Archive for the ‘SUCKY…’ Category

NUEVO PLATO

junio 20, 2018

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   Satisfecho.

   La tarde que nuestro héroe consiguió que su boca fuera llenada, y su garganta forzada a dar masajes y apretadas, recibiendo sobre su lengua una buena carga caliente y espesa de parte de su mejor amigo (quien dudoso comenzó a darle de su plátano), entendió cabalmente a una amiga de ambos, toda zorrona, cuando sostenía que no había nada mejor que tener una al alcance para llenar los ratos.

   -Joder, amigo… –jadeó el otro, bufando.- ¿Es lo que esperabas, te gustó?

   -Mucho.

   -¿Cómo para repetirlo mañana o para… darme dentro de un rato el culo? –le guiñó un ojo, provocándole una risa nerviosa, todavía de rodillas, los labios brillantes de esperma y saliva.

   -Mejor nos vemos mañana, ¿no?

   ¿Tíos jóvenes que se ponen traviesos juntos? Bien, ¿por qué no probar algo nuevo? Especialmente cuando se tiene HABILIDAD CON LA LENGUA.

Julio César.

SIN COMPLICACIONES

mayo 17, 2018

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   ¿No parece emocionado por las atenciones?

   El carajo toma en sus manos, y boca, el enorme asunto, decidido a trabajarla con entusiasmo, sin inmutarse por las anteriores bromas de ese compañero de equipo deportivo que se burlaba y lo puyaba porque había escuchado por ahí que las tragaba en los vestuarios y tras las gradas a quien pasara. Y, bueno, sí, lo hacía, por ello reconocía cuando una se alebrestaba bajo las ropas por la idea, así su dueño pretendiera no notarlo. Y si le gustaba, y estaba de ganas… Bien, ¿por qué negársela a sí mismo, cuando bien podía sacarla y degustarla? Disfrutando de los chillidos de asombro del otro, de su cara de sorpresa, incluso de la amenaza de grabarle y mostrarlo, de sus jadeos y embestidas, porque siempre lo hacían… Y, a los días, borrada la filmación, llegaba la velada búsqueda de otra invitación a que se la chupara, casi con ruegos, los “vamos, pana, dame una rapidito que la tengo dura y tensa”. Y como ya se estableció que el tipo y la mole le gustaban, ¿por qué no dársela?

NUEVO PLATO

Julio César.

DULCE DEBILIDAD

marzo 10, 2018

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   Una boca, ¿tan sólo una boca?

  Ronronea mientras experimenta todo aquello. Joder, se había dicho que nunca más, ¡era un macho, carajo!, pero cuando ese maricón llegaba… Odia al grandísimo imbécil ese, que se aparece sonriendo inocente, pero con mala intensión porque lo sabe débil de carne, aunque se le ponga bien dura tan sólo con la expectativa. ¿Cómo imaginar que recaería una y otra y otra vez con ese panita del colegio? Nadie nunca le dijo, ni siquiera todas sus pasadas novias cuando reacia se lo hacían… lo bien que se sentía tener una bien tiesa y palpitante sobre la lengua. O lo rico y cremosos cuando estallaba.

SIN COMPLICACIONES

Julio Cesar.

MOMENTOS DE SANA EVASION

octubre 31, 2017

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   Cuándo hace falta, hace falta…

   ¿Qué hacia aquel súper macho por las tardes, después del almuerzo? Cansado de mantener la postura frente a los amigos, mujeres de la fábrica (que esperaban que las atacara y enamorara), y su propia esposa, se daba una escapada para dejar salir su flor interna, para que llevara sol un rato y se bañara de rocío. O de esperma. Nunca se dejaba ver, pero ya muchos en aquel oscuro sanitario del centro comercial sabían que había un tipo que todas las tragaba, y acudían, gay, héteros o curiosos, como moscas a la miel. Siempre era bueno saber dónde se movía y divertía un chupador de aquello. Era lo ideal, unos querían ser exprimidos, el otro exprimir todas las que pudiera o necesitara antes de regresar a su existencia de macho duro entre los rudos.

DULCE DEBILIDAD

Julio César.

REALIDAD

agosto 24, 2017

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   Una cosa piensa el burro…

   …De enorme pieza, y otra el arreado. Mientras sube y baja, gruñendo, babeando, blanqueando los ojos, los amigos, que saben de esta pequeña debilidad al perder el control al tomar dos cervezas (cosa de lo que todos se aprovechan por muy machotes que sean), se gozan en la idea de abusar de su garganta, clavándosela toda, obligándole a actuar como el faltón que ahora le saben. La realidad es que finge perder el control, así les deja hacer y decirle lo que quieran, todo lo que les provoque, porque ese es el camino a su felicidad. Y lo cubre palmo a palmo con sus labios y se lo trabaja con la garganta, para experimentar la dicha de tomar lo que en verdad, verdad, necesita y desea.

MOMENTOS DE SANA EVASION

Julio César.

EL ENCANTO DE LO FORANEO

junio 6, 2017

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   Y eso era, dos veces, cada día del Señor…

   El joven campirano es muy consciente de ello, así como las manzanas del patio ajeno sabían mejor, la leche ordeñada a las visitas que acudían al campo para desestresarse cada domingo, era más sabrosa que la de los naturales de la región. Y vaya que tenía experiencia para asegurarlo con razón.

REALIDAD

Julio César.

NADA COMPLICADO

abril 1, 2017

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   La simplicidad de los hombres…

   Sin ninguna hipócrita vergüenza, sin disimulos ni estresarse. Como es la vida de tipos comunes. Uno quiere, el otro también, incluso más, con la boca hecha agua viéndolo agitarse en ese patio del colegio a donde fueron a una junta de padres y representantes de kindergarten. Tan sólo las ganas y una gloriosa, poética y fácil entrega…

   -Vamos, trágatelo todo, perra.

EL ENCANTO DE LO FORANEO

Julio César.

CHICOS DE PUEBLOS

marzo 16, 2017

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

   ¿No es lindo salir con amigos?

   Jóvenes tíos de zonas apartadas donde la vida es como en todas partes; atletas de la escuela, amigos de infancia, con tardes de sábados en picnics con las novias, quienes con otras se apartan para ver esto y aquello, y como el momento se da, llega una ocasional mamada, lenta y disfrutada, bajo el sol de la tarde, barridos por la brisa de ese campo abierto, los pájaros trinando alegremente mientras se oye a lo lejos el griterío de los niños jugando cerca del lago. Una simple tarde en la vida de dos carrizos que no se complican. Aunque muy parecidos, también diferentes entre sí: uno ama ser atendido, le emociona verse tragado y con mano firme lleva a su amigo en ese camino; el otro ama saborearle así, aplicándose en la tragada. Gente que vive bien, que se encuentra y se complementa.

NADA COMPLICADO

Julio César.

SANITARIOS DE CUIDADO

febrero 25, 2017

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

chicos-urinarios-y-chupadas

   Eran peligrosos…

   Se dijo el hombre, en medio del salón en penumbras, apestoso a orina rancia, conteniendo un jadeo, estremeciéndose, mientras su alumno, ¡uno de los suyos!, iba y venía entusiasta, después de reconocerle con una gran sonrisa cuando entraba. “¿Buscando acción, profesor?”, cayendo sin decir más frente a sus caderas. Tan sólo así, como ya había escuchado que hacían, de boca de otros hombres de la zona. Eran capaces de matar a cualquiera, esos muchachos, dejándole totalmente seco, piensa alarmado. ¡Qué golosos que resultaron!

CHICOS DE PUEBLOS

Julio César.

EL TWINKIEMAN

febrero 14, 2017

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

alex-marte-alimenta-a-un-tio-goloso

   Insaciable…

   En el mundo de los negocios, todos cargaban sus máscaras de guerreros, como este amigo. Por fuera un fiero ex marine de gran aspecto, acostumbrado a todas las vicisitudes, por dentro un gatito hambriento de su leche fresca y caliente. No podía resistirse a ella cuando veía un poderoso empaque lleno y bien presentado. Miradas y sonrisas, algo que no decía, les indicaba a los donadores que andaba sediento… y ninguno se negaba a dejarse ordeñar. Mientras buceaba, atrapaba y chupaba, así se comparaba; que ese tetero era como él: duro y fiero por fuera, cremosito por dentro.

SANITARIOS DE CUIDADO

Julio César.

NOTA: Alex Marte, el muchachón es vistoso, ¿no?

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

junio 8, 2016

LEY NATURAL

GOLOSO

   Veamos qué se le llena primero…

   El chico no puede dejar de ronronear mientras toca y palpa, como para terminar de convencerse de que todo aquello es cierto, y sorbe agradecido y con avidez de la punta de la chupeta. No acostumbraba a irse con extraños a quienes conocía por pura casualidad en un baño, pero cuando lanzó una mirada, accidental, al tío que meaba a su lado hubo algo que le gustó y quedó atrapado. Por ello, enrojeció de vergüenza cuando el otro, sonriendo, le tocó la cara con “esa” mano y le dijo “te ves hambriento, vamos, tengo una pieza cerca y allí podrás comer”, le siguió. Pero, en serio, ¿qué debió hacer? Justo eso.

EL TWINKIEMAN

Julio César.

ALIMENTANDO LA CONVIVENCIA

mayo 12, 2016

LEY NATURAL

ALIMENTANDO AL HAMRIENTO

   Ya le había encontrado el gusto a la situación.

   Cuando su mujer no estaba, el cuñado le gritaba desde la mesa de la cocina, las tres veces del día si estaban en el apartamento: “La comida de la perra está caliente y servida”. Y casi meneando la cola se arrastraba bajo la mesa y se alimentaba. ¿Cómo le llevó a eso ese muchacho odioso? Ni él mismo lo entendía. Sólo que se ponía caliente y duro en cuanto Martina salía para la empresa, salivando en anticipación, jadeando casi con la lengua afuera, hasta que el otro silbaba llamándole y gritando: “A comer, perra”.

PRIMERO EL OJO QUE LA BARRIGA

Julio César.

MENTOR

abril 13, 2016

LEY NATURAL

NEGRO TRAGON

   Enseñar siempre es un placer…

   -Eso es, muchacho, atrápalo todo y sorbe la vida. –le indica el hombre maduro, sabiendo que era su obligación hacerlo aunque muchos no lo vieran así.

   En cuanto su hijo llevó a ese amigo a la casa, para presentárselo a su hermana Carla, lo supo faltón. Hambriento de nuevas experiencias, nuevas sensaciones y sabores que sólo encontraría entre las piernas de un hombre. No fue difícil llevarle a eso, a vencer sus primero miedos. Ahora, cuanto todos salían, llegaba y caía. El sonido de la puerta lo distrae de las chupadas y horrorizado descubre a su amigo allí, viéndoles divertido.

   -Tenías razón, papa, qué faltón. –ríe, produciéndole escalofríos al más joven.

   -Al fin llegas para la nueva lección. –gruñe el hombre mayor, luego mira al tipo.- Es hora de expandir aún más tu mundo; así como hice con tu boca haremos con tu culo.

   Si, era deber de todo hombre llevar a los sumisos a la gloria del servicio.

ALIMENTANDO LA CONVIVENCIA

Julio César.

NOTA: ¿Técnicas?, la del fornido y atractivo deportista que atiende a su colega en el corto video. Tocar sobre suspensorios tiene su magia, también el trabajito oral, pero el detalle es el dedo. Así como un pulgar alzado te puede llevar a otro lugar, uno bien usados abre otras puertas. De eso trata ADIESTRANDO

MUY AGRADECIDO, MUY AGRADECIDO

enero 16, 2016

LEY NATURAL

DANDO DE COMER AL HAMBRIENTO

   Tan seguro de sí que se despoja de sus ropas…

   Nunca podría reconocerle lo suficiente a ese hombre que encontró un día en ese baño público, pillándole dándole una mirada entre las piernas cuando orinaban, y que tomándole por un brazo, como si fuera lo más normal del mundo, le arrastró a un privado para que le diera una mamada. Eso le impactó, casi le asustó, pero no pudo ofrecer resistencia, cayendo y saboreando el acre momento. Y lo hizo con ganas y entusiasmo pasados unos segundos. Nunca imaginó eso, no que lo hiciera porque llevaba tiempo preguntándose cómo sería, sino que le gustara tanto. Ahora, cada medio día, después del almuerzo en la construcción de la Torre A, corre a ese sanitario a comerse su postre, dulce de leche. No, no podía agradecerle lo suficiente por guiarle con paciencia, entrenarle con preocupación, el decirle qué hacer para brindar placer. Esos grandes músculos sosteniéndole eran garantía de que no se detendría hasta que fuera el mejor tragón de la zona.

MENTOR

Julio César.

CONSIDERADO

noviembre 10, 2015

LEY NATURAL

UN TIO, UN HUECO, CARNE Y LECHE

   Y lo hacía dos o tres veces por semana.

   -Querida… -la llamó por teléfono, entre jadeos, unos que contenía a duras penas, ojos brillantes viéndola pulsar frente a sus ojos.- No te preocupes por prepararme nada de cenar. Aunque el lugar está lleno como siempre, encontré un huequito en la cafetería y estoy comiendo. Prácticamente tengo la boca llena. Si, cariño, algo caliente y nutritivo. Carne, tu sabes que es lo que más me gusta. –todavía tuvo el descaro de sonreír, antes de cortar la llamada y regresar a la mamada.

MUY AGRADECIDO, MUY AGRADECIDO

Julio César.