Archive for the ‘DE UNIFORME…’ Category

ESTRATEGIAS COMPROBADAS

noviembre 18, 2017

AL CALOR DEL MOMENTO

   Oh, mierda, ya llega el coronel, piensa odiando el momento. El hombre no sólo les había cambiado los uniformes de servicio en aquel apartado punto de control de la desértica frontera, por aquello del calor, dijo, sino que penalizaba cualquier falta montándose al infractor en sus piernas y azotándole el trasero hasta que lo tienen ardiendo. Sabía que estaba en salsa desde hace dos días y que en minutos sería azotado… Era lo que tanto odiaba, lo mucho que eso le emociona y todo lo que había esperado para que ese hombre le zurrara de nuevo.

   -No te descuides ni olvides el plan; sonríele con chulería cuando lo tengas al frente y tócatelo, como de pasada con una mano, para que vea lo que tienes y que puede ser para él. Luego pégaselo del trasero cuando lo derribes, frótalo y lo tendrás en la bolsa. Créeme, ese no querrá pararse, pero amara que a ti sí se te pare. Eso sí, ¡qué no te lo haga a ti!, ya sabes cómo te pones y es vergonzoso cuando terminas en la colchoneta derrotado y chorreado.

   No, no tiene que decir nada, no vistiendo así, no haciendo lo que el entrenador quiere que haga para recompensar o castigar a alguien dentro del equipo: que infle los balones. Y miren que a los compañeros se les inflaban cuando lo miraban. Luego necesitaban descargarlos. Por suerte el entrenador, ese viejo pillo, de rodillas y con la boca muy abierta, le ayudaba con la faena.

Julio César.

USOS

septiembre 7, 2017

AL CALOR DEL MOMENTO

   Después de sudarlo duro en las prácticas, con el ajustado pantalón sin llevar ropa interior, sabía que su coach le daría la atención que merecía por su esfuerzo. De alguna manera ese tipo negro de cara ancha lograba meterla entre sus nalgas y recogía con la lengua cada salada gota… Lo mejor de la jornada.

   Sabe que esos muchachos no olvidarían su último año en el campus, donde comparte las duchas y vestuarios con ellos, dejando su suspensorio por ahí botado, todo sudado, algo manchado de jugos, sabiendo que se lo pelearían, ya sin disimulos, para olerlo y morderlo. No los culpa, él recorre el lugar cada tarde, tomando todos y cada uno y olfateándolos, para ver cuál huele más a puto… Cosa con la que no resuelve nada, todos parecían querer montársele, incluso haciendo trampas saltando sus turnos.

   Cuando llegó a esa prisión de negros, con su fama de supremacista blanco, le gritaron que no se preocupara por el mono o el uniforme, que únicamente vestiría el traje de las zorras; no lo entendió hasta ahora, cuando jadeante, sonriendo íntimamente satisfecho, ve acercarse al enorme guardia, otro negro grande, quien le pregunta a cuántos hermanos ha atendido ya. “A muchos”, respondió con cierta vergüenza, mejillas rojas, “pero puedo con uno más”. El guardia rió, acercándose por su parte; sabía cómo terminaban siempre, en prisión, los chicos blancos.

ESTRATEGIAS COMPROBADAS

Julio César.

DEPORTES Y VIDA

agosto 4, 2017

AL CALOR DEL MOMENTO

   Se vuelve y le guiña un ojo a Leticia, sobándole el culo a Germán. A la chica le gustaba el capitán del equipo, por eso marca su territorio de caza. Desde que se unió al grupo como narrador de los juegos, siempre tiene uno, firme y duro, al alcance de su mano. Al principio, rojos de cara y ceñudos, se la apartaban, pero él sí que sabía sobar, estimular y excitar. Ahora, tomándole la mano, ellos mismos la llevan  donde la quieren metida, sin importar quién esté mirando.

   Gruñe, joder, quiere resistirse pero ya no puede, el olor a bolas y sudor le está afectando y se le nota sobre el uniforme. Sólo quiere quedarse allí, así, aspirando y rozando con los labios; con trabajo y algo de suerte, hasta podría hacer que estallaran sobre su cara todos esos jugos calientes.

   Un raro momento de paz en pleno desierto, entre chicos calientes que se cuidan unos a otros, confiando con sus vidas, amándose un poco entre ellos. O mucho como y se ha notado por ahí; Bill, por ejemplo, agita e inquieta mientras duerme, con las frotadas que da con cabeza y piernas, a los camaradas a los que luego tendrá que tranquilizar. Por suerte, para esos menesteres a tres, siempre hay lugares discretos y apartados para marines jóvenes, fornidos y tan bien armados.

USOS

Julio César.

USO

abril 1, 2017

AL CALOR DEL MOMENTO

   Engreídamente, el apuesto atleta sonríe a sus fans, seguro de sí, algo pomposo. Las miradas fijas sobre su persona, sus admiradores, rivales y chicos calientes entre el público asistente a la competencia saben qué quiere… y se lo darán

   Familiares, amigos y conocidos que le han visto participar en confrontaciones similares, ríen comentando lo mucho que le “emociona” saber que competirá… aunque no es cierto. Lo que le excita es que en minutos, los chicos de los dos equipos de waterpolo en esa piscina, que ya le conocen la maña, vivirán pegándosele por detrás, que es lo que le gusta en verdad.

   Es una historia tan vieja como el tiempo pero no por ello menos real e incómoda, la gran vergüenza del joven y exitoso atleta al que pillan en los vestuarios olisqueando los zapatos, suspensorios o calzoncillos del resto del equipo. Seguido de las risitas burlonas y los: “¿Te gusta?, ven y huélelo aquí, amigo”.

DEPORTES Y VIDA

Julio César.

¿LA TELA?

febrero 4, 2017

AL CALOR DEL MOMENTO

el-chico-en-el-mini-speedos

   El joven equipo se luce, unos más que otros, sonríe enrojecido el chico, notando sobre sí las miradas de todos. Su pequeño bañador era un regalo del entrenador, dado con mucho cariño; el abrazo que se dieron al recibirlo, todavía le eriza. Ahora quiere hacerlo bien, ser perfecto en la caída y emerger victorioso de la piscina, chorreando agua y notar la mirada brillante del recio y apuesto hombre que le esperaría con una toalla en las manos y los brazos abiertos, para acunarle con afecto. No le importa lo que dijera el resto de los compañeros, celosos: que el entrenador podía ser duro y rudo, en las duchas, demostrándole cuánto es que quería a su preferido del momento.

muscle-hot

   Recio, guapo, fuerte y masculino, el uniforme le arde y molesta cuando entran en los vestuarios compartidos los hombres de los equipos rivales, a cambiarse. Todos, sonriendo con cierta burla, notan sus miradas hambrientas y necesitadas. Bien, más de uno, por el gran corazón que ocultaban bajo sus equipos deportivos, le darían lo que tanto le urgía. Verle en cuatro, sumiso y complaciente, debía ser todo un espectáculo.

vestuarios-deportivos-chicos-y-suspensorios-mojados

   Nunca estaría completamente seguro de lo que ocurrió; toda su vida había practicado deportes y estaba acostumbrado a los vestuarios, a los chicos cambiándose, a los suspensorios abultando, olorosos a sudor, orina o esperma. Pero en cuanto vio al nuevo capitán, algo hizo clic… en sus rodillas, cayendo en la posición respectiva. ¡Ese suspensorio le quedaba…! Bien, no le importaba lo que pareciera, ni siquiera lo que el otro dijera, que por fin se había encontrado, que un chico como él, ante un macho alfa, adoptaba la postura necesaria. Tal vez, pero mientras le demuestra cuánto lo ama, sabe que todo está bien, y aún mejor cuando le corree toda la cara.

USO

Julio César.

ESFUERZO

agosto 23, 2016

AL CALOR DEL MOMENTO

LUCHA OLIMPICA CALIENTE

   -Entrenador… -jadea mientras brilla con sudor.- Ese hijo de perra me batió bastante la leche pero no se la tomó, ¿quiere?

CALIENTES LAVACOCHES

   Ese lavado es una mina; los chicos pagan lo que sea para verlos usar sus mangueras cuando juegan entre ellos.

PIDIENDO PLATANO

   Para mantenerse saludables, les dice que deben vigilar sus rutinas, pero en especial lo que comen. Y todos se preguntan, mirando fijamente, cuántos plátanos se meterá al día.

¿LA TELA?

Julio César.

LISTOS PARA LA ACCION

julio 12, 2016

AL CALOR DEL MOMENTO

LUCHA LIBRE GAY

   Dentro de la lucha libre le llaman el Héroe Americano, y todos esos tipos chillan ovulando cuando le ven caer sobre los rusos, chinos, árabes y británicos. Esta noche está dispuesto a hacerlos llorar, a los espectadores y a sus contrincantes, dándoles duro con todo.

EL BOMBERO ARDIENTE Y SU CHICO CALIENTE

   “Mi héroe”, jadea tembloroso sobre el hombro del moreno bombero, quien les dice a sus camaradas que él se encargará del lindo culo del  chico blanco, capitán del equipo de futbol de esa casa universitaria que se quema por tercera vez en un mes, obligándoles a ir a sacarles. Aparentemente no les molestaba, al contrario, ver por todos lados las largas mangueras de estos profesionales.

ALEMANES DE CAZA

   Así cazan los alemanes y los jóvenes, morenos y musulmanes, temblaban cuando un agrio chico ario como este aparecía de noche por los bares de su cuadra, con su traje de tropelías buscando  a quien darle palo del bueno. Durante horas sobre una cama. Todos sufrían temiendo no ser atrapados.

ESFUERZO

Julio César.

LA OCASIÓN LA PINTAN DURA

abril 13, 2016

AL CALOR DEL MOMENTO

EL CAZADOR BUSCA GRANDES PIEZAS

   Comenzó la temporada de caza y ya se fue con el resto de los chicos para el apartado refugio; días y días encerrados y alejados de todos. Quiere las piezas más grandes sólo para él, y se preparó para conseguirlas. Todas. A los chicos les gustan sus trajes de caza, camuflajeados, los estimula; unas cuantas pasadas y ya tenían las escopetas listas para disparar. Su cuñado habló bastante paja, pero esa noche, en la cocina, bastante que tocó… curioso por el material.

MARINE CALIENTE

   -Si, malditos rebeldes, iré por todos ustedes y les daré bien duro, con fuerza; los haré gritar y sollozar. Caerán rendidos a mis pies. -gruñe amenazante a la cámara, para sus amigos, aunque por dentro piensa: ojalá sean lindos, fuertes, viriles y bien armados. Ya acondicioné y aceité la retaguardia para que entren sus misiles.

LOS JOVENES SIEMPRE SE ATRAGANTAN

   El entrenador de los muchachos, cansado de convocar reuniones a las cuales no iba nadie, decidió visitar a los padres más jóvenes buscando apoyo monetario para el equipo de lucha del colegio. Les mostró los enormes encantos de dicha disciplina, unos que esos carajos, temblando temiendo que llegaran las esposas, tomaron como pudieron. Consiguió la plata prometiéndoles que si colaboraban, bastante, les daría sus muy buenas revolcadas en las nuevas colchonetas.

LISTOS PARA LA ACCION

Julio César.

AL CALOR DEL MOMENTO

marzo 16, 2016

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

UNIFORMADO MUY CALIENTE

   “¿Muy caliente, teniente?”, le pregunta el hombre. “Mucho, señor, la piel…”, se paraliza, estremece y gime mientras los dedos del otro rozan sus músculos húmedos, tocando, acariciando, haciéndole erizarse, su respiración espesándose, sus labios enrojeciendo, sus pezones creciendo. Los dedos bajan, y sobre el mono del uniforme suben y bajan sobre la silueta que se destaca más y más mientras lucha para contener un gemido. “Si, hace calor, teniente, pero eso no es excusa para no usar el uniforme completo. ¡Vaya y póngase calzoncillos!”, le ladra y envía a las barracas.

FUTBOL HOT

   “¿Quién quiere que lo preñe?”, ruge irreverente, como siempre que practican en privado, lejos de la vista de todos. El hijo de perra ríe de las caras de fastidio de todos, que odiaban su desparpajo, sus bromas, sus poses de chico terrible… y todo porque lo tenía grande. Realmente grande. Tanto que no podían dejar de mirar, haciéndole reír más, y que se le pusiera peor al endurecer. Todos odiaban que lo exhibiera, que llegara a los vestuarios desnudo y transpirado, mostrándolo con descaro… Lo que más odiaban era que se tocara la punta con un dedo y a quien se lo ofrecía casi debía abrir la boca y lamer. O que más de uno fingiera estar buscando algo, doblados, y que este metiera un dedo; o que cuando compartía la ducha con cualquiera, como si no le importara, casi con desgano, este terminara rogándole por cariño. Odian que los ponga tan calientes.

JOVEN BEISBOLISTA EXCITADO

   Sol, risas, los colegas allí; todos gritando, jugando, pasándola bien… aunque no tanto como cuando entren en los vestuarios y pueda sacarle brillo a los bates de todos esos muchachos.

LA OCASIÓN LA PINTAN DURA

Julio César.

NOTA: Ah, deportistas. Tiene su encanto unos vestuarios llenos de tíos en suspensorios, pero también el jugador que enfrenta a su entrenador. De eso trata este video, de un tipo que las pasa canutas porque su jugador quiere que le dé con todo. ¿Qué puede hacer el pobre si el otro lo toca, se le sube a una pierna y se frota, le besa y suplica que lo tome, que haga con él lo que le dé la gana? ¿Decirle que no? ¿Mandarlo a tomar una ducha fría? Si quieren ver que hizo este sujeto, vayan a LAS OBLIGACIONES DEL COACH CON LOS CHICOS

NUEVOS TRAJES

diciembre 10, 2015

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

MARINES BIEN CALIENTES

   Aunque no se crea, y a pesar del gasto, la comandancia había decidido que ese bóxer sería parte del traje de faena, dizque por elegante, pero al sargento le tenía mal tanto despilfarro cada vez que veía al teniente salir de su transpirado uniforme, empapado, luego bañándose con una manguera. La tela metida en ese trasero desafiante le hacía trinar, pensando en que no sólo quiere hundir la cara y sacársela con los dientes, sino dar uno que otro azote al joven superior, para que se comporte.

EL JEFE ENTREGA PREMIOS

   Desde que usa esos hilos dentales en la oficina todo era jodienda para el nuevo jefe. Bastó que sus empleados supieran que les gustaba llevarlas, bien clavadas, y mostrarlas como al descuido en un baño, para que ese Diciembre cada uno de ellos le regalara una de esas prendas, de las buena y caras unas, a baratas y putonas otras. Lo importante era que funcionara: calentarle la sopa a la perra, dejando listo ese sancocho para meterle un buen pedazo de carne.

EL EXITOSO NUEVO TRAJE EN EL GYM

   Aunque parezca mentira, aún a él mismo, llegó al gym como el resto de los héteros machistas y saludables del establecimiento. Unos encuentros extraños y forzados con el dominante y rudo dueño del local le habían convertido en otro activo del lugar. Ahora sólo se ejercitaba, y paseaba por allí, con aquella ropita insinuante que gritaba a quien lo viera “propiedad del gym”. Y todos querían meterle malo… y lo lograban, a veces sobre los aparatos y colchonetas, pero especialmente en los vestuarios.

AL CALOR DEL MOMENTO

Julio César.

CHICOS CALIENTES Y COSAS QUE PASAN

octubre 5, 2015

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

JOVEN EN SUSPENSORIO CALIENTE

   -Oh, vamos, entrenador, señor, tiene la boca seca, las lengua le pica. Aprovéchese de su joven e ingenuo jugador; estoy bañadito en sudor, tengo la piel caliente y saladita. Dese gusto, sobre todo aquí, donde el suspensorio se abre y se muere por perderse. –ofrece, sonriendo sabiéndose buenote.

TIOS CALIENTES EN LA PLAYA

   -Guao, desde que jugamos volibol de playa con estos bañadores triplicamos la audiencia de público. –sonríe el viril atleta.- Aunque es peligroso… -y ríe ahora.- Cuando caí casi bajo la red, el tío del otro equipo también lo hizo, llevando la boca abierta y me lo cubrió. Chupó un poquito. ¿Lo vieron? ¡Y cómo aplaudieron los chicos de ese colegio que vino!

DOMNINADO EN LA LUCHA OLIMPICA

   Todos le ven caer abrumado, y lo entienden. Ha sido derrotado en la lucha por aquel chico más bajito, delgado y abiertamente afeminado. Ahora sólo le quedaba ser reclamado como sería, y tomado por el macho vencedor. Le pertenecía y la mayoría quería ver cuando comenzara a servirle, seguramente gimiendo y gritando. Lo que ignoran, y que le tiene así, todo avergonzado, es que se dejó.

NUEVOS TRAJES

Julio Cesar.

TIOS EN CONTROL

septiembre 10, 2015

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

FUTBOL GAY

   Cuando sale a la cancha les grita a sus oponentes “inclínense ante mí, perras”; siempre alguno se estremecía y se le quedaba mirando. La mayoría creía que era una maniobra intimidante hasta que aquel al que le clavaba la vista le veía llegar a los vestuarios, donde está a solas como si le esperara, y le ordena: “de rodillas, puto; los chicos grandes amamos las bocas bien abiertas y culos como el tuyo, enormes”.

SEXY COP GAY

   El agente Vergatti, cuando no está infiltrado en una pandilla, se divierte en la comisaria con los nuevos reclutas, a quienes intimidaba con su presencia. “Bueno, muchacho, tengo mi cigarro en la boca, tú en la tuya no tienes nada aunque se te hizo agua desde que me viste, ¿por qué no estás de rodillas y la ocupas?”. No había quien se le resistiera.

EL BOMBERO APAGA TU LLAMA CON SU MANGUERA

   -Oye, conozco este apartamento… -le comenta el joven bombero al chico que abre cuando llama a la puerta desde donde telefonearon y en el cual sólo hay un pequeño humo de un trapo de cocina quemado. Luego sonríe.- Entiendo, si, eres el hermanito marica de Érica, ¿no? Seguro que te habló de mi enorme manguera y quieres verla. Tranquilo, la tendrás en las manos, y aunque notarás que es grande siempre consigo que quepa.

CHICOS CALIENTES Y COSAS QUE PASAN

Julio César.

DOBLES VIDAS

julio 22, 2015

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

FUTBOL HOT

   Este joven, como capitán alfa del equipo, se había acostado con un montón de chicas, incluso con las de los amigos. Por eso, entre varios, le atraparon, ataron de pies y manos y se lo dejaron todo un fin de semana al rudo entrenador ruso, el vicioso señor Sadoscki. Ahora, en los vestuarios, este era su nuevo uniforme, que no es suficiente ni para cubrirle el rubor, aunque sí consigue, sobre el mesón o las regaderas, bastante atención de sus compañeros. Y cercado por varios, mientras gime y lloriquea de gusto por su nueva vida felizmente descubierta, rodeándole el cuello a uno de sus amigos, montado en su regazo, entiende por qué tantas chicas se le entregaban tan emocionadas, cuando el coño era bien tratado cualquiera se volvía loco.

POLIHOT

   El sargento García solía ser un hombre rudo y severo, dentro y fuera de la fuerza policíaca, con su mujer e hijos era peor. Hasta esa tarde que recorriendo la campiña se encontró con un muchacho catirón, grande y musculoso, que sin pantalones se la frotaba sobre la capota de su auto. Escandalizado se detuvo, intentó regañarle, molestarse, detenerle, pero verla le sonrisa echona, mientras el puño subía y bajaba, no le dejaba. Ni pudo oponerse cuando le llamó con un gesto de la mano y abriendo la boca le adoró. Ni cuando le ordenó que ropas afueras y le llenó la vida, duramente, con una nueva visión. Ahora, sintiéndose relajado y contento, más calmado y amable con todos, pasea y le busca de tarde en tarde, cuando este regresa con sus jóvenes amigos, quienes hacen bastante bulla mientras en grupo le usan.

EJECUTIVO CALIENTE

   Cada vez que ese cliente se presentaba, el gerente sentía que subía la temperatura en su oficina. El hombre llegaba, soberbio, echón, arrogante, comenzando a discutir algo sobre posponer pagos y recibir nuevas moratorias de sus deudas, y se la sacaba, la tocaba, la frotaba, el cuarto se llenaba de olores. Pero nunca la ofrecía, no se la brindaba. Lo torturaba. Como fuera, cuando se iba, el buen hombre se encontraba con que aceptó un  montón de cosas de las cuales no estaba muy seguro porque no pudo concentrarse. ¿Se molestaba?, no, era un hombre humilde y aceptaba sus fallas. Así le decía a la señora de limpieza: “Vuelva luego, antes me ocupo de algo”, y a solas, con la lengua, lamía algunas gotas.

TIOS EN CONTROL

Julio César.

¿REAL?

marzo 28, 2015

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

BATMAN VS SUPERMAN SE ENCAMAN

   ¿Será verdad que en la película que viene Batman está decidido a demostrarle al Superman que el que la tiene de acero es él?

ATLETA OLIENDO SUSPENSORIOS DE AMIGOS

   ¿En serio habrá tíos pertenecientes a un equipo cualquiera que en cuanto se quedan solos en los vestuarios, y mientras amigos ríen y gritan en duchas, toma sus prendas y las huele hasta que se marea, y se frota hasta que explota?

MILITARY GAY

   ¿Funcionará en efecto el plan de los veteranos en combate, en zonas apartadas y peligrosas, para conseguir algo de diversión controlando a los novatos hasta que estos terminen gimiendo y suplicando?

DOBLES VIDAS

Julio César.

DE PALOS

febrero 21, 2015

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

UN POLICIA QUE GUSTA DE LOS BUENOS ROLOS

   En cada redada de noche en oscuros antros donde los criminales hacen sus negocios, llega como un ángel enviado por el cielo. Mirándoles mórbido, bailoteando y desnudándose, lamía y chupaba su macana, indicándoles lo que quería, y comenzaban esos gang bang que duraban hasta la mañana. Todos se divertían, pero ninguno como él, gritando sus: “¡El siguiente, carajo!”.

DE POLICIAS Y MACANAS A PROBAR

   Por muy peligroso y agresivo que fuera el delincuente, en cuanto sacaba la macana este caía desfallecido, de rodillas. Cualquiera diría que se rendía, pero tembloroso y medio lloroso le pedían que les diera duro con ella. A veces bastaba sólo con enseñarla e insinuarla en todo su tamaño y dureza, para que se derritieran.

CON EL GRUESO BATE A LA MANO

   Cuando jugaba amistosos con los americanos en el desierto, el chico de la región les demostraba que sabía cómo usar su enorme bate, uno que se les antojaba a todos los marines. Todos querían tocarlo, sobarlo y mucho de ellos montarse a pelo sobre ese duro palo.

¿REAL?

Julio César.