SER O NO SER SU PERRA, HE AHÍ EL DILEMA… 26

enero 8, 2015

SER SU PERRA, HE AHÍ EL DILEMA…                         … 25

   La siguiente es una historia que NO ES MÍA. Pertenece totalmente al señor capricornio1967. Tan sólo la reproduzco, tal vez cambiando una que otra coma, aunque la historia ya está por ahí, completa. Es un relato maldito en toda la regla, un hombre maduro decide tomar, controlar y dominar a su joven pupilo, transformándole en algo que no quiere, ni soñaba, aunque se resiste. Lo repito, es un cuento muy maldito. Disfrútenlo:

……

EL DILEMA

Autor: capricornio1967

Capítulo VI “CASTIGO”

SEXY LEG BOY

   Hay cosas que trazan el destino de un chico.

……

   -¡MHM! –exhala con placer, las embestidas del hombre denotan la ansiedad que siente, las ganas que trae de sentirla apretada y sorbida por la joven boca de su pupilo, las ganas que ya siente de eyacular sobre su lengua y obligarle a tragar. Sabe que le lastima contra los azulejos pero el calor en sus bolas no le permite descansar hasta vaciar su leche y que mejor que dentro del cuerpo de su atractivo esclavo.

Las grandes bolas del hombre chocan una y otra vez con el mentón de Daniel, mientras su varonil rostro está cubierto por el vello púbico del oso macho. Parece como si Franco quisiera penetrar con todo su cuerpo dentro del joven. Sin darle tiempo a respirar, la garganta de Daniel es obligada a dilatarse al máximo para permitir el paso de esa salvaje carne que disfruta violando, poseyendo, humillando, demostrando la superioridad y el dominio en ese hasta entonces arrogante y joven macho.

   Para Daniel la tortura sexual no termina, su boca es sometida bruscamente mientras es incapaz de oponerse, de defenderse, ¿qué más le puede pasar ya?, es mejor que todo termine cuanto antes, sabe que tragará esperma, pero ahora la del entrenador. Afortunadamente para el joven, Franco está ansioso, con ganas de eyacular, de quitarse la calentura que le provoca su hermoso y varonil esclavo; de forma breve el maratón sexual anterior lo ha dejado cansado también, así que “para fortuna” del chico, las grandes bolas del oso no tardan en vaciarse, los disparos del grueso miembro caen en su garganta resbalando, lento y ardiente, sin que Franco le permita escupirlos. Por no dejarle la boca libre, los fuertes y abundantes disparos son consecutivos, de una velocidad impresionante y con un contenido que solo algunos machos producen, como Franco. Quien no deja de moverse hasta sentir que sus bolas han descansado, es la primera vez en su vida que eyacula en solo un segundo, y al menos eso es favorable para Daniel, quien se siente aliviado de que todo termine así.

   Cuando Franco siente que sus disparos están terminando saca su miembro de la boca del joven, para que las últimas descargas caigan sobre el varonil rostro y en el musculoso tórax. El blanco y viscoso semen se embarra en cara y pecho de Daniel, resbalando lentamente, el de su pecho llegando hasta uno de sus pezones cubriendo parte de él.

   Daniel, al sentirse libre, voltea su cara de lado para evitar que el semen del depravado siga cayendo directamente en su rostro, pero son solo unos segundo ya que al ver que voltea la cara, Franco, le da una fuerte cachetada que lo hace enderezarla de nuevo, hasta que por fin terminan los disparos, que se van haciendo más leves y esporádicos. Daniel no lucha más, es mejor por ahora dejar que las cosas sigan su curso, además está muy fatigado y muy humillado, en cada ocasión siente que Franco lo humilla más que la anterior.

   -¡AHHHhh! Joder, no hay como llenarle la cara a un puto con leche para saber qué tan puto es. –comenta Franco, quien al terminar de descargar su semen y antes de irse frota su miembro en los labios y cara de Daniel para dejar embarrado los últimos restos de esperma, tratando de que cada acción le demuestre al otro su lugar, su posición, su esclavitud.- ¿No le parece, Zaldivar? ¿Un hombre dejando que su rostro sea cubierto de esperma? ¿Un hombre que la saborea? Dígame, ¿qué tan hombre es ahora?

   El joven calla el calculado insulto, sus ojos muertos, el semen resbalando por sus mejillas. Franco le humilla porque tiene que controlarle rápidamente, al día siguiente será la partida a Grecia y ya tiene para diseñada para el joven una agitada agenda sexual; una que el nadador desconoce hasta ahora, pero que ya se encargará de hacérselo saber, o mas de hacérsela sentir. Le mira y sonríe cruel después de que su verga queda limpia de restos de semen que termina por embarrar en la cara de Daniel, quien cierra los ojos al sentir el frotamiento de ese viscoso miembro en su cara, tratando de no ver, de no sentir sin conseguirlo.

   -Ahora sí, Saldívar, a dormir. Mañana lo quiero listo para el viaje. –va a la puerta pero se detiene.- Quiero que depile aún más corto su área de trajes de baño, por si tiene que lucir prendas más chicas en su presentación, algo que haga época en las Olimpiadas. –y ríe bajito, amenazante.

   -Ghhgh. –Daniel ni le oye; en cuando está libre de nuevo, regresa el asco de sentir ahora también el sabor del semen de Franco, igual vuelven las ganas de vomitar.

   -Jejejejejejeje, lo veré mañana, Saldívar; no olvide lo que le dije. -le dice Franco mientras regresa a su recamara para acostarse, su verga ahora si está perdiendo la dureza y podrá dormir tranquilamente.

   Daniel continúa abrazado del retrete con el asco que le obliga estar vomitando una cosa amarillenta bilis mezclada con blanco del semen de Franco.

   Mientras Franco duerme plácidamente, Daniel se la pasa con vómitos cada vez más esporádicos. Su organismo pretende arrancar con cada vomito que tenga ese desagradable sabor que lo ha impregnado; sin embargo, este parece estar adherido a su boca, a su mente, a sus terminaciones nerviosas. La noche para el joven es interminable al pasarla en el sanitario, es casi el amanecer cuando estos cesan y sentado en el suelo, aun desnudo con restos de semen seco que escurrió de sus labios, sus piernas flexionadas con las rodillas juntas como si tuviera frío, sus brazos cruzados frete sus piernas flexionadas, hunde la cara entre su pecho y sus rodillas y las lagrimas resbalan incesantemente. No sabe cuánto tiempo permanece así hasta quedar dormido en ese lugar y en esa posición.

   Los primeros rayos de sol entran por la ventana cuando Franco regresa.

   -Saldívar, no sea vago, despierte, ya es tarde. -le dice el hombre, quien se ha dado ya un baño y está usando un pants del equipo olímpico, con una camiseta de algodón blanca, mientras el joven ha permanecido como lo dejó, solo que en otra posición.

   La voz del entrenador suena lejana para Daniel, el sueño es bastante profundo por el cansancio que tenía; de repente siente como agua caliente cae en su rostro, levanta rápidamente la cara despertando de súbito, solo para darse cuenta de que no es precisamente agua caliente lo que está cayendo sobre su cara y cuerpo, sino una orina amarillenta, apestosa y caliente que sale de la verga de Franco, dándole en la frente, sobre el cabello, chorreando por sus sienes.

   -Esto lo despertará, Saldívar. -le dice mientras continúa impregnándolo de su orina de olor penetrante.

   -¡Nghgh! -Daniel se cubre el rostro pero la orina sigue cayendo sobre todo su cuerpo, impregnando también su piel del olor de ese macho que lo posee.

   -Jejejejejeje. –ríe Franco mientras disfruta el hecho de marcar a Daniel como suyo, con su orina, de dejarle impregnado con su olor y sus sabores, de marcarlo como suyo, definiendo el musculoso cuerpo del clavadista como parte de “su territorio”.

   La abundante orina resbala por la piel broceada del joven nadador mientras la risa de Franco parece hacerse eco en sus oídos, en una pesadilla de humillación y sometimiento. Medio grita y tose cuando la amarillenta orina entra en su boca, casi enloqueciéndole de horror. ¡Era suyo!

                                            ……

Capítulo VIII “VOLANDO A GRECIA”

   La abundante orina resbala por la piel broceada del joven nadador mientras la risa de Franco parece hacerse eco en sus oídos.

   Mientras su piel se impregna completamente del caliente y amarillo líquido que lo marca como un objeto sexual, poseído, dominado por Franco, Daniel solo concentra su pensamiento en que debe soportar aquello, someterse, al menos por algunos días para poder ser libre, olvidar esa pesadilla y que su vida deje de depender del perverso entrenador.

   -¡Ahhhhhhhh! -un gemido de satisfacción sale del la boca del hombre al terminar de vaciar su vejiga sobre el musculoso atleta.- Ahora vístase, Saldívar. -le ordena mientras se retira a desayunar algo antes de empezar su aventura hacia Grecia.

   La orina marca el territorio y la propiedad de los machos, es así como Franco siente que ha dejado su huella de macho en el atlético joven que permanece aun sin poder reponerse de la humillación recibida, la tortura mental y emocional a la que le ha sometido, aunada a la aversión sexual por el uso y abuso de ese perfecto orificio anal y esos labios varoniles, hacen la combinación efectiva de la tortura más efectiva para un hombre. Daniel permanece ahí en el suelo, la orina seca rápidamente sobre su piel bronceada, impregnándolo del olor del macho que lo desfloró, con su consentimiento aunque bajo chantaje, pero aun así logró poseerlo, tenerlo rendido y sometido, dócil y complaciente.

   Su mente se pierde en un laberinto donde cualquier camino que tome lo lleva al mismo destino, la tortura, la esclavitud y las perversiones sexuales y mentales del demente entrenador que no se cansa de hacerle sentir a cada momento quien es el que manda y controla su vida y su cuerpo. Debería ser un consuelo la sola idea de la proximidad de su competencia en las olimpiadas, que es lo que lo ha obligado a aceptar las aberraciones a las que Franco lo somete, están muy cerca, solo unos días para que todo eso termine, pero tal parece que entre más cercana esta su liberación, también más duras y difíciles de soportar son las torturas a las que su entrenador lo somete.

   Después de haberse dado un baño prolongado para tratar de limpiar su piel del fuerte y concentrado olor de la orina, Daniel tiene que hacer su labores de house boy, preparando y sirviendo el desayuno a Franco, quien le ordenó que debía hacer desnudo todas las labores domesticas que incluyen atenderlo como el rey de la casa, como su dueño. La mirada complaciente de Franco siempre está sobre su cuerpo, Daniel toma sus alimentos silencio, siempre con la vista fija hacia el piso, la vergüenza de estar con su violador, de no poder ni siquiera sostener la mirada, le abruma como si fuera su culpa.

   -Regresaremos hoy mismo, Saldívar; quiero que esté listo y quiero verlo en el aeropuerto puntual, usara el uniforme deportivo de la delegación.

   -Sí, señor. -responde Daniel sin siquiera verlo, como un autómata, un robot que solo recibe órdenes y las ejecuta, un viril y atlético robot que da placer.

   El regreso es en silencio, aunque de vez en cuando Franco aprovecha para acariciar las piernas o pellizcarle los pezones al joven, quien permanece inmóvil como estatua aceptando todo lo que desee hacerle.

   Cuando llega a su casa, tan solo baja y entra como si nada le importara, saluda a sus padres, su madre ya le tenía lista la maleta, así que solo es cuestión de esperar el tiempo que falta para viajar a Grecia y estar de nuevo en manos de Franco esas semanas en las que sabe perfectamente que el depravado entrenador aprovechará cualquier momento para poseerlo, sodomizarlo, humillarlo, hacerlo sentir que es solo un objeto sexual. Pero una vez que las olimpiadas terminen será libre y entonces, solo entonces…

   Luis, su padre, le dice palabras de aliento, junto con su madre, le hacen sentir lo orgulloso que están de él y que saben que regresará con alguna medalla, saben que es el mejor. Eso, en lugar de hacerlo sentir más seguro, le obliga a no fallarles y por lo tanto a complacer a Franco en todo durante las semanas que dure la justa olímpica. Las horas trascurren rápidamente y el joven, usando su uniforme deportivo, observa su propia imagen frente al espejo antes de emprender la olimpiada deportiva y sexual a la que tendrá que enfrentarse, ¿de cuál de ellas será más fácil salir victorioso?

   Por la noche, Luis y Adriana dan un fuerte abrazo a Daniel para despedirlo en el aeropuerto, mientras a unos cuantos metros Franco lo espera con una sonrisa leve y cínica mientras ve lo bien que le queda el uniforme; a propósito le ordenó que usara una talla más pequeña de ropa deportiva para que su musculoso físico se marque mas debajo de esa delgada pero resistente tela que parece ser una segunda piel. Ruin se acerca hasta donde el muchacho se despide de sus padres.

   -No tengan pendiente por Daniel, yo personalmente estaré cuidándolo. -les dice al tiempo que pasa su brazo por los hombros del joven deportista, mientras dirige su mirada hacia Luis, el padre de Daniel, quien disimuladamente desvía la suya. Cínicamente se acerca más a ellos y tiende la mano a Adriana, para despedirse, dejando al final a Luis, a quien aprieta su manos un poco mas fuerte.- Ya nos veremos al regresar, señor Saldívar. -le dice mientras casi lo obliga a que lo vea directamente a los ojos.

   Luis, con un vacío en el pecho, solo asiente con la cabeza, mas con resignación que como respuesta; aunque esto pasa desapercibido para Adriana y Daniel, ya que ambos tienen sus propios pensamientos. El joven en lo que le espera y ella, como toda madre, preocupada por el hijo al que perderá de vista por unos días.

   -Ya es hora, Saldívar, venga. -le pasa de nuevo el brazo por los hombros y guía al musculoso deportista hacia el “matadero”, caminan hacia la escalinata del avión, están a solo unos pasos de empezar una nueva aventura juntos en la que todo podría pasar.

   -¿Mi asiento, señor?

   -Usted se sentará a mi lado, Saldívar; y ocupara mi misma habitación, al menos por las noches; sus compañeros estarán distribuidos en grupos de 2 en cada una de las habitaciones.

   -Si, señor. –responde, ya se esperaba algo así para empezar.

   Sentado junto a Franco, la tranquilidad de volar de noche un vuelo largo, muy largo, logra que el cansancio los venza. Duermen mientras el avión continúa su viaje tranquilamente. Cuando ya llevan varias horas de vuelo, el joven despierta sobresaltado, sin motivo real aparente, voltea a su lado y ve a Franco, profundamente dormido, así que todo ha sido una pesadilla. Se levanta y se dirige hacia el sanitario, la mayoría de los pasajeros están dormido así que prácticamente nadie se percata de nada. Lentamente abre la puerta del sanitario cuando siente que una mano fuerte y firme le cubre la boca con fiereza.

   -¡¿QUE MGHGHGHG?! -su protesta se ahoga con la fuerte presión de esa gran mano mientras otra se mete entre sus nalgas y lo empuja rápidamente hacia el interior del sanitario, es algo tan inesperado y sorpresivo que Daniel no tiene tiempo de reaccionar.

   -Quédate quieto, puto. -le dice una voz grave y varonil al oído, mientras sujetándolo aun con firmeza lo introduce al pequeño cubículo y cierra rápidamente la puerta antes de que alguien pueda darse cuanta.- No te resistas o todos se enteraran.

   -¡Mhmh! -los gemidos de Daniel cesan inmediatamente; sabe perfectamente de quien se trata y lo que busca. Aun así su reflejo de defensa es aventar a Franco una vez que están dentro del sanitario, por el reducido espacio.- ¡Déjeme! -le dice en tono firme aunque sabe que eso será muy difícil que pase, Franco lo desea y lo posee a voluntad, aprovechando su ventaja y su posición.

   ¡PLAF! La mano del entrenador se estrella contra la mejilla de Daniel

   -¡CALLESE, SALDIVAR!, usted va a hacer lo que yo le ordene.

   ¡PLAF! Un segundo y más fuerte golpe vuelve a estrellarse contra la mejilla del joven nadador, al tiempo que aprovechando su desconcierto al ser abofeteado fuertemente, le baja el zipper del chaquetin que lleva como parte del uniforme. Antes de que Daniel pueda recuperarse, Franco de un fuerte tirón le rompe la camiseta de algodón que llevaba bajo el chaquetin, dejando expuesto el musculoso y amplio tórax, que es firme, fuerte, definido, bronceando y exquisitamente delicioso, varonil pero sugerente, uno que invita al morderlo, a manosearlo, a chuparlo y saborearlo detenidamente. Daniel sabe que no puede hacer un escándalo, que de nada serviría, sabe que debe tragarse su orgullo y su virilidad para dejar que Franco se divierta con él.

   -Así me gusta, Saldívar. -le dice al sentir que la furia de Daniel se controla; los fuertes y musculosos brazos ahora quedan expuestos cuando lo desnuda por completo de la cintura para arriba, y empieza a acercar de nuevo su boca hacia el atlético pecho, quien solo cierra los ojos y se deja hacer.

   El aliento de Franco se percibe extremadamente caliente cuando se acerca a uno de los pezones de Daniel; la respiración agitada del maduro entrenador evidencia que apenas se puede controlar. Ya saliva la lengua que conoce el sabor de la piel de Daniel, enviciada con ese sabor, con ese dominio, con someterlo, con humillarlo, con hacerlo suyo una y otra vez en diferentes circunstancias, dejándole claro que es él, el macho alfa quien lo desfloró, el que lo penetra una y otra vez, el que lo ha obligado a mamarle la gruesa verga y el culo una y otra vez. Su lengua se posa suave pero firme en el pezón de Daniel mientras desliza las manos hacia la definida espalda del joven, quien solo aprieta las mandíbulas, por la furia sus puños se crispan y su cuerpo se revuelve entre lo que debe de hacer y lo que tiene que hacer, entre lo correcto y lo esperado, de lo que haga dependen muchas cosas. Su mente divaga, esforzándose por no perder el control, por no explotar y romperle la cara a ese pervertido cerdo sexual.

   Las manos de Franco presionan la musculosa espalda de Daniel para que el pecho quede más expuesto y sea más fácil el acceso de su lengua, que su boca se una como fuerte ventosa y succione fuertemente, para endurecer el pezón del joven macho, que a su edad, las hormonas responden más rápido que la razón. El botón del pezón endurece rápidamente mientras siente como la punta de la lengua de Franco juguetea con él, como lo mueve y lo raspa una y otra vez, mientras su labios se encargan de marcar una circunferencia alrededor del pezón, para sensibilizar el área que lo circunda, mientras las ásperas manos del hombre, duras por el fuerte trabajo, recorren la curvilínea y musculosa espalda joven, una y otra vez, de arriba abajo, empezando por la parte alta hasta llegar a la estrecha y firme cintura, tocando intencionalmente con las puntas de sus dedos las redondas nalgas de Daniel, quien empieza a sentir los efectos del erotismo.

   Su pecho joven se endurece y su respiración aumenta mas y mas, Franco sabe que es fácil calentar a un hombre, mas a la edad de Daniel que solo se reconocen estímulos para que el cuerpo responda. Las manos recorren una y otra vez la desnuda espalda del jovencito mientras la boca y lengua hacen su trabajo alternándose en cada uno de los pezones, sensibilizándolos, el musculoso pecho está empapado por la abundante saliva que el entrenador le impregna, que hasta resbala de su pecho a su vientre. Algunos hilos de saliva espesa escurren por entre los labios de Franco mientras él sigue devorando una y otra vez los deliciosos pezones, puntas de esas dos montañas de músculos firmes y perfectos. Daniel levanta el cuello trata de poner su mente en blanco, de no pensar, pero más que eso trata de impedir como sea que su cuerpo y su verga lo traicionen.

   Una tarea difícil para un joven como Daniel, que aunque es heterosexual es extremadamente caliente, como cualquier muchacho de su edad. Franco lo sabe, conocer perfectamente la psicología humana, es así como puede guiar a un equipo a obtener los mejores resultados, y ahora emplea sus conocimientos para conducir Daniel a una confusión mental y sexual.

   Cuando siente que Daniel está empezando a perder la batalla de no responder, sin despegar su boca del pecho, desliza una de sus manos a la entrepierna del muchacho, frotándola sobre el pants que viste. Notando como el miembro del atlético nadador está despertando empieza a frotarlo fuertemente sobre la tela, haciendo que responda más rápidamente, que la sangre se concentre en la verga del joven así como en sus pezones por la succión.

   -Noghh. -gime tímidamente Daniel, tratando con una de sus manos detener el ataque hacia su miembro, tratando de evitar que Franco lo excite, que lo derrote, que le nuble la razón y lo conduzca hacia donde lo desea. El intento es firme, aunque leve sin embargo, y totalmente inútil. La posición en que está es difícil para responder, para defenderse, así que Franco hace caso omiso de la leve resistencia del atlético y joven macho, y sigue frotando con más intensidad.

   La verga del joven empieza a ser dominada por la fuerte fricción, por sentir esa lengua lamiendo su piel una y otra vez y el calor de la palma de la otra mano de Franco deslizarse una y otra vez por su fuerte espalda. Es una ataque por varios flancos y Daniel siente que no se puede detener, que su verga no lo obedece más, que es inútil tratar de gobernarla, mas aun esa carne dura y jugos en su entrepierna le empapa la entrepierna del pants, por la abundante secreción; hasta la mano de Franco se impregna de la viscosa secreción mientras que continua el asalto sexual.

   Daniel está imposibilitado de salir de esa situación; más aun, se pierde más y más en ese torbellino de sensaciones instintivas, más que mentales. Su cuerpo, su miembro se rinde ante la fricción, ante el estímulo. El saber que está en el baño de un avión, que afuera están sus compañeros, le hace desear que eso termine lo más rápidamente posible y que nadie sepa, así que baja sus fuertes brazos para dejar de oponerse, quiere dejar de pensar solo sentir, solo aceptar, dejar que Franco tenga su diversión y satisfaga su placer y de deje ir.

   Franco sigue frotando duramente el miembro de Daniel, que crece mas y mas, duro y caliente bajo la suave tela, la respiración del joven se hace cada vez más superficial y frecuente, su cuerpo esta bañado en unos cuantos minutos en sudor copioso que cubre su piel y la oscura mancha en su pants es cada vez más grande. Su verga asoma la punta por el elástico de la cintura del pants, la rosada y jugosa cabeza vence la resistencia del elástico, por la dureza, firmeza y largo que tiene. El líquido seminal sigue siendo secretado copiosamente y escurre por todo el pants, Franco usa su mano para bajárselo hasta las rodillas, revelando totalmente el fuerte, largo, duro y grueso falo con dos grandes bolas colgantes, que penden de esa dura carne y junto con esa verga que está en paralelo al suelo ahora, libre y sin restricciones.

   Las musculosas piernas de Daniel, torneadas por la natación, firmes como el resto de su cuerpo, así como su verga, aún así las siente que se debilitan, que apenas pueden sostenerlo mientras Franco lo somete, lo “entrena” en el placer sexual, en la sumisión. Las manos del entrenador pasan ahora desde su espalda, recorriendo cada centímetro de su piel, lentamente, hasta pasar por sus nalgas, las duras y redondas nalgas del atleta.

   -Sabe que allá afuera están sus compañeros de equipo, ¿verdad, Saldívar? –le pregunta, ronco, la mano grande callosa sobre sus nalgas.- Sabe que no le conviene gritar, ni jadear… haga lo que le haga, ¿verdad?

CONTINÚA (el relato no es mío) … 27

Julio César.

NOTA: El relato comienza algo lento, y como no tengo intensiones de apurarme más, quien lo desee puede buscarlo en esta dirección: http://www.todorelatos.com/relato/16991/

EL RUMOR DE LA HABANA

enero 8, 2015

EL ULTIMO DE NOVIEMBRE…

FIDEL

   Claro, si aparece frente a una cámara…

   Se ha dicho tantas veces, especialmente cuando el cáncer hincó sus dientes en él, que la gente tuerce la boca cuando se habla de la muerte de Fidel Castro. Él mismo regó muchos de esos rumores inventando planes magnicidas. Pero desde el lunes en la noche el cotilleo no cesa. El régimen lo ha negado pero no se les puede creer mucho, también se desmintió y ocultó lo de Stalin, Mao y otros monstruos (de Hugo Rafael Chávez Frías ni se sabe cuándo murió, aún no hay un acta de defunción). Hay dos cosas notables en este momento; el año pasado el periodista Nelson Bocaranda (quien dijo que Chávez Frías padecía de cáncer, teniendo razón mientras castristas y chavistas se equivocaban o mentían), aseguró que el hombre sufría una terrible metástasis que le había dejado ciego y sin voz y, por lo que ya no se mostraba; y ahora el régimen pacta con Obama, algo que se dijo no ocurriría hasta que el cruel dictador no yaciera muerto en su lecho para no darle el disgusto de ver una Cuba libre y feliz. ¡Quién sabe!

EL PARO, LAS OLLAS VACÍAS DEL GOBIERNO

Julio César.

FLOJERA DE ESCRIBIR

enero 8, 2015

DEMANDANTES

BUSCANDO GUERRA

   Sabiendo que cuando lo chicos se emborrachan enloquecen, viene preparado para lo que sea en esa fiesta.

TRAGANDO OSTIONES

   Todavía no sabe si le gusta, pero puede dedicarle otra media hora, sobre todo si el cuñado seguía gritando y gimiendo así.

SEXY Y ATADO EN SUSPENSORIOS

   Raptado en un robo bancario, ve a los cuatro sujetos discutir, peleándoselo, pero parecía que iban llegando a un acuerdo: compartírselo.

ANHELOS

Julio César.

OCUPACION CONDICIONADA

enero 7, 2015

ANSIEDAD

JOVEN, MUSCULOSO Y SEXY

   Y cuando hace calor, suda…

   Nunca nadie entendió por qué dejó la escuela de Derecho al salir del ejército para meterse a carga ladrillos. Pocos saben que gustándole el trabajo donde hay que meter fuerza, esas aulas no eran para él; no como en la construcción donde encuentra tíos grandes y pesados que saben cómo tratarle. Y quieren tratarle, domarle, como merece todo chico musculoso y guapo pero adorador de pancitas, vellos y canitas.

SENSACIONES NUEVAS

Julio César.

LA G DEL CLUB ERA POR GAY

enero 7, 2015

ZAC VUELVE POR SUS FUEROS

GLEE VERY GAY

   ¿En verdad no lo sospechaban?

   Antes los jadeos de sorpresa de todos los chicos del equipo de futbol que entran y les sorprende, el señor Schuester sólo puede reír.

   -Oh, chicos, no pongan esas caras de sorpresas, ¿acaso no me pillaron mil veces viéndoles mientras se duchaban? ¿Acaso creyeron que era para comprobar si alguno cantaba bien? –y ríe más, entonando los ojos por una estacada.- Lo hago para… aligerar el ánimo de los chicos antes de las competencias…

   -Okay, ¿aligerará el de nosotros si no contamos nada? –pregunta uno de los transpirados jugadores, y el otro ríe otra vez.

   -Claro, generalmente tomó sus suspensorios usados y entierro la cara mientras… Buen, ya saben. –se vuelve sobre su hombro.- Kurt no te espera, ¿verdad? ¿Qué tal si los ayudamos a descargar tensiones?

   Y eso fue pura fiesta sobre esas colchonetas.

JUSTIN ENCARA A SUS DUROS CRITICOS

Julio César.

NOTA: Buen montaje, hay otros que se ven fatales.

SUPERNATURAL… TODAVÍA MÁS

enero 7, 2015

SUPERNATURAL, ¡ESOS HIJOS DE…!

   Nos prometían el Cielo… o en Infierno en este caso.

   ¿Qué me ha pasado con la serie que no la he comentado más? No he podido sintonizar la décima temporada. Uno que otro episodio, los dos primeros fueron muy buenos, pero luego el portal no abría. He dejado de buscar, voy a esperar que al canal de porquería (es decir, la Warner), comience a transmitirla, así sea a la una de la madrugada (hora de Venezuela) como estaban haciendo los desgraciados esos, la grabaré y veré luego. Es una vergüenza que traten la serie de esta manera, una que todavía es tan seguida que nuevamente está nominada como mejor programa de ficción y fantasía a los People’s Choice Awards 2014 (designada por un público juvenil, nada más y nada menos); esa premiación que otorgan los que sí importan, los fans de la televisión.

SUPERNATURAL DECIMA TEMPORADA

   Aparece en el renglón Mejor Programa de Ficción y Fantasía, sus protagonistas también están nominados como mejores actores de tal categoría, Jensen Ackles y Jared Padalecki, competencia siempre dolorosa y no me extrañaría que llegara el momento cuando ganara finalmente Jared (hace años se entregó en Venezuela Los Premios Ronda a la Música, y hubo en las nominaciones una encerrona fea entre Ilan Chester y Franco de Vita, pero a la hora de la verdad iba ganando Franco, todos los premios para Franco, y el público comenzó a gritar cada vez que anunciaban una nueva categoría “¡Ilan, Ilan!”, porque también se le quería). Me hizo gracia que también estuvieran los chicos en el Mejor Bromance, el Sam-Dean-Castiel. Me sorprende que Beauty & the Beast esté nominada, es un programa aburrido. Y The Vampire Diaries es todavía peor (entonces recuerdo que es premiación de público joven). The Walking Dead sí que merece la pena.

JARED PADALECKI AND JENSEN ACKLES - PEOPLE'S CHOICE AWARDS 2014

   La cosa es mañana 7 de Enero. Qué tengan suerte y que ganen los mejores, es decir ellos. Lástima que los dos compitan en un mismo renglón.

THE STRAIN

   Me pregunto, ¿qué programas estarán nominados el año que viene? Resurrection, The Strain y Z Nation pintan realmente muy bien; especialmente el show de los feos vampiros esos (qué sí son vampiros que asustan como debe ser, no como los idiotas de The Vampire Diaries). Por no hablar de Agents of SHIELD, otra buena serie. Imagino que mientras siga dependiendo de los fans, nuestros héroes continuaran teniendo su espacio. ¿Será esta su última temporada? La idea resulta odiosa.

Julio César.

LUCHAS INTERNAS… 143

enero 6, 2015

LUCHAS INTERNAS                         … 142

ABIERTO A LO NUEVO

   La pelea se libra en todos los frentes.

……

   El terminal aéreo de Maiquetía se encontraba desacostumbradamente solitario. En tiempos normales, sobre todo con la cercanía de las festividades navideñas y de fin de año, eso estaría a reventar de gente, casi todos malhumorados por los problemitas de última hora, aunque fueran para algo tan agradable como viajar y visitar. Siempre alguien olvidaba un boleto, un pasaporte, una cartera con dinero o si había apagado una hornilla, o cerrado el estacionamiento. Pero estos no eran tiempos normales y el terminal mostraba una cara algo vacía. En cierta forma era inquietante para el que llegaba de afuera encontrarlo así. Se sentía que algo muy extraño, y malo, pasaba en ese país detenido. Muchos vuelos habían sido suspendidos por falta de pasajeros, gente que por una causa u otra, esperando algo, algo que no sabían qué era, habían cancelado sus vacaciones.

   Otros vuelos fueron desviados a otros destinos menos problemáticos. Y finalmente muchos sindicatos y agrupaciones de pilotos, ingenieros de vuelo, sobrecargos y afines, se habían pronunciado por el paro general. El país se deslizaba en medio de dos corrientes, en una el país gritaba que se detendría hasta que el Presidente se fuera (ya no querían rectificación, dialogo, un cambio de actitud; no, querían que se fuera), y otro grupo sostenía que el paro era un fracaso, que el país no se había paralizado en nada básico o vital, aunque meses más tarde todos los entes y voceros del régimen, para enmascarar sus nuevos y estruendosos fracasos en lo económico, acusaran a un paro que según ellos, nunca se dio. Hasta para justificarse eran ineptos Aristófanes, María Chepina y J.V. Rojas.

   Con paso lento y cansado, abandonó el área de desembarco, con sus corredores, los agentes de aduana y de bienvenida, con el consabido matraqueo disimulado. Era una lata, pero se pagaba por ello para quitarse a los lambucios de encima y que no hicieran la cosa más engorrosa de lo que era. Nada más pisar el área común del aeropuerto, sintió el sofocante y húmedo calor. Qué extraño, por la época (faltaba poco para el día de Navidad), ya debía estar más fresco, pero no era así. El cambio entre el clima controlado y ése, fue duro. Había charlas variadas, encuentros y despedidas. La gente se veía ilusionada, recibían o despedían a los suyos con una frase que se desliza con frecuencia: “hasta que ésto termine”.

   Sonríe con cierta nostalgia tramposa, algo que nunca creyó que sentiría o extrañaría: viajar por Vianca, la línea bandera de Venezuela, destruida por la corrupción y avidez malsana de grupitos rapiñeros. Era agradable viajar con esa gente, el tiempo realmente pasaba volando. Recuerda una vez que traía unas botellas de vino en una maletica que había olvidado declarar, y uno de los pilotos sencillamente se lo montó al hombro y lo llevó, cordial, amistoso, sonriente y sin mayores compromisos. Había cierta… hermandad cálida y directa que era parecida a ese clima: caluroso y algo sofocante. Como era en el fondo, lejos de la horda salvaje y gritona, el país.

   A pesar de eso, de esa nostalgia que aparta decididamente, odiaba volver al país. Sobre todo de la forma precipitada en que lo hizo. No le quedó más remedio; Norma, la vieja loba, había dicho que la situación era delicada. Y lo era, aunque no por lo que ella imaginaba. Sonríe en forma dura al imaginarse la sorpresa que se llevarían todos con su regreso a Venezuela. Fuera lo que fuera el problema en Caracas, no podía ser tan malo como mal estaba el país. Lo que logró ver desde la ventanilla del avión, de La Guaira, fue deprimente. Miseria, ruinas y destrozos, pero allí, en el avión, oyó que en esa zona desbastada por la naturaleza y el Gobierno, la gente amaba e idolatraba al verdugo que los condenaba a vivir así. Cuanta imbecilidad, medio ríe con sorna; realmente había personas que necesitaban existir de esa manera, arreados como ganado. Como animales. Eso los excitaba, evidentemente.

   Por eso tuvo que irse. Ya no podía seguir viviendo en un país así, con tanta necedad, mediocridad y estupidez. Un país que era regido por el hígado de la gente, donde algo tan serio como elegir un Presidente de la República se hacía con rabia, no pensando en la solución de los problemas, sino en joder a otros. De allí no podía salir nada mejor que esto que ahora llamaban El Proceso. El aire de ruina, de abandono, de desgaste que se notaba en todo, era deprimente. Había hasta un tufo a basura en todas partes.

   Cruza una última puerta y se topa con la mujer, con Norma Cabrera de Roche. Serena. Altiva. Con rostro imperturbable, pero en el fondo cree adivinar una secreta y reprimida felicidad por algo. Seguramente la vieja iba a contarle alguna cosa muy fea. Algo realmente feo, y eso la divertía. Bien, que gozara su momento. No confiaba en esa mujer, pero por ahora le era de utilidad. Todo lo que había pasado en Caracas, lo que pasaba y pasaría, había sido cuidadosamente monitoreando desde Niza. Sabían que algo malo pasaba en cuanto perdieron contacto con Frank. Fue cuando la vieja loba llamó para alertarlos de un serio problema en el que podría verse involucrado el joven abogado. Lógicamente no le creyeron, pero Frank seguía sin llamar. Debían investigar y por eso hizo el horrible viaje desde Europa hasta allí.

   -Me alegro de que estés aquí, por fin. Te ves tan bien… -le sonríe Norma, afable, pero con ojos alertas.

   -¿Realmente? Me parece que salgo de un feo accidente de tránsito. El viaje fue largo. –responde, el leve acento italiano dejándose colar.- ¿Era tan necesario este viaje, Norma?

   -Oh, sí. Ocurren cosas muy serias. No te imaginas, no podrías ni en un millón de años suponer las insensateces que anda cometiendo Franklin… Se enamoró de un jovencito que antes fue su secretario. Y por él, creo que piensa mandarlo todo al infierno. Comenzando por ustedes, los Caracciolo.

……

   En Tacarigua de la Laguna, de pie en la playa, su casa a medio terminar atrás, vistiendo un bermudas y una franelota, un descalzo Eric tiene que luchar contra una ola que amenazaba envolverlo y sepultarlo bajo un manto oscuro y acuoso: la depresión. Qué bien la conocía, ya eran hasta amigos. Pero no quería ceder a ella, dejándose atar e inmovilizar. Pensar en Norma, su madre, lo llenaba de rabia, ¿cómo podía una persona, y sobre todo una mujer, ser tan ruin? Bota aire mirando hacia el mar revuelto, hacia el cielo azul y limpio, nada allí era amenazante, desagradable. Su familia no estaba, ya ese era un buen comienzo. No es un idiota total (o tal vez sólo quiere engañarse y sí lo era, tanto que no lo notaba, no está muy seguro), entiende que la mujer no podía haber planeado en verdad la muerte de Ricardo Gotta, machacando punto tras punto. Pero su mano estaba allí, vieja, con manchas, pero firme e implacable en una serie de giros que llevaron a Linda contra Ricardo.

   Se detiene con las manos en los bolsillos mirando hacia las aguas. No creía que ella lo dirigiera de esa forma, pero tal vez se estaba engañando y no quería verlo. La sabía mala, era duro admitirlo, pero así era. Era una mujer con una piedra en el pecho, y si creyera en las vidas pasadas, apostaría todo lo que tiene a que en una vida anterior fue Livia, la mujer de César Augusto, quien envenenó desde el hijo hasta el marido para que Tiberio, su otro hijo, fuera emperador. Su padre debía tener cuidado con ella cuando le llevara el café. Casi deseaba que todo se perdiera, la fortuna Roche, para ver qué harían. Y sin embargo, saber que la familia, en efecto podía perderlo todo en el juicio, también lo desalentaba. Odiaba la idea de que Frank ganara. Pero también que su hijo (o hija), no pudiera ver nada de todo aquello. Aunque nada le faltaría. No lo permitiría así tuviera que matarse trabajando. Ni Irene.

   Se vuelve hacia la casa ya pintada con cal, cegando a todo el que pasaba con el sol brillando sobre las blancas paredes, con sus tejitas rojas. Observa sus pies sobre la fina aunque no tan blanca arena. Su mirada cae sobre la masa de agua, y siente una emoción definida, segura. Adulta. ¡Quiere vivir ahí para siempre! Esa era su casa. Ese será su hogar, al que volverá siempre, no la mansión Roche. Con el tiempo podía llegar a residir en otros lugares, conocer, visitar y alojarse aquí y allá, pero ése era su lugar bajo el sol. Y saberlo le produjo un escalofrío de felicidad e incertidumbre. Le gustaba el lugar, la zona, la casa, su casa, pero…

   El problema era la soledad, sobre todo ahora que venía la Navidad, una Navidad en la que no visitaría la casona Roche, aunque se moría por ver a su padre. Estaba solo, y no era la simple soledad de un amante, de un compañero de sexo, sino soledad de vecinos y amigos cercanos, gente a la que ver de vez en cuando, con la cual hablar y tomar caña de tarde en tarde. Ya conocía a algunos personas por allí, pero no eran… amigos.

   Se sentía solo a pesar de saber que los otros no están muy lejos; Sam, Lucas, Néstor y Renato. Alirio no. Alirio nunca. Estaban Edward Sanabria y Jorge Ávalos, quienes lo inquietaban, pero a pesar de todo, no estaban allí. Se sentía como el último hombre sobre la Tierra. Sonríe divertido ante esas odiosas ideas. No le gustaba ni a él mismo esa tendencia a regodearse tanto en sus deprimentes y melodramáticos pensamientos. Claro que físicamente no estaba solo, con desearlo… Nota con el rabillo del ojo a un tipo muy joven que se pasea por allí. Un tipo alto, musculoso y tetón, vistiendo una camiseta corta y una breve tanguita amarilla que se amoldaba como un guante a sus caderas, dejando notar un buen bulto en reposo.

   Se veía bello, joven, sexi y caliente. En otro momento, Eric, quien recibió en un primer momento el impacto de la aparición del atractivo muchacho en tanga, con su juventud bella e insolente, habría intentando un saludo, una palabra o una sonrisa blanda y atrevida de insinuación. Después de todo era un hombre, gay o no, y los hombres siempre sentían cosquillas en las bolas y tenían una barra que se moría por endurecer y ser tocada, sobada, frotada de o dentro de algo, hasta estallar en leche, hasta alcanzar el cielo.

   Pero en esos momentos no podía. La depresión no lo dejaba ni admirar a ese guapo majo, y de eso no lo apartó ni la cálida e interesada mirada que el joven le lanzó, con una sonrisa invitadora como la que él mismo, en otro momento le habría lanzado. Al chico tal vez no le hubiera molestado que le hablara, lo invitara a tomar algo en su casa y luego lo tuviera desnudo sobre su sofá, con las piernas abiertas sobre sus hombros mientras lo penetraba con fuerza, dándole duro donde era. Saludándolo con una alzada de mano, Eric se aleja por la playa, dejando al muchacho chasqueado, encogiéndose de hombros. Tenía muchas cosas en qué pensar. Debía ir a Caracas, aunque sólo fuera para saludar a Sam, comprar un pan de jamón y unas hallacas. Venía la Noche Buena, por Dios.

   Claro que también podía ir a la plaza de La Libertad y esperar el nacimiento del Niño Dios con los otros, los que esperaban, rezaban y pedían al cielo o al destino que algo sucediera de una vez y que terminara con esa calma chicha. Sonríe con una mueca al pensar que sería la primera vez en cinco años que no la pasaría con Irene Guerra, pero ella, fuera de que ya no era su prometida, había sido llamada por Mirna, su madre, para que pasara las festividades con ella en Boston. La noticia del embarazo y de la no boda, había trastornado a todos los Guerra. Le parece oír que algo timbra levemente, y entiende que es su teléfono. Alguien le llamaba…

……

   No cabe en sí de felicidad. Su padre estará muy orgulloso, porque él si venció en la batalla contra los Roche, una donde este y sus hermanos habían fracasado. Vender la firma siempre fue el plan, acabar con algo que los Roche amaban (y lamenta que Eric no diera una batalla más férrea, eso habría hecho su victoria mejor todavía); para ello, desde el principio, la idea era traicionar a Aníbal, quien le dio la oportunidad de supervisar la firma en lugar de Eric (le sabía cómplice de Norma) y alinearse con Ricardo Gotta, el infernal hombre con recursos y contactos, aunque jamás le creyó tan ruin, tan despreciable, pero le resultó útil. Aún su muerte. El otro había movido los hilos que estaban a punto de dictar una sentencia que obligaría a un nuevo reparto del patrimonio de la firma, tal vez incluida la casona Roche; que Ricardo estuviera quemándose en la quinta paila aseguraba que eso no se detuviera.

   Y una vez que todo estuviera liquidado, cuando sacara de allí a Norma y a su patiño, Aníbal, su tarea habría terminado. Y es cuando Franklin Caracciolo, mirando hacia la calle desde la ventana de su oficina en el piso quince, una copa en la mano, se inquieta. Porque al terminar ya lo tendría una razón para continuar en ese pequeño y desastroso país que se iba al infierno de manos de sus habitantes.

   Como no fuera por Nicolás.

   Se estremece y no es por el whisky que baja por su garganta. Con el joven nada estaba claro, nada se había dicho. Él mismo no quiere poner en palabras ciertas cosas pero… Joder, no puede imaginarse, en ese momento al menos, en dejarle. El nuevo estremecimiento es aún más fuerte. Imaginar llegar a un apartamento donde no estuviera, donde no le aguardara, donde no hubiera la posibilidad de escucharle, verle, olerle o tocarle era sencillamente horrible. La idea le provoca un dolor casi físico que no entiende porque nunca lo ha padecido. Pero identifica su respiración pesada, su corazón desbocado: era miedo a perderle. Pero, ¿qué hacer? Tal vez…

   Si, si todo salía como lo planeaba, si les arrebataba todo a los Roche, si los dejaba en la calle, posiblemente la familia sintiera que ya había cumplido y le dejaran seguir por su cuenta, sin preguntar, sin fiscalizar, sin querer saber en qué andaba metido. Podría irse a Nueva York. A San Francisco. A un lugar hermoso y civilizado donde hubiera de todo, incluido niveles aceptables de seguridad. Con Nicolás. El pulso le tiembla un poco cuando apura la bebida. Tenía que preguntarle, pero cree poder triunfar; en los ojos del joven, en sus mejillas rojas cuando le sorprendía mirándole, en la manera que se erizaba la suave piel cuando le tocaba…

   El sonido de su celular casi le hace pegar un bote. Mira y sonríe.

   -Dime. –y sonríe más, tiene que hacerlo cuando escucha.

   -Ehhh… -Nicolás duda.- Te has tardado lo tuyo, creí que irías y saldrías rápido. ¿Llegarás pronto?

……

   El Bernabé Salas estaba desierto, como muchos otros lugares de esparcimiento. La gente no tenía tiempo para ir a esos sitios, ni aún a un buen stadium como ese. Todos estaban atareados en filas interminables para comprar gasolina, harina pan o cerveza. Allí está Eric Roche, de jeans y camisa, con un bate en la mano, lanzando una bola al aire y bateándola, con desgana. Espera con el corazón palpitándole violentamente en la garganta. De alguna manera se le subió y ese era un hecho científico para él. Jorge le había telefoneado y lo había citado allí. Y aunque su voz sonaba cascada, ronca y seca, a Eric el corazón se le lleno de una cálida esperanza. Pero también de miedo.

   Lanza bolas y batea, preguntándose una y otra vez qué le diría Jorge. La última vez que se vieron, tan distinta a la penúltima cuando los dos jadeaban, desnudos, conectados por el güevo-culo, Jorge se había mostrado duro y cortante. ¿Habría tenido tiempo para meditarlo y aceptarlo? Dios, ojalá, se dice con vehemencia apasionada. Lo quería tanto. No era sólo que su cuerpo lo enloqueciera y excitara, como así era; sino que… le parecía alguien adorable. Alguien a quien podría… No, ni siquiera él puede ir más allá en esa línea. Le daba miedo. Batea y mira la pelota cuando se elevan alejándose. Tras él, aparece Jorge, también de jeans y franela, mirándolo en forma torturada.

   Eric siente un hormigueo en la nuca y se vuelve, descubriéndole, su rostro presto a la alegría ya había iluminado sus ojos y sus labios se curvaron en una sonrisa, pero la mirada torturada y afligida del otro, congeló todo. Se miraron largamente, cortados, recordando cada uno, de maneras distintas, todo lo que pasaron y vivieron sobre una alfombra en un cuarto de resort. Eric entiende lo que le pasa. ¡Oh, por Dios!, ¡Jorge era hétero!, un hétero que sintió una extraña atracción por otro carajo y dio un paso (más de un paso, casi una carrera), un poco más allá. Pero al final de la caminata no había encontrado una olla llena de oro, sino de mierda. Jorge estaba allí muriéndose por aquello a lo que había cedido. Algo que no le gustó. Que no quería. Y eso le lastimaba, lo torturaba. Le hacía sufrir.

   -¿Cómo estás? -le pregunta al fin. Jorge le mira feo, casi acusándolo.

   -¿Cómo crees? Mal. -le ruge y Eric se siente morir, pero asiente lentamente con la cabeza.

   -Lo siento, Jorge. Lo siento mucho. Pero no te pongas así. -le sonríe, con mucho esfuerzo, amistoso.- Tu vida no se ha acabado aunque ahora creas que sí. Tómalo como algo feo y sorpresivo que te pasó, como algo que no pudiste evitar aunque sentías que estaba mal. Como vomitarte en una fiesta, sobre la ropa y sobre otros. O como cagarte la ropa con una borrachera y tener que lavar esa mierda al otro día, sabiendo que hubo quienes se dieron cuenta. Fue desagradable, pero ya pasó. Afróntalo y sigue. -se encoge de hombros, restándole toda importancia, en favor del chico, a algo que para él fue vital.- Toma una larga ducha, refriégate con una esponja. Vomita si quieres, grita y coñacéate con alguien. Y olvidado. Sigue adelante y olvida todo sobre esa noche… -sonríe con una mueca que intenta ser animosa y amistosa.- No perdiste nada, Jorge, nada visible al menos. Nadie lo sabrá nunca. Nadie dirá nada de ti. Nunca le contaré a nadie. Te lo juro por mi padre. Sigue. Búscate una novia, o varias novias, y olvídalo. Y… -enrojece todo, sonriendo aunque le cuesta. Coño, dolía, dolía bastante.- …Olvídame. No es bueno que volvamos a vernos. Créeme, es mejor así para ti… para los dos.

   El otro sigue observándole intensamente, con rabia, con resentimiento. Mira como Eric desvía un poco el rostro, abarcando el campo de béisbol, dejándole una salida, una puerta para que la cruzara, olvidara y siguiera adelante. Le regalaba una oportunidad y eso le molesta más. Quiere gritarle, golpearle. Desea… Sus brazos se mueven con prisa, con brusquedad, rodeándole la cintura al abogado y atrayéndolo con fuerza contra él, abrazándolo. Eric, impactado, casi luchando ya con el nudo en su garganta y aquello tan ardiente que le subía del estómago, vuelve el rostro y le mira a los ojos, sorprendido, casi tocándose sus narices. Sintiendo el calor del cuerpo del otro.

   -Te odio. –grazna Jorge, mirada torturada, apretándole más.- ¿Por qué tienes que ser tan…? –calla, balbucea sin voz. Tan guapo, tan agradable, tan sensible. ¿Por qué tenía que ser tan digno de merecer los afectos de otros? Era un hombre, un abogado, por Dios, ¡nadie quería a los abogados!

   Todavía desconcertado, Eric le rodea los hombros, sus bocas están cerca y sus corazones laten con furia, sintiendo cada uno el del otro. Jorge cubre con brusquedad la boca de Eric con la suya, torpe y tímidamente, lengüeteándole los labios. Eric abre la suya con un gemido y la lengua del otro entra en ella, lamiéndolo y chupándolo con pasión, con gran urgencia, como necesitando eso, como si el joven mecánico también lo hubiera extrañado.

   Como pasa en las telenovelas, alguien fue testigo de ese beso prohibido, pero apasionado, tan buscado y anhelado: Edward Sanabria, quien venía buscando a Eric Roche. El abogado, atildado, de traje y corbata, con sus lentes redondos, los observa sorprendido e impactado. Su mirada se nubla, intenso y vehemente aprieta los labios. Y Eric, quien tiene los ojos cerrados mientras su lengua ágil, cálida y viciosa era atrapada y lamida por la de Jorge, siente algo. Sus ojos, nublados, empañados por la pasión, se abren y enfocan a Edward, sintiéndose atrapado en algo que no tenía vueltas de hoja. ¡Se jamoneaba con otro carajo! ¡Y Edward lo vio!

   El otro abogado, a espaldas de Jorge, eleva una mano saludando a Eric, y dando media vuelta se aleja a paso lento, deliberado, como si dijera adiós a muchas cosas. Por alguna razón Eric sintió que eso le dolía, como si algo se derrumbara en su mundo. Edward se despedía como si no pensara hablarle nunca más en la vida, como diciéndole ahora sí terminó todo. Y eso lo afectó. Pero allí estaba Jorge, su adorado mecánico…

……

   Hay momentos en la vida que son decisivos. Si se afrontan pueden llevar a algo concreto y determinante, si es bueno o malo, eso se vería luego. Era imposible, por más que los adultos y los padres lo intentaran, que los hijos experimentaran en sus cabezas, y menos que alguien supiera hacia dónde lo llevaría un camino sin que lo tomara. A veces se presentía el peligro, otras veces se tenía miedo, y algo que tal vez debió llegar, un momento de felicidad (no poca cosa en un mundo donde las durezas, asperezas y malos ratos sobraban, y a mares), vivir un buen tiempo, fuera una hora, un día, una semana o media vida, se perdía para siempre. Cheo, de pie frente a William y Andrés, tal vez pudo haberse ido, molesto ante la traición de los otros dos, pero… William lo había llamado, ofreciéndole algo nuevo, que lo embargaba de temor y excitación. Compartir algo, no solamente ese momento. Los tres. Y fue hacía él. Hacia ellos.

   El joven catire se les acercó notando la sonrisa del enrojecido y bonito Andrés, que lo miraba con afecto, contento de que se quedara. William también le sonríe, pero se medio vuelve hacia Andrés y le pega en la boca su güevote. Andrés la abre con un jadeo y lo traga, curvando los labios y afilando sus mejillas. Ese tolete rojizo y cilíndrico se abre paso entre sus labios, penetrándole la boca, duro y caliente, haciéndolo gemir de gusto. El chico fortachón cierra los ojos y su boca chupa ese güevo de la manera en que sólo aquellos que aman hacerlo lo hacen, su lengua lo mama como puede, refregándose de la cara inferior, encontrándolo sabroso, tragándose todo lo que sale de él, salino y acre, los embriagadores jugos de un macho. Se estremece todo, cuando el güevo le baja por la garganta, mientras siente la manota de William sobándole el pectoral, apretándolo duro, atrapándole el pezón y pellizcándolo otra vez.

   Cheo, jadeando, sintiendo la boca seca y el güevo palpitándole dolorosamente dentro del jeans, lo mira trabajar con su ansiosa boca sobre ese tolete que él bien sabe lo rico que es. William lo mira con intensidad y Cheo se marea, ¡quiere a ese carajo! Sus caras se acercan y sus bocas se buscan, ávidas, en un beso intenso, profundo y mordelón, donde la lengua de William atrapa y lame la del joven, saboreándole la boca. Andrés, elevando la mirada, con la boca ocupada por el güevo que entra y sale, rojo y brillante, los mira sobándose su propio tolete sobre el bermuda (lo ocultó en cuanto llegó Cheo), que abre, librando de un calzoncillo negro su güevo erecto, sobándoselo, para sentir algo de alivio. Le duele de lo caliente y duro que lo tiene.

   Las bocas se separan y la lengua de William, rojiza, es lo último que se ve. Se miran con pasión y Cheo asiente, como obedeciendo una orden de esos ojos oscuros. Se agacha y mira el güevote de Andrés, que atrapa con su mano derecha, en un puño, encontrándolo vital, caliente y duro, palpitándole. Había algo en agarrarle el güevo a otro carajo que lo electrizaba. Su boca cae sobre la brillante y sedosa cabeza, besándola y lamiéndola sin mover muchos los labios, logrando que Andrés gruña, ahogado como está por el güevo de William que se le clava en la garganta, deformándosela, donde continúa ordeñándola de manera visible. Cerrando los ojos, Cheo traga esa cabezota, apretándola con sus músculos, sintiéndola estremecerse, soltando calor y jugos agrestes. Curvando sus labios baja sobre el falo joven y ardiente, tragándolo, sintiendo como se desliza por su lengua, llenándole la boca, golpeándole las amígdalas, bajándole por la garganta, ahogándolo, casi provocándole arcadas, pero sintiéndolo delicioso y muy rico al gusto.

   -Cómetelo. Sabe rico, ¿verdad? -le gruñe William a Cheo, ronco, agitando sus caderas contra Andrés.- Coman güevos, mis pequeños mamagüevos.

   Andrés, con una manota de William tras su nuca que lo obliga ir y venir sobre la tranca, la come. Cheo le traga la suya, subiendo luego, para volver a tragárselo, dejándolo más duro y caliente, cubierto de baba y saliva. Mientras le come el güevo, degustando sus jugos, la mano de Cheo le atrapa las bolas al amigo, apretándolas, haciéndolo gemir y saltar en el sofá. Le suelta el güevo y se las lame, de una a la otra, mirando a Andrés, encontrándose con sus ojos, son dos tipos jóvenes, saludables, vitales y bellos que manipulan el güevo de otro carajo.

   Con un bramido de excitación, Cheo le atrapa el güevo con su boca y baja clavándosela toda, sintiéndola en su garganta, pegando su nariz del pubis de Andrés, de sus pelos púbicos cortos y bien delineados, putonamente, seguro para que no abultaran deformantes en las tanguitas que le gustaba usar en la playa o la piscina, donde tantos carajos lo devoraban con la mirada, deseando darle lo suyo por el culo. El chico olía a jabón, a talco, pero también a sudor y a bolas. A masculino y era delicioso. Con la mano le soba la panza, subiéndole la camisetica, encontrándola tersa, rizadas de músculos, que soba y palpa, sintiendo al chico estremecerse ante su contacto. Acariciar la recia musculatura de ese machito, excitaba también a Cheo, como a todo el que toquetea a otro tipo de esa manera.

   Sonriendo, gozando como esa boquita le apretaba y chupaba el güevo, como la mejor de las cucas, o culo, William comienza a embestir salvajemente la misma, metiéndole toda la tranca, llevándosela hasta la garganta, mientras el joven la chupaba todavía, mamándola con ganas, cerrando los ojos y atragantándose con ella, dejando salir algo de baba y ahogados sonidos de succión. La mano derecha de William baja y le atrapa la nuca a Cheo, obligándolo a bajar más sobre la tranca de Andrés, obligándolo a metérsela toda, comiéndosela entera, atrapándola también en su garganta acostumbrada ya a alojar güevos.

   Esa cabeza es frotada contra ese pubis y Cheo cierra ferozmente los ojos, mamándola como puede. Los tres jadean, meneándose unos contra otros, bocas contra toletes. Las bocas de Andrés y Cheo están llenas de güevos calientes y duros, rojizos y nervudos que entraban hondo y salían, más duros y brillantes de saliva y babas. Sus ojos brillan, gozándolo, excitados como lo están a esa edad los muchachos. Sus miradas se cruzan y casi sonríen, sintiendo esas barras calientes que palpitan en sus gargantas, creciendo y endureciéndose por segundos. Estaban casi ahogados cuando las deslizaban por sus bocas y lenguas, bajando por sus gaznates, llenándolos de más y más ganas.

   -Hummm, son un par bien putón y bonito. Ahhh…. -jadea William, sacándole el tolete erecto y babeante de la boca a Andrés.

   El hombre se tiende hacia Andrés, que sólo sonríe, con los labios rojos y la barbilla ensaliva, como un niño grande y lindo, y le quita la camisetica. Cheo abandona el güevo del forzudo muchacho, atrapándole las tetillas con sus dedos y apretándoselas, son duritas y siempre lo excitaba tocarlo así. Mientras Cheo se tiende sobre él, abriendo la boca y atrapándole un pectoral, chupándolo como una ventosa, mamándolo ruidosamente, sintiéndolo estremecerse y gemir, mordisqueándole el erecto pezón que está tibio y rico, William se agacha y le quita el bermudas y la tanguita, que baja sensualmente por sus muslos y piernas musculosas. Sonriendo, el hombre le mira mientras atrapa la pequeña telita de la tanga que abre, y la huele visiblemente, allí, en la algo ancha parte que cubre las bolas y el güevo. Es un olor mareante y agreste que muchos hombres han probado alguna vez al encontrar el calzoncillo de otro tipo, aunque no lo confesarían jamás.

   Poniéndose a espaldas de Cheo, le atrapa los faldones de la franela y se la sube, el joven se endereza parándose, mirándolo sonriente sobre un hombro y William se la quita finalmente, mientras el güevo se frota y golpea sobre sus nalgas. Sus brazos rodean la cintura y le abre el pantalón, que baja lentamente con todo y el calzoncillo. Andrés le agarra ávido el güevo, sobándolo, encontrándolo duro y palpitante contra su palma. El forzudo chico baja el rostro, sonriendo con emoción, sabiendo que va a gozar lo que hará, y sus labios caen sobre ese glande mojado del catire, besándolo y lamiéndolo duramente a continuación. Cheo jadea con la boca abierta, sintiendo como esa boca atrapa su tolete de una manera intensa (y todo el mundo gusta de recibir mamadas), becerreándolo y haciéndole ver estrellas.

   -¿Vendrás conmigo? –le pregunta al oído, justo en ese momento, William.- Necesito saberlo.

CONTINUARÁ … 144

Julio César.

ACTITUD

enero 6, 2015

FAVORITY

   Imágenes que me gustaron o llamaron la atención.

MACHO, VELLUDO, SEXY Y EN SUSPENSORIO

   -No, muchacho, mi hijo salió con la novia, pero no te vayas. ¿No quieres ser mi amiguito? Pasa que voy a enseñarte una cosa. No, no preguntes, es una sorpresa, una para ti y bien grande… y dura. –señala el hombre, a solas en su casa, aburrido, sin nada mejor que hacer y sospechando medio marica al muchacho qua ya saliva.- Pórtate bien y dejo que te la lleves para que de noche la huelas.

UN HOMBRE SOBRE SU BATE

   -¡Claro que se puede, muchacho! Y no sólo no molesta, sino que es bien rico… -y gime bajando lentamente, guardando, como todo entrenador responsable, los implementos de trabajo.

FETICHE

Julio César.

2014, UN AÑO PARA NO OLVIDAR

enero 6, 2015

MARIA CORINA MACHADO Y LA HISTORIA

   No, no se debe vivir en el pasado, pero tampoco olvidarlo o negarlo como si nunca ocurrió, de lo contrario los errores y horrores se repiten una y otra vez, y la gente termina pensando que así tiene que ser, como una maldición de la que nunca se puede escapar. ¡La de cosas que pasaron en los doce meses del 2014 que recién terminó!, al menos desde el punto de vista venezolano. Volviendo la mirada atrás sorprende la gran cantidad de hechos, y las cosas que significaron más allá de la paja y el polvo.

NAVEGANTES DEL MAGALLANES, CAMPEONES 2013-2014

   El principio de año fue doloroso, y eso que Los Navegantes del Magallanes se coronaban nuevamente como el mejor equipo de la pelota venezolana en la temporada 2013-2014; pero no fue por la devaluación de la moneda con la cual comenzamos, que encareció todo de una manera alarmante que luego sería recordado casi como un buen tiempo cuando la inflación llegó a niveles de histeria a mitad de año. No fue, repito, la implementación tibia y temerosa de parte del Gobierno de las medidas neoliberales a las que tuvo que recurrirse para intentar, si no corregir al menos contener el desastre montado por la dupla de la ignorancia irresponsable, el Chávez-Giordani; la tristeza estuvo ocasionada por una muerte, una, en un país que venía de un 2013 con casi veinticuatro mil muertos a manos de la violencia en las calles. Moría asesinada nada más iniciarse el año una joven venezolana, profesional y querida, la actriz Mónica Spear.

MONICA SPEAR Y THOMAS HENRY BERRY

   Regresando de un viaje con su ex esposo, Thomas Henry Berry, con quien estaba en vías de reconciliación, y su niña de seis años, se accidentan de noche en la autopista del Centro. Al resistirse a un atraco de los sujetos que mantienen EL ASESINATO DE MONICA SPEARazolada la zona, estos disparan contra el vehículo donde se escondían, asesinando a Mónica y a Thomas, dejando a la niña herida, durante horas, con los cadáveres de sus padres. Eso levantó rabia dentro del país e hizo caer la lupa internacional sobre ese “peligroso” país del Sudamérica donde conminan a quienes lo visitan a tener cuidado. Fue patético ver a quienes llevaban quince años gobernando argüir las mil excusas para este estado de terror, de vida bajo sitio, prometiendo que ahora si, después de quince años, iniciarían un programa que terminaría con eso. Aparentemente hasta ese momento no se había intentado nada. Les creyó quien les quiso creer, como quiso creerle al Presidente cuando intentó insinuar que la actriz en algo raro andaba cuando la mataron así (la culpa siempre es de la víctima), o al ministro de la Seguridad, a la Fiscal General o a los jueces del Tribunal Supremo cuando alegaban que era una campaña mediática contra la revolución, indiferente a la violencia en las calles que el año 2013 le costó la vida a casi veinticuatro mil personas.

   Se dijo que harían esto y aquello, que se tenían identificadas esas bandas que sembraban de terror y muerte en las autopistas, aunque jamás explicaron por qué carajo no los detenían cuando a un médico sí lo persiguen y encarcelan cuando alerta sobre un brote extraño de pestes. Luego supimos de las bandas armadas que hacían y deshacían en Los Valles de Tuy y a las cuales se les entregó la zona para que se quedaran quietos, o el caso de la Policial de la Capital que debe ser intervenida al estar minada de gente con prontuarios. La muerte de Mónica Spear fue dura, no se le hizo seguimiento y el caos continúa. Pero es nuestra culpa vivir en temor, temblar cuando alguien a quien queremos no llega por las noches, a no poder celebrar ni un cumpleaños, un bautizo o una primera comunión por temor a lo que ocurra. Pasó lo del horrible caso Faddoul y olvidamos; lloramos un ratico, nos solidarizamos dos horas y luego nos fuimos a Choroní, por eso nadie se sintió obligado a hacer nada, a garantizar seguridad aunque lo estipula la manoseada Constitución Nacional. Cayó Mónica, ¿qué no se dijo? ¿Cambió algo? Eso no debemos olvidarlo.

SE NOS FUE SIMON DIAZ, EL TIO SIMON

   Un mes más tarde, en Febrero, se nos va Simón Díaz, esa gloria nacional, el querido Tío Simón, dejándonos un vacío feo, uno para el que no hubo tiempo para honrar como merecía porque comenzaba la revuelta de los estudiantes.

ESTUDIANTES ATACADOS EN LA UNIVERSIDAD DEL TACHIRA

   En el estado Táchira una joven es atacada por un delincuente dentro de una universidad, cuando sus compañeros se quejan por la inseguridad, Vielma Mora, el gobernador, ordena que sean reprimidos por esos grupos paramilitaresVIELMA MORA llevados desde Caracas. Cuando los estudiantes le replican con igual dureza, ordena detenciones arbitrarias, de cualquiera que estuviera por allí, incomunicándoles, desapareciendo a algunos y enviando a peligrosos penales a otros, bajo la complicidad de la Fiscal General y del Tribunal Supremo de Justicia.

12 DE FEBRERO LOS JOVENES FRENTE A LA FISCALIA

   Una protesta de apoyo en Caracas, lideradas por estudiantes universitarios y jóvenes en general que subieron a JUVENTUD UNIVERSITARIAapoyar aún desde la indiferente Guatire, termina con dos muertos frente a esa misma Fiscalía General de la República, casa de vergüenzas y delitos, siendo uno el joven Bassil DaCosta, de BASSIL DACOSTAdonde sale el presidente Maduro a acusar a los jóvenes de obedecer a planes magnificadas y conspirativos, encabezados por Leopoldo López, ordenando una brutal represión de grupos paramilitares armados por el Gobierno, que calentó los ánimos de los jóvenes en su totalidad y de la clase media. No importó que la policía demostrara y detuviera al causante de los homicidios, un agente del SEBIN, la policía política, la culpa era de los estudiantes que seguían un guion desde Washington y de Leopoldo López (¿lo recuerdan?), quien de alguna manera lo orquestó todo (nade le vio ordenando desórdenes o asesinatos, menos agresiones o represiones, nadie le escuchó en eso, le grabó o filmó, él nada admite, nadie puede sostenerlo, pero esas cosas no detienen a la justicia a la cubana), chambonada que, como ordenar por televisión agresiones, violencia, detenciones y que luego se supieran y grabaran los casos de exceso de torturas, hoy tienen a buena parte del régimen en la picota de los tribunales internacionales que no les creen los cuentos ni se calan lo de la lucha contra el Imperio cuando arman delincuentes y los mandan a agredir, ¡por televisión! Tal fue el cariz que tomaron las cosas que gobiernos hasta ese momento cómplices de toda arbitrariedad, comenzaron a marcar distancias y el régimen se vio obligado a tender un falso puente de dialogo para silenciar externamente lo que se comenzaba a decir a gritos, que en Venezuela no funcionaba la Democracia.

   Si algo destaca en este año como un fallido intento de la sociedad venezolana, o parte de ella, por reaccionar contra el fascismo, a ser llevados como ganado tras la misma empalizada del autoritarismo donde vegetan y mueren norcoreanos, sirios y cubanos, fueron esas protestas que empezaron en Febrero, atacadas brutalmente por fiscales jueces, policías y tribuales arrodillados, los mismo entes ineptos e incompetente que no pueden garantizar seguridad EL MAYO FRANCESen las calles, padres en grupo de los casi veinticuatro mil asesinados el año anterior (porque se olvida, a veces se olvida). Desde muchos medios se atacó a esos jóvenes, estudiantes, ENFRENTAMIENTO EN PRAGAprofesionales desempleados, gente de clase media orillada hacia una miseria en la que no quieren caer sin pelear, se les llamó guarimberos, terroristas y anarquistas, las mismas acusaciones que el fascismo y sus adulantes (esas capa parasitaria que vive y medra a los bordes de estos regímenes) lanzaron contra la juventud del Mayo Francés en el 68; los SACRIFICIO EN CHINAjóvenes checos que fueron aplastado por los tanques soviéticos también en el 68 (cuando nuestros comunistas se separaron de la vieja y cruel casa en Moscú); o los jóvenes chinos inmolados en la Plaza Tiananmen. Cómo atacaron a los jóvenes que iniciaron la Primavera Árabe deseando sacudirse las dictaduras eternas en busca de otro camino, el que fuera pero no ese, a quienes se tachó (nunca entendí muy bien por qué) de títeres de Occidente, de revoltosos y seguramente aquí de guarimberos. Que Manuel Isidro Molina, Mariadela Linares y Miguel Salazar les atacaran de esa manera no extraña, las caras del fascismo cambian, el mensaje es el mismo. Lo que se le gritaba al disidente que escapaba del gulag y contaba en Francia lo que ocurría tras el Telón de Acero, siendo atacado, vejado y perseguido por los nombres en nómina, se les grita a estos. Es algo que nunca se debe olvidarse, el fascismo es el mismo en todas partes, independientemente del ropaje, y su fin es robar la libertad y los derechos de todos.

MARIA CORINA MACHADO, LA VALIENTE

   Y hablando de fascistas, Marzo fue un mes de arbitrariedades dignas del totalitarismo italiano de los años treinta. DIOSDADO CABELLO, EL FASCISMO COMO ESTRATEGIASin base, sin causas probables, sin siquiera fingir un proceso medio legal ateniéndose a las reglas de funcionamiento del mismo organismo, ¡ni siquiera eso!, Diosdado Cabello saca del Parlamento a la diputado María Corina Machado, mujer que les aterroriza. El proceso fue una grotesca burla, algo que la prensa, los comentaristas dizque de izquierda, prefirieron no ver, y los otros temieron comentarlo en esta Venezuela sitiada donde el peso de la ley es sólo para los enemigos del MARIA CORINA MACHADO AGREDIDA POR LOS CAMISA NEGRA DEL PSUVGobierno. Y lo hizo con una necedad increíble que seguramente pensó era fortaleza, había mucho de de opereta, de teatro burdo en su manera de actuar. No habría sido extraño que ordenaran golpearla, como hacían los camisas negras en la Italia fascista… Pero no, si la golpearon, bajo la sonrisa de Diosdado Cabello, dentro del Parlamento, atacándosele a traición. Venezuela recorría el mismo camino que casi llevó a la destrucción del país europeo después de una borrachera de habladeras de paja, autoritarismos y abusos tomados como mano dura para poner orden; eso pasó, puede volver a ocurrir, eso no debemos olvidarlo jamás.

LE DICTAN AUTO DE DETENCION A LEOPOLDO LOPEZ

   Por las protestas iniciadas por la arbitrariedad de Vielma Mora en El Táchira, en complicidad con la Fiscalía y el Tribunal Supremo, y la terquedad del Gobierno en no desarmar a tantos delincuentes violentos en las calles, a Leopoldo López le dictan auto de detención por lo ocurrido frente a la fiscalía donde caen asesinadas dos personas, aunque se sabe que fue a manos de un agente de la Policía Política. Esta detención, sin fundamento ni base como no sea la arbitrariedad de un régimen autocrático y fascista, más tarde levantará ronchas en todos los rincones del mundo, pero entrampados como están Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, la Fiscal Luisa Ortega Díaz y el Tribunal Supremo, no pueden dar marcha atrás. Todo el que ha revisado el caso, y no está en la nómina del Gobierno de quinta, ha visto la persecución infundada, una que es de esperar que termine con sus responsables encerrados en pequeñas celdas pagando por sus delitos los graves delitos cometidos al amparo de una seudo legalidad; aunque ese día gritarán con poca clase que no se les juzga por sus crímenes sino como un ataque al país.

UCRANIA EN PIE DE LUCHA

   Por cierto, que como en varias ciudades de Venezuela, en Ucrania la gente también salió a las calles a oponerse a un régimen arbitrario pro-ruso (que seguramente aquí la izquierda necia tachó de guarimberos), y a diferencia de lo que decían los gurú de la Oposición aquí, esa protesta obligó a un cambio de régimen. Les dieron duro, arriesgaron mucho, pero vencieron. ¿Lo recuerdan?

ADILIA CASTILLO

   ¿Y aún más duro? Se nos fue Adilia Castillo, la Novia del Llano.

GABRIEL GARCIA MARQUEZ MUERE

   En Abril hay dos muertes, entre muchas otras que tocaron la fibra y muy dignas de tener en cuenta. A causa de una enfermedad fallece el Gabo, don Gabriel García Márquez, el creador de ese universo maravilloso, y cruel, que es Macondo. Como escritor fue bueno, como persona jamás pudo diferenciar lo que ocurría con lo que deseaba ver, ELIECER OTAIZA MUEREatrapado en la fantasía de su mente. Agasajado en Cuba, le era imposible ver el sufrimiento del pueblo cubano, entender que aquello era una larga y denigrante dictadura. Al menos fuer buen escritor. Y aquí en Venezuela aparecía muerto, asesinado, semi desnudo, arrojado en un 27 DE NOVIEMBRE DE 1992basurero, desaparecido durante días, Eliecer Otaiza, hombre fuerte del régimen, uno de los jóvenes militares alzados con Hugo Rafael Chávez Frías, de triste recordatorio en la antigua VTV un 27 de noviembre de 1992. Ver la imagen de su cadáver fue triste, patético, él que tanto hizo por hundir a Venezuela en este desastre caía víctima de su criatura.

   Qué no se dijo antes de que todo se supiera. El presidente Maduro hablaba de asesinato político, de sicarios traídos de afuera, de paramilitares colombianos, de Uribe Vélez, de la derecha; el mismo cuento de siempre, para que luego todo les estallara en las caras al resultar que fue obra de una peligrosa banda de asesinos que operaba en la zona, Los Menores, que todos habían denunciado, nada se hizo dejándose que mataran a decenas de personas, hasta que cae alguien de importancia para ellos; entonces sí se les persiguió, los demás no valían la pena. Eso no debe olvidarse, porque como nada se hizo realmente contra el hampa organizada al caer los Faddoul y Mónica Spear, que según ellos tienen totalmente identificadas esas bandas aunque no explican por qué no actúan, esta continuaba alegremente con sus crímenes hasta que cae el señor Otaiza, un directo responsable de esta Venezuela terrible.

CEBALLOS - SCARANO ENCARCELADOS

   Mayo fue otro de esos meses políticos, aumentando el señor Nicolás Maduro su cuenta de presos políticos. En dos alcaldías, una andina, la otra central, ambas en manos de la Oposición, el Gobierno ordenó a su aparato parajudicial (la Fiscal General y el Tribual Supremo de Justicia) que defenestrara y encarcelara a los alcaldes Daniel Ceballos y CEBALLOS - SCARANOS, DOS DAMAS DURASEnzo Scarano; y lo ordenaron por televisión, porque no aprenden de sus errores, luego se molestan cuando les señalan de violar los derechos humanos elementales. Se llamó a elecciones en tiempo record y las esposas de esos alcaldes no solo fueron acompañadas y apoyadas por la mayoría de sus conciudadanos, demostrando que las acusaciones viles del Gobierno y las actuaciones serviles de la Fiscalía y el Tribunal Supremo no encontraban eco dentro del país, sino que esas mujeres les dieron unas revolcadas feas. No lo esperaban, tanto tiempo en el poder les hizo perder el contacto con la realidad. Aunque encerrados por motivos fútiles, esa gente sigue presa, porque el fascismo es así, de la misma manera que los presos políticos languidecían en los gulags, las cárceles chinas o cubana, Nicolás Maduro no suelta el cuello de sus víctimas.

LOS INFRUCTUOSOS DIALOGOS GOBIERNO-OPOSICION

   Fue el mes cuando la Mesa de la Unidad Democrática anunció que el dialogo con el régimen se daba por terminado. El trabajo ya estaba hecho, se deslegitimó a la gente que protestaba y ante el mundo se hizo ver que el Gobierno dialogaba y escuchaba al resto del país. La manera absurda con la que “nuestros líderes de oposición” actuaron fue totalmente contraria a la lógica. Cuando más débil estaba el régimen después de ordenar aplacar a sangre y fuego las protestas, y que el mudo escuchara de las torturas, en lugar de exigir que se liberara a los estudiantes y a Leopoldo López antes de sentarse, fueron corriendo para salir en la foto no se les fuera hacer muy noche, luego alegarían que no podían hacer otra cosa, como si Nelson Mandela, con casi treinta años presos, no se hubiera negado a salir de su celda hasta que no dejaran en libertad a sus compañeros de penurias. Allá funcionaba, aquí no. Alegaba la Mesa que las protestas y la gente en las calles no era la solución, que eso resultaba en Polonia contra los rusos, o en Lituana y Estonia, o en Ucrania, o Egipto, pero no aquí porque somos distintos. Esa traición de la dirigencia a la gente que dio la cara en las trincheras prácticamente decretó la muerte de la Unidad Opositora, y es algo que nunca debe olvidarse. Nuestros políticos están muy por debajo de la tarea que les toca, creen que enfrentan a un Rómulo Betancourt que jamás buscó la reelección, o a un Raúl Leoni, quien al perder su partido político frente al doctor Rafael Caldera dijera que si el otro ganaba así fuera por un voto entregaría, o el mismo régimen que al contar los votos de Hugo Rafael Chávez Frías, quien ni representación tenía en las mesas, le entregó el poder porque ganó. Jamás han entendido que esto es otra cosa, que es el fascismo que arrebató todos los espacios en la Italia de los veinte y la Alemania de los treinta.

   También fue un mes de despedidas, perdimos al primer actor, a ese gran señor, Gustavo Rodríguez; y a Mayra Alejandra, la eterna Leonela. Igualmente a Cheo Feliciano. Un mes terrible.

RAMON JOSE VELASQUEZ FALLECE

   Junio fue un mes agridulce, que comienzo diciendo que me molestó. Venezuela perdía a un gran hombre cuando ya veníamos de perder a otro el mes anterior (entre muchos otros), el doctor Jacinto Convit, centenario hombre de JACINTO CONVIT, GLORIA VENEZOLANA DE LA MEDICINA Y LAS CIENCIASciencia, tecnología e innovación a pesar de su edad. Este mes moría un señor que amó a Venezuela por encima de todo, cuyo nombre era sinónimo de seriedad, de entereza, el historiador y politólogo Ramón José Velásquez, a quien tocara el difícil tránsito de concluir el interrumpido gobierno de Carlos Andrés Pérez, sacado del poder por su manera extraña de manejar los recursos de la República (no por una conspiración marciana, esa es una simpleza para intentar explicar por qué cayó la democracia venezolana, algo inexacto que al aplicarse no resuelve nada porque disimula los verdaderos hechos), en tiempos cuando un Fiscal General podía investigar a un Presidente de la República de actuar cuestionable, el Congreso, aunque dividido, discutía el asunto y los jueces de la Corte Suprema, en histórica votación, le sacaban. No por un ataque al sistema, sino por defenestrar a un señor que actuaba con los bienes de la nación como si fueran suyos; que el resultado fuera peor, no disimula ni evade la responsabilidad del régimen que llevó al sistema a ese grado de rechazo. A menos que realmente se crea que hay que calarse a fulano aunque sea un ladrón, porque el otro es igual de ladrón y además habla feo.

EL PROYECTO, UN PAIS CERCADO POR ALAMBRADAS

   Por ello, el peligro de un sistema cuyos poderes funcionaban y las instituciones eran autónomas, nada más llegado al poder Hugo Rafael Chávez Frías se dedicó a destruir la institucionalidad. Me molestó lo del doctor Convit y el señor Velásquez porque desde inicios de año pensaba escribir sobre esos hombres símbolos de civilidad, de adelanto, de mirar hacia el futuro a pesar de sus muchos años sobre esta tierra, quienes con sus limitantes físicas fueron a sufragar en las elecciones presidenciales Maduro-Capriles, dando nuevo ejemplo a tantos necios e irresponsables que piensan que esos no son asuntos de ellos (aunque hay que señalar que esas masas fueron expuesta a la estafa que es la educación en el país, así como a sus padres que no supieron prepararles para enfrentar el reto de sus propios destinos).

LA PESTE

   Por otro lado, el chikungunya atacaba. En los hospitales venezolanos, destruidos por la incompetencia y la falta de medicamentos causado por el pillaje del erario nacional, no se daban abasto para enfrentar el número de casos, y la solución del estado fascista fue amenazar a los médicos para que no hablaran de pestes, ni se dieran cifras; una emergencia epidemiológica que Colombia en seguida decretó cuando quinientos casos se conocieron en La Goajira (y ya llevan unos números impresionantes de casos). Eso no debe olvidarse, la diferencia entre sociedades relativamente sanas, donde lo importante es encarar y atajar males que puedan afectar a los más vulnerables de la población, no amenazar para que se silencien los problemas.

COSTA RICO, UNA DE LAS GRANDES DEL MUNDIAL BRASIL 2014

   Y claro, fue el mes de inicio del Mundial Brasil 2014, con la presencia de la aguerrida oncena tica. De eso escribiré más adelante algo más.

ALEMANIA CAMPEONA DEL MUNDO

   Julio fue el mes de las sorpresas deportivas, casi todas desagradables; no sólo salían del Mundial Brasil 2014 las buenas oncenas latinoamericanas, y aún los gringos que lo hicieron bien si los comparamos con italianos, ingleses y portugueses, sino que dolió especialmente la eliminación, sin ser derrotada, de Costa Rica. Lo terrible fue la noche fea de Brasil, el mineirazo; y que Argentina perdiera en las chiquitas con Alemania. Y cómo celebraron esos tipos, cayendo incluso en el mal gusto.

LA FRANJA DE GAZA ARDE

   Y mientras comenzaba otra de esas guerras insensatas en la Franja de Gaza, con Israel insólitamente violenta a pesar de las pocas luces de la dirigencia palestina para encarar el hecho de tres jóvenes israelitas secuestrados y asesinados por uno de esos grupos que no desean que la armas callen jamás (hermanándose con los hombres de la guerra del otro GENERAL HUGO CARVAJAL DETENIDO EN ARUBAlado), el escándalo en Venezuela, donde se insinuó que se tomarían medida bélicas contra una isla antillana, era la detención de un señor metido en una lista de vigilados por narcotráfico, con una averiguación abierta y una orden de captura que es detenido en Aruba, el general Hugo Carvajal; donde se jugó a la política de “Venezuela queda más cerca que Holanda”, y se le liberó violentando la ley. Un sujeto que no pudo jamás explicar su fortuna o bienes en el exterior, que nunca fue citado por la Fiscalía, a quien el Parlamento jamás le discutió su posición, recibía un espaldarazo lamentable de una gente que más tarde sería señalada de violar los derechos humanos, detener estudiantes sumariamente y torturarlos, sin reparar que la chapa de colaboradores en el narcotráfico es igual de malo.

   Los reales estaban en sus cuentas, las propiedades, las filmaciones cuando se reunía con esos grupos que trafican, pero el asunto era que la DEA lo quería entonces había que cerrar filas alrededor suyo. Que Venezuela fuera rodando hacia un ambiente violento de sicariato y de asesinatos feos donde se incluye tortura como comenzó la violencia en México hace casi veinte años, es algo que no se ha querido ver. Ni Gobierno ni ciudadanos comunes. Ocurrió en Colombia, esta advirtió al resto del continente del peligro, México aseguró que eso era asunto de los sudamericanos, ahora la tierra mexicana se baña de sangre, y en Venezuela, donde se sabe lo que ocurre, se ve lo que pasa, cerramos los ojos al peligro de un estado débil para enfrentar el hampa organizada, la violencia en las calles, un entramado delictivo armado, peligroso y actuando impunemente, ¿acaso hay que usar títeres para explicar el peligro de no enfrentar los narcopoderes? Jamás se puede olvidar, cuando las desgracias ocurren, que algo se pudo hacer pero daba flojera y debía ser trabajo de otros.

RAMON GUILLERMO AVELEDO DEJA LA DIRECCION DE LA MUD

   Por cierto, el doctor Ramón Guillermo Aveledo renuncia a la directiva de la Mesa de la Unidad Democrática, y aunque personalmente me agrada, es un hombre civilizado y decente pero más apropiado para tiempos no bárbaros, durante su gestión, a sus espaldas seguramente, se hizo lo que se pudo por debilitar la Unidad. El rival parecía el vecino dentro de la Mesa, no el Gobierno. Fuera de sacar de la alianza a todo el que no fuera político, y político que compartiera el punto de vista de no hacer nada sino hablar, deslegitimaron la protestas de gente que si arriesgó mucho, incluso sus integridades físicas y sus vidas. Como eso no resultó en el pasado en ninguna parte, no valía la pena hacerlo aquí; o eso dijeron y muchos compartieron ese punto de vista porque se olvidan las lecciones de la Historia. El doctor Aveledo renunció y la verdad es que fue un alivio.

LLEGA EL EBOLA

   En Agosto aparecieron dos nuevos enemigos mundiales, dos terrores donde al menos uno de ellos despertaba sospechas de manipulación. Mientras en el país no se podía hacer nada contra el chikungunya, el dengue y la gripe común por falta total de medicamentos dada la persecución a los importadores (una excusa para no aflojar los dólares que se robaban), el ébola venía del África, aterrorizando a todos. Los casos eran muy bien documentados, pero ya había pasado que se había creado pánico con la gripe aviar y la porcina (tanto que hasta aquí, en Mérida, una familia fue atacada por sus vecinos, a esos niveles de histeria se nos empujó), que uno mira con desconfianza, preguntándose qué laboratorio no andará tras la cura milagrosa. Una cosa son las alertas, la toma de precauciones; el insinuar que son pestes bíblicas que esta vez sí acabarán con todos se oye extraño. Y repetido.

EL TERROR DEL ESTADO ISLAMICO

   Mientras el Oriente Medio todavía ardía bajo las bombas lanzadas por Israel sobre Gaza, conocimos el horror del Estado Islámico, gente realmente bárbara y peligrosa que recordaba la antigua y brutal secta del Viejo de la Montaña. Esa gente, aparentemente, salía de la nada y casi se apodera de media Siria y media Irak, ¿nadie los vio? ¿Se movían de noche o cada 29 de Febrero? Ahora son un peligro que amenaza con “recuperar” a sangre y fuego España y Portugal en nombre de un Islam que han pervertido convirtiéndolo en una religión de muerte como hizo la Iglesia Católica con las Cruzadas. Pero mientras el resto del mundo avanzó, esta gente insiste en un actuar medieval.

LA BOLETA DE RACIONAMIENTO DE ALIMENTOS

   Y al tiempo que el mundo miraba con preocupación y alarma lo que sucedía en Gaza, con el ébola y el Estado Islámico, en Venezuela se instauraba la boleta de racionamiento alimenticio para equilibrar la miseria y la carestía. El Gobierno nos decía que ya no podían hacer nada para revertir los efectos de la demencial política antinacionalista de Hugo Rafael Chávez Frías de destruir la producción y ponernos en manos de una importación que ahora no tenemos dinero para mantener. Y que esto va para largo. Todos a comer poco, lo que halla, pero eso sí, esa miseria en igual cantidad para todos, como pasaba en la Rusia soviética o la Cuba castrista, provocado por las mismas causas que se alertaron aquí hace mucho tiempo, nadie quiso ver, a la gente no le importó y ahora vivimos como en una gigantesco refugio de damnificados. Que la gente haya querido eso, no consuela. El destino de los países indignos nunca ha sido grato, y eso hay que recordarlo siempre, aunque moleste o incomode.

EL COMISARIO IVAN SIMONOVIS EN SU CASA

   En Septiembre ocurrieron dos hechos importantes, una de ellas la segunda cosa de relevancia en el año (la primera fue la rebelión de los jóvenes enfrentada con represión brutal que provocó muertes), también lo segundo que fue gratoBONY DE SIMONOVIS, LA DURA e hizo feliz (la primera fue el Mundial Brasil 2014 a pesar de su resultado), el comisario Iván Simonovis se le concedía casa por cárcel por “medidas humanitarias”. Volvía con su señora, Bony Pertiñez de Simonovis, una mujer valiente que no dejó piedra sin levantar para lograr su libertad, y con su familia toda. Confieso que sentí mucha emoción. Era Iván Simonovis, ex comisario MARCHA DEL 11 DE ABRIL DE 2002policial, jefe de seguridad de la Alcaldía Capital en tiempos de Alfredo Peña, tocándole la suerte de ejercer ese cargo en Abril de 2002, cuando una multitudinaria marcha salió del Este capitalino y llegó al Centro, causando pánico en Miraflores y el alto gobierno que habló de enfrentarles a sangre y fuego, en palabras de Aristóbulo Istúriz y la entonces ministro del Ambiente, Ana ElisaARISTOBULO ISTURIZ Osorio, de cuyas oficina salieron armas largas. Una veintena de venezolanos cayeron muertos sobre las aceras de El Silencio, a manos de francotiradores en lo alto de edificios controlados por la guardia nacional por ser zonas de seguridad (y nunca se le preguntó al general responsable ¿qué hacía es agente allí y cómo subió?), sin ser atacados por los helicópteros de la DISIP porque se había dado la orden de que no volaran (nunca se nos dijo quién prohibió tales vuelos de agentes que pudieron enfrentar a los asesinos), cosa que no se vio por televisión porque alguien cortó la señal de las televisoras (y nunca se le aclaró a Venezuela cómo es que cuando se muestran las imágenes de la masacre se corta la señal, ¿quién, con nombre y apellido, lo hizo?, ¿obedeciendo a quién?). Y aunque la única grabación incriminatoria que había era la del difunto Hugo Rafael Chávez Frías ordenando detener como fuera la marcha, por televisión ordenó que detuvieran a un grupo de venezolanos, condenándoles desde el principio.

CARDENAL VELAZCO

   Y sin filmaciones incriminatorias, fotografías o grabaciones, sin presentar órdenes escritas de este señor y los otros, GENERAL LUCAS RINCONsin alguien que alegara que vio a esa gente ordenando asesinatos, o matando, ese grupo de venezolanos fue condenado a treinta años de cárcel por una Fiscalía General y unos tribunales dignos del terror nazi. Treinta años se le imputó al comisario Simonovis porque, según la leyenda negra, vio a Hugo Rafael Chávez Frías llorar y pedirle al cardenal Velazco que le defendiera de quienes querían hacerle daño, cuando fue detenido por, en palabras de Lucas Rincón, provocar los graves hechos en El Silencio. Ese fue el delito. Resulta casi grotesco imaginar tal proceso, tal condena, como no sea en una brutal república africana o la Italia de los treinta, la Alemania de los cuarenta o la Unión Soviética de los cincuenta, naciones prisiones manejadas por delincuentes sádicos.

JESUS TORREALBA, SECRETARIO GENERAL DE LA MESA DE LA UNIDAD

   A la liberación del Comisario siguió otra buena noticia, el periodista independiente Jesús Torrealba, Chúo Torrealba, era designado unánimemente por todos los partidos de oposición como Secretario General de la Mesa de la Unidad Democrática, trayendo otro aire, uno no viciado, a la Unidad; comenzando porque sabe que los cambios no se logran RENNY OTTOLINAhablando únicamente entre políticos sino buscando la mayor concertación posible de ciudadanos, todo lo contrario de lo hecho por la Mesa que alejó de allí a todo el que no fuera político. Tiene el aval el señor Torrealba de poder unir el verbo con el predicado y exponer una idea coherente, sensata y lógica, casi pedagógica, para tormento de analistas dentro y fuera del Gobierno, que le tachan de todo en la desesperación por impedir la reunificación de la Oposición alrededor de una voluntad fuerte, juiciosa y decidida (creo que en el fondo temen a otro Renny Ottolina).

HONG KONG EN PIE DE LUCHA

Y demostrando que la historia guía y enseña a quienes quieren aprender de sus errores, que es la maestra de los cambios sociales, que señala el camino para aciertos o errores, contrariando muchas veces lo que quieren creer los “líderes”, en Hong Kong las calles se llenaron de jóvenes que pedían cambios democráticos al esclavista régimen BALSEROS CUBANOS BUSCANDO LIBERTADcapitalista de China. Asesinaron a aquellos jóvenes en aquella plaza, encierran a gente durante décadas sin que al mundo les importen ya que ese mercado es grande y tienen dólares y euros que ayudan en las economías globales, y sin embargo los jóvenes se levantaron otra vez. Salieron y no querían abandonar las calles, debieron ser enfrentados con la tradicional brutalidad del régimen, pero la chispa prendió. De buena fe, y siempre hay que recordarlo, nadie se resigna aFRANKLIN BRITO, MARTIR perder su libertad, a su derecho a ser dueño de su vida y su destino. El monstruoso régimen castrista lleva sesenta años esclavizando al pueblo cubano, y con todo y eso hay jóvenes que sueñan con otra vida, arriesgándolo todo en el intento. Y aunque algunos no lo entienden, generalmente en tierras donde pueden decir lo que quieran así sean tonterías, como no entendieron la lucha de conciencia del señor Franklin Brito (víctima directa de la demencia de Hugo Rafael Chávez Frías), para otros resulta demasiado evidente.

MARIA RODRIGUEZ SE NOS FUE

   Lo malo fue que se apagó la voz de la Sirena de Cumaná, doña María Rodríguez, la señora de La Oración del Tabaco.

FUNERAL DE ROBERT SERRA

   Con Octubre llegó nuevamente el circo de una revolución incompetente e impúdica, que no ha podido garantizarle ROBERRT SERRAnada a nadie, desde alimentación a atención médica, no digamos viviendas o seguridad: es asesinado, dentro de su casa, y de manera atroz, el joven diputado oficialista Robert Serra. Y en el momento, sin que la policía hubiera llegado al sitio, Mari Pili Hernández, falaz vocera que funge LA FALAZ MARI PILI HERNANDEZde periodista en los circuitos informativos del Estado, acusó a una gran cantidad de personas de asesinato, casi exigiendo violencia física contra ellas. Nicolás Maduro aseguró que se trataba de la derecha, de María Corina Machado, de Álvaro Uribe Vélez y de cuantos se les ocurrió para desprestigiar. La verdad es que el hombre había sido asesinado por el jefe de su numerosísima flota de escoltas, sabiéndose por Manuel Isidro Molina, un insospechado agente de derecha (toda su vida ha militado en la izquierda), que las motivaciones de tan aberrante crimen había que buscarlas en la forma depravada con la cual el diputado llevaba su vida. Se nos quiso pintar como un héroe, como un dechado de virtudes, su familia se atrevió a permitir que en el patio de su casa montaran el circo, para que se supiera que el muchacho era homosexual y que con tanto tiempo en el poder había terminado enloqueciendo y abusando, siendo demandante y amenazante en sus exigencias a las víctimas de sus afectos (incluidos guardaespaldas), fuera de guardar dinero en efectivo y armas en su casa, cosa que sus allegados sabían. Así, un hombre que dice por televisión que tuvo que matarlo para librarse de él, echa el cuento.

LOS TRES MUERTOS VIOLENTAMENTE EN 2014

   ¿Recogió velas el régimen? ¿Mari Pili se mordió su falaz lengua pidiendo excusas? No, porque quien roba gallina o come plumas o muere arponiao. Levantaron todo un espectáculo, necesitados como están de atraer nuevamente los afectos de las grandes masas populares que les creyeron quince años atrás que la cosa en verdad era por justicia social, distribución de las riquezas y prosperidad. Debo recordar lo que expresé en su momento, que el joven Robert Serra haya muerto de la manera como ocurrió, es lamentable, pero él hizo hasta lo imposible para que Caracas y Venezuela toda fueran este territorio de violencia e inseguridad, su alianza con reconocidos voceros de las guerrillas paramilitares que llama el Gobierno “colectivos” eran suficientemente conocidas, curiosamente que dos de esos “lideres”, que posaron con él en una imagen de arriba, también morirían este año, a manos de la violencia (quién vive por la espada…). Él podía darse el lujo de rodearse de ejércitos de guardaespaldas, la gente ordinaria no; pero no pudo escapar de lo que era, su propia manera de actuar le condenó a caer a manos de un sujeto que debió protegerle.

COLECTIVOS EN PIE DE GUERRA

   Pero la muerte de Robert Serra a manos de su gente, armada por el Gobierno, pareció desatar una ola tímida y tibia contra esos grupos paramilitares que habían armado para aterrorizar a las personas en las calles; eso llevó a un enfrentamiento del Ministerio de la Seguridad contra un grupo colectivo (paramilitar), donde resultaron asesinados RODRIGUEZ TORRES, DEFENESTRADOvarios de sus líderes, viéndose toda Caracas tomada por el resto de los peligrosos grupos que le metieron el miedo en el cuerpo al Gobierno prometiendo desatar una razia, y tuvieron que ceder a sus exigencias, destituir al ministro que les enfrentó, el general Miguel Rodríguez Torres, hombre muy dado a declarar, a señalar culpas en otros, pero que tampoco resolvió nada en lo tocante a su trabajo, la seguridad ciudadana. Lo grave de su salida fue lo débil, lo frágil que se vio el Gobierno frente a los grupos que armó, quienes se los echaron en cara, que cuando los llamaron para que arremetieran con toda violencia contra los estudiantes que se habían alzado en febrero, marzo y abril, si eran camaradas, que ahora los tachaban de delincuentes.

   Los colectivos, el ministro renunciado, el gobierno imposibilitado de enfrentar a esos grupos armados, una dizque periodista arengando para que sus enemigos fueran agredidos en las calles, querer elevar a la categoría de mártir al diputado Serra para que terminaran colándose los detalles de su vida fueron los más lamentables y asquerosos signos de un Estado que se descomponía a plena vista, una cloaca abierta mostrando todas sus miserias, un pozo repugnante de vicios y excesos. Y la vida continuó como si nada, ¿puede irnos mejor de lo que nos va? ¿Un mejor destino como nación civilizada dentro del mundo normal? ¿Acaso lo merecemos?

ROBERTO GOMEZ BOLAÑOS, EL GRAN CHESPIRITO

   ¿Qué decir?, Noviembre fue un mes mexicano, y nada bueno. Se nos muere, porque todos lo perdimos, Roberto Gómez Bolaños, y quedó ese inmenso vacío, casi sentíamos que le habíamos descuidado en su enfermedad y vejez. ALOS DESAPARECIDOS DE GUERRERO diferencia de Gabriel García Márquez, el señor Chespirito era querido por aquí dentro y fuera de su trabajo. Lo otro fue el saber, o mejor dicho comprobar porque todos lo imaginábamos, el asesinato de MEXICO, CUIDATE DE ESTA IMAGENaquellos cuarenta y tres estudiantes secuestrados cuando protestaban contra la violencia en el sureño estado de Guerrero, de donde parece que hasta Dios se fue por las aberraciones en las que han caído. No faltará quien le acuse, pero la verdad es que lo espantaron con tanta maldad. Fue débil la sociedad mexicana para enfrentar ese morbo cuando comenzaba, cuando desde Colombia les alertaban contra el peligro del narcotráfico y toda la industria de violencia y muerte que genera, incluido el control deJOSE LUIS ABARCA Y ESPOSA policías, jueces, jefes militares y políticos, como el monstruoso ex alcalde de Iguala (Guerrero), José Luis Abarca. Hoy toda la nación debe lamentarlo. Y pienso que debe, porque ¿en verdad lo harán? ¿No caerán en el auto engaño, cerrando los ojos para no enfrentar todo ese horror? Las naciones lo hacen como un mecanismo para continuar en una ficción de normalidad, una donde no se ve que levantan hornos para desaparecer millones, que se encierra en prisiones en el fin del mundo quien se queja, o que se asesina de manera horripilante a quien denuncia tal estado de cosas. En Venezuela, donde no se quiere ver, ni recordar, comenzamos en tránsito por la misma carretera, proteger narcopoderes parece haberse convertido en “labor de patria”.

TRIOS TIRAME ALGO

   Por cierto, que fue Noviembre testigo de otra piratería; el mes cuando terminaba la Ley Habilitante solicitada por el señor Maduro para luchar contra la corrupción, sin que en doce meses se hiciera nada, fue en el último día cuando de manera corrupta e ilegal que se formularon leyes únicamente de nombres, que no estaban escritas ni enunciadas en ninguna parte, pero ya aparecían en Gaceta Oficial. Quién se acostumbra a abusar de su poder no distingue delitos de normativas. Se esperó hasta el último día, sin haber combatido una sola vez la fulana corrupción, para armar un conjunto de reglas para destruir lo que queda del aparato institucional, para que rodemos a ese tipo campo de concentración al que los Castro llevaron a los cubanos. ¿Lo recuerdan? ¿Lo olvidaron? La fulana Ley era para luchar contra el flagelo de la corrupción, lo único que se vio fue tender un manto de silencio cómplice sobre las empresas de maletín que se robaron una cantidad obscena de dinero del erario nacional, denunciado por Jorge Giordani, el gran UN CARGO DE CANCILLERIA PARA PROTEGER DE LA POLICIAdestructor de la economía, pero chavista (su única credencial para el cargo, era un anciano ya perdido en su senectud y el resultado no podía ser otro); también se supo que nombraron embajadora de algo, no se sabe exactamente qué, tal vez contra las prácticas de las artes oscuras, a una hija del ex presidente Chávez Frías, para protegerla contra una detención por una averiguación de corrupción, un sobre precio en un arroz, que se investiga en la Argentina (aún fresco el recuerdo del señor Carvajal en Aruba, viven asustados); y todavía tocó “entender” el por qué los jerarcas del régimen utilizan los bienes de la nación para su uso y disfrute, como el señor Jaua y los aviones de PDVSA, cuando antes gritaban que eso era un acto horrible de corrupción y degradación. Claro, antes, ahora es labor de patria y quien diga algo es un agente imperialista.

EL OBAMA RAUL GATE

   La gran noticia de este Diciembre fue el desprecio con el cual la vieja nomenclatura castrista trató a su colonia en Caracas, pactando tratos con Washington cuando estos estaban montando en la olla el primer bocado de lo que será perseguir funcionarios nacionales por torturas y violación de los derechos humanos en las protestas de Febrero, Marzo y Abril. Ni siquiera porque dos días antes se vieron en La Habana, Raúl Castro le dijo algo a Nicolás Maduro, aunque pretendió sacarle plata con nuevos acuerdos donde nosotros mandamos petróleo y ellos pensamiento socialista; quien, llegando de allá, se montaba un circo donde solo había sol, nada de gente, en la avenida Bolívar para insultar al OTRA CRISIS CUBANAImperio que se atrevía a prohibirle la entrada al Norte a gente relacionada con torturas y violación de los derechos humanos. Creo que le extrañó que Venezuela no se solidarizara con su causa y con los aberrados que hicieron lo que hicieron durante Febrero, Marzo, Abril y aún en Mayo, cuando cargaron con armas contra una gente sentada en una acera acampando frente a la sede de las Naciones Unidas aquí en el país. Aunque Obama como que tampoco le dijo nada a sus conciudadanos.

   Fue doloroso palpar todo ese desprecio hacia una gente que no sabe ni donde están paradas, que buscando sus bendiciones traicionaron a su país, se traicionaron a ellos mismos y condenaron a millones de venezolanos a la miseria. ¡Y ni así se les tuvo consideración en la isla antillana! Pero si eso fue doloroso, aunque se lo merecían, todo VIOLACION DE LOS DERECHOS HUMANOS, Y NI SIQUIERA LO DISIMULARONtraidor lo merece, patético fue escuchar y leer las excusas y justificaciones que se auto inventan los izquierdistas para explicarse una realidad que les suena demasiado terrible y que por lo tanto no la pueden digerir. Y mientras desde la Fiscalía General, la Defensoría del Pueblo y el Tribunal Supremo de Justicia lanzan un manto de complicidad sobre la gente que torturó y asesinó personas durante esas manifestaciones (aparentemente torturar o matar es menos grave que salir a una calle y gritarles ladrones), la diputado María Corina Machado era imputada de algo que ni se sabe qué es porque lo inventaron a última hora, confiados como están que el ALBA, Mercosur, UNASUR y en la OEA continuarán cabroneando tantos crímenes. O creen ellos, porque tienen una facilidad increíble para dejarse sorprender, aún por la realidad, creyendo pendejadas. UNASUR debió tragar grueso para darles un apoyo a los funcionarios que torturaron y mataron estudiantes y a gente en las calles a principios de año, no debió resultarles fácil hacerlo y tener que responder preguntas en sus países.

   El año comenzó con una devaluación de la moneda, se encarecieron los servicios públicos, el Gobierno puso techo a los salarios (las medidas neoliberales más salvajes), pero este mes nos encuentra en una crisis económica espantosa, por la guerra del régimen contra el sentido común. El petróleo, el único producto al que esta gente redujo al país, cae de manera horrible, llegando alrededor de los cuarenta y tantos dólares por barril, dinero que no alcanza para coimas y pagar intereses de deudas contraídas de manera irresponsable para robarse también esos dólares. Doce años de bonanza petrolea que dejaron a Arabia Saudita con un guardadito de ochocientos mil millones de dólares y a Noruega con más de setecientos mil millones, nos agarra a nosotros con los bolsillos vacíos. Todo se lo robaron, y aún peor, nos endeudaron a niveles de enfermedades mentales y ahora necesitan exprimir a la gente para pagar los intereses de lo que también se llevaron. Pasaportes, certificados de salud, licencias de conductores, todo aumentó. Los sellos fiscales también. Subirán los impuestos, se reducirán las asignaciones de dólares, se devaluará aún más la moneda (colocándoles los nombres que quieran para engañar a quien se quiere engañar); adiós a los trenes y metros que se estuvieran construyendo dos años antes, mucho menos nueva hidroeléctricas, ya no nos queda nada si exceptuamos a la gente que sólo habla y repite paja loca.

NCOLAS MADURO VIENDO SI LE PRESTAN MAS EN CHINA

   El gobierno robó más allá de lo prudente, de lo sensato, ahora no hay ni para comida, ni para estrenos de ropas, para una bolsa de caramelos, no hubo ni para fuegos artificiales con los cuales recibir la Navidad o despedir el año. Ya no queda nada, tal y como tantos alertaron que sucedería si esta locura no se rectificaba, ¿olvidaron esas advertencias? ¿Recuerdan que cuando comenzaron las locuras populistas que no daban sino pérdidas se dijo que ocurriría esto? Bien, ahora sacarán el petróleo, en este caso los dólares, de nuestros huesos. El año 2015 se inicia con un desesperado periplo del señor Maduro por Asia, para ver quién nos presta algo, lo que sea, a ver quién se cree lo del monto de las reservas, o la promesa de que esta vez, de verdad, no se robarán lo que llegue. Difícil.

Y TODAVIA HAY ESPACIO PARA LA ESPERANZA

   Fue un año azaroso, duro, inclemente, despiadado, pero sabíamos que ocurriría, llevó quince años gestarse, todos vimos las arbitrariedades, escuchamos las locuras, supimos de la manipulación de las leyes y la Constitución para montar este campo de concentración. Lo sabíamos y lo permitimos. También por omisión se peca. Sin embargo, continuamos vivos, sabiendo que el país está mal, no nos quedará otra que corregirlo o repararlo; mientras tengamos el suelo que pisamos y en él todavía podamos decir lo que creemos y pensamos queda un resquicio a la esperanza.  

LOS CURAS EN POLITICA Y LAS TONTERIAS

Julio César.

CALIENTE

enero 6, 2015

ESTRATEGIA

TIO EN BIKINI ROJO

   Encerrado en su baño, fuera de las mirada, con su tanga roja aprisionándole dulcemente se siente sexy y puto… soñando con un hilo dental.

ESTRATEGIA DE VENTA

Julio César.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 66 seguidores