DESPISTADO

febrero 5, 2015

ESTRATEGIA

MUSCULOSO EN MINIMA TANGA AZUL

   El cuñado me llama para contarme algo de mi hermana… y ni idea de lo que dijo. Estaba distraído y no por la playa.

PARA EL ORDEÑO

Julio César.

DISCIPLINA EN LA OFICINA

febrero 4, 2015

CONVERSACIONES OBREROS-PATRONO

LA TABLA DEL PAPI

   -¿Dañó la impresora? Maldita sea, Gutiérrez, ¿cómo puede ser tan inepto? Bien, ya sabe lo que le espera.

COSTUMBRES DE ALGUNOS

Julio César.

LOS FANS DE BUBARELA

febrero 4, 2015

¿OTRA DE HALLOWEEN?

LOS AMORES DE ELVIRA

   -Tengo un hueso largo para ti.

   Cómo me reí viendo esta imagen de la presentadora de películas macabras, Elvira (Cassandra Peterson), o Bubarela, como la llaman en los Simpson. Y disfruté mucho de su película, Elvira, La Dama de la Oscuridad, donde va a cobrar una herencia que le quieren robar; hay una escena donde quiere meterle mano a un tipo grande y ocurre un apagón, ella ronronea y dice algo como “es tan grande”, y justo vuelve la luz y lo que tiene en las manos es una boa. ¡Cómo gritó y cómo reí! Definitivamente la damita de la oscuridad le llevaba una buena morena al Guardián de la Cripta, ¿no?

GRACIAS A DIOS ES VIERNES… 13

Julio César.

LA VENGANZA DE MATILDA

febrero 4, 2015

EN LA DEFENSA DE SU MARIDO

UNA CHICA Y TRES VERGAS

   Lo que hacía por orgullosa.

   Mientras gime y se estremece mecida por todos esos hombres que la llenan con sus masculinidades inflamadas, su coño abierto al límite, Matilda se resiste a dejarse vencer. Sería muy fácil montarse sobre dos de esas piezas, saborear la otra y perder de vista sus metas como si fuera una simple calentorra que lo hacía por ociosa; en este caso estaba pagando el condominio, la electricidad y la cuenta del abasto. La pobre chica a veces piensa que se pierde, que ya no controla su vida. Rebelde, abandonando sus estudios, se casó con Geraldo aunque todo el mundo le dijo que ese hombre no servía para un coño, especialmente sus padres, pero eso la hizo más obstinada. Y aunque era cierto, Geraldo no valía medio de mierda, ya no podía echarse atrás porque su papá la había sentenciado: “Ya regresarás con el rabo entre las piernas”. Por eso no pudo dejarle, para no darle la satisfacción a nadie.

   -Ah… esta puta siempre tiene este coño caliente. –ruge el tío que se la empuja.

   -Y parece hambrienta. El marido como que no la atiende. –agrega otro, siendo tragado por la dulce boca.

   -Bien, para eso estamos nosotros. –ríe el tercero.- Vamos, nena, sabes que la quieres… ¡Ohhh! –esa boca era tan golosa.

   Dejada a su suerte por un marido inútil que no quería trabajar y luego se puso a estudiar Arte, donde sólo se acostaba con sus profesoras por notas, a la joven no le quedó otro remedio que atender las deudas de la casa. Para que el viejo auto funcionara, sobre el capote el mecánico se lo ajustaba todo metiéndosela por el culo. Cuando una tubería se atascaba, los dos plomeros le destapaban por ambos lados a un tiempo, ella gritando entre los dos, su culo y coño goteando. Y así. Al inútil de Geraldo le sorprendía que pudiera con la casa con su sueldo de mesera en un McDonald’s, donde conseguía sus buenas propinas en los baños y su jefe la consentía montándola sobre un lavamanos. El marido inútil, sintiéndose culpables a veces en la cama, le confesaba cuanto la amaba.

   Era cuando ella se vengaba, besándole con su boca empegostada con la esperma de otros, y le obligaba a que con su lengua le limpiara todas las entradas, cosa que, curiosamente, el inútil ese disfrutaba de manera especial. Se lo merecía por imbécil, pensaba ella, ojos cerrados, esa lengua decidida en meterse por su culo, temiendo al mismo tiempo estar convirtiéndose en una chica mala.

Julio César.

NOTA: Guao, me parece que Matilda merece una historia aparte, ¿no?; casi tanto como SISSY DE LOS MARES.

PLAN DE TRABAJO

febrero 3, 2015

OBLIGACIONES Y ATENCIONES

MARINE GAY HOT

   Cuando había reclutas insubordinados que creían sabérselas todas, el sargento los sacaba al campo y los trabajaba a profundidad, comenzando por las ordeñadas que le debían dar. Lo curioso es que los chicos parecía que algo sabían de sus métodos de disciplina, púes llegaban algunos rasurados o con tangas bajos sus pantalones. ¿Qué si funcionaba? Sólo cuando el sargento les prometía otra tanda si se comportaban.

LISTO PARA LA FIESTA CON LOS CHICOS

   No le queda otra que reír porque los panas, para la despedida de soltero se vistieron con el traje de gala de la fuerza, de escoceses pero sin ropa interior para sorprender a las chicas; pero la sorpresa era para él, así le llegaban más fácil a ese culo al que tanto le ha negado haciéndose pasar por heterosexual.

FOOTBALL GAY

   Cuando se defrauda al equipo, todo chico sabe que tiene que enfrentar la disciplina del entrenador y debe ir preparado: llevando la parte baja del uniforme, sin ducharse, con el suspensorio tenso porque siempre se llenaba ante la idea de las nalgadas. Y enfrentar esa ruda mano que iba y venía vencía toda resistencia viril. Eso cuando no echado sobre los muslos del hombre, siendo azotados cómodamente, que entre jadeos se corrían a las pocas palmadas.

DE PALOS

Julio César.

EN LA CARRETERA

febrero 3, 2015

AYUDENME A AYUDAR

UN HOMBRE EN LA CARRETERA

   ¿Que qué hace fulano?, se está buscando…

   A solas por un paraje apartado, cargando con la propia vida en un espacio abierto que habla de libertad; un ambiente que puede parecer hostil pero resurta hermoso a los ojos de quien busca; la determinación de vencer, de continuar y proseguir. Tomar la carretera.

   Hay un llamado ancestral en ello, especialmente cuando se es joven, es detenerse en la puerta de la casa rumbo al colegio, al instituto universitario, al taller o al trabajo, y mirar en la dirección contraria, esa larga carretera que sabemos, en ese nuestro mundo, a dónde lleva, pero que más allá se abre a lo infinito, a la aventura, a las fantasías. A la vida. ¿Por qué? Como la frase, “se anda buscando”, para referirse a esa gente que hoy hace una cosa, mañana otra, a veces con urgencia porque hay otros que le miran y le critican (excepto los vagos), está esa llamada dual, a buscar otra realidad, una que choca con esa que se fue trazando al alrededor casi sin darse cuenta, ser mecánico, maestro, médico o ingeniero, hablándose cada día a la hora de las comidas, y que en un momento dado, cuando llega la hora de decidir, algo en el estómago estalla en rebeldía: es mi vida. La otra razón es el sentido de aventura, saber qué hay tras los mares ignotos, la colina lejana, al bajar de un autobús en un pueblo desconocido, conocer gente nueva y distinta, incluso pelear contra la adversidad.

   Esto se ve mucho en la cultura norteamericana. Las familias se separan pronto, un chico o una joven parte a la universidad y prácticamente comienza su propia vida alrededor de los diecinueve o veinte años de edad (a diferencia de nosotros, que nos tardamos demasiado o nunca comenzamos esa vida independiente), y esa nueva personita siente que de la escuela a la universidad, y de allí al empleo ya no queda tiempo para vivir y sentir. Imagino que no les pasa a todos, pero en muchas películas y seriados, es posible verlo. Gente que parte en búsqueda de algo que no entiende pero que necesita. O que escapa de lo que ha sido o se espera que sea, incluyendo tener que dar explicaciones. En la vieja serie Ocho son suficientes, el hijo mayor, ya ingeniero, con empleo, a punto de casarse, lo deja todo y mochila en hombros parte una mañana. En la película La Carretera, de Jake Gyllenhaal, la cosa es más extrema, dos jóvenes llenos de problemas, de desencantos, realmente poco recomendables, sienten que escapando les espera un destino mejor, uno que ya medio cambia cuando dejan atrás lo que causa inquietud o dolor (aunque como se ve en la cinta, la gente a donde va carga con lo que es su vida). Tuve en la secundaria un profesor de historia, Jesús María Sánchez, de quien decían que en su tiempo libre se iba a un terminal de pasajeros y cuando veía el nombre de un lugar lejano, sonoro, sin saber dónde quedaba, se montaba y partía.

   Lo curioso es que en una revista que llegó hace poco a mis manos, de los evangélicos (creo), hablaban de las metas que se trazaban algunos muchachos al dejar la escuela, antes de “comenzar la vida de adultos”. Y una era esa: un morral con lo más esencial a los hombros, una gorra, unos zapatos de goma y echarse a caminar sin un destino predeterminado. Tan solo andar y andar para ver a dónde los llevan sus pasos. Fuera de aventurero, hay mucho de existencialismo y romántico en la idea. Partir a pie, recorriendo los kilómetros, el sol calentando, deteniéndose a tomar agua, aligerar las ropas y mirarlo todo. Esperando por quienes sonreirán y preguntarán cosas a la orilla del camino, echado en una acera al estudiar la distancia, sentado a una mesa de un cafetín. Verlo todo, descubrir los mil pequeños y hermosos detalles del mundo diario, aún de lo desagradable.

   Nunca lo hice, ni me detuve a pensar en ello, pero cuando tenía dieciocho años, antes de entrar a la universidad, fantaseaba que el cupo no salía y me iría al cuartel, a un punto bien apartado del estado Miranda, y ver qué otras cosas habían por ahí. ¿Nunca sintieron ganas de dejarlo todo atrás y echarse a la carretera?

Julio César.

EN EL PARQUE DE LAS PERRAS

febrero 3, 2015

RESIGNACION

PUSSY BLACK

   Y todavía se fotografía en el lugar.

   Denzel, saliendo del colegio meneando su culito de manera alarmante para las profesoras, suele pasar sus tardes en aquel parque donde fortachones chicos blancos, sureños y racistas, juegan al futbol sobre la grama para exhibirse. Y allí, frente a ellos que le miraban feo, se agachaba y les dejaba saber lo que quería, lo que tanto necesitaba de los chicos… Y su olor a perra maluca los mareaba y cabreaba de tal manera que en grupo le caían encima. ¡Cómo se divertía ese chico tras la pared de los sanitarios!

UN ATENTO CASERO

Julio César.

INICIOS

febrero 3, 2015

EXPRESION

MUSCLE HOT

   Son esos detalles accidentales.

   -Bien, no soy marica ni nada de eso, ¿okay? La cosa es que una tarde en las duchas del gimnasio va y se me cae el jabón, me doblé para recogerlo y el imbécil de Roger, un pana de ejercicios, vino y con la lengua me hizo así y así y así… pegando su cara después. Era un juego, pero ni él paraba ni yo me podía alejar. Y bueno, ahora me gusta que, de tarde en tarde, una lengua traviesa venga y…

DESQUITE A LO CRIMINAL MIND

Julio César.

NOCHES DE ATLETAS Y TANGAS

febrero 3, 2015

ALCANZANDO EL SUEÑO

ATLETAS Y TANGAS

   En los vestuarios, con sus tangas, se alebrestan.

   Imaginen, deportistas famosos, tal vez Ronaldo, Bale, Iker o Sergio Ramos, agresivos y muy masculinos jugando en los vestuarios, todos mostrando sus cuerpos con orgullo y algo de vanidad. Y cuando viajan deben compartir cuartos. A veces hasta cama. Y uno de ellos, tanga rosa, va quedándose dormido y a su lado el otro todavía da vueltas, se medio inclina a su lado y le llama preguntándole si duerme. Tanga rosa casi en el sueño no responde, pero despierta totalmente, aunque no lo demuestra, cuando en medio de las penumbras y del silencio de la noche una mano grande, fuerte y callosa cae sobre su abdomen, acariciando quedo, recorriendo, subiendo y frotándole de un pectoral al otro, pellizcándole los pezones, para bajar, cayendo sobre la rosa y chica tela. Le oye tomar aire ruidoso cuando le atrapa en un puño su palpitante dureza bajo la prenda. Apretando y soltando, sobando. Finge dormir, intenta no estremecerse, no agitarse o gemir, pero casi no puede cuando la ruda mano se mete dentro de la tela, atrapa y el puño sube y baja, sube y baja, una y otra vez, rítmicamente. Se la trabaja cuando cree que duerme, pero al otro día sería difícil fingir no darse cuenta de las dos prendas interiores manchadas.

CITA DEL DIA DE LOS ENAMORADOS ENTRE CHICOS

Julio César.

NICOLAS MADURO EN CASA, AL FIN… ¡Y CÓMO DIJO INSENSATECES!

febrero 3, 2015

LOS CURAS EN POLITICA Y LOS HABLADORES DE TONTERIAS

RAUL CASTRO, EL TITIRITERO

   ¿Todavía?

   Aparentemente, al menos eso dicen todos, el Presidente de Venezuela nombrado por Tibisay Lucena, Nicolás Maduro, ha regresado al país. Uno imagina que deprimido de tener que volver a este desastre después de visitar países donde, oh, sorpresa, hay alimentos en los mercados, medicinas en las farmacias y se lee con preocupación, de sus habitantes, que el año anterior hubo hasta cien muertes por inseguridad, o guerras. Si, debe ser un cambio terrible para el alegre viajero que no pierde chance de darse una vueltecita con la familia, gastando lo que queda. Sin remordimientos, cómo que ya no hay Contraloría, y Diosdado Cabello destruyó lo poco que quedaba del Parlamento que podía interpelarle (más por incompetencia personal que por mala fe; ni su fascismo es fruto tanto del cálculo como de la ignorancia de las fuerzas que destruyeron a otras civilizaciones).

   Como sea, después de gastar y gastar, de pasarla bien, Nicolás Maduro regresa al país a encontrar los problemas que dieciséis años de corrupción e incompetencia crearon… pero no a resolverlos (insisto, lo que vayan a hacer, bueno o malo, llevan dieciséis años haciéndolo, ya no dan para más), sino a ver a quién culpa de sus terribles errores. Y lo terrible de los errores no es el resultado en sí, uno puede levantar una casa, gastándose todo lo que tiene, y un estallido de gas, un terremoto o un meteorito caer y acabar con todo; no, este desastre horrible que tiene a la gente haciendo colas infames frente a los Mercal, como demostración del hambre y el miedo en la Venezuela de hoy, se debió a la estupidez sistemática de un modelo cien veces fracasado en la Historia. Todo el mundo les dijo hace dieciséis años que esto ocurriría, y ocurrió. Por ello les es tan difícil ocultar el resultado a los líderes que visitan mendigando o a quienes les prometen rematar el país, y a su propia gente.

   Es con ese ánimo que el señor regresa, y antes de decir cuándo llegan los alimentos, medicinas y repuestos de toda índole, se lanza en un ataque contra sus adversaros políticos, porque de alguna manera enferma cree que así va a resolver algo. Y sostiene, tan pancho, que la Oposición no puede gobernar porque “no tiene ni líder ni proyecto”. Si este desastre de hambre e inseguridad, de miedo al mañana, es producto de un grupo con líderes y un proyecto equis… ¿para qué carajo va a querer uno que siga o que otro grupo salga con algo parecido? Con sus líderes, Hugo Rafael Chávez Frías y Nicolás Maduro Moros, al país ya le ha ido bastante mal, el proyecto nos llevó a una ratonera donde solo caen países en guerra, y sin haber ocurrido una guerra. No hace falta un líder carismático o que prometa convertir la basura en real, lo único que se necesita es a un hombre sensato que no esté loco, ni sea idiota del todo, que no necesite ser tutelado por ancianos decrépitos de una isla que únicamente le ordenan lo que les beneficia a ellos. El país no necesita un plan delirante de pirámides y escaleras al cielo, de gobiernos y comandantes eternos y galácticos, lo que se requiere es producir alimentos, reactivar las industrias y fábricas, y combatir el hampa desbordada. Cosas concretas. No se necesitan grandes fórmulas matemáticas o de alquimistas medievales, como teme o supone Nicolás Maduro, ni un Winston Churchill, no nos amenaza ningún peligro externo como no sea el narcotráfico y eso se acaba deteniendo a los cómplices internos; únicamente pedimos a una persona que no coma ni suelte… bosta por la boca. Nada más, señor Maduro Moros. Y, lamentablemente, el sentido común o el mero o mínimo instinto de preservar lo que es mejor para el país no está entre sus prioridades, como acertadamente ha señalado ese paisano suyo. Tal vez por eso mismo. A nadie le duele tierra ajena.

   Pero no se detiene en simples descalificaciones el señor Maduro Moros, en seguida denuncia que ataques de la “derecha” pretenden justificar un golpe de Estado. Y ataques de la derecha son exigirles cuentas de todo el dinero robado por su gestión y la de su predecesor, junto a sus bandas respectivas, y que ahora nos tienen pasando hambre y con casos ya personalizados de pacientes que van muriendo en hospitales y clínicas esperando algún reactivo o medicamento. Denunciar eso, pedir cuentas, saber cómo y cuándo se saldrá de este estado de cosas, es lo que el irresponsable señor Maduro Moros llama “ataques de la derecha”, acompañado por toda esa recua de seudo periodistas y opinadores que únicamente repiten tonterías, eso sí, con palabras vieeeejas como el tiempo, como “macartismo” y agentes de la CIA, ultraderecha, y otras necedades que no resuelven los problemas de Venezuela en esta hora, en manos de ladrones incompetentes que no solamente resultaron violentamente fascistas y no se detienen en detenciones sumarias, encarcelamientos ilegales mediante una Fiscalía arrodillada y un Tribunal Supremo aberrante, sino que también torturan y asesinan.

   En sus laaaaargas e inútiles peroratas que ya nadie se toma la molestia de escuchar, mientras van llenándose de rabia contra unos líderes mentirosos, el señor Maduro pierde horas y horas acusando de golpes de estado para justificar la persecución política y a sus presos políticos, sin explicar cómo se daría el golpe de estado sin tropas, aviones, paracaidistas con boinas y caras tiznadas, tanques y rifles. A menos que sea un golpe de estado en el mundo de Freddy Kruegger, es decir, en los sueños, los golpes de estado se dan así, como lo hizo Hugo Rafael Chávez Frías, fracasando siempre, acompañado por ellos, que ahora parece olvidarlo y se defienden gritando ¡marcartistas!, ¡marcartistas!, expresión que no significa nada para nadie, aunque debería, era el apellido del hombre que en Norteamérica hizo mucho daño, casi un cinco por ciento de lo que Stalin y Mao hicieron en la Unión Soviética y la China comunista, cuando era comunista (siempre me he preguntado por qué los trasnochados de la izquierda latinoamericana no acusan a Stalin de marcartista, cuando es el más acabado representante). Esta gente no sirven ni para explicar eso, de allí el marchitamiento de la izquierda.

   Finalmente, y cómo no, el señor Maduro termina acusando a Estados Unidos de todos nuestros problemas, aunque fueron creados por él y su gente haciendo lo que todo el mundo les dijo que iba a terminar en este desastre; así, en sus incansables y vacías cadenas, el hombre le pregunta a Obama: “¿Usted sabe que su gobierno conspira contra Venezuela?”. Y aquí el mentiroso se pisa su propia lengua. Llevan dieciséis años denunciando golpes de estado (¿en qué quedaron las avionetas que José Vicente Rangel dijo que vio en Colombia?), así como magnicidios, sin presentar ni una sola prueba ni que haya ocurrido algo, pero sueltan esas acusaciones con esa irresponsabilidad de gente ignorante de lo que hace (cosa que no evita que se hagan daño y a sus naciones). ¿Qué pruebas presentó en su larga perorata del fulano golpe de estado?, ninguna. ¿Probó el financiamiento del narcotráfico a tres ex presidentes que vinieron a constatar la caída de la democracia en Venezuela?, tampoco. Pero Diosdado Cabello, acusado por gente de su confianza de controlar carteles de las drogas, grita que a él no se le puede tachar de nada sin pruebas. A él. Los demás que se jodan porque la ley sólo aplica para ellos.

   Así, un gobierno que metió preso a un gentío condenándoles a largas penas, sin una sola prueba, que difama, calumnia, que miente de la manera más abierta y clara (y diabólica, hay que recordar que va contra los Mandamientos), sin presentar una sola evidencia como no sea una Fiscalía entregada al vicio y el delito, y un Tribunal Supremo digno de una corte nazi, se defiende de las acusaciones pidiendo “pruebas”. Y así la Fiscal General, la misma que ha encarcelado y perseguido gente porque se lo ordenan por radio o televisión, no inicia una investigación sobre el narcotráfico en Venezuela porque no hay “pruebas” (así le dicen a no buscarlas); pero para todo lo demás, incluso acusar al presidente Obama de tramar golpes de estado, si no hace falta tener ninguna evidencia. Es el infantil proceso mental de la gente de izquierda, que sueña con el poder pero jamás se ha planteado, a pesar de los muchos ensayos y costosos errores, qué hacer después para mejorar la sociedad. De la empobrecida Haití, con todos sus problemas y con la libertad de circulación que tienen como país democrático, no sale ni un quinto de las personas que sueñan con escapar de Cuba, ¿les dice eso algo a estos necios? No.

   Pero esto es casi argumental, que Estados Unidos esté tramando algo contra Venezuela no debería ni sorprender o extrañar, no a quien tenga dos dedos de frente y sesos suficientes para rellenar una empanada. Cuando Hugo Rafael Chávez Frías comenzó una alianza con movimientos que adversaban abiertamente a Norteamérica, que se autoproclamaban revolucionarios pero que eran bandas armadas que buscaban el poder para sí como Fidel Castro hizo en Cuba (sacar a un tirano para instalar su dictadura vitalicia), sumándolo al peligro del narcotráfico internacional (lo del Cartel de los Soles lleva años sonando a pesar de la protección que en su momento les brindó el ex presidente Chávez Frías), metiéndole a la salsa rusos, chinos y una posible alianza con fundamentalistas iraníes, sólo un retrasado mental podría creer que un país serio, en la mira de tantos enemigos que podían asentarse en el continente, no haría algo. Repito, sólo un retrasado mental. Si amenazo al vecino con quemarle la casa, y este me responde igual, empatamos, pero si pongo a todo el edificio en su contra, y él lo sabe, y le queman la casa, ¿cómo saber quién fue?, ¿sorprendería que para prevenir quemara la mía o buscara una alianza parecida en mi contra? A eso, tratar de reflexionar sobre causa y efecto, si hago esto me ocurrirá aquello y sólo yo seré responsable, la gente superficial le llama macartismo, porque la palabra suena bien aunque sea más vieja que Matusalén. Y hay que recordar que la izquierda se quedó en los sesenta del siglo pasado. No supo evolucionar ni dar respuestas a los viejos y nuevos fracasos en las aéreas donde se han instalado.

   Para completar la semana, el hombre redondea la píldora de las necedades nada más ayer domingo, en medio de una montonera a donde no asistieron ni quinientas personas, siendo él el Presidente de la República (según Tibisay Lucena), máximo líder de un aluvional movimiento multitudinario hasta ayer, convocando a celebrar el natalicio de otro jefe de montoneras (y José Vicente Rangel, oh, lengua, castigo del cuerpo, decía ese mismo día que la Oposición ya no convocaba a nadie; eso después de acusar a los ex presidentes que nos visitaron de inmiscuirse en asuntos internos, cosa que no vio cuando Nicolás Maduro se metió en los asuntos de Costa Rica, o cuando Hugo Rafael Chávez Fría lo hizo en Honduras, o cuando Elías Jaua intentaba formar grupos paramilitares en Brasil; nada de eso lo vio el pobre viejo decadente); pues bien, dijo el señor Maduro que pasó frente a una farmacia y vio colas y ordenó detener a los dueños por conspiradores y acaparadores. ¡Salió y vio una cola! ¿Una sola? ¿En qué mundo vive ese señor que no sabe ni lo que ocurre en el país? ¿Cómo piensa resolver algo cuando ni siquiera sabe lo que acontece? ¿Gente haciendo cola frente a una farmacia le llamó la atención? ¿Y los Bicentenarios donde las personas hacen colas de cinco y hasta ocho horas diarias? ¿Y el Mercal a cielo abierto, precisamente el día de la marcha de las ollas vacías, con colas de medio día para casi cinco mil personas, reflejo de un país que muere de hambre? ¿Cuándo se va a detener a sí mismo? ¿No hay nadie que le aconseje no decir tonterías, al menos no por televisión? ¿No le queda ni un solo amigo? ¿Dónde está Raúl Castro? ¿Conspirando con Obama?

   La verdad es que deprime lo pobre y muy limitado del discurso presidencial expresado aprovechando que pasa unos pocos días en el país. Sumándose a que pretenden que las manifestaciones de gente exigiendo comida en las calles que se vuelvan violentas sean enfrentadas con armas de fuego, cabe concluir que no consiguió la plata que necesitaba (y que se robaron del erario nacional previamente), y ahora nos amenaza: esto no va a mejorar, al contrario, pero quédense quietos o ya verán.

EL PAQUETAZO NEOLIBERAL DE MADURO LA CONSPIRACION

 

Julio César.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 53 seguidores