Archive for the ‘HAY GENTE ASÍ’ Category

NI IDEA

julio 15, 2014

BROCHA GORDA

EL TIO DEL HILO DENTAL AMARILLO

   Hablaba, reía, y ni cuenta se daba…

   El nuevo profesor de Educación Física tenía a todos los chicos del colegio de cabeza, aunque lo ignoraba. A pesar de ser muy heterosexual y con varias novias, el hombre gustaba de sus hilos dentales, y tan normal le parecía que se sentaba como fuera, ignorando las calenturas de los muchachos que soñaban con meter la mano y tocarla, por robarla y llevarla a sus camas. No, no se fijaba en nada. Siempre hay gente así.

Julio César.

ESOS TIPOS PELEONES

septiembre 24, 2013

BROCHA GORDA

PELEA DE VECINOS

   Ya le tenía verde…

   Desde que se mudaron las familias a ese barrio, esos dos hombres han discutido por todo, por las hojas secas que caen de los arboles, los ladridos de perros, el volumen de la música de los niños, la regularidad de las fiestas. Molesto cuando no pudo sintonizar la gran pelea pues el otro cortando una rama “accidentalmente” tumbó su cable, el sujeto fue a enfrentarle de una buena vez. Se gritaron, se empujaron, se insultaron, no entendiendo el por qué tanta ira, tanta rabia, se atraparon por los faldones de las franelas y… se besaron. Gimieron ahogados, pieles erizadas, lenguas ardientes que se buscaban desesperadas. Y como la mujer de este no estaba, sin dejar ni por un segundo el sabroso jamón, entraron, para resolverlo sobre la cama matrimonial, de una buena vez y para siempre. Como se deben solventar todos los problemas.

NI IDEA

Julio César.

EL TIPO DEL RAPIDITO

julio 4, 2013

BROCHA GORDA 

UNA MAMADA EN EL ESTACIONAMIENTO

   El peligro lo hace mejor… ¿o no?

   El horrible día del mercado, la mujer gastando y quejándose, va al estacionamiento a guardar la primera carga y el chico del carrito le dice, todo meloso y suplicante: “Señor, ¿se lo mamo rapidito?”. ¿Se negará? ¡Claro que no! Es una mamada, ¡una mamada!, en un estacionamiento donde cualquiera puede pasar, la mujer salir, la policía llegar. Y el chico cae y cómo traga, casi se grita cuando atrapa, pero siempre vigilando.

   ¿Quién se negaría? Aunque eso de los rapiditos tiene su pega… la gente se acostumbra y por la adrenalina alcanzan cumbres altas en tiempos breves, asociación que la mente hace y luego viene la eyaculación precoz.

ESOS TIPOS PELEONES

Julio César.

ESAS CELEBRACIONES DEPORTIVAS

junio 12, 2013

BROCHA GORDA 

EL DEDO EN EL HUECO

   Alguien siempre se pone juguetón…

   Que los atletas se vuelven locos con las celebraciones de sus triunfos eso no lo duda nadie, sobre todo en deportes como el futbol donde se nalguean duro, soban paquetes con ganas, meten mano dentro de las nalgas en busca del tacto rectal o se besan con lenguas (a decir la verdad eso no se ve en el béisbol). Pero eso es poco a lo que ocurre en los vestuarios, entre jadeos y sudores, o cuando regresan de las giras, todavía excitados por la competencia de ida o vuelta, y el triunfo, además con algunas botellitas de licor encima, cuando entre risas, y sin que signifique nada, uno le medio baja el ya bajo pantalón a otro, que lleva suspensorio, y le meta un dedo. Es juego, señoras esposas, señoritas novias, aunque el que mete el dedo parezca concentrado en su tarea exploratoria, moviéndolo lentamente, y el otro se tense y abra las piernas, y uno que mira ría ronco bajito “así, hondo, métele otro”. Son juegos de gente que se excita mucho… festejando los triunfos deportivos. Nada más.

EL TIPO DEL RAPIDITO

Julio César.

CARGANDO CON LO QUE SE ES

junio 2, 2013

BROCHA GORDA

PLAYA, CHICOS Y SEXO

   Podría estar haciendo cualquier cosa, pero…

   Hay gente que sale a almorzar a la calle y en lugar de ordenar camarones, asados en vinos o platos no regulares, pide un bistec. Con arroz. Del blanco. Cuando no pollo. En una gran exposición estará el que encuentre bonito únicamente el cuadro de los perros jugando póker. En la barra del gran hotel el que sólo toma la cervecita negrita. Hay quien va al final del mundo, al otro lado del planeta, a la playa más hermosa que pueda imaginarse por allá, en Oceanía (Fiji, Nueva Guinea, Nueva Zelanda), y en lugar de recorrerla, conocerla, se contenta con llevarse a la boca el platillo caliente y duro que llena cada hora de su vida en casa. Si no, que se lo pregunten a sus amiguitos, a los compañeritos de estudios, a los maestros y a los camaradas de parrandas de su papá. Bueno, lo que haga feliz, que sea…

ESAS CELEBRACIONES DEPORTIVAS

Julio César.

EN EL VELORIO LES TOCA SER EL MUERTO

mayo 27, 2013

BROCHA GORDA

PARTY GAY

   Y la fila era larrrga…

   ¿Han escuchado del tipo que cumple años y debe comprar la caña para que brinden sus amigos, ¡por él!? Hay a quienes les toca. Todos se ponen de acuerdo para recoger trastos en un gimnasio y sólo va uno; un caucho estalla y todos desaparecen. A este amigo, para su despedida de soltero, ¡su despedida!, le acontece. La desnudista-puta no va y los pasados de sus amigos dicen que ellos no se van con las ganas porque eso era muy duro y desesperaba y ardía. Y le toca a él, como festejado, recibir todas y cada una de las quejas duras, calientes y llenas. Y lo hace estoicamente, sólo dejando oír uno que otro gemido ronco y bajo… ¿tal vez ante tanta injusticia? Complacientes, que le dicen a esta gente.

CARGANDO CON LO QUE SE ES

Julio César.

GENTE QUE SE ODIA

diciembre 7, 2012

BROCHA GORDA

AMOR ODIO GAY

   Qué triste aquel que tiene esa pelea…

   Lo odia. No hay otro sentimiento. Le odia profundamente. Antes era su mejor amigo pero ahora le detesta. Una noche de copas, mientras veían un juego de futbol, le paseó el culo por la cara dentro de un ajustado jeans. Y tomó lo que se le ofreció. Con fuerza y lujuria. Luego llegó el asco, la rabia. Lo peor es que todas las tardes debe volver a tomarlo o su día no está completo, no se siente bien. Si, lo odia, pero se odia más por necesitarlo tanto que duele por lo duro que es.

EN EL VELORIO LES TOCA SER EL MUERTO

Julio César.

TIEMPO RELATIVO

marzo 3, 2012

BROCHA GORDA

   Y todavía esperaba por más.

   ¿Nunca han salido a hacer algo con alguien que te dice, una vez en el carro, “se me olvidó el teléfono, ya vuelto”, y luego te enteras que hasta café se preparó? Así es este pana, sale a trotar con los amigos y al pasar frente a los sanitarios dice que necesita mear. Ve algo que le gusta, y aunque le esperan, lo saborea una y otra vez, sin cansarse. Y todavía oyendo que alguien entra, sabiendo que los amigos le aguardan impacientes, baja toda inhibición y desea que también se la metan. Aunque, claro, es divertido cuando no es uno quien espera, sino quien entra. En todos los sentidos.

GENTE QUE SE ODIA

Julio César.

CREDULO

enero 3, 2012

BROCHA GORDA

   Era la técnica del preñador.

   Hay gente que cree todo lo que les dicen, por absurdo que sea. La cabeza parece que no les da para ver que les mienten. O tal vez quieren engañarse, ¿quién sabe? La mujer de este sujeto vive regañándole por eso. Por creer maricadas.

   -¡Ahhh! –gruñe apretando todo.- ¿Seguro que es así? No conocía este método tuyo… -logra articular entre jadeos.

   -Coño, ya te lo dije que si. –bufa sabrosamente ahogado.- Todos mis trabajos los hago de esta manera. Cuarenta minutos de esto hoy, y cuarenta los siguiente quince días, y tendrás unos tatuajes como los míos.

TIEMPO RELATIVO

Julio César.

EL MUERTO DE HAMBRE

septiembre 14, 2011

BROCHA GORDA

   Siempre quiere más y más…

   -Chamo, cuando me dijiste que estabas hambriento no me imaginé qué… -gruñe el sorprendido hombre cuando aquel sujeto con quien compartía el jacuzzi del club hizo su movimiento.- Pero bueno, si tanto lo necesitas… date con gusto. Sáciate.

   Hay carajos así, que viven muertos de hambre en todas partes. Que lo quieren todo para ellos. Que no perdonan un buen bocado caliente, por muy duro que esté. O tal vez precisamente por eso.

CREDULO

Julio César.

PINTORES DE BROCHA GORDA

abril 10, 2011

ASOCIACIÓN

   Le daba y le daba, fascinado con esa cara.

   Me pregunto si las mujeres alguna vez se han interesado en el ¿por qué cuando contratan a un muchacho para que pinte la casa que el marido siempre decía que haría, pero nunca comenzaba, en cuanto el muchacho llega el marido se queda ayudándolo? ¿O por qué nunca terminan ni un cuarto? La razón es simple, en cuanto esos muchachos llegan, algo despierta en el macho de la casa; el marido quiere marcar su territorio, decir el cómo trabajar y después enseñarle, con fuerza, con dureza y rudeza (y a cada rato), como lo hace un hombre de verdad. Y no hay problema, todo el mundo la pasa bien, sobre todo esos muchachos tomados por el adulto, quien fuera de aprender a fuerza entre gritos de gozo y pedir más, cobraba por hora.

EL MUERTO DE HAMBRE

Julio César.

ENCARAMADOS

octubre 5, 2010

ASOCIACIÓN

   Gritan y gritan, pero no se te bajan.

   Ocurre. En el trabajo, entre las amistades que tratas a diario. Siempre está el que quiere destacar de forma obsesiva, el “yo, yo, yo”. Es quien se encaramada sobre los demás, y se deja caer con fuerza, jadeando mientras se siente vivo, por encima de otros. ¿La verdad? En el fondo no me molestan cuando son así. Los dejo y les doy por su lado. Y todos contentos.

PINTORES DE BROCHA GORDA

Julio César.

BESÁNDOLE EL TRASERO AL JEFE

mayo 17, 2010

ASOCIACIÓN

   Es casi un arte, ¿verdad?

   Uno los mira mal y critica cuando los ve pasar, sonriendo leve, apuraditos hacia la oficina del jefe. Pero cuando los enfrentas siempre te responden, todo ojos grandes, que aman y necesitan sus trabajos, sobre todo en esta época tan dura, y que sí para conservarlo deben besar el trasero del jefe, lo hacen. Y hay quienes se esmeran, cierran los ojos, usan mucha lengua y saliva, y lo besan lengüeteado. Aunque uno no esté de acuerdo, reconoce las señales: el jefe está contento cuando gimotea y medio bailotea el trasero… buscando más besitos. ¿Qué se hace? Paciencia con esa gente.

ENCARAMADOS

Julio César.

CUANDO SE TE HACE AGUA LA BOQUITA…

abril 30, 2010

ASOCIACIÓN

   Es que ese tipo sabía usar muy bien esa lengua… para convencer.

   Hay un tema tabú que muchos carajos no quieren abordar jamás, aunque se estremezcan mientras lo recuerdan… lo que sienten cuando un panita les separa los cacheticos, posa la boca, besa y lame profundo. De eso no se habla jamás, ni en el banco, la fábrica, la cancha deportiva o la conscripción militar. ¿Dónde está el macho de pelo en pecho, hétero hasta las metras, que no apriete los labios para contener un jadeo, palidezca o enrojezca y cierre los ojos cuando esa lengua traviesa lo cata? Y quien lo prueba… se jode.

BESÁNDOLE EL TRASERO AL JEFE

Julio César.

EL JUEGUITO ESE

abril 24, 2010

ASOCIACIÓN

   Es que les provocaba mucho.

   Un modismo de ahora es usar contra todos, a modo de saludo, la palabra marico, cosa que antes habría obligado a un carajo a matar a otro. Por las apariencias, ya saben. Sin embargo el jueguito de tocar el culo, tan desagradable e incómodo, ha sido practicado de toda la vida. Y lo curioso es que hay a quienes parece no molestar, sino que se saludan así. Hay quienes se afincan, posan la mano, apuntan con uno o dos dedos y buscan meterlos. No es que tocan, no, empujan con malas intensiones. Y aunque el jueguito de marras me molesta, viéndolo bien… como que tiene su atractivo algunas veces, ¿no?

AGUA LA BOQUITA…

Julio César.