Archive for the ‘FACE OG SEAL’ Category

CALENTURAS DE ENCIERRO

noviembre 12, 2017

EL BARBERO EN SU SILLA

   No falla…

   Siempre es igual, la encerrada en medio de burlas y amenazas, el miedo, la desesperación, incluso el llanto… pero en seguida llega el cambio, la urgencia. Todo hombre encarcelado, después de un rato, se vuelve un salvaje, un animal sexual necesitado de dejarlo salir y ser saciado…

   O chuparlo. Bien, ya que está ahí, ¿por qué no probarlo? Espera salir pronto, y no espera jamás en su vida de hombre casado y hasta ese momento respetable (le acusaban de haberse robado los ahorros de sus clientes), volver a ver a ese carajo, así que bien puede portarse como la propia puta desatada buscando mucho de eso, por una noche o (se estremece cachondo al imaginarlo) por una corta estadía. Claro, ignora que los carceleros los espían, y que luego, riendo, le harán una visita. Así que, sonriendo muy satisfecho, como gatito que ha tomado mucha lechita, esa noche dormirá bien saciada su curiosidad tardía pero bien recibida y atendida.

Julio César.

GENIO Y FIGURA

julio 10, 2017

EL BARBERO EN SU SILLA

   No era que hubiera cambiado, a pesar de los gemidos y griticos, y ya no indignados ni violentos prometiendo sanguinaria venganza. Albertico seguía siendo un racista empedernido como pronto comprobaríamos, que odiaba a ese sujeto, el mejor amigo de su novia, por negro. Tan insultante, ofensivo y humillante en su trato se había vuelto, que el joven moreno creyó entender que otra cosa se escondía tras todo aquello, alguna urgencia, un hueco en la joven vida del chico blanco de la que alguien se debía ocupar. Que este necesitaba llenar, gritándolo a todo pulmón, con sus tonterías, a los hombres del mundo. Y se lo llenó. Todo. Y si, este gime y chilla entusiasta, pide más y a fondo, ¿pero ha cambiado? ¿Ha dejado de pensar que el joven negro es un animal…?

   No, sigue gritándole: “Ahhh, entiérrame tu vaina de burro, papi”.

CALENTURAS DE ENCIERRO

Julio César.

EFECTOS SECUNDARIOS

noviembre 5, 2016

EL BARBERO EN SU SILLA

amigos-que-tocan-y-chupan-1

   Chicos, por muy amigos que sean, muy juguetones, mucha confianza que halla, curiosidad o hasta ganas (aunque no se hablen de ellas cuando comparten historias de hembras, deportes y vivencias, mirándose uno al otro a los ojos), resistan, porque ante una joven, armoniosa, cálida y viril musculatura, el que toca…

amigos-que-tocan-y-chupan-2

   …Prueba. Ya no basta pasar la mano, entre risas, bromas e indirectas de: “¿Te gusta tocar, maricón?, y los “¿te pone caliente que te toque un hombre?”. No, quien toca, quiere. Y toma bastante.

   Pero hay otro cambio, más sutil pero real, de pie, viéndole cubrir lo mas que puede con la boca, como obligado a demostrarse algo, el otro siempre piensa, conscientemente o no, de ese pana que era como él hasta unos minutos antes, todo normalito: Qué bueno, ya tengo a un mamón para los ratos aburridos.

GENIO Y FIGURA

Julio César.

MOMENTOS DE JUVENTUD

agosto 12, 2016

EL BARBERO EN SU SILLA

CHICOS Y SEXO GAY (1)

   Cuando el padre le pregunta a su mujer, en la cocina, dónde está; esta, sonriendo suavemente le dice que arriba, estudiando con su amiguito. Eso hace fruncir el ceño al hombre, ¿no hacía mucho aquello? Siseándole con un dedo en los labios para que calle, y mirando hacia el techo con picardía, ella sostiene que parece que hablan de chicas. Pero no era el caso; si, se sentían muy bien juntos, eran felices al estar uno al lado del otro, mirándose y hablando, empujándose para tocarse, pero, ¿era un tierno primer enamoramiento adolescente?

CHICOS Y SEXO GAY (2)

   No, son calenturas de cachondos machitos desahogadas por las tardes después de la escuela, con las consabidas nalgadas y los “apriétalo duro, puto”. El niño, orgullo de su mami, vive maluco, tan sólo esperando un momento de soledad y paz con su amigo para bajarse los pantalones, caer en cuatro patas, levantar su flaco trasero y arquear la espalda, tal y como le enseñó su primo Rubén que debían hacer los chicos como él, a quienes tanto les gustaba follar.

EFECTOS SECUNDARIOS

Julio César.

LA VIEJA TRAMPA

marzo 23, 2016

EL BARBERO EN SU SILLA

TIO TRABAJADO POR EL JEFE 1

   “No estoy seguro, señor Gutiérrez”, era la respuesta a los déjame hacértelo. El hombre estaba tenso, frío y caliente, incapaz de creer que el capataz, ese aparente machote, se ofreciera a tocar, que quisiera chupar, no parecía de esos; pero tanto hablaron de sexo que la cosa se puso caliente. Bueno, y si le dejaba tocar, ¿qué?, se preguntó. Era un macho y los machos gustaban de las bocas golosas. Si el capataz quería comérsela…

TIO TRABAJADO POR EL JEFE 2

   “¡Ahhh, ahhh!, más duro”, grita al rato, incapaz de contenerse o de dejar de estremecerse, mientras el capataz sonríe. Siempre era igual con esos machitos que creían poder disfrutar de una mamada sin pagarla. Darla, sobando con la punta de los dedos la entrada, metiéndolos, los ponía locos. Y quien dejaba que una sola falange penetrara estaba listo para lo que llegará.

MOMENTOS DE JUVENTUD

Julio César.

EL MAÑOSO

noviembre 14, 2015

EL BARBERO EN SU SILLA

UN MARINE TRABAJADO 1

   Cuando un sujeto sabe lo que hace, gana. El sargento era un ejemplo clásico. Todos sus hombres, marines hechos y derechos, jóvenes, vitales, voluntariosos, y guapos (no olvidemos guapos), le respetan pero con un rin tintín, porque le saben gay. Eso, en sus mentes, le hacía menos… bien, menos hombre. A veces jugaban y se medio burlaban, nunca nada que sobrepasara los límites de la disciplina, hasta que este les invitaba a tomar una copa. Sonriendo pensaban en vivirlo, sacarle tragos aunque tuvieran que “soportar” sus galanteos, burlándose un poco del recio machote que suspiraba por los muchachos calientes. Entre tragos, cercanías, hablando de sexo, los jóvenes bullían, sabiendo que gustaban. Era cuando la oferta llegaba: ¿qué tal una mamada? Pocos dudaban o se negaban, ¿el sargento de rodillas entre sus piernas adorándoles? La cosa era demasiado excitante para rechazarla. Pero el hombre sabía: tocaba, sobaba, besuqueaba, chupaba, atrapaba bolas, cubría que jode con la boca. Alzaba piernas y lamía rajas.

UN MARINE TRABAJADO 2

   La cosa era que, con muy rarísimas excepciones, todo terminaba como quería. Comenzaba con algunas lamidas y terminaba con un joven, un musculoso y guapo chico gimiendo, suplicando a gritos que no parara y que siguiera en sus intentos hasta que le preñara. Era una fija si se sabía utilizar la lengua… para convencer.

LA VIEJA TRAMPA

Julio César.

¿PROPUESTA RIESGOSA?

octubre 5, 2015

EL BARBERO EN SU SILLA

UN CHICO GAY BUSCANDO PAPI

   El muchacho, bien calentorro por la edad y sus frecuentes fantasías en la soledad de su cama, o con prisa sobre la tapa del inodoro, baja para la paya con unos amigos del colegio, y con la chica que le persigue en el salón. Pronto se aparta para bucear a los atractivos tíos muy masculinos y bien definidos que llenan el lugar, recordando con sofocones que su mamá le contaba que antes los hombres usaban diminuta tangas. Extraña lo que nunca vivió. Cree que nadie lo ha notado, hasta que esos tres fornidos sujetos le salen al frente…

PAPIS QUE AMAN CHICOS GAY

   -Hey, chico, mis amigos y yo hemos notado que desde que llegaste nos miras con anhelo y con ganas de algo que no te animas a expresar. Tengo un pisito en este hotel, ¿por qué no subes con nosotros y entre los tres te mostramos lo bueno que es portarse bien mal? –ofrece con una gran sonrisa tranquilizadora.- Aquí nos conocen, así que tranquilo, sólo queremos ver de cerca esa bonita boquita… y todo lo que quieras enseñar. Será como tú quieras, y tantas veces como las quieras, ¿qué dices?

EL MAÑOSO

Julio César.

EL BARBERO EN SU SILLA

enero 6, 2015

ZONA PELIGROSA

LA AFEITADA EROTICA AL MARINE CALIENTE 1

   Aunque hace calor, el hombre hace su trabajo, afeitando lenta, muy lentamente, a los jóvenes, musculosos, firmes y calientes reclutas y marines. Les toca y trabaja con esmero y profesionalismo, a pesar de que su tolete choque de tarde en tarde de algún codo. Cuando este no se apartaba, sino que al contrario, frotaba, sabía que su trabajo no quedaría completo…

LA AFEITADA EROTICA AL MARINE CALIENTE 2

   …Pero lo intentaría, ¡porque este sí que es un señor barbero del ejército! Sabe que ese marine, o altivo recluta que frota su codo de miembros, necesita ser afeitados a fondo, por si se lo miran, se lo tocan, lo acarician, lamen o penetran. Como hará él, pero por necesidad. Debe asegurarse de que quedó bien. suave al tacto.

¿PROPUESTA RIESGOSA?

Julio César.

LOS MASAJES, ¿RELAJAN?

noviembre 8, 2014

ZONA PELIGROSA

MASAJE Y SEXO GAY 1

   Ricky, dentro de la universidad y para ganar algo de dinero, ofrece masajes a los chicos de las fraternidades; especialmente a los atletas, tíos grandes y fuertes de recias musculaturas a quienes gusta de pasar las manos por todos lados para relajarlos… ¿pero lo consigue?

MASAJE Y SEXO GAY 2

   No siempre. Esos chicos de sangre caliente parecían seguir duros… y es cuando se veía la dedicación de Ricky, quien no se detenía en artículos hasta tomar el enorme y duro problema en toda su extensión, y trabajarlo hasta relajarlo. He ahí el secreto de su extensa clientela. Bueno, la verdad es que fue a la universidad a divertirse.

EL BARBERO EN SU SILLA

Julio César.

QUIEN BEBE… TRAGA

octubre 15, 2014

ZONA PELIGROSA

UN TRIO CALIENTE 1

   ¿Miente para disimular o se marea? No está seguro, pero lo que si sabe del joven novio de su hermana, tan machito y atacón de chicas, es que cuando saborea algunas cervecitas mientras ve porno…

UN TRIO CALIENTE 2

   …No puede parar luego de beber y tragar. Lo que sea. Aunque, romántico como es, le gusta soñar que le agrada el suyo de manera especial… cosa que no impide que se lo presta también a sus amigos.

LOS MASAJES, ¿RELAJAN?

Julio César.

STATUS

junio 25, 2014

ZONA PELIGROSA

MADURO Y JOVEN EN EL GYM (2)

   Pasa. Dos tipos rudos se conocen en un gimnasio donde van para cuidarse y estar bonitos para sus hembras y conocidos. Se miran, hay algo que… Como perros malucos se siguen, se huelen, a veces luchan. La sangre se calienta, no hay palabras, pero los toques son más intensos, los olores más buscados; manos, lenguas, piel, todo entra en juego…

MADURO Y JOVEN EN EL GYM (1)

   Pero son hombres. Tíos que no pueden permitirse nada más que inocentes carantoñas que nada significan, arriba y abajo, una y otra vez, turnándose. Desahogándose. Sólo alivio de la carne, nada significan los sueños, las fantasías solitarias en los baños… porque son machos.

QUIEN BEBE… TRAGA

Julio César.

 

¿PROBLEMA SICOLÓGICO?

abril 18, 2013

ZONA PELIGROSA

MARINES HOT

   -Ya me tiene cansado con su hipocondría, todas las semanas falta por algo pero esto ya es el colmo… ¿Ir a un urólogo por impotencia?

   -¡No, Sargento, no! –grita el muchacho cuando su superior le arroja de panza sobre el escritorio.- ¡No me haga esto!

   -¡Silencio, soldado! –ordena, algo exasperado.

MARINES HOT 2

   -¡Oh, si! Dios, si; vamos, Sargento, ayúdeme más… -grita casi desfallecido.

   -¿Lo ve, soldado?, lo suyo era miedo a volar. Mire como está, duro como una cabilla, no es impotente nada. No tiene que ir a un médico por esto. –le aclara el hombre de experiencia a quien le ha tocado curar a más de uno. Siempre era igual.

STATUS

Julio César.

ALGO DE ROMANCE ANTES…

enero 9, 2013

ZONA PELIGROSA

OBREROS CACHONDOS

   -Anda, negro, dame el culo…

   -Coño, ¿pero así cómo así? Ni una palabra, ni un gesto, ¿sólo “dame el culo”?

   -Está bien, mi negro, lo siento, tienes razón, falta que te mime…

OBREROS CACHONDOS 2

   Lo hace y se lo afloja. El culo.

¿PROBLEMA SICOLÓGICO?

Julio César.

¿OBJECIONES MORALES?

septiembre 22, 2012

ZONA PELIGROSA

   -¿Yerno…? –le gruñe ronco y mordelón en el oído al muchacho que su hija menor trajo a la casa como su flamante marido hace dos semanas.- Me encanta su culo, en serio, pero no puedo seguir haciendo esto.

   -¡Ahhh! Así es mejor. Así me alcanza el vigor para seguir dándole duro por ese culo por horas. Y seguro que la siente más adentro también, ¿verdad?

ALGO DE ROMANCE ANTES…

Julio César.

LOS JUGUETES DE MAMÁ

septiembre 1, 2012

ZONA PELIGROSA

   Los padres creen que escondiendo y prohibiendo, evitan problemas. Cuando la mamá de Pepito, explícitamente le dijo que no jorungara en sus gavetas, no hizo más que ponerle curioso. Aunque eso no justifica que el muchacho amara de tal manera su diablura…

   …Ni qué se metiera tan adentro en sus juegos (o que se lo metiera todo), ¿sorprende que revisara y que una cosa llevara a otra? No. Algo que los padres deben entender… También que deben hacer ruido cuando llegan a media tarde no vaya a sorprender al niño metiéndose hasta el fondo en sus travesuras.

¿OBJECIONES MORALES?

Julio César.