Archive for the ‘TE IMAGINAS…’ Category

OCASION

febrero 2, 2017

LA AMISTAD CAMBIA

atado-en-suspensorio-listo-a-usar

   Hay quienes se toman las cosas muy en serio…

   Todavía jadeante, conteniendo los sollozos, Curtis bala en voz baja, como un chivito, esperado que alguien acuda a las solitarias instalaciones deportivas y le libere. Su equipo, amigos y conocidos, había retado a unos sujetos a un partido de básquet, y fuera de jugar duro y sucio, se burló de estos, bastante, en la cancha. Luego, mientras el resto iba las duchas, para comenzar después con la bebedera de caña, él se había retrasado hablando con una jovencita que le buscó conversación. Pero era una trampa, esta era la novia del capitán del equipo contrario, que lo distrajo para que cuando fuera a los vestuarios estuviera solo, ya que los panas habían terminado y le esperarían donde siempre. Entre los siete que componían el equipo contrario, dos de reserva, le gritaron, empujaron, abofetearon y redujeron. Le desnudaron lo suficiente, lo que les interesaba, y le ataron, inmovilizándole de lo lindo, entre risas y amenazas de cortarle partes. Así que no sólo su entrada secreta, sino su boca, fueron usadas. Y allí le dejaron, derrotado, apesadumbrado. Ahora se tensa al escuchar pasos, y mirando sobre un hombro ve a Lewis, el sujeto cuarentón, recio y de piel negra, que aseaba el lugar, junto a un amigo de este también de piel oscura, que se sorprendieron al encontrarle de esa manera. Lloroso les contó parte de lo que le pasó, la chorreada que manaba suspensorio abajo relataba lo demás, a ese tipo a quien nunca trató bien.

   -Caramba, doctor, miren que le han pasado cosas. Se nota que anda de malas… -termina Lewis, intercambiando una mirada con el amigo, riendo, comenzando a despojarse ambos de sus monos de trabajo.- Imagino que no le importará una más. O dos.

Julio César.

DUENDECILLO CAUTIVO

diciembre 17, 2016

LA AMISTAD CAMBIA

el-xxx-ayudante-de-santa

   ¿No se ve todo dulcito?

   Cuando el alto, musculoso y barbudo leñador entró a su cabaña, después de retar una salvaje ventisca que le tendría incomunicado en esas montañas hasta el deshielo de primavera, se sorprendió de encontrar en su sala a ese dulce chico, que parecía tener algo de frío. A la pregunta de quién coño era, este le respondió que uno de los ayudantes de Santa, que revisaban la lista de los chicos buenos. Conociendo el cuento que decía que esos seres podían hacer eso en las montañas, aparecer y desaparecer usando sus casacas mágicas, rápidamente se la quitó, aprovechando la rapidez del ataque, su tamaño, fuerza y lo intimidante que era. “Pues te equivocaste, bebé, aquí sólo hay un tío muy malo”. Y alzándole en peso, como ocurriría durante los siguientes meses, le llevó a su mullida cama de gruesas y cobijadoras sábanas, frente a la chimenea. Fue fácil, después de la sorpresa y una breve pelea, el hermoso ser mágico descubrió nuevos placeres entre sus brazos. Y fue fácil alimentarle, sólo necesitaba de buenos deseos, como Campanita, algunas galletas y leche caliente. Y él tenía mucha, mucha leche que ofrecerle.

OCASION

Julio César.

LA DIARIA REQUISA

mayo 19, 2016

LA AMISTAD CAMBIA

CULOS CALIENTES

   ¿Se imaginan?

   -Esto es el colmo. –ruge con un vozarrón impresionante e intimidante el entrenador, un rudo sesentón, aunque sólo consigue las carcajadas de los muchachos del equipo de baloncesto.- Maricones, ¡no reirán cuando les meta los dedos por el culo! –amenaza, rodando los ojos tras ellos mientras les oye reír aún más, al tiempo que intercambian miradas entre ellos.

   Son colegas y amigos, heterosexuales algo tremendos, que saben de la maña del entrenador de oler calzoncillos y suspensorios mientras están en las duchas; saben que mientras les amenaza por el encendedor perdido, debía tener la boca seca y los ojos puyudos en cuanto todos bajaron sus atuendos deportivos quedándose en ropa interior, para que los revise buscándolo. Era… perversamente divertido para ellos bajarse los pantalones y enseñarles sus magníficos, redondos y musculosos culos a ese carajo grande, velludo e intimidante, con el cabello corto al estilo militar, gris y cano, que respiraba pesadamente ante la visión ofrecida a sus ojos… y manos. Le escondían cosas para enloquecerle, y cuando insistió en revisar a uno, la primera vez, todos, fingiéndose ofendidos alegaron que todos caían bajo sospechas y mostraron sus trapos íntimos, algo que casi le provocó un infarto al hombre. Los revisó lentamente, tocó con ambas manos, metió una entre las piernas, palpando pelotas sobre las suaves telas, apartó un poco esos calzoncillos, a veces medio se agachaba y…

   En ese momento, medio inclinándose frente al primero, al que ha tocado ya bastante, casi sufre una embolia cuando este, riendo, echa el trasero hacia atrás, rozándole la nariz…

  -Señor, si desea encontrar lo que quiere, busque bien ahí…

DUENDECILLO CAUTIVO

Julio César.

UNA PELEA A DENTELLADAS

febrero 24, 2016

LA AMISTAD CAMBIA

UN LACTANTE CALIENTE

   ¿Te imaginas estar allí?

   La pelea entre esos dos en el circuito clandestino de lucha extrema había sido esperada ansiosamente por multitud de sujetos ávidos de violencia y sangre, ya que se odiaban; un campeón enfrentando a un retador emergente que le había gritado ante todos que terminaría jodiendo “al tetón” ese. Aunque la verdad es que la cosa no había pasado a mucho en un primer asalto donde el retador, mirándole de manera intensa, le derribó y se ataron con brazos y piernas sobre la colchoneta. En el descanso, ese sujeto no podía apartar los ojos de los sudorosos y enormes pectorales del todavía desafiante campeón, esos pezones grandes le trastornaban. Cuando la campana sonó fue hacia él y con un movimiento rápido tomó a todos por sorpresa, comenzando por el campeón. Su mano derecha, grande, fue al pectoral izquierdo del otro, mientras le cubrió la tetilla derecha con la boca. Todos lanzaron un gemido de sorpresa. El campeón se paralizó y cuando quiso actuar esa boca succionó de manera intensa y la lengua aleteó eróticamente sobre su enorme pezón… y perdió. El campeón cerró los ojos y gimió mientras el retador mamaba de su pecho. El retador lengüeteó y mordió suave la sensible tetilla, todos vieron sus dientes, todos oyeron al campeón gemir y echar su pecho hacia adelante. Cuando las pitas, carcajadas y comentarios soeces por fin penetraron en su mente, el campeón quiso alejarse, pero dos fuertes manos entraron dentro de su pantaloneta, atrapándole los glúteos expuesto por el suspensorio, todos mirando. Aún así quiso apartarse empujándole sin fuerzas, gimiendo por las succiones de ese carajo a su pezón… cuando el árbitro atrapó el otro con su boca caliente, chupando también. Si, estaba jodido… O lo estaría dentro de unos minutos a manos, entre otras cosas, de esos dos hombres. Y frente a su público.

LA DIARIA REQUISA

Julio César.

NOTA: Quedó largo, lo siento. Intento escribir corto pero las ideas salen como les da la gana.

NOTA 2: Hay una historia que llevaba, continuada, que muere por falta de interés. Ya notarán cuál. O no.

ESPERADAS REUNIONES FAMILIARES

febrero 15, 2016

LA AMISTAD CAMBIA

UN ARDIENTE DUCHA PARA TRES

   Todo era bonche…

   Un chico tiene dos cuñados mamarrudos, viriles y atrevidos, que le saben algo delicado de afectos a pesar de las novias que les presenta. Cada uno, por su lado, se le exhibió, le metió mano y le dejó tocarlos. Y lo llenaron, rudo y duro… de amor. Luego cada uno supo del otro, y ahora, cuando la enorme familia se junta para algún evento especial, cumpleaños, bautizos, bodas o funerales, encima le caen a dúo. Verles llegar le hacía jadear, los dos todos sonreídos, masculinos, sabiendo que le afectan. Y buscaban el momento, le llegaban los dos y se lo montaban. Si las duchas eran gozaderas, las noches, cuando compartían una cama estrecha, tres fornidos carajos de cuerpos duros, jóvenes y calientes, dizque para facilitar que las mujeres duerman con los niños, la cosa era una verdadera fiesta.

UNA PELEA A DENTELLADAS

Julio César.

LA AMISTAD CAMBIA

febrero 1, 2016

ALCANZANDO EL SUEÑO

TERNURA ENTRE MACHOS

   …Transforma…

   Cuando a la peligrosa zona en guerra llegó el nuevo mercenario para unirse a las legiones extranjeras, el Teniente se impresionó con su chispa y picardía. Sus conversaciones eran inteligentes, retadoras, divertidas. Pronto fue su chofer y todos notaron… como crecía la amistad. El Teniente le llevaba a cenar, guiándole con una mano en la baja espalda al entrar al comedor hacia la mesa más apartada, le daba de sus cigarrillos, le regalaba colonias, se daban empujoncitos que les mantenían de hombros unidos. Si pasaban dos días sin verse se saludaban con abrazos, el Teniente rodeándole la cintura casi desesperado y estrechándole mientras el otro sonría esponjado, frotando el rostro del cuello del oficial. Cosa que fe volviéndose corriente, se saludaban así en cuanto se veía, a veces varias veces al día. Era aparecer el Teniente y sus manos ir al cuerpo del otro, su nariz recorriéndole del cuello al cabello, los labios rozándole la cetrina piel, el subordinado cerrando los ojos, sonriendo. Y evolucionaba, el Teniente llegaba y le encontraba sin camisa, y mientras se le pegaba detrás, dándole uno que otro besito en una sien y le tocaba el torso, masculinamente, claro, aunque los pezones endurecían, le preguntaba por la novia. El otro, ronroneando, meciendo su trasero hacia atrás, frotándolo, le respondía que bien, que cómo estaba su esposa. Era intimidad entre machos amigos… como los largos besos lengüeteados con los cuales se despedían ahora. Sin importar quien los mire.

ESPERADAS REUNIONES FAMILIARES

Julio César.

NATURALEZAS QUE CHOCAN

enero 13, 2016

ALCANZANDO EL SUEÑO

MACHOS EN SUSPENSORIOS EN LOS VESTUARIOS

   Encontrando un día a su macho.

   Mientras gime y menea el trasero bajo el ataque de los dedos, el joven atleta todavía sigue diciéndose, y diciéndole al otro, que no es gay, que no le gusta eso, pero este no se detiene. No sabe por qué, pero cuando ese carajo, el jugador nuevo llegó no pudo dejar de mirarle, sintiendo las mejillas calientes. Calor que se regó por todo su cuerpo cuando este se volvió como sintiéndole, como si supiera que le miraba. Y ya no pudo apartar los ojos, él cada vez más sofocado, el otro viéndose más y más seguro de sí, con una mirada de “con que si, ¿eh?”, que no entendía. Recuerda que hablaba con dos de los chicos cuando se le acercó, por detrás, pegándole la pelvis del trasero, firme, de manera inequívoca. Sorprendiéndole,  a todos en el vestuario, a decir verdad. Era tan extraño que los presentes no parecían capaces de decir algo, ni siquiera él. Intentó alejarse, ese tipo le exponía a la maledicencia frente amigos y colegas, pero temblando no pudo moverse, ni siquiera cuando comenzó a frotar decididamente el entrepiernas de su trasero, notando la dura pieza.

   Lanzó un ronco y débil no, que se perdió cuando las manos firmes y grandes le atraparon los bíceps y comenzaron a subir y bajar, acariciándole los brazos, luego la panza bajo la franela. No podía resistirse, el frote atrás, las manos que lo recorrían le tenían sin fuerzas a pesar de que era plenamente consciente de que les miraban y todos iban apartándose como dándoles espacio. Gimió otro no cuando sintió la mano que fue a la parte posterior de su pantaloneta, bajándola, y fue obligado a caer sobre manos y rodillas, y ese tipo, pantaloneta abajo, mandarria arriba, le obligó a encararlo. No pudo o no quiso presentar resistencia y lo peor fue oírle cuando sus labios rozaron la suave superficie: “se te mojó con sólo vérmelo, ¿verdad?”, y los dedos corrieron sobre su espalda y tocaron, abrieron y penetraron. Los susurros de los presentes subieron en volumen, allí estaba el hermano de su novia, pero no podía importarle menos ya, cuando contribuía a abrirse esperando su regalo. En el fondo todos entendían que un macho había encontrado a su marica y que eso debía ocurrir.

LA AMISTAD CAMBIA

Julio César.

NOTA: Ah, suspensorios. Tienen su propia magia. Imaginan a un tipo muy joven, un atleta saludable y guapo, y totalmente pussyboy. Que sueña con verse rodeado de tíos que lo tocan, lo usan, él cayendo sobre ellos, tomando con apetito lo que le ofrecen. La dicha para el joven calienta braguetas, pues. Es un video que encontré, y borraré, por lo que lo subo al otro blog para hacer espacio. Es caliente y de verdad me sorprendió; ese muchacho se ve hambriento, no, necesitado de hombres. Los busca y lo disfruta. Me aseguran que es porno gay argentino, si lo es, les quedó genial. Si les interesa vayan a: CHICOS, SUSPENSORIOS Y GANAS

EQUIPADO PARA EL TRABAJO

noviembre 28, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

SEXY TIO EN TANGA Y CON POPPERS

   Ya no recuerda como era antes.

   Todavía ronroneando, chasqueando la lengua para bajar los restos de lo que Néstor y Alberto le dejaron en la boca, se adormila. Ya no piensa en cómo ha cambiado su vida. Medio cuarentón que trabaja en su casa, recién divorciado, con un hijo comenzando la universidad, con planes de conocer miles de nenas, ahora esperaba por los chicos, los amiguitos de su hijo. Le habían cebado. El primero de ellos que conoció, Jacinto, le pilló mirándole más de una vez, claro, nunca creyó que alguien tan joven pudiera tener tantos músculos. Luego quedó casi petrificado mirándole el entrepiernas cuando le encontró viendo una porno en la sala, donde pasaba la noche, tanto que el chico le preguntó si quería ver y tocar. Se negó y resistió, pero no dejó el sofá hasta que el otro le hizo tragarse sus… negativas. Y se le metió por el camino culebrero. La noticia se corrió y todos los chicos del cercano campus vienen cuando están estresados, desatendidos por sus novias o con ganas de darle palo a la mata, y le usan. Entre porros, cervezas y afrodisiacos vive flotando. El chico, o chicos de turno llegan, se desahogan, le obligan a colocarse algunas de esas tangas masculinas que le llevan y le dejan allí, con los Poppers a la mano, listo para que el que llegue se sirva.

   -¿Papá? –le parece escuchar, y abre los ojos, sonriendo confuso, pero el chico acerca el frasco abierto a sus fosas nasales.- ¿Qué tal uno rapidito?

NATURALEZAS QUE CHOCAN

Julio César.

LOS DERECHOS DEL MACHO CASADO

septiembre 18, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

USADO POR EL CUÑADO

   Ya lo tenía planeado.

   Cuando se casó con Mariana, todos le dijeron que era una locura que dejara mudarse a Rubén, su cuñado, con ellos. Pero el tipo era un sujeto listo, agresivo, machote y dominante. Su libido siempre le atacaba, controlaba y le gustaba darle gusto cuando fuera. Sabía que el cuñado era, si no marica, si medio influenciable, y que cuando su mujer saliera o no pudiera cumplirle, este le serviría.

   -¡No soy marica! –gemía el chico ante el abuso del hombre metiéndose en su cuarto, o tomándole en la cocina o el baño; quejándose subiendo y bajando, apretándole con fuerza.

   -Sí, claro, pero no te detengas, date como te gusta, con ganas, pana. ¡Si te vieran tus compañeros de boxeo!

EQUIPADO PARA EL TRABAJO

Julio César.

COMULGANDO CON LO NATURAL

agosto 30, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

AMIGOS GAY

   Un domingo cualquiera…

   ¿Entenderían o condenarían las esposas esa necesidad de apartarse por un rato de todo el mundanal ruido, de la idea del retronó al trabajo al otro día, y compartir un instante de calidad con un panita del alma en la quietud de la espesura, un fuego chisporreante ardiendo, recostados del auto mientras alivian tensiones y sacian ganas de libertad, con las aves cantando, el sol tiñendo el cielo, una fría brisa levantándose, las doradas hojas del otoño cayendo?

LOS DERECHOS DEL MACHO CASADO

Julio César.

PRESTADO

julio 19, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

AL HOMBRE LE BAJAN LA TANGA

   Y no se lo esperaba…

   -No, no, suegro, ¿qué hace?

   Leticia, llegando antes del trabajo, oye los bufidos e intrigada se acerca al dormitorio de sus padres, casa donde vive con Raúl al no poder conseguir techo. Oye la risa escandalosa y burlona de su papá, y cuando se acerca ve agitarse las piernas de su marido. Dos manos distintas luchando con la tanga, la de Raúl subiéndola, la de su papá bajándola.

   -No se haga el estrecho, muchacho, viene con su diminuto hilo, me paseas ese rico trasero por la cara, me levantas el ánimo, duro, se sienta sobre él… ¿y ahora no quiere más? –la mujer mira esas piernas con furia.

   -¡Raúl, ¿qué haces con mi pantaleta nueva?! –le reclama asomándose, y eso a pesar de encontrar al marido casi clavado en el duro ánimo de su papá.

COMULGANDO CON LO NATURAL

Julio César.

EL LOCO VIDEO DE LA SEMANA

junio 3, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

VELLUDO Y SEXY

   La gente se vuelve artísticamente erótica…

   En hombre ignora, mientras la piel le arde filmándose, que aunque cree llevarse lo grabado, la cámara transmite mientras se está acariciando y que incluso hay acercamientos cuando le da la espalda y mete un dedo. Su sobrino le espía y lo goza subiéndolo a su página los videos. ¿Qué cómo lo goza?, enviándoselo a sus amigos y a conocidos del maduro y viril tío, y con los pantalones en los tobillos, manoseándose cuando le ve usar a fondo ese dedo mientras gimotea. No había quien se resistiera a una cámara sin hacer una locura, por eso la dejaba allí. Sonriendo, el joven se pregunta qué ocurriría si mañana, “descuidadamente”, dejara por ahí un juguetito olvidado. Lo usará, lo sabe, se lo ve en los ojos, las ganas, la necesidad que tiene de vivir y experimentar más.

PRESTADO

Julio César.

CITA DEL DIA DE LOS ENAMORADOS ENTRE CHICOS

febrero 14, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

AMOR JOVEN

   Todo era lírica.

   Cuando Fabricio le pidió que salieran juntos ese Día de San Valentín, al catirito Nigel casi se le sale el corazón. Por fin ese chico al que miraba en las prácticas y con quien coqueteaba de lejos, se le acercaba. Eran dos estudiantes del Medio Oeste, todo gasto muy ajustado, así que fueron a ver una película mala, de piratas, que le pareció genial mientras se tomaban de las manos y tragaban palomitas de maíz; comieron dos hamburguesas grasientas en un atestado McDonald’s, donde se miraron como bobos por encima de la mesa, recibiendo uno que otro empujón por sus espaldas, ¡eso estaba full! Con la caída de la noche llegó el paseo tomados de las manos bajo la luz de la Luna… en los estacionamientos de las residencias, y sobre la grama se tomaron una botellita de lavagallos barato que llevó Fabricio. Al calor del alcohol, la edad y las ganas se besaron, se tocaron, y Fabricio, voz baja y seductora, mordisqueándole el labio inferior, acariciándole la panza bajo la camiseta, le pidió una prueba de amor que a oídos de Nigel sonó a poesía: “chúpamela, dame el culo”. Y allí, en el oscuro y sucio sanitario consumaron su amor joven, que pudo ser mejor si no llega uno de los vigilantes que golpeando con el garrote sobre la puerta les grita:

   -Ah, pero qué bonito, coño. ¡Búsquense un motel! –y la idea prendió.

EL LOCO VIDEO DE LA SEMANA

Julio César.

NOCHES DE ATLETAS Y TANGAS

febrero 3, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

ATLETAS Y TANGAS

   En los vestuarios, con sus tangas, se alebrestan.

   Imaginen, deportistas famosos, tal vez Ronaldo, Bale, Iker o Sergio Ramos, agresivos y muy masculinos jugando en los vestuarios, todos mostrando sus cuerpos con orgullo y algo de vanidad. Y cuando viajan deben compartir cuartos. A veces hasta cama. Y uno de ellos, tanga rosa, va quedándose dormido y a su lado el otro todavía da vueltas, se medio inclina a su lado y le llama preguntándole si duerme. Tanga rosa casi en el sueño no responde, pero despierta totalmente, aunque no lo demuestra, cuando en medio de las penumbras y del silencio de la noche una mano grande, fuerte y callosa cae sobre su abdomen, acariciando quedo, recorriendo, subiendo y frotándole de un pectoral al otro, pellizcándole los pezones, para bajar, cayendo sobre la rosa y chica tela. Le oye tomar aire ruidoso cuando le atrapa en un puño su palpitante dureza bajo la prenda. Apretando y soltando, sobando. Finge dormir, intenta no estremecerse, no agitarse o gemir, pero casi no puede cuando la ruda mano se mete dentro de la tela, atrapa y el puño sube y baja, sube y baja, una y otra vez, rítmicamente. Se la trabaja cuando cree que duerme, pero al otro día sería difícil fingir no darse cuenta de las dos prendas interiores manchadas.

CITA DEL DIA DE LOS ENAMORADOS ENTRE CHICOS

Julio César.

LAS FIESTAS QUE NO ACABAN

diciembre 1, 2014

ALCANZANDO EL SUEÑO

UN CHICO BUSCA AMOR

   Los chicos siempre tan traviesos…

   Imagina una fiesta de fin de año en la casa de un amigo del colegio cuyo padres están de viaje, con la explicita prohibición de tomar caña, pero que, claro, todo el mundo lo consume. Borrachín y acompañado de un grupito de los más íntimos te quedas hasta tarde y te toca quedarte a dormir en el dormitorio de su hermano, quien también ha estado tomando y que cuando entras, boca abajo, culo alzado, te sonríe y dice que quiere jugar… ¿qué te queda? Hacerte el difícil para que te ruegue y lloriquee, para que se ponga más caliente, mientras le das las gracias a la vida que te tocara justo en ese cuarto. Sabiendo que al lado duerme tu mejor amigo, que ni sospecha lo calentorro e inventivo que es su hermanito.

NOCHES DE ATLETAS Y TANGAS

Julio César.