Archive for the ‘ESPECTACULO’ Category

ADIOS, LAURA BRANIGAN

julio 19, 2017

   ¡Cómo me gustaba!

   Acabo de enterarme: ¡Laura Branigan está muerta! Y hace una pila de años, el 26 de agosto de 2004, en Nueva York, para ser más exactos. A los cuarenta y siete años de edad, víctima de un aneurisma cerebral. Partió mientras dormía, en paz. ¡Pero tan joven! ¿Cómo es que no lo sabía? No pueden imaginar cómo quise a esa mujer enorme, delgada pero  atlética, de voz potente, de cuya vida íntima se decían tantas cosas. Fue una de mis diosas en esos años confusos de crecimiento. No soy amante, amante, de la música en inglés, me gusta saber qué escucho, qué dicen las tonadas, pero con ella fue amor a primera vista con su inmortal “Gloria”. Hasta compré un disco de acetato donde estaba la canción. Todas esas tonadas eléctricas y trepidantes de una época en la cual se quería cortar con los setenta y la pesada carga de la música con tanto trasfondo social y político.

  Debió ser por la película que llegué a ella, cinta que también amé, y a la actriz que la protagonizó, Gena Rowlands, la mujer madura y dura que procura proteger a un huérfano perseguido por antiguos socios de la mafia; y ella se encarga de ellos, pistola y violencia en mano. Una dama capaz de caerse a puñetazos con cualquiera, siempre me ha gustado ese tipo. De esa era es la detective Dee Dee McCall (Stepfanie Kramer), el Pimpollo de Acero de la serie Hunter, El Cazador. El filme, lo unen a esa música, y yo ya estaba en la bolsa de esas dos féminas.

   ¿Una confesión, especialmente con otra de sus canciones, Autocontrol, o Fuera de control? Si estaba a solas, y la escuchaba, fingía cantarla y hasta medio bailaba, algo que jamás se me ocurriría hacer o reconocer en público, antes o ahora. Pero así era. Hay algo en esas melodías que casi te obligan a dar saltos, como a Charlie en esa escena de Supernatural, cuando sube en el ascensor y sabe que nadie mira.

   Adiós, Laura Ann, chica alta, flaca y bella de voz grandiosa. Hoy, un poco tarde, alguien en Caracas lamenta tu pérdida. Y, un día, en mi rocola estarán esas canciones.

Julio César.

EL ADIOS A LA TERRIBLE ZSA ZSA GABOR

enero 20, 2017

zsa-zsa-gabor-bella

   Es que hasta el nombre, aunque artístico, era increíble…

zsa-zsa

   Apenas a un mes y pico de cumplir los cien años de edad (en febrero), muere el 18 de diciembre del año pasado, la legendaria Zsa Zsa Gabor, actriz húngara, nacida en Budapest (¿puede algo sonar más exótico?), como Sári Gábor. Fallece de problemas cardiacos, como informara el que era su noveno marido (con quien llevaba treinta y un años casada), Frederick von Anhalt, quien agregó que todos los que la amararon estuvieron allí, cerca, acompañándola en ese último trance. A esta dama del Hollywood se le conoce tanto por su carrera cinematográfica como por su apasionada vida sentimental, que resulta, viendo hacia atrás, casi escandalosa. La muerte tiende a dulcificar las miradas, los pareceres, pero la verdad es que lo que ya sabía de ella, la retrataba como una criatura temperamental, de genio vivo, y terriblemente apasionada en sus sentimientos, tanto para querer como para odiar a los que una vez amó.

zsa-zsa-gabor

   Era muy original, como cuando comentó: “Quiero un hombre que sea amable y comprensivo. ¿Es eso demasiado pedir de un multimillonario?”. O: “Debo de ser una buena ama de casa, porque cuando me divorcio, siempre me quedo con la casa”, cuando respondía sobre sus divorcios. Y: “Nunca odié lo suficiente a un hombre como para devolverle sus diamantes”. Sus libros están llenos de ingenio, desparpajo, o eso dicen quienes los han leídos: “Cómo conseguir un hombre”, “Cómo mantener un hombre”, “Cómo librarse de un hombre”. Aseguraba que un hombre enamorado no se sentía tranquilo hasta que no se casaba con el objeto de su afecto, y que cuándo lo hacía ya estaba perdido (qué idea, ¿eh?). Era una de las primeras chicas malas del espectáculo, y no se puede negar que fue la última diva de Hollywood, con sus curvas generosas, su bello rostro, siendo amada, adorada y deseada por todos, las mujeres queriendo parecerse a ella, los hombres tocarla. Reinando casi caprichosamente. Quedan otras, Raquel Welch, por no ir tan lejos, pero no están en la Meca del Cine.

zsa-zsa-gabor-en-moulin-rouge

   Se le recuerda por clásicos de la gran pantalla como Mouling Rouge, en año tan lejano como el 52, del siglo pasado; o Sed de Mal, del año 58, y que he visto. Pero se le recuerda más por sus matrimonios, y aún más por los amantes que tuvo por fuera de los enlaces legales. A los dieciséis años de edad, y tras ganar el Miss Hungría, se casa con un diplomático de carrera, Burham Belge, un turco que le llevaba varios años (más tarde ella contaría que la noche de boda la pasó con Kemal Atatürk, el fundador de la moderna Turquía); luego se casa, en Estados Unidos, con el bisabuelo de Paris Hilton, Conrad Hilton; después el actor George Sanders; le sigue un hombre de negocios llamado Herbert Hunter; el petrolero Joshua Cosden; Jack Ryan, creador de las “Barbie”; el abogado Michael O’Hara; el mexicano Felipe de Alba, siendo anulado pues ella ya estaba casada (¡bígama!); hasta llegar al príncipe alemán, Frederick von Anhalt, quien la acompañaría el resto de su turbulenta vida.

zsa-zsa-gabor-sensual

   Sin embargo, no era esto lo más llamativo de su biografía. Como el amante de la historia que soy, de todo tipo, del crimen, del arte, de la astronomía, de la historia historia, siempre me llamaron la atención todos esos años de monstruos dorados de Hollywood, con sus secretos, fortalezas y debilidades; la de chicas de rostros dorados que tenían sus amantes bien disimulados, la de hombres que hacían delirar a las mujeres, queriendo estos a otros de su mismo sexo, teniendo que llevar vidas de circo para disimularlo. Los años intensos de la Meca del Cine. Hace tiempo compré un libro sobre la historia del espectáculo, y aparecía el nombre de Zsa Zsa Gabor; hablaban de su genio vivo, de sus gritos y reclamos. Viéndolo en retrospectiva, me parece que la pintaban como cuando parodian, actualmente, a la modelo Naomi Campbell y sus mañas de gritar y arrojar cosas.

   No sé si Zsa Zsa llegaba a tanto, pero… El caso es que viviendo esta un tórrido romance con el hombre del mia-farrow-and-frank-sinatramomento (y de buena parte de la historia norteamericana, por lo que se ve), Frank Sinatra, esta la dejó, o al tiempo de terminar con ella, o ella con él, se casó este con la actriz Mia Farrow. La señora Gabor dio unas declaraciones duras, sobre la supuesta homosexualidad del actor, que parecía andar buscando una mujer que pareciera un muchacho. Todos lo interpretaron como despecho de la vistosa diva. Cosa que, años después, me haría reír, viendo una película ambientada en esa época, en una estación de radio en el cual, durante la transmisión del programa de mayor sintonía, alguien iba asesinando gente; hablando de algo improbable, como para señalar una locura, alguien dijo a otro personaje, “sí, claro, y Mia Farrow va a abandonar a Frank Sinatra para casarse con Woody Allen”, como efectivamente ocurriría luego, en la vida real. Historia, y resultado, que es mejor olvidar, según como terminó.

zsa-zsa-gabor-and-porfirio-rubirosa

   Como sea, encontré en un artículo de la prensa española, creo, que el primer cuento picante sobre Zsa Zsa viene de su noche de bodas, cuando no se consuma con su marido sino con el jefe político de este, el ya mencionado fundador del estado de Turquía, antes de emigrar a Estados Unidos, donde se relaciona con Charlie Chaplin (el cual también tiene una historia algo oscura en cuanto a sus prácticas), antes de casarse con el señor Hilton, relación que termina ¿por infidelidad?; los cuentos aseguraban que la dama mantenía una relación amorosa con el hijo de este, cosa que causó el divorcio. La lista sigue con Sean Connery, Richard Burton, quien luego sería marido, dos veces, de su amiga Elizabeth Taylor (con quien parecía competir en el número de esposos), y del ya citado señor Sinatra, de quien contaba en sus memorias que lo odiaba y se acostó con él para que dejara de estorbarle en un momento dado (y si, suena extraño). Igualmente se le asoció al millonario Paul Getty, a Howard Hughes, a un hijo del dictador Trujillo y a un depuesto rey egipcio. Por no hablar del hombre casado, un playboy que vivía de las mujeres (decían), que se divorció de su esposa para casarse con ella, esperando que dejara al marido que tenía en ese momento, negándose esta. Casándose con otra el playboy, ella volvió, con él; aparentemente lo que le gustaba era lo irregular, las manzanas del patio vecino. Era este señor, el terrible Porfirio Rubirosa.

   También están aquellos que, según propias declaraciones, la traviesa mujer rechazó. Se cuidó de aclarar que no se acostó con John Kennedy, Elvis Presley, John Huston ni Henry Fonda, todos nombres suficientemente conocidos de su tiempo y lugar.

zsa-zsa-gabor-inmortal

   Qué vida la de esta diva, ¿eh? Bien, ha fallecido, algo natural, aunque no sea consuelo para quienes quedan atrás, pero habría sido increíble que llegara, bien de ánimo y salud, a los cien años de edad. Imaginen el homenaje en vida que Hollywood le habría tributado, aunque no estuviera presente ninguna de las damitas con quien compartió el cielo de la fama en su momento. En ese firmamento dorado, brilló esta hermosa y exótica estrella.

ADIOS, LAURA BRANIGAN

Julio César.

MEMO MORALES, EL GITANO MARACUCHO

enero 4, 2017

   El cariño verdadero que sintió por su tierra…

   Ah, no podía terminar el horrible año 2016 sin que su sombra todavía se proyectara un poco más. El viejo y amenazante árbol que caía y con las ramas se llevaba a otros. Eran apenas las cinco de la mañana del domingo primero de enero de 2017 cuando la noticia corría por la red, había fallecido Memo Morales. Qué desagradable y doloroso fue. Había muerto el Gitano Maracucho, la voz increíble que había hecho las delicias del pueblo venezolano en cada fiesta y cada presentación. De siempre, para mí, sus temas preferidos eran los que cantaba con la Billo’s, los “andaluces”, como les decimos por aquí, y aquellos que compartió junto al gran Cheo García, también ido, hace tiempo.

   Indiscutiblemente una gran pérdida para Venezuela y el mundo artístico nacional, pero también internacional. Leyendo las esquelas encuentro que, ya en años tan lejanos como los setenta había emprendido una gira como solista por Miami, Los Ángeles, Nueva York y San Francisco, mucho antes de la diáspora venezolana. Y que apenas el año pasado, en abril, recibió el nombramiento de Ciudadano Honorifico y Embajador de Buena Voluntad, en la ciudad de Houston, Texas, por “su contribución a la música de toda la humanidad”. Y allá debió encontrar una buena cantidad de compatriotas lanzados a un doloroso éxodo por el desastre que padecemos desde hace casi dos décadas de insensateces y pillaje a manos de una pequeña cúpula fascista.

   Sólo queda imaginar esa era dorada, los grandes conciertos, los buenos hoteles, las risas, los tragos, las idas de farras después de las presentaciones. Días cuando estaban todos, esos a los que ahora consideramos los grandes, contando hasta a Felipe Pirela y José Luis Rodríguez, que cantaron  con la Billo’s. Y estaban Cheo y Memo (quienes luego se asociarían: la orquesta de Cheo y Memo), llevando estos las “voces cantantes”.

   Cheo García y La Casa de Fernando, jamás he podido escuchar esta canción sin recordar las tardes en casa de mis padres, todos reunidos, bebiendo y pasándola bien con los amigos que se llegaban.

   De ese tiempo musical, particularmente recuerdo a Emilita Dago. Esa mujer tenía una gracia y un salero, una picardía que siempre amé, y allí estaba, entre ellos, aunque creo que esta cantaba era con Los Melódicos, los “eternos rivales” de la Billo’s.

memo-morales

   Memo Morales, llegado a este mundo (en un año tan atrás como el 37, del siglo pasado) como Guillermo Enrique Morales Portillo, natural de Maracaibo, estado Zulia, de donde parte siendo muy joven para comerse el mundo. Su trayectoria fue dilatada, pero, repito, desde mi humilde punto de vista de sujeto que gusta de la buena música en fiestas, siempre le asocio con la orquesta de la Billo’s.

hotel-humboldt-el-avila-caracas

   Por ahí leí que, durante la pasada dictadura, la de Marcos Pérez Jiménez (un sujeto que al menos defendió los valores nacionales), cuando se inauguró el Hotel Humboldt a mediados de los cincuenta, Memo Morales cantó durante un mes para darle la bienvenida a la gente que llegaba a conocer el vanguardista lugar. ¡Treinta días cantando! Estos regímenes gustan de la monumentalidad (cuando algo hacen), y Pérez Jiménez no podía ser menos. Contaba papá, que al ex dictador le gustaba estar de primero en cada cosa que inauguraba… excepto con el teleférico. En ese no se subió sino hasta mucho después.

   Pues, murió Memo Morales como vivió, en medio de una presentación de fin de año en la Hermandad Gallega, en Caracas. Un infartó le derribó, a sus 79 años de edad, recién comenzando este nuevo año. La noticia nos entristeció en medio de una celebración discreta, fue cuando alguien comentó que se fue como seguramente le habría gustado, cantando, posiblemente sonriendo hasta el último momento, orgulloso de la alegría que brindaba y del cariño de su público. Claro, antes de que el malestar le ganara. No será consuelo para su familia, las pérdidas son así, pero Memo, como Cheo, como el maestro Billo, en verdad siguen y siguen eternamente. Siempre habrá alguien que recuerde que hacía tal o cual cosa mientras le veía actuando en vivo en alguna presentación. La de parejas que terminaron en bodas que comenzaron, en una retrata, o una fiesta de terceros, bailando su música, desconocidos destinados a encontrarse. En casa, después de un rato, mi hermano sacó su carpeta y comenzamos a escucharle. Todos amábamos, y amamos, al Gitano Maracucho.

   Adiós, Memo, y lo expreso así porque casi era un tío más de la familia, por todas las veces que animó reuniones, fiestas y celebraciones donde estuve presente, con mi gente, haciéndonos sonreír, cantar y bailar. Gracias. Paz a sus restos y consuelo a su familia.

EL ADIOS A LA TERRIBLE ZSA ZSA GABOR

Julio César.

EL ADIOS A CARRIE FISHER

enero 4, 2017

   Nuestra amada princesa Leia…

carrie-fisher-la-princesa-leia-organa

   La noticia, todo conmocionado, me la trasmitió un hermano, fan de Star War, como todos. Carrie Fisher había muerto el martes 27 de diciembre, después de haber sufrido un infarto una semana antes. Y la noticia, saber que era ella quien moría, fue tan duro como en su momento fue escuchar sobre el deceso de Heath Ledger, el querido vaquero australiano, el Ennis del mar de Jack Twist. Aquella fue una mañana tan desagradable como lo era esta. Dios, cómo amé la historia original, las tres primeras, como las conocí en su momento: La Guerra de las Galaxias (luego Una Nueva Esperanza), El Imperio Contraataca y El Retorno del Jedi. Así como adoré a sus personajes, el joven campesino que soñaba con vivir aventuras en las estrellas, el viejo guerrero místico, el caza fortunas galante y pillo, el villano de traje increíble, y la hermosa princesa guerrera del planeta Alderaan.

leia-el-imperio-contraataca

   Por ser un niño en ese entonces, la amaba con esa pasión de inocencia. Era la única y maravillosa princesa que dirigía una rebelión contra un siniestro imperio galáctico, totalitarista y fascista.

luke-leia-and-han

   Recuerdo que cuando se estrenó en Venezuela, con algo de retraso, tenía muy poca edad, pero al ir creciendo escuchaba de ella, leía sobre La Guerra de las Galaxias y soñaba que yo mismo era un solitario guerrero. Estando en cuarto grado de primaria, la anunciaban por fin en Guatire, mis amigos de la escuela estaban emocionados, era de lo único que hablábamos, ya tenía yo hasta un suplemento donde contaban la historia; pero mamá no quiso o no pudo llevarme, a pesar de, y avergüenza recordarlo, todo lo que lloré. Un amigo, en especial, casi se condolió de mí a los días, diciéndome que nunca había visto algo como eso, y olvidando mi pesar pasó a contármela todo emocionado. Estaba yo como Bart Simpson cuando Homero le prohibió, de por vida, ver la película de Tomy y Daly.

leia-star-war

   Años después, más grande, me llegaría una tarde a Guarenas, la proyectaban como matiné, y el corazón me bombeaba como cuando niño, al iniciarse, con las letras subiendo, la música ominosa, contándonos de los valientes rebeldes y el terrible imperio. Cuando la toma se alzó de un planeta hacia el espacio, y apareció aquella nave gigantesca, que era engullida por otra, estaba literalmente paralizado de fascinación. Y luego aparecieron, Darth Vader capitaneando el asalto, Artuditu, Citripio… y la princesa Leia Organa, cercada pero ya organizando la resistencia, enviando un mensaje que sería recibido por un chico que soñaba con ser algo más de lo que vivía en ese momento, Luke Skywalker, quien notando el mensaje va y lo entrega al verdadero destinatario, Ben Kenobi (Obi-Wan), comenzando sin saberlo la guerra de las galaxias.

leia-el-despertar-de-la-fuerza

   Ya desde entonces era un fan. La fuerza era una creencia… hasta que lo jodieron todo en La Amenaza Fantasma, despojándola de su misticismo y reduciéndola a un mal cromosómico. Fue una de las grandes fallas de la nueva saga. Pero mi amor estaba con ellos, con Leia, Luke, Han Solo, Chewbacca, los robots, Vader, Yoda… El Despertar de la Fuerza fue buena, pero viendo a Leia y a Han, sentí cierto pesar nostálgico. Es tonto, pero en nuestros corazones se hace difícil compaginar lo que fue con lo que es.

mark-hamil-and-carrie-fisher

   Ver a Carrie Fisher tan mayor, fue tan duro como ver a Mark Hamil en Criminal Minds, interpretando a ese ex agente loco que casi acaba con todos, difícil de reconocerse en sus facciones al joven jedi que un día salió de su alejado planeta. O a Harrison Ford haciendo de Indiana Jones, en La Calavera de Cristal. Sin embargo, era ella y se le amaba.

   Ahora se ha ido. A los sesenta años de edad, tras sufrir un infarto en un vuelo que la llevaba de Londres a Los Ángeles. Eso si lo sabía, que había sido hospitaliza y todo, siendo su estado delicado. Lo que no esperaba era que falleciera. Y leyendo, supe cosas. Su viaje a Europa era promocional, para uno de sus libros, “Princess Diarist”, donde contaba sobre sus años malos, como adicta a las drogas y sufriendo de trastornos mentales. Cosas que no podía ni imaginar de mi princesa. ¿Acaso no era una mujer feliz, dichosa, adinerada, contenta con lo realizado? Es lo que siempre pensamos de esas estrellas que amamos, aunque ya hayamos tenido indicios de que no siempre era verdad. Me pasó con Heath Ledger, escuchar que recurría a sicotrópicos para combatir la depresión y la soledad me sonaba tan absurdo, ¿qué?, ¿no todo el mundo lo amaba? ¿No sabía cuánto se le quería? Pues no, por ahí había escuchado que Jared Padalecki, el querido Sam Winchester, en Supernatural, también sufría de dichas depresiones.

carrie-fisher-bella

   Como sea, Carrie Fisher la pasó mal en algunos momentos de su vida, y lamenté saberlo. O no saber más sobre ella, ¿era una niña precoz y brillante? ¿Fue feliz como cientos de niñas y adolecentes, en su momento, a pesar de los malos ratos, pendiente de citas, llamadas y visitas? ¿Cantaba en las navidades familiares? Lo que si fue notorio, luego, fue su falta de apariciones en trabajos renombrados después de haber sido la princesa Leia (la vi no hace mucho en una serie de televisión, como una escritora loca, 30 Rock). Lo mismo pasó con Mark Hamil. A Harrison Ford le fue mejor, pero que mucho mejor. Algunos trabajos, aunque catapultan a la fama, marcan a sus actores, o que lo diga Linda Blair, Tom Welling y Lucy Lawless.

   Bien, como han dicho sus cientos de miles de fans en las redes, Carrie Fisher ahora está en paz, ha entrado a la fuerza. Sonará tonto, cursi, pero en verdad me gusta, y me brinda algo de consuelo. Pero a diferencia de ella como actriz, con sus pocas apariciones para el gran mundo fuera de su país, el resto la continuaremos viendo como la joven y hermosa princesa de la galaxia, como también la han visto ya mis sobrinos, y seguramente, en su momento, sus hijos. Vivirá en nuestro recuerdo, admiración y amor. Fue uno de mis primeros amores, la damita fuerte y dura que necesitaba ser rescatada para librar una gran batalla. Todavía recuerdo que al salir, aquella vez del cine, no podía pensar en otra cosa, estaba dulcemente atrapado en ese mundo, añorándolo aunque no era real. O si, para mí.

leia-el-retorno-del-jedi

   Adiós, mi querida, deseada y amada princesa rebelde.

MEMO MORALES, EL GITANO MARACUCHO

Julio César.

YASMINE BLEETH, ESE AMARGO DESPERTAR

noviembre 18, 2016

yasmine-bleeth-sexy

   Envuelta como nos gusta.

   Hace poco, comentando sobre una película producida por James Franco, sostenía que no era prudente buscar sobre la vida de aquellas estrellas del entretenimiento para adultos que nos acompañaron en nuestra primera juventud, ¡les había pasado cada cosas! Fuera de las ruinas que los tuvieron casi mendigando, o los trastornos mentales, no eran infrecuentes las muertes a manos de la violencia de parejas, el sida y las drogas; especialmente estas acabaron con un gentío. Era deprimente saber que habían terminado así. Hablándolo, un compañero de la oficina, comentó sobre la impresión que se llevó al ver la imagen actual y leer sobre la vida de una de sus amadas de juventud, Yasmine Bleeth, una de las actrices de la serie de televisión que más adoraba en el mundo, Guardianes de la Bahía, Baywatch (todavía es fan de Pamela Anderson).

yasmine-bleeth-guardiana-de-la-bahia

   Aunque no fan de la serie (David Hasselhoff era, y es, sencillamente insoportable), la recuerdo. Yasmine Bleeth, era menuda de tamaño, pero qué cuerpo tenía esa muchacha, esa si llenaba bien ese traje de baño, sumado a unos ojos azules que parecían encendidos y ese cabello tan negro (seguramente herencia de su madre, una francoargelina), era una de las más sensuales corriendo sobre la arena o nadando. La serie fue su gran programa, aunque ya contaba con una extensa carrera de comerciales antes de llegar a ella.

yasmine-bleeth-y-las-catiras

   Siempre recuerdo que el programa parecía una colección de catiras bonitas, pero no candentes, o tal vez es el viejo prejuicio de que las catiras son sexy pero las morenas son intensas. Pero cuando Yasmine llega a esa playa hasta la misma Pamela se veía en un segundo plano. Como que llegó a entrar en no sé qué lista de las cincuenta personas más bellas del mundo. La otra que lo logró, poner en aprieto a las catiras, fue Carmen Electra, que ya nada más que con ese nombre tenía el mandando hecho. Qué bien se veían Yasmine y Carmen.

   Pues, el éxito de la serie la catapultó, dándole solvencia de todo y dejando así la vía libre a una vida de gustos más caros, comenzando las fiestas, las parrandas, y el poder suplirse todas las drogas que quiso. Por desgracia era adicta nada más y nada menos que a la cocaína, afición que le venía de antes del programa, cuando se cancela su boda en el último momento con un actor al embarazar este a una modelo. Durante años continuó con ese ritmo, lo que afectó su vida profesional, acabando con toda esa belleza, entendiéndose así que una actriz protagonista de una serie de culto no apareciera en mucho más (aunque esto no es tan infrecuentes, hay programas que parecen mancar a los actores y actrices), hasta sufrir un accidente de tránsito terrible, mientras iba bajo los efectos de los sicotrópicos. Debió internarse, buscando ayuda. Aunque parece que luego se casó con un actor también envuelto en este problema, regresando al foso.

yasmine-bleeth-hoy

   Contaba ella que al fin había salido de esa pesadilla, y poco menos de veinte años más tarde he aquí a la otrora diosa de las arenas, cuyos posters adornaban tantas paredes de chicos y jóvenes, centro de sus fantasías calenturientas, alrededor del mundo. La fama vuelve loca a mucha gente, piensan que tienen a Dios agarrado por la chiva, que vivirán eternamente, bellos y famosos, y llega la caída. Por lo menos sobrevivió, a diferencias de tantos otros, como Heath Ledger (Dios, todavía lo extraño, y no llegó a ver lo que hizo su Guasón), Cory Monteith, Philip Seymour Hoffman, y esa voz, otra diosa que tuvo un final tan trágico por ser quien era, Whitney Houston. El misterio mayor es que tantos tropiecen con la misma piedra.

yasmine-dos-caras-de-una-dama

   Esperemos que llegue un segundo aire para la ex guardiana de la bahía…

EL ADIOS A CARRIE FISHER

Julio César.

MENTES CRIMINALES… REGRESA OTRA VEZ

noviembre 14, 2016

   La familia se reencuentra y crece.

   Ni imaginan cuánto me alegra esta noticia, mañana, por AXN, comienza la temporada número doce de Criminal Minds. Que es uno de esos programas que me gusta seguir, aunque a veces algunas subtramas sean cansonas por insostenibles. Y mezquinas. ¿No puede Penélope tener un hombre que la quiera y dure? ¿Es necesario que Spencer no pueda parecer normal en una simple relación, así sea con otro tipo para darle algo de interés? La serie BONES, que es increíble (y nunca he hablado de ella), ha demostrado que los protagonistas pueden estar juntos y que siga esa chispa, esa tensión entre ambos, salpicado con toques de ternura (esto me recuerda la salida de Tony DiNozzo de NCIS y me molesta, por la manera). En este programa hace sufrir demasiado a los personajes, cosa que a veces exaspera… a menos que lleven el apellido Winchester.

   Aunque podría pensarse que después de once temporadas, el programa ha sufrido un bajón (y es lógico, también Supernatural y Los Simpson lo resienten, pero siguen tan buenas como siempre), el final de la temporada pasada fue intenso, trece peligrosos asesinos en serie han escapado, varios de ellos detenido por el grupo, y volverán a cazarles, pero llegan cambios.

adam-rodriguez-criminal-minds

   Para cubrir la partida de Shemar Moore (Derek Morgan), llega Adam Rodríguez, un actor de tinte latino que es realmente bueno como lo demostró durante muchas temporadas dándole vida a Erik Delko en CSI: Miami, la que más me gustaba de las franquicias. Aparece como un obsesionado agente que gusta de trabajar a solas, que persigue a su propio asesino en serie. Adam es sangrino, agradable (y de tinte latino, ¿ya lo dije?), seguramente sabrá ganarse su espacio. Leyendo comentarios por ahí, parece que en principio lleva una relación divertida y chocante con Penélope García, lo que asegura buenos momentos.

PAGET BREWSTER – EMILY PRENTISS

   Lo mejor, es que regresa la agente Emily Prentiss; si, Paget Brewster se reintegra al grupo. En su primera despedida del programa (mientras luchaba por mejores salarios), nos querían hacer creer que moría, y fue una gran escena. Regresó pero partió nuevamente, esta vez sí se decía que sería de manera definitiva, porque trataría con otros programas (y uno donde la vi, con uno de los protagonistas de Tres por Tres, no fue nada bueno). En esa segunda despedida, las frases que exclama mientras se va, que todo adiós es también un hola a nuevas experiencias, fueron maravillosas. Morgan las citó cuando también dijo adiós. Me sentí triste y conmovido cuando ella se fue. Es tan buena que apareció en otros dos programas especiales, uno cuando secuestran a JJ, y cuando sigue a un asesino en serie que la hirió en Londres. Y los dos fueron geniales. Ahora vuelve para quedarse, imagina uno que mientras dure el programa.

AISHA TYLER - TARA LEWIS

   Igualmente me alegra que la hermosa Aisha Tyler regresa como protagonista cabal, apareciendo en la presentación. Y ya era hora. Hubo personajes que aparecieron menos y si eran señalados.

THOMAS GIBSON – AARON HOTCHNER

   ¿Lo terrible? El agente Aaron Hotchne, el jefe, el hombre más sensato, cuerdo y frío abandona el grupo… por problemas con la productora CBS. Y uno podría pensar que estos son unos idiotas, porque si hay un personaje determinante en el programa es precisamente el encarnado por el actor Thomas Gibson; sin embargo este como que no les dejó otra salida. Aparentemente este hombre que es la figura misma de la seriedad en el trabajo, tiene su mal carácter, sufriendo accesos de ira contra trabajadores de la producción, también ha tenido problemas con la ley al conducir, supuestamente, bajo efectos del alcohol. Pero la cadena se dejó de cosas cuando el actor, por diferencias creativas, agredió de una patada al productor ejecutivo y guionista Virgili Williams, en pleno rodaje, no dejando otra alternativa que salir de él. Casi cuesta creerlo. ¿Criminal Minds sin Hotch? Es difícil imaginarlo, o su personalidad incontrolable, pero si algo ha demostrado este programa es que sobrevive a actores y personajes. Sin embargo… duele. Tengo una hermana que lo ama.

  Mañana no me pierdo ese inicio de temporada.

YASMINE BLEETH, ESE AMARGO DESPERTAR

Julio César.

LA LISTA NEGRA EN AXN

septiembre 8, 2016

la-lista-negra-en-axn

   El canal gana…

   Uno de los canales por el cable que más sigo por las series que presenta, AXN, anuncia para mañana jueves el “estreno” de La Lista Negra (The Blacklist), un programa que es realmente bueno y adictivo, a pesar de lo que opinen los grandes expertos de la televisión. Quienes ya se habían equivocado con Criminal Minds o no esperaban que Supernatural durara tanto; ¡tienen un ojo!

elizabeth-keen-megan-boone

   La veía por SONY, y a pesar de lo disparatado de lo ocurrido con la protagonista en la tercera temporada, la agente Elizabeth Keen (Megan Boone), el espectáculo se mantuvo sin decaer. ¿Conocen la premisa?, uno de los hombres más buscado por el FBI, Raymond Reddington (James Spader, estuvo grande en Stargate, la película), el llamado intendente del crimen (el conserje, el que consigue y resuelve), se entrega y quiere trabajar con ellos, no siendo un prisionero sino un “socio”, y para ello ofrece el caramelo envenenado de entregarles a los cien criminales más peligrosos del mundo, aquellos que son terribles, letales y completamente desconocidos. Ni el FBI sabe de su existencia. Pero hay una condición, para hacerlo deberán traerle a una agente, Keen, para que sea su interlocutora.

el-silencio-de-los-corderos-otra-vez

   Y realmente viéndoles hablar la primera vez, él encerrado tras un cristal, ella en una sillita, recordó a la también agente del FBI, Clarice Starling, encarando al terrible Hannibal Lecter, en El Silencio de los Inocentes (lo sé, es Corderos, pero Inocentes suena mejor). Y así, lentamente, puesto a puesto en La Lista Negra vamos conociendo a unos delincuentes muchas veces aterradores, porque al lucro que sacan de sus acciones, muchos de ellos, la mayoría, son sicópatas que se mueven por otros motivos. Dígame el que disolvía gente en ácido, o el asesino con quien no se podía deshacer un trato, o el hombre que robaba identidades. Todos eran seres terribles, aún aquellos que creía hacer el bien, porque los había. La serie comienza con intrigas desde el primer momento, ¿por qué se entrega Reddington?, ¿por qué busca a esa chica, la hace su confidente y más tarde la protege?, ¿qué papel juega el marido de esta? Poco a poco nos vimos envueltos en misterios que iban llevando de una cosa a la otra, nada muy elaborado, pero si sorpresivo cada vez.

raymond-reddington-james-spader

   Reconozco que no comencé a verla desde el inicio, en ese momento había otras series que seguía. Un domingo, en una maratón, sentado por pura casualidad veo caminando a un sorpresivamente mayor James Spader, con un sombrero y un elegante sobretodo, entrando a un edificio del FBI, despojándose de sus accesorios y cayendo de rodillas con las manos tras la nuca. En cuanto se le reconoce y las sirenas comienzan a chillar, todos esos hombres, armas en manos apuntándole, ya estaba ganado para la serie. Fue uno de los mejores inicios de programas que he visto, como la joven vestida de rojo trotando y siendo atacada por un animal en Grimm, o la vida de los Winchester estallando en llamas frente a sus ojos en Supernatural. Seguí mirando y me gustó lo que vi. Aunque, debo reconocer, que en ese primer episodio con la sospecha sobre la agente Keen, los movimientos furtivos de su marido y los motivos para actuar de un lado y de otro de Reddington, existen elementos que ya se habían presentado en otros programas, pero estos supieron hacer que funcionara.

   El gran protagonista es Raymond Reddington; es un personaje notable, comienza a contar una historia, tiene una para cada ocasión, y al final todo tiene sentido, un por qué. Y es implacable, a sus enemigos o amigos que se resbalan, aunque los aprecie, los mata, muchas veces con sus manos, puede ser de un disparo, con un cuchillo o una bolsa plástica alrededor de un rostro. Es otro detalle notable, hay series donde hay villanos que uno odia, que hacen maldades tras maldades y no les pasa nada (como a esa señora en Heroes Reborn, fue demasiado esperar para verla pagar por su maldad y lo que le ocurrió fue decepcionante; y ese falló existe en muchos programas); aquí sí. Cuando mata a aquella mujer que se creía por encima de todo, casi lancé un suspiro de satisfacción.

donald-ressle-diego-klattenhoff

   Y están esos momentos de poesía. Si, seguramente muchos no lo creerán, pero existen. Hay una escena donde atiende a un agente herido del FBI que le odia, Donald Ressle (Diego Klattenhoff), quien ha intentado matarle antes, al tiempo que afuera hay sujetos que quieren entrar, echarles manos y asesinarles. Mientras el agente delira por la falta de sangre y el dolor, Reddington dice que quiere vivir otro día para ver otro amanecer, un hermoso cuadro, tomar un buen vaso de vino, ver una carrera de cabello, probar un plato, amar a una hermosa mujer. Para mí sonó maravilloso; todos deseamos, mientras los años pasan, saborear nuevamente esos platillos de la vida, anhelando los que aún no se han probado.

   Aunque AXN la anuncia como estreno, quienes vemos televisión sabemos que no es así (o lo es para ese canal, pero al televidente le resulta un dato menor), pero la parrilla del canal ganará con su presentación. La Lista Negra es entretenida, gusta y te mantiene en vilo. Quienes la conocemos ya estamos al corriente de algunas cosas, aunque otras todavía son confusas; sabemos finalmente por qué Reddington buscó una alianza con el FBI, y hay chispazos de por qué quiere a la agente Keen, pero aún quedan cosas por saber, como la suerte de esta misma al finalizar la tercera temporada. Tramas que son de interés, pero a mí sigue llamándome la atención una: La Lista Negra. Los criminales no han sido detenido todos, no se ha acabado. Para finiquitarla debería haber al menos cien episodios del programa.

   Si estoy en casa, mañana, veré el inicio de The Blacklist. Otra vez.

MENTES CRIMINALES… REGRESA OTRA VEZ

Julio César.

OSCAR D’ LEON, UN AÑO MAS

julio 12, 2016

   Qué tiempos…

   Hoy arribó a los setenta y tres años de edad el Sonero del Mundo, Oscar D’ León. Ya no podemos simplemente decir “nuestro” Oscar D’ León, porque hace rato que es del continente y del mundo. Desperté esta mañana escuchando las felicitaciones que le enviaban, desde Bogotá, en la cadena Radio Caracol, hablando todos de lo mucho que les gusta su música. Pero, ¿a quién no?

   Le deseo toda la felicidad del mundo, y salud, a él, quién nos ha acompañado siempre. Cuánto no bailé sus canciones, después de borracho, en las fiestas del liceo, sudado y acalorado, pero feliz. Mis hermanas se metieron en un problemón con mis padres porque las tres, asegurado que “ya venían”, habían agarrado para Higuerote a un concierto que tenía allí, y se vio a una subiendo a la tarima y dándole un beso, diciéndole que tenía abandonada a la gente de Guatire, respondiéndole él que éramos nosotros quienes le teníamos en el olvido. Nos recordaba así los problemas que se presentaban en el centro del pueblo cuando se intentaba dar un concierto. Siempre decimos, en broma, que la canción del muchacho tremendo la cantó pensando en un sobrino mío. Mi señor padre tiene un año más, ¡y se ve tan viejo!, aunque, claro, el pobre ha estado enfermo.

   Ha pasado mucho tiempo artístico desde que comenzara nuestro gran salsero en su caraqueña parroquia, Antímano; hemos tenido que verle pasar por duros momentos; también felices rodeado y actuando con sus hijos. Nos alarmó su infarto; personalmente me incomodó que no cantara el aquel especial para doña Celia Cruz, pero allí sigue, con esa sonrisa que parece un reflejo automático, esperemos que por muchos, muchos años más.

LA LISTA NEGRA EN AXN

Julio César.

SUPERNATURAL, CRIMINAL MINDS Y NCIS, SIGUEN LAS TRES MARIAS

junio 8, 2016

TFGP.

   Cuando parece que todo acaba…

   Cada vez que las temporadas de nuestras series favoritas van bien adelantadas, llega la misma inquietud… ¿y si es la última? ¿Cuánto más pueden sacarle a esto o aquello? ¿No se cansó la gente de CSI; Las Vegas? Esto se potencia cuando dicho programa ya cuenta con unos cuantos años al aire, que no siempre. La serie Hannibal y la Agente Carter, con poco tiempo en pantalla, fueron sacadas. ¡Y eran buenas! Malditos productores. Pero ya, a lo que va de año, tal vez para quitarse de encima a los fanáticos más molestos, las casas productoras norteamericanas nos aseguran que tres de las viejitas, de las veteranas, irán para el baile el año que viene. Serán renovadas una nueva temporada. Y volvemos a respirar tranquilos… hasta mediados del año que viene.

SUPERNATURAL

   La WC, antiguo Canal Warner, siente una verdadera dualidad, amor/odio, por uno de sus programas más viejos al aire, una maravillosa serie de suspenso, horror y ciencia ficción llamada Supernatural, que recoge las aventuras de los hermanos Sam y Dean Winchester. Aunque ideada inicialmente para cinco, acaba de finalizar la onceava temporada, nada más y nada menos que con Dios, como personaje de la trama. ¿Qué salva a este enlatado al cual el canal no trata bien (ni lo vende a otra cadena al menos para que la transmitan como hacen con Criminal Minds o las CSI, diariamente)?, creo que el firme, fiel y fanático público que lo sigue. Personalmente no quiero que terminen estas aventuras, aunque por momentos me parezca que las tramas son algo cansonas (Supernatural no tiene malos episodios, tan sólo unos mejores que otros), pero la idea de que desaparezca es intolerable.

   Anunciada la doceava temporada, la pregunta es ¿con qué nos saldrán ahora? Hemos visto zombis, vampiros, hombres lobos, fantasmas vengativos, fantasmas que no sabían que estaban muertos, monstruos diversos, objetos y lugares malditos, brujas, dioses antiguos, vimos a Lucifer y a los Cuatro Jinetes del Apocalipsis, a los leviatanes, ahora a Dios. En esta que finalizó se especuló con el regreso de John Winchester, el patriarca de la familia, muerto en la segunda temporada en un pacto con un demonio para salvar a Dean, su hijo mayor, pero escapado del Infierno cuando las puertas de este se abrieron a finales de esa temporada; todavía nos preguntamos dónde está. Comenzará el nuevo lapso con Mary Winchester que si ha vuelto de la muerte, e imagino su interacción con ese hijo borrachín, pendenciero y medio erotómano que todavía no le ha dado nietos (me pregunto qué pensará de Castiel). Muero por verlo.

CRIMINAL MINDS

   La CBS ha anunciado que Crimina Minds también regresa, igualmente para la doceava temporada, cosa que no podría hacerme más feliz. Por un momento, durante los últimos episodios de esta temporada, especialmente cuando Derek Morgan anuncia su partida del grupo (Shemar Moore), creí que la serie estaba por ser finalizada. Lleva tiempo al aire, más de lo que sus detractores dentro de la crítica en los medios podían haber imaginado cuando comenzaba y la trataron tan mal. Y terminó esta temporada con un capítulo brutal, medio equipo atrapado en una prisión de máxima seguridad, con varios de los agentes enfrentando a peligrosos delincuentes que ellos mismos encerraron allí; también con la interacción del hijo de Hotchner y el de Jennifer Jareau, cómo han crecido (y cambiado) esos niños. Finaliza el episodio, y la temporada once, cuando Hotchner les anuncia que trece de esos peligrosos dementes a quien ya han enfrentado, han escapado. Fue un buen truco. Muchos de ellos son conocidos, y aterradores, tocará cazarles de nuevo. Es de espera que por fin sea incluida la doctor Tara Lewis dentro de los créditos iniciales, y que aparezcan nuevos personajes. Algunos problemáticos, no todos tienen que ser tan perfectos. Bien por ellos, y por nosotros, que disfrutaremos de nuevas aventuras de viejos amigos.

TONY Y ZIVA EN EL NARANJAL

   Pero donde se botaron fue con un anuncio, también, de la CBS, la cual nos asegura que NCIS continúa con dos temporadas más, ya aseguradas, las catorce y quince; lo cual no es tan extraño, aunque vieja vieja, sigue siendo uno de los programas más vistos en Estados Unidos; además, para con este show, la CBS siempre ha tenido una regla de oro, el programa continuará mientras Mark Harmon quiera continuar protagonizándola. Actualmente todavía transmiten la treceava temporada por AXN, que es por donde la veo, y ya anuncian que el muy especial agente Tony DiNozzo nos dice adiós. Si, parece que el simpático, sangrino y bien parecido Michael Weatherly se despide del programa, lo que será una perdida sensible para el conjunto. ¿Cómo lo terminarán? Esperemos que no sea una chambonada, una explosión o un disparo, no, DiNozzo es parte de nuestras vida, su despedida tiene que ser algo épico, un episodio emocionante y que termine, de ser posible, con él, en franela, recorriendo a la caída de la tarde cierto naranjal, en Israel, buscando a la mujer que quiere, Ziva David. Deberían hacer el intento, al menos. ¿Cómo será la serie sin Tony?, cuesta imaginarlo. Tendremos que esperar y ver. Aunque ya una vez creí que muerta la agente Kate Todd, por allá, bien lejos, en la segunda temporada, todo acabaría, ¡y qué equivocado estaba!

OSCAR D’ LEON, UN AÑO MAS

Julio César.

LA EXPOSEXO 2016

junio 4, 2016

   Si este es del 2014, imaginen con lo que vienen este año.

EXPOSEXO VENEZUELA 2

   ¿Será que este año, por fin, podré ir? Siempre ocurre algo que me lo impide. Los amigos que han ido a las anteriores exposiciones, volvieron locos, ¡contando cada vaina!, seguramente poniéndose en vergüenza, aunque esa parte no la cuentan, especialmente con doña Diosa Canales, la cual es realenga, balurda, se mete en asuntos dudosos que la dejan mal parada en la prensa, pero qué mujer (aunque no la vi anunciada para esta). Esos no van por salud u orientación.

EXPOSEXO VENEZUELA 3

   La edición de este año será del 16 al 19 de junio, como quien dice ya, en el Centro Comercial Ciudad Tamanaco, el viejo y conocido CCCT, en Caracas; con un valor por entrada realmente increíble, dos mil bolos, la quinta parte de lo que vale una cajita de cerveza en este país devaluado. En sana lógica eso se llenaría, si no fuera por el requisito de la edad, de colegiales calenturientos por el “tema”, y por los precios rebosará de güelefritos.

EXPOSEXO VENEZUELA 5

   Leyendo en la prensa encuentro que el “Exposexo Salud y Belleza Fashion Show” (les gusta darle cierto aire de salud física y mental, aunque la mayoría va, o iría en mi caso, para “ver gente bonita y ligera de ropas”), contará con conocidos nombres dentro del ambiente, como Djane Nanny, quien presenta espectáculos tan calientes como los de Diosa. Aunque, confieso, que hay otros nombres que en verdad no reconozco, pero eso no me impediría admirarlos, como la “sensual” Djane Babylonia, la “Barbie Latina” Aleira Avendaño, y un tal Tony Boom.

EXPOSEXO VENEZUELA 6

EXPOSEXO VENEZUELA 4

EXPOSEXO VENEZUELA 1

   Un amigo, el año antepasado, creo, me enseñó fotos y videos que tomó, y cómo nos divertimos. Había muchachas que se reían hasta las lágrimas, apenadas, viendo a los tipos mazacotudos, y había tíos como más serios, y las doñitas. Y los más jóvenes que miraban con igual atención, y abierta admiración, a las chicas de tetas grandes que a los tipos de cuerpos firmes. Claro, también estaban los que miraban como si no quisieran pero les pillaban y se veían casi inocentes.

   Como sea, consigan una de estas, y si tengo suerte, allá nos vemos:

PREVENTA EXPOSEXO 2016

C.C.C.T. – CARACAS

16 al 19 de Junio de 2016

EXPO SEXO PLUS

Salud y Belleza 2016

“Asume tu Sexualidad con Responsabilidad…”

“El evento más controversial y esperado del año.”

PRE-VENTA EXCLUSIVA – BS. 2.000

SUPERNATURAL, CRIMINAL MINDS Y NCIS

Julio César.

BIENVENIDOS AL LAGO DE JASON

mayo 22, 2016

JASON

   ¡¡¡Sorpresa!!!

   Imagínense ir con amigos a una zona boscosa apartada, fuera de las miradas de todos, de padres y maestros, lo ideal sería cerca de un río o una laguna y que alguien invente un chapuzón para poder quitarse las ropas, y pasar la noche sobre mantas y colchonetas, compartiendo con esa gente que se quiere aunque se discuta con ella, como compañeros de secundaria, la universidad, o amigos y conocidos de estos; para beber y reír, con la esperanza de que algo ocurra, un intercambiando miradas, apartarse del resto para tocar y besar, o tener que volver porque “alguien anda por ahí”. Escuchar el cuento de horror que no falta, ocurrido allí, que le pasó a “el amigo de un conocido”, que uno se pare a vaciar la vejiga… y no regrese. Y desde ese punto comienza una pesadilla alucinante, que paraliza porque no se espera, porque en el mundo de verdad no aparece un sujeto inmenso, machete en mano, a atracarte sin motivos. Los gritos, las súplicas, las carreras. La sangre, los cuerpos. Y el monstruo… el cruel, insensible, casi inhumano ser que parece escapado del infierno dada su ferocidad. La sola idea inquieta, ¿verdad?, pero también nos hace sonreír y casi añorar, porque sabemos de quién se trata, todos sabemos quién asecha en las sombras, allí donde la gente joven se reúne para reír, emborracharse y tener sexo…

   Tenía yo unos nueve o diez años de edad cuando tuve contacto por primera vez con aquel nombre que llegaría a ser legendario, Jason Voorhees, metiéndome a escondidas al cuarto de mis padres una vez que habían salido. La cinta se llamaba “Martes 13”, aunque en la original era “Friday 13”, o “Viernes 13”, como sería realmente; pero, por ser Venezuela, se cambio. Por razones que nunca he entendido aquí se considera de mala suerte es el decimo tercer días del mes cuando cae en martes, cuando “no te mudes ni te cases, ni de tu casa te apartes”. Sabía algo por comentarios de muchachos mayores, y maestros, en el colegio. A escondida puse en funcionamiento el ahora muy anticuado aparato y escuché la tonada, vi el lago, los bosques, el Campamento Cristal, que luego será conocido como el Campamento Sangriento. Todavía no imaginaba lo mucho que me gustaría esa cinta, pero comenzando por la música ya estaba encantado.

   En un momento dado chicos y chicas, monitores de los niños en el campamento, cantaban algo que sonaba a un himno de esos positivistas, y al siguiente un joven guapo y una bonita muchacha se apartan, sonriéndose. A esa edad me pareció que lo que hacían era lo cumbre de la osadía, especialmente cuando comienzan a besarse… y les asesina alguien, terminando la toma con la chica gritando. Recuerdo que años después, viendo una comedia de una monja algo seca, joven y bonita, que cuidaba niños, enfrentando la duda si dejarles ir o no a ver una película que sonaba parecida, por el sexo, una de las chicas le decía que nunca pasaba nada porque antes de llegar a eso el maniático los asesinaba, y la monja replicó “cómo debe ser”. Como reí.

   Pues bien, allí estaba el campamento del Lago Cristal, con sus paisajes hermosos a veces, cuando la cinta comienza, inquietante y asfixiante más tarde, con el implacable asesino que va acabando con esos jóvenes alegres y muchas veces despreocupados. Visto en perspectiva, eran personajes muy lineales los de esos muchachos, pero ¿qué importaba mientras llegaran felices, coquetearan, se medio revolcarán y luego corrieran para caer en manos del asesino? Cuántos no sintieron ese nudo en la garganta al ver a algunos corriendo, alejándose de la carretera, entre los árboles, para toparse de frente con el terrible ser. Ese detalle si era un tanto molesto a veces, todo pasaba demasiado pronto. Lo he señalado antes, lo emocionante era verles comprender el peligro, que se asustaran, que corrieran, que pensaran que podían escapar, para luego caer, con dolor, y arrastrarse sabiendo que el fin estaba cerca. Eso de un muchacho asomándose a una ventana y un hacha clavándosele en la frente, era vistoso pero no emocionante… desde el punto de vista de prolongar el momento.

   Adoré esa cinta, tan vieja que Kevin Bacon era uno de los muchachos, asesinado después del sexo. En esa misma cama, por cierto. Estuve pensando en ella durante mucho tiempo, por los ligeros toques de sensualidad (era un muchacho), pero especialmente por la trama, los muchachos que alegremente van a un campamento de verano a pasarla divinamente, bajo el sol, con el lago, ejercicios, fogatas y romances, como gustan pensar en Norteamérica, lo que también es una tradición allí, donde a los muchachos se les va preparando para la independencia desde temprano, tan bien que a los dieciocho años la mayoría parte de la casa. Las madres que conozco tendrían que ser inmovilizadas por loqueros y marines fornidos antes de dejar ir a los hijos a un lugar apartados, con un lago y al cuidado de jóvenes de ambos sexos todos cachondos. Pero ese lugar era mágico.

PAMELA VOORHEES

   Era, Friday 13, una cinta de suspenso, un asesino va acabando con todos, y resulta que ese asesino es la buena Pamela, madre de un niño fallecido llamado Jason, que mata en venganza por la muerte de su muchacho, responsabilizando a los monitores de ello, tan loca que seguía matando a pesar de los años. El final, la chica en el bote y el niño saliendo del agua, deformado, halándola, me hizo pegar un salto, y quedó la duda, ¿real o imaginado?

   Pero no, nos preparaban para el legendario personaje de las películas de adolecentes, gritos y muertes de la que tan pronto me hice fanático, era Jason Voorhees que dejaba el lugar donde murió, el fondo del lago, para vengarse de la muerte de su madre. Y así nacía ese ser alto, fornido, implacable, con un saco en la cabeza, cuyo único propósito era matar. Ya no era una película de suspenso, ahora había un toque sobrenatural. Viendo algunas de sus películas (si, hasta al cine fui), alguien podría plantear que era absurdo que ese gigante fuera por ahí matando muchachos a troche y moche, que no había argumento, tan sólo gente puesta ahí para gritar y morir; pero no es tan simple, hay que recordar que Jason cobra una doble venganza, por su madre y por su propia primera muerte, y que lo hace un ser de cuerpo enorme con una mentalidad que ya era retrasada de niño.

   Como fuera, y aunque suene extraño, disfrutaba ver a Jason de cacería, aunque a veces me molestara que matara a este o aquella. Me gustaba lo implacable, lo certero, su imaginación y recursos a la hora de asesinar, como con la sierra eléctrica en pleno monte (¿de dónde la sacó?). Quienes llevan esas cuentas, dicen que acabó con casi ciento sesenta personas, en las primeras once cintas, porque hace ya un rato apareció la última, la doceava, o eso creo, protagonizada por Jared Padalecki, que me gustó mucho, pero, claro,  soy un fan de la marca y del actor de Supernatural. Aunque soy igualmente fan de Jensen Ackles, pero su San Valentín Sangriento fue mala.

   Bien, de las muchas maneras que Jason ha matado a sus víctimas, su arma favorita siempre fue el machete, y miren que ver a ese monstruo persiguiéndote con uno en la mano ya es como para caer en la histeria, ya no hablemos de estar caído de culo por el suelo, arrastrándote, y él de pie, piernas separadas, alzándolo sobre su rostro oculto tras la horripilante mascara de hockey. Pero también ha matado, como señalé, con martillos, una sierra, con arcos y flechas, con cuchillos y cualquier cosa al alcance. Y con sus manos, alzando a sus víctimas del piso, algo siempre impresionante.

   Dentro de la mitología del programa ahora sabemos que era el hijo de una madre soltera, Pamela Voorhees, quien le llevó a acampar en Lago Cristal, en el verano de 1957, siendo víctima de burlas por su deformidad física y retraso mental; y aquí hay dos corrientes, una sostiene que accidentalmente se sumerge en el agua al caer de un bote, otra asegura que fue arrojado por niños en una broma cruel, pero que como los monitores estaban descuidados, se ahogó. Al año ocurren esas muertes con las que inicia la cinta, de monitores, que obligan a cerrar el campamento, hasta que en 1979 reabren el lugar y los asesinatos se reinician. Como Jason, Pamela había quedado atrapada en ese bucle.

   La primera fue buena, hasta ese entonces no había visto escenas tan duras, muertes tan claras, y la argumentación tenía su lógica; pero después de la segunda fue donde me enamoré de la franquicia, con ese implacable asesino regresado de la muerte. Si uno no tiene nada que hacer, o ver, está aburrido y sin otra salida a manos, sentarse con una película donde un asesino cerca, aterroriza, caza y mata a muchas personas, es una buena manera de pasar el rato. Es como con las clásicas películas de zombis, criaturas francas y directas que van a lo que quieren (a diferencia de esos vampiros asquerosos que viven cientos de años pero se “enamoran” de colegialas menores de edad, y que, por lo tanto, andan cachondas también). Pero si el film versa de un ser como Jason, prácticamente indestructible, que jamás deja de perseguirte e intentar asesinarte, la cosa es mucho mejor todavía. Uno de mis placeres culpables, de tarde en tarde los fines de semanas, en hacer una olla de cotufas y sentarme a ver mis DVD de la saga.

   Y miren que hay gente habla de las locuras del show, en una le matan de un machetazo a la cabeza y regresa en la siguiente cinta para ahorcarse, persiguiendo a un chico (una de esas pocas veces donde el último de pie es un hombre), para que este, obsesionado, tenga que regresar para volver a enfrentarle y arrojarle al lago (que, según Freddy Krueger descubre después, es su mayor miedo, ahogarse). Y así, le matan y regresa, le acaban y vuelve.

   En Jason X, la decima de la saga, verle en el espacio fue como demasiado (como con el Duende cuando también estuvo allí, algo casi indigerible), pero la situación la salva Jason con su machete de titanio, su arma preferida a pesar del tiempo transcurrido. Pero esta cinta es dejada fueran del cannon, poco después, con la siguiente película, Freddy vs Jason, que, lo confieso, me encantó; fue grato ver a dos de mis villanos favoritos del cine, aunque Freddy, por mucho, es el más malo. En Friday 13, parte nueve, la daga mágica que mata a Jason le derriba, las almas de la gente a la que asesinó le abandona, y la mano con garras de Freddy se lleva la máscara, simbolizando que el gigante, por fin, se va al Infierno. Desde allí, sin contar la del espacio, parte la undécima, Freddy le trae de regreso para que el miedo vuelva a los jóvenes de un pueblo que no lo siente ya que no le conocen. Jason trae el miedo, y con el temor Freddy vuelve a las andadas. Repito, me gustó.

JARED PADALECKI - VIERNES 13

   La protagonizada por Jared Padalecki conservó esa magia antigua y dantesca, las muertes fueron muy bien recreadas, y los personajes eran atractivos, física y argumentalmente hablando. Me gustó especialmente esa escena que aparece en casi todas, cuando Jared va de casa en casa preguntando por su hermana y una mujer mayor, seca y seria, le dice que está muerta, que cuando la gente desaparece por ahí es porque está muerta, que no busque más o le encontrará ya que a “él” no le gustan los extraños. Era lógico que cerca de Lago Cristal, la gente intuyera, o supiera, que algo ocurría. Es la típica escena en toda película de horror, el escalofriante anciano diciéndoles a los muchachos que todos morirán, pero aquí fue más claro el mensaje.

   Tengo casi todas la de esta saga, se me ha hecho difícil conseguir la tercera, y la décima (las tenía en VHS, en DVD no). Cosa que me atormenta porque soy un fan. Me alegro de que a alguien se le ocurriera, que apareciera. Jason Voorhees ha estado presente en buena parte de mi vida, en el liceo nos reuníamos para verlas, comentando sobre las tetas de esta o aquella, gritando un “coño”, cuando Jason mataba a este o aquella de manera brutal y sorpresiva; incluso los gritos que se emiten al estar en grupo,  los “corre”, o “no entres”, “sal de ahí”; por ello siempre espero otro estreno, aunque en algún momento me diga, “ay, otra vez igual”. Pero siempre, echado sobre la cama, sin nada mejor que hacer, o acompañado de mis sobrinos mayores, que también aman los gritos y alaridos, es divertido ver sus andanzas, internándose en los alrededores del viejo campamento abandonado, apareciendo de pronto y haciendo chillar a los muchachos. En una implacable venganza ya hace tiempo olvidada hasta por los espectadores más jóvenes. Por eso tantos le seguimos.

JASON VOORHEES EN LAGO CRISTAL

   ¿No les gustaría conocer Crystal Lake? Aunque, Jason visita de noche en noche… Esta imagen es una de mis fondos de pantalla ocasional. Espero les guste. Y que viva Jason para siempre, sus fans, los que amamos y disfrutamos las cintas, ya le extrañamos, ¿dónde anda?

LA EXPOSEXO 2016

Julio César.

CRIMINAL MINDS… ¿LLEGA EL FINAL?

abril 27, 2016

   Es que hasta la intro, la tonada, es buena.

   Uno de los mejores programas para quienes gustan del mundo de la investigación policial, la cacería de inteligentes y aterradores criminales, es Criminal Minds, la unidad de FBI que hace perfiles sobre asesinos seriales, el cual ya lleva once exitosas temporadas en el aire a pesar de las tonterías que opinan los expertos de la prensa, que aseguraban que el programa, por lo confuso y difícil de sus argumentos, y las personalidades dispares de sus personajes terminarían agotando a los espectadores. Y van once temporadas. ¡Once! Como Supernatural, otro querido programa que muchos juran debió acabar en la quinta temporada.

THOMAS GIBSON – AARON HOTCHNER

   Me gustan las tramas de este enlatado, aún aquellas que parecen sencillas o evidentes, o medio tontas (como la chica que creía en cuentos de hada y mataba falsos príncipes, era loca y patética); pero especialmente las otras, las profundas y siniestras. Tengo una amiga que una vez nos preguntó, a otra conocida y a mí, por qué veíamos tanto semejante programa tan feo, y esta otra conocida respondió que era emocionante, pero que además alertaba sobre conductas y hasta antecedentes que no eran normales. Y tiene razón. Personalmente me agradan los personajes, especialmente el frío y desapasionado jefe, Aaron Hotchner (Thomas Gibson), sobre todo cuando demuestra lo que sabe ante quienes dudan de qué es capaz un perfilador del FBI para conocer a las personas (el juicio del asesino amnésico cuando pone en evidencia al abogado que duda de su trabajo); hubo un tiempo cuando albergué la esperanza de que terminara de pareja con Emily Prentiss (Paget Brewster), había química y magia entre ellos.

AARON AND EMILY LOVE

   Siempre recuerdo ese episodio donde Hotchner ya no era el líder, sino Morgan, y va por su cuenta tras el taxidermista que sacaba ojos, deteniéndole; Morgan se molesta y le pregunta si no podía esperar por los refuerzos, y cuando Aaron le pregunta ¿habrías esperado tú?, Emily sonrió de manera maravillosa, casi orgullosa de él. Y los villanos, los casos, algunos eran sencillamente aterradores, como el loco caníbal que creía que Satanás le cuidaba, o el pirómano que encerraba gente para verlas arder usando un traje especial, o aquella granja entre Estados Unidos y Canadá donde un loco experimentaba con seres humanos, y así por el estilo. Tramas, personajes y villanos, todo estaba destinado al éxito.

SHEMAR MOORE - DEREK MORGAN

  Pues bien, después de once temporadas, el programa pierde uno de sus personajes icónico, el valiente, decidido y leal Derek Morgan (Shemar Moore); personaje sobre el cual descansaban muchos estereotipos, era el seductor, el físico a la hora de responder, y el negro dentro del grupo. Después de varios episodios personalistas, ahora que tenía pareja y esta esperaba un hijo, tanto él como ella son atacados por un enemigo que viene del pasado. Resuelto el asunto, cansado del trabajo, preocupado por los suyos, Morgan dice adiós a la unidad en medio de escenas realmente emotivas. Confieso que verle despedirse me dejó una sensación de pérdida extraña, sólo comparable a cuando Prentiss dejó el programa, temporadas antes. No fue como cuando mataron a la agente Caitlin Todd (Sasha Alexander), el final de la segunda temporada de NCIS, pero por ahí iba la cosa. Son muchos años de ver las aventuras del arrojado agente Morgan. Con esta ida, el actor sorprendió a la cadena CBS, donde era un contratado antiguo (sostiene que quiere probar otros proyectos), se le suman muchas pequeñas inconveniencias al programa, que, a pesar de eso, no terminan de alejarnos aunque ya no seamos tan fanáticos como para ver una y otra vez un mismo episodio como antes.

LOLA GLAUDINI – ELLE GREENAWAY

   Las tramas se han vuelto algo enrevesadas, no con ese gancho de los locos aterradores anteriores (con el tiempo se hace difícil encontrar argumentos nuevos y sorpresivos, eso pasa con todos los programas), pero ha sido la pérdida MANDY PATINKIN – JASON GIDEONde personajes lo que más se observa con preocupación. Cuando parten la agente Elle Greenaway (Lola Glaudini), en la segunda temporada, y luego Jason Gideon (Mandy JOE MANTEGNA – DAVID ROSSIPatinkin), a mediados de la tercera, siendo como era un pilar del programa, este pudo recuperarse por la llegada de actores fuertes con personalidades definidas, David Rossi         (Joe Mantegna), en la tercera, pero especialmente Emily Prentiss, todavía en la segunda temporada. Coincidiendo la llegada de ambos, hacia la tercera temporada, con el tiempo cumbre de las mejores tramas, como Rossi buscando al asesino de una pareja que dejó huérfanos a tres niños, o el loco serial que cae en coma y luego despierta, el caníbal que ya mencioné, o Nueva York bajo ataque en ese episodio donde Hotchner casi muere en una explosión, dígame los episodios con el loco que le cazaba y que mató a su ex.

PAGET BREWSTER – EMILY PRENTISS

   El programa, a punta de calidad argumental, se sostuvo, pero como cada vez es más difícil sorprendernos (y sin A.J. COOK – JENNIFER JAREAU JJembargo lo logran), la perdida de personajes es la principal fuente de pesares. Cuando dejan el programa la primera vez Jennifer Jareau, “JJ”, (A.J. Cook), y Emily Prentiss, en la sexta RACHEL NICHOLS – ASHLEY SEAVERtemporada por problemas de salario, llega una agente novel que lo hizo bien (y debieron usarla para nova de Reid), Ashley Seaver (Rachel Nichols), coincidiendo con los vibrantes episodios que mostraron para sacar a Prentiss del programa, el peligroso criminal que viene de su pasado para vengarse de su traición. Saliendo Paget Brewster del programa, y seguramente por presiones de audiencia (y dicen que de Thomas Gibson, quien amenazó con renunciare), traen de vuelta a la agente Jareau, y se deshacen de la novata, Seaver, aunque no lo hizo mal (y su historia personal daba para mucho, era hija de un asesino serial que fue detenido por Rossi y Hotchner).

JEANNE TRIPPLEHORN – ALEX BLAKE

   Emily Prentiss regresa a la serie en la séptima temporada, aparentemente no le había ido bien en el piloto del programa que grababa y los fans la queríamos de vuelta, pero sólo duró unos cuantos episodios antes de irse definitivamente, en medio de un trama y escenas realmente buenas y emotivas, con esa frase de no temer al cambio, a salir y cerrar una puerta porque es también un nuevo comienzo, que Morgan repetiría para nosotros mientras, caja en manos con sus pertenecías, dejó el programa hace poco. Ida Prentiss apareció la agente Alex Blake (Jeanne JENNIFER LOVE HEWITT – KATE CALLAHANTripplehorn), que no fue un personaje llamativo, sin embargo disfrutamos de buenos cápulos con ella, especialmente la de ese pueblo donde la policía era la criminal. Duró la mujer dos temporadas, la octava y novena, marchándose después de un tiroteo AISHA TYLER - TARA LEWISparticularmente violento, apareciendo luego, y sorprendiéndome, Kate Callahan (Jennifer Love Hewitt, ni más ni menos), la cual era más fresca y ágil. Sin embargo sólo estuvo una temporada, la décima. Y la serie quedó como fallosa, en esta onceava temporada había episodios donde sólo estaban Hotchner, Morgan, Rossi y Penélope García (Kirsten Vangsness), faltando a veces Spencer Reid (Matthew Gray Gubler) y JJ, fuera de que tampoco se llenó el hueco dentro del elenco dejado por Jennifer Love Hewitt. Recientemente aparece Tara Lewis (Aisha Tyler), una negra alta y hermosa, fuerte, con sentido del humor y que encaja bien con el grupo y la atmosfera del programa, pero aún no la colocan en los créditos protagónicos. Reid regresó, JJ también, pero ahora se va Morgan.

   La ida de Morgan es seguido de un episodio especial donde reaparece Emily, quien ya estuvo en otro, cuando JJ es secuestrada por enemigos que hizo en ese tiempo que estuvo fuera de la unidad. Y este fue realmente bueno, con un loco serial de esos que aterran pero entretienen. Verlos reunidos al final, tomando, hablando de Morgan, se sintió como una despedida (de hecho así fue la de CSI: Miami). Pero la serie no ha terminado aún… o eso espero, porque no aparece como cancelada.

SHEMAR MOORE HOT

   ¿Podrán sobreponerse a la marcha de Shemar Moore? Amanecerá y veremos. Esperemos que, por su parte, le vaya bien. Durante muchos años ha sido parte de la familia.

BIENVENIDOS AL LAGO DE JASON

Julio César.

RESURRECCIÓN, ¿A LO CSI?

marzo 22, 2016

LA RESURRECCION, KEVIN REYNOLDS

   Aquí vamos otra vez.

   Imaginen la historia, a la poderosa capital llega la noticia, un agitador social de peligroso credo, ha muerto en la provincia; todo parece haber terminado, pero entonces llega el persistente rumor: se levantó de entre los muertos, resucitando, cumpliéndole la promesa que les hizo a sus partidarios si seguían la nueva doctrina, una que a la larga puede socavar la estabilidad del poder. La capital le exige a su agente en la zona, Clavius (Joseph Fiennes), quien supervisó su ejecución y sepelio, que investigue qué ocurrió con el cadáver. Este, en un trabajo detectivesco de buen thriller, junto a su ayudante Lucius, deberá demostrar el engaño tras el rumor, que es lo que todos quieren escuchar y lo que dicta la sana lógica de la vida (¡nadie se levanta de entre los muertos!).

   Así, Clavius y Lucius comienzan su campaña por descubrir quién y cómo robaron el cuerpo de este Jesús de Nazaret; de esta manera irán conociendo del hombre y de la fe de un pueblo. Y aunque contado así pueda sonar como una idea extraña (¡cómo me gustan este tipo de películas!), este planteamiento ya fue utilizado, en otro tiempo histórico, en la cinta El Cuerpo, con Antonio Banderas, donde se jugó con esta duda cuando en Jerusalén, en unas excavaciones, encuentran un cadáver que fue sometido a la crucifixión, sin ninguna otra señal de identidad, oculto como un secreto, ¿el mismísimo Jesús escondido por alguien interesado en el difundir la creencia en la resurrección?

   La idea es interesante, y aunque en El Cuerpo se salieron por la tangente para quedar bien con todo el mundo, habría quedado genial un final alternativo, con documentos y pruebas forenses que pudieran significar tanto una cosa como la otra, afectando desde el cura a la arqueóloga, y a la facciones políticas en pugna, dejándonos a todos con la inconformidad, ¿era o no Jesús? Veremos que tal esta, porque la veré. Espero que no sea como el DVD que vi el año pasado, La Vida de Jesús, que me dejó tan sorprendido, fue sencillamente abominable, perdí horas de mi vida mirándola (mi naturaleza obsesiva me obliga muchas veces a continuar). Y no lo entiendo, ¿cómo se puede hacer algo tan malo con una historia tan conocida? Por Dios, ya todos conocemos el Jesús de Nazaret, de Franco Zeffirelli, ¿cómo se pudo montar algo tan terrible en estos tiempos?

   No vi Noé, gente de mentalidad abierta me dijo que fue mala, como mala fue otra de la que me advirtieron pero vi, el Barrabas con Billy Zane. Y si, fue pésima, mala con “m” de mucho. La que se hizo hace como cien años, con Anthony Quinn, fue infinitamente superior. Aunque debí imaginármelo, ¡una película con Billy Zane! Claro, chasco, lo que se llama un chasco, fue el Éxodo, Dioses y Reyes, que ya en el título llevaba su veneno. Nunca creí que una cinta donde estuviera Christian Bale, sobre un tema también muy conocido, pudiera ser tan mediocre. Las actuaciones, los diálogos, todo fue disparatado. Lo único bueno fueron los efectos de las plagas, y con todo, la muerte de los primogénitos quedó por debajo de otras producciones. Lo sobresaliente, y tal vez por lo que se medio salva la cinta, fue ese Dios en la figura de un niño con mal genio. Era adorable y terrible.

TOM FELTON AND JOSEPH FIENNES

   Los productores de La Resurrección aseguran estar buscando un mercado amplio, como pasó con La Pasión, de Mel Gibson, de la cual todavía se cuentan cosas pero casi todos vimos. A mí me gustó, a pesar del baño de sangre. Según, fuera del aire detectivesco, la trama se basa en las escrituras. Ya veremos. Algo llamativo es que Lucius esté interpretado por Tom Felton, el Draco Malfoy de Harry Potter, ¡cómo se ve de viejo en los promocionales!

   Será cosa de ver dónde la presentan. Ojalá sea buena, hace falta.

CRIMINAL MINDS… ¿LLEGA EL FINAL?

Julio César.

UN ADIOS AL SEÑOR CARLOS CAMARA

marzo 1, 2016

CARLOS CAMARA

   Un señor actor de carácter…

   Leo con pesar en la prensa que murió, a los 82 años de edad, el actor Carlos Cámara, el pasado 24 de febrero. Y es posible que al gran público venezolano, el no farandulero, le diga poco, a menos que se le confunda con su hijo, el también actor Carlos Cámara, un catire de cara muy roja que brilló en los tempos de Tatiana Capote, Jennifer Rodríguez y otras. Tampoco yo le recordaría, de no ser por sus hijos actores, el ya referido Carlos y el más conocido internacionalmente, Víctor Cámara, quien fue el galancito de galanes durante años en Venezuela, y todavía está considerado uno de los hombres atractivos de la televisión.

CATALINA CREEL - CUNA DE LOBOS

   Bien, ¿de qué me suena el nombre del señor Carlos Cámara?, de una novela mexicana que vi y seguí con fanatismo (siempre me gustó mucho la televisión). Era un abogado que se ocultaba de una terrible enemiga, Catalina Creel, villana de villana de telenovelas, tanto que hasta un parche tenía en un ojo, en una de las mejores telenovelas que he visto nunca, Cuna de Lobos, uno de los grandes aciertos de la televisora del estado, VTV, antes de convertirse en esa cloaca abierta y contaminante que es ahora, cuando la transmitió aquí. Ahí le conocí, y como la novela causó revuelo por estos lados, hablaban del “actor venezolano Carlos Cámaras”, pero no lo era, y se notaba en su acento en la telenovela, aunque no tan marcado como el de los mexicanos mismos.

CARLOS CAMARA EN MEXICO

   Había nacido don Carlos Cámara (Carlos Cámara Lázaro), en Santo Domingo, Republica Dominicana, el 9 de enero de 1934; residenciado en el país de los manitos desde finales de los sesenta. Aunque le sabía el padre de Carlos y Víctor, desconocía que eran fruto de su matrimonio con la también actriz, Elisa Parejo (y ahora se entiende un tanto la cara de Víctor); también les nació una hija, Lolita, creo. El matrimonio terminó en divorcio y partió el señor en busca de nuevos destinos, ella se quedó y aquí hizo carrera, también sus hijos.

ELISA PAREJO

   Amé y admiro a Elisa Parejo, brilló como brillaban todos en La Radio Rochela, programa humorístico por excelencia en Venezuela, transmitido por RCTV, hasta que fue cerrado el canal por el autoritarismo gubernamental, que le acarreó al presidente de entonces, Hugo Rafael Chávez Frías, el problema de que los jóvenes salieran a las calles a protestar por la liberta de expresión y que jamás regresaran a sus casa y aulas, atormentándole sus últimos años de disparates como creer que podía curarse de un cáncer en Cuba.

   A Víctor Cámara le conocí, también por RCTV, en el programa de Joselo, ícono humorístico de Venezuela, a quien hay que recordar con afecto por sus primeros trabajos, no por la figura patética en la que se transformó en sus últimos años de vida. Un carnicero portugués, para engatusar doñitas, mandaba al hijo guapo a atenderlas, Víctor Cámara, quien realmente era como demasiado bonito. De allí saldría a protagonizar telenovelas, terminando con una que le dio la fama para siempre, en nuestra memoria, a él y su contraparte femenina, Grecia Colmenares, Topacio, que fue un remake de otra telenovela (para ese entonces la industria de las telenovelas ya comenzaba a entrar en crisis).

   De Carlos Cámara, hijo, lo que recuerdo era su aire sangrino, ligero, agradable; su Cirilo en la referida Topacio le ganó el amor de todos. Recuerdo que una vez causó revuelo porque en una entrevista por televisión, una irreverente periodista le preguntó qué tipo de ropa interior usaba y sonriendo todo pancho como es, el actor respondió que bikinis. Eso hizo reír a muchos, y los comentarios idiotas de otros. ¿Qué habrá sido de él?

   En fin, una pena lo del señor Carlos Cámaras. Se le recordará por su trabajo y sus hijos. Adiós doctor Gutiérrez, lo hizo bien, bastante que obligó a correr a la malvada Catalina Creel.

RESURRECCIÓN, ¿A LO CSI?

Julio César.

DC, LEYENDAS DEL FUTURO, BUEN COMIENZO

febrero 21, 2016

   DC’s Legends of Tomorrow.

DC'S LEGENDS OF TOMORROW

   Ojo, hablaré de lo que vi, ¿okay?, si desean disfrutar de la sorpresa no sigan leyendo. Si tengo tiempo, me gusta ver una serie cuando inicia; su episodio más difícil, por lo general, porque tiene que explicarse y lograr resultar interesante al mismo tiempo. En lo personal, si no me llama la atención la descarto. De entrada. Todo nuevo programa debe hincar los dientes la primera vez que uno lo mira. Me pasó con Los Expedientes Secretos X, un programa que ya llevaba su tiempo cuando vi un episodio, por TELEVEN, Mulder y Scully viajaban al Mar de Norte por un barco que había reportado ver luces en el cielo. Llegan y la gente envejece aceleradamente, era como un barco maldito, de trama de suspenso y casi horror. Me recordó el barco maldito en una comiquita que veía hace añales, Tritón. Desde ese entonces vi Los Expedientes. Xena, la princesa guerrera de quien me hice un fas de manera casi vergonzosa (una chica que estaba conmigo en ese entonces me tachaba de retrasado mental), también llevaba tiempo al aire, igualmente por TELEVEN; cuando la sintonizo por pura casualidad, la amazona enfrenta con su amiga Gabrielle a la gente del norte, la cual mantenía cercada y aterrorizada a una guarnición romana. Ella, defendiendo las murallas desata su vena guerrera y aquellos hombres asustados hasta ese momento se contagian con su valor, uno de ellos gritándole algo como “guíanos hacia la victoria, Xena”, toda la escena acompañada por esa musiquita acorde que parecía hecha para que uno repitiera en bucle Xena, Xena, Xena. Desde ese momento la seguí hasta su amargo e ingrato final.

   La Puerta a las Estrellas, con Richard Dean Anderson (en ese entonces canal MGM, luego por FOX), y Supernatural (TELEVEN, luego por Warner), con Jensen Ackles y Jared Padalecki me atraparon ya antes terminar el primer episodio. La película del artefacto que llevaba a otros mundos era una idea que ya amaba de entrada, a Richard Dean Anderson le admiraba desde McGyver (por RCTV); y la serie de los Winchester, un programa sobre fantasmas y leyendas conocidas por todos, como la mujer que se le aparece a los conductores en caminos desiertos, abordándolos y llevándolos a la perdición, me sedujo, porque explicaban los elementos del mito, a quiénes afecta y cómo, todo era muy interesante. Y estaba Dean Winchester, quien al ser detenido por un comisario que le acusa de llevar un permiso de conducir falso, tarjetas de crédito falsas e identificaciones federales falsa le pregunta si no hay nada autentico en él, y este, todo chulo, le replicaba que sus senos. Cómo me reí. Ya estaba listo para ser un fan del seriado, y un deanista. Vi Puerta a las Estrellas hasta la salida de Richard Dean Anderson, y ya venia fallosa; de Supernatural todavía estoy esperando que me aburra… y no ocurre.

   Grimm (en Universal), con ese policía agradable pensando que se vuelve loco al ver cosas, mientras persigue a un sujeto con una cara oculta de lobo que se lleva a chicas que usan cosas rojas (Caperucita), me ganó de entrada, y todavía. Eureka (por SyFy), con Colin Ferguson y esa cara de vulnerabilidad y dolor interno, llegando como tosco policía a un pueblo de genios, enamorándose de una bella científico muchos más lista que él, mientras pasaban cosas disparatadas por obra de aquellos científicos, me enganchó. ¿Y La Lista Negra? (por Warner), cuando Raymond Reddington (James Spader), entra a esa sede del FBI, se arrodilla manos tras la nuca y estallan las alarmas al reconocerse a uno de los más buscados, ya yo estaba listo para seguir el programa. Y sigo. Otros si necesitaron más episodios para convencerme, como CSI (en SONY), lo confieso. Este nuevo programa de la Warner no, el primer episodio de Leyendas del Mañana me pareció fantástico, y eso que de entrada venía con mucho en contra.

   Comenzaba con el reclutamiento de héroes; muchos, ocho de ellos, parecían demasiados personajes y eso nunca es bueno. Se pierden algunos sin argumentos o las tramas se diluyen, como pasó con Héroes, que de una primera temporada muy buena se volvió un arroz con mango ya a los cuatro capítulos de la segunda temporada. Para lo que pasó con ella, mucho duró. Ese ejercito de seres poderosos es contraproducente en el ánimo, donde todo el mundo es especial el programa deja de serlo. Especialmente si cada villano es más y más poderoso. Fue extraño ver a los Maestros del Tiempo, esos seres capaces de desplazarse en la cuarta dimensión pero que no se inmiscuyen en nada, porque recordó, y fue incómodo, al gran Señor del Tiempo, el único Doctor Who. Fue algo chocante. Que muchos de los héroes reclutados dijeran haber muerto y revivido, también fue confuso para quienes no seguimos todo ese universo del comics. No veo Arrow, de Flash vi dos episodios, Supergirl no es mala, pero no la sigo tampoco. Sin embargo, con todo eso en contra, ese primer episodio de DC, Leyendas del Futuro, logró engranarse, los que eran héroes y los no tanto, en tan sólo una hora. Un logro increíble.

   En un episodio de una hora, mientras nos hablaban del gran peligro, y hay enfrentamientos donde muere un personaje de importancia por lo que significaba para dos de los héroes, lograron darnos a conocer lo que mueve a cada personaje de manera íntima, incluido al ex Maestro del Tiempo (venganza), y los dos delincuentes reclutados por sus habilidades. Los inmorales alados que buscan acabar con el viejo enemigo que lleva milenios asesinándoles, el viejo profesor que logra una simbiosis con un joven atleta, el cual siente que puede ser su última aventura y quiere verlo y saberlo todo del tiempo antes de que el suyo se acabe; el héroe real que se siente menospreciado y desea el renombre de Arrow y los otros. No era fácil de presentar, pero lo lograron, se entendían sus motivaciones y resultaban creíbles.

BRANDON ROUTH

   Aún no sé quiénes son esos héroes, los personajes, pero me gustó ver a Brandon Routh, como el héroe menospreciado (¿Átomo?, vaya guerrero), es un carajo atractivo con cara de ingenuidad que tuvo la muy mala suerte de interpretar a Superman en aquella película fatal que siguió a la muerte de Christopher Reeve, Superman Regresa. Eso lo rayó, aunque no fuera su culpa.

VICTOR GARBER

   Me agrada Victor Garber, desde la serie Alias, siempre con sus misterios, secretos y recursos; se ve dinámico en este papel de viejo profesor de física que no duda en narcotizar a un alumno para conseguir sus propósitos (algo que raya en lo límite, ¿un profesor drogando alumnos?).

WENTWORTH MILLER AND DOMINIC PURCELL

   Y definitivamente me encantó el regreso de los hermanos que escapan en Prision Break, Michael Scofield (Wentworth Miller), y Lincoln Burrows (Dominic Purcell); aquí personifican a dos ladrones que son reclutados por sus habilidades de batalla. Hay química entre estos dos personajes, también de ellos hacia la asesina con problemas de conciencia después de ser resucitada. Los tres se ven peligrosos, aventureros y con secretos, también atractivos. Que ella, la Viuda Negra de DC, sea lesbiana, o lo insinúe, añade atractivo, como lo será la condición sexual de Wentworth Miller que hará aparecer pronto un extenso fandom sobre el programa.

   Uno de los mejores momentos del episodio tiene lugar cuando todos ellos oyen la verdadera razón por la cual fueron convocados para tan peligrosa misión. Inicialmente el Maestro del Tiempo les dice que es porque están destinados a la grandeza, luego debe confesarles que necesitaba un ejército para enfrentar al gran villano y sacarles a ellos de la línea del tiempo no generaría ningún percance porque sus vidas no influirán para nada en la historia, el mundo seguirá igual con ellos ahí, o sin ellos. Eso es particularmente doloroso para Átomo, quien soñaba ser reconocido como los otros héroes. Que tu vida no importe, no signifique nada, que te olviden pasados unos días, ¿no suena triste? No recuerdo en qué novela leí algo sobre ello, desgraciado aquel que no cuenta por lo menos con alguien que llore su muerte. Cada personaje lo enfrentó desde su punto de vista, por razones totalmente personales e independientes de los otros. Y eso me gustó, la manera de delinear a los sujetos.

   Si, fue un gran primer episodio, amanecerá y veremos.

UN ADIOS AL SEÑOR CARLOS CAMARA

Julio César.