COMPRENSIVO

junio 15, 2016

¿APRECIO O HAMBRE?

EL MECANICO XXX REPARA

LECCIONES CON SABOR A POLLO

Julio César.

MACHURA

junio 15, 2016

EL TRABAJO NO ACABA

CAMIONERO EN TANGA AMARILLA

   Ya tiene muchos amiguitos… y busca más.

   Cada vez que llega a los suburbios, el rudo, poderoso, musculoso y masculino camionero toma algunas cervezas en un botiquín barato después de una buena cena con mucha carne casi cruda; allí coqueteaba con todas las tías y luego iba a lo suyo. Entraba a escondidas en casas silenciosas donde la gente ya dormía y se metía en los cuartos de los muchachos a quienes había conocido en los caminos, subiéndoles a su vehículo prometiéndoles cositas ricas. Sabe lo calentorros que son a esa edad. Tiembla cuando se quita los pantalones, erizado ante los ojos que lo devoran. Y así, grande y machote, pero tembloroso, caerá de panza sobre la cama y dejará que uno de los muchachos se lo calme… Y lo necesita, la tirita del hilo ya le tenía esa golosa boquita con hambre de más carne.

LLAMADO

Julio César.

ATENTADO EN ORLANDO, CLINTON Y TRUMP, KEIKO, HAMBRE EN CARIACO Y FUTBOL

junio 15, 2016

AL ESPIRITU DEL 23 DE ENERO

VICTIMAS DEL ATENTADO EN ORLANDO

   Los rostros de la tragedia.

   El atentado terrorista de este fin de semana a una discoteca gay en Orlando, Florida, en Estados Unidos, ha sumido al mundo en la angustia nuevamente, porque subconscientemente nos sabemos vulnerables. La gente quiere creer que vive en un mundo civilizado, de luz y claridad, donde ciertos rituales le garantizan la paz para dormir, comer, besar a la gente amada, llamar a los amigos, salir de parrandas o a celebrar un cumpleaños, una boda o una graduación. Muchos suponen que trabajando honradamente, siendo amables y tolerantes para con los demás (la mayoría lo es), y mientras cumpla con sus deberes estará protegido del horror de personas irracionales, desde grupos de terroristas a una personalidad desequilibrada. Y eso es totalmente falso, cosa que, lamentablemente, se comprueba con este atentando donde un sujeto fuertemente armado, joven pero extraviado, asesinó a mansalva a casi cincuenta personas y dejó igual número de heridos. Pensar que los rituales de la civilidad protegen por sí mismos, o que “le pasó a esa gente por algo”, como se atrevieron a opinar algunos perturbados que piensan que quien no es como ellos merece morir, evidencia que no se entiende cabalmente la magnitud del ataque.

   Ayer fue atacada una discoteca de la comunidad gay, lo que en la mente de algunos podría parecer justificación, pero esa no es más que una necedad ante la gravedad del hecho en sí, porque se engaña miserablemente quien crea que mañana no puede ocurrir esto mismo en un mercado cualquiera lleno de mujeres y niños, o en una iglesia durante una conmemoración especial, en un estadio lleno de familias o en una escuela para lastimar a los más inocentes. Es un pobre loco quien piensa que alguien está a salvo mientras otro grupo crea que es su derecho matar para aterrorizar en busca de un fin. En este caso me molesta más porque fueron atacados latinos, muchos de los cuales regresarán a sus países en un ataúd. ¿Qué sucedió en Estados Unidos? Es el enemigo mayor de ciertos grupos, pero caídos ellos estamos los demás. Pero el caso tiene sus particularidades propias de esa sociedad, que casi parecen darle pie a la idea de que “ellos” dejan que pasen cosas malas para luego aterrorizar a la gente y llevarlas por el camino que desean (hay quienes creen cualquier cosa que aparece por la red, como están los que suponen que cualquier dato de esos es falso porque obedece a la “desinformación global de los controladores de mentes”; lo dicho, los locos están en todas partes). Este joven, Omar Mateen había sido detenido e investigad dos veces por conexión con grupos extremistas, y sin embargo se le permitió, porque es la ley y ese es su derecho, que obtuviera un arsenal prácticamente de guerra para que fuera y acabaran con aquellos a quienes la ley no puede ahora darles una respuesta como no sean hipócritas lágrimas que de nada sirven. ¿Puede una sociedad ser más suicida e irresponsable? Sí, hay gobiernos que arman grupos irregulares, paramilitares, para que controlen por temor a sus poblaciones, terminando sepultados en el morbo de la inseguridad y la violencia.

   Personalmente soy enemigo del Estado Islámico, aunque eso nada signifique nada para alguien, y menos para ellos, pero en conciencia no puedo hacer otra cosa. Esta es gente intolerante y cruel que pretende, mediante el homicidio, imponer su ideología, su versión del “Paraíso sobre la Tierra”, lo que pasa por el sometimiento de otros, y la desaparición de otras formas de cultura, como la Occidental. Curiosamente este grupo es más enemigo de los católicos y cristianos en sí, que de los judíos, porque es prácticamente imposible convertirse en judío, no es una religión militante, pero el cristianismo en una religión que gusta de adoctrinar y atraer gente, cosa con la cual les late en la cueva; lo que también pasa con otras formas más tolerantes del islam, que no debe ser condenado por la demencia de un grupo extremista, como no toda la Iglesia era la inquisición. Lo curioso con el Estado Islámico es que haya personas que parecen creer, fuera de los límites donde han planteado su manera medieval de pensar, que de todo ese horror puede salir un mundo más justo y mejor.

   Mis simpatías están con las víctimas del odio insano, y con sus familias; lo que queda es ver cómo impedir que vuelva a ocurrir.

……

HILLARY CLIONTON, EL HOMBRE PARA LA CASA BLANCA

   Será la señora Hillary Clinton, finalmente, la candidata por el partido demócrata norteamericano en las aspiración de continuar en la Casa Blanca. Y parte con ventaja, su oponente asusta a la gente sensata. Los republicanos, por razones que son dignas de estudios siquiátricos, quedaron atrapados en una corriente contracultural y hasta contra histórica, atando su suerte a un sujeto como Donald Trump, quien enarbola banderas que antes sonaban a fascismo, a nazismo, a supremacía blanca y hasta el estado gallinero montado en la Europa del Este durante cincuenta años al finalizar la Segunda Guerra Mundial. Por oportunismo, queriendo aprovechar lo mediático del sujeto, y por falta de visión, terminaron con ese tipo como representante republicano, quedando como gente insensata y peligrosa. Las cosas que ha dicho el señor Trump escandalizan y alarman, pero no tanto como cuando intenta desdecirse y corregirse. La pregunta es cómo tantos han escuchado y seguido su prédica; la respuesta sólo puede encontrarse en esta crisis social que llevamos décadas padeciendo, esta orfandad de ideales desde que cayó el bloque soviético y sus falsas banderas de equidad y justicia social, de la batalla del proletariado, dejando al mundo indefenso frente al eficiente pero frío y cruel mercado, única ideología sobreviviente. ¿Acaso creen estos grupos que la respuesta es volver a la mano dura de Mussolini o Hitler?

   Bien, por suerte para Latinoamérica, del otro lado está la señora Clinton (¡una mujer al frente del país más poderoso de la Tierra!), por ella votarán los demócratas y aquellos que sentirán como una necesidad existencial el detener a Donald Trump y lo que representa, una cara distinta de la misma intolerancia que se ve en otras partes del mundo, aunque expresado de manera más suave, para ver a quién se engaña.

……

KEIKO Y KUCZYNSKI

   El Perú cuenta con un nuevo presidente, Pedro Pablo Kuczynski (apellido tan autóctono e indígena como el Fujimori), quien ya ha hecho unas declaraciones interesantes; por un lado habla de la necesidad que tiene Venezuela de regresar a un sistema democrático, pero que no se meterá en esos asuntos porque el petróleo venezolano sigue aceitando ciertas conciencias. Fue sincero, pero… En fin, llegó cerca la señora Keiko Fujimori, penosamente se impuso la tesis del “monstruo horrible que puede quedar libre” que carga su padre, Alberto Fujimori, y que pesa más que lo que hizo por el país antes de pretender eternizarse como luego lo intentaron los Kirchner, Evo Morales, Rafael Correa, Hugo Chávez y como llevan décadas haciendo los Castro en Cuba. Llegó cerca, cerquita… y creo que ya es hora de que se vaya pensando en un relevo candidatural, un fujimorismo sin Keiko como candidata automática, aunque no sé si eso realmente sea posible. A veces la constancia ayuda y es recompensada,  ella la tiene, así como el tesón, pero otras, persistir en una idea termina siendo interpretado por los demás como un “soy yo o no es nadie”, cosa que no conviene muchas veces. Ah, pero que un político entienda esto es más difícil que un rico revolucionario de izquierda entre al reino de los cielos.

……

REPRESION, HAMBRE Y MUERTE EN CARIACO

   Este fin de semana se tuvieron nuevas noticias de hechos de violencia que dejaron saldos rojos por disturbios por hambre en Venezuela. Si, la gente está pasando hambre, esta la atormenta, la desespera, la pone furiosa y responde en consecuencia. Hubo un muerto y once heridos en la oriental población de Cariaco, famoso lugar de temblores de tierra, a manos de la guardia nacional cuando acudieron para reprimir una protesta de ciudadanos (¿recuerdan cuando les llamaban el soberano?) que gritaban que tenían hambre. Grupos y gritos que deben ser silenciados porque entonces ¿qué cuento le echamos al mundo después de la cuantiosa fortuna en petrodólares que entró al país en doce años?

NO HAY, REEFLEJO DE UN PAIS DEVASTADO

   Con apenas diez días del mes de junio como era el fin de semana pasado, ya se reportaban más de cuarenta y nueve intentos de saqueos a manos de gente furiosa empujada por el hambre (en las ratoneras, cuando son muchas y no hay comida, las ratas se arrojan unas contra otras), mensaje que molesta a un régimen que vive de apariencias, de repetir consignas, el  que “todo está bien pero nos atacan por revolucionarios”, como única respuesta a un dantesco drama humano. Y es un drama porque la gente necesita comer todos los días, al menos una vez como se nos ha condenado; apetito da a cada rato, especialmente en un país donde antes se podía comer y un pan no costaba medio millón de bolívares; y eso no cambia ni se disimula con señoras tarifadas al frente de un ente comicial puestas allí para invalidar las firmas que llaman a un revocatorio de semejante régimen, o por las grotescas farsas escatológicas que montan en VTV (donde parecen haberse vuelto completamente locos), pantalla televisiva en la que no se habla de la escasez, de la falta de medicamentos, de la violencia o del hambre, pero sí de las bolas de Henry Ramos Allup . ¡Hablan de las bolas de ese señor!, que si se las toca, que si se las rasca. Por televisión, como respuesta al país del desastre que hay. Un sujeto y una tipa cuyo nombre ni vale la pena averiguar se dedican a hablar de eso mientras el país se hunde a la vista de todos, excepto, aparentemente, de ellos. Por no hablar de cuando tachan de maricón a Herique Capriles Radonski, cuando antes aplaudían las mariconerías del presidente Chávez, cuando repartía lo que no era suyo (el erario nacional, ojo) a sus muchos “amiguitos”.

   Una señora cae muerta en San Cristóbal, de rodillas, de un disparo en la cara a manos de la represión ordenada por Vielma Mora (aparentemente intentaban saquear un negocio donde el gobernador guarda sus mercancías para el bachaqueo), pero el Gobierno habla de “la violencia desatada” desde el lado opositor. Grupos paramilitares armados salen a reprimir, herir y ahora hasta a matar, pero es el “pobre Gobierno” quien enfrenta una campaña mediática que dice que Venezuela es un desastre por la corrupción e incompetencia de régimen, que ha acabado con las instituciones, desconoce los poderes públicos, que persigue y encarcela a estudiantes, periodistas, amas de casa, obreros y políticos de oposición. Mucha habladera, mucha paja loca, que no culta el hecho de que hay hambre en Venezuela. En eso terminó esa basura llamada Socialismo del Siglo XXI. Pero todavía se le padece.

……

LA VINOTINTO

   Sin embargo, entre todo lo malo, al menos tenemos futbol. La Copa América Centenario 2016 entra en su mejor fase, con una selección venezolana increíble, y a pesar de las dolorosas partidas de buenas oncenas (como Costa Rica y la misma Brasil), y arrancó la Eurocopa, donde ya comienzan a mostrar las garras la Europa del centro oeste. Han ganado Alemania, con un juego impresionante, Italia y España, a Portugal le fue más o menos. Y aunque suene controversial, por aquí le voy a la Vinotinto, por supuesto, y si no, a México. Y si es por allá, a Alemania. ¿Quiénes ganarán? Amanecerá y veremos.

SUSANA, EL PROFESOR JIRAFALES Y EL CAPITAN

Julio César.

ENTRENANDO

junio 15, 2016

CHICOS, PISCINAS Y BAÑADORES MOJADOS

EL PUSSYBOY DEL ENTRENADOR 1

   El coach conocía su trabajo.

   Oyéndole gimotear aunque pide que no, que se detenga, el entrenador sonríe socarrón. Cada vez que comenzaba un grupo nuevo con el equipo de futbol, si la vacante estaba desocupada, escogía a un chico sensible, amable, inteligente y respetuoso, independientemente de que tuviera novia, o novias, y le transformaba en un pussyboy caliente y lleno de ganas. Era necesario para el resto del equipo, jóvenes gañanes llenos de testosteronas que competían, se embriagaba y a veces se metían en problemas con chicas. Él lo resolvía preparándoles y presentándoles al pussyboy, el chico que en tangas, los atendería en las duchas o en una ocasional fiesta sobre una gran cama.

EL PUSSYBOY DEL ENTRENADOR 2

   -No, no, señor… esto no es lo mío –se defiende el chico, frente fruncida y boca abierta de donde escapa un gemido.

   -Ya te gustará, lo verás en poco tiempo. –le responde cruel, sabiendo que parte de su deber era probarlo de primero.

……

   Sucia fantasía de estudiantes y maestros, del hombre hecho y derecho con el muchacho, en este caso referido al deporte; si les interesa vayan a: LAS NECESIDADES DEL EQUIPO

CON LO QUE SUEÑA

Julio César.

RELAX

junio 15, 2016

CAFE CON EL JEFE

JOVEN Y DESPREOCUPADAMENTE SEXY

   ¿No es grato ver a un chico relajarse y pasar el rato?

DEBILIDAD

Julio César.

SUBLIMINAL

junio 15, 2016

FUTBOL Y CADENAS, SUPREMA ARRECHERA

KETCHUP SUBLIMINAL

   ¿Saboreando el momento?

   Que el sexo vende es algo universalmente aceptado, las antiguas propagandas de Belmont, con hombres y mujeres en bikinis en la playa, riendo y jugando, es un clásico. Pero hay otras más sutiles, de esas que uno no nota, y en mi caso es real, me cuesta un mundo reparar en algo que no sea evidente. Hablando con amigos, me reí acusándoles de que en todo, en televisión, ven sexo dirigido a niños y adolecentes, y comenzaron a hablarme de una larga lista de ejemplos, como ese de la salsa de tomate, la lengua rojiza que va saliendo y lentamente se adhiere a una salchicha. Y la verdad es que, fuera de dar risa por la picardía, la cosa es cierta. La insinuación, lo implícito, es sexual. Lenguas y salchichas, son unos diablos. Aunque, aclaro, esto no me parece tan grave como los mensajes que llaman a la depresión, como sí uno necesitara motivos externos, o a conductas violentas, vandálicas o suicidas. A eso si hay que meterle el ojo; los muchachos, aunque creen sabérselas todas, son increíblemente vulnerables.

¿TRAVESURAS O INDISCRECIONES REALES?

Julio César.

ATENCION AL PUBLICO

junio 15, 2016

MOMENTOS Y OCASIONES

COMIENDO EN EL AREA DE TRABAJO

VIDA FELIZ

Julio César.

LOS CONTROLADORES… 29

junio 11, 2016

LOS CONTROLADORES                         … 28

CHICO CALIENTE QUIERE MIMOS

   -¿Seguro que no puedo interesarte en algo?

……

   Emilio no entiende de qué habla, pero se estremece, está cerca, a punto de alcanzar el placer de un estallido orgásmico, algo que él mismo intuye será épico… pero no lo consigue. No puede, y es frustrante. Angustioso. Menea sin reparos, sin ningún tipo de vergüenza, sin importarle nada, las nalgas de aquella pelvis, rozando sus entrañas de ese tolete joven y duro que todavía palpita y que aún deja escapar algo de un semen viscoso. Le parecía que Moncada había disparado un litro de leche caliente en sus entrañas, y su recto, instintivamente, se contraía chupándolo. Y nuevamente estaba cerca, su propio tolete sufre violentos espasmos mientras moja el piso de abundantes líquidos espesos… pero no lo logra. No lo alcanza. Quiere gritar. Y lo hace.

   -¡No! –jadea alarmado, casi lloroso cuando Tony retira nuevamente el güevo de sus entrañas, lentamente. Por un segundo su culo queda muy abierto pero ni una gota de esperma escapa. El otro sabe que no ocurriría, de alguna manera lo sabía, que el culo del joven absorbería todo… para su desgracia.

   -Tengo que irme. –anuncia con desprecio, alzando una ceja cuando Emilio se vuelve casi demandante.

   -¡No puedes dejarme así! –tiene la osadía de exclamar.

   -Tus mariconerías no son asuntos mío, puta. Busca a otro que te atienda. –es cruel, duro, y eso le agrada. Ser malvado con el otro le llena de una satisfacción lejanamente parecida al sexo.- Y cúbrete, te ves patético.

   Las palabras, el trato, dejan sin aliento al joven negro, quien se siente escarnecido, humilladlo, allí, totalmente desnudo y cubriéndose los genitales con las manos. Todavía le toca ver como el otro toma su camisa escolar y se limpia con ella, arrojándosela a la cara luego.

   Hirviendo de ira, pero también de algo más, el joven boquea, lleno de odio mientras le ve salir y dejar la puerta entornada, no cerrada del todo; pero no puede ocuparse de eso en esos momentos. Se sienta, culo pelado sobre el escritorio y comienza a masturbarse. Debía salir de eso primero. Tenía que, o estallaría de frustración. Se da y se da, lo tiene duro, lleno de ganas, desea estallar en leche, se siente muy cerca… pero no consigue el orgasmo. No puede. Su corazón late frenético, sabe que cada segundo que permanece ahí, en semejante posición, era peligroso para él, pero no se decidía a terminar su intento de paja. Oye unas risas afuera y pega un bote. Con manos temblorosas toma sus ropas y se viste a toda prisa. Tendría que aguardar para terminar eso. Y para arreglarle las cuenta al maricón ese.

……

   Detuvo al otro, se dice Tony con rostro pétreo, ceñudo, sin sentir alivio o paz. Emilio Nóbregas no diría nada, ahora. Pero seguía furioso. Vahos de ira emanaban de su cuerpo sin siquiera notarlo. No entiende muy bien el por qué de su enojo. ¿Fueron por las palabras del otro al tacharle de enfermedad? Podría ser. Claro que no fue porque…

   -Tony… -oye tras de sí la anhelante voz de Rubén, quien casi trota para alcanzarle. Se vuelve a mirarle, con dureza, notando la tensión del otro.

   -No tengo tiempo para ti. –le corta de entrada, mirando luego hacia la salida.

   -¿Hablaste con…? –traga en seco, sintiéndose extrañamente desasosegado. Nunca el otro le había rechazado así, de plano. No cuando deseaba de manera imperiosa acercarse y tocarle. Besarle. Lo sabe aunque nunca lo diría en voz alta.

   -Quédate tranquilito con tu novia, ya no tienes que temer que diga algo de tu virilidad. –casi le escupe la respuesta, dando la vuelta.

   -¿Te vas? –algo le obliga a detenerle. No quiere que Tony de vaya. No molesto con él, reconoce con vergüenza.

   El otro chico ni le responde, asegurando el morral sobre un hombro sigue su camino sintiéndose ruinmente feliz, intuyendo que lastima, de alguna manera, a Rubén. No se vuelve, pero sabe que sigue mirándole. Pero ni eso le importa en esos momentos. ¡Estaba celoso, maldita sea!

   Rato más tarde, todavía ceñudo, Rubén vería a su compañero de equipo y miembro del grupo de amigos, Emilio Nóbregas, saliendo también casi a la carrera, evitando su mirada. ¿Qué habría pasado entre Tony y él?

……

   ¡Maldita sea!, se dice Gabriel Rojas, recorriendo por segunda vez la algo solitaria acera, mirando hacia las casas de buen ver, nada ostentosas u opulentas, pero si bien cuidadas, arregladas con esmero. Bonitas. El vehículo que traía a los dos chicos que salieron del estudio de filmación había desaparecido fugazmente de sus ojos cuando un motorizado le frenó en seco una esquina antes. Mientras se gritaba con el sujeto, el cual venía comiéndose la flecha y cruzándose sin mirar, este todavía tuvo las bolas de reclamarle. Bastó eso para perder a los chicos de vista. Recorrió la calle a toda velocidad y no vio el vehículo, retrocediendo, imaginó que penetró en alguna de las casitas o quintas, tras sus verjas. ¿Pero cuál? Estacionándose, encendiendo un cigarro,  bajó de su vehículo, disponiéndose a esperar.

   -¿Gabriel? –la voz a sus espaldas le sobresalta, después de todo estaba acechando gente. Se vuelve y encuentra a un sujeto de contextura algo más baja, de cabello liso y lacio que escasea en la coronilla, de ojos grandes, dolorosamente sonrientes y alegres, de boca delgada y dientes superiores algo grandes, que le daban junto a su barbilla estrecha un aire de debilidad.

   -¿Román Guedez? –se desconcierta, era un viejo condiscípulo del bachillerato, alguien con quien muchos se metían por su flacura, y al cual tuvo que ayudar en más de una ocasión. La sonrisa del otro se ensancha y le abraza, desconcertándole tal demostración de afecto. En público.

   -Si, amigo, soy yo. Qué bueno encontrarte. –retrocede.- Joder, estás como más grande y fuerte. ¿Qué haces por aquí? –le mira de manera abierta.

   -Estoy trabajando –casi se le escapa, y se golpea mentalmente la frente al verle abrir aún más los ojos.

   -¿Sigues a alguien? –pregunta mientras mira indiscretamente en todas direcciones; Román conocía su trabajo.

   -Sí, pero baja la voz. ¿Qué haces tú por aquí? –le ve desinflarse.

   -Busco trabajo, había una oferta, pero era para vender biblias, pero de mormones, eso no se vende jamás. –se ve desalentado, sus ojos se llenan de una muda súplica que inquieta a Gabriel.- Oye, ¿no tendrás algo para mí?

   -No, yo… -se siente culpable, siempre fue así. Desde que le ayudó en el bachillerato, el otro comenzó a seguirle como un perrito faldero, tanto que le exasperaba a veces, como también las bromas que hacían los otros chicos sobre su “novia”, y con tres cervezas encima, en una fiesta escolar, le golpeo una vez, haciéndole caer y golpearse la cabeza. Conmocionándole. Fue uno de sus peores momentos en la vida, dejándole lleno de culpas para con el otro.- No sé…

   -¿A quién buscas por aquí? –indaga, mirando las casas.- Llevo tiempo dándole vuelta a este lugar. Ofrecen empleos muy extraños…

   -Seguía una camioneta que… -se encuentra casi obligado a responderle, debilidad que reconoce siempre ha sentido frente al tipo sonriente y dientón.- Son unos chicos… -le ve parpadear.- ¿Sabes algo?

   -De esa quinta… -señala un lugar anodino, solitario, cercado por una reja alta, bajo la sombra de una enorme mata de mangos, el portón de un estacionamiento impide ver qué vehículo reposa allí.- …Entran y salen muchachos… extraños.

   -¿Cómo que extraños?

   -Hay algo de… Se ven maricones cuando llegan, luego parecen aún más mariconcitos cuando salen. –arruga la frente.- Creí que tal vez era un negocio de esos, ya sabes, escoltas y acompañantes. –la información deja a Gabriel sin palabras. Mira tú por dónde saltaba la liebre. Le mira.

   -Oye, puede que si tenga un empleo para ti. –ofrece impulsivamente, y casi se arrepiente al verle sonreír con toda la cara.

   -Genial. –jadeo en estasis.- ¿Qué tengo que hacer?

   Gabriel procede a explicarle, lentamente, todavía preguntándose sí no estaría cometiendo un error. No sería hasta mucho después que el fornido sujeto se arrepentiría de aquella acción.

……

   Muy al este capitalino, en el intermedio de una carretera accidentada que sube y sube, con curvas algo cerradas y generalmente solitaria, una vacía gasolinera ve caer la tarde. No hay nadie al frente, ni clientes ni trabajadores. En la parte posterior del negocio, en el patio, bajo un teco de zinc, dos hombres toman un buen baño, desnudos en pelota, padre e hijo. Onésimo Malavé y su retoño se enjabonan y enjuagan tomando agua de unos pipotes llenos por una manguera, donde lavan autos de tarde en tarde. La pareja es una exuberante muestra de virilidad. No hablan entre sí, ni siquiera cuando el mayor le tiende al otro un pote de champú; tan sólo se mojan y refriegan sus cuerpos húmedos y jabonosos, toscamente masculinos. Parecen ausentes…

   Posiblemente cada uno recordaba su parte en la tremenda jodienda que le dieron al tipo ese, el marica de nalgas y culo peludo que usaba ese endemoniadamente erótico hilo dental blanco. Por su parte, por ser mayor, Onésimo todavía se pregunta qué le ocurrió para dejarse llevar así. Recuerda cuando su muchacho terminó de correrse por segunda o tercera vez en ese culo vicioso y hambriento, casi las mismas que se corrió él, y vieron a ese tipo jadear desfallecido contra la capota de su camión grúa, las piernas abiertas, el hilo dental entre sus nalgas velludas totalmente mojada, el semen, la gran cantidad de leche masculina depositado en él, escapando lentamente. Una visión enloquecedoramente erótica, ver el culo de otro carajo rezumando el semen propio. En ese momento, cuando debió sentir vergüenza por lo hecho, especialmente frente a su hijo, y junto a su hijo, la visión de ese culo enlechado le provocó otra semi erección. Hormigueo que se incrementó cuando el tipo, finalmente, como robándole fuerza a la debilidad producida por el goce sexual, se enderezó, levantándose con piernas temblorosas, volviéndose hacia ellos, masculino en su apariencia, con la pequeña pantaletica blanca totalmente mojada con su propia esperma, de las corridas que había sufrido sin tocarse mientras dos hombres llenaban, jodían y enlechaban su culo goloso.

   Fue ver el anhelo en esos ojos, como si todavía quisiera más, lo que le erizó. Y algo le decía que a su muchacho también. Pero si todo eso parecía irreal, más lo fueron las palabras del marica, mirándole a ambos, sonriendo con ojos brillantes.

   -Gracias por joder mi coño caliente, señores. Espero que pronto se repita y que me vuelvan a coger duro… Si quieren, pueden traer amigos. Díganles que conocen a un puto que quiere todos los güevos del mundo –les dijo complacido, sonriente. Inquietante y excitante.

   -Mierda, papá… -la voz de Jóvito le saca de esos recuerdos y le mira, totalmente cubierto de agua, ojos parpadeantes, el cabello pegado a su nuca.- Quiero otro culo rico de maricón para coger… -le informa respirando pesadamente, su tolete alzándose.- Vamos a bajar a la redoma, busquemos un mariconcito y vamos a llenarlo de güevo, lo enloqueceremos entre los dos mientras lo hacemos gritar de  gusto. –había urgencia en su tono, casi anhelo, y el tolete estaba más y más duro.

CONTINÚA … 30

Julio César.

TESTOSTERONAS

junio 11, 2016

LIDERAZGO EVIDENTE

MACHOS HOT

   -Hey, señores, mi pana y yo estamos enseñando lucha, ¿se anotan?

MUSCULOSO Y CALIENTE

   En verdad cree que el jefe le deja cargar cemento sin ropas para que no la ensucie.

LO QUE UN PAPI NECESITA

Julio César.

Y VAN DOS…

junio 11, 2016

FUTBOL Y CADENAS, SUPREMA ARRECHERA

SALOMON RONDON INMENSO

   Qué momento…

   Ese juego entre la oncena de Venezuela y la de Uruguay casi me mata ayer. Pero no pienso referirme a ello hasta que no encuentre el video con la jugada iniciada por el “Lobito” Guerra y finalizada por Salomón Rondón. Tan sólo diré que todavía me dura la sonrisa, que me sorprendió bastante esta Uruguay, pero mucho más la manera de jugar de la oncena nacional. Me recordaron los juegos de la Copa América Chile 2015 , donde aunque se jugó bonito, no pasamos. Ayer estuvieron impresionantes, y me disculpo con ellos. Pero de eso hablaré después, cuando tenga el video. Tan sólo aclaro que nos hizo olvidar en parte el desastre de la clasificatoria para el Mundial Rusia 2018 , siendo más doloroso ante el nivel visto ayer en la cancha; y entender qué tan mal estamos como país agobiados por una terrible crisis. En otros tiempos las calles de Caracas, y buena parte del país, se habrían llenado de gente feliz en sus carros tocando cornetas. No los hubo. Sin embargo, bien por los muchachos, y suerte ante México.

SUBLIMINAL

Julio César.

GOZANDO EL FIN DE SEMANA

junio 11, 2016

PRIMEROS TRABAJOS

   Dígame cuando pedía le ayudaran con el bronceador…

   ¿Recuerdan esos días cuando se bebía bastante los viernes por la noche con los amigos y de madrugada, borrachos, bajaban para la playa para amanecer y uno de los panas se quitaba las ropas para darse un chapuzón y descubrían que llevaba una tanga caliente? Ah, las risas, los juegos a empujarlo dentro de las olas, metiendo mano y tocando en todo momento. O al rugby en la arena, a media mañana, cuando otros tíos se acercaban a cubrirle también y todos le caían encima durante un buen rato.

   Los viejos buenos tiempos.

EXHIBICION NO TAN PRIVADA

Julio César.

MAÑOSOS

junio 11, 2016

CHICOS, PISCINAS Y BAÑADORES MOJADOS

METIENDO MANOS AL GAY

   En el gym pasaba sus duros momentos…

   No era su culpa estar de rodillas, gimiendo y balbuceando mientras los dos guapos sujetos lo tocan, le meten manos y le rompen el calzoncillo buscando lo que quieren para llenarlo con duras embestidas. Quién se resiste cuando dos amigos de toda la vida, de parrandas y vivencias, cuyas esposas son amigas entre ellas, riendo le gruñían que abriera la boca y comenzara a tragar, que de abrirle la retaguardia, ellos se encargaban. Y lo hicieron… y le gustó. Como le gustaría, de ahora en adelante, cada fin de tanda en el gimnasio… Sumándose al otro ejercicio otros buenos amigos.

……

   Siento un gran amor por el cine retro, tiene su indudable encanto. Y la historia del tipo que se separa un momento de la esposa e hijas para recibir un duro trato por un rato, es genial. Si les interesa ver el corto, vayan a: UNA NECESARIA ESCAPADITA AL MALL 

ENTRENANDO

Julio César.

NEGOCIO

junio 11, 2016

SIN MAYOR EXPLICACION

OFERTA CALIENTE

   -Bienvenidos a mi puesto de perras calientes, amigos; sírvanse que están listas.

REACOMODOS

Julio César.

LA TRAMPA DEL DIALOGO CON EL GOBIERNO

junio 11, 2016

LA RAIZ DEL MIEDO REVOLUCIONARIO

EL FRACASO DEL CHAVISMO

   A esta gente le cree sólo quien quiere creerles…

   La situación interna venezolana se ha puesto tan mala, y escandalosa, que voces del corro internacional que hasta ayer disimulaban y ocultaban estos hechos, hoy manifiestan preocupación y hasta algo de alarma. Al menos de vista a las cámaras, porque la mala fe se les nota cuando insisten que el problema es que la Oposición no quiere dialogar con el régimen, como también fingen creer ciertos comentaristas nacionales y repite la prensa bajo la férula del G2 cubano. El problema, fingen sostener, es que “no hay dialogo”. Que la oposición venezolana, en este ultimo sainete de la mediación de amigos del régimen en otro país, no se reuniera con el Gobierno para “dialogar”, fue un exabrupto. Y esa es la trampa.

   Vamos a estar claros, hablando se entiende la gente. Hablando los chilenos lograron cierta reconciliación con su pasado y un régimen de fuerza dio paso a una era democrática, suerte que no han tenido los pobres cubanos; como si ocurrió también en la Argentina, y luego en Sudáfrica, cuando un presidente blanco llamó a elecciones permitiéndole a los negros votar y que cada voto se contara escrupulosamente para sentar las bases de la reconciliación; y mucho antes había ocurrido en España a la muerte de Franco. Las partes se reúnen, dicen esto no puede continuar, el país no lo aguanta más, vamos a negociar la salida. Pero eso sólo es posible cuando gente responsable se reúne con demócratas, personas que no necesitan que se les diga que tienen que respetar lo pactado. No es el caso de Venezuela. La vergüenza mundial a la que un régimen que no haya de que clavo guindarse para que el país no exprese su opinión revuelve el estómago de cualquiera, pero persisten en ello por el temor a responder por sus crímenes contra los derechos humanos, delitos tapareados por organismos presidencialistas cabrones. Al menos cuando teníamos dinero para sobornar.

   La crisis venezolanas, de hambre y miseria, no se gestó en un día, hubo tiempos cuando la gente reclamaba y se oponía, de tal manera que el ahora difunto Hugo Rafael Chávez Frías llamaba al dialogo, es decir, que le dieran tiempo de inventarse una manera de silenciar esas voces y continuar su camino. En el año 2014, por la represión brutal de Vielma Mora contra los estudiantes en el Táchira, el país se vio sacudido por una ola de protestas que fue enfrentada a sangre y fuego por grupos paramilitares armados y protegidos desde el Gobierno, que les daba órdenes por televisión, lo que en otras partes llaman círculos de la muertes, tropas de Papá Doc o los camisas negras (el fascismo es igual en todas partes, lo que cambian son las denominaciones); la brutalidad fue tal que llegaron a escandalizar al mundo. Nunca Nicolás Maduro Moros estuvo tan mal, con su gente, como en ese momento cuando se le acusaba de torturar y desaparecer estudiantes, pero llamaron a los políticos de Oposición a un “dialogo” que dejó sin base a esa gente indignada. El mundo, incómodo por las escenas, respiró tranquilo, ah, se reunieron, hay democracia. Y eso mientras las persecuciones, encarcelamientos y juicios sumarios continuaban. Y eso que los indignados son escuchados, y hasta estimados, desde Estados Unidos a España, pero aquí se les satanizó, como se hace con los estudiantes, que cuando protestaban en los ochentas contra los gobiernos eran juventud contestataria y ahora se les tacha de guarimberos y terroristas. Quienes veían con aprensión la brutal represión del régimen contra quienes protestaban, al ver el “dialogo”, dijeron triunfó la sensatez y todo quedó así; Leopoldo López preso porque a una juez enviada a condenarle le “pareció que si había cometido un delito”, como consta en actas, pero quienes arremetieron contra la gente, hirieron, torturaron y asesinaron, quedaban libre de polvo y paja. Para eso sirvió el “dialogo”, para ganar tiempo y estabilidad para perseverar por el camino equivocado. El dialogo sólo fue un fraude para legitimar a un sujeto de quien ya se decía, y se dice, de todo.

   Ahora, empujados por la rabia y desesperación de la gente por el hambre, el Gobierno se siente nuevamente acorralado porque el país comenzó a entender que el problema eran ellos y que si hay una consulta refrendaría sobre si deben quedarse o salir, no la ganarán. Así de fácil. Por ello, y aunque la presión crece y crece, y la represión contra la gente que exige comida ya ha causado muertes como en el Táchira por la brutal represión de Vielma Mora, Nicolás Maduro Moros y sus generales de la derrota intentan que semejante consulta jamás se haga, dificultando todo lo posible el llamar a dicha consulta moviendo las fichas políticas que controlan el ente electoral y que van inventando reglas sobre la marcha, aunque eso es ilegal en todas las legislaturas del mundo, hasta traer a gente como Rodríguez Zapatero, encargándosele ir a una cárcel, el único que ha logrado verlo, para “persuadir” a Leopoldo López de que convenza a los otros de cancelar el referéndum, y luego se le dejará en libertad. Personalmente no me sorprende, siempre he sentido un profundo desprecio por este señor. Como sea, lo que se le haya ofrecido para que viniera a tal tarea, debió ser bueno, porque el señor Rodríguez Zapatero ha tenido la cachaza de decir que no debe haber referéndum revocatorio del mandato presidencial así el pueblo de Venezuela lo quiera, y esté estipulado en la constitución, porque a él y a Nicolás Maduro Moros no les parece.

   Es en este panorama viciado donde vuelven a recurrir a la barajita del “dialogo”, salir a otro país para montar otro circo vacío, donde parezca que en Venezuela se habla y discute democráticamente mientras se continúa persiguiendo a la Oposición y se quiere bypasear a la Asamblea Nacional mediante un Tribunal Supremo de Justicia electo a dedo por el anterior presidente del Parlamento, Diosdado Cabello. Así ocurre la aberración mayor, un ente que no fue electo por nadie como no fuera un solo jefe político, se atreve a sancionar las decisiones de una Asamblea que fue electa en unos comicios que contaron con el casi setenta por ciento del electorado venezolano.

   Señores, para quienes lo saben pero fingen que no, para la gente de buena fe que viviendo en sistemas democráticos celosos de los derechos y de las libertades democráticas no pueden imaginarse esta africanización: lo que el Gobierno de Venezuela entiende por dialogo es sonreírle a las cámara mientras les exige a sus adversarios que se sienten, cierren las bocas y entiendan que ellos continuarán haciendo lo que les da la gana, así al país no le parezca, como cuando les dio la espalda mayoritariamente el diciembre pasado. Es lo que estos sujetos entienden por dialogo, “vengan a sacarse la foto pero sepan que no conseguirán nada como no sea rayarse”. Y a esa payasada de pretender que los venezolanos batallan con un régimen demócrata, o que por lo menos escucha, entiende razones y rectifica se han sumado incluso periodistas que suelen condimentar sus comentarios con frases como “el Gobierno no responde, no transige; pero la Oposición tampoco”. ¿Cómo se trata con gente así cuando la condición es callar y someterse para que haya “dialogo”? ¿O es que nada se ha aprendido en diecisiete años de la misma cantaleta vacía?

   El asunto no es complicado, el país está mal, la gente hace una comida al día, cuando tiene suerte, diez días anda más o menos bien si encuentra las pastillas para la tensión y los otra veinte anda mal, la cantidad de niños muertos relacionados con afectaciones de desnutrición y falta de medicamentos básicos ya es prácticamente un genocidio, y ese problema ya está identificado. En diciembre ya se tenía claro, ahora, después de ver las pataletas, los gritos histéricos y amenazantes de gente que no sirve sino únicamente para robar, es una absoluta certeza, el problema de Venezuela es esta gente en el poder. Estamos claro: tiene que haber referéndum, le guste o no le guste al Gobierno y a sus aliados. Que al país se le pregunte si desea continuar así o si se necesita atajar el desastre y recomenzar. No es imposible y está dentro de la Constitución, no es golpismo ni desestabilización, es preguntarle al país qué desea como destino y que lo exprese en números. Si el Gobierno pierde debe salir porque no quieren o no pueden entender lo que el país les reclama; si gana, bien, se acabó, la Oposición habrá estado equivocada y perdería toda representatividad.

   Tan simple como eso, entonces, ¿cuál es el problema?: que un grupito fascista que usufructúa todas las mieles del poder sin encargarse ni de una sola de las responsabilidades se niega a soltar el botín mientras una gran mayoría del país perece lentamente de hambre. Lo demás es paja vacía e inútil, es escuchar al trío del fracaso (Nicolás Maduro Moros, Diosdado Cabello y Jorge Rodríguez) hablando necedades abundantemente, escandalosos e irritantes. Alejaron a la gente del fallecido chavismo, nadie quiere votar por ellos, pero ahora no quieren asumir la responsabilidad del gallo que ellos mismos mataron.

FARSA DEMOCRATICA QUE NO CONVENCE A NADIE

Julio César.

OSCURO AMOR… 16

junio 9, 2016

OSCURO AMOR                         … 15

Por Leroy G

TRASERO JOVEN

   Su nueva vida.

……

   Riendo bajito, se lo clava. Mauricio se tensa y arquea la espalda sobre la cama, le costó que entrara, pero ahora la rugosa superficie se sentía bien contra sus ardientes y urgidas entrañas. Eso le calmaba el picor que el otro le había producido con la crema. Sonriendo, Marcos oprime un botoncito en la punta y el juguete vibra, bajito, agitándose en contra las paredes de su recto. Y Mauricio echa la nuca hacia atrás lanzando un largo gemido de placer, deseando agitar su culo contra el juguete que estaba masajeándole y estimulándole las entrañas.

   -Uggg… -gruñe con sorpresa cuando Marcos, aprovechando su condición, le mete en la boca una bola de goma, fijándola tras su nuca. Luego le sella los oídos con los audífonos. Donde se escucha esa música extraña que no oculta la voz del otro diciéndole cosas, especialmente “eres tan caliente, eres tan caliente”. Se estremece todo. Una nueva mascarilla vuelve a su cara, y un olor fuerte, áspero y químico le irrita, este es molesto, quiere resistirse pero ya no puede hacer nada.

   Marcos se pone de pie, pecho jadeante, su verga botando jugos dentro del bóxer, sonríen en todo momento mientras le cubre sus ojos con un antifaz oscuro, cegándole, privando sus sentidos, quedándole sólo dos puntos de intenso contacto, sus oídos… y su culo, que agita sin saberlo mientras el vibrador hace su trabajo. El ardor, el picor, cede por momentos, y a pesar de lo confuso, casi entiende que le llamen consolador a esa cosa. Pero el ardor regresa y se arquea, se agita. Su cuerpo grande y musculoso, atado, se tensa sobre la cama.

   -Descansa, amor, todo terminará pronto. –y sale dejándole a oscuras, con el vibrador en el culo, los pezones atrapados, los audífonos soltando aquellas palabras sugestivas, ese olor que le marea.

   ¡Estaba perdido!

   Los audífonos…

   El musculoso y enorme chico nunca había escuchado claramente las palabras que salían del aparato, excepto la última vez, algunas frases, pero ahora captaba todo de manera clara. Había una música de relajamiento, pero algo irritante, fuerte, intensidad que bajaba cuando se dejaba escuchar la voz de Marcos, clara, firme, monocorde, recitándole lo débil que era, que no era un hombre de verdad, tan sólo una musculosa sumisa con un coño hambriento de machos. Que por eso se quitaba la franela en el gym, para exhibir sus tetas, para que los hombres lo desearan. Que bailaba su culo frente a los hombres. Que era una princesa, una loca, una puta. Mordiendo la bola, el muchacho intentó liberarse, rechazar aquellas palabras, intentó batallar, pero eso le produjo un terrible dolor de cabeza. Mientras más se concentraba en mantenerse, en conservar su identidad, el malestar era mayor, hasta que no pudo aguantar más y dejándose caer sobre la cama, aflojó sus músculos y su mente.

   No supo cuánto tiempo estuvo así, a veces Marcos le sacaba la bola de la boca y con una mano bajo la nuca le hacía tomar agua; no, era  uno de esos “complejos vitamínicos” que el otro le preparaba. El consolador salía de su culo y el otro se ocupaba del aseo, incluso con enemas tibios que le provocaban desazón, untándole de crema. Taponándole otra vez con el vibrador, luego. Las tonadas de este variaban también. De los audífonos escuchaba sobre lo orgulloso que debía sentirse de su vida adorando machos; que ser una loca musculosa debía hacerle sentirse realizado. Luego varió la información; después de alimentarle y asearle, escuchaba lo mucho que se amaban ellos dos, lo feliz que era al lado de su hombre. Que por su hombre lo haría y daría todo.

   Despierta sobre su cama sintiéndose vagamente confundido, y con el cuerpo adolorido. Se lleva una mano a un hombro, que le molesta, y cae en cuenta que está libre. Nada ata sus brazos o sus piernas. No hay nada en sus oídos, ni algo cubre sus ojos. Abre y cierra la boca, sintiendo una leve molestia en las mandíbulas por llevar aquella bola que ya no está. ¿Dónde estaba?, se pregunta, más confundido. ¡Su cuarto!, claro, reconoce sentándose, su culo desnudo sobre la cama se siente algo irritado… pero también solitario. Eso era vagamente molesto. Ceñudo se mira, lleva la jaula de castidad. La mira con más curiosidad que con enojo. La toca, el duro material sintético que amarra su virilidad, que pega de ella como deseando ser libre. Cree recordar que antes era igual pero… es difícil pensar, pero esa jaula de castidad le rozaba más… y parece más chica que lo que creyó inicialmente. Escapa a su mente que Marcos ha decidido reducir el tamaño de su pene y ha comenzado el trabajo. Las jaulas de castidad serían más y más pequeñas.

   Y esa irritación…

   Monta un pie sobre la cama, separando las piernas, tocando suavemente la entrada de su depilado e hinchado culo, recorriendo los labios que le parece curiosamente sensibles, demasiado, la sensación que le recorre mientras hace eso le provoca un jadeo, y mete el dedo, casi gritando de sorpresa por la fuerte reacción que experimenta. ¡Se estaba metiendo un dedo por el culo!, registra con una leve sonrisa, casi mordiéndose los labios ante el ramalazo de excitación y placer que lo envuelve al agitarlo en su interior. Eleva el rostro y cierra los ojos, boca muy abierta mientras ese dedo va y viene dentro de su cuerpo. El deseo de dejarse caer de espaldas y meterse otro, dos dedos dentro de su recto, son intensas, pero hay otra necesidad, otra urgencia a la cual no puede ponerle nombre. Ganando esta, tanto que saca el dedo y se pone de pie, totalmente desnudo, con su jaula de castidad… con el culo caliente.

   Descalzo, con pasos vacilantes por la inmovilidad de días, va a la puerta y abre. Congelándose al encontrar a Marcos Santana mirando la televisión, sin haber reparado aún en su presencia. ¡Allí estaba!

   El otro mira al frente, en el sofá, vistiendo unas sandalias, sus pies viéndose grande sobre la mesita, un pantalón negro no ajustado, pero bajo en su cintura, dejando ver el bóxer gris. Lleva una camiseta si ajustada, amoldándose al nuevo y esbelto cuerpo ligeramente musculoso. Un brazo descansa sobre el respaldo del mueble y se ve fuerte, mostrando venas, una mano grande de dedos largos. La respiración de Mauricio se corta, jadea contenido, sonríe bobamente. Si, era lo que necesitaba, ¡ver a su hombre! La felicidad, el alivio, la excitación que le recorre es grande. Una que no termina de entender, ¿siempre fue marica? No lo creía, pero…

   Algo de ruido hizo y Marcos vuelve el rostro, sonriéndole agradado.

   -Al fin despierta, dormilón. –dice con autoridad y cariño, algo que eriza a Mauricio, también la mirada que el otro le lanza.- Mierda, no puedo comenzar a decirte cuánto me excita verte así, alto y grandote, forrado de músculos lisos, sin un sólo pelo de tu cuello para abajo, con tus tetillas grandes tan erectas, con tu jaula de castidad… -enumera con voz ronca, y Mauricio casi bailotea en su sitio.

   -¿Cómo me pasó esto, Marcos? –parece confundido, olvidadizo.- ¿No era yo un macho grande y fuerte? –el otro le sonríe.

   -En efecto, lo eras, pero ya no. –le aclara poniéndose de pie, va en su dirección.- Sigues siendo grande y musculoso, pero ahora eres una loca amante de vergas, hambrienta de mamadas y de repartir culo. –le sonríe de manera perversa.- Eres mi perra. Y no hay nada que te guste más en este mundo que ese papel, tu lugar; saber que un hombre, que este hombre te usará como debe. –le aclara, deteniéndose a un paso. Notando como enrojecen las mejillas del chico alto, como sus músculos se tensa, como sus tetillas se elevan. Es perfectamente consciente que responde, por el acondicionamiento, al tono y las palabras. Sabe que debía tener dificultades con el pene dentro de la jaula de castidad al excitarse con sus palabras. Bien, no importaba, se dice, pronto dejaría de canalizar su deseo sexual hacia el pito, pronto sólo su culo sería su órgano sexual principal.

   -Pero… pero yo… -no puede hilvanar ideas, no con Marcos despojándose de la camiseta, exhibiendo su torso largo, más desarrollado últimamente, finalmente velludo. Y esos pelillos le excitan, no sabe en qué momento recorre ese torso con sus manos, erizándose, pensando en la belleza de los machos. Verle así, tocarle, le tiene medio duro, y la jaula molesta, por lo que tiene que intentar desviar sus pensamientos de esa ruta, sintiendo que, en respuesta, sus pezones arden más… y que su culo hormiguea.

   -Has cambiado. –le dice, tono mesurado pero autoritario, alargando los brazos y recorriéndole los hombros, bajando por el brazo derecho, que automáticamente el otro flexiona.- Oh, sí, me encanta tu cuerpo enorme y musculoso de puta loca… Pero no me gusta tu cabello, lo llevas demasiado largo. Siéntate. –le ordena y va al baño.

   Y cuan objeto sin voluntad, Mauricio obedece. El otro regresa con una máquina de afeitar y una toalla con la cual rodea sus hombros. A su lado, le retiene la cabeza, lateralizada, contra su abdomen desnudo, caliente, cosa que afecta al chico sentado.

   -Me gusta que te veas fuerte y masculino para los demás, y para eso nada como un corte semi militar. -dice mientras comienza a cortar cabello, bajito, de los lados y de la parte posterior, ladeando de aquí para allá esa cabeza aunque asegurándose de que siempre contacte con su torso. De la parte superior le quita algo menos.- Así me gusta… -le dice ronco, excitado al tenerlo así, tan sumiso, tan entregado a lo que quiera hacerle, tocando la fina pelusa de su cabello castaño casi al rape.

   Los ojos de Mauricio llevan rato desenfocados, clavados en la silueta de la verga del otro, que abulta la tela del pantalón, alzándola desafiante. Mientras recorta, Marcos sonríe, sintiendo su mirada, notándole el aliento algo jadeante cayéndole en la bragueta.

   -Yo… yo… -tartamudea sin saber qué decir. Marcos sonríe más.

   -Eres tan caliente… -la frase sale y el muchacho sentado, desnudo y con su jaula de castidad, jadea ruidosamente, mirando esa bragueta, dominado por una urgencia infinita.

   -¡Quiero mamártelo! –casi suplica.

   -¿Seguro?

   -Si, por favor. –todavía le suplica, alzando la mirada.

   -No puedo negarte nada, si no me gustaras tanto… -rueda la mirada y sonríe, ofreciéndosela

   Mientras todavía le nivela el corte, Marcos siente esas manos frenéticas abriéndole la bragueta y el botón del pantalón dejando salir su verga tiesa dentro del bóxer gris. Las manos del chico le enloquecen cuando le toca. Sonríe complacido al notar su mirada brillante y anhelante a la vista de su tranca blanco rojiza, nervuda y llena de sangre caliente. La visión de ese tolete deja por un segundo a Mauricio sin aliento, tragando en seco. Sus miradas vuelven a encontrarse, uno de pie, dominante, el otro sentado, confuso y caliente.

   -Vamos, sabes que lo quieres. Deja de atormentarte con dudas y resquemores. Sé la puta loquita que siempre has deseado. –le dice, burlón disfrutando de verle enrojecer, sus ojos brillar intensamente.- Comienza con tu nueva vida, a mi lado, amor mío.

CONTINÚA … 17

Julio César.