Archive for the ‘MINI VAINAS’ Category

SACOS DE HUESOS

mayo 5, 2017

MALA LECHE

   Ah, esos días cuando…

   Cuantos de dolor en tiempos de revolución, que terminan siendo algo así como una redundancia, revolución y dolor. A lo que iba, antes, en los tiempos cuando el venezolano comía (ah, se siente tan lejano, casi difícil de recordar, es como hablar de los ochenta, hay que presionar mucho la memoria), el hombre ordinario, ese que no parece modelo de revista y mucho menos actor de televisión (como el amigo Josh), cuando se preparaba para salir a una fiesta o una reunión cualquiera, se miraba al espejo al colocarse la camiseta o la franelilla, y mortificado metía la panza. Era toda una lucha. Funcionaba, un poco, la barriga retrocedía, algo más de pectorales se notaban, pero los cauchitos sobresalían del borde del pantalón al cerrárselo. Soltando aire, jurándose iniciar una rutina de ejercicios, uno se resignaba al efecto… Ahora, en estos tiempos oscuros y terribles cuando los alimentos no aparecen, y los que hay valen un ojo de la cara, esas panzas han retrocedido que da miedo. No negaré que, al principio, escuché a gente feliz de ello, amigas mías se llevaban las manos a las cinturas y contoneándose me presumían con un “¿qué tal?”. Ah, pero como la maldición gitana en la película aquella, la gente continuó rebajando. La panza dio paso a un hueco, las costillas comenzaron a sobresalir, las espinas vertebrales también (alto aterrador), la cara se veía ahuecada y cadavérica, los huesos perfilándose. ¡Horrible! Y no es tanto por adelgazar y comenzar a parecer enfermos, como esa gente deprimente arrojada a un lado del camino por falta de fuerzas en África, sino por lo que sostiene mi cuñado, que lo que más molesta, y avergüenza, es que la gente le mire a uno como si está pasando hambre; como a un tipo que ya no puede sustentarse ni a la familia. Lo cumbre fue lo que dijo Mario, mi viejo amigo del edificio, entre risas, en un grupo, que sonó escalofriante. Que saliendo en estos días de su apartamento, camino al ascensor, este se abrió y dentro estaban tres vecinas, miembros de la antigua junta de condominio… y peleó por sacar barriga. Cosa dificilísima cuando no hay nada. Dios, esto es más triste que el amor en tiempos de cólera. Cómo extraño mi casi diaria bolsa de chicharrón picante y de maní salado, pero ¿cómo comprarlo si la bolsita de este ultimo llegó a cinco mil doscientos bolos, casi una sexta parte de una quincena? No podría saborearlo recordando cuánto cuesta, el ratón moral después sería demasiado.

Julio César.

¿Y QUIEN AYUDA A LA BRUJA?

octubre 21, 2016

MALA LECHE

musculoso-en-tanga-amarilla

   ¿Suerte con el amarillo? Tal vez…

   Recordarán quienes hayan leído algo de lo que escribo que una vez, estando con una hermana, una conocida de la casa, apesadumbrada y sintiéndose mal nos contaba que se sentía culpable ya que había comprado una moto y una bruja le dijo que la vendiera o pasaría muy malos ratos; se la vendió al hijo de una conocida suya, este tuvo un accidente y perdió la vida. Recordarán que mientras la consolábamos diciéndole que no era su culpa, lo que en verdad pensaba es: ¡Vaya, esa bruja sí que sabe! Mi hermana pensó algo igual. Bien, este ha sido un año fatal, a las cosas malas que pasan en cada vida, se suman los problemas del país y… En fin, no ando muy bien, mi nevera, para colmo, no enfría, y tan sólo es lo último que falla en una lista que ya se hace larga. Una amiga me aconseja que hable con su bruja (no la misma amiga ni la bruja), que es una maravilla, aunque anda algo deprimida porque el marido la dejó, llevándose casi todos los corotos y al hijo acaban de matárselo en un oscuro asunto con pandilleros. No dije nada, pero… ¡Vaya bruja!, mejor que busque ayuda. ¡La gente cree en cada vaina!

SACOS DE HUESOS

Julio César.

GRIPE, MARCHA DEL 23 DE ENERO Y BEISBOL

enero 23, 2016

MALA LECHE

MUSCULOS Y TANGUITAS

   Que vaina tan dura.

    ¿No odian enfermarse en fechas específicas? Parece que el universo conspirara contra uno. Hace añales, después de comprar y disfrutar su libro (Apuntes que apuntan), se me presentó la oportunidad de conocer a Isa Dobles, la querida y recordada periodista (descanse en paz). Se presentaba en la Casa de la Cultura en Guatire, para festejar un natalicio de Alí Primera, de cuando la gente no asociaba su nombre a este desastre. Yo culpo a la familia. Ah, pues, después de decirle a todo el mundo, citándonos allá, me enfermé. Me sentía fatal. Cuando mi hermana fue a visitarme luego, se había llevado el libro para que lo autografiara (uno de mis tesoros), le pregunté cómo había quedado todo; viéndome abatido dijo que más o menos, pero bastó presionar un poco para que pareciera que viviéramos ese episodio de Los Simpson cuando Homero castigó a Bart prohibiéndole ver la película del gato y el ratón y Lisa fue y no quería decirle nada para no deprimirle y luego grita que fue sensacional. Igual estalló Melissa. La muy bicha dijo que cantaron, rieron, contaron cosas, que lloraron por ratos (y no me quería regresar mi libro). Que gozó una y parte de la otra, aunque ella no tiene bolas. Que yo sepa. Ahora ocurre igual, cuando mañana nos disponemos a concentrarnos otra vez, para conmemorar otro 23 de Enero, este con mayor significado, todavía estoy todo temblereque por la gripe de porquería. No sólo la Oposición ganó grandes espacios, sino que por ser sábado no podían obligarme a ir a la oficina, pero como me canso de la nada y me falta el aliento, mejor no estorbo. No quiero aparecer en televisión porque me dio un yeyo. Qué raya. Ah, pero las cosas no terminan ahí, unos amigos piensan llegarse a Valencia para ver el primer juego de la final entre Navegantes del Magallanes y Tigres de Aragua. Según tienen cuadradas las entradas. Justo ahora que no me siento bien. Ojalá les vaya mal. A ellos, no al Magallanes.

¿Y QUIEN AYUDA A LA BRUJA?

Julio César.

DE QUE VUELAN, VUELAN

junio 11, 2015

MALA LECHE

MUSCULOSO EN TANGA MUY CHICA

   El truco está en el paquete…

   Creo que ya les comenté una vez que una conocida, toda apesadumbrada, nos contaba a una de mis hermanas y a mí que se sentía terriblemente mal, llena de culpas, porque teniendo una moto, una “bruja” le dijo que se deshiciera de ella porque iba a provocarle un terrible disgusto. Entonces se la vendió al hijo de una conocida suya, el muchacho tuvo un accidente y se mató. Recuerdo que mientras lo contaba, toda atormentada (mi hermana debió consolarla y decirle que no era su culpa, sino cosas que pasan, tampoco fue que la bruja resultó muy clara), yo pensaba para mis adentro: vaya, esa bruja sí que sabe. Casi le pregunto el nombre. Más tarde, riendo, mi hermana confesó que pensaba igual. Uno no cree en esas vainas, ¿verdad?, pero nadie se niega a que le lean las cartas (excepto los evangélicos). Lo comento porque, muerta de risa, esa hermana me telefoneó esta mañana comentándome que frente a la puerta de la agencia del Banco de Venezuela, en Guatire, había aparecido una enorme auyama (en otras partes creo que le dicen calabaza), rodeada de la esperma de varias velas y un círculo de polvo gris. Desde el vigilante a los cajeros, pasando por el sugerente, nadie quiso tocarla. Ni acercarse mucho. Lo increíble es que ese banco vive full de gente, a toda hora, como vivimos una hiperinflación, por mucha plata que se saque un día, al otro ya no queda nada, y como los puntos electrónicos han ido dañándose y no hay manera de repararlos, uno necesita sacar a cada rato una mochila de real para comprar dos canillas y un refresco grande. Pues bien, hoy, nadie estaba parado frente al banco. La gente veía la auyama y se regresaba, ¿no habrá sido algún cajero? Lo dicho, si le preguntas a alguien directamente, nadie cree, pero de que la brujas vuelan, vuelan. Y no está uno como para arriesgarse a que le “caiga una vaina”, ya bastante empavados estamos.

GRIPE, MARCHA DEL 23 DE ENERO Y BEISBOL

Julio César.

FALTA DE TODO, ESPECIALMENTE VERGUENZA

marzo 26, 2015

MALA LECHE

MUSCULOSO EN TANGA AZUL

   Aunque menos ropas no estaría mal…

   La verdad es que tengo que darle un gran reconocimiento a amigos y familiares, porque a pesar de ser una persona desagradable muchas veces, se han ocupado de proveerme de todo lo que he necesito en estos tiempos post apocalípticos que vive Venezuela, después del paso del Anticristo (no se quería ir), con dieciséis de sus Jinetes (el muy descarado trajo amigos, muchos del ALBA). Porque me han librado de tener que hacer colas, largas e interminables colas, sin la seguridad de encontrar los productos a la hora de llegar. La gente hace fila hasta para comprar bicarbonato. Cuando alguien me pregunta si me hace falta algo, respondo que café. Puede faltar todo lo demás, para mí, pero eso no. Y de la Venezuela que exportaba café no queda nada, sino la triste caricatura de necios que “esperan una invasión”, no se sabe si marciana o satánica. Corre por ahí una caricatura de lo más graciosa, unos tipos vestidos de rojo tirados en el suelo y uno susurrando asustando “allí vienen los gringos”, y el otro regañándole, “cállate y hazte el muerto”. Bien, el sábado pasado, pasando por debajo el elevado de Socorro, encontré a un señor vendiendo potes con cloro, desinfectante (a todos les decimos Mistolín), y suavizante para la ropa. La señora que me lava, no lava si no lo tiene. No lo tiene y no está lavando. Sí vieran mi cesta de ropas sucias. Y no tengo tantas camisas como para apertrecharme por meses. Compré dos garrafas de cuatro litros, y cómo me molesta ir cargando vainas andaba de mal humor. Fue cuando una señora me preguntó que qué era eso, que le respondí feo que champú de perros. Lo increíble fue que peló los ojos y preguntó “¿dónde?”. Dios, ¿cómo llegamos a esto?

DE QUE VUELAN, VUELAN

Julio César.

MUSICA PARA LA PAZ MENTAL

agosto 15, 2014

MALA LECHE

MUSCULO, VELLO Y BIKINI

  Seguro algo le molesta también… aunque cuesta creerlo.

   Ah, sí me vieran, ando insoportable. Así será que hasta yo mismo me doy cuenta. Parezco un perro viejo gruñéndole a todo y mostrando los colmillos gastados cuando alguien se acerca. Sobre todo si parece feliz. No estoy haciendo nada en el trabajo, eso no marcha (aunque removieron a todos los jefes, la diversión duró poco), pero ir y sentarme allá me llena de fastidio. El calor agobia, los chubascos caen justo cuando uno va saliendo de la oficina; no están recogiendo la basura en la cuadra donde vivo y ya olemos a Guaire, y otra vez se perdió el Banner, el jabón de olor que me gusta. Y me botaron. Una relación que llevaba unos dos años terminó, lo esperaba pero no por eso es menos incómodo. Cosa rara, mis conocidos dicen que muchos duramos, era más joven que yo y eso siempre es un problema. Bien, para mi mal humor y mi insatisfacción en general, un amigo me regaló unos discos de música para relajarse, pensar y desestresarse. Escuchando el primero, los nervios se me pusieron de punta y creo que hasta me dio un tic en un ojo. Dios, que desesperación. Esa guitarra, o arpa, o lo que fuera, era insoportable. Realmente ni yo lo entiendo, pero me sentía ahogado, agobiado. Lo puse en la sala anoche mientras me tomaba un café y lavaba los platos donde cené, y tuve que secarme las manos enjabonadas del pantalón para acabar con ese escándalo. ¿Lo peor?: intenté con el segundo y tercer disco, donde un delfín chirriaba, y fue igual de irritante. Debo ser yo.

FALTA DE TODO, ESPECIALMENTE VERGUENZA

Julio César.

MALA LECHE

junio 24, 2014

MAL OJO PARA PAREJAS

MUSCLE HOT

   -Ordéñala tú mismo.

   Me encanta la leche de cartón, la fría que viene embasada. La tomo como si fuera agua. No esa donde hay que hervir el agua y luego batir el polvo (¿por qué será que hablando de leche todo suena obsceno?), eso es demasiado trabajo. Me gusta el sabor, refresca, es una fiesta en las papilas gustativas. Siempre fue así; de niño, mi señor padre llevaba muchos envases, por su trabajo. Yo tomaba. Y quería más. Cuando él veía televisión yo sacaba menos de medio vaso. Un día mi hermano me sorprendió y dijo que papá se molestaría. Le respondí que no se daría cuenta, y si lo hacía creería que mamá se la tomó. Se me quedó virando y dijo que él también quería entonces. La leche en pote desapareció, se acabó la producción no se sabe bien por qué estrategia genial del gobierno socialista. Iba a la panadería y preguntaba, luego dejé de hacerlo. Hemos tenido que renunciar a tantas cosas por culpas de estos inútiles. Hace poco entré al mercado y en la nevera de los envasados vi una garrafa de dos litros, estaba helada, costaba 76 bolívares… cuando el litro estaba a 11 la última vez que la vi… otro éxito grandotote de la ofensiva económica, aunque uno se pregunta cuál fue la ganancia para la gente. Como fuera, la compré, llegué a la casa, le dije a la señora Benita, que cuida de mi hogar, que no tomara porque ya le había pegado el pico, bebí, bebí y bebí más… antes de darme cuenta que no era leche. Era un “alimento lácteo”, con un horrible sabor a cebada. Ah, ¡la mentada de madre que lancé!

MUSICA PARA LA PAZ MENTAL

Julio César.

BASURA Y ESCUELA

noviembre 10, 2013

MAL OJO PARA PAREJAS

FORTACHON EN TANGA

   ¿Quieres algo así para ti? Recicla y gánate tu medalla…

   Mis sobrinos han perdido tres días más de clase esta semana, sumado a cuatro de hace dos semanas, por allá, en la zona de Guatire. Aunque no parecían muy apenados. Aparentemente el llamado bote de basura se incendió, y cuan Australia y un incendio, tardaron semanas antes de apagarlo. Y todavía humea. La escuela, como muchos otros lugares, estaba bajo el alcance del humo. Lo curiosos es que muchos botes estaban ardiendo en diferentes zonas de país. Como a la gente incompetente le gusta evadir su responsabilidad, hablaban de sabotaje. La verdad es que los fulanos botes son enormes basureros al aire libre, pilas y pilas de desperdicio que pueden estallar por las cosas inflamables, o por los gases de descomposición orgánica, el metano. Hace poco por radio escuché que si uno tiene un montón de periódicos viejos y les clasifica por temas, años o nombres, se tenía una hemeroteca, ahora, si estaban bajo una cama, amarillentos, llenos de polvo y criando cucarachas, uno lo que tenía es un basurero. Lo mismo pasa con estos lugares, apilar desperdicios así no es solución, es un basurero que contamina, llama moscas y enfermedades, que apesta y se incendia, naturalmente o por manos de idiotas. La solución es cavar un hueco en la tierra, enterrarla, permitir la salida de los gases, echar más basura y cubrir nuevamente. A eso se le llama relleno sanitario, que es lo que no se hace porque eso obligaría a pensar, trabajar y vigilar que se cumplan las ordenanzas. Es mejor permitir que cada quien bote su basura donde quiera, y como quiera. Son los signos de los tiempos revolucionaros e incompetentes.

MALA LECHE

Julio César.

NOTA: Claro, la verdadera solución, lo realmente responsable, sería reciclar, pero en un país donde la gente se cepilla los dientes quince minutos con los ojos cerrados, medio dormido, mientras el chorro bota agua potable, ya me dirán qué carrizo puede importar cuidar el ambiente o los recursos naturales.

EL LADRON QUERÍA ALGO

junio 21, 2013

MAL OJO PARA PAREJAS

FORTACHON EN BIKINI

   ¿Acaso no intimida ya armado como anda?

   Si alguien del Gobierno está llevando las cuentas de las carretadas de muertos que han ingresado a la morgue de Bello Monte desde que inició el programa Patria Segura, seguro está deprimido y es candidato al suicidio. ¡Un plan que les falla! ¡Otro más! Aunque a esos no les afecta, con tantos guardaespaldas están “cubríos” (dicho en chavista). Hace poco, llegándome a un hospital en Cotiza, escuché de un malandro que se sube a las camionetas, saca una pistola y dice que no quiere gritos ni locos, que no quiere joyas ni celulares, que abran las carteras y suelten la plata, que quien no tenga ni cincuenta bolos puede pasarla mal. La mayoría de la gente refunfuña pero la roban. Es que pistola mata protesta… entre otras cosas. Una joven enfermera, echando su cuento personal, dijo que ella estaba en una de esas camionetas, en la última hilera, y que cuando el sujeto entró ella palideció, medio lloró y el corazón se le detuvo. Que un señor a su lado de dijo que no le diera nada, que esa pistola era falsa, y él se quedó mal encarado sin sacar nada, igual que otros hombres. Todavía nerviosa, contó que mientras el sujeto se acercaba a ella le temblaban las piernas y le estaba dando de todo. Riéndome le dije, seguro que querías darle algo, lo que fuera, cincuenta o cien bolívares, para que no se molestara el señor ladrón; pobrecito, ¡trabajaba tanto! Ella, casi ladrando de risa, reconoció que si, que tenía unas ganas locas de meter la mano en la cartera y darle dinero.

BASURA Y ESCUELA

Julio César.

NOTA: El antivirus decía actualizar, lo hice y el desastre. Cuidado con el Security ese. Lo tengo todo bloqueado.

NIDO DE SERPIENTES

mayo 8, 2013

MAL OJO PARA PAREJAS

Y LE PAGAN!

   -¿Quieres ver la mía?

   Creo que hay un libro que se llama así, o algo parecido, los brasileños hicieron una novela muy buena con él. Pero no hablo de eso. Me refiero al animalito en sí, ese reptil desagradable que se arrastra con su aire hostil de “me duelen lo colmillos, así que apártate, pendejo”. Tengo amigos en la zona de Guatire que viven en áreas rurales, casitas en parcelas y eso. Me invitaron a bajar allí este fin de semana y cuando llego, una de ellas me dice que han tenido problemas con serpientes, que en una noche mataron nueve cerca de la casa y una en la cocina. Ella lo atribuye a los incendios que asolaron hace poco bastas extensiones de tierras, y ahora a las tormentas con truenos que parece las alteran. Como sea… ¡en una noche llegaron nueve serpientes! ¡Otra estaba en la cocina! Y eso de que no todas son peligrosas no consuela un carajo, enfrentado a una de golpe, uno no va a perderle cédula de identidad. No me quedé, menos después de que otra amiga me contó que el día anterior el marido estuvo tocando la puerta con premura para que le pasara un machete porque tenía pisadas, con cada pie, dos de los adorables bichitos. Pero lo cumbre fue otro pana que me contó de una gente en Salmerón, que vieron una serpiente entrando a la casa, revisaron, buscaron, no la encontraron… ¡y se echaron a dormir! ¡Con esa vaina ahí! Fui, bebí cervezas y me vine. En mi apartamento no pasa eso. Todavía. ¿Qué es malo matar serpientes así? Desde tiempos bíblicos han sido enemigas de los hombres. Ellas comenzaron la vaina.

EL LADRON QUERÍA ALGO

Julio César.

LLUVIA VEO CAER… CUIDADO CON LO QUE PIDES

abril 26, 2013

MAL OJO PARA PAREJAS

VELLUDO Y SEXY

   Quiero tu vida iluminar…

   Llevo días esperándolo, la lluvia, no al sujeto ese (es tan injusto que halla gente que se vea así), por el calor y el humo que flota sobre Caracas. Decían que llovía aquí y allá, pero por mi zona nada que ver. Hoy si llovió, por todo el Centro. Con fuerza. Y, claro, como los descreídos del cuento aquel que pedían al santo que lloviera pero ninguno llevaba un paraguas dudando que cumpliera, olvidé el mío. Aunque habría sido mejor llevar un impermeable y unas botas de hule. De las altas. Como a las dos y media, tres de la tarde, cayeron sendos latazos de agua, desde mi ventana era bonito verla… hasta que se llenó el estacionamiento y la calle de abajo. Fue cuando recordé que las ventanas de mi apartamento estaban abiertas. De par en par. Media hora más tarde seguía lloviendo y justo entrando en el ascensor, se fue la luz. Casi diez minutos. E iba yo con el Doctor, mi jefe. Quien me preguntó cómo me iba, qué estaba haciendo y si salía con alguien. Fue tan incómodo; también yo tuve que fingir interesarme en su vida. Pero era el preámbulo para “aconsejarme” que “debíamos” tener cuidado en la oficina con lo que habláramos, se enviara por mensajería de textos o correos electrónicos, y con lo que escribía. La cosa se hizo más incómoda todavía, ¿sabrá de mi blog? Al salir me tocó saltar sobre ríos y lagunas, y caminar un buen trecho para encontrar una camioneta. Los taxis no están hechos a prueba de agua y se esconden. Para llegar y encontrarme con que estalló un transformador y nos quedamos sin electricidad también allí y obviamente sin agua… por el chorro, porque todo estaba inundado por la que entró por el balcón y las ventanas. Sólo faltaron las langostas y la muerte de los primogénitos. Me tocó pasar un coleto. ¿Lo peor? Sigue haciendo calor.

NIDO DE SERPIENTES

Julio César.

NOTA: Esa vaina no me va a dejar dormir esta noche. Tengo ese estribillo dándome vueltas por la cabeza, “y si comienza a llover, quiero tu vida iluminar”; ¿de quién será? Seguro despierto a las tres de la mañana con un “¡ah, claro!”.

LLUVIA EN HUECOS

septiembre 1, 2012

MAL OJO PARA PAREJAS

   Y no, no tiene nada que ver con el erotismo, a pesar del poético encabezado.

   Caracas, como buena parte del país, tiene sus calles vueltas troneras. Es posible caer y desaparecer de la realidad. Por una causa u otra, aunque no por culpa de un ataque del Imperio. Abren una calle para meter cables, cierran y a las dos semanas abren otra vez. Aparentemente dejaron las palas adentro, de otra manera no se entiende. Normalmente sólo molestan cuando los carros casi parecen detenerse para cruzarlos a paso de tortuga (algunos casi se bajan para, a pie, pasar el carro en peso de hombros) y la cola se eterniza; o cuando se debe saltar cuan tigre de una acera para esquivar un autobús que no desea caer en el hueco. Pero cuando llueve, la cosa se pone peor, muchos parecen lagos navegables. El tránsito se detiene y aunque los autobuses recorren sus rutas un millón de veces, los choferes nunca parecen saber dónde están los huecos, y es tan desagradable caer en uno, como escuchar a los pasajeros quejarse y al chofer mentar madres. Lo sé, es culpa de un gobierno centralista que todo quiere hacerlo, aunque son incapaces de quitarse las pelusas de cama antes de salir de sus casas; pero, caramba, ya deberían saber dónde están los huecos. Como pasajero, aunque esté hablando por teléfono o leyendo periódico, sé maquinalmente los lugares donde debo extender la mano y aferrarme al asiento delantero al aproximarse una curva o un hueco especialmente grande e insalvable, ¿no van a conocer esos carajos sus rutas cuando se supone que van concentrados en ellas? ¿No sería lindo vivir en un país sin huecos en sus calles? Lo sé, es antirrevolucionario, pero suena taaaaannnnn bonito.

LLUVIA VEO CAER… CUIDADO CON LO QUE PIDES

Julio César.

NO SERVIRÍA PARA JUEZ

agosto 10, 2012

MAL OJO PARA PAREJAS

   ¿Necesitado de consuelo?

   Soy un hombre llorón. No puedo evitarlo. Hace un año alguien en el edificio tuvo la fatal idea de celebrar una elección de reinitas del Carnaval, debía yo formara parte del jurado, pero ni loco. De hecho hasta de ahí me quité (no sólo porque la gente bebía como si el mundo se fuera acabar y temí me dejaran sin cervezas). ¿Poner a unas niñas a desfilar y elegir entre todas sólo a una? Hubo llanto. Y yo no soporto el desconsuelo. Puedo encarar la rabia, la agresión, incluso el odio, pero no el llanto. Algo así me pasa con las Olimpíadas. Yo no podría pararme frente a una gente que se ha preparado durante años, soñando con la gloria, dándolo todo y quitárselo por un mal paso. Está bien, caen por sus malos movimientos, pero aún así… El lunes en la tarde me senté a ver los juegos y alcancé a ver a una muy joven alemana fallando por tercera vez en el salto con garrocha, lo que le dejaba fuera de las medallas. Esa muchacha ni se paró, tan sólo se quedó allí, sentada, mano en la boca, llorando de una manera impresionante. Luego pasan al clavadista venezolano lanzándose a la piscina, pasándose un poco como bastante, salió del agua y sin esperar ver la puntuación se agachó de cara a una pared y era la imagen misma del dolor. Por cierto, que la ganadora del salto con garrocha fue una americana que por muy poco le ganó a una cubana. Parecía estresada, pero al ganar fue y tomó su bandera y luego andaba tras las otras dos, que se veían alicaídas, y se notó que les indicaba que tomaran sus banderas y las pasearan con ellas. Imagino que como atletas se entendieron la norteamericana, la cubana y la rusa. Fue bonito… y emotivo. Pero volviendo al llanto, de haber sido yo un juez en la lucha a espadas donde aquella coreana perdió, llorando de manera tan devastadora por casi una hora, como que le habría preguntado a los otros jueces ¿y si repetimos la justa? Aunque, seguro, de cambiar el resultado, también me pegaría. Cosas de gente pendeja.

LLUVIA EN HUECOS

Julio César.

MUJERES HABLANDO DE… ESAS COSAS

junio 13, 2012

MAL OJO PARA PAREJAS

   Si al menos hablaran de bonita lencería…

   Hay gente a la que deberían cercar. O ponerles un bozal… pero sin implicaciones sexuales. El domingo pasado asistí a la marcha de inscripción de Capriles Radonski ante el CNE, aunque no voté por él. Bien, después de eso fuimos, como buenos luchadores demócratas, a tomar unas cervezas y comer algo; cosa a la que tiene derecho todo el que trabaja y se suda ese rabo. Qué error. Esas mujeres comenzaron a hablar de intimidades, y aunque al principio eso fue divertido como lo es todo cotilleo sobre sexo, la cosa tomó vertientes horribles. Una alegaba que ya no soportaba que el marido se le acercara porque insistía en cosas que no le gustaba. Aparentemente no le gusta el sexo oral, debe ser el sabor, y le incomoda que él insista en que se lo practique y practicárselo luego a ella. A esas alturas yo ya estaba tenso y algo alarmado. El resto le insistía que era algo normal, y lo discutían como parte de una vida sexual sana, allí en la tasca. Aunque grosero como notarán por el blog, me corto todo con ciertos temas. O será porque son amigos y nunca he pensado en ellos de esa manera. Otra contó que una vez el marido, que estaba ahí, le propuso un trío, pero no con una mujer. Ese tipo se puso rojo, mirándome, y Sonia, la desgraciada esa, estalló en carcajada preguntándole si me imaginaba a mí cuando planeaba eso. Dios, ¡fue tan mortificante! Y a pesar de que insistía en cambiar el tema, seguían, y la peor fue Lisandra, una jovencita de 23 años, recientemente integrada al grupo, quien contó que el marinovio que tenía quería darle por el culo, así mismo dijo, e insistió e insistió y fueron a un hotel y ella gritó y grito sin que pudiera introdúcesela, y que la gente tocó a la puerta para ver qué pasaba. Cuando pensaban seguir por allí, con cosas peores para ver quién de ellas tenía el peor cuento, grité que si continuaban me iba. Salí con fama de mojigato.

NO SERVIRÍA PARA JUEZ

Julio César.

TRAGANDOSE LA DEPRESION

mayo 11, 2012

MAL OJO PARA PAREJAS

   Hay que buscar cosas gratas…

   Eso de que uno siempre regresa más gordo, o panzón, después de las vacaciones es una de esas crueles verdades de la vida. No porque moleste personalmente, al menos a los hombres, sino porque siempre hay alguien que pela los ojos gimiendo “qué gordo estás”, haciéndote consiente del hecho (hay gente tan oficiosa que cruza una calle para decírtelo). En mi caso es peor, me sale panza. Y no ando de vacaciones sino deprimido. No salí de mi casa este fin de semana, encerrado en mi apartamento, cortinas echadas, autoalimentando mi depre, por suerte no tengo gatos o habría olido peor. Me viene desde que hablaron de la fulana nueva Ley del Trabajo. Nada sobre las jubilaciones de aquellos con más de veinte años de trabajo independientemente de la edad. Sabía que resultaba demasiado bueno para ser verdad, y sin embargo me pegó. Chávez ha vuelto a defraudarme, lleva como uno, o dos, o trece años haciéndolo. Por ello este fin de semana me comí todo lo que había en la nevera, helados, chocolates, salchichón, quesos, también ollas de cotufas, litros de refrescos, pedí pizza y pepitos. No podía escapar del círculo de la auto lamentación. El sábado en la tarde, oliendo a rayos, mal vestido y sin peinar, cansado de la cama, preparando más café, me decía que debía salir, hacer algo. Incluso me duché… y al salir del baño me arrojé a la cama. Tan sólo comer y mirar películas me medio distraía. Pero no tengo ninguna nueva de zombies o de asesinos tipo Masacre en Texas (esas siempre divierten). Para colmo Mario me visitó el domingo, no lo dijo pero tal vez inquieto al saberme ahí sin haber asomado la cabeza; y a pesar de mi mala cara insistió en visitarme, comenzando la charla con un: “Qué vaina con lo de la Ley del Trabajo, cuando supe que no había nada de jubilaciones me acordé de ti”. ¿Para qué gente así visita a nadie que la está pasando mal? Seguro que es de los que visita al recién operado que se siente medio quebrantado y le suelta: “ju, seguro te dejaron una gasa adentro, de eso se murió un amigo mío”.

HABLANDO DE… ESAS COSAS

Julio César.