-chico-caliente-31

   ¿Qué chico con sangre caliente y muy roja en las venas no quiere ver a un amigo, el joven con quien ha compartido cosas, arrojado sobre una vieja y sucia colchoneta, siendo abierto y llenado por un recio y velludo hombre hecho y derecho, acercándose mucho para ver cómo le entra y sale del agujero? ¿Qué chico de esa edad, muriéndose por vivir y experimentar, no se excita con los gemidos que escapan de la otra joven boca mientras es sistemáticamente trabajado, seducido y transformado en toda una nena bajo el instrumento de un macho? Ni un sólo muchacho podría dejar de estremecerse al escuchar a ese sujeto preguntándole al amigo cómo se siente al recibirla toda; para verificar con sus propios ojos que con tan sólo unos cuantos golpes ya este se sentía cómodo alojándolo en lo más hondo, mientras el sujeto sonríe gruñéndole “eso es, relaja tu pequeño coño”.

a-comics-gay-chico-caliente-32

   Cuando el hombre ruge y explota llenando al chico, que también estalla en éxtasis, nuestro joven héroe tan sólo puede pensar en una cosa: que ahora es su turno. Y que lo necesita. Sentir la dura y ardiente presión de esa masculinidad contra su entrada. Sin pensar en nada, sin considerar las cosas que hace, tan sólo deseando, en esos momentos, sentirse vivo. Y lo estaría cuando le abriera y llenara, sintiéndole recorrerle el alma. No era extraño que en tales momentos, alcanzados de tal frenesí, en brazos de su hombre, llore de gozo un joven así.

CONTINÚA … 17

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 15

diciembre 17, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 14

comics-gay-chico-caliente-29

   Calor, deseos, adrenalina… testosteronas, era lo que dominaba en esos momentos a los dos muchachos enfrentados de pronto al macho de buenas proporciones, velludo y de voz profunda, que los toca y los atrae, con una masculinidad dura y caliente casi rasgando sus ropas. Y nuestro héroe, ese jovencillo calentorro en sus años mozos, siente que se consume de ganas. Necesita, así lo gritaba su mente, conseguir para sí esa enorme mole de carne dura, y tenerla alimentando su boca golosa, llenando su agujero caliente y hambriento. Sabe que se comporta de manera exagerada (promiscua dirían unos), pero no puede contenerse. Es lo único que desea, en lo que piensa a cada segundo de su existencia. Desde que follara en aquel auto, desde que fuera sometido y saciado en esos vestuarios por aquellos hombres poderosos, vivía desesperado, sintiendo que no podía conseguir suficiente de aquellos machos. Besando al hombre, mirando a su amigo comiéndole con gula, jadeando, salivando, no puede evitar recordar lo vivido, y sentido, cuando gloriosamente desnudo, rubio y liso, uno de esos hombres le obligara a darle la espalda, inclinándole sobre un lavamanos, frotándole la barra entre sus duras nalgas, con la promesa de lo bueno por llegar. Y allí, siendo aferrado por el recio brazo, tan sólo sueña con ser tomado… Pero también su amigo, quien por joven, igualmente vivía caliente.

comics-gay-chico-caliente-30

   Tan grande, ¿cómo podía caber todo eso en tan pequeño agujero?, es lo que se pregunta el chico, boca seca, corazón acelerado, esperando su turno. El ser tomado por el hombre de experiencia que le haría alcanzar el cielo entre sus brazos. Estremeciéndose al escuchar a su amigo gritar agudo, de gozo, mientras era penetrado. Allí, no muy lejos de donde otros carajos y muchachos se ejercitaban en el gimnasio. Había afán, urgencia, el hombre maduro contra el chiquillo caliente, deseoso de aprender y experimentar. De ser follado para sentirse vivo. El macho cubriendo los jóvenes labios para silenciar los gemidos, los gritos ahogados de “si, si, no te detengas”. Y el otro, al lado, temblando de anticipación.   

CONTINÚA … 16

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 14

septiembre 29, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 13

comics-gay-chico-caliente-27

   El mundo ahora es más grande, más caliente, lleno de oportunidades y deseos. Siempre lo es a esa edad. Cada vez que un chico se encuentra con quien compartió uno de esos intensos momentos se le hace más difícil pensar con claridad, preocupándose de las apariencias o del dónde están. Las manos vuelan solas y se encuentran, tocan, bajan y aprietan; temblando al ser el tocado, emocionado tocando. Colgarse de ese otro cuerpo, fornido y sólido, aumenta el calor y la desazón, tan sólo queda buscar el momento, casi independientemente de la ubicación, para dejar salir las ganas. Encontrar en otro tío su propio reflejo le deja sin salidas, es lo único que ocupa su mente calenturienta. Atrapado por la lujuria, la urgencia de la carne joven, tan sólo sueña con follar, follar y follar… Por eso son pillados, invariablemente. ¿En cuántos colegios bajo una escalera o una azotea, en las canchas deportivas o un depósito no se han descubierto parejitas así, entregadas a sus deseos del momento queriendo satisfacerlas? El hombre que sabe entiende… y se aprovecha. Dos por el precio de uno.

comics-gay-chico-caliente-28

   Que tampoco le cuesta mucho. Llamarles y exigirles atenciones por discreción ni orden es. Porque, seamos sinceros, aunque lo tiñen de sentimientos, de cariño o afecto, generalmente es la calentura de las hormonas llenando sus cuerpos lo que mueve a esos chicuelos que comienzan el verano de sus vidas. Y juntos, dos chicos pillados por un macho recio, pueden sentir que sus corazones laten con fuerza a la vista de una masculinidad hecha y derecha que se les ofrece, erecta y pulsante, para que se alimenten de ella. Los dos, sumisos y de rodillas, uno al lado del otro, gemirán mientras cruzan sus lenguas. Especialmente cuando… y debemos hablar nuevamente con sinceridad, estos chicos descubren y aceptan la gloria y la dicha de dar mamadas. Les encanta, quieren atrapar con sus bocas golosas todas las que tienen más cerca, la de los chicos y hombres que le gustan, y a esa edad les gustan todas.

CONTINÚA … 15

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 13

julio 16, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 12

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 25

   ¿Qué chico de sangre caliente en las venas no seguiría a otros para ver si los cuentos eran ciertos, el conserje de los implementos deportivos fallándose a los jóvenes atletas? ¿Quién no gusta de ver gente tirando? Sofocado, ardiendo entre los celos y las ganas de entrar y participar, nuestro héroe espía. Pero, ¿cómo no notar el fluido espeso y oloroso bajando por la recia pierna velluda del macho, imaginando como escurre también del chico, el cual se habría bañado a sí mismo mientras gritaba más emocionado? Pero nada comparado a descubrir que no se trata del fulano chico sino de un señor, unos de los padres de un conocido, que participaba en las pruebas deportivas. Eso lo puso maluco. Debe tenerse en cuenta dos realidades, todo chico, una vez superado el miedo al rechazo o al shock de la primera vez, que ha alcanzado la cima del goce mientras todavía esta clavado en la estaca con la que subía, después de ello sólo piensa en eso; y es joven, puede ser celoso, posesivo, pero ante la idea de entrar a un cuarto y encontrar a una pareja, uno tragándose a otro, no dudará mucho en caer también de rodillas y participar. Es lo bueno del sexo, todos quieren… Y a esta edad es a cada rato. Buscar al macho, mirar, tocar y sentir la dura virilidad.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 26

   Ese chico está perdido, ardiendo de celos y calenturas al saber de los devaneos del “amante”, pero también atrapado en su lujuria, ¿qué podía ser más fácil, y hasta esperado, que ser abordado por ese recio hombre a quien vio de rodillas, la cara chorreadas y otros fluidos escapando de sus agujeros? ¿Cómo resistir cuando un sujeto de su figura le aborda, le toca y aplasta contra una pared, metiéndole manos? ¿Acaso no soñaba cada noche con eso? Nuestro chico, en su ardiente verano de juventud, es mantequilla que se derrite frente a una barra dura y muy caliente. Tembloroso tiene que abrazarse, sostenerse, cuando el hombre de experiencia le enseña cosas nuevas, caricias que no conocía, estimulantes tocadas que no había practicado. El secreto es que el hombre de experiencia sabe dónde tocar, cómo besar y lamer, qué movimientos de manos hacer. El chico, siendo besado de aquella manera, siendo frotado junto a la masculinidad del otro, ¿qué podía pensar como no fuera en lo mucho que estaba gozando?

CONTINÚA … 14

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 12

julio 2, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 11

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 23

   La adrenalina corre con fuerza a través de las venas del hombre maduro y de experiencia porque quiere gozar de los placeres de las atenciones sexuales de un mocetón, pero también por el peligro de ser pillado en tan comprometedora situación en el trabajo, ante la comunidad, su esposa y familia. Aunque nada comparado a lo que siente el jovenzuelo, atrapado inicialmente contra una pared, ahora totalmente ahogado en hormonas, deseando tocar, acariciar, lamer y dejarse llenar, teniendo la boca rebosada de la jugosa carne que moja su cara; exponiéndose por sus ganas, en segundos, en uno de los pasillos o duchas de los vestuarios de la piscina comunal o del colegio. No, no había hombre o muchacho que pensara con claridad cuando las ganas crecían, endurecían y palpitaban calientes, necesitando del roce humano, caricias y mimos. Un hombre de experiencia, como el encargado de los vestuarios y de los equipos deportivos podía encontrar el momento indicado para dejarse llevar, más dueño de sí, pero el muchacho vivía pensando únicamente en eso, caliente tan sólo en un instante, esperando o soñando siempre con el momento de satisfacerlo. Tan tonto que, apenas comenzando en este valle de lágrimas, entregándose al deseo, pensaba que la vida pasaba demasiado de prisa y que quería disfrutar todo lo que pudiera de su momento de gloria.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 24

   ¿Y los cuentos? ¿Qué podía hacer un chico guapo de sangre caliente y culito respingón entre machos cabríos que le olían las ganas cuando escucha las historias de y sobre sus compañeros? ¿Del amiguito al que encontraron chupando, al otro a quien pillaron ensartado por uno de los profesores? Eran esos relatos, a veces mentiras, los que inflamaban la imaginación del todo ardiente joven que desea sentir y vivir. Como el seguir a ese encargado de los vestuarios, obsesionado por su pieza de amar, escuchando que había sido una gloria deportiva venida a menos por una herida, que gustaba de meterse con chicuelos ansiosos de amor dentro del cuarto de las escobas, y darles duro, hasta que afuera se oyeran los traqueteos de una mesa que golpea contra una pared, mecida por duras embestidas, mientras una joven voz va alzándose en agonía de goce. Eso inflama la mente del muchacho, poniéndole algo celoso, a él, que vive repartiendo lo suyo generosamente entre todos los acuerpados, velludos y maduros tíos que se lo piden. ¿Y si camina por un pasillo viendo llegar de frente a ese otro muchacho de quien escuchara los cuentos del cuarto de las escobas mientras probaba el grueso mango del cepillo del macho? ¿No era como para que viviera con una eterna calentura deseando saber, en todo momento, si era cierto que otros se divertían tanto como él?

CONTINÚA … 13

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 11

mayo 19, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 10

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 21

   ¿Y qué decir del hombre hecho y derecho, maduro, fuerte y viril, lleno de testosteronas que vive rodeado de aquellos chicuelos guapos y calientes que sólo quieren vivir sobre un regazo masculino, ordeñando y secando de leche a las vacas… o bueyes? También ellos, aunque sus esposas los esperen en casa y las novias en las suyas, quieren disfrutar de ese hermoso regalo que da la vida, la juventud, la edad donde los chicos quieren y quieren, no se cansan y tan sólo desean amar. Como nuestro héroe, que luego de estar con su entrenador, choca con la dura… realidad de haber sido observado por otro que también quiere darle una mano, una boca y un tieso miembro. Si, ese tipo quiere su pedazo del pastel, tomarlo y disfrutarlo, pero es poco a lo que piensa ese chico goloso que sabe que vive el momento de su vida.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 22

   ¿Se mide aquel jovencito de repartir culo ahora que ha sido pillado? No, ni puede, no cuando un macho grande y maduro, experto, le atrapa la cintura, le acorrala contra una pared y le besa mientras le acaricia. La mente del chico se pierde, porque lo desea. Ser tocado, lamido, tomado. ¿Qué lo estaba haciendo con muchos?, no podía contenerse. Ya llegaría un tiempo, una edad, cuando ya no lo hiciera; la vida con sus exigencias se lo impediría, le quitaría el tiempo y la fuerzas para follar. Pero, por ahora, se siente vivo notando manos grandes y velludas sobre su cuerpo, los besos chupados de bocas rodeadas de barbas y bigotes que le robaban el aliento, la saliva y los gemidos, la firmeza de los cuerpos fornidos, el calor de los miembros erectos, deseosos de tomar lo que se ofrece. El chico tomará lo que desea cuando lo quiere; y es ahora, es su momento.

CONTINÚA … 12

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 10

febrero 24, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 9

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 19

   ¿Qué decir de un chico que descubre lo que le gusta y lo busca? Que ejerce su albedrío, con algunos años más aprenderá moderación, precaución, y que no siempre un toque significa algo más que un momento. Pero ahora, guiado por entrenadores calentorros que saben lo rico que son los muchachos aprendiendo, explota en una nova de sexo y lujuria. Abriendo la boca a todo lo que se le acerca, subiéndose a todo palo que se le ofrece, cabalgándolo como brioso cowboy al atardecer. Era bueno, para él, que existiera un lugar donde chicos y hombres se encontraban, se miraban, se insinuaban cosas con los ojos y follaban. Tener la boca llena mientras tocaba a un macho era mejor cuando escuchaba más allá a otro chico gemir.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 20

   La cosa es que… Bien, el perro que prueba gallina ya no quiere perrarina, ni hora fija para la comida. Y eso le pasa a muchos jóvenes que enfrentados de repente a lo que sienten de una manera tal que les urge, encuentran la posibilidad de satisfacerlo en mil hombres dispuestos a atenderles. Lo quieren todo de todos; y sin embargo algo se aprende, como que existen lazos que se forman con el primero que le enseña. Este, sonriendo, experto, puede verles llegar, cacheticos rojos, ojos nublados, mirándole el entrepiernas y sabe que debe ofrecerles desahogo. Sabe que a esa edad no se cansan sino por momentos, que sólo quieren estallar en cósmicos orgasmos. Ocurre en el pequeño pueblo, la gran ciudad, la apartada granja o bajo un mismo techo entre primos, vecinitos o con un joven tío. Era… si, el verano en la piel de cada muchacho americano, su sueño, estallar mientras está clavado en presencia de un buen macho.

CONTINÚA … 11

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 9

febrero 1, 2016

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 8

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 17

   Ante la joven y suculenta carne, los machos sucumben a la pasión. Si, son entrenadores, y como instructores del chico al que conocen del colegio, como parte del equipo de natación, quieren únicamente ayudarle ese verano a ser mejor, pero ¿cómo no habrían folladas y mamadas incluidas cuando joven llegaba, mejillas rojas, ojos empañados mirando ávidamente sus entrepiernas? Más de una vez se dijeron que era poco profesional, que debían trabajar, pero el dulce chico rubio llegaba con su apretado bañador, del cual se despojaba dándoles la espalda y lo cabrío loco despertaba en esos rudos machos hechos y derechos. Era un llamado ancestral, la juventud era hermosa de por sí, lo que ofrecía era un maravilloso obsequio… Y no había chico calentorro que no enloqueciera a la vista de semejantes sementales.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 18

   ¿Un joven, saludable y calentorro chico americano con todo un verano libre por delante? A sus padres les encanta la idea de que siga ejercitándose, especialmente si le va a gustar competir nadando en olimpíadas, por ejemplo. Claro, es lo que creen los inocentes progenitores de ese muchacho que comienza a vivir y todo lo quiere sentir… en brazos de tíos acuerpados. Aquellos profesores sátiros que le habían ofrecido entrenamientos privados, de tarde, en la gran piscina comunal donde otros carajotes también asistirían, sabían que la visión de todos esos cuerpos grandes de papis sexy terminaría, como en efecto ocurre, afectándole. Bien, era un cálido verano, uno hecho para vivir, aprender y experimentar…

CONTINÚA … 10

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 8

diciembre 10, 2015

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 7

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 15

   Pasa. Un chico joven, saludable, vigoroso y voluntarioso puede dedicarse a practicar aquello que tanto le gusta, sin medirse, entregándose únicamente a lo que siente. Un buen maestro puede mostrarle eso, teniéndole bien clavado, que eso es lo único que ama en esta vida y que debe buscarlo. Cosa que le hará pícaro y travieso. Tal vez soñando con frecuentar lugares donde los machos alfas se reúnan a tomar agua, deseando encontrar al tío fuerte y recio que no sólo le dé lo que tanto quiere sino que aguante hasta que estalle varias veces sin tocarse. Por ello nuestro joven y ardiente amigo se perdía en fantasías donde estaba caído en un sitio, jadeando, su agujero chorreando mil corridas… Eso le llevó a la caza.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 16

   Y un chico joven, guapo y deseoso que busca aventuras, las encuentra. A uno, dos o tres. A un grupo. Había en él algo que les decía a los hombres maduros que estaban en presencia de un “chico con hambre de polla”, cosa que estos no podían resistir. Especialmente si eran sujetos que ya le habían visto por ahí, casi viéndole crecer desde la pubertad, y que ahora podían usarle de receptáculo, por todas sus entradas, para sus virilidades y lechadas. ¿Un chico en un vestuario de piscina mirado por dos machos así?, fiesta segura.

CONTINÚA … 9

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 7

agosto 30, 2015

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 6

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 13

   Y si un hombre hecho y derecho tiembla de gusto anticipado sentándose al chico en las piernas, el manjar dulce que se le ofrece, la sensación para el principiante es aún más intensa, porque percibe su poder, su fuerza. Cada tocada, frotada, cada beso y lamida le pone aún más delirante y caliente, incluso atrevido y osado, algo bueno ya que es un momento cuando podrían presentarse los nervios. Lo mejor es que el chico se derrita ya imaginándose siendo llenado por el macho que le desea.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 14

   El secreto es dónde golpear, qué velocidad emplear para frotar y llenar hasta que todas las fuerzas cósmicas se pongan en orden y el muchachuelo responda de manera natural, como todo chico que se ha soñado montado sobre una. El cuerpo se afloja, responde y automáticamente se adapta mientras nada en endorfinas, porque constata que es cierto, que nació para buscar y experimentar el rudo amor espartano. Lo quiere en ese momento, lo añorará después, el poderoso instrumento que le afina la vida.

CONTINÚA … 8

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 6

agosto 11, 2015

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 5

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 11

   Hay nervios de principiantes, de personajes que se encuentran de improviso, la ansiedad del casi virgen ante la tiesa pieza expuesta; el hombre de experiencia debe hacer las presentaciones, indicarle al muchacho que lo que quiere puede tenerlo sin sentir miedos o culpas. Dejarle que pruebe que no muerde, sino que le gustará. Un hombre de experiencia debe indicarle al chico que sí, que eso le gusta, sentirle resollarle en el entrepiernas, atraparle con su boca y chuparle, pero que también él encontrará placer, que amará sentirla sobre su lengua, latiendo contra sus mejillas. Que hay chicos, y hombres, que a lo único que quieren dedicarse por el resto de sus vidas es a tener una atrapada, dura como roca y pulsante, llenándoles las bocas.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 12

   Obviamente preocuparse por las necesidades del muchacho cuenta, pero también hay que guiarle para que aprenda cosas importantes, eso mientras le deforman la garganta al enterrársela; el cómo es que le gusta a los hombres que se lo hagan para complacerles cuando están tan calientes que sólo quieren llenarle y correrse. Que un hombre adora ver una cara chorreada, chorreada con su carga, que ama ver a un chico tragando, a uno que se relame de gusto como un gatito hambriento. Ese sujeto debe asegurarle que llegará a adorar esa sensación de corrida, el sabor de cada gota del néctar recogida. Entre gruñidos y entendibles sonrisas de superioridad, el hombre de experiencia debe decirle al chico lo orgulloso que está por ver que ha podido con todo por grande que pareciera la tarea, que ha cumplido. Aclarándole que la práctica es la maestra del saber, que una a una, las que vaya tragando de ahí en adelante, le harán mejorar. Y que amará ese proceso de aprendizaje.

CONTINÚA … 7

Julio César.

CÁLIDO VERANO DE UN CHICO AMERICANO… 5

julio 29, 2015

…VERANO DE UN CHICO AMERICANO                         … 4

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 9

   El hombre maduro, fuerte y sexy que se ofrece a llevar al chico caliente, diciéndole que sabe lo que anda buscando y que puede ofrecérselo. ¿Qué puede responder el pobre cuando se muere por comenzar a vivir su vida? Si, ya ha saboreado un poco, pero sólo sirvió para despertarle más el hambre. Una que le desespera y que necesita saciar. Y allí estaba su entrenador dispuesto a enseñarle, tocándole con su mano grande, jugando con él como si fuera arcilla; prometiéndole, obscenamente, que puede hacerle correrse sin tocarse.

COMICS GAY, CHICO CALIENTE 10

   Cuando el hombre grande ataca, el chico se entrega. ¿Qué puede hacer si esa boca le vuelve loco y la lengua, cuando chupa, le roba la cordura? ¿Cómo enfrentar todas esas manos fuertes, callosas y calientes que suben ropa, bajan la otra, tocándolo, erizándole, encendiéndole la piel? ¿Por qué hacerlo si el muchacho quiere? Mientras jadea, gime, y casi enloquece estimulado, el novato, entre sus brazos, entiende que aquello es muy diferente y mil veces mejor que masturbarse a solas mientras jugaba con uno de sus dedos, metiéndolo en su entrada. Puede que tenga miedo, pero ya no puede soltarse; ni sabe si quiere…

CONTINÚA … 6

Julio César.