Archive for the ‘ES PURO CUENTO…’ Category

AHOGADO EN NOCHES DE ALCOHOL

octubre 21, 2016

ENTREGADO

noches-de-cervezas-y-vergas

   Con otros jugos…

   Verga, allí estaba mi amigo Leandro otra vez, borracho y becerreando; sabía que le encontraría en la trastienda desde que le perdiera de vista hace media hora en semejante botiquín. Era perfectamente consciente de que si no le detenía, o alguien llegaba (la mujer de algún tipo de esos y armara un lío que los pusiera en fuga), allí se quedaría lo que quedaba de la noche, bebiéndose todas las que le ofrecieran hasta tener el estómago lleno. Seguro que en estos momentos no se acuerda de Teresa ni de las gemelas, esperándoles en casa. Tal vez era mi culpa, sabía que andaba tenso, con la mujercita enferma no había podido darse una escapadita, lo que seguramente despertó a niveles de locura esa gula que ya casi no reprimía aunque la negara y sus amigos no la comentáramos. Ese tipo respira pesado, el otro ríe llevándole la cara sobre la manguera, con los “vamos, chúpalo bien, perra”, que tanto nos gusta decir cuando nos hacen ese trabajo. El tipo gruñe, se convulsiona y la manzana de Adán de Leandro parece sufrir espasmos. Seguro que se bebió hasta la última ardiente gota, me digo mientras le tomo una foto… por si cualquier cosa. Retira la boca, jadeando, buscando aire, los labios rojos e hinchados; “¿algún otro?”, pregunta ansioso y ya un gordito se la ofrece, caliente. Meneando la cabeza, me alejo, no puedo aprovecharme de su debilidad para que me atienda. Era un buen sujeto, un gran amigo y fue un maravilloso esposo y padre de familia hasta que, por puro error se podría decir, probó la primera y esta le dejó en la boca, para que la saboreara, su carga espesa; desde ese momento ya no pudo pensar en otra cosa como no fuera la esperma.

Julio César.

ESPERANDO LA UNA

mayo 24, 2016

ENTREGADO

TRAGON VEHEMENTE

   Siempre pasa en baños de tascas…

   No falla, siempre que los amigos llaman para salir a parrandear por esto y aquello, siempre cae entre semanas cuando al otro día se tiene una cita importante en el trabajo. Pero se asiste, porque hay que cumplir con la caña y los panas. Y eso es bebiendo y hablando paja desde las ocho de la noche hasta que te corren, pero antes de eso, y después de las doce, comienzan a pasar las cosas extrañas. Unos mean a cada rato, otro va y regresa con algo de vomito en la barbilla, y pasa que cuando le toca a uno, pasada la una de la madrugada, y entras al sanitario mal iluminado y algo rancio, encuentras a ese panita que tenía rato por allí, junto a los urinarios, dando una mamada. Lo borracho le daba por ahí, quedarse viendo a los tíos meando, sacándole conversación al que entraba, borracho también, aunque un poco menos, sabiendo qué es lo que buscaba ese tío, y todavía cayendo algunas calientes gotas de meado ya se lo ofrecía y este lo tomaba. De cabo a rabo. Siempre es sorprendente ver a un amigo o conocido así, gruñendo, gimiendo, ojos cerrados, todo frenético, como si llevara tiempo falto de una. Claro, al otro día nunca recuerdan nada de todas las que se tragan, porque sujeto que entre y les ve, también se le antoja y desea una ordeñada. Fuera de una fotico, para guardarla de recuerdo, pregunto y que cada quién responda con la mano sobre el corazón: cuando han pillado a un amigo así, todo entregado, tragando y casi llorando mientras chupa, ¿no se han puesto en fila para ver si alcanzan a recibir una?

AHOGADO EN NOCHES DE ALCOHOL

Julio César.

OSCURO SECRETO… ¿O BLANCO?

noviembre 21, 2015

ENTREGADO

EL NEGRO GOLOSO

   Me lo habían comentado y no lo podía creer…

   …Pero era cierto, el latonero que tiene el negocio frente al edificio donde vivo, un carajo negro enorme y grosero, sentía debilidad por la tierna carne pálida. Mientras hablaba con un pana al que le revisaban algo en la carrocería, le vi erguirse y tensarse cuando llegó uno de esos tipitos paliduchos, de un blanco que casi no parecía de estos lados, riéndose escandaloso, tocándose a cada rato el paquete, atrayendo una y otra vez las miradas del negro. Este no podía ocultar que estaba maluco. Creo que fui el unido quien les vio ir, discutiendo un trabajo, a la parte posterior del solar. Imaginé que iban a hablar, que se citarían o algo, pero casi me caí de mis pies cuando les vi tirando. El tipo, sonreído y con tatuajes, le preguntaba si le gustaban así, blanco rojizas y grandes, y que si ya todos sus clientes de piel clara se lo han pegado. Y el negro, gimiendo como zorra, desmintiendo su apariencia y tamaño, chillaba que sí. A todo. Les tomé una foto, claro, marchándome, para más tarde emboscarle, burlándome de sus predicamentos. Sin embargo no pudo echarle broma ya que me sorprendió con su honestidad:

   -Nunca imaginé que una cosa así pudiera pasarme a mí, pero no puedo ver una tranca blanca y dura porque se me vuelan los tapones… y se me moja la canoa. Y ellos se aprovechan porque se me nota, porque soy culón… –confesó con pundonor, dignidad y decencia.- … Y sin quererlo, lo muevo todo putón.

ESPERANDO LA UNA

Julio César.

LA FAMA DE BEBEDOR DEL COMPADRE

septiembre 10, 2015

ENTREGADO

UN TIO QUE GUSTA DE LA LECHE ESPESA Y CALIENTE

   Ahora vivía sediento…

   Llegándome al trabajo del compadre escuché los gemidos, los jadeos. Y vi algo insólito que me ofendió, molestó y que clamaba al cielo, y lo cual presencié durante casi cuarenta minutos. Los empleados de mi amigo lo rodeaban, todos haciéndole tragar carne dura por todas las entradas. Eran muchos, a pelo, y este gemía desesperado. Cosa rara, noté que ninguno terminaba, todos iban y lo juntaban en un frasco. Uno que al final de la tanda querían obligarle a tragar. Y mi compadre se resistía, no quería hacerlo, creo,  para no volverse raro. Pero cuando forzado, probó un buche, tragó el resto desesperado. Le tomé una foto para convencerme de que aquello era cierto. Todavía intrigado, y después de un auto desahogo recordando a mi amigo tomado por todos sus empleados, lo leí en la red. Metamorfosis. Pasaba, un hombre al que le dan de beber leche, regularmente, cambia y termina como becerro.

OSCURO SECRETO… ¿O BLANCO?

Julio César.

CUANDO EL GATO SALE…

julio 15, 2015

ENTREGADO

CHICO ESPERANDO AMIGOS

   …El muy ratón saca dividendos.

   Cada vez que mis vecinos y amigos, los Pérez, salen de viaje por algún asunto de trabajo, me piden que le eche un ojo a su hijito Julián, un guapo chiquillo al que he visto florecer y que me dice tío. Ha crecido bastante, aunque no imaginé cuánto hasta que reparé, tres viajes de mis amigos atrás, que en cuanto salen le visitan muchos amigos. Llegan uno a uno en desfile interminable, a veces dos, pocas veces más, aunque han llegado, tres o cuatro. Curioso, al ver y escuchar a uno de dos chicos que salían, comentándole al otro que esa si fue una buena cogida, me asomé a la casa vecina. Y le oí canturrear.

   -Pasa que ya lo tengo listo, papá. –y al entrar me llevé la sorpresa de mi vida. Julián estaba en la cama de sus padres, todo invitador y hospitalario, parecía fiesta a puentes abierta.

   -Muy bonito. –dije con sinceridad, haciéndole gemir y mirare, todo ojos, rojo de cara. Tomé la foto porque no lo pude resistir.

   ¿Qué tal?, el muy pillo, al verse a solas, lleva a casa el negocito que tiene donde estudia, donde es la costosa pero atractiva y solícita cortesana del colegio. Tiene orificios que todos se mueren, y pagan bien, por llenar. Con otras palabras eso me contó, dejándome más sorprendido.

  -Muy listo… -reconocí, sonriendo tranquilizador.- ¿Hay límites de edad o…?

   La picara sonrisa, y el suave bailoteo, lo respondieron todo. Uno de esos agradables secretos de suburbios vecinales.

LA FAMA DE BEBEDOR DEL COMPADRE

Julio César.

MAS VALE TECNICA

noviembre 5, 2014

ENTREGADO

UNA LENGUA HABIL

   Sabía trucos.

   Tengo un amigo a quien las mujeres llaman con insistencia, casi rabiosas en su frustración cuando se les niega. Intrigado, le pregunté a una amiga qué le veían las mujeres a alguien como Raúl. Alegando que ella tampoco entendía, una tercera persona aclaró: es que sabe trucos, usa la lengua y cosas así. Fascinado, lo comenté en una reunión, donde este, todo riente, lo admitía, que con la lengua podía aflojarle la cuchara a cualquiera. Fue cuando Benito, otro amigo, le tachó de mentiroso. Desde ese momento, y por días, se ensalzaron en duras peleas… hasta ayer, cuando llegando a casa de Benito, le encontré desnudo, doblado por la cintura, lloriqueando como una nena y pidiéndole que se la metiera mientras Raúl usaba su hábil lengua. Una lengua ancha, me pareció, que en cuanto aleteaba y azotaba sobre Benito, le hacía gemir estremeciéndose; esa “boquita” abriéndosele y cerrándosele. Era increíble escuchar a un burlón Raúl preguntarle si la quería, que si ya le ardía y necesitaba más, a lo que el pobre Benito, por vergüenza, ni respondía, hasta que este amenaza con detenerse si no lo admitía. “¿Ya te arde?”. El “sí, papi”, fue tan sorprendente, que tomando mi teléfono móvil me dispuse a tomar una foto para la posteridad. Fue cuando Raúl me vio y sonrió.

   -¿Qué puedo decirte? En cuanto pego la lengua fabrico a una perra caliente. ¿Quieres que te lo pruebe?

CUANDO EL GATO SALE…

Julio César.

ENTREGADO

abril 22, 2014

VOLUNTARIADO

AL AIRE LIBRE DA HAMBRE

   Cuando la tiene en la boca, todo se le olvida…

   ¡Está perdido de pato! No hay otra manera de describirlo. Gabriel, uno de mis mejores amigos, un sujeto grande y fuerte, gritón y peleón, se vuelve mantequilla cuando Santos, otro pana, se la saca, y mirándole con una sonrisa burlona, se la golpea contra la palma de la mano, y bastante ruido que hace con esa vainota tiesa. Al pobre Gabriel se le olvida todo y cae de rodillas. Está adoctrinado como los perros aquellos de la campana. La ve y saliva. La ve y se la quiere comer. Donde sea. Santos se la saca en los baños del vestuario, en los estacionamientos del trabajo, en las calles tras un carro. Y al pobre Gabriel no le queda más remedio que tragarla allí, comiéndosela hasta los pelos en esos momentos, o no hacerlo. Y cuando iban a un lugar abierto, como al Ávila, por ejemplo, era peor…

   -Vamos, trágatela; que quien pase por aquí te vea y sepa que eres tan puto que te las comes donde sea… -le gruñía, sonriendo y sacándose fotos para enseñárnoslas a sus amigos, que le reñíamos pero las coleccionábamos.- Joder, cómo te gusta… -le insultaba sabiendo que esas palabras, y el peligro de ser pillado, ponían aún peor al pobre mamón.

MAS VALE TECNICA

Julio César.

VAYA CON EL MUCHACHO!!!

enero 5, 2014

VOLUNTARIADO

UN CHICO Y SUS TIOS

   Serán cosas de la edad…

   Aunque creo que es por putón. Desde que sorprendí al hijo de mi mejor amigo comiéndole el plátano a un compañerito de clases, jurándome que era la primera vez que lo hacía, y su llanto y temblores me hicieron creer que así era, tan sólo ha sido cuestión de días para que se hable de él en toda la barriada, por todos aquellos a quienes ha atendido. El muchacho ha salido tremendo calentorro; lo probó, se dejó llevar por el placer recién descubierto y ahora no se detiene ni se mide. Come a boca llena, a veces a dos o tres, o en cuatro patas deja seco al equipo de futbolito de la zona. Cuando no tiene nadie a mano, se llega hasta los estacionamientos y sonsaca a esos chicos aburridos, quienes por andar sin hacer nada piensan que no está de más una buena mamada… y de una cosa a la otra, de un hueco al otro, sólo hay una postura sobre el piso o la grava. Y se ha puesto ocioso, toma fotos y se las manda a sus amigos. También a mí. Se las voy a remitir a su papá, mi amigo, para que se joda; aunque… el carajito ese… tiene su encanto.

ENTREGADO

Julio César.

GENIO Y FIGURA

octubre 30, 2013

VOLUNTARIADO

CHICO TRAGON

   Debía tenerlo de caramelo…

   El esposo de una buena amiga es un putañero. Es de los que salen contigo a una tasca y a los cinco minutos ya tiene controlada a una mujer para él y otra para ti, aunque no se la hallas pedido. En su trabajo siempre tenía bonitas asistentes, hasta que después de muchas indiscreciones mi querida amiga le amenazó con que si escuchaba de otra tía, ella se iba. Ahora contrata muchachos recién salidos del colegio… y ya los tiene comiendo parejo. Cuando le pillé, asegurándome una foto para mi amiga, este sonrió y a gritos llamó a otro asistente, para que me “asistiera”. Y todo el mundo sabe que una buena boca atendiéndote, mientras ves a otro usando la suya al lado, es toda una nota. ¿Cambia la gente? Afortunadamente, para mí, no. Lo siento por mi amiga.

VAYA CON EL MUCHACHO!!!

Julio César.

¿INOCENTES JUEGOS DEL MOMENTO?

septiembre 2, 2013

VOLUNTARIADO

UN TIO EN LECHE

   ¿Un club de porno?, vaya idea…

   Pues mi amigo Germán pertenece a uno de esos, él y varios de sus panas se reúnen una vez por semana y miran la cinta del momento, que si una tía a quien le meten cuatro, una por el culo, dos en la vagina y otra por la boca; que si una catira de tetas grandes con siete negros de matracas enormes. Como sea, al que le toca llevar la de turno, debe asegurarse de que sea bueno o… le toca masturbar a todos. Comenzó como otro juego, me jura Germán; que viendo las cintas comenzaban a darse, cada quien al suyo, hasta que al lado del sofá, todos muy cerca, a veces uno ayudaba a este, o aquel le daba una mano al otro. Que no era nada raro (me juraba alzando las manos y casi tocándose el corazón). La cosa fue evolucionando, nada de mariconerías (me aclara con ojos muy abiertos), pero el que lleva una mala cinta debe hacérselo a todos con la mano, y si la cinta de la siguiente semana era buena, el perdedor de la anterior debía repetir, y así hasta que apareciera otra mala. La cosa… bueno, suena rara, esos nueve carajos desnudos y uno de ellos, arrodillado en el centro, dándoles mano, tal vez soy muy mal pensado. Pero hace dos días, Gustavo, otro pana que está en el club, me mostró esta foto tomada con su móvil, donde aparece mi amigo Germán siendo bañado.

   -Coño, lleva dos meses dando mano, llevó una mierda de película y cada vez que le toca lleva una peor. –y mirándome terminó.- Esta noche se reúne el club… y cuando esté de pie frente a él, al lado de los otros que le rodeamos mientras nos lo hace, le voy a pegar la punta de los labios… para ver. ¿No te suena a que se comporta ligeramente marica? –me preguntó, ceñudo, dejándome desconcertado, preguntándome de paso, como hago para que me dejen ir así sea como invitado.

GENIO Y FIGURA

Julio César.

GASTOS MÉDICOS

febrero 10, 2013

VOLUNTARIADO

TIOS HOT

   Iba a cobrársela bien a fondo…

   Cuando me dijo de su accidente, que estaba en una clínica y necesitaba que me llegara urgentemente, jamás esperé ver a este amigo mío fajado en revisarle cavidades al médico.

   -¿Te gusta la revisada, Doc? –le gruñe mientras empuja y empuja, oyéndole gritar y verle estremecerse. Es cuando me mira.- Sácame una foto, pendejo; que este tío no olvide nunca que le tengo atrapado por las bolas… o por el culo. –y empuja rudo casi cayendo ambos de la camilla.- Vine por el brazo, me lo golpeé con una puerta, pero aquí me drogaron y me cobraron tomografías, resonancias, cirujanos adjuntos e internistas, un anestesiólogo y cuatro enfermeras… ¡Todo eso! Y el seguro reventó y ahora debo pagar yo. Ah, pero esta me la cobro y te reviento. -se detiene, mirándome y luego sonriéndole al sujeto.- ¿No quieres probar una jugosa y dura segunda opinión?

   -Oh, si, y no te pares, cabrón. –por supuesto, la foto quedó para el recuerdo.

VOLUNTARIADO

Julio César.

MAÑOSO

julio 17, 2012

VOLUNTARIADO

   Es como si lo esperara.

   Aunque la gente lo duda, esa vaina de carajos viviendo en la casa de los suegros, con el suegro teniendo que despertarle cada mañana después de que la mujer sale para que vaya a trabajar, siempre tiene estos problemas. Aunque este amigo mío se pasa; contándomelo como si de una gran hazaña se tratara, me mostró esta foto, primera de varias, para evidenciar sus palabras. Cada mañana entra al cuarto con el corazón y otras cosas palpitándole de anticipación, le llama y zarandea. Los primeros días era casi a gritos, luego fue con manos. Con manoseos mientras roncaba a pierna suelta. El hombre ya no pierde el tiempo llamándole, pasa directamente a tocar el cuerpo caliente por la cama y el sueño, la mano sobre las nalgas, acariciando y tocando, empujando tela, metiendo una de manera evidente y enfilando dedos. Y mi amigo dejándole, haciéndose el dormido…

GASTOS MÉDICOS

Julio César.

OBSESION… ¿POR LA SALUD?

julio 5, 2012

VOLUNTARIADO

   Grita por atenciones…

   Mi amigo Roberto es un hombre muy enfermo, quién lo duda. El tipo cada tres semanas visita a su urólogo y se le nota muy emocionado cuando va. Cosa que extraña porque a nadie le gusta ir al médico. Habiendo llegado ya a la edad, me resolví a visitar el fulano médico. Tal vez por ser medio día no había nadie esperando, ni la asistente, fue cuando escuché los gritos de mi amigo. Pobre, pensé todo apesadumbrado, y asustado, hasta que le oí un rudo “mete otro, coño”. Desconcertado me asomé y lo vi… El médico explorándoselo con todo, moviendo esos dedos con fuerza, casi apoyándose para no caer mientras el muy perro (o perra) gemía por más, meneándose demasiado. Imagino que para convencerse de que estaba bien de salud. Sonriéndome porque su mujer le critica la manía médica, tome la foto y me fui… Pero no antes de que el médico comenzara una exploración más profunda con objetos de formas curiosas que jamás imagine cupieran por ahí. Ni loco voy con ese tipo. Se ve que es mañoso y envía a sus pacientes… para que vuelvan por más.

MAÑOSO

Julio César.

NOTA: Hace dos años, un Día del Médico, en el programa de Full Chola, quien todavía divierte a veces, leían mensajes de felicitaciones y alguien le mandó un saludo y un abrazo a su urólogo. Cómo pitaron y rieron. Seguro era broma.

LABRANDOSE… LA COMPENSACIÓN

junio 5, 2012

VOLUNTARIADO

   Tanto trabajo merecía su compensación…

   Siempre le digo a mi amigo Rubén que tenga cuidado con esa vaina de poner a los empleados a correr cada vez que anuncia que ascenderá a uno o dos donde son veinte. Hombres y mujeres se esmeran, trabajan el doble, llegan temprano, se van tarde, y uno que otro tratan de adivinarle qué quiere, cuándo lo quiere y cuántas veces… y se le adelantan a sus deseos. Unos se esmeraban más que otros, como el muy perro me decía, sonriendo burlón, al hablar de Gustavo Correa, quien era el que más le… echaba bolas. En todos los sentidos. Más de una vez, esa semana, llegando por cuestiones de negocios, le pillé siendo atendido por su diligente empleado, quien le buscaba el café, le llevaba la ropa a la lavandería, se ocupaba que asearan su apartamento y que no coincidieran sus varias novias al mismo tiempo. Porque Rubén era un grandísimo hijo de perra, claro que ni yo mismo imaginaba qué tanto hasta esa mañana cuando llegué de improviso. Aunque tomé algunas imágenes por si quería proceder luego.

   -Conque le diste el ascenso a Victoria, ¿eh? ¿Después de todo lo que hice, hijo de perra? Ah, pero yo no me voy sin nada. ¡Yo me cobro! –le gritaba Gustavo mientras empujaba, en medio de los gemidos de Rubén.- Te parió una perra, ¿verdad? Entonces también eres una perra, ¡y a las perras se les trata así…!

Julio César.

OBSESION… ¿POR LA SALUD?

VIEJO MAÑOSO

mayo 2, 2012

VOLUNTARIADO

   Y eso que una vez me ofreció un préstamo…

   Don Mario, mi suegro, siempre dice que cobra. Presta real, ayuda a gente amiga, pero estos tienen que reintegrar lo facilitado. Cuando el beneficiado no responde, o se cree más vivo que el suegro, este termina cobrándoles en especias. No sé cómo hace, pero cuando va a cobrarles esos tíos siempre terminan chillando, suplicando y rogando por más… tiempo para pagar. Un día le sorprendí, la foto es de ese momento, de espaldas en la cama de la suegra, cobrándole a un viejo compadre, un viejo ladino que gritaba que si, que le diera más que ahora si le pagaba. Aparentemente el viejo tenía por costumbre decir que iba a pagar cuando el suegro se le ponía duro, pero luego se olvidaba. Eso si, venía por su cuenta, sin que le llamara, para que el suegro cobrara su parte. Y sé de muchos que desean entrar en el arreglo.

LABRANDOSE… LA COMPENSACIÓN

Julio César.